Sangre

Hematología. Salud. Globulos rojos. Leucocitos

  • Enviado por: Leire Gonzalez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

PRACTICA 2

EXAMEN RUTINARIO DE SANGRE

  • Obtención de sangre

La sangre se puede obtener por diferentes punciones: venosa, arterial y cutánea. El tipo de punción elegida dependerá de las pruebas analíticas que tenemos que realizar, de la edad y del estado del paciente.

El tipo de punción realizada en esta práctica es la venosa, también llamada venipunción o venipuntura. Se realiza por medio de una aguja conectada a una jeringa. Todo el material usado ha de ser desechable disminuyendo el riesgo de contagio. Los lugares más habituales de realizar esta punción son la flexura del codo, venas de la mano, muñeca y tobillo. Nosotros realizaremos la punción en la flexura del codo.

La venipuntura la realizaremos colocando un tortor con el fin de cortar la circulación venosa, no la arterial. De esta forma se rellenan las venas que están por debajo del tortor. Pinchamos con decisión y rapidez. Extraeremos 1ml de sangre. Quitamos el tortor, sacamos la aguja y presionamos la zona con un algodón impregnado en alcohol o agua destilada.

La sangre extraída la depositaremos en un tubo cónico en cuyo interior hayamos puesto unas tres gotas de líquido anticoagulante. La jeringa la depositaremos en un recipiente adecuado. Posteriormente pondremos un tapón y agitaremos la sangre para que se mezcle con el anticoagulante.

  • Recuentos de glóbulos rojos

Estos son los elementos más abundantes en la sangre. Su función principal es la de transportar la hemoglobina. También se les denomina hematíes y se forman principalmente en la médula ósea después del nacimiento. El tiempo que dura el proceso de de formación es aproximadamente de siete días y se conoce como tiempo de eritropoyesis.

Para el recuento de hematíes existen métodos electrónicos y manuales.

En esta práctica nosotros realizaremos un recuento por método manual. En este método se van a diferenciar diferentes fases:

  • La sangre se diluye con el líquido adecuado.

  • Se toma la suspensión diluida depositándola en un volumen determinado.

  • Se realiza el recuento al microscopio.

  • Como líquidos isotónicos se utilizan líquidos específicos que han de ser isotónicos para evitar la lisis de los hematíes. Los que se utilizan normalmente son Hayem y Marcano.

    Para recoger la muestra se utilizan unas pipetas especiales que están formadas por un tubo capilar dividido en diez partes iguales marcadas en la quinta señal con un 0'5 y en la décima señal con un 1. A continuación lleva un ensanchamiento o ampolla que lleva dentro una perlita de vidrio. Por último, hay otra parte capilar con la señal 101.

    Para su empleo se adapta al extremo de la pipeta un tubo de goma terminado en una boquilla. Cuando la sangre se aspira hasta la señal 1 y el líquido de dilución hasta la señal 101, la dilución resultante es 1/100, pero si cogemos hasta 0'5 en vez de 1, la dilución será de 1/200.

    Para hacer el recuento se utilizan las cámaras cuenta-glóbulos llamadas también hemocitómetros. Existen muchos modelos básicamente iguales. Son unos portaobjetos gruesos de cristal incoloro y compacto en cuya parte media existe una plataforma central más baja que los laterales y separada de ella por dos fosos. La plataforma central lleva gravada un retículo; normalmente suele ir dividida en dos partes separada por un foso. En cada una de ellas va gravado el retículo. Estas son las cámaras de doble recuento. La diferencia de altura entre la plataforma central y los laterales es de 0'1 mm. La que se utiliza normalmente es la cámara de Newbauer que está formada por un retículo que es un cuadrado grande de unos 3 mm de lado por lo que su superficie es de 9 mm2. La superficie total está dividida en 9 cuadrados de 1 mm de lado. Por lo tanto, cada uno de ellos tiene una superficie de 1 mm2. Los cuatro cuadrados de las esquinas están divididos en 16 cuadrados medianos y el cuadrado central está dividido en 25 cuadrados medianos. Cada uno de ellos está dividido en 16 cuadrados pequeños. Por lo tanto, en el cuadrado central tendremos 400 cuadrados pequeños.

    • Técnica

    Con la ayuda de la goma se aspira la sangre hasta la señal 0'5 exactamente. Se limpia el exterior de la pipeta y se coloca la punta en el líquido diluyente. Se aspira hasta la señal 101. Se quita la goma y se agita en sentido horizontal sujetando la pipeta por sus extremos con los dedos pulgar e índice.

    Se tiene preparada la cámara con el cubre bien adherido a ella. Se desprecian dos o tres gotas y se deposita la siguiente gota entre la cámara y el cubre. No se deben formar burbujas ni rebasar los bordes. Se dejan pasar unos minutos para que las células sedimenten y se realiza el contare al microscopio. Se cuenta en el cuadrado central de la cámara en 80 cuadrados pequeños, lo que equivale a contar 5 cuadrados de los 25 que existen. Se cuentan los 4 de las esquinas y el del centro a 40X.

    Para hacer el cálculo

    Nº de hematíes/mm3 = células contadas en 5 cuadrados X 5 X factor de dilución X 10

    Los valores normales varían con la edad y el peso. En mujeres es de 4-4'5 · 10 6 y en hombres 4'5-5· 106.

    • Recuentos de leucocitos

    A estas células se les puede considerar como las únicas verdaderas de la sangre, por que en ellas se distingue en su estructura el núcleo, el citoplasma y la membrana. Estos se encargan de la defensa del organismo frente a cualquier agente extraño actuando de dos maneras: mediante fagocitosis y mediante la producción de anticuerpos y linfocitos sensibilizados. Cuando realizamos el contaje de leucocitos incluimos a todos los tipos sin hacer recuento diferencial ni por separado.

    Los líquidos de dilución que se utilizan llevan en su composición ácido acético que produce la lisis de los glóbulos rojos sin alterar los glóbulos blancos. Además llevan colorantes que tiñen ligeramente los leucocitos que pueden ser violeta genciana o azul de metileno. El líquido de dilución que más se utiliza es el líquido de Turck formado por ácido acético glacial (2ml), solución acuosa de violeta de genciana 1% (1ml) y 100 ml de agua destilada.

    Las pipetas que se utilizan son semejantes a las de los glóbulos rojos. Constan de un tubo capilar dividido en diez partes marcadas con 0'5 y 1. A continuación llevan un ensanchamiento que llevan en el interior una perla de vidrio blanca y a continuación de este ensanchamiento llevan otro tubo capilar más corto que lleva la marca 11; es decir que la capacidad de la ampolla es diez veces mayor que la del capilar. Si la sangre se aspira hasta la señal 0'5 y el líquido de dilución hasta la señal 11, la dilución realizada será de 1/20, pero si cogemos sangre hasta 1, tendremos una dilución de 1/10.

    La cámara que se utiliza es la misma que la que se utiliza para contar glóbulos rojos.

    • Técnica

    Se coloca la goma en la pipeta y se aspira la sangre hasta la señal 0'5 ó 1. Se limpia el exterior de la pipeta y se aspira el líquido diluyente hasta la señal 11. Se quita la goma.

    El recuento se realizará al microscopio en 10X. Se cuentan los leucocitos que existen en los cuatro cuadrados grandes de las esquinas. Cada uno de ellos está dividido en 16 más pequeños. Para realizar el cálculo se utiliza la fórmula:

    Nº de leucocitos/mm3= células contadas en 4 cuadrados/4 X 10 X factor de dilución

    Los valores normales varían con la edad y el ejercicio físico, oscilando entre 10000 y 30000.