Romanticismo: Punto de vista psicológico

Psicosociología. Amor. Romance. Enamorarse. Relaciones sexuales. Soltería. Matrimonio. Noviazgo. Amar. Identidad

  • Enviado por: Ginebra P.
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Este trabajo a pesar de los esfuerzos realizados, es una vuelta a lo de

siempre: Al romanticismo, al amor. Tema que resulta difícil de abordar, a

causa de:

La infinidad de veces, que ha sido objeto de culto por parte de escritores; el

amor de carácter tan subjetivo y sobretodo el de pareja, parece ser en la

actualidad un mito, un sueño utópico de un pasado romántico que hoy

resulta obsoleto, reduciendo al amor a un concepto que se da en términos

de conveniencia y placer. Esta generación sobre todo, que presume de

autosuficiente y que cae en un egoísmo extremo; parece prescindir de las

relaciones de pareja y este documento pretende hacer una reflexión de esta

nueva tendencia llena de contradicciones, que yo llamo “abstencionismo

romántico”.

Enamorarse puede no sucedernos a todos nosotros, pero dista mucho de

ser un simple producto de la inspiración de poetas, escritores y demás

Artistas. El acto de enamorarse implica tanto el cuerpo como la mente; es

toda una experiencia psicológica el ser activado biológicamente, por

alguien a quien encontramos atractivo. Este proceso es relativamente

rápido y su duración esta relacionado proporcionalmente con el tiempo

que tarda en realizarse; y puede durar a pesar de la mas manifiesta

carencia de recompensas.

A lo anterior se podría objetar que los primeros intentos de formar una

pareja, son inestables y efímeros, y la razón es que durante la adolescencia

y la primera parte de la edad adulta temprana la capacidad de formar un

lazo de pareja serio tarda algún tiempo en madurar . Este lento proceso

proporciona tiempo a una fase de transición durante la cual podemos, por

así decirlo, agarrar experiencia.

Si no fuera de esta manera todos quedaríamos incapacitados para

entablar una relación de pareja madura, y nuestras relaciones seguirían

siendo inconsistentes, infantiles y poco serias.

En la sociedad mexicana sobre todo, esa transición ha sido prolongada por

la excesiva persistencia del lazo paternal, obstaculizando incluso la

búsqueda de la identidad, mediante la necesidad de independizarse de los

padres, quienes tienden a retener a sus hijos. La razón es bastante obvia

pues los jóvenes experimentan una constante tensión generada por el

conflicto entre querer alejarse de los padres y darse cuenta de cuanto

dependen de ellos. Tienen que abandonar la etiqueta de “niños de mami”

y establecer su propia identidad, al tiempo que mantiene vínculos

paternos y familiares. Esto comunica una cualidad infantil que impulsa a

las madres y al padre a continuar respondiendo parentalmente, pese al

hecho de que su descendencia esta sexualmente madura.

Como podemos darnos cuenta la mezcla de sentimientos en los

adolescentes con frecuencia concuerda con la propia ambivalencia de los

padres. Indecisos entre el deseo de que sus hijos se independicen y el que

mantengan la dependencia, es difícil que los dejen partir.

Esta incapacidad para establecer una identidad es lo que posteriormente

en la edad adulta temprana se volverá un obstáculo para establecer una

Relación intima, ya que esta demanda sacrificio y compromiso. De no

poder lograrlo permanecerán aislados y abstraídos, por no satisfacer esa

necesidad de intimidad que se requiere para establecer compromisos

profundos con los demás, no en balde algunos teóricos postulan q en la

edad adulta el desarrollo se debe mas al aspecto social que a los

biológicos.

Solo un joven cuyo sentido de identidad sea bastante fuerte, esta listo para

relacionarse con otra persona, pues se encuentra dispuesto a arriesgar la

Perdida transitoria del “Yo”, en una situación que exige entrega absoluta.

Debido a esto no ha de extrañarnos que el porcentaje de hombres y

mujeres que no se casan haya aumentado de modo dramático durante las

recientes décadas, permaneciendo solteros para tener libertad de asumir

riesgos sociales, económicos y físicos sin tener que preguntarse si su deseo

de autorealización afecta a otra persona. Gozando así de algunas ventajas

de la soltería como:

  • la oportunidad de seguir una carrera,

  • la capacidad de movilización,

  • la autosuficiencia, la libertad sexual,

  • los estilos de vida emocionantes,

  • la libertad de cambiar y la oportunidad de mantener diversas

relaciones

  • vivir varias experiencias,

  • desempeñar una pluralidad de roles y

  • lograr la autonomía psicológica y social entre otras.

Y reforzando las argumentaciones anteriores están las desventajas de las

relaciones de parejas formales, como el matrimonio, q son las siguientes:

  • Las restricciones de la monogamia

  • la frustración sexual

  • la carencia de amigos

  • escasa movilidad

  • limitación para emprender nuevas experiencias

Del otro lado de la moneda como una antítesis q echa por tierra todos los

argumentos a favor de la soltería están los problemas que atraviesan las

personas libre de compromiso, q van desde los prácticos como encontrar

trabajo, vivienda y ser responsables de si mismas, hasta los intangibles

como interrogarse por la manera en que la sociedad los acepta y hace

parte de su interacción, así como la aceptación de los amigos y la familia y

sobre todo, como la soltería afecta su autoestima.

Todo lo anterior nos lleva a reflexionar sobre la conveniencia de amarse a

si mismo por sobre todos lo demás, o si vale mas amar a otra persona, es

por eso mismo que a nuestra generación se le tacha de egoísta, como para

avergonzarnos por el exceso de amor propio, que nos hace obrar pensando

solo en nosotros.

No tienen los padres la culpa de que no podamos enfrentarnos

adecuadamente a una sociedad cada vez mas individualista y carente de

valores; ni tampoco los hijos tienen la culpa de no lograr esa

independencia basada en la obtención de una identidad propia que nos

muestra como seres maduros psicológicamente que pueden valerse por sí

mismo. La culpa es del medio urbano que requiere mas tiempo de

aprendizaje, tiempo que se ve suprimido como por la manera muy “light”

de vivir apresuradamente los acontecimientos de nuestro desarrollo.

Bibliografía

E Papalia Diane. Sally Wendwkos

Desarrollo humano

Sexta edición

Mc. graw Hill.

P 418-420, 472-474, 480-489.

Almodovar Pedro

Patty Diphusa

Compactos Anagrama

P126-129

Novo Salvador

Joyas de la amistad engarzadas

En una antología.

Primera Edición.

Editorial Porrùa, S.A.

P67-68

Myers David G.

Psicologia social

Cuarta edición

P458-463