Romeo y Julieta; William Shakespeare

Teatro del Siglo de Oro. Obra shakespeariana. Tragedia romántica. Resumen

  • Enviado por: Alejandra
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 3 páginas
publicidad

Romeo Y Julieta

William Shakespeare

William Shakespeare (1564-1616), el poeta de Stratford-on-avon, es quizás el dramaturgo más importante de todos los tiempos. Las notas sobresalientes de su teatro son: su magistral dominio de la técnica teatral, la fuerza de sus personajes y una probada objetivad, desligada de todo sentimentalismo.

Es una de sus obras mas conocidas junto con Macbeth h y Otelo. Dos jóvenes se conocen y se enamoran; su amor esta prohibido. Sus familias se odian a muerte y nunca les dejaría casarse ni seguir adelante con su amor así que ellos, cuando lo descubren, deciden casarse en secreto, pero todo se lía, romeo mata al primo de Julieta y es desterrado, teniendo que alejarse de su amada, fingen la muerte de Julieta para que ella y romeo puedan estar juntos, pero romeo cree que ella a muerto de verdad, así que va a donde esta el cuerpo de Julieta y se suicida, justo cuando ella abre los ojos, ya que solo estaba dormida. Julieta al ver que su amor se ha suicidado se suicida también para estar siempre con su amor, una preciosa historia imprescindible su lectura.

Acto primero:

E

n al bella Verona, donde se sitúa nuestra escena, dos familias, iguales una y otra en abolengo, impulsadas por antiguos rencores desencadenaban nuevos disturbios, en los que la sangre ciudadana tiñe ciudadanas manos.

De la entraña fatal de estos dos enemigos cobraron vida bajo contraria estrella dos amantes, cuya desventura y lastimoso término entierra con su muerte la lucha de sus progenitores.

Los trágicos pasajes de su amor, sellado con la muerte, y la constante saña de sus padres, que nada, que nada puedo aplacar sino el fin de sus hijos, va a ser durante dos horas el asunto de nuestra representación.

Si la escucháis con atención benévola, procuraremos enmendar con nuestro celo las faltas que hubiere.

Escena primera

Verona una plaza publica

Entran sansón y Gregorio, de la casa de capuleto, armados con espadas y broqueles.

Sansón.- ¡A fe mía, Gregorio, que no soportaremos mas la carga!

Gregorio.- No, porque entonces nos tomarían por burros.

Sansón.- quiero decir, que si nos encolerizamos, sacaremos la espada.

Sansón.- ¡yo pego pronto, como me muevan!

Gregorio.- Pero no te sientes pronto movido a pegar.

Sansón.- ¡un perro de la casa de montesco me nueve!

Gregorio.- moverse es ir de acá para allá; u ser valiente, esperar a pie firme! De modo que si te vuelves, inicias la huida.

Sansón.- ¡un perro de esa casa me moverá a estar firme! ¡Yo le tomare la acera a todo criado o doncella de los montescos!

Gregorio.-Eso indica que eres un débil esclavo, pues solo los débiles se arriman a la pared.

Sansón.- Es verdad, y por eso las mujeres, como vasijas débiles, son empujadas siempre a la pare. Por tanto, echare a los criados de montesco a la pared y arrimare a sus doncellas.

Gregorio.- la contienda es entre nuestros amos y entre nosotros sus criados.

Sansón.- igual me da. ¡Me mostrare tirano! Cuando me haya batido con los sirvientes, seré cruel con las doncellas. Les voy a cortar la cabeza.

Gregorio.- ¿la cabeza de las doncellas?

Sansón.- si al cabeza de las doncellas, o su doncellez. ¡Tómalo en el sentido que quieras!

Gregorio.-quienes habrán de tomarlo en algún sentido serán los que lo sientan.

Sansón.-¡pues me sentirán mientras pueda tenerme en pie, y es sabido que soy un bonito pedazo de carne!

Gregorio.- mas vale que no seas pescado; de serlo estarías convertido en un pobre Juan. ¡Saca tu herramienta, que vienen dos de la casa de montesco!

Entran Abrahán y Baltasar y benvolio

Gregorio.- (aparte a sansón) di mejor, que allí llega un pariente de mi amo.

Sansón.- ¡si, mejor, caballero!

Abrahán.- ¡mentís!

Sansón.- ¡desenvainad, si sois hombres! ¡Gregorio, acuérdate de tu estocada maestra! (Riñen).

Benvolio.- ¡separaos imbeciles…! (abatiendo a espadas). ¡No sabéis lo que estáis haciendo!

Entran varios individuos de ambas casas que toman parte en la refriega; y después ciudadanos con garrotes y partesanas

Ciudadanos.- ¡garrotes, picas y partesanas! ¡Duro! ¡Dad tiera con ellos! ¡Abajo los capuleto! ¡Abajo los montesco!

Entran capuleto vestido con su bata y lady capuleto

Capuleto.- ¿que ruido es este? ¡a ver mi espada de combate! ¡Venga!

Lady capuleto.- ¡una muleta, una muleta! ¿Para que pedís una espada?

Capuleto.- ¡mi espada digo! ¡el viejo montesco llega y blande su hoja a despecho mío!

Entran montesco y lady montesco

Montesco.- ¡tu villano capuleto…! ¡No me detengáis, dejadme!

Lady capuleto.- ¡No darás un paso para ir en busca de un enemigo!

Entra el príncipe con su sequito

Príncipe.- ¡vasallos revoltosos, enemigos de la paz, profanadores de esos aceros, que mancháis con la sangre de vuestro vecino….! ¿No escucharán? ¡Como! ¡Basta! Hombres, fieras, que apagáis el fuego de vuestro furor insensato con purpúreos torrentes que brotan de vuestras venas: bajo pena de tormento, arrojad al suelo, de esas manos sangrientas, vuestras mal templadas armas, y oíd la sentencia de vuestro enojado príncipe! Tres reyertas intestinas, nacidas de una vana palabra, por ti viejo capuleto, y por ti montesco, han turbado tres veces la quietud de nuestras calles; y los ancianos habitantes de Verona se han visto obligados a despojarse de sus graves y decentes prendas para manejar viejas partesanas, con manos igualmente viejas y corroídas por la paz, con fin de atajar vuestro corroído odio. Si en lo sucedido promovéis nuevos desordenes en nuestras calles, vuestras vidas pagaran el quebrantamiento de la paz por esta vez retiraos todos. Vos capuleto vendréis con migo, y vos montesco, id esta tarde, para saber nuestra ulterior resolución en este asunto, a la antigua Villafranca, nuestro habitual punto de justicia. ¡lo repito: bajo pena de muerte, retírese todo el mundo! (salen todos menos montesco, lady montesco y benevolio).

Montesco.- ¿Quién ha vuelto a despertar esta antigua discordia ¿ hablad sobrino ¡os halláis presente cuando comenzó!

Benevolio.- Estaban aquí riñendo cuerpo a cuerpo vuestros criados y los de vuestro enemigo, antes de yo llegar. Desenvaine con intención de separarlos, cuando en aquel momento acude Teobaldo con su espada dispuesta, quien lanzando provocaciones a mis oídos, la agitaba sobre mi cabeza, haciendo los aires, que sin recibir daño alguno, silbaban haciéndole burla, en tanto nos devolvíamos tajos y reveses, venia mas y mas gente y peleaba a favor de una y otra parte, hasta que llego el príncipe, que departió las dos partes.

Lady montesco.- ¡Oh! ¿Dónde esta romeo? ¿Le habéis visto hoy? ¡Celebro infinito que no se hallara en esta refriega?

Benevolio.- señora una hora antes que el sol idolatrado asomara por los áureos balcones del oriente, una intranquilidad de animo me impulso a pasear por las afueras, donde bajo el vergel de sicomoros que crece al poniente de la ciudad, distinguí a vuestro hijo paseando, en hora tan temprana. Me encamine hacia el, pero esquivo mi vista y se interno en la espesura de la arbolada. Yo midiendo sus afecciones por la mías, que nuca son mas activas que en medio de la mayor soledad, seguí mi capricho sin perseguir el suyo, y gustoso evité a quien gustoso huía de mi.