Sangre

Biología humana. Composición sanguínea. Componentes. Plasma. Glóbulos rojos y blancos. Coagulación. Enfermedades sanguíneas

  • Enviado por: B0ggus
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Productos Notables & Ejercicios resueltos Nivel 2
Aprende como trabajar con Productos Notables de forma fácil y divertida. En este curso de nivel 2...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Química General
Ejercicios resueltos de Química General
Serie de ejercicios resueltos de Química General 

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

01

Introducción

Como breve introducción le vamos hablar de la sangre, sus funcionamientos vitales, los componente que lo forman como las plaquetas, los glóbulos, plasma entre otras; y las enfermedades que podemos encontrar en la sangre tales como la anemia, la leucemia, hemorragia entre otras que le vamos a mencionar en este trabajo.

02

La Sangre

Sustancia líquida que circula por las arterias y las venas del organismo. La sangre es roja brillante o escarlata cuando ha sido oxigenada en los pulmones y pasa a las arterias; adquiere una tonalidad más azulada cuando ha cedido su oxígeno para nutrir los tejidos del organismo y regresa a los pulmones a través de las venas y de los pequeños vasos denominados capilares. En los pulmones, la sangre cede el dióxido de carbono que ha captado procedente de los tejidos, recibe un nuevo aporte de oxígeno e inicia un nuevo ciclo. Este movimiento circulatorio de sangre tiene lugar gracias a la actividad coordinada del corazón, los pulmones y las paredes de los vasos sanguíneos.

La sangre representa 1/13 del peso total del cuerpo humano (5 litros en una persona de 65 kg de peso). Circula por las arterias y las venas. De color rojo vivo en las arterias y oscuro en las venas. El 55% de la sangre está formado por un líquido llamado plasma en el que están en suspensión diversas células: glóbulos rojos (43%), glóbulos blancos y plaquetas (2%). De aquí se resume que el 45% de la sangre son partes sólidas y el restante es líquido. Además hay una parte gaseosa (oxígeno, anhídrido carbónico, etc).

La sangre, impulsada por el corazón, se distribuye a través de las arterias (sangre arterial) y capilares por todo el organismo y vuelve por las venas (sangre venosa) al mismo para, a través del proceso de oxigenación en los pulmones, convertirse de nuevo en sangre arterial.

A lo largo de este ciclo, la sangre cumple las siguientes funciones vitales:

Respiratoria: transportando el oxígeno y una parte del dióxido de carbona que toma del aire de los pulmones.

Nutritiva: mediante el aporte de sustancias nutritivas procedentes de la digestión.

Inmunitaria o defensiva: protegiendo el organismo gracias a la presencia de los leucocitos o glóbulos blancos.

Excretora: recogiendo los residuos y desechos para ser eliminados.

Transportadora: de las secreciones y hormonas producidas por las distintas glándulas.

Reguladora: manteniendo en equilibrio el agua del organismo, la temperatura corporal, etc.

03

Si consideramos por separado los diversos componentes de la sangre, éstas son sus funciones:

Plasma: transporta el agua y los elementos nutritivos a las células. Contiene, asimismo, los anticuerpos útiles contra las enfermedades. Más del 90% está compuesto por agua, el resto son proteínas, glúcidos, lípidos, hormonas, potasio, sodio, etc. Es de enorme

importancia en el campo de la transfusión sanguínea ya que de él se obtienen:

  • La Albúmina: es una proteína que ayuda a mantener el agua del plasma en una proporción equilibrada.

  • Las Globulinas: son los anticuerpos encargados de la defensa de nuestro organismo frente a las infecciones. Su disminución acarreará una bajada de defensas.

  • Factores de la Coagulación: Una de las propiedades más notables de la sangre es su capacidad para formar coágulos, o coagular, cuando se extrae del cuerpo. Dentro del organismo un coágulo se forma en respuesta a una lesión tisular, como un desgarro muscular, un corte o un traumatismo penetrante. En los vasos sanguíneos la sangre se encuentra en estado líquido, poco después de ser extraída adquiere un aspecto viscoso y más tarde se convierte en una masa gelatinosa firme. Después esta masa se separa en dos partes: un coágulo rojo firme que flota libre en un líquido transparente rosado que se denomina suero. Un coágulo está formado casi en su totalidad por eritrocitos encerrados en una red de finas fibrillas o filamentos constituidos por una sustancia denominada fibrina. Esta sustancia no existe como tal en la sangre pero se crea, durante el proceso de la coagulación, por la acción de la trombina, enzima que estimula la conversión de una de las proteínas plasmáticas, el fibrinógeno, en fibrina. La trombina no está presente en la sangre circulante. Ésta se forma a partir de la protrombina, otra proteína plasmática, en un proceso complejo que implica a las plaquetas, ciertas sales de calcio, sustancias producidas por los tejidos lesionados y el contacto con las superficies accidentadas. Si existe algún déficit de estos factores la formación del coágulo es defectuosa. La adición de citrato de sodio elimina los iones de calcio de la sangre y por consiguiente previene la formación de coágulos. La carencia de vitamina K hace imposible el mantenimiento de cantidades adecuadas de protrombina en la sangre. Ciertas enfermedades pueden reducir la concentración sanguínea de varias proteínas de la coagulación o de las plaquetas.

  • Otras proteínas transportan sustancias necesarias para el normal funcionamiento de las células (grasas, azúcares, minerales, etc.).

Sangre
Glóbulos rojos o eritrocitos (también llamados hematíes): llevan el oxígeno de los pulmones a los tejidos. Cada persona tiene entre 4,5 y 5,5 millones por milímetro cúbico de sangre. El exceso de glóbulos rojos se denomina poliglobulina. Su déficit se denomina anemia.

04

Sangre
Glóbulos blancos o leucocitos: nos protegen contra las infecciones. Una persona tiene de 5.000 a 9.000 leucocitos por milímetro cúbico de sangre.

Las plaquetas: taponan las hemorragias y favorecen por tanto la coagulación. Tenemos entre 250 mil y 350 mil por milímetro cúbico.

Sangre
Plaquetas: Son las células sanguíneas más pequeñas. Intervienen cuando se produce una ruptura de las conducciones de la sangre. Se adhieren rápidamente al sitio en el que hay que parar la hemorragia, dando tiempo a la formación del coágulo definitivo. Tenemos entre 150.000 y 400.000 por milímetro cúbico. Tienen una vida media de 4 a 5 días.

05

ENFERMEDADES SANGUÍNEAS

Debido a que las funciones de la sangre son muchas y complejas, existen numerosos trastornos que requieren el cuidado de un médico o de otro profesional de la salud. Estas afecciones incluyen las anemias, los trastornos hemorrágicos, así como las distintas formas de cáncer de la sangre.

La hematología es el estudio científico de la sangre y los tejidos que la conforman. El hematólogo es un médico especializado en las funciones y los trastornos de la sangre.

Los trastornos de la sangre proceden de cambios anormales en su composición. La reducción anómala del contenido de hemoglobina o del número de glóbulos rojos, conocida como:

  • Anemia: enfermedad de la sangre caracterizada por una disminución anormal en el número de glóbulos rojos (eritrocitos o hematíes) o en su contenido de hemoglobina. Los hematíes son los encargados de transportar el oxígeno al resto del organismo, y los pacientes anémicos presentan un cuadro clínico causado por el déficit de oxígeno en los tejidos periféricos. Existen diversas situaciones clínicas en las que están disminuidas las cifras de hemoglobina o la cantidad total de glóbulos rojos, sin que se pueda hablar de anemia: por ejemplo en situaciones en las que aumenta el volumen plasmático circulante como ocurre en el embarazo, en esfuerzos físicos intensos, o en situaciones de deshidratación. Las anemias se pueden clasificar en dos grandes grupos:

- Las anemias arregenerativas que se deben a una disminución en la producción de las células precursoras de hematíes o a una alteración de componentes fundamentales de los glóbulos rojos, como es la hemoglobina; y las anemias regenerativas o periféricas, debidas a una pérdida excesiva de glóbulos rojos o a un aumento en la destrucción de estas células, como ocurre en las anemias hemorrágicas o en las anemias hemolíticas por destrucción de eritrocitos por tóxicos o infecciones.

- La anemia ferropénica es la más frecuente y se debe a un déficit de hierro, lo que origina una alteración de la síntesis de hemoglobina. La llamada anemia de los trastornos crónicos es la segunda en importancia y se produce en el transcurso de diversas enfermedades como el SIDA o la artritis reumatoide y se da sobre todo en pacientes hospitalizados. Por último, destacar la llamada anemia megaloblástica debida a un déficit de vitamina B12 (anemia perniciosa) y/o ácido fólico, en la que se ve alterada la formación de glóbulos rojos.

  • Leucemia: enfermedad que se llama también cáncer de la sangre y de los tejidos productores de las células sanguíneas. Se caracteriza por la sobreproducción de células inmaduras y atípicas de la serie blanca sanguínea, que pasan luego a los vasos. Las células blancas o leucocitos se producen en la médula ósea, el bazo, los ganglios linfáticos y otros tejidos endoteliales. Hay dos formas clínicas principales

06

de leucemia, las agudas y las crónicas. Las leucemias agudas son más frecuentes en niños y adultos jóvenes, y las leucemias crónicas en edades medias.

  • Hemocromatosis: Es un trastorno metabólico que causa un aumento en la absorción de hierro, el cual se deposita en los órganos y tejidos del cuerpo. El hierro se acumula en el cuerpo donde puede volverse tóxico y causar daño.

  • Hemofilia: enfermedad hereditaria caracterizada por la incapacidad de la sangre para formar coágulos. Esto produce un exceso de sangrado incluso con lesiones leves. La enfermedad está causada por la ausencia de determinadas proteínas de la sangre, llamadas factores, que participan en el fenómeno de la coagulación.

  • Hemorragia: salida de la sangre de los vasos sanguíneos. Puede deberse a una alteración o a una rotura traumática de los vasos sanguíneos, además de aparecer como complicación de muchas otras enfermedades.

  • La Púrpura Trombocitopénica Idiomática: es un trastorno de la sangre caracterizado por una disminución anormal del número de plaquetas de la sangre. Una disminución en el nivel de plaquetas puede producir moretones con facilidad, encías sangrantes y hemorragia interna.

07

Conclusión

Como breve conclusión la sangre es un sustancia liquida muy importante de nuestro cuerpo ya que representa el 1/3 del peso de nuestro cuerpo. Y contiene mucha funciones tales como respiratoria, nutritiva, inmunitaria o defensiva, transportadora, entre otras. Entre otro diversos componentes de la sangre tenemos la plasma, los glóbulos rojos, glóbulos blanco y la plaquetas.

La hematología es el estudio científico de la sangre y los tejidos que la conforman. El hematólogo es un médico especializado en las funciones y los trastornos de la sangre.

Tambien la sangre tienes sus enfermedades que son como la anemia, la leucemia, la hemorragia, Hemofilia, entre otras.