Sensibilidad discriminativa

Fisiología. Estimulación. Tacto. Receptores sensitivos de la piel. Sensaciones placenteras y dolorosas. Dolor

  • Enviado por: Misato
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Master en Administración y Gestión Avanzada de Proyectos
eDAP
¿ Eres un profesional de la direción de proyectos? Con este Máster a distancia impulsarás tu carrera a un nuevo...
Solicita InformaciÓn

Máster en Gestión de Proyectos de Innovación en la Empresa
La Salle
Las empresas de nuestro entorno deben asumir el reto de la productividad y la innovación para poder aspirar a seguir...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Introducción

Los objetivos principales de este trabajo son el estudio de la percepción de sensaciones inducidas por estímulos extemos, y el estudio de algunas de las características de la percepción de la información sensorial. De este modo, y siguiendo los objetivos generales, se pueden marcar diversos objetivos específicos, los cuales se irán especificando en el transcurso del presente informe, teniendo en cuenta que las actividades se individualizan con el fin de caracterizar a cada tipo de sensación de una manera especifica, abarcando en forma especial a los termorreceptores, los somatorreceptores y a los nocireceptores.

Tomando en cuenta que este trabajo requiere un análisis personal de los resultados y que los mismos dependen de la interpretación de los sujetos en estudio (aunque solo se pretenda captar la sensación de un determinado estímulo), se deberá tener un margen de error en algunas de las actividades, aunque esto no sea lo ideal, por las razones ya mencionadas, lo cual causa una dificultad adicional.


Actividad 1: Sensibilidad táctil de la piel pilosa y lampiña.

Metodología:

Se observó el efecto de aplicar suavemente un mondadientes sobre la piel del antebrazo, ante lo cual el sujeto debía precisar el momento y el lugar de contacto. Luego, se comparó la sensibilidad de la piel pilosa y lampiña ante un mismo estímulo. Posteriormente se observó la efectividad de un estímulo aplicado en un solo punto, con el mismo estímulo desplazado suavemente sobre la misma región de la piel1. En una segunda instancia se vio la duración de la sensación frente a un estímulo supraumbral aplicado por un corto periodo de tiempo2. Por último se intentó hacer que el sujeto distinguiese la dirección del movimiento de un solo pelo en el dorso de la mano, antebrazo y brazo3.

Resultados:

1. 1° se pudo observar que la sensibilidad era mayor en la piel lampiña, que en la piel pilosa. Aunque si se llegaba a rozar algún pelo este estímulo se intensificaba. El punto al ser desplazado producía un estímulo que perduraba muy poco tiempo.

2. Se vio que la sensación duró solo lo que duro el estímulo, esto era en la piel de la mayoría del cuerpo, con excepción de la piel del labio en la que el estímulo provocaba una sensación de mayor duración.

3. La dirección de los pelos de los brazos, antebrazos y manos eran muy poco sensibles y solo se percibía el hecho de tirar el pelo.

1 ¿Qué es más fácil detectar: un insecto inmóvil sobre la piel o uno que se desplaza sobre ella?

Respuesta: Uno que se desplaza es más fácil de detectar que uno inmóvil en la piel

1 ¿Cuáles receptores estarían involucrados en la detección de un insecto móvil y de uno que se desplaza sobre la piel?

Respuesta: Esto depende del tipo de piel (pilosa o lampiña) del que se este hablando. En forma global, en el movimiento de un insecto sobre la piel actúan los receptores: Meissner y terminaciones nerviosas de los pelos. Mientras que un insecto inmóvil es detectado por los Discos de Merkel.

2 ¿Cuánto dura la sensación despertada al desplazar el estímulo sobre la mucosa labial o sobre la piel del labio superior?

Respuesta: Se puede ver que estas zonas de piel son muy sensibles frente a los estímulos que son desplazados en ellas. eg/TO C4aM^"o

3 ¿El desplazamiento mantenido de un solo pelo produce una sensación continua?

Respuesta: este desplazamiento constante no produce una sensación continua, si bien en un

comienzo se siente el movimiento , luego éste se pierde tal como si no hubiera estimulo

3 ¿Las terminaciones táctiles asociadas a los pelos son de adaptación rápida o lenta?

Respuesta: por lo visto son de adaptación rápida, es decir, se estimulan frente a los cambios en la

intensidad de los estímulos,

3 ¿Puede el sujeto detectar el desplazamiento de un solo pelo de la región alta del brazo?

Respuesta: Al ser poco sensible la región alta del brazo, la sensación es muy débil, casi insensible.

3 ' ¿ Qué valor tienen los pelos largos de los bigotes y orejas de los animales nocturnos como el gato y la rata?

Respuesta: Los bigotes que forman parte de las vibrisas, tienen gran importancia: son dos veces más gruesos que cualquiera de los pelos de protección, están tres veces más profundos en la dermis y son usados para ubicarse en el entorno, ya que alrededor del folículo están reforzados por una cápsula fibrosa intensamente nutrida por vasos sanguíneos y por densas redes nerviosas por lo que el más leve movimiento proporciona información sobre el ambiente. También les permite detectar la dirección de las corrientes de aire y mediante los músculos erectores que los mueven, pueden ser "alertados" a tiempo.

Estos animales tienen, por lo general, una docena de vibrisas, dispuestas en hileras con la suficiente rigidez para no doblarse al tocar superficies duras y son usados para palpar e investigar los objetos cercanos. Los pequeños felinos que ven mal suelen andar con mucha cautela y mover la cabeza de lado a lado al pasar por agujeros, guiándose por la información que le aportan sus bigotes. Igual sucede cuando hay poca luz en el ambiente y la extrema dilatación de las pupilas les dificulta el enfoque de los objetos cercanos. Las vibrisas son también sensibles a la desviación de las corrientes de aire por los objetos, permitiéndole al gato hallar el camino en la oscuridad sin necesidad de establecer contacto inmediato.

Por eso la pérdida de los bigotes puede estropearle la maestría de movimientos. Las vibrisas faciales también actúan como pestañas adicionales. Cualquier objeto potencialmente peligroso que las toca estimula el párpado protector.

Discusión de la actividad 1.

La sensación de tacto aparece al estimular los receptores táctiles de la piel o de los tejidos situados inmediatamente debajo de ella. De acuerdo a la experiencia realizada y a las materias revisas en clase podemos distinguir diferentes receptores que responderán a determinados estímulos, generando diversas respuestas.

Un receptor sensible es el corpúsculo de Meissner que se encuentran en la piel lampiña que excita una fibra nerviosa del tipo Ap, abundan en particular en los labios y yemas de los dedos, por ejemplo. Los corpúsculos de Meissner se adaptan una fracción de segundo después de recibir el estímulo, es decir, son muy sensibles al movimientos de los objetos que rozan la superficie de la piel.

También se encuentran los discos de Merkel presentes en la piel pilosa y son inervados por grandes fibras nerviosas mielínicas del tipo Ap, Estos trasmiten una señal fuerte al principio pero luego se adaptan de forma parcial hasta terminar en una señal débil y continua, por lo que estos receptores se encargan de trasmitir las señales de un estado constante, ósea, del tacto continuo de un objeto sobre la superficie de la piel.

La terminación nerviosa del pelo constituye también un receptor táctil, ya que los pequeños movimientos del pelo excitan la fibra nerviosa entrelazada a su base. Es de adaptación rápida, por lo que en conjunto con el corpúsculo de Meissner, detectan el movimiento de los objetos sobre la piel o que tocan por 1a vez el cuerpo.

Existen otros tipos de receptores táctiles, pero no serán analizados en esta parte del trabajo, ya que no tienen mayor influencia sobre la actividad N° 1


Actividad 2: Localización Táctil.

Metodología: un examinador realizó determinadas marcas con un plumón en determinadas partes (las cuales se precisan mas adelante) del cuerpo de un sujeto, al cual se le pidió posteriormente reconocer dichas marcas con los ojos cerrados marcando con un plumón, luego se vio el margen de error en milímetros entre las dos marcas.


Resultados En la Tabla

se muestran los resultados obtenidos:

Parte del cuerpo estimulada

Número asignado en el Gráfico 1

Error de detección (mm)

Frente

1

5

Mejilla

2

6

Labios

3

0

Lóbulo de la oreja

4

12

Parte dorsal del brazo

5

22

Parte ventral del brazo

6

15

Parte dorsal del antebrazo

7

10

Parte ventral del antebrazo

8

28

Parte dorsal de la mano

9

8

Palma de la mano

10

4

Parte dorsal del meñique

11

5

Parte lateral del meñique

12

3

Parte palmar del meñique

13

8

Parte dorsal del índice

14

5

Parte lateral del índice

15

1

Parte palmar del índice

16

7

Dorso del cuello

17

10

Pierna

18

34

Pie

19

20

Tabla 1. Precisión cutánea en diversas partes de la piel (verificar con gráfico 1).

Margen de error en la detección de un estimulo, de acuerdo a la zona estimulada


40 :;

35 '• ¡30 o 25 ;

ÍÍ 20 •

ts

I'5 ' í 10

S 5 O

Parte estimulada

Gráfico 1:

Margen de error en la detección de un estimulo, de acuerdo a la zona estimulada


Discusión de la Actividad 2.

Cada nervio inerva un campo segmentario de la piel denominado dermatoma. En lo referente a la sensación táctil se nota que hay partes del cuerpo que tienen una capacidad de distinguir dos puntos como separados de forma más precisa. Si se analiza la corteza somática, se puede ver que hay ciertos puntos del cuerpo representados con una mayor área, mientras que hay otros lugares en los cuales el área en la corteza somática es muy pequeño, esto va en directa proporción con la cantidad de receptores sensoriales especializados contenidos en la zona periférica respectiva del cuerpo. Así por ejemplo en el labio y en los dedos existen muchas terminaciones nerviosas especializadas, a diferencia del tronco en donde se encuentran muy pocas. De esta manera vemos que aquellos puntos con un mayor área en la corteza y que a la vez tienen mayor cantidad de receptores específicos en una zona determinada del cuerpo, poseen una mayor sensibilidad que aquellos que están en la posición opuesta..


Actividad 3. Discriminación Simultánea de Dos Puntos.

Metodología: el sujeto permaneció con los ojos cerrados, mientras se le aplicaron simultáneamente las dos puntas del compás sobre la piel. Se determinó la distancia mínima a la que el sujeto deja de percibir un punto y comienza a percibir las puntas del compás como dos puntos distintos.

Resultados.

Discriminación entre dos puntos (mm)

Piel estimulada

Eje transversal

Eje longitudinal

Falange distal dedo índice

<3

<3

Espalda

55

40

Tabla 2. Se muestra la distancia mínima (mm) de discriminación entre dos puntos en los ejes transversal y longitudinal, para la piel del dedo índice y de la espalda

Zona del Cuerpo

Distancia Mínima de Discriminación (mm)

Mejilla

10

Labio

<3

Brazo

40

Antebrazo

26

Falange Distal índice

<3

Abdomen

25

Espalda

55

Pierna

50

Pie

4

Tabla 3. Se muestra la distancia mínima de discriminación entre 2 puntos diferentes (mm) en distintos lugares del cuerpo.

Discusión

Antes de comenzar, es necesario manifestar la dificultad que tuvimos para medir con exactitud la distancia de discriminación entre dos puntos en la falange distal de! dedo índice, ya que la separación mínima entre las puntas del compás era de 3 mm. A dicha distancia el sujeto seguía percibiendo los dos puntos como separados.

Al observar la Tabla 2 nos damos cuenta de la enorme diferencia que existe entre la capacidad de percibir dos puntos como separados en la piel de la falange distal del dedo índice y de la espalda, siendo la de la falange mucho mayor. Para explicar esta notable diferencia debemos comparar las características relacionadas con la sensibilidad de ambos tipos de pieles.

Densidad de receptores. A pesar de que el sentido del tacto se encuentra ampliamente distribuido, existen zonas especializadas, como las puntas de los dedos y los labios, donde la cantidad de receptores táctiles por unidad de área es mucho mayor; y otras regiones, como la espalda, en las que los receptores son relativamente escasos.

En la yema de los dedos encontramos aproximadamente 2500 terminaciones nerviosas por mm2, de las cuales, 1500 son corpúsculos de Meissner, que informan sobre las vibraciones de baja frecuencia, 750 son discos de Merkel, sensibles a la presión, 75 son corpúsculos de Pacini, que


responden a las vibraciones de alta frecuencia y 75 son corpúsculos de Ruffmi sensibles al estiramiento.

Esta gran cantidad de receptores táctiles se traduce en el homúnculo de la figura 3, en que el tamaño del área cortical receptora de impulsos de cada parte del organismo es proporcional al número de receptores presentes en dichos lugares.

La mayor densidad de receptores en la falange distal del dedo índice en relación a la espalda, podría proporcionarle una mayor capacidad de distinguir estímulos en cuanto a u ubicación y tipo.

Tamaño campos receptivos. Los campos receptivos se refieren a la zona que está a cargo de un receptor.

Como en los dedos hay mayor densidad de receptores, la zona que le corresponde a cada receptor es pequeña, al contrario de lo que ocurre en la espalda, donde los campos receptivos son mucho más grandes, porque cada receptor debe abarcar una mayor superficie.

Si tocamos 2 puntos distintos de la piel de un mismo campo receptivo, los estímulos llegarán a un único receptor que no podrá discriminar la procedencia exacta del estímulo, y como resultado percibiremos los dos puntos como uno solo.

En los dedos hay muchos campos receptivos muy pequeños, por lo que el grado de discriminación de la ubicación del estímulo es alto.

Convergencia de señales. Se refiere a que muchas señales que provienen de distintas fibras aferentes se unen para excitar una sola neurona. Esto es importante porque muchas veces el estímulo procedente de una fibra no es suficiente para generar un potencial de acción en la neurona postsinaptica. Con la convergencia se produce una sumación de potenciales para que la neurona alcance el umbral para descargar.

Si las vías sensoriales que conducen el potencial desde el receptor hacia el sistema nervioso central convergen, se perdería la especificidad de la ubicación espacial del estimulo táctil en nuestro experimento.

Si estimulamos 2 puntos distintos de la piel cuyas fibras converjan, se percibirá como un solo punto. Esto se debe a que aunque existan varios receptores los potenciales de receptor o de acción (dependiendo a que nivel se de la convergencia) confluirán a una sola neurona que a su vez estimulará a una única región del cerebro.

Inhibición lateral. Las vías sencitivas que se excitan generan simultáneamente señales inhibidoras laterales que inhiben a las neuronas cercanas. De esta forma se realzan los picos de excitación y se bloquea gran parte de la estimulación difusa del entorno.

Este fenómeno es importante ya que, al impedir la propagación lateral de las señales, aumenta el grado de contraste o de nitidez del estimulo espacial percibido por la corteza cerebral.

Mientras más inhibición lateral haya en una zona, mayor será la capacidad de distinguir dos puntos como serarados, ya que, los dos picos que se generarán estarán totalmente separados por una zona inhibida, cuando la inhibición lateral sea grande.

Considerando esto podríamos pensar que en el la falange distal del dedo índice existe mayor inhibición lateral que en la espalda.

En la tabla 2 se muestra la diferencia que se produce en la capacidad de percepción de 2 puntos como separados cuando la estimulación con el compás se realiza en sentido longitudinal y transversal.


En la espalda la distancia mínima para percibir dos puntos como separados es menor en sentido longitudinal que en el transversal. Una de las explicaciones para esto podría ser la distribución de la inervación del tronco en dermatomas transversales. Entonces al estimular en forma transversal lo estamos haciendo en un mismo dermatoma, dentro del cual probablemente hay mayor convergencia de fibras, lo que provoca una pérdida de la capacidad para localizar exactamente un estimulo en el espacio.

En cambio, al estimular en forma longitudinal (como la espalda requiere distancias relativamente grandes para discrimar dos puntos separados), es probable que estimulemos 2 dermatomas distintos, desde los cuales se transmitirán los potenciales por vías diferentes, reduciéndose así la convergencia. Esto se traduce en una mayor exactitud al percibir la ubicación de cada punto.



Figura 1:

Se muestra una figura humana destacando la

capacidad de discriminación entre dos puntos en

diferentes zonas (de acuerdo a tabla 3).

Los colores representan: Rojo = <4 mm Azul = 10 mm Amarillo = 25-26 mm Café= 40-50 mm


Figura 2. Se muestra un homúnculo somato-sensitivo de la corteza cerebral (representación de

las distintas partes del cuerpo según el área que ocupan en la corteza sensitiva). [Tomado de Guyton AC, HallJE. Tratado de Fisiología Médica, 10° edición, 2001]

Al comparar las figura 1 con la 2 nos damos cuenta que son bastante parecidas, ya que en ambas se muestra la inmensa capacidad sensitiva de los labios, los dedos de las manos y los pies en relación a otras zonas del cuerpo con muy poca capacidad como el tronco, los brazos y las piernas. La cara se encuentra en una posición intermedia, ya que tiene una capacidad sensitiva menor que los dedos y labios pero mucho mayor que brazos y piernas. Observando ambas figuras notamos como el tacto fino se localiza en lugares muy específicos en donde este sentido es más necesario, mientras que se distribuye más uniformemente en el resto del cuerpo.


Actividad 4: Discriminación Secuencial de Dos Puntos.

Metodología: Con el compás se estimuló la piel de la cara anterior del antebrazo del sujeto, primero con una punta y luego con la otra, con un intervalo de 2 segundo entre amabas estimulaciones.. Abriendo y cerrando el compás se busca la mínima distancia a la que el sujeto percibe los dos puntos como separados. Luego se prolonga el intervalo a 5, 10 y 15 segundos entre la aplicación de las puntas del compás y se mide la mínima distancia de discriminación.

Resultados

Intervalo entre estimulaciones (segundos)

Distancia de discriminación (mm)

2

3

5

21

10

40

15

59

Tabla 4. Se muestra la distancia mínima de discriminación (mm) entre dos puntos distintos de la piel del antebrazo a intervalos de 2, 5, 10 y 15 segundos.

Discusión

Si comparamos la distancia mínima a la cual se perciben 2 puntos como separados en el antebrazo, utilizando los métodos de estimulación simultánea y de estimulación secuencia! cada 2 segundos, vemos que es mucho menor con el segundo método. Esto podría deberse a que al estimular 2 puntos al mismo tiempo, estamos activando 2 campos receptivos, que muchas veces están tan cerca que se superponen en alguna porción de ellos. La zona de superposición de campos receptivos podría hacer más difusa la percepción de los estímulos táctiles y por lo tanto, hacer más difícil la discriminación.

Cuando estimulamos un punto primero y después el otro con un intervalo corto, como el de 2 segundos, evitamos esta convergencia, percibiendo un estímulo distinto a partir de cada pie de excitación. Aquí pasa a jugar un rol muy importante la capacidad de memorizar la ubicación del primer estímulo para compararlo con en el segundo y así poder establecer si los puntos están separados o juntos.

Al aumentar el intervalo entre la primera estimulación y la segunda, observamos en la tabla 4 que la distancia mínima de discriminación se hace mayor, desapareciendo la ventaja espacio temporal inicial. Una explicación posible podría ser que al alargarse tanto el tiempo entre los estímulos se requiere un almacenamiento de la información de mayor duración que dificulta la posterior comparación con el nuevo estimulo. En otras palabras, a medida que pasa el tiempo nuestra capacidad de retención de la ubicación espacial del estímulo va disminuyendo progresivamente, por lo que nos cuesta más saber si el segundo punto está en la misma posición o en otra.


Actividad 5: Estereognosis. Metodología

El examinador procedió a dibujar con un lápiz distintas letras y números. Se seleccionaron arbitrariamente tres tamaños de letras que se muestran en los resultados. Se eligieron tres zonas distintas para comparar la capacidad para reconocer los dibujos: palma, espalda y dorso del pie.


Resultados


A

3

N

E

B

9

R

w

A

3

N

E

B

9

R

W

No

No

No

A

3

N

E

B

9

R

W

Figura 4. En palma de la mano

A

3

N

E

B

9

R

W

A

3

N

E

B

9

R

w

No

No

No

No

No

No

No

No

A

3

N

E

B

9

R

W

No

No

No

No

No

No

No

No

Figura 5. En espalda


A

3

N

E

B

9

R

W

A

3

N

E

B

9

R

w

No

No

No

A

3

N

E ^

B

9

R

W

Figura 6. En el dorso del pie

Discusión

Es pertinente comenzar definiendo "estereognosia". Corresponde a la capacidad de identificar objetos manipulándolos sin mirarlos. Según la bibliografía consultada, la estereognosia se relaciona con las sensaciones de presión y contacto.

Claramente observamos en las figuras anteriores (4, 5 y 6) que la espalda presenta una capacidad discriminatoria de letras y números muy baja en comparación con la palma y el pie en los cuales se obtuvieron resultados símiles. Esto nos permite concluir dos cosas: por una parte corroboramos que en la espalda existen pocos receptores de presión y tacto, como ya se mencionó en la actividad de discriminación simultánea de dos puntos. De esta manera, el individuo no recolecta suficiente información para discriminar los tamaños de letras presentados. Por otra parte, la palma de la mano y el dorso del pie deben presentar una cantidad parecida de receptores siendo zonas con gran capacidad discriminatoria.

Experimento de Aristóteles

Metodología

Consiste en poner un lápiz entre los dedos índice y medio a un sujeto con la mano extendida y los ojos cerrados. Luego se puso el lápiz entre los dedos medio y anular. Finalmente se pidió al sujeto examinado que cruzara los dedos índice y medio y se puso el lápis entre ellos. El experimento consiste en conocer cuántos lápices se percibieron en cada situación.

Resultados

Lápiz entre dedos índice y medio ———————— se percibe 1 lápiz

Lápiz entre dedos medio y anular ———————— se percibe 1 lápiz

Lápiz entre dedos índice y medio cruzados ——— se perciben 2 lápices.


Actividad 6: Umbral Diferencial.

Metodología

El sujeto permaneció con los ojos cerrados, y en la cara palmar de su mano se fueron depositando pesas en una hoja de papel de aluminio. Se comenzó con una pesa de 3 gramos y se procedió a agregar pesas (una a la vez) con un peso creciente hasta que el sujeto logró detectar un cambio en el peso que sostenía. Este procedimiento se repitió con pesos iniciales cada vez mayores.

Resultados

Peso inicial (gramos)

Peso mínimo de discriminación

3

2

4

2

5

2

10

2

20

3

30

5

50

10

100

20

150

20

Tabla 5. Se muestran el peso inicial en la palma y el peso adicionado al cual el sujeto detectó una variación del peso que sostenía.


o» 1,4

u 1

n '

c

E 0,8

*c

u

.«2 0,6

§ 0,4 o>

Q.

£ 0,2 a

OT O

2,17

0,47 0,6 0,7 1 1,3 1,47 1,7 2 Peso inicial (log)


Gráfico 2. Muestra la relación entre el peso inicial y el sobrepeso de discriminación en escala

logarítmica.


Discusión

Debemos comenzar refiriéndonos a las dificultades presentadas para abordar el experimento. Fue muy difícil depositar las distintas pesas en la palma de la mano sin provocar presiones adicionales, por lo que muchas veces se confundían sensaciones. Por esto el experimento debió repetirse muchas veces. En segundo lugar, se contaba con un stock limitado de pesas por lo que no era posible obtener un razonable grado de precisión. Con los pesos iniciales no fue posible detectar el verdadero umbral por carencia de pesas más pequeñas. En cuanto a los pesos iniciales grandes (desde 50 gramos en adelante) se volvió complicada la detección del umbral, puesto que la combinación de pesas resultaba impracticable. Esto debido a no poder depositar las pesas al mismo tiempo sin provocar otras sensaciones (movimiento, presiones extras).

Por ejemplo, es probable que para el valor inicial de 100 gramos, el sobrepeso de discriminación haya sido un valor entre 10 y 20 gramos, puesto que con 10 gramos no se detectaba variación y con 20 gramos sí. Debido a la carencia de pesas entre estos valores no se pudo precisar.

Al margen de estas dificultades sí vemos una relación clara entre el peso inicial y el sobrepeso necesario para la discriminación. Observemos los siguientes resultados, que creemos fueron los más precisos obtenidos (véase tabla 5).

Peso inicial (gramos)

Sobrepeso discriminación (gramos)

Relación Peso inicial / sobrepeso (aprox)

10

2

5: 1

20

3

6,5: 1

30

5

6: 1

50

10

5 : 1

Tabla 6. Datos obtenidos de tabla 5 mostarndo la relación existente entre peso inicial y el sobrepeso de discriminación. Se seleccionaron los datos más precisos.

En la tabla 6 se observa que la relación existente entre el peso inicial y el sobrepeso de discriminación es más o menos constante. Esto quiere decir que para un estímulo de fondo mayor, se necesita un estímulo cada vez más grande para provocar la percepción del aumento. Existe además una proporcionalidad entre el estímulo de fondo y el estímulo necesario para provocar la percepción. En este caso la proporcionalidad es de aproximadamente 6:1.

Esto coincide bastante con lo esperado según la ley de Weber-Fechner. Esta ley propone que las gradaciones de la fuerza del estímulo se discriminan aproximadamente de forma proporcional al logaritmo de la fuerza del estímulo1 y se expresa así:

Fuerza interpretada de la señal log (estímulo) + constante

Si bien los resultados no son perfectos, esto es normal, debido a las deficiencias descritas anteriormente y a los pocos datos obtenidos (recordemos que los resultados tienden a una línea recta, pero siempre existe un margen de variación). Como conclusión debemos destacar la idea


Actividad 8: Sensibilidad Térmica.

Metodología:

Se introdujo el dedo meñique de la mano izquierda, y la mano derecha entera, en un recipiente lleno de agua a 45°C. Luego de permanecer así por un minuto, se introdujo la mano izquierda entera y se retiró la mano derecha exceptuando el dedo meñique, que quedó en el agua.

Resultados:

En la primera parte de la experiencia se sintió más caliente en el meñique que en mano.Luego del minuto en las mismas condiciones, en la segunda parte de la experiencia, sigue sintiéndose más calor en la mano que está sumergida que en el dedo.

¿Qué relación guarda la intensidad de la relación de calor con el área de superficie expuesta al

estímulo?

Se sabe que al estimularse un área grande de piel se suman las señales térmicas de toda esa área, por

ello se sentía más calor en la mano que en el dedo meñique. Hay una baja cantidad de terminaciones

para el calor y el frío (y menos de calor que de frío) en la superficie corporal, por ello cuesta

distinguir las graduaciones de temperatura cuando se estimulan áreas reducidas de piel. Al

contrario, al estimularse un área más extensa, las señales producidas se suman.

Compare la intensidad de la sensación térmica al introducir una mano entera en el agua caliente, con la provocada al introducir solo el codo en el agua a igual temperatura. Se siente más calor en el codo que en la mano.

Otro sujeto debe introducir la mano derecha entera en un recipiente con agua caliente a 45°C y la

mano izquierda entera en un recipiente con agua fría (a 10°C). Luego rápidamente sumerja ambas

manos en un recipiente de agua fría

¿Qué sensación térmica experimenta en la mano derecha y cuál en la mano izquierda?

La mano derecha, que estaba en agua caliente, se siente muy fría al colocarla en agua a 10°C, en

contraste con la mano izquierda, que ya estaba en agua fría (aunque en ese momento ambas manos

estén expuestas al mismo estímulo).

Interprete estas observaciones en términos de adaptación de los receptores de discriminación sensorial.

Podemos notar en primer lugar que los termorreceptores actúan identificando cambios en la temperatura que se tiene (inicialmente la de la mano antes de introducirla en el agua fría o caliente y al cambiar la que estaba en agua caliente a un recipiente con agua fría) y la que produce el estímulo (los cambios de recipiente). Por otra parte notamos que el receptor de frío reconoce graduaciones de frío (y por ello la mano que estuvo siempre en agua fría se siente de todas formas "menos fría'' que la que se cambió de agua caliente a la misma agua fría).

Se preparó una taza de té caliente. Se dejó enfriar hasta que se pudo beber. En ese momento se introdujo el dedo índice al interior de la taza. Cuando la temperatura permitió beber el té, se comprobó que esta era de 65°C. Efectivamente, a esta temperatura en la boca es perfectamente tolerable, pero en el dedo se sintió muy caliente.


¿Qué relación guarda la intensidad de la sensación térmica, con la topografía del sitio en que se aplica el estímulo?

Como se puede notar luego de la experiencia, la boca (labios, revestimiento de la cavidad bucal) y el dedo no responden de igual manera al mismo estímulo. Esto se podría explicar si pensamos que no en todas las regiones del cuerpo la distribución de receptores es la misma

Actividad 9: Sensibilidad al dolor.

Metodología: Mediante una lanceta se determinaron los puntos en los cuales las terminaciones nerviosas causaban mayor sensación de dolor; yema de índice, dorso de la mano, dorso del antebrazo y región deltoidea.

Posterior a esta actividad se introduce el dorso de una de las manos en agua con hielo, luego se aplicó la lanceta y luego se comparó esta sensación con la de la mano a la que no se había aplicado hielo.

Resultado 1: De la primera parte, en orden de mayor a menor, la sensibilidad en los puntos mencionados fue;

1. Dorso del dedo índice.

2. Dorso del antebrazo.

3. Yema del índice.

4. Región deltoidea.

¿ Qué punto escogería para practicar una inyección hipodérmica?

Respuesta: Se debiese escoger la región deltoidea, como es el caso de la aplicación de las vacunas

en los niños, lo que se puede deberse a la menor cantidad de terminacione nociceptivas.

Resultado 2: De la segunda parte se observó que el dolor fue de mayor intensidad en la mano que no estuvo expuesta al hielo.

¿Cómo interpretaría esta observación?

Respuesta: esto se debe a que el frió (no a temperaturas extremas) tiene un efecto anestésico frente a

las sensaciones dolorosas.

¿Cómo es la sensibilidad doloroso en una región de la piel que ha sufrido mínima quemadura o

insolación?

Respuesta: Al producirse una quemadura vemos que los receptores del dolor quedan de cierto modo

hiper-estimulados, es decir se produce una descarga continua por parte de estos, lo que provoca una

mayor sensación de dolor, este fenómeno se denomina Hiperalgesia Primaria ya que se produce una

sensibilidad excesiva.

¿Qué es analgesia, hipoalgesia, hiperalgesia? Respuesta:

• Analgesia; Ausencia de dolor en respuesta a estímulos que normalmente provocarían dolor. El término es excluyente, por lo que la persistencia de dolor luego de la administración de un analgésico no debería denominarse analgesia insuficiente sino alivio parcial.

• Hipoalgesia; Sensación disminuida a estímulos nocivos. Es una forma especial de hipoestesia (Disminución de la sensibilidad al estímulo).


• Hiperalgesia; Se produce por la mayor excitabilidad de las vías de dolor, se puede clasificar en dos tipos; las Primarias, en las cuales hay una sensibilidad excesiva de los receptores del dolor, y las secundarias, en las cuales se facilita la trasmisión sensitiva.

Discusión de la actividad N° 9.

Cada individuo, aprende el significado de la palabra dolor a través de la experiencia personal; tiene múltiples causas, diversas características anatómicas y fisiopatológicas, y variadas interrelaciones con aspectos psicológicos y culturales. Esto hace que su definición sea difícil y nos lleve a cometer errores. Por lo tanto, primero se debe hacer una definición acerca de lo que es el dolor. Dolor es "una experiencia sensorial y emocional desagradable con daño tisular actual o potencial o descrito en términos de dicho daño".Esta definición incorpora varios elementos: el dolor es una experiencia individual, una sensación, evoca una emoción y esta es desagradable. Habitualmente existe un estímulo nocivo que produce daño tisular o eventualmente lo produciría de mantenerse.

Ahora podemos entrar en una clasificación básica de lo que es el dolor:

Dolor agudo: Aquel causado por estímulos nocivos desencadenados por heridas o enfermedades de la piel, estructuras somáticas profundas o visceras. El dolor agudo asociado a una enfermedad previene al individuo de que algo anda mal En algunos casos, el dolor limita la actividad, previniendo un daño mayor o ayudando a la curación. Sin embargo, el dolor agudo persistente e intenso puede tener efectos potencialmente dañinos.

Dolor crónico. La persistencia del estímulo, de la enfermedad, o de ciertas condiciones fisiopatológicas, puede conducir al establecimiento de un dolor crónico. Podría decirse que mientras el dolor agudo es un síntoma de una enfermedad o traumatismo, el dolor crónico constituye una enfermedad en sí mismo.

La experiencia realizada solamente se refirió a lo que corresponde al dolor agudo, trasmitido por los nervios periféricos hasta la medula espinal por medio de fibras pequeñas del tipo A8 (el dolor lento es trasmitido por fibras del tipo C). Estos receptores se adaptan muy poco, incluso la excitación de las fibras es progresiva lo cual se conoce como hiperalgesia.

Durante la experiencia se pudo apreciar que el frío moderado posee acción anestésica impidiendo la trasmisión en la sensación del dolor, lo que podría deberse a una inhibición lateral, ya que ambas fibras son AS, también puede deberse a que con el frió las fibras dolorosas no alcanzan el umbral necesario para la transmición de la sensación nerviosa. Sin embargo, se debe tener en cuenta que situaciones extremas de frío y calor producen un dolor intenso, en especial el del calor que produce una hiperalgesia.

Otro punto importante observado es la capacidad dispar que poseen distintas partes del cuerpo en la trasmisión de la sensación dolorosa. Es así como hay zonas muy sensibles como los labios o la parte dorsal de los dedos. Esto puede deberse a que existen en esos lugares una mayor cantidad de terminaciones nerviosas libres.


Referencias.

1. Ganong WF. Fisiología Médica, 17° edición.

2. Guyton AC, Hall JE. Tratado de Fisiología Médica, 10° edición, 2001.