San Juan de la Cruz

Literatura española siglo de Oro. Poesía y lírica mística renacentista. Biografía. Misticismo. Temas

  • Enviado por: Kanabis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad

San Juan

De La

Cruz

Creación de Adán, a imagen y semejanza de Dios. Miguel Ángel s. XVI

........................ 4° ESO A


Índice.

  • Introducción. Pág. 3

  • Biografía. Pág. 6

  • Planteamiento de fe. Pág. 11

  • Opinión personal. Pág. 17

  • Bibliografía. Pág. 19

Introducción.

En el s. XVI España estaba gobernada por el matrimonio de Isabel y Fernando (Los Reyes Católicos) que supuso la vinculación de las Coronas de Castilla y de Aragón (Aragón, Valencia, Mallorca, Cataluña, Sicilia y Cerdeña), la Corona de Castilla no mantenía leyes, instituciones, monedas u otros elementos privativos, sino que se integraban en un conjunto único. Fue una época de conquistas: el reino de Granada (1492), el reino de Nápoles (1504), el reino de Navarra (1512), el norte de África, las Islas Canarias y el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón (la América Española), una gran potencia política mediterránea. Con Carlos I (hijo de los R. Católicos), la Monarquía Hispánica continuó creciendo (ducado de Milán y la rápida conquista de América), que continuó Felipe II que completó la incorporación de territorios (Toscana, Filipinas, África, Portugal, Asia y América). A mediados del s. XVI las rápidas conquistas de los Imperios azteca (Hernán Cortés) e inca (Francisco Pizarro), México y Perú coronaron la organización de la América española. En 1492 fue expulsada de España la minoría judía, y se obligó a los musulmanes a convertirse o emigrar. La Inquisición (1480) era un tribunal contra los conversos de origen judío, los musulmanes (moriscos) al vivir agrupados en zonas de la península eran reacios a la religión y la cultura cristianas y fueron expulsados de España.

La economía castellana era la más próspera y Castilla se encontraba en una fase expansiva, las ciudades más dinámicas eran Valladolid (importante papel político), Burgos (sede del comercio), Segovia (producción textil lanera), Salamanca (la universidad más prestigiosa), Medina del Campo (ferias internacionales) y Sevilla (la principal ciudad del s. XVI).

La alta nobleza, los miembros destacados del clero disfrutaron de los principales cargos de la monarquía, para el pueblo, que pagaba los impuestos, la realidad supuso el envío de muchos de sus hombres para abastecer los ejércitos. La gran crisis epidémica de finales de siglo causó una fuerte crisis demográfica y económica. Sus ciudades perdieron en la economía y se despoblaron. La burguesía y los sectores de la actividad manufacturera, mercantil y financiera desaparecieron. La obsesión por el ennoblecimiento y por vivir de las rentas agrarias sirvió de base a una sociedad con fuertes diferencias entre los ricos y poderosos y la gran masa popular, empobrecida.

Biografía.

Gonzalo de Yepes pertenecía a una buena familia de Toledo, pero como se casó con una joven de menor clase fue desheredado por sus padres, tuvo que ganarse la vida como tejedor de seda. Cuando murió dejó a su esposa (Catalina Álvarez) en la miseria y con tres hijos; el pequeño se llamaba Jitan y había nacido en Fontíveros (Ávila) en 1542. Éste asistió a la escuela de niños pobres en Medina del Campo y empezó a aprender a tejer, pero más tarde entró a trabajar como criado en el hospital, al mismo tiempo continuaba sus estudios en el colegio de los jesuitas. A los 21 años tomó el hábito en el convento de los carmelitas, con el nombre religioso de Juan de San Matías. Tras superar sus estudios teológicos, fue ordenado sacerdote con 25 años.

Santa Teresa oyó hablar del hermano Juan y quiso conocerlo, quedó admirada de su espíritu religioso y quiso restaurar y revitalizar el Carmelo (convento donde vivía él), y así fueron fundando conventos... hasta el de Alcalá, que era a la vez colegio; donde San Juan fue nombrado rector (superior del colegio), donde supo inspirar a los religiosos el espíritu de soledad, humildad y mortificación (ayunos severos).

Pero Dios, quería purificar su corazón de toda debilidad y apegos humanos, después de haber gozado de las delicias de la contemplación, San Juan se vio privado de toda devoción... descritas en La Noche Oscura del Alma, después tuvo un período todavía más penoso de oscuridad, sufrimiento espiritual y tentaciones (San Juan se sentía abandonado por Dios), pero la luz y amor divinos sucedió a esta prueba que había soportado el siervo de Dios.

En 1571, Santa Teresa llamó a San Juan a que fuese su director espiritual y confesor en un convento de Ávila. Pero unos años más tarde en el Carmelo necesitaban su ayuda y fue obligado a la fuerza a volver, como San Juan se rehusó a marchar fue encerrado en una celda y maltratado brutalmente; como relatan algunos de sus versos:

¿En dónde te escondiste,

Amado, y me dejaste con gemido?

Como el ciervo huiste,

Habiéndome herido;

Salí tras ti clamando, y eras ido.

Donde explica que cuando tuvo necesidad de Dios, no lo encontró porque se trataba de otra prueba del Señor, y por eso es como una voz que clama en el desierto. San Juan intenta introducir la historia de Jesús con matices terrenales.

A los nueves meses de prisión; escapó, se cree que ayudado por la virgen en una visión que él tuvo (su fuga fue un milagro).

En 1579, fue nombrado superior del colegio de Baeza y dos años después elegido superior de Los Mártires (Granada), también era el fundador y jefe espiritual de los carmelitas descalzos. Se consagró a escribir las obras que han hecho de él un doctor de teología mística en la Iglesia.

Tres años después Santa Teresa murió y San Juan fue nombrado vicario (gobernador de una diócesis) de Andalucía, él se consagró a corregir ciertos abusos; como que los frailes tuviesen que salir del monasterio a predicar, ya que San Juan opinaba que la vocación de los descalzos del Carmelo era esencialmente contemplativa y provocó una oposición contra él. San Juan fundó varios conventos y, al acabar su periodo de vicario, fue nombrado superior de Granada. Más tarde la provincia se dividió en seis regiones, administradas a un consultor; San Juan fue nombrado uno de ellos. En 1591, San Juan habló en defensa del Padre Gracián y de las religiosas; ya que ellos habían salido perjudicados con la separación de la provincia, y por ellos él fue privado de todos sus cargos y enviado como simple fraile al remoto convento de La Peñuela, donde estuvo entregado a la meditación y la oración en las montañas. Mientras un consultor de la congregación recorrió toda la provincia tomando informes sobre la vida y conducta de San Juan, muchos de los frailes mintieron sobre San Juan para no caer en desgracia, y por ello, este consultor llegó a tener pruebas suficientes para hacerle expulsar de la orden. En medio de esta tempestad, San Juan cayó enfermo y él eligió marchar al convento de Úbeda el cual estaba peor provisto y al cargo de un superior que había sido corregido por San Juan. La fatiga del viaje empeoró su estado y le hizo sufrir mucho, con gran paciencia, se sometió a varias operaciones. El indigno superior le trató inhumanamente; prohibió a los frailes que le visitasen, cambió el enfermero porque le trataba con cariño, sólo le permitía comer los alimentos ordinarios y ni siquiera le daba los que le enviaban algunas personas de fuera,...

Después de tres meses de sufrimientos muy agudos, el santo falleció el 14 de Diciembre de 1591. Su muerte trajo consigo la revalorización de su vida y tanto el clero como los fieles acudieron en masa a sus funerales, sus restos fueron trasladados a Segovia, donde había sido superior de un convento por última vez.

Fue canonizado en 1726. En 1926 fue proclamado doctor de la Iglesia por Pío XI por sus obras Místicas.

Planteamiento de Fe.

La doctrina de San Juan de la Cruz era plenamente fiel a la tradición antigua: el fin del hombre en la tierra es alcanzar “Perfección de la caridad y elevarse a la dignidad de hijo de Dios por el amor”; la contemplación debe conducir al amor y a la unión con Dios por el amor; él decía “No hay trabajo mejor ni más necesario que el amor”; ya que el amor hay que trabajarlo y es el cual se hace con más agrado, “Hemos sido hechos para el amor”, “El único instrumento del que Dios se sirve es el amor”, porque Dios nos creó para ello, para que buscásemos la felicidad mediante el amor.

El amor lleva a la contemplación, pero como que amor es producto de la fe, que es el único puente que puede salvar él perdernos en el infierno separa a nuestra inteligencia de la infinitud de Dios, la fe ardiente y vivida es el principio de la experiencia mística (vida espiritual). San Juan nunca se cansó de inculcar esa doctrina (opiniones filosóficas) tradicional con su estilo maravilloso y sus ardientes palabras.

Las verdades que enseñó no deben empañarse por las prácticas que puedan ser exageradas; porque el se preguntaba si Jesucristo fue exagerado aceptar morir en la cruz, entonces él deseaba amar hasta el extremo. Dios no pide lo mismo a todos, el amor extiende el corazón y las capacidades de entrega.

San Juan solía pedir a Dios tres cosas:

  • Que no dejase pasar un solo día de su vida sin enviarle sufrimientos; por que era la única manera de amar.

  • Que no le dejase morir en el cargo de superior; ya que él quería morir como el más humilde y sin pertenencias.

  • Que le permitiese morir en la humillación y el desprecio; y por eso quiso morir como murió; eligiendo el convento más ruin para sus últimos días, al cargo de una persona despreciable y con pocos alimentos y privilegios.

Con su confianza en Dios, obtuvo milagrosamente en algunos casos provisiones para sus monasterios, con frecuencia estaba en sí mismo con Dios.

Su amor con Dios hacía que su rostro brillase en muchas ocasiones, sobre todo al volver de celebrar una misa. Su corazón era como una llama ardiente en su pecho. Su experiencia en lo espiritual, añadida a la luz del Espíritu Santo, hacía dificultoso engañarle diciéndole que algo procedía de Dios porque él lo sabía.

Juan dormía unas dos o tres horas diarias, porque el resto de la noche la pasaba orando ante el Santísimo Sacramento.

En algunos de los siguientes versos se puede entender la situación de San Juan y sus planteamientos:

Pastores, los que fuerdes (valláis)

Allá por las majadas al otero (colina aislada en llano)

Si por ventura vierdes (por casualidad vieras)

Aquel que yo más quiero,

Decidle que dolezco (le duele), peno y muero.

En este verso nombra a los pastores como relación al mundo celestial (muy mencionado en la Biblia), como símbolo de que Jesús es el pastor y cuida al rebaño (nosotros), y San Juan que ama a Dios y desea reencontrarse con Él llega a decir que por Él `... dolezco, peno y muero”.

¡Oh bosques y espesuras,

Plantadas por la mano del Amado!

¡Oh prado de verduras

De flores esmaltado!

Decid si por vosotros ha pasado.

En este verso se cita la creación de Dios (bosques, espesuras, prado, flores), toda ella creada por la mano del Amado; la mano de Dios. Y vuelve a exaltar su amor por Dios y que todo lo que toca es bello.

Descubre tu presencia,

Y máteme tu vista y hermosura.

Mira que la dolencia

De amor, que no se cura

Sino con la presencia y la figura.

En este verso podemos ver el deseo y la necesidad de San Juan por Dios, ya que sin Dios él no es nada, sin su presencia el dolor no se calma y es aún más fuerte. San Juan recurre a los sentimientos del pueblo hacia su Dios, su fe, se refleja en el inmenso amor que se descubre al encontrar a Dios y vivir el camino que nos da.

Por las amenas liras

Y canto de sirenas os conjuro

Que cesen vuestras iras,

Y no toquéis al muro,

Porque la esposa duerma más seguro.

En este verso como se refiere Dios hacia el pueblo, en sentimiento de protección hacia este.

La blanca palomica

Al arca con el ramo se ha tornado;

Y la tortolica

Al socio deseado

En las riberas verdes ha hallado.

En este verso podemos ver como San Juan vuelve a referirse a un pasaje de la Biblia (El Arca de Noe), imagen que también podemos relacionar con la figura del Espíritu Santo en forma de paloma con un ramo de olivo, en señal de paz y esperanza; un nuevo comenzar.

Su prosa y su poesía son divinas ya que por ahí pasó el espíritu de Dios.

Obras Mayores:

  • Subida al Monte Carmelo.

  • Cántico Espiritual. (escrita en la cárcel y relata la unión con Dios).

  • Llama de amor viva. (escrito en 15 días en Granada, es el libro más ardiente.

  • Noche oscura del alma. (Noche pasiva del sentido y Noche pasiva del espíritu).

  • Obras menores:

  • Avisos: consejos que daba a las monjas de las cuales era confesor.

  • Cautelas: Escritas para las mismas monjas.

  • Cuatro avisos a un religioso.

  • Cartas: sólo se conservan 32, ya que muchas se destruyeron en el proceso que hubo contra el.

  • Poesías: Noche oscura, Cántico espiritual y Llama.

  • Dichos de luz y amor: Frases de dirección para sus carmelitas que escribía ocasionalmente.

  • Su mensaje: Sepamos descubrir el tesoro de la cruz, ayudarnos por la oración y el silencio a descubrir a Dios, seamos dóciles a las inspiraciones de lo alto y perdonemos a los que nos ofenden.

    Su oración: Señor, Dios nuestro, que hiciste a tu presbítero San Juan de la Cruz modelo perfecto de negación a sí mismo y de amor a la cruz: ayúdanos a imitar su vida en la tierra para llegar a gozar de tu gloria en el cielo. Amén.

    San Juan vivió la renuncia completa que predicó tan persuasivamente. Fue `libre, como libre es el espíritu de Dios'. Su objetivo era la plenitud del amor divino y la unión del alma con Dios.

    La doctrina de San Juan de la Cruz se resume en el amor del sufrimiento y el completo abandono del alma en Dios. Ello le hizo muy duro consigo mismo; en cambio, con la gente era bueno, amable y bondadoso.

    San Juan de la Cruz
    Opinión Personal.

    Quisiera reiterar que San Juan de la Cruz en esta selección de imágenes poéticas, encontramos retratada parte de la historia bíblica (El Arca de Noe o La Creación) y la vida de Jesús (La muerte en la Cruz).

    Observo en estos versos que San Juan de la Cruz se apropia en el mundo de lo Celestial para traducirlo al lenguaje del mundo terrenal, logrando convertirse en el mayor representante de la literatura mística española.

    Creo que San Juan de la Cruz es una de las almas más puras que Dios ha tenido en su Iglesia, y que como la mayoría de los casos, mucha gente de su alrededor no se ha dado cuenta de su importancia, hasta que llegó a su muerte.

    Pasó la vida en penitencia, porque pensaba que para llegar al amor había que encontrar la felicidad, y esta no se consigue sino hay primero sufrimiento.

    Yo sinceramente, creo que antes de haberlo hecho Santo tendrían que haberlo hecho mártir, porque era un sufridor, defendiendo sus principios y los de Dios, en tiempos de la Inquisición, y nunca protestó, solo quería hacer la voluntad de Dios, porque así lo sentía y sino sufriría aún más.

    Es un ejemplo de clara vocación espiritual, sobre todo en el tiempo que le tocó vivir, donde había mucha miseria, y muchos de los sacerdotes entraban en la Iglesia para no pasar penurias ni hambres. Pero él no, dedicó su vida para los demás, para los religiosos; fundando y creando monasterios,... y todos sus sentimientos, deseos y preocupaciones las reunía y expresaba en sus poesías y escritos en prosa.

    Lo que estoy totalmente en desacuerdo, es como una persona tan bondadosa y buena, tuvo tantos enemigos y muy poca gente que le defendiera, más motivos de su sufrimiento.

    Bibliografía.

    • Butler, Vidas de los santos de Butler, Vol. IV.

    • Oficio Divino I, p. 1031.

    • www.eresmas.es

    • Libro de Ciencias Sociales de SM de 2° ESO (para la introducción).

    • Pequeño Larousse (para palabras difíciles).

    • Enciclopedia multimedia Encarta 1998 y 2001.

    • www.google.com

    TRABAJO DE SAN JUAN DE LA CRUZ