Sarcodina

Taxonomía. Pseudópodos. Mastigophoras. Reproducción. Bipartición

  • Enviado por: Fabiana C
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Panorama y Perspectivas de la Administración Electrónica
UNED
El curso de verano propuesto trata de abordar el actual panorama de la e-administración en nuestro país y, en...
Solicita InformaciÓn

Gestión Administrativa
Fomento Profesional
Debido a la necesidad laboral de diversas Empresas privadas, de incorporar personal en el ámbito administrativo, se ha...
Solicita InformaciÓn

publicidad

SARCODINA

La súper clase sarcodina incluye protozoarios cuyas formas adultas poseen prolongaciones ondulantes que parten de su cuerpo, denominadas PSeudópodos (pseudo = falsos y podo = pie. Prolongación citoplasmática, temporal de una amiba o célula amiboide que actúa en la locomoción y alimentación), y que utilizan todos los individuos para capturar sus presas. Esta clase incluye las bien conocidas amibas, así como otras muchas formas terrestres, marinas y de agua dulce.

Los individuos de la clase sacordina son asimétricos o tienen simetría esférica, poseen relativamente pocos organitos, y en este sentido son quizá los protozoarios más sencillos. Sin embargo los esqueletos alcanzan una complejidad y belleza que realmente pocos animales sobrepasan. Sus células aisladas son ampollas que cambian de forma cuando se mueven.

Se tienen un buen número de pruebas que defienden la existencia de estrechas relaciones filogenéticas entre sarcodina y mastigophoras. Muchos mastigoforos, experimentan fases amiboides caracterizadas por la pérdida del flagelo y ejecución de movimientos por medio de pseudópodos. Algunas especies de sarcodina tienen etapas flageladas. Estos animales parecen a la vista amibas típicas aunque poseen un largo flagelo. La presencia de gametos flagelados entre muchas sarcodinas y la tendencia de muchos flagelados a perder sus flagelos durante alguna fase del ciclo vital, quizá indique que mastigofora sea el grupo ancestral.

La ameba parece ser el animal mas simple posible: una célula independiente con citoplasma y núcleo, pero sin orgánulos permanentes. A pesar de su aparente simplicidad, puede moverse, capturar, digerir y asimilar alimentos complejos, expulsar los residuos indigeribles, respirar, producir excreciones y secreciones, responder a estímulos, crecer y reproducirse. Realiza todas las actividades esenciales para un animal y no posee muchas partes diferenciadas estructuralmente para realizar estas funciones.

Estructura: la ameba es una masa de protoplasma claro, incoloro y de aspecto de gelatina, alcanza 0,60mm de longitud, es flexible, de forma irregular y experimenta frecuentes cambios de forma.

Está formada por:

  • Una membrana elástica muy delgada o plasmalema, y debajo de ésta;

  • Una estrecha zona de ectoplasma no granular que rodea a

  • La masa principal de endoplasma granular, el endoplasma consta de un plasmagel externo duro y un plasmasol interno en el cual son visibles las corrientes citoplasmáticas. Dentro del endoplasma hay un

  • Núcleo

  • Una vacuola contráctil y

  • Vacuolas alimenticias

  • Otras vacuolas, cristales, gotas de aceite y diferentes inclusiones celulares.

Locomoción: la ameba se mueve formando y extendiendo prolongaciones en forma de dedo o pseudópodos (gr. Pseudo: falsos, podos: pie) en cualquier parte de su cuerpo celular. Esta especie de flujo irregular se denomina movimiento ameboide, lo presentan muchos protozoarios y los glóbulos blancos de la sangre de los vertebrados, entre otros. Los tres rasgos principales de la locomoción son:

  • La adherencia al substrato, por una secreción;

  • La transformación del plasmagel en plasmasol en el extremo posterior y el proceso opuesto en el extremo anterior del animal y

  • Un aumento de la fuerza elástica del plasmagel cuando se desplaza hacia atrás. La adherencia es más fácil en superficies rugosas.

Alimentación: la ameba se alimenta de otros protozoarios, algas, rotíferos y protoplasma muerto, aunque prefiere los pequeños ciliados y flagelados vivos. Puede devorar varios paramecios o varios centenares de pequeños flagelados cada día y muestra preferencias en la selección de alimentos.

El alimento puede ser capturado por cualquier parte de la superficie celular. La ameba emite pseudópodos que rodean al alimento, el cual, con algo de agua, pasa al endoplasma formando una vacuola digestiva. Las vacuolas recientemente formadas tienen reacción ácida, probablemente debido a una secreción que mata rápidamente a la presa. Más adelante, la reacción pasa a ser alcalina y la acción de las enzimas segregadas por el endoplasma es evidente. Las partículas de alimento pierden su contorno definido, se hinchan, se hacen más transparentes y disminuyen de tamaño cuando son absorbidos por el protoplasma que los rodea.

Reproducción: cuando la ameba alcanza cierto tamaño, tiene lugar la reproducción por bipartición. El cuerpo celular se hace esférico y se cubre de pseudópodos cortos, luego se alarga y finalmente se divide en dos partes; entre tanto, el núcleo se ha dividido por mitosis.

Otros sacordarios:

  • Arcella: segrega un grueso caparazón

  • Difflugia: cementa una concha de granos de arena u otras substancias extrañas

  • Endamoebas: que habitan en el intestino de cucarachas y termitas

  • En el hombre se hallan seis formas diferentes de amebas inofensivas: entamoeba gingivalis vive en la boca y E. Coli en el intestino. La especie intestinal E. Hystolica, es patógena y puede producir la disentería amebiana.