Roma. Religión y Mitología

Historia universal. Religión. Ofrenda. Culto. Dioses familiares. Calendario

  • Enviado por: Miguel Cases
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

RELIGIÓN

Y

MITOLOGÍA

La Religión Romana Antigua y la influencia Griega.

Ciencias religiosas.

Los primeros romanos rendían acatamiento a una serie indefinida de fuerzas naturales, llamadas “numina” que no son propiamente divinidades, sino poderes misteriosos encerrados en las cosas y en los seres que puedan beneficiar o perjudicar al hombre; por eso hay que tenerlos felices.

Religión antigua.

De las “numinas” primitivas surgieron las primeras diosas o dioses, casi todos ellos relacionados con la vida agraria (ejemplo: Saturno).

Los romanos invocaban y daban culto a estas divinidades, no para honrarlas, sino para que no les perjudicasen y protegiesen sus cosechas.

Como conviene a la vida sencilla de entonces, las deidades se reparten en dos grupos generales, las agrícolas y las domésticas.

Las agrícolas se relacionasen con un lugar dado o con una determinada actividad de labranza, y el jefe de la familia tiene la obligación de cumplir las ceremonias que estimulan los favores de los “menemes” o dioses de la casa, representada por el feje militar, son las “ penates”, guardianes de la despensa; los “lares”, dioses del hogar, velaban por la buena suerte de la familia.

En el s. II a. C. se va a reaccionar contra esa invasión de figuras y creencias religiosas extrañas, y se establecen dos categorías de dioses:

Intelares e instituidos, el último no se acoge en el interio de los términos sagrados.

La oración.

En pocas ocasiones, la oración carece de finalidad práctica, ya que con ella se expresa el agradecimiento, la labranza o el arrepentimiento. Las ofrendas o víctimas son cruentas o incruentas.

Las primeras consisten en animales perfectos (cerdos, toros, ovejas). Las incruentas que pertenecen generalmente al culto doméstico y familiar, son ofrendas de los primeros frutos del campo: pan, bebidas…

La ofrenda.

Como se comprende, es de mayor riqueza y magnitud que las oraciones particulares: un tesoro, un templo en el “ver sacrum”, el sacrificio a Júpiter de cuanto nazca en la primavera siguiente, incluidos los niños.

Fiestas religiosas.

Se vinculan con las dos actividades principales del pueblo romano:

  • Las de los agricultores: en enero son las de la siembra en las que se rinde culto a las señoras de los frutos, Ceres y Tellas, con ceremonias tales como la bendición, el adorno del ganado, el descanso del campo y la ofrenda de los pasteles en el altar público; “Las Lupercales”, el día 15 de febrero, en la que dos jóvenes, disfrazados con pieles de cabra y con sangre del mismo animal, golpean con látigos a todas las mujeres que encuentran, para obtener con ello la fecundidad que proporcionan los dioses de Juno y Fanno; el 19 de abril se honra simultáneamente a los cereales y se bendicen los rebaños.

Fiestas beliciosas.

Se efectúan sobre todo en el mes de marzo. El día 19 se limpian y bendicen los escudos sagrados para las próximas campañas marciales, se interpretan danzas sagradas y se canta al compás de escudos y espadas entremezcladas.

  • El clero goza de beneficios.

  • No acude a las guerras.

  • Vive de la hacienda pública.

  • Resulta dificilísimo precisar qué esperan tras la muerte y se imaginan que su conducta en este mundo influye de algún modo en su suerte en la ultratumba. No creen en la inmortalidad personal.

Hay fiestas especiales para alejar a los lémures, por ejemplo “La parenlalia” y “La lemuria”.

Culto público. Culto privado. Lugares de culto.

Culto público.

En época primitiva, se reducía a cultos agrarios en honor de Ceres, protectora de los trabajos agrícolas, y de Pales, protectora de las ganados.

El culto tributado a los dioses consiste fundamentalmente en sacrificios y plegarias. El SACRIFICIUM es una ofrenda a una divinidad. Pueden ser sangrientos o no sangrientos consistían en la ofrenda de cereales, vegetales, etc., estos se denominaban LIBATIO (liberación).

Hacían los sacrificios fuera del templo. Los templos no eran demasiado grandes y sólo guardaban la estatua del dios, allí sólo entraban los sacerdotes y los altares se hallaban delante del templo.

La LUSTRATO (purificación) se celebraba para proteger de influencias maléficas la ciudad, la cosecha, etc.

El culto público dependía del rey. A medida que se fueron multiplicando los rituales, fue necesario crear numerosos colegios sacerdotales. Estos se atribuyen al segundo rey de Roma, Numa Pumpilio, monarca piadoso, la organización del culto y la creación de estos colegios sacerdotales.

El colegio de los SALIOS era el encargado del culto a Marte. En honor del dios una danza guerrera de tradición etrusca.

Las VESTALES, bajo el mando de la Virgo Vestalia Máxima, eran vírgenes sacerdotisas que cuidaban del fuego sagrado que se encontraba constantemente encendido en el templo de Vesta. Si dejasen apagar el fuego o faltasen a su voto de virginidad serían condenadas a muerte.

Los hermanos ARUALES se ocupaban del culto de Ceres, diosa de la agricultura, entonaban unos cantos con un lenguaje arcaico difícil de interpretar.

Los FLAMINES, en número de quince, tenían cada uno a su cargo el culto de una divinidad. Los de más categoría eran el de Quirino (Rómulo divinizado), el de Marte y el de Júpiter (flamen dialis) que debía oficiar los matrimonios solemnes que se celebraban en Roma.

El colegio sacerdotal de más autoridad, era el de los Pontífices. Su nombre quizás derive de pons, pontis y en un principio serían los que cuidaban el mejor puente sobre el Tíber (el Pons Sublicius), de madera. Su jefe de Pontífex Maximus hereda las atribuciones sagradas del rey; habitaba en la Bagía, morada del rey-sacerdote Numa Pompilio. Era el custodiador del Derecho Romano y fijaba el final del año (hecho político importante, puesto que en roma las magistraturas eran de un año).

César fijó la duración del año en 365 días en su calidad de Pontífice Máximo y reformó el calendario.

Culto privado.

Practicado en su principio sólo por los patricios, más tarde también por los plebeyos, comprendía:

  • Culto del primer antepasado, el fundador de la gens, generalmente un hombre, también se daban casos en los que era un dios.

  • Culto a los dioses del hogar, los lares y los penates. En el atrio de casa solía estar el lararium, con un altar dedicado al Lar familiaris.

  • Culto de las almas de los muertos, llamados Manes. Se los honraba con ofrendas, para tenerlos propicios. El ministro de los cultos privados es el pater familias.

Lugares de culto.

Los romanos primitivos no tenían templos, ni tampoco estatuas ni figuras. Los auspicios se hacían al aire libre; el augur trazaba en el espacio con su báculo (lituus) un templo simbólico, y aquel ámbito interpretaba las señales que eran buenas o malas. Cuando los romanos quisieron, a imitación de los griegos, sensibilizar sus dioses, necesitaron templos. Estos debieron ser, en un principio, circulares.

  • Templo de Diana: templo consagrado a Artemisa en ÉFESO, una de las “siete maravillas del mundo”, fundado en el s. VI a. C. y reconstruido en el s. IV d. C. para Diócrates. Destacaban en él sus maravillosas columnas de 18 m, las estatuas de las amazonas de Ficias y Polícleto y un retrato de Alejandro en el 262.

  • Capitolio: uno de los templos más antiguos es el de la triada Capitolia, llamado templo de Iuppiter Optimus Maximus, construido en la época de los reyes y reconstruido después tres veces a causa de incendios. Esta disposición del templo tomaba el nombre de Capitolium; en el de Roma la cámara central estaba destinada a Júpiter, la de la izquierda del espectador a Minerva y la de la derecha a Juno.

  • Templo de Vesta: son muy pocos los templos de la época republicana que han llegado hasta nosotros; una excepción es el templo de Vesta. Tiene planta circular y en su interior ocupaban un lugar prominente el fuego sagrado que las sacerdotisas de la diosa debían mantener constantemente encendido.

El Olimpo.

La fantasía griega creó para sus dioses una mansión luminosa en el más alto de los montes de Grecia: el Olimpo. Homero la describe así:

“…fuese al Olimpo, donde dicen que está la mansión perenne y segura de las deidades, a la que ni agitaban los vientos ni la lluvia la mojaba, ni la nieve la cubre y en cambio la envuelve esplendorosa claridad; en el disfrutan de la dicha los bienaventurados dioses.”

Los 12 grandes del Olimpo Gregoriano: cada uno de los siguientes dioses latinos tenía su equivalencia con uno de los dioses griegos:

Júpiter……….Zeus Diana………Artemisa Vulcano…..Héfeso

Juno………… Hera Mercurio…..Hermes Ceres……..Deméter

Minerva…….. Atenea Neptuno……Poseidón Vesta……..Hestia

Apolo………. Apolo Marte………Ares Venus…….Afrodita

Principales dioses de la mitología Romana:

  • JÚPITER: es el rey de los dioses y de los hombres. Hijo de Saturno, destronó a su padre con la ayuda de Neptuno y Plutón (sus hermanos), con los que repartió el Imperio del Universo: él se quedó con el cielo. Dios majestuoso y terrible de la justicia y de la lealtad. Su animal, el águila; su árbol, el roble; su arma, el rayo forjado por Vulcano bajo el monte Etna.

  • Juno: hermana y esposa de Júpiter. Es la protectora de las mujeres casadas legalmente. Su animal, el pavo real; su ciudad, Argos.

  • Minerva: hija de Júpiter, es la diosa de la sabiduría, de la Ciencia y de las Artes, y también de la guerra. Es la patrona de Atenas. Su animal, la lechuza; su árbol, el olivo.

  • Apolo: hijo de Júpiter y de Latona, es un dios totalmente griego que pasa a Roma con su propio nombre griego. Es además, el dios de la música, la poesía, la elocuencia, la medicina, el arte y los augurios. Su árbol, el laurel; su animal, el delfín.

  • Diana: es la hermana gemela de Apolo. Es la diosa de los bosques, donde se dedica a su ocupación favorita; la caza. Diosa de la noche, que se le identifica con la luna y, como diosa de los infiernos, con Hérade. Su árbol, el ciprés; su animal preferido, el corzo.

  • Neptuno: dios del mar, es el que rige los vientos y las tempestades. Se le representa con un tridente.

  • Marte: hijo de Júpiter y Juno, era el dios de la guerra, anteriormente, en Roma, lo había sido de la vegetación y de las cosechas. Padre de Rómulo y Remo.

  • Venus: hija de Júpiter. Es la diosa de la belleza y de los placeres del amor. Cupido, el dios que lanza flechas de amor, es hijo suyo. Es también la madre de Eneas, padre de los romanos.

  • Mercurio: hijo de Júpiter y la ninfa Maya, conduce a los infiernos el alma del muerto. Es también el dios de la elocuencia, de los comerciantes y de los ladrones. Se le suele representar con alas en los talones.

  • Vulcano: hijo de Júpiter y de Juno, el dios del fuego. Se le atribuye la forja de numerosas maravillas: el Palacio del Sol.

  • Ceres: hija de Saturno, es la diosa de la agricultura. Enseñó a los hombres a sembrar. Su hija Prosepina fue raptada por Plutón y consiguió que éste se la devolviese durante seis meses todos los años, meses que coinciden con la primavera y el verano, es decir, con la buena estación, esto es debido al reflejo de la alegría de la madre.

  • Vesta: protectora del fuego del hogar. El rey Nume le consagró un templo redondo, donde se guarda el fuego sagrado. Las vestales se encargaban de que dicho fuego se mantuviera siempre encendido.

  • Saturno: fundó un pueblo fortificado que llevaba el nombre de Saturnina. Por ello se relacionó su nombre con el invento o generalización del cultivo y la poda de la vid.

Dioses de la Roma primitiva. Dioses familiares o domésticos.

  • Penates: deriva etimológicamente de penus (comestible, despensa) estos son los dioses protectores de la familia, dioses que protegen la familia contra la penuria. Los Penates son dioses interiores de la familia y de la casa Romana, dioses que acompañan a la familia en sus migraciones.

  • Lares: son dioses protectores de la casa material, del fogón. Los dioses lares viven y permanecen en la casa: las puertas, el umbral, etc., son los dioses Limentinus, Janus y Cardea.

  • Manes: Manus, en latín antiguo, significa “bueno, benigno”. Son las almas de los antepasados, los genios antiguos de la familia. Los lemures eran los antítesis de los Manes.

  • Genius: el Genio es el dios particular, el dios de Paterfamilias; el genio familiar se transmite en las diversas generaciones. Esta tradición de genius es el fundador del Mosmaiorum o espíritu conservador.

  • Juno Prómuba: la madre de familia tiene su Genius; es Juno Prónuba significa “casarse”, la diosa de los desposorios nupciales, se le llama también Juno Lucina, la diosa de los alumbramientos.

El calendario.

En el calendario romano existen tres etapas distintas:

  • Fase primitiva.

  • Calendario de Numa.

  • Reforma de Julio César.

El calendario primitivo:

  • El día: un pregonero público anunciaba el principio y el fin del día a la aurora y al ocaso del sol.

  • El mes: 29 días y medio de acuerdo con la revolución de la Luna. El novilunio y plenilunio eran los dos puntos de referencia en la terminación del mes. El sacerdote, cada cuarto de la Luna determinaba los días por transcurrir hasta el siguiente cambio de Luna.

  • El año: el año tenía 10 meses que comenzaban en Marzo o Martius y termina en diciembre o december. Este cálculo se dio por los 10 dedos de la mano que se representaba con una X.

El calendario de Numa.

Numa Pompilio hizo la primera reforma del calendario quedando de la siguiente manera:

Un año: tendría 355 días, divididos en 12 meses según el ciclo Lunar. A los meses del año se les añadirían Januarius y Februarius.

Los meses eran:

  • Martius - mes de Marte.

  • Aprilis - nombre etrusco.

  • Maius - mes del crecimiento de la naturaleza.

  • Junius - tiene con Juno la esposa de Júpiter.

  • Quintilis - luego Julius en honor a Julio.

  • Sextilius - luego Augustus en honor a Augusto.

  • Semtember.

  • October.

  • November.

  • December

  • Januarius.

  • Februarius.

  • Días del mes:

    Los meses eran divididos de la siguiente manera:

    Marzo, Mayo, Julio y Octubre 31 días.

    Febrero 28 días.

    Los demás 29 días.

    La reforma del calendario por Julio César:

    La reforma de Julio consistía en que al 46 a. C., se le añadió dos meses que le sumaban 67 días más al año, por lo que quedó de la siguiente manera:

    El año 46 tuvo 15 meses y 445 días, con esto se logró que el 1 de Enero del 45 a. C. se llamara “Calendario Juliano”.

    Días de la semana:

    DIEX LUNAE- LUNES.

    DIEX MARTIUS- MARTES.

    DIEX MERCURI - MIÉRCOLES.

    DIEX JUPPITER - JUEVES.

    DIEX VENERIS - VIERNES.

    DIEX SABBATON - SÁBADO.

    DIEX DOMINICA - DOMINGO.

    Kalendas días 1 de casi todos los meses.

    Nonas días 5.

    Ibus días 15.

    Vídeos relacionados