Sentidos

Anatomía y fisiología. Gusto. Lengua. Sabor: dulce, salado, ácido, amargo. Tacto. Audición. Equilibrio. Oído externo. Membrana timpánica. Conducto auditivo externo. Pabellón auricular. Oído medio. Músculos del ojo

  • Enviado por: La Flor Roja 88
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

'Sentidos'

MECANISMO DEL SENTIDO DEL GUSTO

Los órganos del Gusto, que tienen por misión el percibir y enviar al cerebro el sabor de las cosas que introducimos en la boca, se encuentran en los Bulbos o botones gustativos, localizados en la Lengua. Es ésta un órgano musculoso fijo por la base al suelo de la boca y con la punta libre,  de forma que puede realizar toda clase de movimientos. La superficie de la lengua está cubierta por una mucosa que tiene una serie de salientes denominados Papilas Linguales que son de diferentes formas, las bases de estás papilas tienen numerosas terminaciones nerviosas. Cuando una sustancia penetra en la boca es disuelta por la saliva produciendo una corriente nerviosa que nos produce la sensación del gusto, la cual es transmitida al cerebro a través de los nervios correspondientes. La lengua tiene otras utilidades como es ayudar en la masticación e ingestión de los alimentos, y sobretodo en la articulación de las palabras cuando hablamos (las consonantes principalmente).

  • La Lengua: La lengua es un músculo plano con mucha movilidad y ligeramente extensible que se encuentra situado en la superficie inferior de la boca.
    La lengua permite degustar los alimentos y moverlos de un lado a otro para la insalivación y masticación para luego empujar el bolo alimenticio hacia la faringe y estómago. Consta en su mayor parte de varios músculos y fibras musculares, pero además tiene tejido fibroso, masas adiposas linfoides que evitan las infecciones, las glándulas salivares que humedecen la lengua, una membrana finísima que tapiza la cavidad bucal (MUCOSA BUCAL) y otra llamada MUCOSA LINGUAL que reviste la lengua. Esta última está llena de numerosos entrantes y salientes denominados PAPILAS LINGUALES que pueden ser de varias clases: Papilas Caliciformes llamadas también Veladas. Papilas Coloriformes, Filiformes y Cónicas muy parecidas entre sí, de manera que se consideran tipos modificados de la misma papila. Papilas Fungiformes.
    Papilas Foliadas. Las Caliciformes y Fungiformes son las gustativas, mientras que las demás son táctiles y térmicas. En las paredes de las Papilas Caliciformes y Fungiformes se encuentran los botones gustativos,  formados por células gustativas. Son parecidas a botellas abombadas cuyos cuellos atraviesan los estratos epiteliales para desembocar en la superficie libre de la mucosa por el poro gustativo. Estas células se impresionan con los estímulos del sabor y transmiten la sensación al centro nervioso por medio del nervio Glosofaríngeo. Los excitantes de los sabores actúan unos a continuación de otros, de forma que se producen resultantes que son la mezcla de diversas sensaciones.

  • 'Sentidos'

  • Los sabores: En las paredes de las papilas caliciformes y fungiformes se encuentran los botones gustativos que están formados por células gustativas. Estas células son impresionadas por los distintos sabores y transmiten la sensación al centro nervioso por medio del nervio glosofaríngeo. Estas papilas se encuentran agrupadas en determinadas zonas de la lengua siendo éstas sensibles a los sabores. Los sabores son cuatro: dulce, salado, ácido y amargo. Ahora bien, los sabores percibidos son una mezcla de todos ellos, además de la influencia que también ejerce el olfato. Teniendo en cuenta todo esto podemos decir que los lados de la lengua son más sensibles a los sabores ácido y salado, mientras que la punta de la lengua lo es al sabor dulce y la parte posterior de la misma al sabor amargo. Todos ellos se combinan para dar la sensación agridulce que percibimos cuando disfrutamos de las comidas o bebidas.

  • 'Sentidos'

    • Dulce.

    • Salado.

    • Ácido.

    • Amargo.

    EL SENTIDO DEL TACTO

    Es un sentido que se encuentra diseminado por toda la piel y por el cual apreciamos las sensaciones de presión, calor, extensión y forma de los objetos, etc. La Piel consta de tres capas: La Epidermis, cuyas células al estar muertas son insensibles a los estímulos externos. La capa de Malpighi, formada por células mucosas prolíferas que pasan a sustituir a las de la epidermis y la dermis, que es la más interna y cuyas células son extremadamente sensibles a los estímulos externos, ya que en ella se encuentran los corpúsculos táctiles, donde hay numerosas papilas nerviosas de las que arrancan las fibras nerviosas que informan al cerebro de todas las sensaciones táctiles que podemos apreciar. Estos corpúsculos táctiles son: Los de Pacini, los de Meissner y los de Krause. Estos corpúsculos se encuentran diseminados de forma no muy uniforme por toda la Piel, de manera que unas partes son más sensibles al calor, otras a la presión y otras distinguen con más precisión las formas.

    MECANISMO DE LA AUDICIÓN Y EL EQUILIBRIO

    Los oídos están situados a ambos lados de la cabeza, en la parte inferior del cráneo, siendo los órganos encargados de percibir los sonidos y de proporcionar al organismo información sobre el estado del cuerpo (equilibrio) y de la rotación del mismo. La onda sonora, recogida por la oreja, es llevada por el conducto auditivo externo hasta el tímpano  donde choca produciendo vibraciones que son transmitidas al caracol.

    En él   se forman las corrientes nerviosas que, a través del nervio auditivo, son conducidas al cerebro donde se construye la sensación correspondiente que nosotros percibimos como forma habitual de audición. En los canales semicirculares hay unas células sensoriales que están en contacto con un líquido llamado endolinfa, que se agita cuando nos movemos proporcionando información al cerebro sobre nuestra posición en el espacio. A esta sensación se la conoce como equilibrio.

    Hay tres conductos auditivos:

  • Oído externo, formado por:

    • La membrana timpánica: que es una membrana que sirve de separación entre el Conducto Auditivo Externo y la cavidad timpánica o caja del tímpano, lugar donde se encuentra la cadena de huesecillos. La porción mayor, parte tensa se encuentra adherida por medio de un anillo fibrocartilaginoso contra la lámina timpánica del hueso temporal; la porción triangular, mucho más pequeña, llamada también parte fláccida, se encuentra situada entre los pliegues del martillo. Su misión es transmitir las vibraciones sonoras que llegan a través del aire al interior del oído medio, transformándolas en ondas mecánicas.

    • 'Sentidos'

      • Conducto Auditivo Externo: El Conducto Auditivo Externo es una cavidad de unos 2,5 cm. de longitud. Comienza con una pequeña proyección en la parte frontal del mismo, denominada Trago que ofrece una protección física al resto del oído y termina en la membrana timpánica. En su parte más externa tiene unas formaciones pilosas que protegen al oído de la entrada de objetos extraños. El tejido que recubre la parte interna de este conducto auditivo cuenta con unas glándulas cutáneas ceruminosas y unas glándulas sebáceas que se encargan de proteger y limpiar el conducto.

      'Sentidos'

      • Pabellón Auricular: El Oído externo se compone de dos partes: El pabellón auricular u oreja y el conducto auditivo externo. La Oreja es la parte visible desde el exterior.   Está compuesta de un único cartílago rodeado de piel adiposa. La parte superior que forma el borde de la misma se denomina Hélix, mientras que la parte saliente y paralela a este se denomina Antihélix. En la parte frontal del conducto auditivo hay una pequeña proyección de la oreja que se denomina Trago.  Colgando debajo de él se encuentra el Lóbulo de la oreja, que es la única parte de ésta que no es cartílago y está formada por tejido adiposo y areolar bastante resistente.   En la parte central de la oreja y unida directamente a un lateral de la cabeza se encuentra la Concha que supone el comienzo del conducto auditivo externo. La misión de la oreja es encauzar el sonido y ofrecer protección física al resto del oído.

      Vista general de la oreja.

      'Sentidos'

    • Oído medio:

      • Dentro de la cavidad timpánica se encuentran cuatro huesecillos conectados entre sí y formando una cadena articulada que se encarga de transmitir desde la membrana timpánica hasta la ventana oval del oído interno las vibraciones sonoras que llegan por el aire. Actúan también como niveladores mecánicos de las mismas, transformando las ondas sonoras en vibraciones mecánicas. Las ondas sonoras hacen que el tímpano vibre. Estas vibraciones mueven el martillo que está conectado a él por un lado y por el otro al yunque y al estribo, que también se desplazan. Este último se encuentra conectado a la ventana oval que por lo tanto recibe estas vibraciones aumentadas en 5 decibelios y las propaga por el oído interno.

      • La trompa de Eustaquio: Dentro de la cavidad timpánica se encuentran estos cuatro huesecillos conectados entre sí y formando una cadena articulada que se encarga de transmitir desde la membrana timpánica hasta la ventana oval del oído interno las vibraciones sonoras que llegan por el aire. Actúan también como niveladores mecánicos de las mismas, transformando las ondas sonoras en vibraciones mecánicas. Las ondas sonoras hacen que el tímpano vibre. Estas vibraciones mueven el martillo que está conectado a él por un lado y por el otro al yunque y al estribo, que también se desplazan. Este último se encuentra conectado a la ventana oval que por lo tanto recibe estas vibraciones aumentadas en 5 decibelios y las propaga por el oído interno.

      'Sentidos'

      • Los huesos del oído medio: Esta que estamos viendo es la disposición natural de la cadena de huesecillos en el oído medio del ser humano. Consta de cuatro huesecillos denominados: Martillo, Yunque, Lenticular y Estribo, que forman una cadena articulada encargada de transmitir al oído interno las vibraciones sonoras que, procedentes del exterior,  llegan a ellos. Actúan como niveladores mecánicos de las mismas, transformando las ondas sonoras en vibraciones mecánicas. Las ondas sonoras hacen que el tímpano vibre. Estas vibraciones se desplazan a través de la cadena de huesecillos hasta llegar a la membrana oval situada en el laberinto óseo que las recibe a 5 decibelios, propagándolas a través de la endolinfa hacia el oído interno.

      'Sentidos'

    • Oído interno:

      • Laberinto membranoso: El laberinto Membranoso es un sistema de sacos y conductos epiteliales comunicantes llenos de un líquido (endolinfa), que se encuentra dentro del laberinto óseo. Consta de tres partes: El conducto endolinfático, por donde llega la endolinfa al laberinto membranoso, el utrículo, especie de vejiguita superior que envía al interior de los canales semicirculares tres canales membranosos iguales a ellos aunque un poco más estrechos,  y el sáculo, vejiguita inferior que se prolonga por un tubo que penetra en el caracol y lo recorre en toda su longitud, formando como un caracolito membranoso introducido dentro del caracol óseo.

      'Sentidos'

      • Laberinto óseo: El laberinto óseo es una cavidad o tubo lleno de un líquido (perilinfa) que se encuentra detrás de la ventana oval y que está excavado en el peñasco del hueso temporal. Consta de una cavidad media bastante ancha llamada Vestíbulo, que se comunica con el oído medio por la ventana oval, prolongándose hacia arriba por tres tubos en semicírculo que reciben el nombre de Conductos Semicirculares. Hacia abajo se prolonga por otro conducto, torcido y en espiral, que se parece a la concha de un caracol y por ello recibe este nombre. Dentro del hueco que deja el Laberinto Óseo, y sin tocar sus paredes debido a la perilinfa, se encuentra una vejiga extraña y complicada que reproduce exactamente su forma y se adapta a todos sus repliegues: Es el Laberinto Membranoso llamado así por estar formado por membranas.

      'Sentidos'

      • Órgano de Corti: Dentro del caracol óseo se encuentra la cóclea, pequeño tubo en forma de espiral compuesto por dos canales y un conducto. El conducto corresponde al caracol membranoso y dentro de él está el órgano de Corti formado por una membrana gelatinosa tectorial y dos grupos de células pilosas (receptoras) interiores y exteriores que se encuentran entre la membrana basilar y la tectorial. Cuando la membrana basilar vibra, empuja las células contra la membrana tectorial de forma que estas producen un componente químico que convierte los movimientos ondulares en impulsos eléctricos en los tejidos nerviosos adyacentes. Hay aproximadamente 30.000 fibras nerviosas en cada oído que llevan la información auditiva al cerebro.

      'Sentidos'

      • Espira de caracol (corte vertical: Dentro del caracol óseo se encuentra la cóclea, pequeño tubo en forma de espiral compuesto por dos canales y un conducto. El canal superior corresponde a la región vestibular y se encuentra separado del conducto por una membrana llamada vestibular. El canal inferior corresponde a la región timpánica y se encuentra separado del conducto por una membrana llamada basilar. El conducto corresponde al caracol membranoso y dentro de él está el órgano de Corti, formado por una membrana gelatinosa tectorial y dos grupos de células pilosas (receptoras) interiores y exteriores que se encuentran entre la membrana basilar y la tectorial. Cuando la membrana basilar vibra empuja a las células contra la membrana tectorial de forma que estas producen un componente químico que convierte los movimientos ondulares en impulsos eléctricos en los tejidos nerviosos adyacentes. Hay aproximadamente 30.000 fibras nerviosas en cada oído que llevan la información auditiva al cerebro.

      'Sentidos'

      MECANISMO OLFATIVO

      En la parte central de la cara se encuentra la nariz. Por fuera se aprecian dos orificios nasales que sirven de entrada a unas cavidades interiores denominadas fosas nasales. Estas fosas están revestidas de una piel (mucosa) llamada pituitaria. La parte de alante es de color rojo y tiene muchos capilares con sangre, por eso se denomina pituitaria roja. La parte posterior es de color amarillo y tiene muchos nervios, por eso se la denomina pituitaria amarilla. Las fosas nasales también sirven para calentar el aire cuando respiramos, ya que se comunican por la parte posterior con la faringe. Cuando una sustancia despide olor, es decir, sale de ella gas,  éste penetra en las fosas nasales y al llegar a la pituitaria amarilla se pone en contacto con las terminaciones nerviosas allí existentes las cuales envían la sensación al cerebro y de esta forma nosotros percibimos los distintos olores.

      MECANISMO DE LA VISIÓN

      Los ojos se encuentran en la cavidad ósea del cráneo. De todos los sentidos es el más importante, pues el 80% de la información que recibe el cerebro le llega a través de ellos. Cuando observamos un objeto los rayos de luz que este refleja son refractados por la córnea, pasando a través de la pupila y llegando hasta el cristalino, donde son enfocados. El iris controla la cantidad de luz que puede llegar al ojo pasando a través del humor acuoso y llegando hasta la retina, donde se forma una imagen invertida y hacia abajo. Esta imagen es transmitida en forma de estímulos eléctricos por medio del nervio óptico hasta el cerebro. Una vez que las imágenes enviadas por ambos ojos llegan al cerebro, se superponen, con lo cual se forma una imagen tridimensional que es la que nosotros percibimos como forma habitual de visión.

    • Órganos anejos al ojo:

      • Las cejas: Son formaciones pilosas que crecen en la elevación transversal de la unión de la frente y el párpado superior. Su misión es proteger al ojo del sudor que se desliza por la frente.

      • Las pestañas: Se denomina así a cada uno de los pelos que crece en el borde de los párpados. Cada uno de los ojos tiene alrededor de 200 pestañas, siendo las del párpado superior más numerosas y más largas que las del inferior. Las del primero se curvan hacia arriba, mientras que las del segundo lo hacen hacia abajo. Tienen una vida de unos tres meses. Su misión consiste en proteger al ojo del polvo, de las partículas extrañas y del exceso que luz que pueda perturbarlo.

      • Los Párpados: Se denomina así a cualquiera de los dos pliegues móviles que protegen la superficie anterior del globo ocular. El párpado superior es más largo y flexible. Los movimientos que realiza son regulados gracias al músculo orbicular del párpado. Cada párpado está cubierto por una membrana mucosa denominada conjuntiva. Los párpados, además de proteger el ojo, eliminan las partículas que penetran en él y distribuyen el líquido lacrimal por el mismo.

      • Las vías lacrimales: En el ángulo interno del ojo, entre los párpados y el globo ocular, existe un abultamiento rojizo denominado carúncula lacrimal. Los párpados presentan delante de ese punto dos ligeros abultamientos donde se encuentran cada uno de los dos canales que segrega el líquido lacrimal estéril, que continuamente empapa la parte frontal del ojo y la conjuntiva. Los residuos lacrimales penetran en un saco lacrimal que los conduce hasta las fosas nasales donde son vertidos.

      • Las glándulas lacrimales: Tapizando la superficie interna del párpado se encuentran las glándulas lacrimales que segregan las lágrimas y las vierten en la conjuntiva manteniendo limpia y húmeda la superficie del ojo.

      • Las glándulas de Meibomio: Se encuentran en el espesor de los párpados y son como una treintena de glándulas arracimadas y alargadas que desembocan por varios conductos en el borde de los párpados, segregando una sustancia grasa y amarilla destinada a impedir que las lágrimas corran por las mejillas. Esa sustancia al secarse se la conoce con el nombre de "legaña".

      • 'Sentidos'

      • Músculos del ojo:

        • Recto lateral Externo: Es uno de los 4 músculos rectos del ojo, cuya misión es empujar y mover el ojo hacia afuera. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en el ecuador del globo ocular y por el otro se sujeta al tendón de Zinn, que está unido al fondo de la cuenca orbitaria. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        • Recto superior: Es uno de los 4 músculos rectos del ojo, cuya misión es empujar y mover el ojo hacia arriba. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en el ecuador del globo ocular y por el otro se sujeta al tendón de Zinn, que está unido al fondo de la cuenca orbitaria. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        • Globo ocular: El Globo ocular se compone de dos cámaras rodeadas por una pared. La cámara anterior, situada entre la córnea y el cristalino, contiene el humor acuoso. La cámara posterior, tras el cristalino, está ocupada por el húmor vítreo. La pared está formada por tres membranas concéntricas: la esclerótica, la coroides y la retina.

        • Recto inferior: Es uno de los 4 músculos rectos del ojo, cuya misión es empujar y mover el ojo hacia abajo. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en el ecuador del globo ocular y por el otro se sujeta al tendón de Zinn, que está unido al fondo de la cuenca orbitaria. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        • Oblicuo inferior: Es uno de los 2 músculos oblicuos del ojo, pasa por debajo del mismo y tiene como misión hacerlo rotar hacia arriba y hacia afuera. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en la esclerótica del globo ocular, cerca de la córnea, y por el otro, en la placa orbitaria del maxilar superior. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        • Oblicuo superior: Es uno de los 2 músculos oblicuos del ojo, tiene como misión hacerlo rotar hacia abajo y hacia afuera. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en la esclerótica del globo ocular, cerca de la córnea, y por el otro, pasando por el ala menor del esfenoides. Se sujeta al tendón de Zinn, que está unido al fondo de la cuenca orbitaria. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        • Elevador del párpado: El elevador del párpado es un  músculo fino, plano y triangular. Como su nombre indica tiene como  misión la elevación del párpado  superior. Se inserta por uno de los  extremos en la placa tarsal del  párpado superior, y por el otro, en el   borde superior del agujero óptico,  donde se sujeta al tendón de Zinn.

        • Nervio óptico: Segundo nervio craneal, formado principalmente por axones y salientes centrales de células de la capa ganglionar de la retina que salen por el conducto óptico y transmiten las sensaciones visuales al encéfalo. La zona de la retina donde el nervio óptico abandona el ojo se llama punto ciego, porque no hay células visuales, siendo insensible a la luz.

        • Tendón de Zinn: Tendón de origen común de varios de los músculos del ojo. Se inserta en el fondo de la órbita y circunscribe dos orificios: uno interno, en el que entran el nervio óptico y la arteria oftálmica, y otro externo o anillo de Zinn, por donde pasan los nervios nasales, oculomotor común y oculomotor externo.

        • Recto lateral interno: Es uno de los 4 músculos rectos del ojo cuya misión es empujar y mover el ojo hacia la nariz. Trabaja junto con los otros músculos del ojo para moverlo. Se inserta por uno de los extremos en el ecuador del globo ocular, y por el otro se sujeta al  tendón de Zinn, que está unido al fondo de la cuenca orbitaria. El encéfalo envía mensajes a los músculos con la finalidad de coordinar el movimiento de ambos, de forma que se muevan a la vez y en la misma dirección.

        'Sentidos'