Seguridad industrial: Control de pérdidas

Industriales. Almacenamiento de líquidos inflamables. Impacto ambiental. Incendio. Reglamentación. Protección. Detección

  • Enviado por: Juan Pablo Vargas
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 61 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información

Ejercicios Resueltos Cálculo Integral
Ejercicios Resueltos Cálculo Integral
Serie de ejercicios resueltos de Cálculo Integral Este curso va ligado al curso actual de Cálculo...
Ver más información


INTRODUCCION

Este trabajo tiene como objetivo entregar las pautas apropiadas para lograr las condiciones de seguridad necesarias para áreas de almacenamiento (bodegas) de líquidos inflamables contenidos en recipientes (envases pequeños y tambores) de acuerdo a decretos y normas chilenas y extranjeras.

En el último tiempo un número importante de empresas de nuestro país ha sido afectado por incendios en los cuales se han visto comprometidos líquidos inflamables. Nuestra actual reglamentación sobre la materia y la falta de conocimiento de las características de estos productos no han permitido establecer condiciones de diseño claramente definidas para instalaciones de almacenamiento para este tipo de productos y así aplicar las necesarias medidas de prevención y protección contra incendios.

Este trabajo consiste en realizar un análisis de los riesgos asociados a almacenamientos de líquidos inflamables, derivando de él una serie de condiciones de seguridad que deben implementarse para disminuir las probabilidades de inicio de un fuego y sus consecuencias.

En el caso de almacenamientos interiores (Bodegas), se establece una serie de medidas de prevención y protección contra incendios, sobre la base de lo establecido en la reglamentación y normativa chilena y extranjera.

Dentro de las medidas de protección contra el fuego, se entregan medidas de protección pasiva orientadas hacia los aspectos constructivos y de emplazamiento que deben cumplir las bodegas que almacenen líquidos inflamables y medidas de protección activa orientadas hacia la instalación de sistemas de detección y control automáticos de incendios.

CAPITULO I: ROL DEL PREVENCIONISTA EN EL DISEÑO DE BODEGA PARA LIQUIDOS INFLAMABLES

Dada la gran importancia que reviste el hecho de almacenar debidamente líquidos inflamables, los objetivos para poder lograr óptimos resultados deben ser abordados considerando para esto una serie de aspectos de gran importancia.

Es aquí donde el prevencionista deberá realizar su máximo esfuerzo, colaborando directamente en la propuesta, definición y justificación en aspectos tales como:

  • ¿Fue analizada la factibilidad de emplazamiento de la bodega, basado en los requerimientos legales vigentes?

  • ¿Qué se busca con la construcción de esta bodega?

  • ¿La bodega será construida solo para cumplir con los requisitos mínimos de seguridad?

  • ¿ Estará orientada tan solo a dar protección a las personas que trabajen en el interior de la empresa?

  • ¿ Otorgará protección al medio ambiente? (que agentes extintores se utilizarán)

  • ¿Se considera la protección a la comunidad?

  • ¿ Es importante la continuidad a los clientes ¿ (internos y externos)

  • ¿ Fue definida y analizada las cantidades y tipos de productos a almacenar?

  • ¿ Se consideró la reducción de inventario de líquidos inflamables?

  • ¿ Se analizó el monto de los seguros comprometidos en la actualidad v/s el ahorro futuro?

  • ¿Se definió la forma de almacenamiento al interior de la bodega?

  • ¿Fueron generadas las especificaciones técnicas de los materiales constructivos?

Una vez analizados y definidos los puntos antes mencionados se estará recién en condiciones de llamar a licitación de la Ingeniería Básica y de Detalles.

CAPÍTULO II: “ORIGEN DE LA NECESIDAD DE IMPLANTAR SISTEMA DE ALMACENAMIENTO DE LIQUIDOS INFLAMABLES”

En la actualidad, las autoridades de nuestro país han establecido una serie de instrumentos que tienden a la protección de la comunidad y al medioambiente, los que entregan una serie de directrices obligatorias para las industrias que presenten algún grado de peligrosidad explícita o presumible.

A partir de estas directrices se deben evaluar ciertas actividades ya establecidas o por establecerse, para poder determinar el potencial impacto que generarían en la comunidad los eventuales fallos que los procesos pudiesen tener, se incluyen además de los procesos productivos, el almacenamiento y transporte de aquellas sustancias que por su peligrosidad o volumen podrían generar daño a la comunidad o al medioambiente.

No se debe perder de vista el factor económico en el desarrollo de un proyecto relacionado con la construcción de una bodega exclusiva para líquidos inflamables, dado que la inversión necesaria podría no estar dentro del presupuesto de las empresas, sin embargo dada la peligrosidad intrínseca de los líquidos inflamables las autoridades deben emplear las herramientas legales que existan para lograr disminuir al mínimo las eventuales consecuencias que podría generar un incendio de líquidos inflamables.

En este estudio haremos mención de dos instrumentos ligados directamente con la metodología de control establecida por las autoridades:

SISTEMA DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

El Estado de Chile a través de la Ley N° 19.300, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, en su articulo octavo dice:

“Los proyectos o actividades señaladas en el art. N° 10 sólo podrán ejecutarse o modificarse previa evaluación de su impacto ambiental, de acuerdo a lo establecido en la presente ley.

Según esta Ley, se menciona en su Art. N°10, letra Ñ, que se deberán incluir:

“Producción, almacenamiento, transporte, disposición o reutilización habituales de sustancias tóxicas, explosivas, radioactivas, inflamables, corrosivas o reactivas”

Así mismo en Art. N° 11 dice”: Los proyectos o actividades enumeradas en el articulo precedente (10°) requerirán la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental, si generan o presentan a lo menos uno de los siguientes efectos, características o circunstancias:”

A) Riesgo para la salud de la población, debido a la cantidad y calidad de efluentes, emisiones o residuos”, según esta afirmación las bodegas de productos peligroso se deben incluir en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, a través de un Estudio de Impacto Ambiental, así también por la letra D) que dice “Localización próxima a población, recursos y áreas protegidas susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar”

A saber, un Estudio de Impacto Ambiental es un documento pormenorizada, que describe las características de un proyecto o actividad que se pretende llevar a cabo o su modificación. Este debe proporcionar antecedentes fundados para la predicción, identificación e interpretación de su impacto ambiental y describir la o las acciones que ejecutarán para impedir o minimizar sus efectos significativamente adversos”

Es a través de esta definición donde se inserta la protección contra incendios, dada la gravedad potencial que generaría un incendio a la comunidad y al medioambiente.

PROCESO DE CALIFICACIÓN INDUSTRIAL

A través de este sistema de fiscalización, las industrias se someten a la interacción de los Ministerios de Salud (SESMA) y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, quienes en forma independiente establecen calificaciones de industrias y uso de suelos, respectivamente.

Este instrumento es aplicable a través de la resolución N° 20 del Gobierno Regional Metropolitano, circular N° 24 de fecha 17/04/96 de la SEREMI-MINVU y de la circular N° 61 de fecha 30/09/97 de la SEREMI-MINVU sobre “Pauta de referencia de calificación de actividades productivas y de servicios de carácter industrial”

A través de este documento se persigue establecer un procedimiento de calificación que establezca condiciones informadas, de aplicación general y que incorpore el factor riesgo en la evaluación de actividades productivas y de servicios de carácter industrial.

Los indicadores que se informan, permiten discriminar la peligrosidad de las actividades y determinar los casos y tipos de estudios que proceden efectuarse para determinar mitigaciones. Estas , una vez ejecutadas, permiten optar fundamentadamente a una calificación o recalificación y consecuentemente a una localización con restricciones acordes.

Por parte del Minvu, la zonificación está dada por los instrumentos de planificación urbana, en particular, la que señalan los planos y las definiciones del Título 6° , Art.6.1 del Plan Regulador Metropolitano de Santiago.

En el caso del Minsal, la calificación de las industrias se realiza a través del SESMA,, como dice el artículo 4.14.2 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción será definida por el Servicio de Salud correspondiente y lo hará caso acaso, en consideración a los riesgos que su funcionamiento pueda causar a sus trabajadores, vecindario y comunidad y podrá ser la siguiente:

1° PELIGROSO: El que por el alto riesgo potencial permanente y por la índole eminentemente peligrosa, explosiva o nociva de sus procesos, materias primas, productos intermedios o finales o acopio de los mismos, pueden llegar a causar daño de carácter catastrófico para la salud o la propiedad, en un radio que excede los limites propios del predio.

2° CONTAMINANTE: El que por su destinación o por las operaciones o procesos que en ellos se practican o por los elementos que se acopian, dan lugar a consecuencias tales como vertimientos, desprendimientos, emanaciones, trepidaciones, ruidos, que puedan llegar a alterar el equilibrio del medio ambiente por el uso desmedido de la naturaleza o por la incorporación a la biosfera de sustancias extrañas, que perjudican directa o indirectamente la salud humana y ocasionen daños a los recursos agrícolas, forestales, pecuarios, pisícolas u otros.

3° MOLESTO: Aquel cuyo proceso de tratamientos de insumos, fabricación o almacenamiento de materias primas o productos finales, pueden ocasionalmente causar daños a la salud o a la propiedad, y que normalmente quedan circunscritos al predio de la propia instalación, o bien, aquellos que puedan atraer insectos o roedores, producir ruidos o vibraciones, u otras consecuencias, causando con ello molestias que se prolonguen en cualquier período del día o de la noche.

4° INOFENSIVO: Aquel que no produce daños ni molestias a la comunidad, personas o entorno, controlando y neutralizando los efectos del proceso productivo o de acopio, siempre dentro del propio predio e instalaciones, resultando este inócuo.

CAPÍTULO III: “ANÁLISIS DE REGLAMENTACIÓN EXISTENTE NACIONAL Y EXTRANJERA”

Se analizan a continuación diversos criterios de clasificación de líquidos inflamables de acuerdo a su temperatura de inflamación (Flash Point) y temperatura de ebullición (Boilíng Point), esta se estableció de acuerdo a normas nacionales y extranjeras:

1° El Decreto 379 de Ministerio de Economía,

"Reglamento sobre requisitos mínimos de Seguridad para el almacenamiento y manipulación de combustibles líquidos derivados del petróleo, destinados a consumos propios", es aplicable a los locales, recintos, bodegas, garajes, talleres, industrias, hospitales, domicilios particulares, etc., donde se almacenen y manipulen combustibles líquidos derivados del petróleo, cuyo fin único es el consumo propio, sin expendio al público.

Según este decreto, los combustibles líquidos son mezclas de hidrocarburos,'en estado líquido, a temperatura de 37,8 'C y presión máxima absoluta de 275 kPa (2,7 atm), utilizados para generar energía por medio de la combustión o para otros fines industriales. Dentro de esta definición se incluyen los diversos tipos de gasolina, el keroseno, el petróleo diesel, los petróleos combustibles y los solventes derivados del petróleo. Para los efectos del presente reglamento, los líquidos combustibles se clasifican, según su punto de inflamación, en las siguientes categorías de peligrosidad:

Clase T' de Inflamación ('C)

Clase 1 T < - 8

Clase 11 37,8 < TC 60

Clase 111 60 < TC 93

Clase IV T>93

2° Norma chilena NCh 758 y Norma Chilena 382

La Norma Chilena NCh 758 "Sustancias Peligrosas - Almacenamiento de Líquidos Inflamables - Medidas Particulares de Seguridad", establece recomendaciones que deben adaptarse para el almacenamiento y manejo de líquidos inflamables. Para su aplicación se considera lo indicado en la norma chilena NCh 382 "Sustancias peligrosas - Terminología y Clasificación General".

Según esta norma, los líquidos inflamables, clasificados genéricamente como clase 3, se definen como líquidos, mezclas de líquidos o líquidos que contienen sustancias sólidas en solución o suspensión (pinturas, barnices, lacas), que desprenden vapores inflamables a una temperatura no superior a 61' C en ensayos con crisol cerrado o no superior a 65,6 'C en ensayos con crisol abierto.

La clase 3 se divide, de acuerdo con el ensayo de crisol cerrado, en las divisiones 1, 2 y 3 siguientes:

Clase T' de Inflamación (C)

División 3.1 T'< - 18

División 3.2 -18 < T < 23

División 3.3 23 < T < 61

Por lo expuesto, y considerando que las normas nacionales no son lo suficientemente explícitas y claras al respecto se considera la utilización de normativa extranjera, que en este caso la más apropiado es la contenida en la norma americana NFPA 30, que presenta una distinción clara entre líquidos inflamables establecida específicamente para fines de almacenamiento.

NFPA 30

NFPA (National FIRE Protection Asociation) es una organización de carácter mundial que proporciona reglamentos y sugerencias sobre seguridad contra incendios, seguridad eléctrica, y seguridad sobre la vida de la comunidad.

Establecido en 1896, la misión de la organización internacional es reducir la posibilidad de incendios y de otros peligros que pudiesen afectar a la calidad de la vida de las personas, desarrollando y comunicando códigos y estándares científico, basados en el consenso, la investigación, el entrenamiento, y la educación.

La NFPA en la actualidad tiene aproximadamente 68.000 miembros alrededor de las organizaciones comerciales y profesionales del mundo y está presente en más de 80 países.

Según la NFPA 30 "Flammable and Combustible Liquids Code", aplicable al almacenamiento, manipulación y utilización de los 1íquidos inflamables, éstos se diferencian entre sí por los siguientes rangos de temperatura de acuerdo al siguiente detalle:

Líquidos inflamables:

Todos los líquidos que tienen un punto de inflamación inferior a los 38' C, y tienen una presión de vapor que no excede las 2,7 atm (40 psia) a 3 8' C de temperatura.

CLASIFICACIÓN DE LÍQUIDOS INFLAMABLES SEGÚN NORMA NFPA 30

Clase I A : Líquidos que tengan punto de inflamación bajo los 22.8°c y punto de ebullición bajo los 37.8°C

Clase IB : Líquidos que tengan punto de inflamación bajo de los 22.8°c y punto de ebullición igual o superior a 37.8°c

Clase I C : Líquidos que tengan punto de inflamación igual o superior a 22.8°c pero inferior a 37.8°c

Clase II : Cualquier liquido que tenga un punto de inflamación superior a los 37.8°c (100°F) y bajo los 60°c (140 °F)

Clase III A : Cualquier líquido que tenga un punto de inflamación igual o superior a los 60°c (140°F) pero inferior a los 93°c (200F°)

Clase III B : Cualquier líquido que tenga un punto de inflamación igual o superior a los 93°c (200°F)

CAPÍTULO IV: “ EL INCENDIO COMO ACCIDENTE”

En el área de Prevención de Riesgos, un “ACCIDENTE” desde el punto de vista de las personas se puede definir como todo evento no deseado que puede producir daño dolor o pérdida, sin embargo esta definición también se puede analizar desde el punto de vista industrial, definiéndose como:

“ Un evento que se genera como resultado de un hecho descontrolado, en el desarrollo de una actividad industrial y que provoca o puede provocar un daño serio a las personas, a las instalaciones de las empresas, interferir en los procesos productivos o dañar el medioambiente “

A partir de esta definición podemos relacionar los accidentes de tipo industrial con los incendios que se podrían producir durante los normales procesos productivos. Si asumimos los incendios como accidentes, también podremos analizar y describir las formas o procedimientos que se utilizan normalmente para controlar o evitar que estos eventos se produzcan, es decir que es válido desde el punto de vista de la Prevención de Riesgos aplicar los conceptos de Seguridad Integrada y Control de Pérdidas.

La idea básica y objetivo general de la Seguridad Integrada es la eliminación de todos los accidentes, produzcan este daño, pérdida o no, y también incluye la reducción de las consecuencias, en el caso de la ocurrencia de estos hechos.

Como regla general, para todo tipo de problema, la solución estará dada por la aplicación de un simple principio administrativo:

“Para lograr una solución eficiente a un problema, es absolutamente necesario reconocer el origen de este ”

En palabras simples, para lograr aplicar los conceptos de Seguridad Integrada y Control de Pérdidas, debemos tener identificado el agente o probable agente causal del accidente, esto con la finalidad de realizar una correcta selección de los elementos que nos permitirán disminuir al máximo la probabilidad de ocurrencia, y en el caso de no poder eliminar el riesgo, disminuir a su mínima expresión las consecuencias del suceso no deseado.

CAPÍTULO V: “EL CONTROL DE PÉRDIDA APLICADO A INCENDIOS”

El nivel de seguridad contra incendios que poseen las edificaciones en nuestro país ha sido, y será un tema de discusión recurrente, especialmente por que en los últimos años se han sucedido una serie de incendios de grandes características, que han causado grandes pérdidas en vidas humanas, daños al medioambiente, económicas y sociales.

Frente a estas inquietudes es normal y frecuente que se obtengan diagnósticos, evaluaciones y conclusiones que hacen aparecer numerosas y graves deficiencias.

Así también, es poco frecuente que de estas discusiones se generen proposiciones, de parte de las autoridades o del sector privado, orientadas al mejoramiento o complemento de las actuales condiciones de seguridad en edificaciones y que estas respondan a criterios técnicos y económicamente factibles.

En el esquema que sigue se establece que un accidente (incendio) se produce por acciones y/o condiciones inseguras cuyas consecuencias directas son las lesiones personales y/o daños a la propiedad o medioambiente, que se traducen finalmente en pérdidas.

PROTEGER ASUMIR

PREVENIR TRANSFERIR

Las líneas verticales representan las estrategias que se pueden adoptar frente al riesgo de incendios.

Estas estrategias que se pueden adoptar frente al riesgo de incendio tienen alcances y finalidades muy dispares y corresponden a:

1° ASUMIR : Involucra la decisión consciente de no actuar sobre el riesgo, aceptando sus consecuencias

2° TRANSFERIR : Corresponde a la acción de traspasar el total

o parte de las pérdidas a terceros (seguros)

3° PROTEGER : Involucra la implementación de medidas y

acciones tendientes a disminuir las consecuencias

4° PREVENIR : Corresponde a la implementación de medidas

y acciones tendientes a disminuir la probabilidad de ocurrencia de un incendio.

Básicamente estas medidas se orientan tanto a limitar y controlar las fuentes de combustibles y de calor, así como su interacción.

Todas las empresas poseen, conciente o inconscientemente, un nivel de protección contra incendios, que se define a partir de la implementación combinada de las estrategias puras: Asumir, Transferir, Proteger y Prevenir.

Es importante recalcar que la Prevención de Incendios y la Protección contra Incendios son estrategias independientes que actúan en niveles y tiempos distintos.

La Prevención actúa antes de que se inicie un fuego, mientras que la Protección actúa solo una vez que éste ya se ha iniciado.

Esto significa que las medidas de protección requeridas por un riesgo determinado no dependen de las medidas de prevención implementadas y viceversa.

La Seguridad contra Incendios, en resumen, corresponde a un complejo conjunto de infraestructura, medidas y acciones cuyo objetivo es mantener los riesgos de inicio de incendio en estados aceptables, incorporando, además, elementos que permitan minimizar las pérdidas que puedan originarse debido a su ocurrencia.

Es necesario que en toda edificación, cualquiera sea su uso o destino, exista el mayor esfuerzo por realizar y mantener en el tiempo todas las medidas de prevención posibles. Sin embargo, los beneficios de esta tarea dejan de ser tales si se produce un incendio.

Por lo expuesto, se debe concordar en que:

“ La seguridad contra incendios no puede ni debe basarse únicamente en medidas de prevención, sino que debe incorporar, conjuntamente, medidas de protección que actúen sobre el fuego y sus consecuencias”

CAPÍTULO VI: “PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS”

Dado que el fuego descontrolado puede llegar a producir daños y pérdidas irreparables, se hace imprescindible establecer barreras o elementos de carácter estructural o tecnológico, que permitan en primer caso evitar la generación de incendio s y si no es posible conseguir esto los esfuerzos deben apuntar a disminuir al mínimo las consecuencias, determinando para esto los correctos elementos generales de protección y los específicos para cada caso particular.

Las medidas de protección contra incendios, dirigidas a disminuir las consecuencias de un fuego una vez que éste se ha iniciado, pueden clasificarse en dos grupos:

PROTECCIÓN PASIVA

Son aquellas medidas de protección que no requieren para su funcionamiento de la acción directa de personas o de estímulos eléctricos y/o mecánicos.

Su acción indirecta sobre el fuego se debe simplemente a su presencia. En general estas medidas son de tipo constructivas de distribución de espacios y ubicación física de los recintos.

Dentro de estas medidas se deben considerar:

Resistencia al fuego

Protección de las estructuras de las edificaciones frente a las condiciones extremas que se generan durante un incendio, evitando su colapso durante tiempos predeterminados. (RF)

RF : Esta sigla significa Resistencia al Fuego y es la cualidad de un elemento constructivo de soportar un ensayo normalizado a escala real, establecido en la Norma Chilena NCh 1914/1.Of84 y NCh 1914/2.of85; que simula las condiciones generadas en un incendio, sin deterioro de su función estructural y evitando que el fuego se transmita hacia el recinto contiguo al que el elemento separa.

Los elementos de construcción, una vez sometidos al ensayo de Resistencia al Fuego, se clasifican de acuerdo a su tiempo de falla frente a las condiciones de ensayo.

La aceptación de la Resistencia al Fuego de un elemento constructivo se basa en los resultados de un ensayo normalizado, realizado por un laboratorio idóneo y autorizado para estos efectos, o bien su incorporación explícita al Listado Oficial de Comportamiento al Fuego, desarrollado sobre la base del trabajo del Laboratorio de Incendios del Instituto de Investigaciones y Ensayos de Materiales de la Universidad de Chile y que contiene valores representativos de Resistencia al Fuego para una serie de elementos constructivos tradicionales, tal como muros de albañilería de ladrillos, muros de hormigón, elementos verticales de acero protegido y también de configuraciones constructivas de marca.

Compartimentación

Compartimentación de las edificaciones o sectores de ella mediante barreras constructivas, destinadas a oponerse a una rápida propagación del fuego, tanto verticalmente como horizontalmente, desde su origen hacia sectores adyacentes.

La compartimentación implica la subdivisión de una edificación en compartimentos capaces de contener o confinar en su interior un fuego, frenando su propagación hacia recintos adyacentes. Estas subdivisiones deben contar, en consecuencia, con una envolvente constructiva de características especiales, que en conjunto se caracterizan como Resistentes al Fuego.

No obstante, la eficacia de aplicar el criterio de compartimentación en una edificación, se ve reducida debido a que la envolvente constructiva de muchos recintos presenta una serie de puntos débiles relacionados con la necesaria existencia de puertas, shafts, celosías, etc. ya que es a través de estas vías que se produce la propagación de un fuego hacia sectores adyacentes, mucho antes de los tiempos empíricos de falla determinados.

Se hace necesario en estos casos, la utilización de sistemas mixtos, que incluyan sistemas Activos de protección, como son los sistemas de sellado automático de celosías, shafts, obturación de sistemas de ventilación y sistemas automáticos para cierre de puertas.

El concepto de compartimentación, adoptado como única solución, representa un nivel de protección sólo para los sectores adyacentes, pero no para el lugar de origen del fuego, esto implica la necesidad de disponer de otras medidas tendientes a controlar o extinguir el fuego, y que corresponden a medidas de Protección Activa.

Sistemas de control de derrame

Las bodegas de almacenamiento interior deben contar con sistemas de control de derrames construidos de tal manera que los líquidos sean eliminados alejándose de los edificios o instalaciones cercanas, debiendo desembocar en un lugar seguro y de fácil acceso para los elementos de lucha contra el fuego.

El piso del área de almacenamiento debe ser sobre la base de radieres con pendiente y canaletas, destinados a conducir el líquido derramado hacia una cámara independiente e impermeable dimensionada para contener, a lo menos el volumen nominal del mayor recipiente almacenado. El emplazamiento de estas cámaras debe estar fuera de la bodega, de modo que en caso de producirse una ignición en el derrame, se disminuya el grado de explosión de los productos almacenados.

Los pisos deben ser de material resistente al fuego y de fácil aseo para evitar la contaminación.

Deben ser recubiertos con material que evite la producción de chispas, además debe ser impermeable y de fácil aseo.

En algunos casos, si las bodegas están protegidas con un sistema de rociadores automáticos, debe existir un sistema de evacuación del agua utilizada para combatir un fuego, y el drenaje no debe caer al desagüe de aguas lluvia, al alcantarillado ni a lugares en que pueda provocar contaminación.

Equipos e instalaciones eléctricos

Los equipos e instalaciones eléctricas deben ser apropiados para ambientes de tipo inflamable, es decir, a prueba de explosión y de inflamaciones como se describe a continuación:

  • Los conductores deben ir dentro de tuberías aprobadas, premunidas de uniones y cajas herméticas.

  • Los interruptores deben ser herméticos y a prueba de chispas.

  • Los elementos de iluminación deben ser herméticos y a prueba de chispas. Deben ser fijos, protegidos por rejillas y resistentes a golpes u otros riesgos propios de la actividad.

En general se recomienda utilizar la norma NFPA 70 , National Electrical Code” para la selección de los equipos a utilizar en las bodegas de líquidos inflamables.

Protección contra la electricidad estática

En lo relacionado con la eliminación de la electricidad estática, se debe considerar lo siguiente:

  • Disponer de conexiones a tierra en todas aquellas instalaciones propensas a la acumulación de electricidad estática.

  • Contar con dispositivos instalados en la portería, lugares de carga y descarga, etc. para eliminar la electricidad estática de los vehículos que entren a la bodega.

  • Prohibir el uso de prendas de vestir especialmente propensas a producir y acumular electricidad (fibras de lana, fibras sintéticas, etc.)

  • Conexión a tierra de los racks (si es que existen) a tierra, así como los envases que contengan los líquidos inflamables.

Distancias mínimas de seguridad

Una manera simple de independizar sectores con distintos nivel de riesgo asociado, corresponde a establecer distancias mínimas de seguridad entre ellos, utilizándose muchas veces como alternativa a un encerramiento resistente al fuego.

El mantener una bodega de inflamables emplazada en el interior de un sector de producción, condiciona que su estructura o envolvente constructiva posea importantes características de resistencia al fuego, de modo que en caso de inicio de un fuego éste no afecte el área de producción. Si en cambio la bodega de inflamables se ubica fuera del área de producción a una distancia suficientemente segura, se cumplirá el mismo objetivo de proteger el área de producción, siendo esta última alternativa mucho más económica, analizado desde el punto de vista de continuidad de procesos

Existencia de vías de escape coherentes, existencia de registros de tipos, cantidades y ubicación de productos, Hojas de seguridad de Productos y vías de acceso expeditas para la actuación del Cuerpo Bomberos u otros organismos de ayuda externa.

Debe considerarse que la distancia máxima de traslado no debe superar valores preestablecidos, del orden de los 8 metros en lugares considerados de alto riesgo. Cada salida tiene asociada una capacidad máxima, que se relaciona con el número máximo de personas que pueden salir por ella, en un tiempo razonable.

En el caso de los accesos para auxilio externo se deben considerar accesos para vehículos externos, tales como Carro de Bomberos y Ambulancias, estos accesos, además de contar con el ancho suficiente, no deberán poseer, en lo ideal, con curvas e radio de giro reducidos.

PROTECCIÓN ACTIVA

Son aquellas medidas que para su funcionamiento en una emergencia

Necesitan de la acción humana, eléctrica o mecánica.

Estas medidas actúan sobre el lugar de origen del fuego, en contraposición de las medidas Pasivas, que actúan sobre el entorno.

Entre estos sistemas de protección se destacan los siguientes:

Sistemas de alarma de incendios

Un sistema de incendios instalado en un edificio, local o empresa suministra señales de alarma audiovisuales, como resultado de la activación manual de un pulsador de incendios o de la activación de un detector de incendios tal como puede ser un detector de humo, calor, llama, etc.

Los equipos de generación de alarmas audiovisuales se reconocen comúnmente como dispositivos iniciadores de la alarma.

Normalmente el sistema de alarmas consiste en una instalación de pulsadores manuales, detectores automáticos y alarmas audiovisuales que están conectadas a un panel de control de alarmas de incendios mediante un cableado eléctrico que está en supervisión permanente.

Esta supervisión se realiza a través de una pequeña corriente que circula por el cableado y que se supervisa cuando se recibe en el panel de control, si esta corriente no llega al panel de control, suena la señal de avería.

Los circuitos de alarma de incendios deben estar diseñados para operar en condiciones normales, existen dentro de los circuitos dos tipos que presentan una clara diferencia;

Tipo A, B y C : Permiten operar al sistema de alarma de incendios cuando se produce un corte en el circuito, de forma que continúan operativos los detectores, pulsadores manuales y detectores de flujo más próximos al panel de control hasta el punto de corte.

Tipo D y E: Permiten al sistema de alarma de incendios permanecer totalmente operativos con un simple corte, registrándose en el panel de control la localización del corte.

Tablero de control

El tablero de control de alarma está basado en el uso de microprocesadores y diseñado para ser utilizado en aplicaciones industriales, comerciales e institucionales.

Debe cumplir con lo requerido en el Standard 72 de la NFPA.

Es programable en el lugar lo que permite realizar una amplia e variedad de funciones.

METODOS BÁSICOS PARA DETECCIÓN DE FUEGOS

Detectores de llamas

Un detector de llama responde a la energía electromagnética radiante incluso fuera del rango de la visión humana.

Los detectores de llama pueden ser sensibles a las brasas o las llamas del fuego. Fuera del espectro humano visible, los detectores de llama pueden ser de tipo infrarrojo, ultravioleta o una combinación de ambos.

Dentro del espectro humano visible, los detectores de llamas pueden ser sensibles a las chispas o brasas y a las llamas visibles.

Dado que estos detectores son extremadamente sensibles, pueden dar lugar a alarmas intempestivas. Por esta razón, se utilizan principalmente en áreas donde pueda producirse un a explosión o un fuego de propagación muy rápida, siendo necesaria una detección inmediata.

Seguridad industrial: Control de pérdidas

DETECTOR UV / IR

Los detectores de infrarrojo disponen de filtros y lentes que discriminan las radiaciones de longitud de onda no deseada.. No obstante, presentan problemas con la radiación solar al nivel de interferencias en el espectro infrarrojo.

Detectores de calor

Los detectores de calor disponen de dispositivos capaces de detectar el calor de un incendio. El calor puede detectarse por temperatura fija, velocidad de incremento de temperatura o dispositivos de compensación.

El detector de calor más sencillo es de la temperatura fija y consiste en una cámara de detección que contiene un elemento fusible que funde rápidamente a una temperatura predeterminada.

El elemento fundido cierra un circuito eléctrico que inicia la alarma del sistema de detección.

Los detectores termovelocimétricos pueden ser eléctricos o neumáticos. El detector eléctrico consiste en una cámara de detección con un diafragma en su interior y un pequeño orificio calibrado que permite la expansión y contracción del aire en la cámara debido a pequeñas variaciones de temperatura.

El calor producido por un incendio hace que el aire contenido en la cámara se expanda más rápidamente que lo que puede evacuar a través del orificio. Esta expansión presiona sobre el diafragma y cierre un circuito eléctrico.

Un sistema neumático termovelocimétrico de detección consiste en un tubo metálico que forma un lazo continuo, sobre el cual se conectan detectores cada cierto espacio. El calor de un incendio produce expansiones de aire en el tubo que a su vez presionan sobre un diafragma sensible.

El movimiento del diafragma produce el cierre del circuito eléctrico.

Seguridad industrial: Control de pérdidas
Detectores de humo

Existen dos tipos básicos de detectores de humo utilizados: Por ionización y fotoeléctricos.

Las cámaras sensibles de estos detectores utilizan diferentes principios de operación para detectar la presencia de partículas de combustión visibles o invisibles que se desprenden en incendios en pleno desarrollo.

Los detectores de humo ofrecen advertencia previa con respecto a un incendio. Han salvado miles de vidas en el pasado y salvarán más en el futuro. Los detectores tienen limitaciones de sensibilidad.

Los de ionización son mejores para detectar incendios rápidos con llamas en comparación a incendios lentos de combustión con humo.

Los detectores fotoeléctricos detectan mejor los incendios de combustión con humo que los incendios con llamas.

Debido a que estos se desarrollan en diferentes formas y frecuentemente son impronosticables en su crecimiento, ningún tipo de detector es el mejor y determinados detectores no siempre ofrecen la advertencia anticipada de los incendios, fundamentales cuando las prácticas de protección son inadecuadas o cuando son causados por explosiones violentas, escape de gas, almacenamiento inadecuado de líquidos inflamables tales como solventes de limpieza, etc.

CUADRO COMPARATIVO DE LOS SISTEMAS DE DETECCIÓN DE INCENDIOS

METODO DE DETECCIÓN

VENTAJAS

DESVENTAJAS

GENERACIÓN DE HUMO

Existen dos métodos:

1° Obstrucción y dispersión de la luz

2° Aumento de la conductividad iónica

Bajo costo de instalación

Detección temprana de los humos de fuego.

Sin necesidad de supervigilancia

Detección lenta de llamas

Aplicaciones interiores solamente

Falsas alarmas por nieblas o polvos

GENERACIÓN DE CALOR

Se detectan alzas de temperatura del ambiente circundante.

Inmune a falsas alarmas en casi todos los casos

Detección lenta

Solo aplicaciones interiores

Fuego debe estar cerca del detector

POR RADIACIÓN

A través del control continuo de ciertas longitudes de onda en la radiación de fondo y selecciona las características de intensidad y frecuencia específica

Detección inmediata

Amplio espectro de vigilancia

Sirve para aplicaciones exteriores e interiores

Puede trabajar a contraluz del sol

No requiere de línea de vista directa

Alto costo

Sistemas de alarma audiovisuales

Seguridad industrial: Control de pérdidas

Las sirenas son elementos que se utilizan comúnmente para generar un sonido que indica emergencia. Los dispositivos de notificación de alarma audible deben recibirse en todas las áreas ocupadas cercanas a bodegas o instalaciones en donde es factible un incendio.

Para asegurar que los dispositivos de alarma audible se oigan, es recomendable que el nivel de presión sonora sea de por lo menos de 15 Db por sobre el ruido de fondo o 5 Db por encima del ruido más intenso, teniendo una duración de aproximadamente 60 segundos.

Las sirenas se componen de electroimanes que hacen vibrar diafragmas de metal.

Las sirenas disponen de un tornillo de ajuste que regula el nivel sonoro de salida.

Los dispositivos de alarma visible se utilizan en áreas ocupadas por personas que no pueden oír. El código de Seguridad de Vida exige alarmas visibles en todos los sistemas modernos de alarma de incendio.

Como conclusión a este punto y dada la importancia que reviste reconocer un sistema de alarmas, lo recomendado es instalar sistemas que permitan a todas las personas reaccionar ante un incendio, por lo mismo es necesario aceptar que el sistema de alarma debe ser AUDIOVISUAL, para así asegurar que todos, incluidas las personas con discapacidades puedan enterarse de la ocurrencia de un incendio.

SISTEMAS DE EXTINCIÓN

Sistema de sprinkler

Seguridad industrial: Control de pérdidas

Indicado para edificaciones industriales, comerciales y residenciales, en base a lluvia de agua a presión.

Actúa automáticamente por acción del calor sobre los denominados "sprinklers".

Controla y limita el fuego en su estado inicial utilizando sprinklers convencionales y/o especiales dependiendo del riesgo involucrado.

Los sprinklers descargan agua en forma previamente proyectada, controlando o extinguiendo el incendio por enfriamiento y/o sofocación.

El mecanismo de acción de los sprinklers tipo bulbo es a través de la dilatación del líquido detector de la ampolla bajo la acción del calor. Los de tipo soldadura son accionados a través de un fusible que se funde al sobrepasar su temperatura nominal.

Hidrantes y mangueras complementan manualmente la acción de combate de este sistema.

Sistemas de protección con espuma

Recomendado en casos de líquidos inflamables como gasolina, alcohol, querosén, aceite diesel, acetona y otros derivados del petróleo.

Existen 2 tipos, según su grado de expansión:

A. De baja Expansión :

En donde la relación de expansión espuma-agua es pequeña, menor que 20 a 1, la burbuja contiene gran cantidad de agua.

B. De Media y Alta Expansión :

En donde la relación de expansión espuma-agua es mayor, desde 20 a 1 hasta 1000 a 1.

A medida que crece el índice de expansión, el contenido de agua en la burbuja es menor y ésta es más ligera.

La espuma se genera mezclando espumógeno con agua para obtener el espumante. El espumante se agita mecánicamente para obtener las burbujas.

ESPUMOGENO AGUA

ESPUMANTE AIRE

BURBUJAS DE

ESPUMA

La espuma se forma a través de la mezcla del líquido generado de espuma, del agua y del aire, extinguiendo el fuego por sofocación y enfriamiento, eliminando la alimentación de oxígeno.

Los sistemas de extinción de incendios por espuma de baja expansión se utilizan en riesgos especiales, correspondientes normalmente a líquidos inflamables o combustibles, así como a sus almacenamientos.

Estos sistemas descargan la espuma sobre la superficie del líquido produciendo una refrigeración y, por otro lado, una capa de espuma que cubre progresivamente el líquido extinguiendo el incendio por sofocación.

Además la espuma puede prevenir durante algún tiempo el desprendimiento de vapores.

A diferencia del sistema de extinción anterior, el de alta expansión es aplicable en áreas donde se pretende inundar completamente con espuma, desplazándose así el aire y extinguiendo el incendio por sofocación, por ejemplo en sótanos o bodegas herméticas.

Tipos de espumas

Existen numerosas espumas en el mercado (más de 400), si se incluyen las variaciones en la proporción de las mezclas. Sin embargo, todas ellas se basan en alguna de las siguientes materias primas: PROTEINA HIDROLIZADA O DETERGENTE SINTETICO.

Estas materias primas han producido unos grupos de productos en evolución, con niveles de performance cada vez mejores, a medida que se dan innovaciones y nuevos desarrollos.

Para efecto de este estudio sólo detallaremos dos tipos que son los que habría que analizar para proveer el sistema de extinción de líquidos inflamables:

AFFF sintética resistente al alcohol (AR-AFFF)

Durante la década de los 70, el incremento de los riesgos por solventes polares dio como resultado el desarrollo de las primeras espumas AFFF resistentes a alcohol.

Sobre los hidrocarburos éstas se comportan de modo similar que las espumas AFFF comunes, al mezclarse con agua en una proporción de inducción del 3%. Si esta proporción de inducción se eleva al 6%, la espuma se vuelve efectiva sobre los riesgos de solventes polares. Nuevamente, la presencia de detergentes sintéticos expone a este tipo de espumas al problema de la “recolección” del líquido, y la ausencia de una base proteínica hace que presenten menor resistencia al calor que las espuma AR-FFFP

FFFP resistente al alcohol (AR-FFFP)

Estas espumas se basan en proteínas combinadas con fluorosurfactantes formadores de películas y polímeros. Al ser utilizadas sobre hidrocarburos convencionales, las espumas AR-FFFP resultan un término medio entre las espumas AFFF y FP , comportándose de modo similar que una espuma FFFP normal. Al ser aplicadas sobre un solvente polar, se produce una capa de protección sobre la superficie del líquido, que sustenta el manto de espuma, haciéndola altamente efectiva para tales tipos de incendios.

Las espumas AR-FFFP no contienen detergentes, su tolerancia al combustible es excelente, y por ser fluidas y formar películas, fluyen con rapidez. Su base proteica proporciona a las espumas fluoroproteínicas formadoras de película buena resistencia al calor y a la reignición.

CUADRO COMPARATIVO DE ESPUMAS

VARIABLE

AR-AFFF

AR-FFFP

Resistencia a la reignición

Bueno

Optimo

Resistencia al calor

Bueno

Optimo

Formas de extinción

Sofocación

Sellado de vapores

Sofocación

Sellado de vapores

Grados de inducción

3 -6 %

3 -6 %

Detergentes sintéticos

Presenta

No presenta

Acción sobre Hidrocarburos

Bueno

Optimo

Sistemas de protección con CO2

Proporciona protección rápida y segura contra incendio en locales donde la presencia de líquidos inflamables y equipamientos eléctricos representan un peligro constante.

El sistema de CO2 extingue el fuego a través de la reducción del oxígeno existente en el local. Es un gas inodoro, incoloro, atóxico, anticorrosivo y no conduce electricidad.

Indicado para aplicación local o inundación total del ambiente.

Es obligatorio abandonar el área protegida antes del inicio de la descarga del CO2, lo que debe estar previsto por el sistema instalado de aviso y detección.

Actúa automáticamente cuando se complementa con un sistema de detección y alarma.

Este tipo de sistemas consiste en cilindros de alta presión o tanques de baja presión que contiene dióxido de carbono (CO2) bajo presión, como agente extintor, conectado a tuberías fijas o mangueras. El sistema se usa para la inundación total de un volumen con CO2, tal como una bodega de líquidos inflamables, o por aplicación local en un tambor ardiendo.

Dado que el CO2 no es conductor eléctrico, es frecuente su uso para la protección de equipos eléctricos.

Como es un agente extintor gaseoso, el CO2 es adecuado para fuegos de clase C, y B. Cuando el riesgo a proteger está contenido en un local, el método de inundación total es adecuado. , Cuando el riesgo está al aire libre, se utiliza aplicación local.

Dado que el sistema de inundación total extingue el fuego por sofocación en el interior de un volumen fijo con una cantidad concreta de CO2, el volumen a proteger debe hermetizarse cuando comience la descarga de agente.

Riesgos del CO2

El CO2 es utilizado comercialmente hace muchos años, sin embargo esto no quita que presente riesgos.

El CO2 extingue el fuego por desplazamiento de oxigeno, es decir, déficit de oxigeno, esto llega a ser mortal para las personas si la concentración de oxigeno cae por debajo de 11%

Además, cuando se descarga CO2 se produce un efecto refrigerante que condensa el vapor de agua del volumen creando una niebla, que reduce la visibilidad, provocando confusión.

Por estas razones es necesario instalar alarmas de pre-descarga para permitir la evacuación de todos los ocupantes antes de que el CO2 se descargue.

El CO2 es más pesado que el aire por lo que se acumula en las zonas bajas y cuando se produce la descarga de agente, esta es completa.

Sistema de alta presión

Un sistema de inundación total de CO2 a alta presión es el más común de los tipos de instalaciones, se compone de detectores de incendio, disparadores manuales, cableado, panel de control, cilindros, cabezal de control de cilindro, válvulas de descarga, boquillas de descarga, agente extintor bajo presión y tuberías.

Seguridad industrial: Control de pérdidas

Seguridad industrial: Control de pérdidas
Seguridad industrial: Control de pérdidas

Los cilindros de alta presión están diseñados para soportar la presión creada por las más altas temperaturas que se producen en el interior de los locales que protege.

El diseño normas es para una presión de 850 psi a 70°F.

Si un cilindro o válvula tiene fugas o se rompe, puede convertirse en un proyectil que impulsado por la presión interior es capaz de derribar un muro.

Los cilindros de CO2 de alta presión contienen gas licuado bajo presión. Si la temperatura baja a 32°F la presión cae a 504 psi. Por esta razón el contenido del cilindro sólo puede determinarse pesando el mismo. El peso del cilindro vacío (tara) está gravado en el cuerpo del mismo.

La activación de los detectores o el disparo manual inicia el estado de alarma del panel de control, este panel activa la alarma de predescarga y actúa sobre el sistema de alarma de incendio de la bodega y realiza otras rutinas pero fundamentalmente activa el cabezal de control del cilindro de CO2. El cabezal de control, que está por encima de la válvula de descarga, cuando actúa proporciona una ruta de escape al gas a través de la válvula de descarga hacia la atmósfera. Este escape crea un desequilibrio de la presión en el interior de la válvula de descarga, haciendo que la presión del gas en el interior del cilindro levante el pistón de la válvula. Esto descubre el conducto de descarga del sistema.

Sistema de baja presión

Los depósitos de baja presión de CO2 son básicamente grandes contenedores a presión refrigerados, que mantiene el CO2 líquido almacenado a 300 psi y 0°F aproximadamente. Los depósitos tienen un indicador de nivel de líquido, un manómetro, una alarma de control de alta presión normalmente a 615 psi y una alarma de control de baja presión normalmente calibrada a250 psi. El depósito de presión está aislado y refrigerado para mantener al CO2 en el intervalo de estas dos presiones. En climas fríos también se instala un sistema de calefacción. Tanto la refrigeración como la calefacción están diseñadas para mantener la temperatura interna del depósito a 0°F. Los depósitos de baja presión requieren mayor superficie y altura que los cilindros de alta presión requieren. Necesitan igualmente energía eléctrica para los equipos de refrigeración y calefacción.

A diferencia de los sistemas de alta presión, el CO2 a baja presión puede utilizarse en una cierta cantidad y después interrumpir el caudal.

Para los sistemas de alta presión, una vez que el cabezal de control del cilindro se ha activado, se descarga la totalidad del CO2 acumulado.

Extinción por gas FM-200

Recomendado para centros de procesamiento de datos, salas de telecomunicaciones y de control electrónico, laboratorios, museos, plataformas petroleras y centros de tráfico aéreo.

Él EPA (Environmental Protection Agency) de los Estados Unidos afirma: "El gas FM-200 es el más eficiente sustituto del gas Halon 1301". "El gas FM-200 no degrada la capa de ozono".

Aprobado por la FMI (Factory Mutual International) y la NFPA (National Fire Protection Association) y listado por la UL (Underwriters Laboratories), el gas FM-200 es inofensivo para la salud, absolutamente seguro e indicado para áreas ocupadas por seres humanos, en las concentraciones aprobadas por la NFPA-2001.

Seguridad industrial: Control de pérdidas

No deja residuos, no conduce electricidad y no provoca choque térmico. Economiza espacio físico, tiempo y no degrada el patrimonio custodiado.

No hay nada más rápido; el FM-200 extingue el fuego en menos de 10 segundos, antes de que se propague, evitando daños a instrumentos y equipamientos sensibles.

Cuando activos de alto valor están en riesgo, la rapidez es esencial. Con la aplicación del FM-200 las pérdidas pueden ser casi inexistentes, sin paralizaciones significativas de la producción.

Seguridad industrial: Control de pérdidas

Por ser un sistema del tipo de baja presión, el FM-200 ofrece facilidades para la conversión de los antiguos sistemas de Halon y permite la reutilización de equipos de detección y control.

La instalación de FM-200 requiere un número reducido de cilindros no necesitando, de esa manera, de grandes áreas para almacenamiento de los mismos.

Lamentablemente al ser un sistema reciente en el mercado, en Chile los costos de instalación de estos sistemas son altísimos, encontrándose en la actualidad sólo en el área de la minería.

CUADRO COMPARATIVO DE AGENTES EXTINTORES ESPUMA/CO2

VARIABLE

ESPUMA

CO2

Protección medioambiental

Requiere tratamiento

Inocuo

Formas de extinción

Sofocación

Sellado de vapores

Sofocación

Enfriamiento

Eficiencia frente a líquidos inflamables

Muy bueno

Muy bueno

Riesgo para las personas

Inocuo

Puede ser peligroso en altas concentraciones

Factor de intervención de la productividad

Interrumpe procesos

Agente limpio

Disponibilidad en el mercado

Disponible importación

Disponible nacional

Disposición de residuos

Requiere disposición final autorizada

No genera residuos

Factor de confianza personal

Alto

Alto

Volumen reducido recinto

120 a 150 metros cúbicos

Optimo

Optimo

Volumen alto recinto

150 o más metros cúbicos

Optimo

Bueno

Almacenamiento en Rack

Disposición especial de toberas

Inundación total

Almacenamiento en pila

Inundación total

Inundación total

SISTEMAS DE VENTILACION

La ventilación de loa bodegas debe proyectarse de manera que pueda mantenerse una atmósfera constantemente libre de vapores que puedan generar una mezcla inflamable o explosiva con el aire del recinto.

En general se debe contar con un sistema de extracción natural o forzada que asegure, como mínimo, un caudal de 20 m3/hr por m2 de superficie de planta de la bodega.

En el caso de acción mecánica, el aire a succionar debe tomarse de un punto cercano a un muro, a un costado de la bodega y a una distancia de 30 cm. Sobre el nivel del suelo.

Las aberturas de succión y entrada deben ubicarse de tal forma de proporcionar circulación del aire a través de todo el piso para evitar la acumulación de vapores inflamables.

La succión debe ser directamente hacia el exterior de la bodega.

También se puede utilizar el sistema de insuflación, que es similar en su finalidad que la extracción, pero en vez de extraer el aire a través de succión este es sacado del recinto por ingreso de masas por medio de ventiladores que se ubican en la parte superior de la bodega (no es aplicable a productos con vapores de densidad menor que 1)

Dado que este sistema utiliza la inyección de aire para mantener libre de vapores inflamables el recinto, se hace necesario que el sistema esté conectado al panel de control y que en caso de activación de los censores de llamas, las aberturas de evacuación del aire se sellen inmediatamente, por que en caso contrario el sistema funcionaría como un inyector y proporcionaría más oxigeno a la combustión, acrecentando la reacción.

CAPITULO VII: “CONDICIONES ESPECIFICAS DE ALMACENAMIENTO PARA LIQUIDOS INFLAMABLES”

Luego del reconocimiento de los elementos de protección contra incendios, es necesario establecer algunas características particulares sobre las bodegas con destino de almacenamiento de líquidos inflamables, las cuales se detallan a continuación y emanan de las autoridades correspondientes, las cuales emiten las resoluciones sanitarias correspondientes de aprobación o rechazo, por lo que se hace imprescindible atenerse a estas condiciones para lograr la resolución favorable.

Además es importante destacar que dad la peligrosidad de los productos inflamables l, las autoridades realizan una fiscalización detallada de las empresas que utilizan estos productos, procediendo cuando corresponde, a emitir multas en dinero y establecer plazos perentorios de realización de modificaciones a las condiciones exigidas y en caso de reiteración de multas se puede llegar incluso al cierre de las instalaciones.

En primer lugar, las construcciones deben cumplir con el requisito generales establecidos por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, la que indica que las construcciones para bodegas de líquidos inflamables debe cumplir como mínimo con lo que se indica:

CONSTRUCCIÓN TIPO A

  • Muros externos: RF 120

  • Muros divisorios internos de una misma bodega: RF 120 (hasta el techo)

  • Elementos soportantes verticales: RF 120

  • Elementos soportantes horizontales: RF 120

  • Techumbres (Incluido cielo falso), excepto planchas metálicas: RF 60

  • Muro divisorio entre 2 construcciones (cortafuego): RF 180

  • En caso de cielo falso (no recomendable), éste debe ser RF 60

  • Así mismo, el SESMA hace las recomendaciones siguientes para las bodegas de líquidos inflamables:

    CARACTERÍSTICAS GENERALES DE BODEGAS DE PRODUCTOS INFLAMABLES CONSTRUCCIÓN TIPO A

    • Exclusiva y señalizada.

    • Estructura sólida, incombustible, con muros y techo liviano con resistencia al fuego de acuerdo a lo indicado en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción.

    • Ventilación natural o forzada pero de acuerdo a lo indicado en DS.745/92 del Minsal

    • Extintores bien ubicados, señalizados y en la cantidad indicada por DS.745/92 del Minsal

    • Demarcación de pasillos con líneas amarillas.

    • Almacenamiento ordenado sobre pallets o estanterías tipo rack.

    • Señalizar con letreros que indique la clasificación de los productos almacenados.

    • Rotulación de productos según NCh 2190 of. 93 y NCh 1411 of. 78

    • El almacenamiento no debe obstruir vías de ingreso y evacuación.

    • Distancia mínima de producto a muros de 1m en caso de productos químicos peligrosos.

    • Existencia de un registro, mantenido en un lugar seguro y a disposición del personal a cargo de la bodega, escrito en español, con todos los datos de seguridad de los productos almacenados.

    • Instalación eléctrica reglamentaria (declarada en SEC) y antiexplosiva, según los productos almacenados.

    • Pasillo central con un mínimo 2,4 metros de ancho.

    • Plan de emergencia para casos de derrame y/o incendio.

    • Red húmeda y autónoma, dependiendo del producto y cantidad almacenada que asegure un tiempo de 10 minutos como mínimo de combate al fuego antes de la llegada de bomberos.

    • Sistema de detección automática de incendio, dependiendo del producto y cantidad almacenada según NFPA u otra equivalente reconocida internacionalmente.

    • Sistema de captación de líquidos derramados, dependiendo del producto almacenado.

    • Sistema de automáticos de extinción, sobre la base de polvo químico seco, agua o espuma, dependiendo del producto y de la cantidad almacenada.

    • El producto almacenado debe estar a una distancia mayor a 90 cm de los rociadores, si los tuviese.

    • El almacenamiento de inflamables(sólidos y líquidos) debe realizarse solo en el primer piso, siendo prohibido el realizarlo en el subterráneo.

    Una vez cumplidas las exigencias generales de almacenamiento, se deben aplicar las siguientes medidas, relacionadas con la cantidad de productos almacenados.

    En estas exigencias además se incluyen medidas especiales de protección contra incendios, a medida que la cantidad de productos aumenta:

    Seguridad industrial: Control de pérdidas

    a. -

    0 < X ð

    500 Kg.

    • Al interior de galpón, en zona de bodega, separadas del resto de productos por pasillo de 1,2 mt. Sobre pallet o gabinetes señalizados.

    b. -

    500 < X ð 1000 Kg.

    Condiciones de la bodega

    • Bodega adyacente o separada.

    • Puede tener dos muros comunes RF 180.

    • Construcción tipo a, con entrada independiente externa, con puerta RF-60 mínimo.

    Equipamiento adicional

    • Con sistemas de detección automática de incendio.

    • Plan de emergencia.

    • Control de derrame.

    • Sin instalación eléctrica, pero si la requiere deberá ser antiexplosiva.

    Seguridad industrial: Control de pérdidas

    d.-

    2500 < X ð 20000

    Condiciones de la bodega

    • Bodega separada de otras construcciones y muros medianeros por 5 metros de distancia.

    • Construcción tipo a.

    Equipamiento adicional

    • Sistemas de detección automática de incendio, conectado a una red central externa a bodegas.

    • Red húmeda con abastecimiento en estanque propio y equipos adicionales tales como pitones, mangueras, entre otros, si la cantidad es mayor a 10 ton.

    • Plan de emergencia en caso de incendio, coordinado con la Compañía de bomberos de su zona.

    • Plan de emergencia en caso de derrames.

    • Sistemas de control de derrames.

    • Brigadas de incendios si el almacenamiento es mayor a 10 ton.

    • La instalación eléctrica debe ser antiexplosiva.

    Distribución interna de productos

    • Distancias de productos a muros: 1.0 m.

    • Ancho de pasillos entre pilas: 1.2 m.

    • Ancho de pasillos principales: 2.4 m.

    • Altura máxima de Pallets:

      • Clase 3.1: 1.5 mt

      • Clase 3.2: 2.0 mt

      • Clase 3.3: 3.0 mt

    Seguridad industrial: Control de pérdidas

    e.-

    X > 20000 .

    Condiciones de la bodega

    • Bodega separada de otras construcciones y muros medianeros por una distancia mínima de 6 m.

    • Construcción tipo a.

    Equipamiento adicional

    • Sistemas de detección automática de incendio conectado a una red central, externa a bodegas.

    • Red húmeda, con abastecimiento de estanque propio que asegure una autonomía de 10 minutos como mínimo, antes de la llegada de Bomberos. Equipos adicionales tales como pitones, mangueras y motobombas con suministro de energía propia, entre otros.

    • Sistemas de control automático de incendio tipo Lluvias (sprinkler), con agente extintor de CO2, PQS o Espuma. La instalación de este sistema debe ser de acuerdo a lo establecido en NFPA-13 u otras reconocidas internacionalmente.

    • Sistemas de control de derrames.

    • Plan de emergencia en caso de incendio, coordinado con el Cuerpo de bomberos de su zona.

    • Plan de emergencia en caso de derrames.

    • Brigadas de incendios.

    • La instalación eléctrica de la bodega debe ser antiexplosiva.

    Distribución interna de productos

    • Distancias de productos a muros: 1.0 m.

    • Ancho de pasillos entre pilas: 1.2 m.

    • Ancho de pasillos principales: 2.4 m.

    • Altura máxima de Pallets:

      • Clase 3.1: 1.5 m

      • Clase 3.2: 2.0 m

      • Clase 3.3: 3.0 m

     

    Una vez cumplidas todas las exigencias anteriores se deben aplicar las siguientes tablas para el correcto almacenamiento dependiendo si es en pallets o en racks:

    CANTIDADES DE ALMACENAMIENTO POR ALTURA Y PILA EN PALLET

     

    CLASE

    MAX. CANTIDAD POR PILA

    MAX. VOLUMEN POR PILA

    NFPA

    D.S. 90

    Nch 382

    ALTURA

    (m)

    VOLUMEN

    ( lt )

    IA

    I

    3.1

    1,5 (1pallet)

    11400

    IB

    I

    3.2

    1,95 (2pallet)

    19000

    IC

    I

    3.2

    1.95 (2pallet)

    19000

    II

    II

    3.3

    3,00 (3pallet)

    38000

    IIIA

    III

    altamente

    combustible

    6,00

    57000

    IIIB

    IV

    Combustible

    6,00

    57000

    CANTIDADES DE ALMACENAMIENTO POR ALTURA Y PILA EN RACK DOBLE O SIMPLE.

    CLASE

    MAX. CANTIDAD POR PILA

    MAX. VOLUMEN POR PILA

    NFPA

    D.S. 90

    Nch 382

    ALTURA

    (m)

    VOLUMEN

    ( lt )

    IA

    I

    3.1

    7,5

    28500

    IB

    I

    3.2

    7,5

    57000

    IC

    I

    3.2

    7,5

    57000

    II

    II

    3.3

    7,5

    91200

    IIIA

    III

    altamente

    combustible

    12

    20900

    IIIB

    IV

    Combustible

    12

    20900

    CONCLUSIONES

    A partir de la necesidad de dar cumplimiento a las exigencias que las autoridades sanitarias establecen para la instalación de bodegas para contener líquidos inflamables hemos podido darnos cuenta de que no existe en la actualidad en nuestro país una política clara, reflejada en normas , respecto de las condiciones específicas que se deberían cumplir para lograr desarrollar un proyecto de estas características , así mismo hemos comprendido que para lograr establecer una relación apropiada entre el cumplimiento de las normas aplicables a este tipo de construcción y un óptimo grado de protección a las instalaciones , personas y medioambiente es necesario recurrir a normativas internacionales , como son las normas de la NFPA , lamentablemente estas normativas están diseñadas sobre la base dela experiencia y de la realidad de países que en su cultura industrial tienen asumida la seguridad como parte del proceso productivo y por ende el grado de compromiso y asignación de recursos juega un rol importante dentro de las organizaciones. En el caso de nuestro país se ha intentado interpretar estas normas de tal forma que las empresas puedan acceder al cumplimiento de estas , sin embargo en la práctica es muy difícil que las empresas de nuestro país consigan dar cumplimiento cabal de ellas , dado el grado de complejidad y tecnicismo que significa y además el factor económico , en términos de inversión , el cuál no está aún integrado a los costos propios del proceso productivo.

    También hemos detectado que en la actualidad los profesionales del área de prevención de riesgos , han asumido como suyo el concepto del diseño de los sistemas de construcción , detección y extinción de líquidos inflamables , sin considerar una serie de factores de gran importancia y que no necesariamente deben manejar por su formación.

    Creemos a partir de este estudio que el rol del profesional es definir los grados de protección a los cuales quiere llegar la empresa , considerando la factibilidad económica de la ejecución, el factor de continuidad de procesos , los costos no cuantitativos en términos de recursos directos , como son la imagen corporativa de la empresa y el grado de confianza que la empresa entrega hacia sus consumidores.

    En resumen creemos que no es misión del prevencionista diseñar ni seleccionar los equipos o condiciones específicas de los sistemas de protección contra incendios de líquidos inflamables si no que definir y transmitir a los profesionales ligados a la elaboración y ejecución de estos proyectos cuales son los grados de protección que la empresa pretende de la ejecución de estos proyectos.

    ANEXOS

    PLAN DE EMERGENCIAS

    En toda área de almacenamiento de líquidos inflamables debe contarse con un plan de emergencias que considere personal especialmente entrenado y equipado para combatir incendios y otras emergencias .

    1ª Nombramiento y entrenamiento del personal para el control y combate de incendio y/u otras emergencias. Se deberá designar personal que se haga responsable del uso y operación del equipo de protección contra incendios , contando , además , con un adecuado entrenamiento , que debe realizarse por lo menos una vez al año.

    2ª Procedimientos que deberán ser utilizados en caso de incendios tales como activación de alarmas , aviso al Cuerpo de Bomberos , evacuación del personal y control y extinción de incendio.

    3ª Simulacros de incendios que deben realizarse periódicamente bajo condiciones simuladas de ocurrencia de incendio u otro siniestro , a fin de que el personal esté permanentemente entrenado para actuar en casos reales.

    4ª Mantención periódica de los equipos contra incendios. El equipo de protección personal y los sistemas de protección contra incendios deben ser controlados periódicamente para garantizar su buen estado y empleo en cualquier instante. Además , el personal especializado de la empresa deberá estar preocupado de que estos elementos sean renovados al término d su vida útil.

    5ª Personal entrenado que cuente con elementos necesarios para efectuar un control eficaz en las instalaciones, tuberías , recipientes, etc, a fin de detectar y eliminar fugas filtraciones y formación de focos iniciadores de incendios u otros siniestros.

    La elección del equipo de protección personal , como máscaras antigases, tenidas protectoras contra fuegos u otros riesgos , escudos de defensa, guantes, cascos, etc., dependerá de los riesgos propios del local o recinto.

    Los procedimientos de emergencias deben mantenerse disponibles en cualquier área de operación , actualizándolos regularmente. Debe existir además un resumen del plan de emergencia en un lugar estratégico , junto con los planes actualizados de las instalaciones que contengan , entre otros antecedentes , todos los productos almacenados , su cantidad y ubicación.

    Debe contarse además con las respectivas hojas de seguridad e los productos.

    Debe existir una coordinación previa entre la empresa y los organismos asignados para participar directamente durante una emergencia de incendios , Cuerpo de Bomberos , Carabineros y Servicio de Salud.

    DEFINICIONES

    Bodega común: El almacenamiento de los productos químicos se realiza en un solo recinto exclusivo para ellos, pero separados unos de otros solo por distancias mínimas de seguridad.

    Bodega adyacente: El almacenamiento de los productos químicos se realiza en recinto exclusivo para ellos, pero separado de otras construcciones por dos muros comunes como máximo.

    Bodega separada: El almacenamiento de los productos químicos se realiza en recinto independiente, exclusivo y separado de otras construcciones, por distancias de seguridad de 5 o 6 metros como mínimo, dependiendo de su cantidad.

    Bodega tipo a: Construcción sólida destinada al almacenamiento de productos químicos inflamables sólidos y líquidos, entre otros, y siguiendo las especificaciones dadas por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (indicadas en capítulo 4 de este manual.)

    Muro divisorio interno: Muro que divide en dos a una bodega (debe llegar hasta el techo) en la cual se almacenan la misma clase de productos químico y cuya resistencia al fuego debe ser como mínimo de 120 minutos.

    Muro divisorio: Muro que separa dos construcciones con distinto uso o almacenamiento de diferentes clases de productos químicos. Este muro debe ser cortafuego y con resistencia al fuego de 180 minutos en caso de almacenar productos inflamables.

    Elemento soportante vertical: Vigas o muros que sostienen en todo su perímetro a la bodega.

    Muros externos: Muros que rodean en todo su perímetro a la bodega de productos químicos. En caso de almacenamiento de productos inflamables estos tienen una resistencia al fuego de 120 minutos.

    Plan de emergencias: Documento escrito de tipo operativo, disponible en la empresa donde se estipulan todas las acciones a realizar al momento de enfrentar una emergencia, tanto en casos de incendio como de derrame. Este documento debe ser conocido por todos los trabajadores y por el cuerpo de Bomberos más cercano a la actividad. Además, debe ser confeccionado siguiendo la pauta indicada en la CIRCULAR 95/98 del SEREMI MINVU.

    BIBLIOGRAFIA

    D.S. 745/92 del MINSAL "REGLAMENTO SOBRE CONDICIONES SANITARIAS Y AMBIENTALES BÁSICAS DE LOS LUGARES DE TRABAJO"

    LEY 16744/68 DEL MINISTERIO DEL TRABAJO Y PREVISION SOCIAL SOBRE "ACCIDENTES DEL TRABAJO Y ENFERMEDADES PROFESIONALES".

    D.S 47/92 DEL MINVU "ORDENANZA GENERAL DE URBANISMO Y CONSTRUCCIONES".

    NORMAS DE REFERENCIA NACIONALES E INTERNACIONALES

    • 2.4. D.S. 298/94 DEL MINISTERIO DE TRANSPORTE "REGLAMENTO SOBRE TRASPORTE DE CARGAS PELIGROSAS POR CALLES Y CAMINOS".

    NORMAS CHILENAS DE SEGURIDAD Y SALUD OCUPACIONAL:

    • NORMA NCH 382 of. 98 "LISTADO DE SUSTANCIAS PELIGROSAS COMUNMENTE TRANSPORTADAS Y SU CLASIFICACIÓN INTERNACIONAL (N.U.) 93".

    • NORMA NCH 758 of. 71 "ALMACENAMIENTO DE LÍQUIDOS INFLAMABLES. MEDIDAS PARTICULARES DE SEGURIDAD".

    • NORMA NCH 2120/1 al 9/ of. 89 "IDENTIFICACIÓN DE SUSTANCIAS PELIGROSAS DE ACUERDO A SU CLASIFICACIÓN INTERNACIONAL".

    NORMAS INTERNACIONALES DE SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS:NFPA 30 “FLAMMABLE AND COMBISTIBLE LIQUIDS CODE”

    MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA EL ALMACENAMIENTO DE LIQUIDOS INFLAMABLES ; ASOCIACIÓN CHILENA DE SEGURIDAS

    ENTREVISTA PERSONAL CON SEÑORES ;CHRISTIAN ORTEGA Y NELSON VILLARROEL , GERENCIA GENERAL EMPRESA NEW TECH FIRE , MIEMBROS ACTIVOS NFPA.

    Centro de control de información

    contenedor

    Bodega de inflamables

    2

    1

    1

    (AGITAR)

    LESION

    ACCION INSEGURA

    PERDIDA

    INCENDIO

    DAÑOS

    CONDICION INSEGURA

    Alimentación principal

    Alimentación secundaria

    Detector 1

    Detector 2

    Detector N

    Panel de Control Remoto

    Alarma

    Timbre

    Baliza