Segundo Gobierno de Juan Manuel de Rosas

Historia política argentina. Políticos argentinos del siglo XIX. Dictadura

  • Enviado por: Flor
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad

El segundo Gobierno de Rosas

Materia: Historia

Curso: 1° A

Año: 2008

Índice:

Página 1 Portada

Página 2 Índice

Página 3 Introducción

Página 4 Desarrollo

Página 5 Desarrollo

Página 6 Desarrollo

Página 7 Conclusión

Página 8 Bibliografía

Introducción:

Lo que se desarrollará en este informe serán los aspectos más destacados a la segunda gobernación de Juan Manuel de Rosas, la cual se inicia en el año 1835 luego de la tensión política generada por el asesinato de Quiroga. Este período se caracterizó por el progresivo sometimiento y subordinación del resto del país a su política de gobierno.

Después de la muerte de Quiroga en 1835 y la de López en 1838, los proyecto federales de los caudillos provinciales se fueron desvaneciendo y Rosas quedó como único caudillo nacional, dueño de todo el poder político, militar y económico.

Consolidado su poder ahora sólo se dedica a extender su hegemonía política al resto de las provincias, aprovechando la docilidad de los otros gobernadores provinciales.

Elegí este tema porque al no saber acerca del mismo, buscando información, leí que la asunción de Rosas al poder fue aceptada por todas las clases sociales y me interesó buscar información para conocer más. Por lo tanto, el objetivo es informarme acerca de cómo fue el gobierno de rosas.

Desarrollo:

La segunda gobernación de Rosas.

En muchas oportunidades la Legislatura le ofreció el cargo sin límites a Juan Manuel de Rosas, otorgándole las Facultades Extraordinarias pero Rosas desde su estancia se negó repetidamente a aceptar el ofrecimiento. Ante esta decisión al parecer irrevocable la Sala ofreció el gobierno sucesivamente a varios amigos de Rosas, entre ellos a su socio Juan Terrero, a sus primos Tomás y Nicolás Anchorena y al general Anel Pacheco, pero todos rechazaron el ofrecimiento ante la perspectiva de su seguro fracaso.

Por estos momentos se produjo el asesinato de Facundo Quiroga a manos de los hermanos Reinafe y otros asesinatos como por ejemplo el del gobernador de Salta, Pablo Latorre.

Recién cuando supo del crimen decidió Rosas acelerar el proceso político y tomar el poder.

La legislatura le dio a Rosas el gobierno por 5 años con la suma del poder público, sin más condición que conservar la religión católica y defender la causa nacional de la federación.

Rosas realizó un plebiscito eleccionario (consulta a todos los ciudadanos) con resultados abrumadores ya que tuvo 9.320 votos a favor y 8 en contra.

La asunción de Rosas al poder fue recibida muy bien. Los peones y mulatos lo consideraban su defensor contra los abusos de los ricos. Los comerciantes, profesionales y también la clase alta lo aceptaron porque veían en él la garantía de la estabilidad del país.

La consolidación de su política fue unificar al pueblo a través del uso obligatorio de la divisa punzó, del control de la prensa, de la represión a los que pensaban diferente a él realizada por la “mazorca” (fuerza de choque que intimidaba y eliminaba opositores).

Una de las medidas adoptadas en su primer año de gobierno fue la nueva Ley de Aduanas y la Ley Agraria.

-La Ley de Aduanas de 1835, al gravar con mayores impuestos a los productos extranjeros, inició el Proteccionismo económico que favoreció al interior sin por ello desproteger a los comerciantes porteños.

De esta forma se fortaleció la insipiente INDUSTRIA ARGENTINA: aparecieron las primeras fábricas que utilizaban máquina a vapor, se abrieron talleres de tejidos e hilados y se multiplicaron las artesanías.

-La Ley Agraria fue aprobada en 1836 y tuvo como fin la colonización de las tierras públicas, divididas en parcelas entregadas en propiedad. Estas tierras continuaron afectadas al pago del Empréstito Baring, pero pasaron a ser propiedad de los colonos, con garantía del Estado, de no ser molestados en sus derechos.

Muchos latifundios no cultivados, al ser grabados con altos impuestos, fueron devueltos al gobierno, el cual procedió a venderlos o regalarlos entre soldados y empleados públicos que se comprometían a trabajarlos.

En 1836 se produjo un conflicto diplomático y las naves francesas que estaban en el Río de la Plata, bloquearon el puerto de Buenos Aires. Este bloqueo continuó por dos años y generó una política proteccionista. Los ganaderos del sur de la provincia se revelaron contra el gobierno ante la caída de los precios de la carne.

Concluido el conflicto con Francia, Rosas limita la navegación de los ríos Paraná y Uruguay. Bloqueó el puerto de Montevideo y ayudó a Oribe a invadir el Uruguay y citar la capital en 1843.

Los unitarios aliados a extranjeros habían decidido derrocar a Rosas. Se reunieron en Montevideo para preparar los métodos que iban a utilizar (el terrorismo, el asesinato, el fraude, las confiscaciones.)

La independencia estaba en peligro. Montevideo seguía siendo la sede conspiradora aunque los unitarios estuvieran dispersados por todo el Uruguay y amparados por el general Rivera, quien quedó como presidente al derrocar al presidente constitucional Oribe en 1838.

Los unitarios citan la Confederación desde el Uruguay y Bolivia, contando con la política de la Confederación Peruano, boliviana en 1837 y antiguo apoyo unitario en el norte.

El 13 de Febrero de 1837, Rosas cortaba toda comunicación con el gobierno de Santa Cruz y el 19 declaraba la guerra en un extenso manifiesto.

Las grandes distancias que separaban las provincias del Norte, la falta de recursos y el conflicto con Francia impidieron un accionar bélico eficiente. La columna argentina mandada por Gregorio Paz fue batida en Cayambuyo el 2 de junio de 1834, única batalla significativa.

El 12 de noviembre, moría asesinado en una conspiración unitaria inspirada por Marco Avellaneda, el general Heredia.

Para Argentina la guerra había concluido, sin peligrar la seguridad de su territorio.

Por razones de salud Rosas cada año presentaba su denuncia al mando de las relaciones exteriores de la Confederación, sabiendo que no serían aceptadas.

El ejército de la Confederación, formado por más de 22.000 efectivos argentinos conducidos por Rosas, es derrotado por Urquiza.

Rosas regresa a Buenos Aires y otra vez presenta su renuncia, oscilándose en la embajada inglesa. A la media noche un bote los conduce a la fragata inglesa Centaur. La familia de Rosas el 23 de abril de 1852 llega a Plymouth. Más tarde alquilan una chacra en las afueras de Southampton. El 10 de mayo del mismo año su ex socio Terrero le envía el dinero de la estancia vendida “La San Martín”.

El 14 de marzo de 1877, después de una grave neumonía muere en la chacra que había arrendado en medio de una gran pobreza y asistido por su hija Manuela.

Conclusión:

En 1835 Rosas acepta la gobernación de Buenos Aires obteniendo las facultades extraordinarias y la suma del poder público. A través del tiempo el apoyo recibido se fue diluyendo ya que su gobierno se tomó excesivamente personalista donde los otros poderes se limitaban a aprobar lo que Rosas estipulaba intimidando a todo aquel que pensara diferente inclusive censurando a la prensa.

Paulatinamente en varios sectores de la provincia de Buenos Aires y en el resto del país rosista y la hegemonía comercial porteña que luego se potenciaron con el bloqueo al puerto de Buenos Aires por tropas franco-inglesas.

Finalmente, los constantes estallidos y rebeliones culminan con el derrocamiento de Rosas cuando el entonces gobernador de Entre Ríos Urquiza aliado con fuerzas de Brasil y Uruguay lo vencen en la batalla de Caseros en 1852.

Bibliografía:

-Diccionario enciclopédico ESPASA. Bs. As. Editorial Planeta Argentina, S.A.I.C., 1993. Tomo 5,Rosas (Juan Manuel Ortiz de).

-“La Argentina historia del país y de su gente”. Maria Sáenz Quesada. Editorial Sudamericana.

-Enciclopedia Clarín. Bs As. VISOR Enciclopedias S.A., 1999. Tomo 21, Rosas (Juan Manuel de.)

-“Historia Argentina”. Luis Arena y Natalio Pisano. Editorial Estrada.

-http://aafc-historia-argentina.blogspot.com/2006/11/segundo-gobierno-de-rosas.html

Página 4 de 8