Sección Femenina

Historia española contemporánea. Siglo XX. Sección Femenina. Falange. José Antonio Primo de Rivera. Pilar Primo de Rivera. SEU (Sindicato Español Universitario). JONS (Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista). Biografía

  • Enviado por: Swinkel Motril
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

COMENTARIO TEXTO: EXTRACTOS DE “SECCIÓN FEMENINA”

-AUTOR:

Este fragmento originalmente perteneciente a un extracto de “Sección Femenina” de la Falange Española y de las JONS, ha sido recogido de “Economía doméstica para bachillerato y magisterio” y fue editado en 1958. El texto es de carácter público y va dirigido a todas las mujeres españolas.

-TEXTO:

El texto se engloba en la época que va desde la creación de la Falange hasta el fin del franquismo. La “Sección Femenina” fue una institución nacida a impulsos de la Falange e inspirada en la autenticidad, el rigor y la inquietud revolucionaria que José Antonio Primo de Rivera* infundió a su Movimiento. Para la Sección Femenina la educación teórica y práctica del catolicismo se convirtió en disciplina fundamental en sus escuelas y centros de instrucción. Franco les entregó el Castillo de la Mota de Medina del Campo como un símbolo de unidad entre el pasado y el presente. La Mota llegó a ser el centro creador y propulsor de la Sección Femenina. Su fundadora fue Pilar Primo de Rivera*, quién vivió las horas difíciles de la persecución y de la guerra, conoció el éxito y el fracaso, la alegría y la decepción, y alcanzó a ver como la Sección Femenina, obra de su vida, era fríamente destruida sin que nadie dijera nada en su defensa.

En Junio de 1934, empezó la persecución contra Falange y se tomó la decisión de crear, todavía dentro del SEU (Sindicato Español Universitario), una sección de mujeres con un cometido específico: realizar las labores de propaganda, con menos riesgos que los muchachos, porque aún existía, por aquellos años, cierto respeto a la condición femenina. En los años en que la Falange fue ilegalizada, la Sección Femenina asumió la misión de enlace en la clandestinidad, cumpliendo el cometido que se le había encomendado. Muchas mujeres fueron detenidas, la mayoría de las veces acusadas de promover alborotos en los juicios contra falangistas o asistir en manifestación a los entierros de los caídos, cada vez más frecuentes y promover disturbios en las calles al contestar a los insultos…

En Diciembre de 1934, en una circular, José Antonio Primo de Rivera estableció el estatuto de organización de la Sección Femenina, el cual estuvo vigente hasta finales de abril de 1937 .La Sección Femenina tuvo que modificar sus normas para acomodarse a dichos Estatutos, con gran sacrificio ya que suponía el dejar las misiones que hasta el momento habían desempeñado y sólo quedarse con la tarea de formar a la mujer en el “nuevo estilo”. La meta de la Sección Femenina era “nada menos que despertar en los españoles, por medio de sus afiliadas, conciencia de lo que supone ser español”, rompiendo la injusticia social que tantos hombres y mujeres padecían. Una de las bases de era la dignificación de la mujer en cuanto que es portadora de valores específicamente “femeninos” en la vida moderna. Las mujeres de Falange estaban empeñadas en “una verdadera revolución” para que lo femenino, se convirtiera en algo justamente valorado. Siguiendo en esta línea y en el ámbito de la legislación, vieron a la luz innumerables disposiciones a favor de la mujer trabajadora. La ley más importante de las propuestas y conseguidas por la Sección Femenina fue la del 22 de Julio de 1961, de “Igualdad de Derechos Políticos, Profesionales y de Trabajo de la Mujer”. Así con esta ley se ponía fin a todas las discriminaciones e injusticias que venía sufriendo la mujer tanto en el ámbito laboral como en los medios intelectuales.

Los detractores de la Sección Femenina pasan página a estos hechos, ya que no les interesa el que la gente se entere de que el tener una profesión no impide el poder tener una familia, claro que ahora se tiende a la comodidad y dentro de esta palabra sobra el sacrificio que pueda suponer en algún momento el tener hijos, el crear una familia y atenderla como es debido.

Las consecuencias de textos como este es que la mayoría de las mujeres se entregaron al servicio de la sociedad española, sin distinciones de clases o de partidos, y realizaron una labor social nada parecida a las viejas formas de beneficencia hipócritas e ineficaces, y con atención permanente a la familia y al hogar con una gran fidelidad a los principios morales, realidades hoy marginadas en nombre de la modernidad y de un falso progresismo. En lo cultural, se dedicaron a buscar y recuperar, pueblo a pueblo, las raíces más puras del folklore de España, esforzándose por mantener viva su esencia en una embajada del arte y de las más limpias tradiciones de nuestra patria, ya que se dedicaron a ir por todo el mundo mostrándolo con gran éxito.

En mi opinión en la actualidad se pretende desconocer el sentido de modernidad que la Sección Femenina imprimió al ejercicio de sus múltiples actividades, actuando en algunos campos en los que todo estaba por hacer. Muy significativa fue la promoción que hizo de la Educación Física. Creó también el Servicio Social para la incorporación de las mujeres a tareas sociales y formativas y promovió la participación sindical. Es una pena que toda esta obra realizada por estas mujeres se quiera tapar, ya que para mucha gente hoy en día este tipo de publicaciones sólo se dedicaban a formar buenas amas de casa para lo que impartían clases de labores, de cocina o de gimnasia. También hay que comentar algún fragmento en el que decía a la mujer que: “Cuando estéis casadas, pondréis en la tarjeta vuestro nombre propio, vuestro primer apellido y después la partícula “de”, seguida del apellido de vuestro marido. Así: Carmen García de Marín… Esta fórmula es agradable, puesto que no perdemos la personalidad, sino que somos Carmen García, que pertenece al señor Marín”. Esto último hoy en día se comenta como si se perdiera la libertad, cosa que no es cierta, y en cambio omiten que en los países anglosajones directamente la mujer pierde sus apellidos totalmente a la hora de casarse, pero claro como son los dueños del mundo no pasa nada. Hoy en día, con sus críticas quieren dar a entender que estas mujeres eran tontas. Es un orgullo recordar a estas mujeres valerosas que lo dieron todo por España. Espero que su semilla siga latente y que cada vez sean más las mujeres que luchen por nuestra Patria y que, con orgullo y desde dentro de nuestro corazón, gritemos todos a la vez: ¡¡¡ ARRIBA ESPAÑA!!!

- JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA Y SÁENZ DE HEREDIA*: (Madrid, 24 de abril de 1903 - Alicante, 20 de noviembre de 1936). Político español que cursó la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid., En 1930 ingresó en la Unión Monárquica Nacional, que apoyaba la monarquía de Alfonso XIII, para reivindicar la memoria de su padre. Derrotado en las elecciones de 1931, en octubre de 1933 fundaría, junto con Ruiz de Alda y García Valdecasas, el partido Falange Española. Diputado por Cádiz, el 4 de octubre de 1934 fue designado jefe único de su partido, recién fusionado con las JONS. Derrotado en las elecciones de febrero de 1936, fue encarcelado por el Gobierno del Frente Popular, juzgado por un tribunal popular y ejecutado el 20 de noviembre de 1936. Durante la dictadura de Franco, se convirtió en una especie de mito del régimen.

- PILAR PRIMO DE RIVERA*: (Madrid, 1912 - Madrid, 1991). Tras cursar estudios en colegios religiosos, su hermano José Antonio la introduce en el mundo de la política. El 29 de octubre de 1933, en el acto del teatro de la Comedia, se crea Falange Española. La hermana del fundador, que trabaja en el Sindicato Español Universitario, organiza en junio de 1934 la Sección Femenina, de la que es delegada nacional cargo que ocupara durante cuarenta y tres años. Tras la guerra se pone en funcionamiento el Servicio Social de la mujer, que se hace obligatorio. Fue procuradora en Cortes durante todas las legislaturas régimen anterior. En mayo de 1977, desaparecido por ley el Movimiento Nacional, presentó su dimisión. En 1983 publicó su libro de memorias "Recuerdos de una vida". Fue la persona que durante más tiempo desempeñó un cargo oficial en España. Murió en Madrid en marzo de 1991.

5