Segunda Guerra Mundial

Historia Universal Contemporánea. Siglo XX. Antecedentes. Desarrollo y consecuencias. ONU (Organización de las Naciones Unidas)

  • Enviado por: RoMy
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


ANTECEDENTES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

La Segunda Guerra Mundial tiene sus antecedentes en la tensión entre los países europeos, surgida por crisis económicas y sociales. Entre éstas, la más importante fue la inconformidad de Italia y Alemania al finalizar la Primera Guerra Mundial, que recrudeció por la crisis económica de 1929.

Esto dio lugar al surgimiento de regímenes fascistas y militaristas que siguieron una política expansionista y, además, la polarización de las naciones provocada por la Guerra Civil Española.

El conflicto duró desde 1939 hasta 1945 , participaron más de 32 países proporcionando armamento bélico y alimentos . Las poblaciones del mundo vivieron en constante zozobra por años. Las naciones se dividieron en dos bloques: por un lado, los países aliados, Francia, Gran Bretaña, Unión Soviética y Estados Unidos de América, y por otro, las naciones del eje: Alemania, Italia y Japón. La destrucción que provocó el enfrentamiento bélico y la pérdida de vidas y obras materiales, hizo que la humanidad reflexionara y valorara aún más la importancia de mantener la paz. La Segunda Guerra Mundial mostró la terrible capacidad de destrucción, la violencia de los ataques sobre la población civil, el genocidio ,el terrible exterminio de judíos y gitanos llevados a cabo por el régimen nazi. Las nuevas armas, los cohetes de largo alcance y la bomba atómica provocaron millones de víctimas.

La política expansionista de Japón en Oriente.

Como resultado de las conquistas territoriales después de las guerras contra Rusia y de la Primera Guerra Mundial, Japón alcanzó un desarrollo industrial, comercial y militar muy importante.

En 1926 subió al trono el emperador Hirohito (1901-1989), quién favoreció la expansión militarista japonesa, pues buscaba convertir a su país en la principal potencia militar y económica de Asia.

En 1931, Japón invadió Manchuria, siguiendo una política agresiva y expansionista y se separó de la Sociedad de Naciones. Asimismo, apoyado por su flota naval invadió Corea, Formosa y gran parte de las islas del océano Pacífico. En 1936, Japón firmó un acuerdo anticomunista con Alemania y más tarde con Italia, y en 1937, inició la conquista del territorio chino.

Los italianos en África.

Italia conservaba como sus posesiones Eritrea y Somalia en África, que colindaban con Abisinia o Etiopía. En 1896, los italianos trataron de conquistar sin éxito la parte noroeste de África, por lo que firmaron un acuerdo de paz y un tratado de defensa mutua con Abisinia.

Sin embargo, cuando Abisinia firmó tratados comerciales con Japón y de ayuda financiera con los Estados Unidos de América en 1935, la Italia fascista sintió que su influencia disminuía e invadió Etiopía.

Entre los objetivos que Italia esperaba obtener, era abastecerse de materias primas, encontrar salida a su corriente migratoria y extender su área de influencia hasta el Nilo.

El ejército italiano estaba formado por las “camisas negras”, que eran los grupos fascistas de apoyo a Mussolini, el Duce, y por ejércitos mercenarios nativos reclutados en Eritrea. El apoyo militar que le daban además de tropas blindadas y escuadras de aviones, superaba el rudimentario armamento del ejército abisinio. Este hecho favoreció la alianza de los gobiernos nazi y fascista.

A pesar de la oposición de Gran Bretaña y de Francia, con los que Italia tenía tratados en contra del rearme, la invasión se llevó a cabo, y cuatro días después la Liga de las Naciones condenó la acción de Italia e impuso sanciones económicas, que no se cumplieron.

En mayo de 1936, Etiopía fue formalmente anexada por Mussolini e incorporada a otras posesiones, como las colonias italianas del este de África o el África Oriental italiana.

Desde la invasión a Etiopía, Italia no había firmado ni reconocido al gobierno de Hitler, pero cuando Hitler intentó incorporar a Austria en 1934, Mussolini alineó 75 mil soldados italianos en la frontera ítalo-austriaca y anunció que intervendría si Alemania pretendía continuar con esa acción.

Italia se unió en un principio con Francia y Gran Bretaña, formando el Frente de Stresa, en contra de las repetidas violaciones que Alemania había hecho al Tratado de Versalles. Sin embargo, Alemania reconoció la conquista italiana en Abisinia y en 1937 la cooperación entre Hitler y Mussolini produjo resultados, al firmar un acuerdo de apoyo mutuo en aras de sus metas comunes. Con la anuencia de Italia, Alemania anexó Austria.

Las políticas racistas nazis hicieron su efecto en Italia, cuando Alemania dispuso excluir a los judíos de su administración civil y militar. Mussolini apoyó las demandas de Hitler en contra de Checoslovaquia, y en 1939 los italianos invadieron Albania, en la península de los Balcanes.

DESARROLLO Y CONSECUENCIAS DE LA GUERRA.

La Segunda Guerra Mundial estalló en Europa en 1939, veinte años después de haberse firmado el Tratado de Versalles y en ella participaron naciones de todos los continentes apoyando de diversas maneras el bloque de las potencias del Eje: Alemania-Italia-Japón o a los aliados: Francia-Gran Bretaña-Rusia.

Desarrollo del conflicto Bélico.

En Abril de 1939, Adolfo Hitler anunció al Parlamento alemán su deseo de ocupar el corredor polaco, que había sido cedido a Polonia al término de la Primera Guerra Mundial para darle salida a dicho país al mar Báltico, y que a la vez dividía e territorio de Alemania. Esta decisión convenció a Francia y Gran Bretaña de terminar con la política de paz que habían seguido durante la década anterior.

Propusieron a la Unión Soviética que se uniera en la defensa de Polonia al término de la Primera Guerra Mundial para detener la agresión de Hitler. El líder soviético, Stalin, que no quería alianzas con las potencias occidentales, firmó un pacto de no agresión con Hitler; que consistió en respetar sus fronteras y obtener el dominio de una parte de Polonia.

El pacto desconcertó al mundo, pues la política nazi surgió con ideas claras en contra del comunismo; la verdadera intención de Hitler era evitar dos frentes de guerra.

En forma repentina este pacto de amistad y no agresión con Alemania Pacto germano-soviético o Pacto Ribbentrop- Molotov ( estos son los nombres de los respectivos negociadores) tenía un cláusula secreta donde los hombres de confianza de Hitler y Stalin, respectivamente se repartían Polonia.

Victorias del Eje.

El 1° de setiembre de 1939, Hitler anunció la invasión de Polonia, no emitió una declaración formal de guerra pero el 3 de setiembre Gran Bretaña y Francia lanzaron un ultimátum de dos horas para que las tropas alemanas abandonaran el territorio polaco. Cumplido el plazo, ambas naciones declararon que estaban en guerra con Alemania.

La invasión de Alemania a Polonia inició la movilización de otros países en su contra, pues Francia y Gran Bretaña le declararon la Guerra. Polonia cayó en poder de los alemanes y fue ocupada por los nazis y soviéticos; éstos últimos también atacaron Estonia, Letonia, Lituania y Finlandia.

Hitler recurrió a la “guerra relámpago”, Europa quedó totalmente sorprendida por la rapidez de los ataques y el uso de las denominadas divisiones panzer, éstas eran fuerzas de choque de aproximadamente 300 tanques acompañadas por fuerzas de suministros y la aviación, las unidades de infantería, luego se encargaban de asegurar el territorio conquistado.

El siguiente objetivo de Hitler, para 1940, fue apoderarse de la península Escandinava para dominar Dinamarca y Noruega, y así establecer bases navales y áreas con el propósito de atacar a Gran Bretaña.

En poco tiempo, los submarinos alemanes iniciaron operaciones contra los barcos británicos mercantes y de pasajeros.

En Gran Bretaña, el primer ministro Winston Churchill (1874-1965) estaba dispuesto a enfrentarse a Hitler. En su primer discurso advirtió que el camino hacia la victoria en la guerra no sería fácil, que no tenía nada que ofrecer a los británicos excepto sangre, sudor y lágrimas. Los acontecimientos de los siguientes cinco años le darían la razón.

En mayo de 1940, Hitler ya preparaba su ofensiva contra Francia. A lo largo de la frontera con Alemania, los franceses habían construido una serie de fortificaciones para defenderse, la línea Maginot, pero una vez más, como en la Primera Guerra Mundial, los Alemanes invadieron por Bélgica y sorprendieron a los ejércitos franceses.

El ataque a Bélgica se realizó con tropas de paracaidistas, y Alemania ejerció presión amenazando con destruir los puertos si no se rendía el gobierno belga.

Desde ahí los tanques alemanes avanzaron hacia Francia y provocaron la retirada francesa a la costa de Dunquerque, donde las tropas aliadas fueron rescatadas por Gran Bretaña en embarcaciones civiles. Las fuerzas inglesas y francesas no tenían calculado que el asalto a Francia sería a través de Luxemburgo y el bosque de las Ardenas, cuando avanzaron las divisiones panzer, rápidamente arrasaron el norte de Francia.

El ataque aéreo de los nazis a Francia continuaba sin tregua, mientras los ejércitos italianos fascistas invadían por el Sur, dirigidos por Mussolini. La situación en Francia parecía perdida ante el avance alemán sobre París ocupada el 14 de junio de 1940, los habitantes huían hacia el Sur, por lo que el gobierno Francés se vio forzado a establecer un gobierno en Vichy, al sur de Francia, con el general Petain como primer ministro.

Sin embargo, Petain mantenía lazos de cooperación con el gobierno nazi, y esto provocó que se estableciera en Londres un gobierno francés en el exilio, bajo el mando del general Charles de Gaulle (1890-1970).

Gran Bretaña tenía todo dispuesto para enfrentar a los nazis. El ataque alemán se inició en el verano, con un bombardeo intenso sobre Londres con la finalidad de destruir a la Real Fuerza Aérea británica. Los bombardeos nazis superaban en número a los británicos, pero éstos ya tenían armas secretas: el radar y el detector de señales.

Los ataques alemanes al principio se centraron en las bases navales y aéreas, pero después pueblos y ciudades fueron arrasadas. Hitler había ordenado atacar día y noche, por lo que el número de muertos civiles se elevó hasta 600 por día y el de heridos alcanzó los tres mil. La idea de Hitler era derribar la moral del pueblo inglés pero se equivocó. La Real Fuerza Aérea respondió la agresión bombardeando Berlín y otros puntos en Alemania, y ante tal muestra de resistencia los alemanes optaron por abandonar su objetivo.

En marzo de 1941, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Lend- Lase Act. Ley de Préstamo y Arriendo y asignó a disposición del presidente 7.000 millones de dólares para ayudar a cualquier país que el presidente designara como destinatario de la ayuda, de esta manera Estados Unidos pensaba asegurar la victoria aliada frente a las potencias del Eje, sin necesidad de enviar gran cantidad de tropas a Europa. Pero ya en julio de ese año la marina norteamericana empezó a escoltar los convoyes británicos y el presidente Roosevelt había autorizado a sus naves a abrir fuego contra embarcaciones de las potencias del Eje , éstas maniobras muestran un estado de guerra no declarada entre Estados Unidos y Alemania. La caída de Francia provocó un efecto psicológico tremendo en los Estados Unidos, el público empezó a tomar conciencia de las consecuencias que tendrían para su país el dominio nazi de Europa.

En 1941, Hitler rompió el pacto de no agresión que tenía con Stalin, pues pretendía obtener espacio para el desarrollo de la raza aria y ocupar esos territorios, así como obtener grandes yacimientos minerales. Primero atacó los Balcanes, después Grecia y Yugoslavia; en el mismo día estos territorios se rindieron. Asimismo, Rumania, Bulgaria y Hungría se aliaron a Alemania.

El ataque a la URSS se inició por aire y tierra el 22 de junio del año 41, el bombardeo alemán destruyó mil aviones de guerra soviéticos estacionados en tierra. Debido a la sorpresa, el ejército rojo fue rápidamente sitiado en Leningrado, asecharon Moscú, y a las regiones productoras de granos y petróleo al sur de la capital soviética. Ante este avance de las tropas alemanas, Stalin inició el traslado de las plantas industriales y sus obreros más allá de los montes Urales. Lo que no pudo ser trasladado, fue destruido siguiendo una política de tierra arrasada. Los Estados Unidos proporcionaron ayuda económica , pertrechos militares y alimentos, fundamentando este envío en la Ley de Préstamos y arriendos de 1940.

Asimismo, mientras los alemanes combatían en la URSS, Japón iniciaba sus planes de conquista para la formación de su propia esfera de influencia en el Oriente. De hecho la expansión japonesa se inició en 1931 con la conquista de Manchuria, y años después con la invasión a China. Sin embargo, el verdadero obstáculo para la expansión de Japón era Estados Unidos, que veía amenazadas sus posesiones en las islas Filipinas.

Con el desarrollo del conflicto, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt (1882-1945) ordenó detener los embarques de petróleo y acero con destino a Japón. Esta acción le impedía a Japón continuar la guerra contra China, pero a la vez le abría la opción de invadir Indochina, Indonesia y Malasia, para obtener ahí las materias primas que necesitaba.

La guerra entre Estados Unidos y Japón era inevitable. Y así lo demostró el ataque japonés a la base militar estadounidense de Pearl Harbor, en las islas Hawai, el 7 de diciembre de 1941, donde los aviones japoneses destruyeron 8 portaaviones y 200 aviones. Este acontecimiento provocó la declaración de guerra de Estados Unidos a Japón y a los países del Eje.

En el año 1942 la guerra en Oriente aumentó en intensidad.

La expansión japonesa se dirigió hacía las Filipinas, Hong Kong, Guam, Wake, Malasia y Singapur. Después siguió hasta Borneo, Sumatra, y ya en ese año, la bandera japonesa ondeaba sobre casi todas las islas del océano Pacífico. Los aliados al mando del general Mac Arthur lucharon para detener el avance japonés hacia Australia y Hawai. En las batallas del mar de Coral el 7 de mayo y en la isla de Midway los ejércitos aliados triunfaron, lo que les permitió ganar territorios para acercarse a Japón.

Contraofensiva aliada.

La guerra en el norte de África entre ingleses y alemanes por el control del canal de Suez, punto estratégico para Gran Bretaña por su relación comercial con la India, se había iniciado desde 1939, el general Erwin Rommel (1891-1944), conocido como el Zorro del desierto, dirigía la avanzada de los ejércitos alemanes en esta región haciendo retroceder a los británicos.

Fue en 1942 cuando las tropas británicas al mando del general Montgomery atacaron desde El Alamein y avanzaron contra los alemanes hasta lograr su rendición en el frente, con el apoyo del general estadounidense Dwight D. Eisenhower (1980-1976).

El triunfo aliado en el norte de África y la victoria soviética sobre los alemanes en la batalla de Stalingrado, fueron el principio del fin de Hitler, quien se rehusaba a admitir que el imperio nazi se derrumbaba.

Desde esa misma región de África las tropas aliadas iniciaron su marcha sobre Italia, cruzando el Mediterráneo, por lo que, los italianos exigieron la renuncia de Mussolini en 1943; sin embargo, los ejércitos alemanes continuaron defendiendo el norte de Italia hasta 1945.

Mientras tanto, los aliados preparaban un plan para invadir Francia y liberar a Europa Occidental del dominio nazi. Dicho plan se conoció como el Día D y se desarrolló a través de la conducción del general Eisenhower al dirigir más de 2 millones de soldados británicos, norteamericanos y canadienses durante el desembarco en Normandía, en la costa norte de Francia. Esta fue la invasión naval más importante de la historia, junto con los soldados desembarcaron medio millón de vehículos que permitieron tras la formación de una cabeza de playa, romper las líneas defensivas alemanas.

La invasión se inició el 6 de junio de 1944 y consistió estratégicamente en ocupar por sorpresa, por agua, tierra y aire, la costa francesa e ir avanzando hasta que los nazis emprendieran la retirada. El plan dio resultado y los alemanes abandonaron París, mientras las tropas aliadas entraban triunfantes.

Para entonces los alemanes luchaban en dos frentes, lo que siempre quisieron evitar. Por el Oriente, el ejército soviético avanzaba hacia Alemania, mientras que los estadounidenses y británicos marchaban por el Occidente.

Debido a esto, los nazis se vieron obligados a replegarse en ambos frentes; sin embargo, Hitler afirmaba que no se rendían, que continuarían peleando, en enero de 1945 se había mudado a un búnker subterráneo en Berlín para dirigir los últimos tramos de la guerra pero el 30 de abril se suicidó, dos días después del fusilamiento de Mussolini por parte de las fuerzas partisanas italianas. La rendición incondicional de Alemania fue el 7 de mayo, esta rendición pone fin a la guerra en el continente europeo.

Poco antes, en febrero de 1945, Churchill, Stalin y Roosevelt se habían reunido en la Conferencia de Yalta para decidir sobre el desarrollo de la guerra, el futuro de la Europa Oriental y la previsible derrota de Alemania y su régimen nazi.

Roosevelt, presidente de Estados Unidos, murió en 1945 cuando iniciaba su cuarto período presidencial, poco antes de que Alemania firmara la rendición incondicional. Harry S. Truman le sucedió en la presidencia.

Mientras tanto en el Pacífico, los aliados seguían avanzando hacia Japón. Tras largos meses de combate bajo las órdenes del general Mac Arthur, los marinos estadounidenses lograron tomar las islas de Iwojima y Okinawa, este avance abría la posibilidad de invadir Japón.

Los aliados sabían que Japón tenía un ejército fuerte y dispuesto a defender su nación, por lo que la lucha sería intensa; además los japoneses contaban con miles de hombres dispuestos a lanzarse en misiones suicidas, conocidos como kamikases, en aviones cargados de explosivos sobre los barcos aliados.

Al mismo tiempo Estados Unidos contaba con un arma nueva y muy poderosa, la bomba atómica, que comenzó a desarrollarse durante la década de 1930, cuando físicos nucleares lograron romper el átomo de uranio.

Nuevamente, Truman, Winston Churchill y José Stalin se reunieron Postdam y enviaron a Japón una petición conjunta de rendición incondicional, a la vez que impusieron severas condiciones de paz a Alemania. El gobierno japonés no respondió, el 6 de agosto de 1945 se lanzó un abomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima, en Japón; dos días después se lanzó otra sobre Nagasaki.

Ante el horror de la destrucción atómica, el emperador Hirohito pidió a los generales que se rindieran para no ver sufrir a más gente inocente. La rendición de Japón se firmó a bordo del portaaviones estadounidenses Missouri el 2 de septiembre de 1945.

Costos de la guerra.

Los países que participaron en el conflicto sustituyeron la producción de bienes de consumo por la elaboración de materiales de guerra, debido a que muchas de las prósperas regiones económicas de Europa fueron devastadas por los combates.

Las fábricas europeas fueron cayendo poco a poco en poder de los nazis y las naciones aliadas recurrieron a Estados Unidos para obtener provisiones.

Al principio, cuando Alemania atacó Polonia, los estadounidenses no estaban preparados para la guerra, pero en dos años formaron un gran ejército que llegó hasta 15 millones de hombres que se trasladaron a Europa para apoyar a los aliados, y con ello crearon también una gran industria de guerra.

El medio utilizado por los gobiernos para motivar a la población a que apoyaran la guerra fue todo tipo de propaganda en radio, periódicos, cine y teatro.

El resultado de la Segunda Guerra Mundial en números fue impresionante: casi 55 millones de hombres, mujeres y niños perdieron la vida; de ellos las bajas civiles superaron a las militares. Los bombardeos aéreos arrasaron ciudades enteras, destruyeron catedrales, museos, y una enorme cantidad de fábricas y hogares.

Miles de personas perdieron a sus seres queridos, cientos de familias quedaron desmembradas y millones de seres humanos sufrieron humillaciones.

La Segunda Guerra Mundial fue una guerra total, Europa quedó en ruinas y perderá su posición en el orden mundial frente a las dos superpotencias triunfantes, Estados Unidos y la Unión Soviética. Sus diferencias ya se habían hecho notar en Yalta y así fue como comenzó la Guerra Fría.

( Aconsejo colocar fotos de la destrucción de la guerra.) y Conferencia de Yalta.

El desastre atómico.

Los nombres de las bombas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki eran, Muchachito “Little Boy” y El Gordo “Fat Man”. Las llevaron desde Los Angeles hasta las islas Marianas, a bordo del barco Indiana. El piloto del avión Enola Gay llamado Paul Tibbets, lanzó a “Little Boy” sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Esta bomba mató a 100.000 personas y otras 20.000 fueron víctimas de las radiaciones, también nacerán niños con terribles malformaciones. Tres días después Estados Unidos arrojó la segunda bomba sobre Nagasaki. Las bombas convirtieron la región en un horno con vientos de más de 1200 km. por hora.

La bomba se construyó en un laboratorio de Los Álamos, en Nuevo México bajo la dirección de J. Robert Oppenheimer.

Aconsejo colocar fotografías de las consecuencias de Hiroshima.

El Juicio de Nürenberg a los criminales de guerra.

Con la rendición de Japón terminó la Segunda Guerra Mundial. Las naciones vencedoras decidieron dar un castigo ejemplar la los nazis cuyos jefes fueron juzgados en la ciudad de Nüremberg, antiguo escenario de concentraciones y actos de adhesión a Hitler. Los jerarcas del régimen, fueron acusados de conspiración contra la paz y crímenes contra la humanidad. El Tribunal Internacional Aliado comenzó a sesionar el 21 de noviembre de 1945 y dictó sentencia el 1° de octubre del año siguiente. De veintidós dirigentes nazis juzgados, doce fueron condenados a muerte en la horca, siete a prisión y tres absueltos. La enorme cantidad de delitos cometidos por los nazis motivó la creación de otros tribunales como el de Luneburgo encargado de juzgar a los dirigentes del campo de concentración de Belsen donde los británicos habían encontrado 13.000 cadáveres sin enterrar.

Establecimiento de la Organización de las Naciones Unidas.

El 26 de junio de 1945, representantes de 50 naciones aliadas se reunieron en San Francisco , California, Estados Unidos para buscar la manera de impedir que se repitiera una guerra. Como consecuencia fundaron la Organización de la Naciones Unidas (ONU), que se encargaría de mantener el equilibrio del poder en el mundo.

La carta con los fundamentos establecía una Asamblea General con representantes de todos los Estados miembros y un Consejo de Seguridad compuesto por cinco miembros permanentes, que serían Estados Unidos, Gran Bretaña, Unión Soviética, Francia y China, y seis miembros no permanentes, rotativos, elegidos por la Asamblea General.

Con este sistema se esperaba que la ONU actuara rápidamente y en forma decisiva para intervenir en momentos de crisis, y que las principales potencias siguieran cooperando para mantener la paz mundial. Pero esas esperanzas se esfumaron unos meses después cuando, en 1946, Winston Churchill advirtió que Stalin había levantado una “cortina de hierro” sobre los países que había ocupado durante la guerra.

Hitler tras denunciar las cláusulas sobre desarme impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles, reimplantó el servicio militar puso a prueba in impresionante armamento durante la Guerra Civil Española (1936-1939), en la que participó en defensa de los militares rebeldes. Inició también su propia campaña expansionista con la anexión de Austria en marzo de 1938, En este objetivo no encontró ningún tipo de impedimento ni por parte de los británicos ni los franceses. Hitler alegaba que la situación de Austria concernía a la política interior de Alemania.

En setiembre de 1938,Hitler amenazó con declarar la guerra para anexionarse la zona de la frontera occidental de Checoslovaquia, los Sudetes, con sus 3,5 millones de ciudadanos de lengua alemana. El primer ministro británico Arthur N. Chamberlain inició una serie de conversaciones que culminaron con la firma del Pacto de Munich en el que los checoslovacos renunciaban a los Sudetes a cambio Hitler no seguiría avanzando, pero ante la sorpresa y la pasividad de ingleses y franceses Hitler invadió el resto de Checoslovaquia en marzo de 1939.

Los soviéticos habían entrado a formar parte de la Sociedad de la Naciones en 1934 y Stalin había solicitado la adopción de una Política de Seguridad Colectiva para promover en países extranjeros los denominados gobiernos de frente popular cuyo objetivo era hacer frente a los gobiernos de tipo fascista.

Los pactos de Hitler y Stalin provocaron una terrible sorpresa.

El 10 de mayo de 1940 renunció el gabinete inglés presidido por Chamberlain, Inglaterra estaba completamente indignada frente a la invasión de Hitler a Bélgica y Holanda. Winston Churchill prometió continuar la lucha.

En la frontera franco-alemana y separadas por una extensión llamada “tierra de nadie” se construyeron una serie de fortificaciones de acero y cemento. Del lado alemán la llamada línea Sigfrido y en la frontera francesa la línea Maginot, como esta última no protegía a Bélgica los alemanes atacaron por allí y llegaron luego a Francia con todo el peso de su poderío.

La durísima situación de Francia permitió al presidente Roosevelt cambiar su política de neutralidad y a la vez, ser reelegido ocupando por tercera vez la presidencia, fenómeno sin precedentes en la historia de Estados Unidos. El general De Gaulle crea en Londres el Comité Nacional de Francia Libre para continuar la lucha y la liberación de Francia. Los franceses partidarios de De Gaulle tratarán de liberar al territorio francés con una guerra de guerrillas.

Los rusos no dejaron que cayera Moscú, impusieron una feroz resistencia.

El conflicto de intereses entre Japón y Estados Unidos se había agudizado a lo largo de la década de 1930 a medida que los japoneses intentaban alcanzar por la fuerza su objetivo de establecer una zona económicamente autárquica en Asia Oriental bajo su liderazgo. A esta expansión se oponían las Filipinas, como colonia americana.

El ataque a la base norteamericana de Pearl Harbor ha suscitado una interminable polémica. Las dudas están vinculadas a si el presidente Roosevelt expuso deliberadamente a la flota a un ataque por sorpresa convencido de que América debía entrar en la guerra.

El 7 de setiembre de 1942 los alemanes entraron en Stalingrado, allí se libró una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial. Los rusos consiguieron rodear a los alemanes con un movimiento de pinzas y lograron aislar a 300.000 soldados alemanes que decidieron romper el cerco y luchar hasta morir, lo mismo opinaban los rusos que lucharon en el campo de batalla, la ciudad y hasta adentro de sus casas. La lucha fue dramática y el 30 de enero de 1943 el mariscal alemán Von Paulus se rindió con dieciséis de sus oficiales y doce mil soldados moribundos.

Los líderes ya se habían reunido en 1943 en Teherán, capital de Irán , allí intentaron decidir el curso futuro de la guerra.

Uno de los aspectos más penosos de la Segunda Guerra Mundial es el carácter total que tomó no sólo en la concentración de fuerzas de las potencias beligerantes, sino también en su política de destrucción. Comprendiendo que la moral de la población civil es un elemento esencial en el potencial de la guerra, se ordenó a la aviación destruir sistemáticamente, no sólo los objetivos militares o industriales, sino las grandes aglomeraciones urbanas. La facilidad de destruir poblaciones enteras enviando centenares de aviones a lanzar lluvias de bombas, deshumanizó la guerra hasta un limite superior a cuanto pueda expresarse. Puede comprobarse la inmensa decadencia que se operó en la mentalidad de los pueblos y sus gobiernos para llegar a tanta crueldad, que el mundo no había conocido jamás.

Vídeos relacionados