Secadores de aire

Tecnología. Presurización de cable. Cubierta de cables. Tipos de mantenimientos del secador. Mantenimiento Proactivo. Herramientas de manutención

  • Enviado por: Jasn
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

MANTENIMIENTO PROACTIVO Y LOS SECADORES DE AIRE

Ingolf Plath

C Julio 14, 1996.

Canadian Puregas Equipment Limited

TABLA DE CONTENIDOS

1. Introducción

2. Presurización

3. Mantenimiento

3.1. Tipos de Mantenimiento

3.2. Mantenimiento Proactivo

3.3. Asignación de Mantenimiento Proactivo

4. Resumen

EL MANTENIMIENTO PROACTIVO Y LOS SECADORES DE AIRE

1. INTRODUCCION

La presurización de cable fue instituida por primera vez en los 1940s, para proteger los cables telefónicos de la entrada de humedad y los problemas subsecuentes ocasionados a la cubierta y o fallas en la integridad del empalme. Un gas puro seco tal como el aire, fue forzado bajo presión en los cables. Este gas puro bajo presión dentro del cable evita que entre humedad y purga el cable de cualquier humedad inherente. A lo largo de los años, se ha difundido el uso de la presurización para abarcar otros tipos de transportadores de comunicación tales como cable F.O., coaxial y guía de ondas. Los secadores de aire también han ido cambiando desde el tipo de refrigeración original al desecante regenerativo sin calor y hasta la tecnología más moderna de secadores de membrana permeable. Este texto debe proporcionar conocimientos referentes a los principios básicos de un buen programa de mantenimiento y explicar la razón por la que es importante la aplicación de un programa de mantenimiento en que se utilicen las técnicas más modernas para el mantenimiento proactivo. Este no es un análisis completo y profundo de la presurización, sino más bien un compendio de programas de mantenimiento para proporcionar ayuda a aquellas personas que requieran de información para comprender los beneficios de un buen programa de mantenimiento y la forma en la que éste puede contribuir a mejorar los cableados.

2. PRESURIZACION

La presurización de cables se efectúa para evitar que la humedad entre en la cubierta del cable en forma de humedad natural y agua, produciendo fallas en cubierta, empalmes susceptibles y terminales. La planta exterior ideal (cables) no debe presentar fugas. Debe tener una presión de aire constante y bajo flujo de aire. Debido a la integración actual de los sistemas y sus fugas inherentes, muchos de ellos fueron construidos con distribución de aire por tubo, de tal manera que el aire sea distribuido a grandes extensiones del cable. De otra forma, estas secciones no tendrían flujo o presión conforme salga el aire introducido al inicio del cable a través de las fugas. Una de las razones para esta baja integridad de presión del cable es la falta de un monitoreo total y mantenimiento proactivo. Un buen sistema de monitoreo y presurización del mantenimiento proactivo de la planta exterior, se pueden lograr eficientemente con una buena calidad de aire, de dimensiones adecuadas y un tubo mínimo alimentador de aire o ninguno. Si los cables se presurizan de botellas de nitrógeno y si no hay fugas del todo, la presión del cable se estabiliza. Una vez que la presión se estabilice, el flujo es de cero. Dado que es casi imposible contar con un sistema completamente hermético al aire (y hay razones para que no sea así), siempre habrá flujo de aire en los cables. El aire se introduce al principio de un cable en la oficina central (O.C.) que tiene un cierto flujo y presión. Mientras el flujo sea constante, la presión en el cable permanecerá constante. El secador de aire debe proporcionar el flujo de aire necesario para lograr una presión constante y su capacidad normal. Si el secador debe proporcionar flujos más altos que su capacidad normal establecida, entonces, se debe instalar un secador más grande o uno secundario. Si ésto no se lleva a cabo, no se reducirán los flujos del cable, los costos de mantenimiento se incrementarán dramáticamente o se descompondrá el secador. A la inversa, si el secador necesita producir sólo un flujo menor que el de su capacidad normal y el mantenimiento se lleva a cabo rutinariamente, de acuerdo a las especificaciones del fabricante, el secador durará indefinidamente.

3. MANTENIMIENTO

3.1. TIPOS DE MANTENIMIENTO

Existen tres tipos de mantenimiento que se pueden llevar a cabo para conservar el secador y corregir fallas. Estos son mantenimiento reactivo, preventivo y predictivo. El mantenimiento reactivo o de emergencia, consiste en una reparación que se efectúa después de que se presenta una falla. Esto generalmente se debe a que el secador está operando más allá de su capacidad normal o por falta de mantenimiento rutinario. Con mucha frecuencia, la causa principal se debe a falta de mantenimiento rutinario ocasionado por falta de tiempo, mano de obra o habilidades. Esta es la forma más costosa e ineficiente de dar mantenimiento al secador. Esto sería similar a reparar un hoyo en el techo de nuestra casa hasta que esté lloviendo, en cuyo caso, la reparación resulta más costosa y conducirá a un daño mayor y quejas del cliente o esposa. Las empresas que confían sólo en los procedimientos de mantenimiento reactivo en un mercado altamente competitivo, frecuentemente pierden sus clientes y sus costos de mantenimiento se incrementan hasta que se tornan insolventes. El mantenimiento preventivo se programa y es rutinario. Esta es la forma de mantenimiento más común que se basa en las recomendaciones del fabricante de equipo o industria. Se considera proactivo. La programación del mantenimiento es fundamental para evitar reparaciones de emergencia mediante el mejoramiento o reparación de equipo antes de que se presente la falla. El mantenimiento preventivo tiene un costo estructurado y bien conocido; pero, debido a la naturaleza de una planta de cable e influencias externas innumerables, no se eliminan las emergencias. Siempre se presentarán fallas no programadas. El mantenimiento predictivo es un mantenimiento no programado basado en la recolección de datos obtenidos de la planta real. También cae dentro de la clasificación del mantenimiento proactivo. A partir de los datos obtenidos durante el mantenimiento de rutina, se puede conocer la condición del equipo y planta y basar el procedimiento de mantenimiento en esta condición. Esto proporciona información que permite conducir el mantenimiento de acuerdo a estos resultados y reducir considerablemente el mantenimiento y costo de fallas. Las recomendaciones proporcionadas a partir de los resultados de los datos obtenidos, deben seguirse para incrementar la eficiencia de la planta y evitar emergencias futuras. Los tres tipos de mantenimiento se pueden comparar al mantenimiento de un techo. Si usted reemplaza el recubrimiento del techo de su casa sólo cuando presenta escurrimiento, a tal grado que ya tenga daños ocasionados por el agua, ésto se consideraría un mantenimiento de emergencia. Si usted reemplaza su techo cuando el fabricante lo recomienda, ésto se considera un mantenimiento preventivo, aún cuando pudiera presentar problemas antes de este momento o la cubierta del techo pudiera tener un periodo de vida más largo. Si usted monitorea o inspecciona su techo dos veces al año y lo repara antes de que presente escurrimiento, ya sea antes o después de la recomendación del fabricante, utiliza mantenimiento proactivo y así evitar cualquier emergencia o daño relacionado y disfrutar de la vida útil del producto. El costo por monitoreo es mínimo comparado con los costos por daño ocasionado por emergencias y el costo de reemplazo fuera de garantía.

3.2. MANTENIMIENTO PROACTIVO

En el mercado actual tan competido, es un imperativo contar con un sistema que opere a su máxima eficiencia sin falla. El mantenimiento predictivo (monitoreo) es totalmente proactivo. Un programa de mantenimiento proactivo produce ganancias a largo plazo si se instrumenta adecuadamente. Parte de esta instrumentación incluye la capacitación y compra de herramientas para monitorear la planta y su tendencia o a la contratación de empresas de mantenimiento calificadas. El mantenimiento proactivo totalmente efectivo requiere de un programa de administración de mantenimiento estructurado y disciplinado. La mayoría de los programas de mantenimiento proactivo requieren de una inversión significativa en tiempo y recursos para su puesta en marcha. Muchas compañías tienden a ser ahorrativas con los centavos y dilapidadoras con los pesos respecto a los programas de mantenimiento que impiden el mantenimiento proactivo. De esta manera, las ganancias a corto plazo son escasas. En el mantenimiento proactivo la inversión produce ganancias a largo plazo y cuando se implementa total y correctamente esas ganancias son substanciales. El mantenimiento proactivo puede representar beneficios para su empresa en muchos niveles. Las investigaciones han probado que el mantenimiento proactivo en general es un tercio del costo del mantenimiento reactivo debido a ahorros continuos. Para ilustrar un ejemplo de ahorro, calcule el costo de una reparación cuando se encuentra una falla en el secador que es reparado por un técnico durante el mantenimiento rutinario antes de que se presente cualquier problema al costo de reparación y falla, si es que el secador falla en un fin de semana y se pierde un cable. Estos costos se pueden medir en cifras reales. Como resultado directo de eliminar emergencias, se pueden determinar los efectos tangibles de cualquier pérdida de ingresos. Al poner en marcha un programa de mantenimiento proactivo, las empresas deseosas de invertir recursos obtendrán beneficios tangibles reales. En la industria de las comunicaciones, la planta exterior es la fábrica que produce beneficios. La base (máquina de producción) de la planta es el cable. El secador conserva el cable. Si el cable (máquina) se conserva, no existe falla y pérdida de ingresos. Otros beneficios son: ahorro en personal y tiempo, uso eficiente de equipo auxiliar tal como secadores de aire, mejoramiento de la eficiencia de la planta exterior en general y satisfacción del cliente.

3.3. ASIGNACION DEL MANTENIMIENTO PROACTIVO

Para beneficiarse de un sistema de monitoreo de mantenimiento proactivo exitoso, se requiere de una adecuada distribución de los recursos. Primero que nada, una planta debe desarrollarse para mejorar. Este plan se debe incluir para alcanzar el éxito del programa. El primer énfasis que hay que poner en la aplicación del mantenimiento proactivo, es en cuanto a la capacitación del personal asignado a éste. Cuando la capacitación se lleva a cabo adecuadamente, estos mismos técnicos también pueden dar recomendaciones respecto al equipo y procedimientos para obtener una mayor eficiencia. El personal no capacitado que desarrolla mantenimiento inadecuado, ocasiona problemas. La educación del personal contribuye al éxito general y aceptación del programa de mantenimiento proactivo. Contar con herramientas adecuadas para llevar a cabo el mantenimiento, significa no sólo contar con las herramientas mecánicas normales, sino también con herramientas especiales requeridas para distinguir con precisión las características de cada secador. Estas herramientas se utilizan para adquirir información que se utilizará para predecir el siguiente ciclo de mantenimiento y recomendar mejorías en el equipo. El monitoreo de los secadores llevado a cabo de esta manera, durante el mantenimiento rutinario y utilizando la información obtenida en un programa de mantenimiento computerizado, tiene como resultado el mantenimiento predictivo. Otras herramientas requeridas, pero generalmente olvidadas, son los manuales del fabricante y las especificaciones, la capacitación en el sitio de trabajo, la actualización y la experiencia técnica del fabricante, como podrían ser por ejemplo las consultorías y la ayuda técnica. Una de las herramientas más importantes es la lista de verificación de mantenimiento. Esta lista u hoja de inspección debe ser específica para el tipo de equipo e información requeridos. No debe tener cuadros de respuesta, dado que éstos no proporciona información específica. El técnico no se debe guiar por la hoja de inspección. En vez de un cuadro para verificación en donde marque la anotación de flujo, deberá escribir las lecturas y condiciones de éste. También debe contar con una lista de todas las pruebas requeridas para asegurar la condición del secador, de tal manera que el técnico pueda registrarlas para una entrada posterior en la base de datos. Se pueden obtener estas recomendaciones producto de la información, para efectuar ahorros posteriores. Estos datos nos indicarán si el secador está dimensionado adecuadamente para el flujo de aire requerido y será útil para hacer recomendaciones. Esta inspección también desarrolla la habilidad para el monitoreo en mantenimiento predicitivo. Para facilitar el mantenimiento y ahorrar tiempo, debe estandarizarse todo el equipo. Esto no sólo facilita el ahorro en cuanto a la información requerida, sino que es de gran ayuda para ahorrar el tiempo y uso de las herramientas que se requieren para una amplia variedad de equipo. Es mucho más simple y consume mucho menos tiempo mantener equipo que es similar y no ha sido alterado (excepto modificaciones que tiendan a mejorar el equipo) Otro beneficio de la estandarización es que las piezas son más comunes y por lo tanto, los niveles de inventario son más bajos. El costo inicial de compra de equipo de reemplazo o no estandarizado se paga rápidamente gracias a los ahorros producidos por el mantenimiento y la reducción de costos por falla. La conservación de registros precisos es un deber para el programa de mantenimiento proactivo. Idealmente, se debe mantener una base de datos computarizados diariamente. La información se debe ingresar cuando menos después de cada inspección de rutina. La base de datos se debe integrar con un programa de mantenimiento que prevea el mantenimiento basado en la entrada de información (proveniente de los formatos de inspección) recibida por parte de los técnicos de mantenimiento. Entonces, el programa de mantenimiento predecirá la rutina de mantenimiento basada en las indicaciones reales de cada secador y el mantenimiento de rutina se podrá llevar a cabo con base en indicadores reales. Este programa de mantenimiento predictivo reducirá considerablemente las fallas no previstas. Fácilmente se pueden hacer recomendaciones para mejorar el equipo o reemplazarlo, además de que es más sencillo conocer su condición. El programa de mantenimiento también se puede asignar a un contratista externo. Esto puede resultar más costoso para llevar a cabo el mantenimiento proactivo. Por supuesto, el contratista debe contar con personal capacitado, las herramientas apropiadas y debe estar familiarizado con el mantenimiento proactivo. Incluyendo el manejo de un programa de mantenimiento proactivo computarizado.

4. RESUMEN

Un buen programa de mantenimiento proactivo es una combinación de la tecnología más reciente, personal capacitado y apoyo administrativo. La aplicación de un programa de mantenimiento proactivo exitoso requiere de planeación, capacitación y un buen sistema de información. La adecuada puesta en marcha de la planeación y capacitación asegurará el uso máximo y dará mayor valor a su secador de aire. Los ahorros posteriores a la instrumentación del sistema vendrán de muchas fuentes. Incluyen una optimización del personal, reducción de horas extra, mejor desempeño de la planta, mayor confiabilidad y reducción de emergencias. Los mayores ahorros provienen de la reducción de pérdidas de ingresos producidos por paro (pérdida de cable) y el costo generado por el reemplazo de equipo debido a fallas ocasionadas por un mantenimiento ineficiente.