Romancero

Literatura española de la Edad Media. Poesía y lírica medieval. Epica en los romances viejos y nuevos

  • Enviado por: Diego Fernandez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

El Romancero

Romancero viejo y nuevo

Los romances viejos son poemas anónimos, épicos o épico-líricos, de versos octosílabos y con asonancia en los versos pares. Muchos de estos romances han llegado a nosotros por la tradición oral, pero también nos han llegado en cancioneros manuscritos o impresos, recopilados a partir del siglo XV, y fueron publicados en los siglos XVI y XVII en pliegos que se vendían a muy bajo precio. El romancero viejo son el conjunto de romances que se cantaban por los juglares y por el pueblo desde mediados o finales del siglo XIV.

Los romances nuevos están constituidos por romances escritos por los poetas cultos de los siglos XVI y XVII (Cervantes, Lope de Vega, Góngora, Quevedo...), que movidos por la belleza de los romances viejos, adoptan tal tipo de estrofa y enriquecen los temas y los recursos formales. No son ni anónimos ni folclóricos.

Hay dos tesis sobre como aparecieron los romances; según una de ellas, la tesis tradicionalista, los romances eran en un principio cantares de gesta, que se dividían en sus dos hemistiquios y se cantaban como versos independientes (en los versos largos del cantar), pero según la otra, la tesis individualista, los romances no aparecieron a partir de los cantares de gesta, sino que fueron creados como un género independiente desde el primer momento. Estas dos teorías son válidas puesto que algunos romances tratan temas épicos, así que seguramente provienen de cantares de gesta, pero los que tratan temas líricos o novelescos no pueden provenir de cantares de gesta ya que en estos se trataba el género épico.

Los romances se dividen en varios grupos atendiendo a su temática:

  • Romances de tema épico nacional: Del rey don Rodrigo y la pérdida de España.

  • Romances fronterizos: Narraban sucesos contemporáneos de la frontera (del frente de la Reconquista); es famoso el de Abenámar.

  • Romances de tema francés: Sobre los caballeros de la tabla redonda.

  • Romances bíblicos o de la antigüedad clásica: Sobre la guerra de Troya.

  • Romances novelescos y líricos.

En el siglo XVI los poetas cultos empezaron a componer romances, pero este género declinó en el siglo XVIII, aunque se reavivó con los poetas románticos en el siglo XIX, y lo han utilizado los más importantes líricos contemporáneos (Machado, Unamuno, Lorca, etc.) Por supuesto renovando todos los temas y con una predominante inspiración lírica o épico-lírica.