Romanticismo

Literatura universal. Siglo XIX. Individualismo. Ansia de libertad. Choque con la realidad. Estilo violento y dinámico. Intimidad del poeta. Descubrimiento del paisaje. Motivos exóticos. Poesía romántica. José Espronceda. Rosalía de Castro

  • Enviado por: Mino
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

ROMANTICISMO

Con el término romanticismo se denomina al movimiento cultural y social que tiene lugar en toda Europa en la primera mitad del s.XIX.

El movimiento romántico que ya había triunfado en Alemania, Inglaterra y Francia, encuentra en los españoles el mejor sustento para desarrollarse.

Al volver los Ilustrados del exilio en 1833, tras la muerte de Fernando VII, traen consigo las nuevas tendencias que triunfaban en Europa y que encuentran en España el ambiente ideal para su desarrollo.

Se habla del triunfo del Romanticismo en España, en 1835, fecha en la que se estrena “Don Alvaro y la fuerza del sino”, del Duque de Rivas.

CARACTERISTICAS:

  • Culto al “Yo” individualismo

  • Ansia de libertad: que se manifiesta en todas las facetas de la vida. En política, proclama la libertad del ciudadano. En moral, se olvidan las normas tradicionales y se imponen la pasión y el instinto. En los sentimientos, los románticos se abandonan a las más violentas emociones, normalmente depresivas.

  • Choque con la realidad: el romántico después de forjase determinadas ilusiones, se encuentra con que la vida no responde a ellas, lo que lleva a algunos a evadirse mediante viajes, a otros a alejarse en el tiempo y en el espacio..y en algunos casos, al suicidio.

TECNICA:

En poesía, junto a la métrica tradicional (el romance), surgen nuevos tipos de versos y de estrofas.

En teatro, se olvida la regla de las 3 unidades (tiempo, lugar y acción) y se vuelve a la libertad del teatro del s.XVII.

ESTILO:

El individualismo influye también en el lenguaje literario, dando lugar a una expresión que intenta ser reflejo de la personalidad del autor, siendo un estilo violento y dinámico. Al hombre romántico no le interesa la forma armoniosa y equilibrada ya que su objetivo fundamental es excitar violentamente la sensibilidad del público.

TEMAS:

  • Intimidad del poeta

  • Descubrimiento del paisaje

  • Motivos exóticos

  • Exaltación de los nacional y lo popular

  • Grandes preocupaciones filosóficas y políticas

AUTORES Y OBRAS

  • Poesía romántica: en muchas ocasiones es íntima y amorosa, pero en otros momentos el poeta la utiliza como arma de rebelión contra una sociedad que no le gusta.

Destacan, como poetas, José Espronceda y dos poetas rezagados que escriben en pleno auge del Realismo: Gustavo Adolfo Bécquer y Rosalía de Castro.

En la obra de Espronceda, aparecen todos los rasgos típicos de la literatura de la época. Algunas de sus obras son: “Canción del pirata”, “El diablo mundo” y “El estudiante de Salamanca”.

Bécquer triunfa en la segunda mitad del s.XIX. Fue autor de una seria de rimas, publicadas en periódicos y revistas, recopiladas más tarde por el propio autor (en “El libro de los gorriones”) y editadas después de su muerte como las “Rimas”.

En prosa escribe “Leyendas”, 28 relatos con todos los tópicos románticos, como por ejemplo: “Los ojos verdes” o “El rayo de luna”…

Rosalía de Castro, fue autora de obras como “Follas novas” (en gallego) o “Cantares gallegos” y “En las orillas del Sar” (en castellano).

  • Teatro romántico: se caracteriza por no aceptar la regla de las 3 unidades, dividir la obra en 5 actos, utilizar temas legendarios o históricos, presentar personajes marcados por un destino fatal…

Destacan: Ángel de Saavedra (Duque de Rivas) autor de “Don Álvaro y la fuerza del sino”; Hartzenbusch, autor de “Los amantes de Teruel” y José Zorrilla, autor de “Don Juan Tenorio”.

- Prosa romántica: destacan el artículo periodístico, cuyo representante fue Mariano José de Larra, que utilizó pseudónimos como “Fígaro” y “ El pobrecito hablador”; la novela histórica, como “El señor de Bembrete” de Enrique Gil y Carrasco.