San Agustín

Filosofía cristiana. maniqueismo. Iluminación. Alma. Cuerpo. Dios. Verdad

  • Enviado por: Lalonzio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Fundamentos Clásicos del Derecho Patrimonial en Derecho Romano y Derecho Vigente
UNED
El Programa pretende cumplir con la función de iniciar al alumno en sus primeros pasos en la investigación...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Filosofía
UNED
En este curso académico 2011-2012 seguiremos implementando el Plan de Grado en Filosofía, elaborado conforme a la...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Biografía

S

an Agustín, nació en Tagaste, en África del Norte, en el 354. Muere en Hipona, el año 430.

Hijo de una madre cristiana, Santa Mónica, y de un pagano, el decurión Patricio, recibió una instrucción literaria y filosófica. Enseñó gramática y retórica en Cartago, en Roma y en Milán. Se adhirió primeramente al maniqueísmo, luego sufrió una pasajera crisis escéptica y, por último, se sintió atraído por las doctrinas platónicas y neoplatónicas. En Milán, por influencia de su madre, la predicación de San Ambrosio y la lectura del Nuevo Testamento se convirtió al cristianismo. Recibió el bautismo de manos de San Ambrosio. Tras la muerte de su madre volvió a África y en 391, fue ordenado sacerdote en Hipona, y de ahí mismo, 4 años más tarde, fue ordenado obispo. Finalmente muere en Hipona, en las manos de los vándalos.

Escribió más de quinientas obras, entre las que destacan: Las confesiones, en trece libros, autobiografía en la que, a través del examen de las propias culpas y de la propia conversión, se propone exaltar la fuerza de las gracias divina; De vera religione; De magistro; De linatura et gratia contra Pelagium; De gratia et libero arbitrio; De praedestinatione sanctorum. Entre 413 y 426, presintiendo la caída del imperio romano, compuso la obra De civitate Dei, en la que traza una teología cristiana de la historia a través de la contraposición de la ciudad terrena y de la ciudad de Dios.

Teoría de la Iluminación

San Agustín nos demuestra mediante esta teoría la existencia de Dios, como ser supremo y eterno.

El alma y Dios para San Agustín, son los dos polos fundamentales entre los que se mueve el pensamiento. Frente a ambas íntimas y cordiales realidades, poco cuenta para San Agustín lo demás; el mundo exterior le sirve sólo para descubrir en él los rastros de Dios.

De Dios no podemos alcanzar un concepto positivo porque, como dice Plotino, está por encima de cuanto pudiéramos pensar de Él. Únicamente es adecuada la concepción de Dios como aquel ser cuya esencia es su misma existencia, cuyo ser es existir.

Según San Agustín el alma del hombre es una sustancia activa y fue creada para el cuerpo del hombre, y ahí está apresada. Dice San Agustín: “Fuimos creados para Ti, Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”.

La frase empleada por San Agustín, para el existir de Dios, es ¿Existe algo que sea superior a la razón? De existir algo, cuestiona ¿podría ser identificado con Dios? Si mediante la razón hallásemos algo superior que esta misma, y ese algo no tiene nada superior a sí mismo, sin duda entonces ese algo tiene que ser Dios.

Para San Agustín, el alma fue creada para el cuerpo, y antes no existía. En cuanto a eso no concuerda con Platón, pues según Platón el alma habría vivido antes, y entonces ahí habría conocido todas las ideas. Según San Agustín, el alma no conocería las ideas desde una vida anterior, sino que es Dios quien las alumbra en nuestro espíritu, dándonos así una visión superior, divina., de todo cuanto nos rodea y se ofrece a nuestros sentidos. El entendimiento nos aparece así como un algo divino, y la contemplación intelectual como la obra del Dios iluminada con su venida a todos los hombres.

Puedo entonces concluir que la teoría de la Iluminación del célebre San Agustín, sería algo así como que el alma fue creada por Dios, y habita encarcelada en nuestro cuerpo para lo cual fue creada, y ahí espera llegar a Dios. Es Dios quien la ilumina y le permite ver las ideas, dándole la facultad para encontrarlas por si misma, pues no pueden ser entregadas por un ser externo, sino que necesitan ser obtenidas por el alma, y tampoco pueden ser obtenidas por los sentidos. Por lo tanto Dios nos ilumina el alma para comprender cuanto nos rodea, para así darle gloria.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Enciclopedia Monitor

  • Historia sencilla de la Filosofía (Rafael Gambra)

  • Breve Historia de la Filosofía (Humberto Giannini)

  • Internet

  • Historia sencilla de la filosofía medieval.