Semilleros de tomate

Agricultura. Agronomía. Emplazamiento. Material de cobertura. Tierra-cama. Factores climáticos. Conducción. Control. Siembra. Pregerminación. Riesgos. Labores. Enfermedades y plagas

  • Enviado por: LARRA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

SEMILLEROS DE TOMATE

INTRODUCCIÓN

Hoy en día el semillero del tomate es una fase muy importante del cultivo ya que va a tener mucho que ver con el rendimiento que este posea.

CONDICIONES DE EMPLAZAMIENTO

Emplazamiento:

Cuando un semillero es mayor de 4000 - 5000 m2 se deberá instalar definitivamente en un lugar que deberá haber sido estudiado con anterioridad, ya que hay muchos factores que pueden intervenir en él, como la orientación, dimensiones, drenaje, por lo que será más conveniente que luego estar retocándolo constantemente. Sobre todo se deberá tener especial precaución con las desinfecciones del suelo, ya que al repetirse constantemente un mismo cultivo sobre el suelo, pueden producirse fuertes proliferaciones de enfermedades y plagas.

Si no se desea instalar definitivamente el semillero se podrá optar por un semillero móvil, que posee mayor flexibilidad, menor riesgo de infección y dejan el terreno libre pero exigen una gran mano de obra para cada año rehacer la instalación.

Una solución diferente a todo lo planteado podrá ser la de realizar los pasillos de igual anchura que las eras, usando cada año como eras lo que habían sido pasillos el año anterior, así se puede utilizar alternadamente las eras y los pasillos, evitando el cansancio de la tierra y permitiendo una desinfección mas ligera, reduciendo el gasto de escarda.

Orientación:

La orientación es un factor importante en el semillero de tomate ya que de ella dependerá la mayor o menor incidencia de luz que sobre ella incide, por el contrario no tendrá casi influencia sobre las perdidas de calor y el balance térmico del semillero.

Lo importante es que el semillero este situado de tal forma que disponga de las mejores condiciones para recibir y transmitir luz sobre todo de Octubre a Mayo ya que será el periodo que mas necesidad de luz tiene la planta. La orientación adecuada deberá contar con el eje mayor en la dirección Este - Oeste.

Drenaje:

Al ser muy perjudiciales para las plantitas el exceso de agua y la acumulación de sales será muy conveniente asegurarse de que el terreno tiene buena permeabilidad para que no se quede el agua encharcada. Para ello se colocara una capa de grava de 20 - 25 cm de profundidad en la era, y si aun así no es suficiente, se deberá escoger otro terreno antes que realizar una obra de mala calidad.

Abrigo y cortavientos:

El viento es un factor que genera unos grandes daños mecánicos al semillero. Para evitarlo se construyen cortavientos de espesura relativa ya que cuanto mayor sea ésta, mayores son los efectos que produce, que son:

  • Durante el día aumentar la temperatura del aire y del suelo en la zona protegida.

  • Durante la noche, la temperatura del aire y del suelo es mas baja en la zona protegida.

  • La humedad ambiental es mayor en la zona protegida.

Hay distintos tipos de cortavientos. El mas tradicional es el fabricado a partir de cañizo, que pese a su vejez proporciona una ganancia importante de calor durante el día al igual que por la noche, que protegían la planta suficientemente como para no temer las heladas que se pudieran producir.

Pero poco a poco estos cortavientos de cañizo han sido sustituidos por otros cortavientos algo mas permeables, ya que para los semilleros de plástico son mas efectivos al proteger una zona mas amplia, de unas 12 - 15 veces su altura.

CONDICIONES DEL SEMILLERO

Forma:

La forma exterior del semillero va influir considerablemente en las plantitas ubicadas en su interior.

En igualdad de condiciones un semillero de cubierta curva recibe y transmite entre un 10 - 15% mas de luz que uno con vertientes rectas, por lo que es preferible la curva ya que será mas beneficioso para el semillero.

En lo relativo a la orientación, será preferible que el semillero este orientado Este - Oeste para así captar la mayor cantidad de luz, y si el murete que da cara al sur fuera transparente, la cantidad de luz incidente seria mayor.

El muro sobre el que se adosa el semillero deberá dar cara al norte para protegerlo del frío.

Dimensiones:

Tradicionalmente la anchura de los semilleros suele ser mayor de 2 m, lo que puede ser excesiva debido a los siguientes factores:

  • Existe una gran dificultad de conseguir una distribución uniforme de la semilla.

  • Los aclareos, escarda y demás operaciones no se podrán realizarse fácilmente por lo que los gastos de la mano de obra se incrementaran en un 55%.

  • El manejo de los tablones que sujetan los plásticos es mas complicado, por lo que la anchura optima para un semillero es de 1.30 - 1.50 m, con pasillos de 0.6 m de ancho.

Tipos de semilleros:

  • Semillero hundido o a ras: Es el semillero mas empleado ya que la superficie de siembra esta a nivel del suelo o incluso algo mas bajo. Es un semillero que se puede regar a manta y protege a la planta de las corrientes de aire. También presenta ciertos inconvenientes que son:

    • Se puede inundar del agua procedente de los pasillos.

    • Posee poca ventilación.

    • Las defensas son costosas de mantener si no son de obra.

    • Puede haber escasez de luz.

  • Semillero elevado: Es un tipo de semillero que presenta los bordes hundidos por placas de fibrocemento que presenta mejor iluminación, ventilación y drenaje que los demás semilleros, pero también presenta inconvenientes:

    • Mayores gastos de inversión

    • Mayor facilidad de desecación de los bordes

    • Requiere una obra estable

MATERIAL DE COBERTURA:

Como material de cobertura, que es el que empleamos para tapar la parte de arriba del semillero, se vienen empleando el cañizo, que esta en desuso, el plástico y el vidrio, que es mejor material pero debido al alto coste que tiene no es tan usado. El mas empleado actualmente es el plástico en espesores de 150 a 200 micras, que presenta ventajas como:

  • Posee un cierre bastante estanco para mantener en su interior las condiciones mas apropiadas para el desarrollo de las plantitas.

  • Transmiten la luz tan bien como el vidrio.

  • Su uso medio es de tres campañas.

  • Su flexibilidad permite adaptarse a las formas mas adecuadas para el semillero.

Pero también tiene inconvenientes, que son:

  • No permite el intercambio de gases por lo que necesita que la transpiración sea muy buena para las plantas.

  • La temperatura puede ascender muy rápidamente, lo que puede ser perjudicial para las plantas.

  • Durante la noche el plástico pierde el calor que ha almacenado todo el día.

  • Es un tipo de material que exige un manejo cuidados y limpieza para conservar sus propiedades.

Posteriormente habrá que fijar el plástico mediante varios sistemas de sostén, que son:

  • Sistema con bastidores: En el que la lámina queda sujeta entre dos listones de madera transversales y estos a su vez se apoyan en un marco cuadrangular de 1.5 - 2 m que forma un cuerpo único. Suelen ser de plásticos flexibles como placas de PVC o poliestireno rígidas pero de secciones no demasiado grandes ya que de lo contrario impedirían el paso de mucha luz.

  • La planta no deberá estar a menos de 20 cm del plástico ya que éste le proporciona un colchón aislante de las temperaturas.

  • Sistema con arcos o varillas: Es un sistema mucho mas empleado que el anterior por ser mas barato y fácil de emplear sin impedir que se transmita tanta luz como otros sistemas. Consiste en el uso de unas varillas de hierro de 8 - 10 mm de diámetro, que tienen mayor estabilidad y consistencia que otras sujeciones, que si el terreno es de mala calidad se iran arriostrando unos con otros para mantener así su estabilidad.

  • Dimensiones de los arcos

    Al tener que ir los arcos por el exterior del semillero, medirán mas que este, pudiendo llegar a alcanzar 1.80 - 1.90 m. Esto es debido a que el agua caerá fuera del semillero sin encharcarlo y evitando también que el plástico, accionado por el viento, golpee las plantas impidiendo su desarrollo. Además de esta manera los arcos no se vencerán contra la superficie cultivada.

    Al igual que ocurre con los invernaderos, cuanto mayor es el semillero mayor es el aire que cabe en su interior lo que beneficia a las plantas pero hasta un limite, ya que cuando son excesivamente grandes, además de no ser rentables económicamente, puede incluso perjudicar a las plantas ya que sufrirían los embates del tiempo con mayor fuerza. Lo mas recomendable es 0.5 m3 por cada m2 de superficie, con lo que si los extremos de los arcos distan entre si 1.50 m, la altura máxima del mismo deberá ser 0.70m.

    La forma de elipse es la que mas beneficia a las plantitas ubicadas en su interior, ya que así se consigue el máximo de iluminación con una cubierta mínima.

    Sistema de sujeción

    Dependiendo de las necesidades de cada cultivo, se aplicara un sistema de sujeción u otro. El mas hermético consiste en enterrar los bordes de la lámina, y para aquellos cultivos que no necesiten aireado, serán muy útiles, sin embargo para aquellos que si que lo necesiten otros tipos serán los mas apropiados, que será el llamado "túnel de Nantes" que consiste en una serie de bucles o pletinas soldadas en el arco de sostén, quedando entonces el plástico entre arco y otro de sujeción que va por encima y se sujeta a los bucles de dicho arco.

    PREPARACIÓN DE LA TIERRA - CAMAS

    Con una tierra con un buen drenaje será suficiente para el completo desarrollo de las plantas, pero este tipo de tierras no es siempre fácil de encontrar por lo que habrá que preparar la tierra con la que contamos.

    Para ello y antes de la siembra realizaremos una labor de arado que cavará y removerá la tierra a una profundidad de 30 40 cm procurando dejar la tierra mullida y bien aireada, pudiendo incorporar 2 - 3 kg/m2 de estiércol si fuera necesario.

    Posteriormente se realizara la cama de siembra que tradicionalmente es de estiércol ahogado o empozado, bien sea solo o mezclado con tierra. Seguidamente se podrá aplicar una capa gruesa de estiércol o tierra - estiércol de textura gruesa de 8 - 12 cm donde se sembrara o bien se extenderá una capa de arena sobre la que se cultivara.

    También se puede cultivar sobre turba, que es otro material muy interesante para los semilleros que en un futuro tendrá un uso mucho mayor del que ahora tiene. Es el resultado de la acumulación y descomposición de residuos vegetales con cierto carácter ácido, que pese a no presentar nutrientes sirve de estructura de la cama reteniendo el agua y los abonos disueltos en ella.

    Cama caliente

    Es un sistema para calentar el ambiente del semillero. Se basa en colocar sobre una capa de paja, una capa de 15 cm de estiércol caballar o mular recién hecho, sobre esta una capa de estiércol empozado en su fracción mas gruesa para evitar el contacto del estiércol en fermentación con la semilla.

    Pero los inconvenientes de esta técnica son también dañinos para la planta, ya que la temperatura de la planta se eleva hasta lo 70 - 75ºC a partir del sexto o séptimo día del inicio de la fermentación, por lo que habrá que esperar 15 días como mínimo para que pase este golpe de calor, tan perjudicial para la planta.

    PAPEL DE LOS FACTORES CLIMÁTICOS. CONDUCCIÓN Y CONTROL DEL SEMILLERO.

    Luz

    Una buena iluminación en el semillero es esencial para las plantas del tomate, ya que hace que estas adquieran un mayor tamaño y peso de hojas, así como un tallo robusto, por lo que si no obtenida de forma natural, seria conveniente instalar unos focos artificiales que lo aportaran.

    La luz es un factor muy importante puesto que es durante el día cuando las plantas crecen el 65%, por eso será muy importante el que el semillero este bien orientado y capte la mayor cantidad de luz posible

    Temperatura y aireación del suelo

    En lo referente a la temperatura se puede afirmar que una alta temperatura se favorece las semillas germinan antes, pero para que estas tengan un alto porcentaje de germinación, la temperatura deberá ser mas baja que la anterior.

    La aireación también es un factor muy importante en la germinación de las semillas ya que con ésta se produce una germinación mas rápida, y posteriormente la planta crecerá en mayor medida además de conservar las raíces mas sanas, evitando la asfixia y mejorando su ritmo de desarrollo.

    Acidez del suelo

    Los mejores suelos para el semillero del tomate son los que poseen un pH comprendido entre 5.5 y 6.8.

    Temperatura del aire

    La temperatura del aire es un factor que condiciona en gran medida el mayor o menor crecimiento de las plantas, siendo para el tomate la temperatura ambiental nocturna optima sobre los 25ºC, para rápidamente situarse en 15ºC.

    Máxima

    Mínima

    Optima

    Días soleados

    24 - 25ºC

    18ºC

    21 - 23ºC

    Días nublados

    21ºC

    13ºC

    18ºC

    Humedad ambiental

    La humedad ambiental mas apropiada para el cultivo del tomate es la comprendida entre 70 - 75% cuando se esta germinando y después el 80%, tanto por el día como de noche.

    Evolución de los factores climáticos en semilleros de plástico

    Normalmente y durante el día, la temperatura del aire suele ser mayor que la del suelo debido a la influencia que tiene el plástico, que recibe y retiene el calor del sol, produciéndose un máximo de las mismas entre las 2 y 4 de la tarde para luego ir descendiendo hasta que la temperatura del suelo es mayor que la del aire, que se da por la noche ya que el suelo tarda mas tiempo en enfriarse que el aire.

    Si se trata de un día despejado la variación de las temperaturas va a ser mucho mayor ya que no hay nubes que puedan retener la temperatura por la noche.

    Por la noche el polietileno no impide que el calor acumulado durante el día por las plantas, se escape a la atmósfera. Por esa razón se pueden llegar a producir heladas en el interior del semillero, si no se evitan mediante otros métodos posteriormente descritos.

    Por otra parte, la humedad opera de forma contraria que la temperatura, ya que en días despejados ira descendiendo hasta un máximo que coincidirá con las horas centrales del día, justo cuando la temperatura es mayor, y a partir de ahí ira ascendiendo hasta llegar a la noche, siendo mas nublado sea el día, el descenso a las horas centrales será menor y menos rápido.

    Conducción, control y regulación de un semillero cubierto de plástico

    Los problemas que mas preocupan en la conducción de un semillero cubierto de plástico son el exceso de temperaturas y el peligro de heladas.

    Si la temperatura es demasiado elevada en el interior del semillero no se producirá una germinación adecuada, llegando incluso a producirse la desecación de las plantas por una elevada transpiración, lo que supone que puedan perder reservas y presentar quemaduras.

    De igual forma, si la temperatura es demasiado baja se producirán daños por helada que afectaran produciendo daños significativos en la planta.

    Para regular las temperaturas se ha desarrollado un termostato que va unido a un timbre para que cuando la temperatura supere los limites establecidos tanto superior como inferiormente, suene dicho timbre aviando al encargado del semillero para que este ponga los remedios necesarios.

    Regulación del exceso de calor

    Hay varias formas para reducir la temperatura del interior del semillero, o por lo menos impedir que esta aumente.

    Una forma es mantener la condensación de agua en la cara interna del plástico para así impedir que acceda mas radiación al interior del semillero, evitando así que suba la temperatura.

    Otra forma es la de ventilar cuando la temperatura es demasiado alta el semillero, durante un tiempo determinado que será mayor cuanto mayor sea el volumen de aire del semillero.

    Cuando haya que airear en días de viento, lo mas recomendable es levantar solo los faldones del semillero del lado contrario al que da cara al viento dominante para evitar así que se pudiera levantar el semillero entero.

    También se puede controlar la temperatura realizando ciertos orificios, de 14 mm de diámetro, en la superficie del plástico cuyo numero ira aumentando progresivamente a lo largo de la estación hasta alcanzar un 2 - 3% de la superficie total de la lamina perforada. Esta técnica es muy eficaz para regular tanto las temperaturas diurnas como nocturnas además de endurecer la planta cerca del arranque.


    Control de heladas

    Hay varios tipos diferentes de heladas:

    • Las heladas de convección son las producidas por las corrientes frías del aire

    • Las heladas de radiación son las producidas por la perdida de calor del suelo y las plantas en noches secas, despejadas y con aire calmado.

    El control de las posibles heladas por que se dieran se podría llevar a cabo mediante varios métodos:

    • Realizando orificios en el plástico, lo que pese a no mantener la condensación de agua, protege de las heladas por radiación.

    • Proteger los semilleros con distintos materiales como sacos, cañizos, paja.... para así impedir la perdida de calor

    • Disponer de un semillero con doble capa de plásticos.

    • Permitir que el semillero posea condensación en el interior del plástico pero hasta el punto de que esta capa de condensación llegue a helarse, ya que así evitamos que el frío pase con mas facilidad.

    • Procurar que en el interior del invernadero halla un buen grado de humedad ya que esta amortigua las bajas temperaturas que puedan darse en el interior del semillero.

    • Cuanto mas capacidad volumétrica tenga el semillero, mayor protección tendrá contra las bajas temperaturas, ya que este actúa de aislante.

    Otras medidas actúan en contra de las heladas por radiación exclusivamente, que a la vez son las mas frecuentes.

    • Emplear cortavientos permeables, así como abrir los plásticos por la noche, con el fin de favorecer las corrientes de aire para que mezclen las masas de aire calientes y frías.

    • Provocar nubes artificiales para que estas retengan el calor del suelo y no lo dejen escapar hacia la atmósfera. Para ello se pueden emplear materiales como pacas de paja o neumáticos viejos.

    • Genera calor en el interior del semillero mediante estufas de serrín o petróleo, con densidad aproximada de 1 por cada 50 m2.

    SIEMBRA, PREGERMINACIÓN, RIEGOS Y LABORES.

    Siembra, Pregerminación. Densidad

    En semilleros, la siembra del tomate se realiza empleando de 6 a 10 g/m2 efectuándose a voleo, por lo que se requiere una buena practica para que su distribución sea los mas uniforme posible.

    Se realiza una pregerminación por diversos métodos pero siempre tratando de proporcionar calor a la semilla mediante diversos métodos, como puede ser colocando la semilla cerca de un fuego, enterrarla en estiércol en fermentación. Esta pregerminación sirve para conocer el comportamiento de la semilla y si no se ha visto una buena nascencia, poder resembrar otra.

    También supone ciertos inconvenientes que son los siguientes:

    • Una vez iniciada la germinación, el proceso de desarrollo ya no se detiene, y si por cualquier circunstancia no se pudiera sembrar, la semilla se perdería.

    • Supone mas gasto, atención y tiempo

    • Como toda la semilla no esta en el mismo grado de germinación, habrá que cribarla para conseguir una siembra uniforme.

    Se deberá tener preparada la cama de siembra aportándole un riego para que pueda mantener una humedad alta y la germinación se pueda realizar en buenas condiciones la germinación.

    Posteriormente se realizara la siembra, que, en lugar de a voleo, será mas aconsejable realizarla "en líneas" separadas 10 cm cada una, ya que para luego las posteriores operaciones de escarda, se empleará menor tiempo, así como mayor grado de iluminación.

    Riegos y labores

    Se aplicaran al terreno una serie de riegos con agua templada en forma de pulverización fina mediante una serie de grupos de motobomba autónomos o acoplados al motocultor. Se harán con una frecuencia variable que depende del estado y aspecto de las plantas para tenerlas atendidas en la mayor medida de lo posible, para evitar también el riesgo de heladas.

    Se tendrá que realizar un aclareo para mantener las plantas a una distancia optima para que pueda circular el aire libremente por todo el semillero y para evitar las posibles competencias que podrían darse. La densidad mas adecuada esta en torno a 400 - 600 plantas/m2. También se realizaran escardas con el fin de eliminar las posibles malas hierbas que se generaran en el semillero.

    También se realizará una operación conocida como "recargue", que consiste en recubrir el cuello de la planta con estiércol fino, arena, turba u otros materiales parecidos con una capa de 2 cm para provocar la emisión de raicillas secundarias que darán a la planta un desarrollo radicular potente y una capacidad mayor de resistencia al transporte.

    Cuando se acerque la fecha del transplante, será conveniente ir reduciendo la cantidad de agua aportada por los riegos, así como ir ventilando las plantas durante mas tiempo. Es una operación llamada "endurecer" las plantas para que se aclimaten mejor a las nuevas condiciones de cultivo.

    ENFERMENDADES Y PLAGAS

    Desinfección del suelo

    Es una practica indispensable en los semilleros ya que debido a las condiciones de temperatura, humedad, la gran cantidad de estiércol existente, y que solo se producen plantitas de un mismo cultivo, es un medio propicio para la propagación de enfermedades criptogámicas. Hay varios métodos;

    Vapor: Con este método se inyecta vapor de agua a una temperatura de 100ºC durante 10 - 15 minutos a una profundidad de 15 a 20 cm con lo que se matan todas las larvas de insectos ácaros y gusanos que puedan existir, así como los hongos y semillas de malas hierbas que pueden quedar en el suelo.

    Productos fumigantes:

    • Vapam: Liquido que cuando entra en contacto con la humedad del suelo emite unos vapores que son perjudiciales para los insectos, hongos y nematodos que existen en el suelo. Normalmente se aplica en el suelo unos días antes de la siembra disolviendo 1 litro de Vapam en 10 litros de agua, para cada 10 m2, aplicando después un riego para sellar el terreno y evitar que puedan escaparse estos gases.

    • Di-Tapex: Liquido que cuando entra en contacto con la humedad del suelo emite unos vapores que son perjudiciales para los insectos, hongos y nematodos que existen en el suelo. Se aplica en dosis de 500 l/ha a profundidades de 20 cm, aplicando después un riego para sellar el terreno y evitar que puedan escaparse estos gases. El Di-Tapex puede actuar con temperaturas del suelo bajas por lo que puede aplicarse en cualquier época del año.

    • Basamid: Es un producto en granulo que se incorpora al suelo y gracias a la humedad de este emite unos vapores perjudiciales para los insectos, hongos y nematodos que existen en el suelo. Se aplica con dosis de 400 kg/ha enterrándolos en el suelo mediante un pase con el rotavator y luego sellar el suelo mediante un riego y un pase de rulo o lámina de plástico

    Productos no fumigantes

    Es un tipo de desinfección menos costosa y efectiva que con fumigantes.

    Consiste en tratar las paredes con cal viva y desinfectar las semillas con TMTD o Captan con dosis de 3 gr/kg

    Tratamientos en el semillero ya nacido

    Cada 7 - 10 días es recomendable tratar con TMTD80 con dosis de 0.2% alternado con captan50 con dosis al 0.25%

    • Otros tratamientos: Fundamentalmente se trata de espolvorear por las paredes y el fondo del semillero cal viva para así evitar el acceso de parásitos de capas interiores, ya que las posibles plagas de hongos, nematodos... están absolutamente controladas con los productos anteriormente mencionados.

    Si mas adelante se viera algún insecto, se debería aplicar Dipterez, lebaycid o sumithion pulverizado.

    • Para tomate: Pulverizar cada semana a partir de la siembra con los productos siguientes de forma alterna:

    • Captan 50% polvos mojables en dosis 0.20 - 0.25%

    • El anterior o Phaltan 50% en polvo mojable a dosis de 0.2%

    • Oxicloruro de cobre 37.5% + Zineb 15% en polvo mojable a dosis de 0.4%