San Agustín de Hipona

Religión. Cristianismo. Hagiografía cristiana

  • Enviado por: Soulofgea
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

SAN AGUSTIN DE HIPONA

San Agustín de Hipona nació en Tagaste, Numidia, hoy en día Argelia en el año 354. Su padre era un pagano, su madre un devota cristiana (persona influyente en la conversión de su hijo al cristianismo).

Trabajó como retórico en ciudades norteafricanas y vivo con una mujer cuyo nombre es desconocido con la cual tuvo un hijo llamado Adeodatus que en latín significa (regalo de Dios), desde el nacimiento de su hijo se empieza a notar su inclinación por lo teológico opino personalmente.

Antes de iniciar en el seno de la iglesia anduvo en una “búsqueda de la verdad” estudiando varias corrientes filosóficas, se inspira en un tratado filosófico de Marco Tulio Cicerón.

Dura nueve años adherido al maniqueísmo.

Esta religión toma el nombre de su fundador, un sabio persa llamado Mani, y presentó durante varios años un desafío para el cristianismo; el maniqueísmo manejaba una gran influencia del gnosticismo, tiene una visión dualista del universo, la lucha entre el bien y el mal: el ámbito de la luz que es como el espíritu, Dios. La oscuridad son los problemas, Satán.

Inicialmente los dos ámbitos estaban totalmente separados, pero en un una catástrofe los dos ámbitos se mezclaron y se vieron involucrados en una lucha perpetua. Así, la especie humana es un producto del microcosmos, pero al mismo tiempo pertenece a este. Se determina en el maniqueísmo el cuerpo humano como algo material, y oscuro, perverso, a cambio el alma es una cuestión espiritual y producto de luz, esta alma debe ser liberada del cautiverio que padece en el mundo a través del cuerpo humano material. El camino a esta liberación se da por la sabiduría, en este caso esta sabiduría debe estar relacionada con lo divino. Ya con el conocimiento adquirido, el cuerpo debe privarse de lo carnal, lo animal y lo mundano, pues estos placeres encierran y perpetúan el alma.

El maniqueísmo tenía una división de acuerdo al grado de perfección espiritual en que se encontraban sus fieles. Los elegidos, quienes practicaban un estricto celibato y eran vegetarianos, no bebían vino ni tampoco trabajaban, a cambio se dedicaban totalmente a la oración. Con esos patrones, aseguraban su ascensión a la luz después de la muerte. La segunda rama de lo maniqueos, quienes eran mucho más numerosos, poseían un nivel mas bajo de espiritualidad, podían casarse mas no tener hijos, ayunaban semanalmente y complementaban tareas de los elegidos (el otro grupo de maniqueos).

En el maniqueísmo con el tiempo se rescatarán todos los fragmentos de luz divina, el mundo se destruirá y la luz y la oscuridad volverán a estar separadas por siempre. El maniqueísmo desaparece como religió del mundo occidental a principios de la edad media

Esta doctrina alcanzo mucho creyentes en varias partes del mundo en especialmente en el norte de Africa.

Al finalizar los nueve años de ser un adepto San Agustín escribe documentos considerados importantes en contra del maniqueísmo, y se siente desilusionado por la imposibilidad de reconocer principios contradictorios, se adhiere ahora al escepticismo.

Es importante hacer una corta síntesis de lo que consistió el escepticismo pues, estará relacionado con el trabajo de San Agustín.

El escepticismo significa en griego examinar, y en la filosofía occidental, la doctrina niega la posibilidad de alcanzar el conocimiento de la realidad, como en sí misma, fuera de la percepción humana. La palabra escepticismo es también significado de “duda” y es aceptado como “verdad” tal vez por esto, San Agustín en su búsqueda de la verdad se interesa por el escepticismo. Este escepticismo esta basado con las ideas sobre el ámbito y la validez del conocimiento humano.

En esta corriente se afirmo que se pueden dar razones tan buenas a favor, como en contra de cualquier proposición filosófica. También se mantenía que ninguna idea podía ser probada de manera concluyente, pero que algunas podían ser mostradas como más probables que otras.

San agustín se traslada a Italia. Primero a Cartago y luego a Milán en donde trabaja como retórico, ahora se inclina por otra corriente filosófica, el neoplatonismo, en esta doctrina el alma universal tiene la opción de mantener su imagen e integridad de perfección De ser sensual y corrupta, la ignorancia de una verdadera naturaleza hace que el alma humana experimente un falso sentido de distancia e independencia, se vuelve presumida y se degrada a ámbitos depravados.

En el neoplatonismo se mantenía o se mantiene que la posibilidad de salvación de alma se posibilitaba a la virtud de la libertad de la Voluntad, esta voluntad permite elegir a mismo tiempo una opción de pecado. El alma conoce un éxtasis total a través de una experiencia mística.

Se habla también del uno y el nous y el alma universal. El nous y el alma universal trasmiten poder divino de lo Uno a todo mediante unas señales al mundo de los sentidos.

Los elementos de lo No mundano interesaron mucho a la iglesia cristiana y la conexión posiblemente la viene a hacer San Agustín, él no solo había conocido el neoplatonismo, ahora conoce a una persona, San Ambrosio y con estos dos casos de conocimiento o mejor dicho de encuentro San Agustín se siente ahora atraído por el cristianismo.

Se cuenta en su propio relato que un día creyó escuchar la voz de un niño, esta le decía “toma y lee” interpretó la frase como algo divino y toma un pasaje de las sagradas escrituras, que decía así: “…nada de comilonas y borracheras, nada de lujurias y desenfrenos, nada de rivalidades y envidias. Revestíos mas bien del seños Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.” Ahora San Agustín se decide por el cristianismo, se bautiza y bautiza a su hijo por medio de Ambrosio.

Escribe varios libros, de los cuales retomaré cosas de confesiones, que es uno de los principales escritos, es autobiográfico, en sus páginas expuso gran parte de su pensamiento teológico y filosófico, y presenta una teoría del conocimiento.

Toma una serie de símiles y habla de los sentidos y su relación con la memoria como por ejemplo: “…ni como el perfume que pasa y se pierde en el viento y que, afectando al sentido de la memoria, por la que puede ser reproducida…”. Dice que las cosas no penetran en la memoria, son capturadas sus imágenes con rapidez, quedan almacenadas en un sistema de comportamiento y emergen de una forma maravillosa al recordarlas. Habla de lo inherente a los sentidos, que está incorporadas a el alma y el alma las reconoce tal cual son.

Con una doctrina ya definida se devuelve a África y es ordenado sacerdote, se consagra obispo de Hipona hasta su muerte. En esa época el cisma y la herejía amenazaban la unidad de la iglesia, San Agustín emprende una batalla religiosa, combate a el que era antes un aliado, a la herejía maniqueísta y entra en conflicto con el donatismo, una secta que mantenía que los sacramentos no eran válidos si no eran dirigidos por eclesiásticos sin pecado; también encuentra conflicto con el pelagianismo donde niegan la doctrina del pecado original.

Es en estos conflictos San Agustín desarrolla doctrinas de pecado original, gracia divina, soberanía divina y predestinación.

La predestinación del destino de una persona esta predeterminado por la ley de Dios, pero esta no implica una irremediable negación del libre albedrío, se sostiene que solo el destino final de la persona está predestinado. Valga as redundancias.

La iglesia católica, apostólica romana ha encontrado satisfacción en los escritos de San Agustín y es tan importante su trabajo que la teología cristiana se basó en sus doctrinas.

Su doctrina se ve bien opuesta al maniqueísmo y al pelagianismo. Afirma contra el pelagianismo que la desobediencia espiritual del hombre se había producido en un estado de pecado que la naturaleza humana era capaz de cambiar. En su teología los hombres y mujeres son salvados por el don de la gracia divina; con el maniqueísmo defiende el papel de el libre albedrío donde la causa primera es dios, esta causa produce una cadena de causas ininterrumpidas, un acto de libre albedrío por parte de una persona o animal es un acto inmotivado que se encuentra fuera de la cadena casual, al aceptar un acto de esta posibilidad se niega el orden divino y se hace que el universo parezca irracional, también defiende el la unión de este libre albedrío con la gracia en la cual Dios concede a los individuos santificación.

En este conflicto con Pelagio (pelagianismo) San Agustín afirmaba que cada persona es libre de obedecer o desobedecer a Dios, y que toda persona incurre en el pecado, por esta razón en necesaria la gracia de Dios. Para Pelagio (teólogo británico) la gracia a los hombres fue dada por Dios a través de las enseñanzas y el ejemplo de Jesús, así mediante la gracia cada persona puede conocer el bien o el mal. Pelagio consideraba la salvación como una recompensa dada por Dios gracias a una vida de obediencia elegida con libertad.

En relación a lo anterior San Agustín afirmaba que Dios había creado a la humanidad libre para obedecerle o desobedecerle, pero que el pecado original se trasmitía de generación en generación a través de la procreación. Así, la humanidad es incapaz de no pecar, solo la “irresistible” gracia de Dios puede liberar a la humanidad de el pecado, esa gracia fue dada en Cristo. La gracia puede ser adquirida mediante el bautismo y demás sacramentos. Los creyentes que Dios elija por su no pecado alcanzarán la salvación debido a la gracia triunfante de Dios.

San Agustín vio en el conocimiento una participación en el conocimiento divino, e hizo de las ideas platónicas, las ideas emanadas de la sabiduría de Dios, para él Dios no hace sino afirmar sus dones cuando premia nuestros méritos.

No cabe duda que San Agustín tenia una predilección por temas como el pecado, y la debilidad de los hombres, juzga pero fue parte también de lo que vino a hablar posteriormente acerca de el pecado original, pasó por variar corrientes filosóficas y de cada una tomó algo, para hacer un trabajo pienso yo, en el maniqueísmo, los maniqueos elegidos (la cuestión del celibato y su dedicación a la oración), en el neoplatonismo donde se ve influenciado con las cuestiones metafísicas, el escepticismo con las ideas basadas de el ámbito y la validez del conocimiento humano, y finalmente la iglesia católica en la cual encuentra satisfacción y agrado.