Sangre

Biología. Genética. Cuerpo humano. Sistema cardiovascular. Respiración celular. Glóbulos rojos. Hemoglobina. Glóbulos blancos. Neutrófilos. Eosinófilos. Basófilos. Monocitos. Linfocitos. Plaquetas. Plasma sanguíneo

  • Enviado por: Tezuan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

1. OBJETIVO.

-Pretendemos observar los distintos tipos de células sanguíneas y también practicar el procedimiento clínico de tinción del tejido sanguíneo.

2. INTRODUCCIÓN O FUNDAMENTO TEÓRICO.

La sangre es un fluido, que circula por el sistema cardiovascular y puede llegar a todas las células del cuerpo. La sangre tiene funciones vitales, en primer lugar es el encargado de la respiración celular, tomando el oxígeno de los pulmones, llevándolo a todo el cuerpo y devolviendo desde allí a los pulmones el dióxido de carbono. También recolecta los alimentos disgregados por el sistema digestivo y los lleva a las células. Al pasar por el hígado y el riñón realiza una función depurativa, permitiendo que salgan de nuestro cuerpo sustancias nocivas. Al transportar células del sistema inmunitario, actúa en la defensa de nuestro cuerpo frente a los microbios. Su función transportadora no acaba aquí, pues lleva las hormonas de un lugar a otro del cuerpo. Además, la sangre actúa en la regulación de la temperatura, haciendo que el calor generado en el cuerpo sea trasladado hacia la superficie para que se disipe. Todas estas funciones son muy importantes, pero en la que nosotros nos vamos a centrar es en la función defensiva.

Tenemos alrededor de 4 a 5 litro de sangre ya sea mujer u hombre respectivamente. Algo más de la mitad de este volumen está formado por el plasma, la parte líquida de la sangre. Por él circulan las células sanguíneas, que son de diversos tipos: los eritrocitos o glóbulos rojos, los leucocitos o glóbulos blancos y las plaquetas.

Los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos, también llamados eritrocitos o hematíes, se forman en la médula ósea roja y viven durante cuatro meses. Su principal característica es que no poseen un núcleo organizado. Tienen forma de disco bicóncavo, tienen un diámetro de 7-8 µm y en cada milímetro cúbico de sangre existen de 4,5 a 5,5 millones de ellos, que constituyen el 45% del volumen sanguíneo.

La hemoglobina da a la sangre su color rojo. La hemoglobina se localiza en el interior de los eritrocitos, mediante la cual realizan su función, que es el transporte de oxígeno por la sangre. La hemoglobina es una proteína de color rojo oscuro, formada por dos subunidades  y por dos subunidades . La hemoglobina tiene gran capacidad para unirse al oxígeno, la denominada oxihemoglobina. La hemoglobina no solo transporta oxígeno, sino también CO2 desde los tejidos hasta los pulmones, se denomina carbaminohemoglobina.

Los glóbulos blancos

Los leucocitos o glóbulos blancos son las células sanguíneas encargadas de la defensa. Su tamaño es variable, de 6 a 20 µm, y se encuentran en la sangre en un número que oscila entre los 5.000 y los 10.000 por milímetro cúbico. Hay varios tipos de leucocitos, pero todos tienen núcleo, aunque la forma de éste varía. Se dividen en dos grupos:los granulocitos, poseen unos gránulos en el citoplasma, y los agranulocitos, carecen de ellos. Los granulocitos se subdividen en neutrófilos, eosinófilos y basófllos, y los agranulocitos en monocitos y linfocitos.

Neutrófilos

Se originan en la médula ósea roja. Constituyen el 60% del total de los leucocitos, y sus gránulos son pequeños. El núcleo posee varios lóbulos. Su función es la fagocitosis. Se tiñen con colerantes neutros.

Eosinófilos

Originados donde los neutrófilos. Los eosinófilos constituyen el 3% de los leucocitos y su núcleo presenta sólo dos nódulos ovalados. Sus gránulos son grandes y numerosos. Su función es la fagocitosis y su número aumenta durante las alergias y las enfermedades por parásitos. Se tiñen con colorantes ácidos.

Basófilos

Los gránulos de los basófilos son gruesos pero escasos. Su núcleo tiene una forma que recuerda a un 5. Se originan donde los anteriores y constituyen sólo el 1% dede los leucocitos. Segregan heparina, que es una sustancia anticoagulante.

Monocitos

Son los más grandes de entre los glóbulos blancos. Su núcleo tiene forma arriñonada y poseen gran cantidad de citoplasma, que no tiene gránulos. Constituyen el 6% de los glóbulos blancos, y se dedican a devorar partículas de un tamaño considerable.

Linfocitos

Constituyen el 25% de todos los leucocitos. Se forman en la médula ósea roja. Sin embrago cuando salen de ella sufren un proceso de maduración, que según donde ocurra se distinguen dos grupos: los linfocitos B y los linfocitos T. Se encargan del sistema de defensa también llamado inmunitario, por el cual el linfocito distingue las sustancias que debe destruir de las que son propias del cuerpo. La sustancia atacante recibe el nombre de antígeno, y la que producen los linfocitos para neutralizarla son los anticuerpos.

Las plaquetas.

Son fragmentos de citoplasma, carentes de núcleo, procedentes de la fragmentación de unas grandes células presentes en la médula ósea roja. Tienen forma biconvexa. Suelen estar agrupadas y se encuentran en número de 200.000 a 300.000/mm³ de sangre. Cuando un vaso se rompe, las plaquetas inician el proceso de coagulación de la sangre, esa es su función.

El plasma sanguíneo

Tiene el aspecto de un fluido claro, el 90% está formado de agua. En él se hallan disueltas sales minerales. También hay proteínas en el plasma, las más importantes son: el fibrinógeno que intervienen en la coagulación sanguínea; las albúminas, que desempeñan un importante papel en el transporte y para mantener el volumen de plasma, y las globulinas, que son parte del sistema defensivo de nuestro cuerpo. Además, en el plasma existen todas las sustancias transportadas por la sangre, como las partículas de alimento, los productos que son el resultado del metabolismo y las hormonas.

'Sangre'

3. MATERIAL.

-Material de laboratorio: microscopio, varios portaobjetos (al menos uno esmerilado), cuentagotas, guantes, 5 cestillos (3 para tinción y 2 para aclarado), papel de filtro y cubetas.

-Reactivos: etanol (panóptico 1), colorante ácido (eosina, panóptico 2), colorante básico (azul de metileno, panóptico 3) y aceite de inmersión.

-Material biológico: sangre traída del banco de sangre del Hospital Universitario Doctor Negrín.

4. PROCEDIMIENTO.

  • Lavamos los portas de la siguiente manera:

  • -Los metemos en una mezcla de agua, jabón y lejía, y lavarlos con guantes uno a uno.

    -Seguidamente los metemos en agua caliente con jabón y lejía un rato.

    -A continuación los pasamos a una mezcla de alcohol-éter al 50%, y los dejamos 24 horas.

    -Tras 24 horas los sacamos y los secamos uno a uno con papel absorbente.

    -(Hay que tener en cuenta que todo esto hay que realizarlo con guantes y en cubetas de plástico).

  • Preparamos 5 cestillos con:

  • Cestillo 1. Panóptico 1: Etanol (Fijador).

    Cestillo 2. Panóptico 2: Colorante ácido (Eosina).

    Cestillo 3. Panóptico 3: Colorante básico (Azul de metileno).

    Cestillo 4. Agua destilada.

    Cestillo 5. Agua destilada. Para quitar el exceso de colorantes.

  • Ponemos un portaobjetos limpio en una superficie horizontal y en la parte derecha del portaobjetos colocaremos una pequeña gota de sangre, para empezar a hacer el frotis. Cada alumno tendrá que realizar al menos 4 ó 5 frotis.

  • Realizaremos el frotis de la siguiente manera: colocamos un porta por la parte esmerilada por delante de la gota que teníamos en el otro porta, entre ambos portas, tendrán que formar un ángulo aproximado de 45º. Los desplazamos suavemente hacia atrás hasta que toque la gota de sangre y se reparta por el borde esmerilado por capilarización, nunca debe llegar a las esquinas del borde esmerilado. Antes de que la sangre llegue a los extremos desplazamos el porta de arriba hacia delante con la inclinación de antes y una velocidad constante. Hay que tener en cuenta de no levantar el porta para que se nos quede una película fina y no se nos formen repliegues, si esto sucede hay que volver a repetir el frotis. Tiene que quedar una cabeza más condensada, un cuerpo que será donde haya muchos glóbulos rojos y algunos blancos y una cola.

  • Dejamos secar los frotis en posición horizontal.

  • Realizamos tres inmersiones de un segundo cada uno en el cestillo 1, hay que tener en cuenta de que en las inmersiones, los portas deben quedar bien cubierto por el líquido.

  • Dejamos secar sobre el papel de filtro.

  • Hacemos 5 inmersiones en el cestillo 2.

  • Dejamos secar.

  • Realizamos siete inmersiones en el cestillo 3.

  • Realizamos varias inmersiones en los dos cestillos de agua destilada hasta que deje de decolorar.

  • Dejamos secar los frotis inclinados y sobre el papel de filtro.

  • Las muestras están listas para ser estudiadas.

  • El estudio de las muestras se realizaran de la siguiente manera: en prime lugar observamos con el objetivo más pequeño para observar la distribución de la célula, si es mala se desecha, pero si es buena pasamos al siguiente aumento. Y por último colocamos el objetivo de inmersión: subimos el condensador, cerramos el diafragma y colocamos sobre la muestra una gota de aceite de inmersión y colocamos encima el objetivo de 100X.

  • 5. RESULTADO.

    Tras realizar los primeros frotis y observarlos al microscopio, nos dimos cuentas de que estaban llenos de bacterias. Nos llevamos una desilusión, por lo que algunos compañeros volvieron a realizar algunos frotis; pero seguíamos en las mismas.

    Cuando ya casi tirábamos la toalla, decidimos pedir permiso a los compañeros de laboratorio y observar sus muestras, lo cual se nos permitió.

    Tras estudiar esas muestras lo único que no observamos fueron: basófilos y monolitos, puesto que son los más difíciles de ver. Veamos a continuación lo observado mediante un dibujo, que lleva adjunta una fotografía real. Hay que mencionar que esto fue visto con el objetivo 100X.

    'Sangre'
    Neutrófilos

    'Sangre'
    'Sangre'
    Eosinófilos

    'Sangre'
    'Sangre'
    'Sangre'
    Linfocitos

    'Sangre'

    'Sangre'
    Plaquetas

    6. CONCLUSIÓN.

    La única conclusión que podemos sacar después de no observar lo que queríamos y solo ver bacterias, es que las muestras se nos contaminaron y posiblemente no estaban muy bien hechas debido a que notros no tenemos experiencia y es un proceso muy complicado.