Selección genética

Transmisión del material genético. Heredabilidad. Elección de toros

  • Enviado por: Alberto Rodríguez Fernández
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 42 páginas
publicidad

Documento I

Introducción a la selección genética

  • Capítulo I: Conceptos básicos sobre genética

  • Capítulo II: Principios de selección

  • Capítulo III: Evaluaciones genéticas

  • Capítulo IV: Elección de un toro

  • Capítulo V: Objetivos de la Selección genética


Capítulo I

Conceptos básicos sobre genética

“Las vacas producen leche”, esta es una afirmación que parece obvia para todo el mundo pero que no lo es tanto. El establecimiento de la lactación depende de la gestación de un ternero. Cuando el ternero nace, el ganadero tiene que decidir mantenerlo en el rebaño o venderlo. Deben mantenerse un cierto número de terneras para conformar la siguiente generación y reemplazar a las vacas que abandonan el rebaño.

Si existe un alto índice de mortalidad en los terneros, no hay mucho que elegir con respecto a qué ternera va a mantenerse y cuál será vendida, ya que muchas de ellas son necesarias para mantener o aumentar el tamaño del rebaño (índice de reposición o expansión del rebaño);

De todas formas, en un rebaño de tamaño medio, de unas 20 vacas, con un intervalo entre partos de trece meses, habrá 18 terneros nacidos por año, con expectativas de obtener nueve novillas (esto recuerda al “cuento de La Lechera”). Si las vacas permanecen en el rebaño durante cuatro lactaciones, significa que cada año, aproximadamente se reemplazan en el rebaño un cuarto de las vacas. Entonces se plantea la pregunta: de las nueve novillas producidas cada año, ¿cuáles tenemos que elegir como madres de la siguiente generación?

Ya que todo ganadero intenta mejorar su rebaño, necesitamos determinar qué terneras serán las mejores vacas en la próxima generación. Conocer cuáles son las buenas no es un asunto trivial: primero hay que definir qué hace a una vaca “buena” para nuestras intenciones. Una guía sería:

  • Alta producción de leche;

  • Alto porcentaje de grasa y/o proteína;

  • Gran longevidad (vida productiva);

  • Problemas de índole reproductivo muy bajos;

  • Morfología apropiada para reducir la incidencia de cojeras y mastitis;

  • Resistencia a enfermedades.

Además, hay que considerar muchos factores, incluso psicológicos: un ganadero se ve tentado por su vanidad e intenta tener en su rebaño vacas “guapas”, dignas de un concurso, pero éstas pueden no ser tan rentables como otras que lo sean menos.

Una vez que se sienten las bases del criterio de selección, ¿cómo saber si se transmitirán esas aptitudes a la siguiente generación? Cada característica observada es en parte heredada de los padres, pero también está influida por otros factores. Por ejemplo, a pesar de buenos méritos genéticos, una vaca puede tener una producción de leche reducida debido a dificultad en el parto, un corto período seca o por una grave mastitis (infección bacteriana en las ubres). De este modo, como aparece en la Figura 1, la producción de leche está influida por la composición genética del animal y por los efectos del medio ambiente. La genética le da a la vaca la oportunidad de producir leche; el medio ambiente provee las condiciones para producirla. Esta producción es el resultado de la combinación de la genética con el medio ambiente, así como la interacción entre estos dos factores.

Selección genética

Figura 1. La producción de leche es la suma de los efectos de la genética de la vaca, los efectos del medio ambiente y la interacción entre ellos.

Genética y El Medio Ambiente

¿Qué es la genética?

La genética es la base de dos particularidades básicas de la naturaleza que relacionan a descendientes y progenitores:

* Poseen características o rasgos parecidos;

* No son idénticos a ellos.

Excepto en mellizos idénticos, la composición genética que determina el potencial genético para producción de leche es única en cada vaca

La genética es la ciencia que estudia la variación y la transmisión de características de una generación a otra. En esta definición, el término “variación” se refiere a variación genética, esto es el rango de posibles valores para una característica que es influida por la herencia. La herencia es la transmisión de las características desde los padres a los hijos a través del material genético. Esta transmisión tiene lugar en el momento de la reproducción. Una nueva generación empieza cuando un espermatozoide que estaba en el semen del toro, se une con un óvulo maduro de la vaca y producen un ternero con características genéticas únicas. De esta manera, desde el punto de vista genético, una “buena” vaca es aquella que posee y transmite la información genética necesaria para obtener las características deseadas.

De todas formas, con cada nuevo ternero, existe una nueva disposición del material genético y cada animal es genéticamente único. Debido a que todas las vacas son genéticamente diferentes unas de otras, producirán diferentes cantidades de leche (Figura 2A). Solamente mellizos idénticos, que provienen de un óvulo fertilizado que ha sido separado en dos embriones durante la primera fase del desarrollo, tienen una genética idéntica. Los hermanos comparten el material genético aportado por sus padres y de esta manera se parecen más entre sí que individuos no emparentados.