Segunda Guerra Mundial

Historia universal contemporánea. Causas políticas. Desarrollo. Tratado de Versalles. Reparaciones de Guerra. Eje Roma, Berlín, Tokio. Aliados. ONU (Organización de las Naciones Unidas)

  • Enviado por: Fornes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

II GUERRA MUNDIAL.

CAUSAS.

Dos factores, básicamente, fueron decisivos en los orígenes de la II Guerra Mundial: El Tratado de Versalles y Las Reparaciones de guerra.

El Tratado de Versalles. Acuerdo de paz firmado, tras la conclusión de la I Guerra Mundial, entre Alemania y las potencias aliadas vencedoras en junio de 1919 en el palacio de Versalles. En él participaron Estados Unidos (representada por su presidente, Thomas Woodrow Wilson), Gran Bretaña, Francia e Italia. Alemania, que había adoptado un régimen republicano, quedó excluida de las conversaciones. 
Según lo expuesto en el Tratado de Versalles, que seguía en lo básico los Catorce puntos del presidente Wilson, Alemania tuvo que suprimir el servicio militar obligatorio, reducir su Ejército, desmilitarizar todos los territorios situados en la margen oriental del río Rin y los de la margen occidental en una franja de 50 km de ancho, dejar de importar, exportar y prácticamente producir material de guerra, limitar sus fuerzas navales a 36 buques de superficie (no se le permitió mantener submarinos) y el personal naval a 15.000 hombres, quedándole prohibida la aviación militar. Asimismo, el Tratado de Versalles abrogó los acuerdos de Brest-Litovsk. El área fronteriza de Alsacia-Lorena fue restituida a Francia, y la región del Sarre quedó bajo la administración de una comisión de la Sociedad de Naciones durante quince años. Bélgica recibió su independencia.

Alemania también perdió todo su imperio colonial. Las duras condiciones del Tratado, en especial la pérdida de los territorios del este europeo, levantaron duras críticas en Alemania que calificó el Tratado de paz `imposición' y dio lugar a la aparición de numerosos grupos nacionalistas que demandaban la revisión del mismo, y que servirían de soporte para el ascenso al poder en la década de 1930 del nacionalsocialismo.

Reparaciones de guerra. Fueron pagos que pretendían obtener una potencia victoriosa del enemigo derrotado para compensar el coste y los daños ocasionados por la guerra. El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson aplicó el término reparaciones al final de la I Guerra Mundial para diferenciar la demanda aliada de restituciones por daños civiles del antiguo concepto de indemnización.

Los alemanes derrotados aceptaron la obligación de unos pagos en reparación cuando firmaron el armisticio del 11 de noviembre de 1918. Para justificar la obligación alemana de pagar, los aliados incluyeron en el tratado de paz lo que se conoció como la cláusula de culpabilidad de guerra, estableciendo que Alemania reconocía la exclusiva responsabilidad en la causa de la guerra. Esto provocó una intensa amargura nacionalista en Alemania. El tratado también exigía unos pagos provisionales en dinero y especies de cinco mil millones de dólares. Entre 1919 y 1924 varias conferencias internacionales discutieron los problemas derivados de las reparaciones. Tras un pago inicial en metálico de 250 millones de dólares en septiembre de 1921, la hiperinflación del marco hizo que los alemanes solicitaran una serie de aplazamientos, hasta que las tropas francesas ocuparon (1923) la región industrial alemana del Ruhr, como medio de presión para que pagaran lo que debían. El comienzo de la Gran Depresión puso en dificultades todos los pagos. En 1931 el presidente estadounidense Herbert Hoover propuso, y los franceses se vieron obligados a aceptar, una moratoria de un año tanto sobre los pagos de reparaciones alemanes como sobre las deudas de guerra de los aliados con los Estados Unidos. Un año después, en la Conferencia de Lausana, y con el comercio mundial al borde del colapso, las reparaciones que quedaban se vieron reducidas a cantidades insignificantes.

A medida que iba pasando el tiempo en Europa se fueron constituyendo dos bloques claramente diferenciados. De una lado estaba el denominado “EJE” y del otro “LOS ALIADOS”. Con lo que se establecían los dos bandos a los cuales pertenecerían distintos países del mundo que se enfrentarían en la II Guerra Mundial.

EL EJE ROMA-BERLÍN-TOKIO.  
Adolf Hitler, Führer del Partido Nacionalsocialista Alemán, impregnó de racismo su movimiento fascista. Prometió cancelar el Tratado de Versalles y conseguir un mayor espacio vital para el pueblo alemán, un derecho que merecía, a su juicio, por pertenecer a una raza superior. El acuerdo para la formación del “EJE” se inició con la denominación de Eje Roma-Berlín de la Alemania nazi y de la Italia fascista, con el convenio establecido en 1936 entre Adolf Hitler y Benito Mussolini, y la alianza militar negociada en mayo de 1939. Japón se unió a la coalición en septiembre de 1940 —el denominado Pacto de Berlín— y poco después lo siguieron Bulgaria, Croacia, Hungría, España… como partidarios del Pacto anticomunismo firmado por Alemania y Japón en 1936.

LOS ALIADOS.

Con este nombre se conoce al conjunto de países que creó una alianza para evitar que el “EJE” se extendiera por Europa y el mundo. Entre los países aliados más importantes se encontraban Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, URSS… que tuvieron que unirse debido a la gran amenaza del potencial armamentístico que poseía Alemania junto con Italia y Japón. Lo expuesto anteriormente es decisivo para contestar ¿por qué se originó la Segunda Guerra Mundial?; Pero el paso definitivo que hizo que los dos bloques se enfrentaran fue la invasión de Polonia por parte de Alemania y la Unión Soviética.

El triunfo del nacionalsocialismo en Alemania y la política de expansión de Adolf Hitler a mediados de la década de 1930 supuso un grave peligro a la seguridad polaca. Después del Pacto de Munich y la consiguiente destrucción del Estado checoslovaco (marzo de 1939), Polonia se convirtió en el siguiente objetivo de la expansión nazi; a finales de marzo los alemanes demandaron la cesión de Danzig y la adquisición de importantes derechos en el corredor polaco. El rechazo a estas peticiones por parte del gobierno polaco vino acompañado, el 31 de marzo, de un acuerdo de ayuda militar con Francia y Gran Bretaña ante el temor a una posible agresión alemana. El 28 de abril Hitler denunció el tratado de no agresión polaco-alemán y el 1 de septiembre de 1939 (después de un acuerdo de no agresión con la URSS), Alemania atacó Polonia, un hecho que marcó el estallido de la II Guerra Mundial.

A mediados de septiembre de 1939, en poco más de dos semanas del comienzo de la invasión, los ejércitos alemanes habían ocupado la mayor parte de Polonia occidental y central; en el mismo mes, las tropas soviéticas invadieron Polonia desde el este, por lo que las dos potencias invasoras se dividieron el país. Los polacos de las zonas ocupadas por los alemanes sufrieron duras represalias, mientras que en el territorio ocupado por los soviéticos, muchos miles de polacos fueron deportados a Siberia y otros fueron eliminados.

EL DESARROLLO DE LA GUERRA.

 1°. El número de tropas de las fuerzas alemanas y polacas era prácticamente similar. Pero Alemania poseía mayor número de divisiones en determinados sectores de su ejército que hicieron que ésta fuera superior a polaca.

La estrategia polaca consistía en una rígida defensa de toda la frontera y preveía varias semanas de escaramuzas preliminares con los alemanes. No obstante, ambos cálculos resultaron incorrectos. En la mañana del 1 de septiembre, oleadas de bombarderos alemanes atacaron las líneas férreas y bloquearon la movilización polaca. La guerra relámpago consistía en desplegar de forma simultánea fuerzas acorazadas, aviación e infantería para realizar un movimiento en forma de pinza y envolver al enemigo en un breve espacio de tiempo. El 17 de septiembre, un segundo y más profundo movimiento envolvente se cerró cerca de Brest. Ese mismo día, el Ejército Rojo soviético atacó la frontera. Prácticamente toda Polonia había sido invadida el 6 de octubre.

2°. La estrategia de Francia era eminentemente defensiva y consistía en defender la Línea Maginot, fuertemente fortificada. Tras la fulgurante invasión de Polonia, ninguno de los dos bandos emprendió nuevas acciones. Los británicos y franceses, un tanto inquietos, comenzaron a elaborar planes para evitar una nueva guerra mundial. El Alto Mando Alemán, que no confiaba en poder repetir en Francia la ofensiva realizada en Polonia, solicitó más tiempo para conquistar los Países Bajos, Bélgica y la costa francesa del canal de la Mancha. Fue tan escasa la actividad en las primeras semanas de octubre que la prensa estadounidense denominó a esta situación la `guerra ficticia'.

3°. El 30 de noviembre, después de dos meses de discusiones diplomáticas, la URSS declaró la guerra a Finlandia, iniciándose así la denominada Guerra Ruso-finesa. Stalin estaba decidido a llevar a cabo su propia guerra relámpago, pero los fineses, resistieron el ataque inicial de unas tropas soviéticas superiores en número, y continuaron la lucha al año siguiente. Los británicos y los franceses habían centrado su atención desde tiempo atrás en la mina de hierro de la ciudad sueca de Kiruna, que representaba la principal fuente de este mineral para Alemania. El problema era conseguir que Noruega y Suecia cooperaran para controlar esta ciudad y cortar a Alemania el suministro de materias primas, a lo cual ambas se negaron. En Alemania, el jefe de operaciones navales, apremió a Hitler para que invadiera Noruega, con lo que quedaría garantizada la seguridad de los puertos del océano Atlántico, Las primeras observaciones sugerían que la mejor forma de invadir Noruega era mediante la conquista de Dinamarca ya que podría favorecer el desarrollo del plan, puesto que disponía de aeródromos cercanos a Noruega.

 Stalin, que temía una intervención extranjera, puso fin a la Guerra Ruso-finesa y estableció unos términos que obligaban a Finlandia a entregar ciertos territorios, pero le permitían conservar su independencia. Hitler aprobó el plan de invasión de Noruega y Dinamarca en abril, al final de esta batalla Británicos y Franceses resultaron derrotados al tener que retirar estos sus tropas de Suecia para defender sus respectivos territorios.

4°. Al llegar la primavera, Hitler había elaborado un proyecto mejor para la campaña contra Francia y los Países Bajos. El primer plan consistía en atravesar Bélgica tal y como se había hecho durante la I Guerra Mundial. Sin embargo le habían persuadido para que trasladara el grueso de sus tropas al sur de Luxemburgo y al bosque de las Ardenas, puesto que el enemigo nunca esperaría que se realizara un ataque desde esta zona. Cuando comenzó el ataque en mayo de 1940, ambos bandos disponían aproximadamente del mismo número de tropas y carros de combate, aunque las fuerzas aéreas alemanas eran superiores a las de los aliados. No obstante, la ventaja decisiva de los alemanes consistía en que habían planeado todos sus movimientos detalladamente. Además, los británicos y los franceses no estaban preparados para hacer frente a las fuerzas acorazadas alemanas. El 10 de mayo, las tropas aerotransportadas alemanas llegaron a Bélgica y los Países Bajos para apoderarse de los aeródromos, puentes… El Ejército neerlandés se rindió el 14 de mayo. Ese mismo día, el grueso de las fuerzas alemanas partió de las Ardenas por la retaguardia de los ejércitos británicos y franceses.

5°. El grupo panzer tomó la ciudad francesa de Abbeville, y comenzó a avanzar hacia el norte a lo largo de la costa. Los británicos y los franceses se vieron obligados a retroceder hasta los alrededores de Dunkerque. El rey belga, Leopoldo III, capituló al día siguiente. La campaña contra Francia comenzó en junio. Italia declaró la guerra a Francia y Gran Bretaña. La Línea Maginot, no había sufrido el más mínimo daño, pero Francia no disponía de ningún medio para proteger París por el norte y el oeste. El 17 de junio, el mariscal Henri Philippe Pétain solicitó un armisticio, en el que se acordó que Alemania controlaría el norte y la franja atlántica de Francia. El mariscal estableció la capital en Vichy, en la zona no ocupada del sureste.

6°. En el verano de 1940, Hitler dominaba Europa desde el noruego cabo Norte hasta los Pirineos. Su único enemigo activo Gran Bretaña, gobernada desde mayo por un nuevo primer ministro, Winston Churchill, juró continuar la lucha. El Ejército británico había abandonado la mayor parte de su armamento en las playas de Dunkerque. Stalin no pensaba desafiar a Hitler. Los alemanes confiaban en vencer a los británicos obligándoles a que se rindieran por falta de suministros. La batalla del Atlántico comenzó en junio de 1940 y en ella se recurrió a la guerra submarina para cortar el transporte de suministros británicos. Los alemanes contaban ahora con bases submarinas en Noruega y Francia. El método más rápido de acabar con los británicos era una invasión, pero esto implicaba cruzar el canal de la Mancha; Hitler no se arriesgaría a emprender esta acción por lo tanto, la batalla de Inglaterra se desarrolló en el aire. Los alemanes bombardearon puertos, aeródromos y ciudades británicas durante agosto y parte de septiembre de 1940, pero los daños causados, si bien graves para la población civil, resultaron poco decisivos.

7°. Un año después de la caída de Francia, la contienda se convirtió en una guerra mundial. Mientras se llevaban a cabo campañas secundarias en los Balcanes y en el norte de África así como combates aéreos contra los británicos, Hitler desplegó el grueso de sus fuerzas hacia el este y formó una coalición con los países del sudeste de Europa (además de Finlandia) para atacar a la URSS. Por otro lado, los Estados Unidos se limitaron a presionar sobre un Japón ofensivo que había ocupado las colonias francesas en Asia. Estados Unidos pide a Japón que abandone indochina, sin declaración de guerra la escuadra de aviones japoneses destruye a la Estadounidense situada en la había de Pearl Harbour, lo que provoca que los Estados Unidos entren de lleno en el conflicto.

8°. Lo Alemanes obtuvieron importantes victorias al derrotar a Francia, Gran Bretaña en cierta media, conquistar los países bajos, Suecia…  En de junio de 1941, más de 3 millones de soldados alemanes iniciaron la invasión de la URSS. Stalin, cuya confianza en el poderío militar soviético se había tambaleado tras la guerra con Finlandia, prohibió toda respuesta o reacción por miedo a provocar a los alemanes. Además, el Alto Mando soviético había llegado a la conclusión de que la guerra relámpago, tal y como se había llevado a cabo en Polonia y Francia, no podría ponerse en práctica en la URSS; ambos bandos se limitarían a mantener pequeños combates a lo largo de la frontera, al menos durante varias semanas. El Ejército soviético contaba con un potentísimo ejército. Los alemanes habían organizado tres grupos de ejércitos para la invasión que se dirigirían hacia Leningrado, Moscú y Kíev. Hitler y sus generales habían llegado a la conclusión de que su principal problema estratégico consistía en bloquear al Ejército soviético durante la batalla y derrotarlo antes de que pudiera escapar adentrándose en el país; sin embargo, discrepaban sobre cómo superar este inconveniente. Churchill ofreció una alianza a la URSS y Roosevelt hizo extensiva a éste Estado la Ley de Préstamos y Arriendos, pero al cabo de los primeros días, sus respectivos estados mayores creían que la contienda terminaría en una semana aproximadamente.

9°. Antes de finales de diciembre, las fuerzas japonesas habían conquistado las posesiones británicas de Hong Kong así como las posesiones estadounidenses de Guam y la isla Wake; habían invadido las posesiones británicas de Birmania, la península Malaya, Borneo y la posesión estadounidense de Filipinas. La colonia británica de Singapur, considerada durante mucho tiempo como una de las fortalezas más inexpugnables del mundo, cayó en febrero de 1942; los japoneses ocuparon también las Indias Holandesas y desembarcaron en Nueva Guinea en marzo.

Los miembros del “EJE” consiguieron importantes victorias que hicieron posible su expansión por parte del mundo, pero estos miembros también sufrieron importantes derrotas. los Alemanes fueron vencidos en Stalingrado, retrocedían del norte de África, de la región de Caucasia… Los japoneses obtuvieron una importante derrota en Midway, por la cual Estados Unidos pasó a controlar gran parte del pacífico en Asia oriental. Los aliados obtuvieron el dominio de la isla de Guadalcanal. Poco a poco Europa y Asia oriental se iban llenando de pequeñas y grandes victorias para los aliados que lógicamente iban cada vez más hundiendo al otro bloque formado por Alemania, Italia y Japón como países principales.

10°. El general Alfred Jodl, firmó la rendición incondicional de todas las Fuerzas Armadas alemanas en el cuartel general de Eisenhower, establecido en Reims, el 7 de mayo. Los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña declararon el 8 de mayo el Día de la Victoria en Europa. La rendición incondicional completa entró en vigor un minuto después de la medianoche, una vez firmado en Berlín un segundo documento que también suscribió la URSS. El final de la guerra no se avistaba, a pesar de que la situación de Japón era desesperada a comienzos de 1945. La Armada japonesa ya no volvería a operar a pleno rendimiento, pero la mayor parte del Ejército se encontraba en buenas condiciones y estaba desplegado en los archipiélagos y en China. Los japoneses dieron una muestra de lo que aún podía esperarse de sus fuerzas recurriendo a las actividades de los kamikazes.  
A lo largo de todo el conflicto, los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña habían llevado a cabo un gran proyecto científico e industrial para el desarrollo de armas nucleares, y creían que Alemania estaba investigando en el mismo campo.
Se fabricaron dos bombas más, y comenzó a plantearse la posibilidad de emplearlas contra Japón para conseguir su rendición. El presidente estadounidense Harry S. Truman permitió que se lanzaran estos dos artefactos porque, según explicó, creía que podrían salvar miles de vidas; la primera cayó sobre Hiroshima el 6 de agosto, y la segunda se lanzó sobre Nagasaki tres días después. El resultado de esto fue el exterminio de más de 250000 personas. Japón anunció su rendición el 14 de agosto, aunque no fue totalmente incondicional debido a que los aliados habían acordado permitir que el país mantuviera a su emperador. La firma oficial se realizó en la bahía de Tokyo a bordo del acorazado Missouri el 2 de septiembre. La delegación aliada estaba encabezada por el general MacArthur, que pasó a ser el gobernador militar del Japón ocupado.

CAUSAS POLÍTICAS DE LA GUERRA.

O.N.U.

Organización internacional de naciones basada en la igualdad soberana de sus miembros. Según su Carta fundacional (en vigor desde el 24 de octubre de 1945), la ONU fue establecida para “mantener la paz y seguridad internacionales”, “desarrollar relaciones de amistad entre las naciones”, “alcanzar una cooperación internacional fundada sobre las relaciones de amistad entre las naciones”, “alcanzar una cooperación internacional en la solución de problemas económicos, sociales, culturales o humanitarios” y “fomentar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Sus miembros se comprometen a cumplir las obligaciones que han asumido, a resolver disputas internacionales a través de medios pacíficos, a no utilizar la amenaza o el uso de la fuerza, a participar en acciones organizadas en concordancia con la Carta y a no ayudar a un país contra el que la ONU haya dirigido estas acciones, y a actuar de acuerdo con los principios de la Carta. Se suele considerar a la ONU como sucesora de la Sociedad de Naciones, organización internacional creada tras la I Guerra Mundial para cumplir muchos de los mismos fines. La Sociedad, sin embargo, no consiguió mantener la paz, y se debilitó de forma paulatina en los años previos a la II Guerra Mundial. El primer compromiso para establecer una nueva organización internacional se recogió en la Carta del Atlántico, firmada por el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt y el primer ministro británico sir Winston Churchill el 14 de agosto de 1941, en una conferencia celebrada a bordo de un buque de guerra frente a las costas de Terranova. Ambos dirigentes se comprometieron a establecer un “sistema permanente y más amplio de seguridad general” y expresaron su deseo de “conseguir la máxima colaboración de todas las naciones en el plano económico”. Los principios de la Carta del Atlántico fueron aceptados por las Naciones Unidas de forma más general en su Declaración, firmada el 1 de enero de 1942 por los representantes de las 26 naciones aliadas contra las potencias del Eje Roma-Berlín-Tokio durante la II Guerra Mundial. Fue en este documento donde por primera vez se utilizó de modo oficial el término Naciones Unidas, que había sido sugerido por Roosevelt. Delegados procedentes de 50 naciones se reunieron en la ciudad estadounidense de San Francisco el 25 de abril de 1945 para la oficialmente denominada Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional. Durante dos meses elaboraron una carta de 111 artículos basada en el borrador realizado en Dumbarton Oaks. La Carta fue aprobada el 25 de junio y firmada al día siguiente. Entró en vigor el 24 de octubre de 1945, tras ser ratificada por la mayoría de los signatarios. Los vínculos surgidos de la alianza bélica contra enemigos comunes aceleraron el acuerdo para establecer esta nueva organización.  
La ONU en agosto de 1946 se trasladó temporalmente a Lake Success (Nueva York). Ese mismo año se adquirió un lugar que bordeaba el East River de Manhattan y se elaboraron planes para establecer una sede permanente.  
Según queda recogido en su Carta, la adhesión a la ONU está abierta a todos aquellos estados “amantes de la paz” que acepten las obligaciones de la Organización. Las 50 naciones que asistieron a la Conferencia de San Francisco, a las que se unió Polonia, se convirtieron en miembros fundadores de la ONU. Hasta 1971, China estuvo representada por una delegación del gobierno nacionalista de Taiwan. Sin embargo, en octubre de ese mismo año, la Asamblea General votó a favor de que fuese la delegación de la República Popular China la que ocupase dicho puesto. Los nuevos miembros son admitidos a propuesta del Consejo de Seguridad y tras ser aceptados por una mayoría de dos tercios en la Asamblea General. Desde 1945, el número de sus miembros ha sobrepasado en más de tres veces el inicial, sobre todo debido a la admisión de muchos países africanos y asiáticos que alcanzaron la independencia con posterioridad a la fundación de la Organización. En mayo de 1994, la ONU contaba con 184 miembros. La Carta de la ONU estableció seis órganos principales: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Tutela o de Administración Fiduciaria, el Tribunal Internacional de Justicia y la Secretaría General.Todos los estados miembros están representados en la Asamblea General, que es el principal organismo deliberativo de la ONU. El Consejo de Seguridad, reunido en sesión permanente, es el órgano central para el mantenimiento de la paz. El Consejo cuenta con 15 miembros, 5 de ellos permanentes: China, Francia, Reino Unido, Rusia y Estados Unidos. Con carácter periódico se han elaborado propuestas para integrar nuevos miembros permanentes (como, por ejemplo, Alemania o Japón) para reflejar de este modo el cambiante equilibrio de poder mundial, pero hasta la fecha no se ha llevado a cabo ninguna revisión importante. Los miembros no permanentes son elegidos para un bienio, y la Asamblea General elige cinco nuevos miembros cada año. Las decisiones del Consejo necesitan nueve votos, incluidos los votos por unanimidad de los miembros permanentes cuando se trate de temas de vital importancia. Esta regla de la “unanimidad de las grandes potencias” no es válida cuando se trata de cuestiones de procedimiento. Los costes operativos de la ONU se cubren con aportaciones efectuadas por los estados miembros de acuerdo con un programa de contribuciones aprobado por la Asamblea General.