Roma: Monarquía, República e Imperio

Ubicación de la ciudad. Tarquino Prisco. Servio Tulio. Tarquino el Soberbio. Conflicto entre Patricios y Plebeyos. Constitución Republicana. Imperialismo Romano. Alto y Bajo imperio. Dinastía Constantiniana, Valentiniana, Teodosiana. Religión

  • Enviado por: Deviatespark
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 32 páginas
publicidad
publicidad

ROMA: MONARQUÍA, REPÚBLICA E IMPERIO

  • Introducción

  • El trabajo que a continuación se va a desarrollar, trata sobre el inicio de la hegemonía romana sobre el mar Mediterráneo o Mare nostrum como llegó a considerarse. Según los datos tradicionales de las fuentes literarias romanas, la ciudad se fundó en el siglo VIII a.C.

    Aunque frente a esto, los datos arqueológicos no permiten hablar de un nacimiento anterior al periodo entre los años 625-575 a.C. poniendo en duda el reinado de los reyes míticos como Rómulo, Numa Pompilio o Tulo Hostilio.

    Y si realmente no reinaron, Rómulo, no existió, por tanto no pudo ser el fundador de la ciudad, que supuestamente se creó el 21 de abril del 753 a.C.

    Aun así, algunos historiadores defienden que durante el siglo VIII a.C. existió una Roma pre-urbana, incluso de que las comunidades que integraron Roma se trasladaran al centro de las colinas; cuyo cambio provocó un cambio en la economía, es decir, pasaron del pastoreo a la agricultura.

  • Ubicación de la ciudad

  • Roma se situaba en el margen izquierdo del río Tiber, justo a la altura del vado denominado “Isla Tiberina” a 20 km de la costa Tirrénica. Esta presenta un perfil de altiplanicie semicircular, rodeado por colinas, que fueron incluidas en el mito de fundación de la ciudad. Según datos arqueológicos, los primeros asentamientos estables en la zona no fueron anteriores al siglo IX a.C.

    Es en este lugar, donde llegaron influencias de dos culturas protohistóricas, una fue la Villanoviana, que procedía del norte, su economía se basaba en la producción (ganadería y agricultura) y extracción de metales, con una tradición crematoria; y otra la Apenínica procedente del sur, con tradición inumatoria y con economía pastoril que se basaba en la recolección.

    De esta mezcla surge una tradición ecléctica que fue denominada “Cultura Lacial” (1000-580 a.C.) cuya última etapa se corresponde a la Roma de época histórica.

    Un hecho fundamental, como el origen lacustre de la zona donde se asienta Roma, es la evidencia por la que podemos admitir que esta no existió antes del 600 a.C., año en que se realizaron las tareas de desecación.

    La ciudad fue el resultado de un lento proceso de transformación, en el que se integraron aldeas (vici). La urbs fue separada por la línea de Pomerium, que delimitaba el espacio sagrado y urbano, y que no podía ser traspasado con armas.

    En este momento se trasladaron las necrópolis a las colinas, reservando el valle para las viviendas, donde se encuentre el templo de Vesta, la curia y Regia.

    Este era el foco de atracción sobre los habitantes de la colina.

  • La monarquía Romana

  • 2.1 Tarquino Prisco

    Tarquino prisco fue el verdadero fundador y primer rey histórico de Roma.

    Este procede de la ciudad etrusca de Tarquinia, y es descendiente de una familia griega establecida en Italia.

    Al llegar al Lacio en los últimos años del siglo VII se convirtió en rey de los Sabinos, Etruscos y Latinos, otorgándoles la denominación de romanos, ya que serian los habitantes de la nueva ciudad.

    Durante su reinado se crearon instituciones básicas como el Senado compuesto por representantes de las familias más importantes, a quienes se les otorgó el nombre de Patres; y el Ejército que incluía a todos los ciudadanos útiles para la defensa de los intereses de la nueva ciudad, y para poner en marcha la política exterior romana.

    A Tarquino Prisco se le atribuyen las reformas del periodo Regio como a un verdadero artífice del estado; que se presentaba como un proyecto hacia el exterior.

    Este alcanzó el control dentro del ámbito lacial, protegiendo con guarniciones militares los intereses comerciales.

    Durante su reinado, 9 ciudades reconocieron el poder hegemónico romano, no en una relación de explotación, sino como dependientes de la economía romana, que benefició a la artesanía y al comercio.

    2.2 Servio Tulio

    De Servio Tulio, desconocemos su origen y condición social, aunque si sabemos que gobernó durante 40 años (578-534 a.C.), tomando el poder a la muerte de Lucio Tarquino Prisco, recibiendo el apoyo de la mujer del difunto rey, Tonaquil y de su madre, Ocrisia.

    Este introdujo cambios como el amurallamiento de roma, la reforma de las tribus, se pasó de tener 3 tribus urbanas a 4, y creó 16 rústicas, debido al crecimiento de Ager Romanus, a las que se adscribieron los Quirites o terratenientes.

    Este potenció el prestigio político y religioso de la liga Latina e hizo una clasificación censitaria de roma, estipulando en Ases la capacidad de renta de las classes, esta unidad monetaria no existió en circulación hasta finales del siglo III a.C.

    Organizó el ejército centuriano, realizando una asignación de centurias por clase.

    Centurias

    Clases

    Total

    80

    20

    2ª,3ª y 4ª

    30

    193 Centurias

    18 (de equites)

    Integrados en 1ª

    5

    Proletarii

    No cuentan en el total

    Esta reforma servía para diferenciar el sector armado del populus romanus, identificado con las “classis clipeata” denominadas infra classem.

    2.3 Tarquino el Soberbio

    Tarquino el soberbio fue denominado por fuentes griegas como un despotes y un tyrannos. No se sabe cómo llegó al poder, aunque debido a su carácter populista, no parece que fuera apoyado por la aristocracia.

    Los hechos de su reinado son un tanto oscuros, reformó el calendario, dedico un templo a Júpiter en el capitolio, y se produjo la caída de la monarquía, todo ello en el 509 a.C.

    Es en esta fecha, de la caída de la monarquía cuando se produce el principio de la república.

    La reforma del calendario coincide con el comienzo de la Era Capitolina y la dedicación a Júpiter del templo. Es en este momento cuando Praeter epónimo fija el Clavis Annalis, en el interior del muro del templo.

    Este Clavi capitolini es el elemento de cómputo de los años, más tarde relacionado con el número de cónsules incluidos en la lista de Eatis.

    Según la mentalidad republicana, el comienzo de esta no podía atribuírsele a un rey, por lo que no puso el primer Clavi Capitolini ; y afirma que la dedicación del templo a Júpiter Capitolino no fue obra exclusiva del monarca.

    El final de la monarquía, según la tradición y debido a una revuelta de la nobleza, Tarquino el Soberbio fue derrocado y expulsado de Roma.

  • La República Romana

  • Conflicto entre Patricios y Plebeyos

  • Este conflicto comienza en el siglo V a.C., en el que patricios y plebeyos eran grupos opuestos.

    Los patricios englobaban a la élite de la ciudadanía romana, y acabó configurándose como una nobleza de carácter selectivo que se transmitía por herencia. Mientras que los plebeyos eran un grupo no privilegiado.

    Se produjo una discriminación no solo social, sino también política, en la que los plebeyos en un principio podían desempeñar cargos políticos y paulatinamente sus posibilidades decrecieron; es en este momento cuando se produce la Serrata del Patriciado (585 a.C.) que consiste en que los patricios cerraron filas impidiendo que ni los plebeyos ni las élites plebeyas pudieran desempeñar cargos públicos.

    Así comenzó el régimen republicano presentado como una Liberares Publica.

    • La Plebe: sus orígenes, en cuanto a categoría social y naturaleza se refiere, son inciertos. Las diferencias entre patricios y plebeyos residen en que los primeros tienen condición de noble, que según avanza la historia adoptó diversas formas: primero Equites, que corresponden a la primera clase serviana; después Nobleza Senatorial hereditaria y por último Nobleza Consular y exclusiva (Nobilitas).

    los plebeyos tenían derechos pero no privilegios, este grupo se componía por ciudadanos no aristocráticos pero pertenecientes al populus romanus, en otras palabras, ciudadanos acogidos al Ius civium romanorum y protegidos por la Lex Romana.

    La plebe se constituye en el siglo V a.C. como un grupo político, con organización interna, programa de reivindicaciones e instituciones propias.

    Estos se reunían en el Concilia Plebis, que era una asamblea en la que elegían a sus propios magistrados “tribunos de la Plebe”.

    Según un texto de Livio, en esta etapa se produjeron discusiones entre Patricios y Plebeyos por el monopolio que los patricios ejercían sobre los magistrados y sobre todo en la magistratura consular. Desde este momento se crearon magistraturas exclusivas para la plebe, como el Tribunal de la plebe. (494-471 a.C.)

  • La constitución Republicana

  • El sistema constitucional republicano se presenta como una red de relaciones políticas, sociales y económicas, que aparte de marco de referencia de leyes fue el conjunto de principios, elementos y mecanismos que permiten establecer normas reguladoras de la convivencia entre diversos grupos que intervienen en la sociedad romana.

    Esta establece que todos los ciudadanos podían participar en la vida política aunque el sistema protegió al grupo dirigente que actuaba como una oligarquía.

    El régimen republicano fue implantado por la reacción aristocrática contra el carácter populista de la monarquía. Y en este, los patricios cerraron a los plebeyos la posibilidad de desempeñar cargos públicos.

    Esta constitución presenta dos vías, la primera la Vía oficial Patricia: basada en la organización político militar del cuerpo cívico en Centurias y Classes; y que obligaba a todos los ciudadanos a obedecer las leyes votadas en la asamblea.

    La segunda es la Vía popular plebeya: basada en la organización del cuerpo cívico en tribus; sus decisiones no tienen fuerza de ley, y no obliga a los patricios pero sí a los plebeyos.

    Durante el conflicto patricio-plebeyo (494 - 287 a.C.) hubo contactos entre grupos aunque es en el 287 a.C. cuando se equipararon leges y plebiscitas, por lo que fue innecesario continuar con la dualidad vigente. Desde este momento la constitución republicana se configuró combinando elementos muy diversos.

    Según Polibio, se combinaron el régimen aristocrático, democrático y monárquico al mismo tiempo; el principio Monárquico perviviría en el imperium, el aristocrático representado por el senado o los magistrados, y el democrático representado por el poder depositado en el pueblo.

    Aun así, el equilibrio constitucional se rompió al abrir la participación política a más ciudadanos, que acabarían bloqueando el funcionamiento de la misma.

    Pero las reivindicaciones plebeyas de equiparación social y política, son la prueba evidente de que este sistema no fue más que una oligarquía.

    La naturaleza del poder republicano residía en su carácter colegiado, compartido por los magistrados que ejercen poderes como representantes del populus romanus. En este no hay un concepto de unidad, ya que la suprema forma es el imperium; es otorgado a los potestas, en reconocimiento de la capacidad jurisdiccional sobre los ciudadanos, que corresponde a los tribunos de la plebe; que busca el Aespicum, depositado en los patres senatores.

  • Asambleas y reuniones

  • La asamblea es el lugar donde se decidían las leyes y la elección de los magistrados aunque las deliberaciones se realizaban en el senado. En esta podían participar todos los ciudadanos como miembros del populus.

    Las votaciones se realizaban por Curias, Centurias o Tribus.

    En cuanto a los tipos de asamblea destacamos: Comitia Curiata: donde se votaba la Lex Curiata del imperio, y otorgaba el imperium a los magistrados que tuvieran la necesidad de hacer uso de el; dentro de Italia el Imperium domi, atribuido alos pretores; y fuera de Italia el Imperium Militiae.

    Comitia Centuriata: en la que se reunía el pueblo romano agrupado en centurias y classes, siguiendo la clasificación serviana.

    Aunque en el año 241 a.C. se realizaron reformas de tribus y centurias, aunque con el mismo número de clases. Se sumaron 31 tribus más las 4 urbanas, había un total de 35 tribus, a las que se asignaron 2 centurias a cada tribu y 70 centurias a cada clase. Pasando de tener 193 centurias a 373, por lo que se duplicaron los efectivos militares.

    Comitia Tributa: esta acabó desplazando ala centuriana; en esta se elegían magistrados inferiores, lo que permitió que los intereses económicos urbanos estuvieran representados en todas las Classes de las civitas.

    En Concilia Plebis se reunían los plebeyos; es en esta donde se tomaban acuerdos (plesbicitos) que se presentaban como proyectos de ley; y donde se elegían a los magistrados plebeyos.

  • Magistrados y Magistraturas

  • Los magistrados eran el reflejo de las instituciones y de la nueva realidad política y social romana; estos acabaron siendo compartidos por los patricios y plebeyos, aunque existieron magistraturas exclusivas de plebeyos.

    Las magistraturas más importantes y sus funciones fueron:

    • Cónsules: máxima magistratura del estado; se elegían 2 anuales en la Comitia centuriana. Sus funciones fueron; competencias militares, como la dirección del ejército romano, poder de convocatoria del senado, presidencia de la asamblea, elección de senadores y gobierno de las primeras provincias.

    • Pretores: eran de número variable, y era magistratura cum imperium, aunque tenían restricción de funciones de ámbito judicial y de gobierno de provincias.

    • Censores: se elegían 2 cada 5 años y su función consistía en revisar el censo de los ciudadanos y proponer la renovación de la lista de senadores. Desde la Lex ovidia (318-312 a.C.)

    • Tribunos militares con poder consular: podían ser entre 3,4 o 6 según las circunstancias, y sustituyeron a los cónsules entre el 444 y el 367 a.C. estos tenían poder de carácter extraordinario, y permitió a los plebeyos actuar como cónsules antes de que fuera legal.

    • Dictator: es un magistrado individual también de carácter extraordinaria, y de duración variable. Esta era votada en situación de emergencia o inestabilidad del estado.

    El dictator estaba investido de imperium, aunque su función no afectaba a los demás magistrados.

    • Decenvirios: era un collegium de 10 miembros, que ejercían funciones durante un plazo variable de tiempo, según las circunstancias, y que actuaban como una comisión. Estos se encargaban de redactar leyes e informar al senado.

    • Cuestores: eran de número variable, y realizaban un ejercicio anual. Su función consistía al principio en cuestiones penales, con el tiempo se restringió su función al control de asuntos financieros del estado, es decir, control de los fondos del tesoro “aerarium saturni”

    • Ediles y ediles de la plebe: elegían 2 con duración anual en el cargo. Los ediles Curiles eran los ediles patricios y tenían una función similar en los dos cargos, que no era otra que vigilar el orden público y el funcionamiento de los servicios cotidianos. Estas magistraturas se fusionaron al finalizar el conflito en el 287 a.C.

    • Tribunos de la plebe: podían ser entre 2, 3, 5 o 10, y era una magistratura exclusiva para la plebe. Esta era de duración anual y eran elegidos en el concilia plebis. Su función consistía en proteger a los ciudadanos como individuos contra los abusos de los ciudadanos o de otros magistrados. Estos tenían derecho de veto contra las decisiones de los cónsules y gozaban de inmunidad personal.

    3.5 El Senado

    El senado era el verdadero instrumento de poder, siendo la condición de senador vitalicia y hereditaria. Al principio se formó con los descendientes de los patres senatores.

    El número de senadores fue de 300 al comienzo de la república, 600 después de la tentativa del tribuno Cayo Graco, 900 con el dictador Julio Cesar y 1000 con las guerras civiles.

    El senado se convirtió en patrimonio de los descendientes de un grupo de familias, los nobilitas; fue integrado por Patricios, descendientes de aristócratas, y por plebeyos, descendientes de algún miembro que haya ejercido anteriormente como senador. Así se formó un grupo de élite definido por sus privilegios.

    Las funciones del senado eran entre otras la de depositario del erario público, deliberar sobre proyectos de ley y proponer candidatos a la magistratura.

    Dentro de este había una jerarquización entre los que encontramos los Mayor Dignitas, que eran los princeps senatus, y los magistrados convocantes, como los cónsules, pretores y tribunos de la plebe.

  • Expansión e imperialismo Romano

  • El origen expansionista de Roma se inicia en la monarquía ampliando el Ager romanus, primero en la Lacio, después por la península itálica, y más tarde por Sicilia y las nuevas provincias.

    • Capítulos de política exterior

    El primero sucede en la república entre el 504 y el 338 a.C. y fue el de las relaciones de Roma con la Liga Latina, que estaba integrada por 29 ciudades que se enfrentaron con Roma en varias ocasiones.

    Esto sucede hasta el acuerdo con los Latinos “Foedus Cassianum” 493 a.C. en el que Roma se aseguraba la ayuda militar de la liga frente a los etruscos, ecuos, volscos y sabinos, consiguiendo también la hegemonía en el lacio.

    En el 486 a.C. una alianza con los hérmicos permitió iniciar la guerra contra los etruscos, en la que ganó Roma sobre la ciudad de Veyes, anexionando el ager veientatus, hecho que permitió el acceso de la plebe a la tierra.

    Abortada la revolución sabina, derrotados los ecus en Monte Álgido (390-387 a.C.) Roma se alió con los Samnitos, etruscos, Cartagineses, con sidicinos y compones en el 350 a.C. para solucionar por las armas la rivalidad con la Liga Latina.

    Esta guerra duró 2 años entre el 340 y el 338 a.C. concluyendo con la disolución de la liga.

    Entre el 343 y el 295 a.C. Roma mantuvo 3 guerras contra Samnium en el sur de la península itáliza, y en el 321 a.C. acabó en Horcos caudinus con estos, obligándolos a concertar el Foedus con Roma en el 304 a.C., hecho que les convertía en Socii del avance romano hacia el sur, para imponer su hegemonía sobre las colonias griegas.

    Los italiotas solicitaron ayuda romana para frenar las aspiraciones de los itálicos.

    En el 282 a.c. Torento se enfrentó a Roma y pidió ayuda de Pirro rey de Épiro. En este momento Roma entró en contacto con los cartagineses establecidos en Sicilia.

    Pirro fue derrotado e Beneventum en el 275 a.C. e impuso a los italiotas la conversión en socii naval.

    Las primeras etapas de expansión fueron lentas, aunque en menos de un siglo, Roma pasó de ser un estado tirrénico a convertirse en potencia del mundo antiguo, que controla el mediterráneo desde la península ibérica hasta Asia menor.

    Otra etapa de expansión fueron las Guerras púnicas 1ª: 264-241 a.C., 2ª: 218-201 a.C., 3ª: 151-148 a.C.

    Ya en el año 265 a.C. Roma impuso su hegemonía sobre Italia y un año más tarde acudió a Sicilia en ayuda de Messana frente al acoso de los Siracusanos y Cartagineses que ocupaban la parte occidental de la Isla.

    Hasta el 250 a.C. Cartago ganaba todas las batallas debido a su poderío naval, por lo que sus posesiones eran portuarias. En el año 243 a.C. Roma intento atacar por mar estas posesiones, por lo que cuando lo consiguieron Amílcar Barca estuvo obligado a aceptar condiciones como una indemnización de guerra a Roma de 2000 talentos de plata durante 10 años.

    Cuatro años más tarde, Roma intervino en Cerdeña contra la guarnición cartaginesa, por lo que Amílcar se estableció en la península ibérica.

    En el año 228 a.C. Amílcar Barca murió dejando como sucesor a su yerno Asdrúbal que fundó Cartago nova y concertó un pacto con los romanos, el tratado del Ebro.

    Este establecía que los cartagineses se comprometían a no atravesar en armas la línea del Ebro; Por lo que aparecieron 2 áreas de influencia, la grecorromana al norte y la Bárcida al sur.

    Con la muerte de Asdrúbal, Anibal Barca tomó el mando cartaginés en la península Ibérica. Poco después, en el 219 a.C., se produjo el enfrentamiento con Roma por la ocupación cartaginesa de Sagunto, por lo que violó la relación de amicitia con Roma.

    Los romanos desembarcaron en Ampurias en el 218 a.C., mientras que Anibal se dirigía hacia Italia, y llegó a controlar casi toda la península excepto Roma y Sicilia.

    Mientras tanto Roma tomaba Cartago Nova en el 209 a.C. y años más tarde, en el 205 a.C. se produjo la rendición cartaginesa en Gades.

    Tras esto se produjo un ataque directo sobre Cartago; y en Zama en el 202 a.C. se enfrentaron las tropas de Anibal con las Legiones romanas, batalla que ganó roma y que tuvo como resultado el endurecimiento de las condiciones de Paz.

    Cartago quedó muy destruida, de tal forma que no pudo rebelarse hasta el 151 a.C. en la III Guerra Púnica. Esta rebelión fue sofocada, quedando Cartago destruida totalmente, convirtiéndose el norte de África en provincia romana.

  • Fases del imperialismo

  • Entendemos por imperialismo la ocupación consciente, anexión posterior y posible integración del territorio ajeno, con vistas a la explotación de sus recursos.

    En Roma podemos hablar de imperialismo desde la 2ª Guerra Púnica en el 201 a.C. que significó el control de Roma sobre el Mediterráneo Occidental.

    Al año siguiente, las tropas entraron por primera vez en tierras griegas y orientales, poniéndose en contacto con el mundo Helenístico; convirtiendo en el 129 a.C. Asia en una provincia romana.

    En el año 146 a.C. Roma destruye Cartago y Corinto, demostrando su interés por el control político y comercial.

    El último capítulo del proceso expansionista fue la conquista de la cuenca oriental del Mediterráneo (Macedonia, Siria y Egipto)

    Fue en el 196 a.C. cuando Roma decretó la liberación de los griegos del yugo macedonio, en nombre del Senado Romano; a la vez que se produjo una evacuación de las tropas romanas existentes en la zona. Desde este momento, Filipo V vió reducidos sus dominios.

    Utilizaron el mismo procedimiento en Asia, cuando en el 190 a.C. las tropas del rey Antíoco III de Siria fueron derrotadas. Por esto Roma obligó al monarca a reconocer la paz de Apamea en el 188 a.C. lo que significó el fin del Imperio Seleúcida.

    Debido a esto se liberó el territorio de Pergamo y las ciudades griegas de la costa.

    En el 179 a.C. Muere Filipo y se iniciaron las hostilidades con Roma. Estas finalizaron con la victoria romana en Pidna en el 168 a.C. produciéndose una paz que significó el fin del reino antigónida. Aunque hay que destacar que aun no fue anexionado como provincia, sino que fue dividido en 4 repúblicas independientes.

    Ya en el 146 a.C. cuando Roma destruye Corinto, se anexiona Macedonia como provincia; y en el 129 a.C. con la muerte de Atolo III, legó a roma su reino y su tesoro, creándose la primera provincia romana en Asia.

    El reino Lágida de Egipto se mantuvo independiente durante un siglo, hasta que Cleopatra VII decidió disputar a los romanos el dominio en el área oriental.

  • Móviles de la anexión y formulas de integración

  • Los objetivos políticos, económicos y sociales fueron difícilmente aislables en una empresa que desde muy pronto se ligó a la supervivencia del estado.

    El Ager romano otorgó ventajas políticas a los miembros del grupo dirigente, que veían en las conquistas la posibilidad de lograr prestigio político y también de lograr grandes beneficios económicos. Este proporcionó numerosos esclavos como mano de obra.

    La anexión de ciudades y territorios obedecía un programa imperialista, en el que los prisioneros de guerra fueron vendidos como esclavos para las explotaciones.

    Para la progresiva integración de territorios usaron varios procedimientos, como las fundaciones de colonias, la concesión de ciudadanía romana y la provincialización.

    • La fundación de colonias: es una práctica tardía; ya al final de la 2ª guerra púnica se fundaron 10 colonias en Italia y 30 colonias en europa, siendo Itálica (206 a.C.) la primera fundada en la Hispania ulterior.

    • Municipium: es una forma con la que Roma solucionó el problema del incremento demográfico y afrontar los nuevos territorios sin tener que ampliar el cuerpo cívico. Este se le otorgaba a la comunidad indígena, que conservaba sus propias instituciones.

    • Concesión de ciudadanía: es un procedimiento excepcional hasta la época imperial en la que surge el triple estatuto: Cives romani, ciudadano romano, que desempeñaba cargos públicos y tenia derechos civiles, de comercio y políticos; ciudadanos latinos, que se beneficiaban del derecho latino, del que disfrutaban derechos civiles; y los Italicos, que pactaban condiciones con los romanos.

  • Última generación republicana

  • 4.1 Génesis del poder personal

    Cuando el sistema republicano entró en crisis se ensayaron nuevas alternativas políticas. La república tardía fue controlada por un reducido número de familias, con tendencias oligárquicas, por lo que se impuso el autoritarismo sobre la democracia.

    Es en este momento cuando surgieron los Populares que fue la escisión de personas que no se consideraban plebeyos, aunque defendían los intereses de la mayoría, frente a los de los Nobilitas.

    En los últimos momentos de la república, dejó de respetarse el carácter anual de las magistraturas.

    4.2 conflictos tardorepublicanos

    En esta época de conflictos afloraron viejos problemas y surgen nuevos problemas, que son consecuencia del nuevo poder hegemónico de Roma.

    Iniciado el Decenio revolucionario de los Graco, su propuesta agraria encubría un programa de estado a favor de los populares.

    Tiberio Graco en el 133 a.C. pretendía disponer de los fondos legados por Atolo III, eliminando así el monopolio del senado. Esto provocó un conflicto con la nobilitas senatorial, en el que se produjo una masacre de 300 muertos seguidores del tribuno, que fueron arrojados al Río TIber.

    En el 100 a.C. el tribuno Saturnino fue eliminado por una facción del senado. En este año se produjeron enfrentamientos entre optimates y populares, que abocaron en una guerra civil entre Romanos e Italiotas (91-88 a.C.)

    Los italiotas reclamaban la ciudadanía que el senado no quería otorgar; por esto constituyeron una república Itálica con capital en corfinium, con un senado y magistrados propios. Después de los enfrentamientos se les concedió la ciudadanía.

    En el 88 a.C. el cónsul, Lucio Cornelio Sila y el tribuno Rufo, se enfrentaron por lo que Rufo decretó la expulsión de los cónsules. Tras esto, Sila condujo el ejército romano hasta el senado haciéndose con el poder.

    Un año más tarde el cónsul Cinna siguió su ejemplo, y con la ayuda de Mario se deshizo de un grupo de senadores sicilianos.

    Entre los años 74 y 71 a.C. afloraron las reivindicaciones de esclavos, por lo que se dio la Guerras Serviles que fueron las operaciones bélicas llevadas a cabo por Pompeyo, contra las revueltas promovidas por Espartaco.

    Dichas guerras se iniciaron ya en Sicilia y Asia menor, aunque fue la italiana la que puso en peligro la estabilidad del estado.

    Durante la dictadura de Sila se liberaron a 10000 esclavos, que se organizaron aprovechando que el ejército romano estaba en los frentes de Asia e Hispania.

    Espartaco reclutó un ejército en paralelo con 30000 unidades, formado por esclavos urbanos y agrícolas, asalariados y población servil. Espartaco constituyó uno de los 2 frentes, el del norte, mientras que Aixos se estableció en el sur, concretamente en Apulia.

    Mientras que el frente norte buscaba una salida de Italia, sufrió una derrota, cuando Lúpulo impidió su salida por mar. Después del final de la guerra, Craso y Pompeyo recibieron el consulado del año 70 a.C.

    4.3 Final de la Res Publicae

    La época de Pompeyo y Cesar, por un lado, y por otro de Marco Antonio y Octavio, constituyeron la última generación republicana, y el principio de una nueva época.

    Desde la 1ª intervención pública de Pompeyo en Italia en el 83 a.C., hasta la última guerra civil, entre Antonio y Octavio en el 33 a.C., se produjeron grandes cambios en la vida política y social.

    En el año 88 a.C. el cónsul Sila, anuló por las armas las decisiones políticas del Senado a favor de Mario; implantó una dictadura en el 82 a.C. en la que se atribuyó poderes constituyentes, para reformar el Estado y promulgar Leyes.

    En este momento se produjeron represalias contra el grupo oponente aprobando las proscripciones sicilianas que afectaron a 40 senadores, 1600 equites y 4000 ciudadanos. A todos estos los relegaron de los cargos y les confiscaron sus bienes.

    Pompeyo apoyó a Sila combatiendo contra Cinna y los marianistas, para facilitar la entrada de Sila en Italia en el 83 a.C. La carrera militar de Pompeyo dura 20 años durante los que no optó a cargos políticos.

    Este recibió del Senado el encargo de dirigir una expedición romana contra Sertorio y sus seguidores en Hispania en el 76 a.C.; en el año 71 a.C. fue propuesto para el consulado del año siguiente.

    Este logró que en el año 67 a.C. el senado le otorgara Imperium infinitum durante 3 años para combatir a los piratas Cilicios de Asia Menor que amenazaban a Italia. Más tarde se le concedió Imperium extra ordinem para resolver la cuestión oriental, es decir el combate contra Mitríades del Ponto y Tigranes de Armenia, donde se crearon 2 nuevas provincias.

    Marco Tulio Cicerón, fue cónsul en el 63 a.C. Este tenía extraordinarias dotes orales y judiciales, que demostró en el proceso contra Verres.

    Denunció ante el Senado, durante su consulado, a Catilina por su conspiración contra el Estado, pidiendo pena máxima para Catilina y sus seguidores, a la que se opuso Julio Cesar.

    Ya en el 62 a.C. se eliminó a los conspiradores con el ejército consular enviado a Etruria.

    Pompeyo llegó en el 62 a.C. a Italia, el mismo año que una facción del Senado pedía el desmantelamiento de las Legiones romanas. Este accedió, para que se le otorgaran las tierras a los veterani, lo que nunca sucedió; mientras tanto el senado no reconoció su éxito militar en Asia.

    Debido a esto Pompeyo se separó de los nobilitas y buscó apoyo entre los populares, dirigidos por Cesar, y entre los Publicani.

    En el Año 60 a.C., Pompeyo, Craso y Cesar, formaron una coalición política poniendo en práctica la “ Concordia Ordinium” de Cicerón.

    Según el acuerdo, Cesar, elegido cónsul en el 59 a.C. se dedico a lograr tierras para los veterani, se encargó del Acta orientales y de la adjudicación de tasas a los publicani.

    Pompeyo consiguió la Lex Vatinia, otorgando a Cesar el Proconsulado de la Galia por 5 años, para que afianzara la conquista del territorio.

    En el año 56 a.C. estos renovaron su acuerdo, y como consecuencia, Craso y Pompeyo fueron elegidos cónsules el año siguiente (55 a.C.)

    En el año 53 a.C. muere Craso, al que no se le busca sustituto, lo que demuestra que dicha unión no fue un triumviratum, sino una simple alianza. Tras esto, las relaciones políticas entre César y Pompeyo empeoraron, y con la muerte de Clodio, verdadero apoyo de César, en el 52 a.C.

    De esta muerte surge una situación de inestabilidad política en Roma, que fue tomada por la Operae de Clodio y Mirón, mientras tanto el Senado fue tomado por los Nobilitas.

    Debido a esto, en el 52 a.C. Pompeyo se presentó como candidato único, Cónsul sine collega, aunque después propuso a Metelio Pio. Este se convirtió en un autentico arbitro del estado.

    En el año 49 a.C. Pompeyo negoció con el senado la adquisición de poderes dictatoriales, por lo que César atravesó el Rubicón, donde se situaba la línea de Pomerium, declarando la guerra a Pompeyo y al Senado.

    Según Cesar avanzaba, se reforzó con 7 legiones, y se enfrentó en la Farsalia en el 48 a.C., desde donde Pompeyo huyó a Egipto, lugar en el que fue ejecutado.

    En el 49 Cesar se proclamó dictator y en el 48 cónsul, a este se le otorgó una dictadura de 10 años, dictator perpetuus en el 45 a.C.

    Esta concentración de poderes marcó el inicio de una nueva época, el Principado Augusteo, en la que llevo a cabo una profunda transformación del Estado.

    En el 44 a.C. se produjo en el Idus, el asesinato de Cesar, acusado de aspirar a realeza. Bruto y Cassino langino fueron los ejecutores, que fueron perseguidos por Marco Antonio.

    Lépido y Octavio llegaron a Roma para preparar la campaña contra los Partos de César (herederos). El Populus reclamaba la legitimidad de Octavio, pero el senado se inclinaba por Marco Antonio, por lo que Octavio optó por ocupar Roma con el ejército.

    Debido a esto, se creó, mediante la Lex Titia del 43 a.C. el Triunviratum, formado por Marco Antonio, Lépido y Octavio, para que en 10 años se reconstruyera la república.

    La aplicación de las medidas desembocó en la arbitrariedad y el revanchismo político, que tuvo como consecuencia la muerte de 300 senadores, entre ellos Ciceron y 1000 equites; mientras que a los ricos les confiscaron los bienes y propiedades.

    Debido a esto, Octavio ganó protagonismo en occidente, mientras que Marco Antonio lo ganó en oriente, y se casó con Cleopatra VII reina egipcia.

    La propaganda Anti Antoniana de Octavio le definía como un príncipe consorte en manos de la reina.

    Tal fueron las influencias, que el Senado especuló la posibilidad de que Antonio dirigiera la parte oriental del imperio, cediendo territorios a Cleopatra.

    Pero es en el 36 a.C. cuando se produjo el final del triunviratum mediante la Lex Imperium adrogado , que eliminó a Lépido de la escena política, mientras que la rivalidad entre Antonio y Octavio se hizo inevitable, ya que Antonio aspiraba al dominio de las provincias orientales.

    En el año 33 a.C. Octavio renovó el Imperium proconsulare para organizar el enfrentamiento con Antonio y Cleopatra, que tuvo lugar en la costa del Épiro en el 31 a.C.

    Marco Antonio y Cleopatra murieron en circunstancias muy extrañas, justo cuando en el año 30 a.C. Egipto es incorporado como provincia romana, y Octavio regresó a Roma como jefe único del ejército.

  • Roma imperial

  • 5.1 Augusto, el Principado y la construcción del imperio

    Augusto, artífice del nuevo sistema político, tuvo un largo gobierno desde el 43 a.C. al 14 d.C. Este sistema político permaneció vigente durante 5 siglos, del 27 a.C. al 476 d.C.

    El imperio heredó de la república un amplio territorio, que pasó del control político a su anexión como Provinciae.

    El proceso de provincialización comenzó con la presencia de Pompeyo en Asia, donde se creó la provincia del Ponto en el año 66 a.C.

    En oriente, el avance territorial es debido a las campañas de César, donde se creó la provincia de Gallia Comata en el 46 a.C., y de África nova.

    La reina Cleopatra VII intentó congraciarse con los romanos, ya que el reino helenístico se integró en los dominios del imperio, y poco después Egipto, en el 30 a.C.

    5.2 Innovaciones augústeas

    En su periodo de gobierno, se produce la recuperación de los viejos valores republicanos e implantan nuevas ideas.

    Augusto se proclama restaurador del viejo régimen republicano y también procuró establecer el equilibrio entre los grupos prorepublicanos y promonárquicos.

    Este no estuvo sólo, sino que se rodeó de colaboradores: políticos como Agripa, historiadores como Tito Livio, e intelectuales como Horacio o Virgilio.

    También tuvo que vencer a la resistencia de los senadores, por lo que mediante medidas políticas, hizo depuraciones en los años 29, 18 y 10 a.C.

    El Senado que alcanzó un máximo de 1000 miembros, se redujo a 600, y como compensación otorgó fuerza de ley a las decisiones del senado y capacidad jurisdiccional.

    En cuanto a las provincias, Augusto realizó una reforma radical del sistema; al senado le recortó prerrogativas de poder y control del estado, introduciendo ecuestres a la nueva administración, privando a los senadores del monopolio.

    Es en el 27 a.C. cuando se produce una importante reforma de las provincias, que se clasifican en Senatoriales e imperiales, y cada tipo estableció 2 categorías, Consulares y Pretorianas.

    Las provincias senatoriales, no precisaban de tropas legionarias en ellas, y eran gobernadas por un procónsul, elegido a sorteo en el senado por un año, aunque se podía ampliar.

    En cuanto a las provincias imperiales, eran confiadas a senadores en función de Legati Augusti, nombrados por el emperador. Egipto fue un caso especial, ya que el gobierno se le confió a ecuestres de alto rango.

    En la segunda sesión del senado del día 15, Octavio fue proclamado Augustus, renovando su poder proconsular y realizando el reparto de provincias. El senado le otorgó la corona de oro.

    En el año 23 a.C., Augusto renunció al ejercicio anual del consulado, adoptando el imperium proconsulare, indefinido, por lo que se sitúa por encima de los gobernadores provinciales.

    En el año 2 a.C. reforzó su posición de princeps en el senado, proponiendo un heredero.

    5.4 Configuración del imperio

    El nuevo sistema imperial se asentó sobre la base territorial republicana, y se vinculó a una super estructura Juridico-política.

    Este se configuró como un conglomerado de provincias, con un sistema centralizado del poder, Princeps, consecuencia de la acumulación de poderes en la persona del emperador.

    Roma logró un extenso imperio hegemónico, controlado por un verdadero imperio territorial. Se construyó un Limes, frontera militar guarecida, necesaria para garantizar el control. Hay que destacar que Roma renunciaba al control de un territorio que no tenía valor estratégico o económico.

    5.5 El régimen Del Principado

  • Red Viaria: atendía a 2 fines básicos, el desplazamiento de fuerzas legionarias y agilizar los intercambios comerciales, aunque por la calzada circulaban también ideas, religiones y costumbres. En época imperial circulaba el correo oficial, constituido por funcionario, que recorrían todos los rincones llevando mensajes y órdenes del emperador.

  • Recursos económicos: agricultura y comercio. de la agricultura vivía un 90% de la población, por lo que el campo y la ciudad eran complementarias económicamente. En la ciudad, se consumía gran parte del excedente agrícola y se encontraban los talleres artesanales. Estos centros se perfilaron como 2 economías complementarias.

  • otro aspecto, fue la creciente rivalidad económica entre Italia y las provincias. Italia abastecía a los mercados provinciales en Trigo, Vino y Aceite, pero desde el Siglo I se remplazaron los productos por los provinciales. Debido a esto se produce la Crisis de Italia, con consecuencias demográficas, sociales y políticas, es decir pierde su hegemonía.

    El problema económico de Italia fue la consecuencia del mantenimiento del Latifundium, como forma de explotación agraria.

    Aumentó el número de libertos, pero el número de esclavos no lo hizo, por lo que predominó la mano de obra liberta.

    La demanda de esclavos provocó un alza de los precios en los mercados italianos.

    Las Provincias, resolvieron el problema, ya que en ellas predominaron los libertos, e inundaron los mercados regionales de productos a precios más competitivos.

    De nada sirvieron medidas proteccionistas del gobierno imperial hacia Italia. El resultado fue que roma perdió la posición económica tradicional, configurándose un sistema de mercado inter regional.

  • Régimen político: fue diseñado por augusto, y si mantuvo sin alteraciones durante dos siglos. En el principado, el emperador continua por el modelo instaurado por este, guiado por el Moderatio.

  • Por el contrario, si el emperador adopta la posición del Dóminus, se instaura la autocracia o teocracia.

  • Política Social: en este momento, se dieron 2 tipos de ayuda, las económicas a la plebe romana y las ayudas destinadas a las ciudades de Italia “Alimenta”, que fue un sistema diseñado por Nerva y puesto en práctica por Trajano.

  • Las instituciones presentaban 2 vertientes, una ayuda financiera prestada por el Estado a propietarios de tierras; y otra asistencia social a los niños de las familias más necesitadas. Estos eran créditos estatales a campesinos y subsidios a familias. La clase propietaria financiaba indirectamente las ayudas sociales.

    Eran 3, los tipos de funcionarios imperiales que concedían prestamos, primero el Curato de rango consular, segundo el Questar Alimentarum de rango senatorial y tercero el procuratos alimentorum, que era ecuestre.

    Trajano obligó a los senadores provinciales con cargos políticos a invertir en roma un tercio de sus recursos, por lo que italianizó un 50% del Senado.

  • El imperio y las provincias

  • Roma, Italia y las provincias: Italia no se constituyó en provincia hasta finales del siglo III. Las provincias eran sólo entidades territoriales y circunscripciones administrativas, establecidas en la Lex PRovinciae.

  • Entre las provincias había una clara jerarquización administrativa, dependiendo del rango socio-político y la función atribuida.

  • Funciones y títulos de los gobernadores: debido a la diversidad regional del imperio, y a la jerarquización de las provincias, las competencias de los gobernadores no fueron las mismas.

  • En las provincias Legionarias, al gobernador se le exigía autoridad militar; el responsable de las finanzas no era el procónsul, sino los Cuestores.

    En Egipto, el Praefectus Aegypti, que pertenecía a la carrera ecuestre, tenía competencias militares y civiles.

    El término Praeses, al principio denominaba la función de todos los gobernadores, y más tarde fue utilizado como un nuevo título de rango, es decir un nuevo título que espresa una función determinada de un tipo de gobernador. En la época de Diocleniano, esta función sustituyó a todas las anteriores y ostentaron todo tipo de atribuciones. Aquí se observa una clara jerarquización socioadministrativa, en la que la función del gobernador se vinculaba con el status personal del mismo.

  • El estatus provincial: aparte de la jerarquización provincial, había otros criterios para establecer un ranking provincial. Uno de ellos fue la necesidad de defensa; Las legiones tendían a concentrarse en las proximidades del Limes, reforzando la defensa de las provincias fronterizas.

  • Otro criterio fue el status provincial, determinado por su valor económico, como Egipto que fue considerado el granero de Roma. Desde Augusto, dicha provincia fue considerada como extensión de las propiedades privadas del emperador. En cambio, el status provincial es debido a una concesión del emperador al Senado.

  • Administración imperial, provincial y local: Augusto renunció a incorporar dentro de los límites territoriales algunos enclaves, aunque algunos reinos quedaron integrados en el imperio, aunque mantuvieron cierta autonomía. Otras ciudades tenían un estatuto jurídico propio que conllevaba privilegios fiscales, fueran de ciudadanos o de no ciudadanos. Otras pagaban tributos a Roma. La progresiva romanización de las élites locales y la crisis financiera favorecieron la intervención directa del emperador; ya que es fue investido, desde la época de Augusto, como Imperium maius, es decir, jefe de los gobernadores provinciales.

  • La sociedad romana imperial

  • Parámetros de un sistema social: la sociedad romana imperial tendió a polarizarse en dos grupos sociales, grupos superiores e inferiores.

  • El privilegio diferenciaba claramente a los ciudadanos, de los que aún no lo eran. La pertenencia a uno de estos grupos tenía como consecuencia el poder político, restringido a las élites de la ciudadanía privilegiada y rica.

    Al ser, la dedicación política, considerada como ocio, solo podían ejercerla los grandes propietarios y ricos. Las élites provinciales imitaban el comportamiento de la aristocracia imperial, mediante financiación de juegos, honores al emperador… estrechando vínculos matrimoniales con otras familias.

  • Sociedad romana: podía representarse mediante una estructura piramidal, en la que la cumbre era ocupada por el emperador y su familia; a la clase senatorial le correspondían los primeros estamentos. Pero dentro del Ordo senatorius había grados, los senadores simples y los que ostentaban a cargo pretorio o consular.

  • El ordo equester, experimentó un desarrollo, que en el siglo III, acabó ocupando puestos de responsabilidad política, monopolizados por la clase senatorial.

    Los ecuestres redujeron el modelo social heredado, que se caracterizaba por la aplicación del principio aristocrático, al sistema de organización social.

    Los estratos inferiores, correspondían a los ciudadanos Infra ordinem, cuyo privilegio era la civitas. Los no ciudadanos ocupaban los últimos estratos más bajos, compuesto por peregrini indígenas, extranjeros, libertos y esclavos.

    • Grupos de status: se puede distinguir el status jurídico que separaba, esclavos de libertos, o el status social, riqueza o pobreza.

    la importancia del estatus hace que se pueda establecer una jerarquía interna, de modo que no se pueden equiparar, ciudadanos Romanos de Latinos, Los terratenientes de los comerciantes, o los senadores de los ecuestres. La división entre grupo superior e inferior, niega la clase media.

    En roma el statuto legal no siempre se correspondía con los principios legales, por lo que los ciudadanos eran contribuyentes, los ricos tenían obligaciones sociales y la aritocracia tenia que alardear de la libertad de su pueblo.

  • La Mujer Romana: Desde la perspectiva jurídica, la mujer es considerada como elemento dependiente de la potestad masculina. La condición posterior, en la época imperial, a mediados del siglo I, como sujeto de derecho, le permiten una cierta autonomía económica , que le permitía disponer libremente de su patrimonio personal o impedir al marido disponer de este sin su consentimiento. En esta etapa existía la entrega de dote al futuro marido, asi la mujer pasaba a depender a la potestas del paterfamilias.

  • La legislación familiar de Augusto prohibió al marido la libre disposición de los bienes dotales, sin el consentimiento de la esposa. Si el matrimoni se rompía, los bienes dotales debían ser devueltos a su propietaria, salvo cuando el divorcio era provocado por la misma.

    Los bienes extra dotales de la mujer fueron progresivamente separados del control del marido, proceso que noconcluyó hasta la época de Diocleniano a finales del siglo III.

    A finales del siglo I, ya estaba configurado el ius uxorium, por lo que se realizaba la separación de bienes antes del matrimonio.

    Otro elemento clave fue la tutela, que ya aparece a finales de la época republicana. La tutela dativa consistía en el otorgamiento del tutor por parte de un magistrado.

    Con el emperador Claudio, se reconoció la tutoris optio, mediante el que la mujer podía nombrar directamente a su tutor, que era su representante legal en los procesos sobre sus propiedades.

    Surge así la doble base económica de la estructura familiar, aunque la concepción patriarcal de la familia impidió que el proceso terminara, frenándose definitivamente con la concepción cristiana de la mujer.

    En consecuencia, no existe una imagen de la mujer romana, sino más bien imágenes diferentes según la época y el lugar.

    También hay que destacar que existían diferencias entre la mujer de Roma, Italia y las provincias, entre las occidentales y las orientales, o entre las africanas, asiáticas o europeas.

    El elemento más claro de la división es la condición social de la mujer, si pertenece a la aristocracia o si no pertenecían.

    El modelo de la mujer romana presenta un perfil que contiene rasgos como: primero, el ámbito de la mujer es el de la casa, y responsable de las tareas domésticas. Las virtudes femeninas más valoradas son la modestia, la castidad, y la piedad; y que para un romano, el fin primordial de la mujer es el matrimonio, la procreación y el cuidado de sus hijos e hijas.

    Para ellas, el ámbito propio debe ser la vida privada, ser fieles a su marido y competentes en los quehaceres domésticos.

    Las mujeres son por naturaleza débiles y precisan de protección jurídica, lo que se vincula con la institución de la tutela; estas están incapacitadas por ley para desempeñar cargos públicos o políticos.

    Las mujeres romanas pudieron estar discriminadas jurídicamente y marginadas social y políticamente, pero no todas ni en todas las épocas.

  • Transición entre el Alto imperio y el Bajo imperio.

  • 6.1 Precedentes de la crisis.

    A finales del siglo XVIII, el historiador británico E. Gibbon, buscaba las causas del declive del imperio. Este remontó el origen de la crisis hasta el gobierno de Marco Aurelio (161-180) y propuso al cristianismo como un fenómeno responsable de la decadencia. La historiografía moderna propone también causas como la situación monetaria y financiera, o la crisis política de la dinastía severiana (193-235) que dura hasta el gobierno Aureliano (270-275). Otro elemento fundamental es el deterioro institucional del senado que acabó convirtiéndose en un instrumento en manos del emperador.

    6.2 La guerra civil y el control militar

    El siglo III se inicia al término de una guerra civil (193-197)que Septimio Severo mantuvo contra sus rivales políticos. A la muerte de Pértina en el 193, juliano trato de comprar el trono y ganarse a los pretorianos con Donativa. El ejército reaccionó y proclamó augustos a Severo y a Niger. Severo se deshizo de Juliano y se hizo proclamar augusto por el Senado romano, concediendo Congiaria a la plebe para ganarse el favor popular.

    En Roma Severo se enfrentó en una guerra civil contra Niger y Clodio Albino, este último tenía en su poder las provincias occidentales del imperio.

    Severo reorganizó las provincias orientales e hizo retroceder al rey parto Vologeses IV.

    En el 195, Severo declaró hostis publicus a Albino, proponiendo como César a su hijo Bassiano, futuro Caracala. La victoria de las fuerzas severianas en lyon en el año 197, fue secundada por los senadores que se dedicaron a confiscar propiedades de los partidarios de albino y dividieron Britania en dos provincias, superior e inferior. Es en el 198 cuando se proclama a Caracala Augusto.

    Severo inició una nueva forma de gobierno, la monarquía militar, en la que el senado perdió su influencia.

    Este periodo se caracteriza por ser de reinados cortos, y por el monopolio en el poder de los oficiales militares. Entre Septinio Severo y Diocleniano se suceden 29 emperadores legítimos y 10 usurpadores.

    6.3 Reacción Senatorial

    En el año 238 el senado reaccionó cuando el grupo africano propuso a Antonio Gordiano I. este organismo optó por la cooptación y eligió a Pupieno y Balbino para organizar la resistencia contra Máximo Tracio. La plebe Romana se inclinó por Gordiano III; mientras tanto, las fuerzas senatoriales eliminaron a Máximo y los pretorianos tomaron partido por Gordiano III, que le proclamaron emperador tras eliminar a Pupieno y Balbino.

    En la segunda mitad de siglo los pronunciamientos militares fueron más frecuentes que las candidaturas propuestas por el senado.

    En este tuvieron que resistir las incursiones bárbaras a través del Limes renano-danubiano y el avance persa en la frontera oriental.

    6.4 Signos de crisis

    La imagen que tenemos de este perioro, según textos contemporáneos es negativa, debido a la desastrosa situación económica, pestes, guerras, hambre…

    En la historiografía moderna prefieren el término de transformación al de crisis, aunque realmente se produjo una progresiva devaluación de la moneda, la acusada inestabilidad política. La situación religiosa, la disgregación de la unidad imperial…

    Hacia el periodo entre el 260 y 273, se perdió la unidad política, su integridad territorial, unidad monetaria, administrativa y probablemente la legislativa y fiscal.

    Se constituyeron 2 imperios independientes, en la parte oriental, entorno al reino de Palmira y en la occidental alrededor de la Galia. Estos gozaron de autonomía política del poder central, proclamaron a sus propios emperadores y emitieron su moneda. Esta situación se solucionó cuando Aureliano concedió al imperio Galo la correctura de Italia, por lo que se unificó el imperio occidental.

    En oriente, hacia el 269, el rey odenato de Palmira, recibió la correctura de oriente para acabar con la rebelión de Quieto en el 261. Así, la reina Zenobia se proclamó emperatriz y su hijo Rex de todo oriente, incluido Egipto, durante el 269-263, hasta que Aureliano logro imponerse y recuperar Oriente.

    Otro signo de la crisis fue la pérdida de valor de la moneda en circulación, hasta que en 215, se emitió una nueva moneda de plata, logrando frenar la inflación, aunque poco después los precios del mercado se dispararon.

    También se produjo una crisis ideológico-religiosa, en la que se buscaron nuevos sistemas de creencias. Aunque también hay que destacar que la persecución contra los cristianos, se inició de nuevo a mediados del siglo por Decio (244-251) y prosiguieron con Valerio (253-259).

    A partir del siglo III aumenta la introducción de cultos orientalizantes, ya que algunos emperadores quisieron imponer el culto al Sol, como oficial del imperio, aunque fue rechazado por la mentalidad conservadora de Roma.

    Pero aun así, Aureliano logro imponer el culto al Sol Invicto como una religión superior a todas las demás, como el principio unificador del universo, concepción próxima al monoteísmo cristiano.

    El otro aspecto de la crisis religiosa fue la persecución contra los cristianos, que como mencionamos anteriormente, Decio promulgó el primer edicto de persecución a quienes no cumplieran con la religión del imperio, los que renegaron de esta fueron denominados Lapsi, mientras que los que si cumplían eran los Libellatici.

    La iglesia hizo una clara distinción entre lo que habán abjurado la fe y los que no lo habían hecho. Se produjo un concilio de obispos en Cartago en el 251, presidido por Cipriano que deliberaron estas situaciones.

    Años después, Valeriano reanudó el proceso persecutorio 257-258 dirigido directamente a la iglesia y los bienes eclesiásticos, perdiendo gran parte de su patrimonio.

    Filipo el Árabe, fue el primer emperador cristiano en el 244, y es en esta época cuando muchas comunidades ya están arraigadas a muchas provincias del imperio que le plantearon problemas.

    6.5 Cambios Sociales

    En esta etapa, Caracala, tomó una medida política que fue la generalización de la ciudadanía a todas las ciudades, lo que tuvo grandes repercusiones sociales.

    Esta medida fue tomada por medidas fiscales, con el deseo de ampliar la masa social contribuyente.

    Desde el punto de vista administrativo, los senadores perdieron sus privilegios tradicionales en la administración del estado. Los Legati Legionis ecuestres fueron sustituidos por Praefecti legionis ecuestres.

    En cuanto a las medidas senatoriales tomadas por Septimio Severo, culminó el decreto de Galieno del 261 que prohibía a los senadores desempeñar funciones militares, de la que los ecuestres salieron beneficiados. En este momento las provincias fueron confiadas a los Praesides ecuestres.

    El ejército romano experimentó un proceso muy lento de transformaciones, denominada barbarización del ejército, ya que muchos bárbaros fueron asimilados al ejército como cuerpos especiales. Así se duplicaron los servicios militares, y la escala de grados y rangos atravesó a la administración civil y a la organización eclesiástica.

  • La Roma bajoimperial

  • 7.1 Diocleniano, el bajo imperio y la recuperación.

    El gobierno de Diocleniano constituye el final de una era, pero el principio de otra diferente. Su sistema es una alternativa al régimen político anterios.

    En 30 años, los que separan a Probo (275-280) de la abdicación de Diocleniano, el imperio experimentó cambios importantes, como por ejemplo que la situación de anarquía militar fue controlada, aunque el ejército se mantuvo en las fronteras. El senado romano quedó definitivamente relegado en su función.

    Es en este momento, cuando el principado es sustituido por la Tetrarquía, que simboliza la armonía entre 2 augustos y 2 césares. El restablecimiento del orden dio impulso a las actividades productivas, se recuperó el comercio y la industria, cuyo principal consumidor era el ejército.

    7.2 La Tetrarquía

    La llegada al trono de Diocleniano , en el 284, no supuso cambios inmediatos; aunque la herencia que recibió demostró la ineficacia de las formas tradicionales de gobierno.

    Este tomó medidas, contra las tradicionales usurpaciones del poder, por lo que tuvo que deshacerse de su rival en occidente, el emperador Carino, que fue víctima de un complot de sus soldados, siendo Diocleniano nombrado emperador único.

    Diocleniano, en el 285, otorgó a Maximiano el título de César, formándose un diarquía. En esta etapa, Carausio y Alecto, se levantaron en Britania contando con el apoyo de Francos y Sajones; por lo que fue mandada una expedición, al mando de Constancio Cloro en el 293. Y en oriente, destaca un oficial, Galerio.

    La tetrarquía estaba formada por 2 augustos, Diocleniano y Maximiano y por 2 césares, Galerio y Constancio Cloro; y se instituye en el 293.

    Este sistema no supuso la división del poder imperial, sino una repartición de las funciones gubernativas, civiles y militares; y se basa en la colegialidad del poder y no en la fragmentación.

    Como hemos dicho antes, había 4 emperadores, los Augustos, que uno de los dos ostentaría el puesto de Senior augustus; en cuanto a los títulos religiosos: Diocleniano es Iovius, Maximino es Hércules; hay que destacar que hubo relaciones de filiación, ya que querían conseguir una imagen de familia real.

    Pero como en todo sistema, surgieron las rivalidades entre los augustos y los césares; en este momento Diocleniano se tuvo que trasladar a Egipto para reprimir el levantamiento de Domicio Domiciano.

    En esta etapa, aparece Lactancio, que fue un crítico del régimen tetrárquico. Este responsabilizó a Galerio de los edictos de persecución dictados contra los cristianos, entre el 303 y el 304.

    También sabemos que, debido a la crítica, obligó a Diocleniano a abdicar en el año 305, desencadenando una guerra civil. Este mismo año Maximiano abdicó en Milán.

    Se establecieron dos sustitutos, Severo para occidente, y Maximino Daya para oriente, inaugurándose al segunda tetrarquía.

    7.3 Las reformas administrativas

    En la época de Diocleniano, las reformas afectaron a 3 ámbitos: el ejército, las provincias y los funcionarios.

    Realizó una nueva distribución de unidades militares por diferentes áreas, ya que la estructura del ejército y la concentración en un determinado lugar, favorecía los levantamientos. Lactancio acusó a Diocleniano de duplicar los efectivos militares, alcanzando los 300000 hombres, por lo que las 34 legiones pasaron a 56 o 60.

    A partir de esta reforma, se dejó de mantener a las legiones enteras en los puntos más vulnerables, aunque reforzó las guarniciones limitáneas, creando un ejército de reserva.

    El ejército de campaña era móvil, estableciéndose también una distinción entre el ejército de las fronteras y el interior.

    En cuanto a las reformas provinciales, se paso de 45 a 96, durante la tetrarquía, registradas en el Laterculus Veronensis (lista de Verona), documento fechado entre el 305 y el 314. Se establecen así provincias más pequeñas, mas gobernables y menos peligrosas para la estabilidad política; a las que se asignó un máximo de 2 legiones por provincia.

    Es en este momento, cuando Italia pierde el estatuto privilegiado y fue convertida en provincia.

    La reforma provincial se completo en el año 300, con un agrupamiento de las provincias en Diócesis, que eran las nuevas administraciones. Según el Laterculus, existían 12 diócesis que agrupaban las 96 provincias, aunque Italia tenía su propia diócesis, constaba de dos Vicarios.

    En cuanto a la reforma administrativa, se produjo la reestructuración interna.

    En este momento, la correspondencia entre titulo y función se modificó al generalizar la función Praesidial, lo que supuso la sustitución completa de los gobernadores senatoriales, de las provincias imperiales y senatoriales, por los Praesides de rango ecuestre.

    Esta reestructuración administrativa incluyó también la separación de poderes civiles y militares en la administración imperial.

    7.4 la reforma económica

    La recuperación del imperio, exigía un incremento del gasto público y nuevas fuerzas de ingreso para el estado. Los tetrarcas utilizaron las emisiones monetarias como una fuente de ingresos estatales paralela a la vía fiscal.

    En el 294, estos modificaron las equivalencias monetarias, por lo que la devaluación del Argénteo originó un alza de los precios en el mercado, que disparó la inflación, aunque el oro se libró de esta situación.

    En el 301 los tetrarcas promulgaron el Preámbulo del Edicto de precios, para establecer un precio máximo para 1300 tarifas de mercado, este es uno de los documentos más importantes de toda la antigüedad. En este momento las emisiones de plata, aumentaron en proporción similar a la disminución de las de oro.

    El nuevo sistema fiscal, se inició probablemente en Egipto, en marzo del 297.

    Las contribuciones exigidas a las provincias cubrieron parte de las necesidades de abastecimiento. Este sistema consistía en la conversión del monto imponible individual en dos unidades Fiscales, aplicadas a las propiedades de cultivo y a las personas, que estaban declaradas en un censo que se modificaba cada 5, 10 o 15 años.

    Dinastías:

  • Dinastía Constantiniana (306-363)

  • Constantino llevó a cabo las reformas más importantes, y fue considerado como un revolucionario, que consolidó el proceso reformista iniciado durante la tetrarquía en el ámbito militar, administrativo, monetario y fiscal.

    • Reforma Militar: aumentó el número de legiones, reduciendo el contingente de soldados por legión, para facilitar el desplazamiento de las unidades militares. Estableció dos clases de tropa, los limitanei, establecidos en las fronteras y los Comitatenses que formaban parte del comitatus imperial, interviniendo solo en casos de emergencia. Estas unidades quedaron bajo el mando de la caballería (magister equitum) y el de infantería (magister peditum)

    • Reforma administrativa: generalizó la separación de poderes civiles y militares, y fue hacia el 320 cuando se configuró en su totalidad el sistema, por lo que el imperio quedó dividido en tres o cinco prefecturas; se agruparon las provincias en 12 diócesis, con sus correspondientes vicarios. Surge así un verdadero estado burcrático, y jerarquizado en la estructura civil, militar y eclesiástica.

    • Reformas económica: se realizaron reformas monetarias y fiscales. Surge una nueva moneda, el solidus de oro, que desplazó de la circulación al Argenteus de Diocleniano.

    • Política religiosa: Constantino fue considerado el primer emperador cristiano, convertido poco después, según fuentes tradicionales, de su victoria frente a Majencio en el 312, debido a su protección por el crismón que lucieron sus estandartes; aunque hay que destacar que este no modificó los símbolos tradicionales del poder imperial, que se nutrían de elementos paganos.

    este fue el precursor del Edicto de Milán del 313, que declaró la libertad de cultos en el imperio.

    En la última etapa de su gobierno trasladó la sede imperial a Constantinopla, donde murió en el 337, dejando un problema sucesorio. Este nombró Césares a sus cuatro hijos, Crispo, Constantino, Constante y Dalmacio, y ninguno de ellos fue proclamado Augusto.

    Tras esto, los soldados de Constantinopla, eliminaron a Dalmacio y proclamaron augusto a los tres cesares, asignándole a Constantino II la tutela de sus hermanos, Constancio y Constante.

    Se produjo la repartición del territorio, en la que Constantino II controlaba la parte occidental del imperio; Constancio II se ocupaba de los asuntos orientales y a Constante se le asigno la zona ilírica. En el 340, este último dirigió sus tropas hacia Italia, enfrentándose con su hermano Constantino, que murió, quedando consolidada la división del imperio, ya que Constante gobernaba occidente, mientras Constancio II lo haría en oriente. El levantamiento en el 350 del usurpador Magnencio en la Galia acabó con Constante; por lo que fue proclamado augusto, nombrando César a su hijo Decencio.

    Al Mismo tiempo, los soldados de Pannonia proclamaron augusto a Vetranio, y el senado a Nepotiano, por lo que el nuevo gobierno dependía de cuatro emperadores simultáneos. El hermano del difunto Constante, Constancio II, se enfrentó contra Magencio, y fue derrotado en el año 351; y en el 354, el César Galo fue decapitado en Italia.

    En el año 355, el hermano de este, Juliano fue enviado a la Galia para retener el avance de las fuerzas germánicas. Este fue proclamado augusto en el 360.

    A pesar de estar fraguándose una guerra civil, esta no llegó a iniciarse gracias a la muerte de Constancio II, quedando Juliano como único emperador.

    Juliano gobernó durante dos años, del 361 al 363, siendo el último representante de la familia constantiniana. Las mediadas tomadas por este, fueron la recuperación de la simbología pagana, claramente en contra del poder que estaba adquiriendo la iglesia mediante inmunidad o exenciones fiscales. En el año 363 organizó una campaña contra los persas, donde venció, aunque poco después murió en una emboscada.

  • Dinastía Valentiniana (364-392)

  • Tras la muerte de Juliano, hubo un problema sucesorio, en la que se provocó divisiones entre los grupos dominantes de Asia y de la Galia.

    Para evitar el vacío de poder, Flavio Joviano, fue nombrado Augusto, ya que en su favor estaba la condición de cristiano y su actitud tolerante hacia los paganos. Este restableció la estabilidad política, ayudado en occidente por su suegro Luciliano y por un oficial, Valentiniano.

    La inesperada muerte de Joviano dio la oportunidad a Valentiniano de ascender al trono imperial. En el año 365, fue aceptado por la cúpula de oficiales, con la condición de que nombrase a un colega que no fuese de origen ilirio.

    Valentiniano I proclamó Augusto a su hermano Valente, que se ocuparía desde Constantinopla de los dos frentes, la rebelión de Procopio, que se consideraba heredero legítimo de Juliano; y las disputas entre cristianos y arrianos en las iglesias orientales.

    Una vez murió Procopio, Valente tuvo que reforzar la defensa en las fronteras frente a los godos, y a los persas del Limes oriental.

    En el año 373 venció al ejército persa, y en el 376, firmó un tratado con los Visigodos que permitía su asentamiento en las tierras cercanas al Limes.

    Valente murió en la batalla de Adrianópolis luchando contra los visigodos en el 378, derrota que fue un duro golpe para el imperio, permitiendo el asentamiento masivo de grupos germánicos en territorio romano. Esto en Oriente.

    Mientras tanto en occidente, Valentiniano se enfrentó a los grupos que le encumbraron en el poder, ya que elegía, a los altos cargos de la administración imperial, paganos.

    Entre los años 368 y 370, tomó medidas contra los intereses senatoriales, creando el Defensor civitatis, con jurisdicción sobre préstamos, deudas o abusos fiscales, que ordenó la confiscación de bienes de muchos aristócratas.

    Una de sus facetas fue la infatigable actividad militar en las fronteras, en la que contó con la ayuda de Flavio Teodosio, padre del futuro emperador Teodosio.

    Tras la muerte de Valentiniano a finales del 375, su hijo Graciano fue elevado augusto, más tarde en el 367.

  • Dinastía Teodosiana (379-423)

  • Tras la muerte de Flavio Teodosio, su hijo Teodosio abandono su cargo de Dux Moesiae para regresar a Hispania, sin intención de seguir su carrera política.

    Dos años más tarde, fue reclamado por el emperador Graciano, para combatir en la frontera danubiana.

    Tras la muerte de Valente en el 378, Teodosio fue nombrado augusto, en el 379, de oriente por el momento; aunque hasta finales del 380 este no llegó a Constantinopla. Sus primeras medidas políticas fueron, la de concertar mediante foedus el asentamiento en territorio romano de los godos, en Tracia hacia el 382.

    Mientras en occidente, en el 380, Graciano fue incapaz de imponerse con sus tropas sobre el usurpador Magno Máximo, quien le derrotó en el 383 en lyon.

    Debido a esto, la familia imperial danubiana se desplazó a Tesalonica donde Teodosio les protegió. Este organizó una expedición contra las tropas de máximo y su hijo Flavio Victor, muriendo Máximo en el 388.

    Entre el 389 y 391, Teodosio fijó su sede imperial en Milán, para seguir de cerca los asuntos occidentales, y entableció en Constantinopla a su hijo Arcadio como augusto.

    Esta estancia supuso enfrentamientos periódicos con el poder de la iglesia y con el senado romano.

    En verano del 391, Teodosio regresó a Constantinopla, pero al año siguiente la situación de occidente empeoro, ya uqe murió Valentiniano II a manos de franco Arbogasto, que nombró augusto a Eugenio en Lyon en el año 392, que al no reconocerlo Teodosio, nombró augusto en el 394 a su hijo Honorio.

    En este año, Arbogasto y Eugenio lograron el apoyo del senado romano, para enfrentarse a las tropas de Teodosio. Este consiguió vencerles, restaurando por segunda vez la unidad imperial. El 17 de Enero del 395, murió Teodosio, pero antes institucionalizó la Partitio Imperii, división imperial, entre sus hijos Honorio y Gala Placidia.

  • Religión y conflictos Religiosos

  • 8.1 Precedentes Altoimperiales

    El conflicto religioso entre cristianismo y paganismo sucede durante el siglo IV, y es el resultado final de un proceso que se remontaba a las persecuciones del siglo III.

    Es en este mismo siglo cuando se produce la difusión generalizada del cristianismo, momento en el que la sociedad romana buscaba un nuevo que sustituyera los antiguos valores grecorromanos.

    Esta era una creencia monoteísta en un dios supremo y único, salvador y benéfico, todopoderoso y humilde, que prometía la vida eterna a quienes mantuvieran la fe, por lo que daba respuesta a algunos de los problemas sociales.

    8.2 Persecución y libertad de cultos

    Los cristianos fueron perseguidos ya que eran considerados rebeldes, conspiradores e incluso ateos por negarse a obedecer órdenes imperiales.

    Los áctos religiosos paganos finalizaban con el sacrificio.

    Este acto ya no fue realizado por Constantino en el 312, al subir al capitolio. Los emperadores paganos y cristianos se consideraron Pontifex maxiumos, hasta que Graciano en el 376 ya no lo ostentó.

    Los cristianos contaban con una sólida organización, por lo que se presentaron como una alternativa a la sociedad y el estado tradicionales. El movimiento ideológico cristiano estaba unificado frente a los numerosos paganos. En este momento para el poder imperial fue preocupante el creciente poder de la iglesia, ya que el cristianismo se infiltró en las filas del ejército.

    En el 297, en la tetrarquía se estableció un edicto que anunciaba la actitud intransigente. Mientras los cristianos no constituyeron un peligro para mantener la concordia y la unidad de la tetrarquía, no fueron perseguidos.

    Se sospechaba en la época que los cristianos se habían inflitrado en el seno del gobierno y en la administración del estado.

    Al patrimonio eclesiástico, la creciente influencia de los obispos en la vida romana y la infiltración de los cristianos en la administración, se unió el temor de que los templos paganos vieran amenazadas sus fuentes de recursos.

    En el año 313, se estableció un acuerdo entre Constancio y Licino, el Edicto de Milán, que fue un documento oficial que estableció el fin de las persecuciones y la recuperación de la libertad de culto.

    No obstante el conflicto se invertía a favor de los cristianos, ya que los emperadores arremetieron contra los paganos.

    8.3 el cristianismo, religión oficial

    Hay que destacar, que Constantino, en el Edicto de Milán el 313, proclamó la libertad de cultos y dirigió el concilio de Nicea en el 325, no declaró el cristianismo como religión oficial.

    Aunque fue Teodosio en el Edicto de Tesalónica del 380, quien declaró herejes a quienes no profesaran la fe del emperador, fue considerado defensor del cristianismo. Esta se hacía religión oficial, mientras que el emperador quería unir bajo la ortodoxia a toda la cristiandad, lo que ocasionó diversos conflictos.

    Se dieron disputas entre los dirigentes de las iglesias orientales y occidentales, por lo que Teodosio en el concilio de Constantinopla del 380 estableció la ortodoxia.

    Las relaciones del obispo de Milán no fueron buenas con el emperador, ya que en algunas ocasiones Ambrosio puso en entredicho el poder imperial, presentándose como un defensor del humanitarismo cristiano. El obispo de Milán amenazó a Teodosio con la excomunión.

    En el 391, Teodosio promulgó leyes prohibiendo los cultos paganos, aunque su ilegalización no equivalía a su herradicación.

    8.4 La mujer Cristiana

    El cristianismo modificó la consideración social de la mujer romana en un doble sentido, proclamando inicialmente la igualdad de todo género sin distinción de Sexo, pueblo, etnia, o condición jurídica.

    En el siglo IV, se integra a la mujer en la vida religiosa como vía personal.

    La concepción cristiana de la mujer como Virgen y Madre supuso un estancamiento del proceso de integración de esta en la sociedad de su tiempo.

    En la mentalidad de los primeros padres, la iglesia, constituida ya como un poder paralelo frente al estado romano, debía reforzar su imagen ante la sociedad antes que romper con una tradición discriminatoria, apartándose así del mensaje mesiánico simbolizado por la posición feminista de Jesús.

    Pero ni siquiera la condición de mártires modificó la posición misógina.

    Ya en el siglo IV la cristianización afectó a todos los sectores sociales y particularmente a los de la aristocracia. En este proceso, la mujer desempeñó un papel importante, como nexo en por vía matrimonial como miembros de familias paganas.

    Se elaboraron nuevos modelos femeninos de valores: santidad, virginidad, ascetismo, castidad, viudedad y maternidad. Esto configuró la concepción cristiana de la mujer que en muchos aspectos ha llegado hasta nuestros días.

  • Sociedad Bajoimperial

  • 9.1 La explotación de la tierra

    En este periodo no hubo grandes cambios en los sistemas de cultivo, aunque si se produjeron cambios en el régimen de la propiedad, el sistema de explotación y el status de la mano de obra agrícola.

    • Régimen de la propiedad: se pasó de Latifundium a la gran propiedad, constituida por diversos Fundi pertenecientes a un mismo propietario, pero disperso en varias zonas, comarcas regiones e incluso provincias.

    se dejó sin cultivo, por razones fiscales, las tierras menos rentables. La pequeña propiedad se explotaba en régimen familiar para cubrir las necesidades.

    • Sistema de explotación y status de mano de obra: son variables inseparables. Las formas de explotación experimentaron evoluciones diferentes en los dominios imperiales, explotados en régimen de arrendamiento en los que trabajaban los Colonos, y en los privados en los que la forma de explotación dependía de la extensión del terreno.

    En los latifundios los esclavos dejaron de ser rentables, ya que eran poco abundantes, lo que se unió al desinterés de los amos por controlarlos directamente.

    En las propiedades de medio tamaño, se mantuvo más tiempo la explotación mediante esclavos, ya que los propietarios controlaban directamente la explotación. Los inconvenientes: el escaso avance técnico no permitía elevar los rendimientos, por lo que en años de malas cosechas, el costo de manutención de esclavos supuso un gasto. A la larga, este tipo de propiedad deja de ser competitiva por lo que desaparece.

    Las propiedades de pequeño tamaño eran trabajadas directamente por el campesino de la tierra, y se explotaban en régimen familiar. Estas no ofrecían grandes ventajas económicas, sino de subsistencia para la familia.

    Las grandes propiedades rurales eran generalmente explotadas por colono, que acabarían desplazando a la fuerza de trabajo esclava, tanto en dominios imperiales como en los privados.

    El cambio afectó sobre todo a la situación social de los Coloni, ya que el colono libre arrendatario altoimperial se transformó en campesino dependiente de la tierra, conocido como fenómeno de adscripción a la tierra, que supuestamente no tiene que repercutir en la condición estatuaria de estos.

    9.2 Campo y ciudad: presión fiscal y movilidad social

    En esta época, las cargas fiscales llegaron a hacerse insoportables para los contribuyentes, para los pequeños y medianos propietarios.

    Los emperadores hicieron caer la presión fiscal sobre las clases altas de los municipios y Constantino la extendió a todos los propietarios.

    El estado estaba interesado en ampliar la producción por razones fiscales.

    Estas medidas hicieron que en esta época fuera más frecuente el fenómeno del éxodo urbano y no del éxodo rural. Los curiales de los municipios optaron por ingresar en el clero o en el ejército para escapar a sus obligaciones fiscales. El estado reaccionó estableciendo la hereditariedad de los cargos y oficios, medidas que afectaron en gran parte a las clases inferiores.

    9.3 División social

    Las diferencias altoimperiales en materia penal se establecían, en base a los dignitas, mientras que la división social en el bajo imperio, intervinieron factores como la condición tributaria, la inmunidad fiscal, la riqueza, y el privilegio.

    El resultado es la progresiva polarización de la sociedad en dos grupos

    • Humiliores: en el que tuvieron cabida tanto los trabajadores agrícolas, como los urbanos, los pequeños propietarios, la plebe, los libertos y los esclavos.

    • Honestiores: que incluyó a los individuos y sus familias pertenecientes a lis irdues tradicionales, tales como los Viri consulares, viri spectabiles, viri ilustres y patricios, los de la clase dominante, así como los miembros del clero, y algunos comerciantes privilegiados.

  • Los enemigos del orden romano

  • 10.1 la hipótesis de descomposición

    Sobre la caída del imperio romano de occidente, se han planteado dos hipótesis, contrarias entre sí. La primera afirma que la descomposición occidental se produjo debido a factores externos, mientras que otras afirman que fueron factores internos. Aunque los enemigos del imperio Romano ya se remontan a etapas anteriores.

    Según E.Gibbon, el origen de la decadencia reside en el gobierno de Marco Aurelio (161-180) y un responsable único, que fue la difusión del cristianismo.

    La implantación de la nueva doctrina provocó una transformación radical de las bases de la sociedad romana tradicional, y se afianzó en el siglo IV, cuando el estado romano se convierte en protector de la iglesia.

    10.2 El conflicto religioso tardorromano

    El último capítulo del conflicto religioso tardorromano se libro en el seno de la comunidad cristiana, entre dos grupos, uno tolerante, dispuesto a acatar órdenes de la política imperial (ortodoxia); y otro ringorista, intransigente con el dogma y partidario del cumplimiento de los postulados de la iglesia primitiva, este último provocó el cisma en la ortodoxia. Las tensiones en las iglesias provinciales abocaron a la celebración de concilios, para que las jerarquías eclesiásticas discutieran sobre asuntos internos.

    El primer caso fue la cuestión del dogmatismo africano, movimiento promovido por 60 obispos al no aceptar a Ceciliano como titular de la sede de Cartago.

    Esta cusa fue llevada ante Constantino, que delegó la solución del conflicto en la decisión interna de los obispos, concretamente por Milcíades, obispo de Roma.

    La sentencia fue favorable a Ceciliano, por lo que los donatistas reclamaron al emperador. En el 314 se volvieron a reunir en Arlés, y dictaminaron una serie de leyes antidonatistas, concediendo privilegios a los obispos ortodoxos.

    Donato murió en el 355, aunque el cisma seguía vigente hasta los primeros años del siglo V, cuando el Emperador Honorio, mediante un decreto los condenó como herejes.

    El donatismo constituyó la base ideológica de las revueltas campesinas africanas, que apoyaron el levantamiento de jefes indígenas contra Roma.

    El segundo conflicto, se centró en las disputas de la jerarquía eclesiástica por la imposición del dogma, así como las formas de disciplina en el seno de la propia iglesia.

    A partir del concilio de Nicea en el 325, se enfrentaron los obispos occidentales con los orientales, es decir, Católicos contra arrianos.

    En este, se dictaminó contra los seguidores de Arrio estableciendo la ortodoxia nicena o católica, (el hijo es consustancial al padre y fue engendrado, no creado, siendo de la misma naturaleza divina). Los obispos orientales denunciaron contradicciones en esta afirmación y propusieron sustituir la misma sustancia por sustancia similar, lo que suscitaría nuevas discusiones en las jerarquías orientales.

    Esto toco techo cuando el emperador Constancio II, mediantes dos concilios en 358 y 359, declaró ortodoxos a los arrianos y herejes a los católicos.

    Otro conflicto fue el del Priscilianismo, que se dio en Hispania. Este afectó primero a las jerarquías eclesiásticas y luego terminó siendo un conflicto político con fuertes connotaciones sociales. Prisciliano fue ordenado obispo en Ávila en 381.

    La sentencia de Zaragoza consolidó el cisma entre los obispos hispánicos, por lo que se sumaron al movimiento obispos de las Galias.

    Este conflicto terminó con la condena de Prisciliano por Magia, superstición y herejía, después de un Sínodo en Burgalia (Burdeos) donde se reunieron todos los priscilianistas para exponer sus exigencias.

    10.3 Las incursiones bárbaras

    Las relaciones entre romanos y germanos fueron cada vez más frecuentes durante los dos primeros siglos del imperio, durante el siglo III, una vez rota la línea de Limes, las incursiones fueron más frecuentes, hasta el punto de que tras las muerte de Decio en 251, su sucesor Treboniano Galo aceptó las condiciones de paz impuestas por ellos, como entregar una indemnización anual.

    En el siglo IV Roma institucionalizó los asentamientos bárbaros mediante Foedera; al menos los emperadores Marco Aurelio, Maximiano, Constancio Cloro, Valente y Graciano lo practicaron.

    Antes del Desastre de Adrianópolis en 378, los visigodos fueron establecidos en Tracia, pero pronto reclamaron al emperador, por lo que en el 382, Teodosio cedió asentamiento en tierras de Mesia.

    Hacia el 400, la presión germánica rompió el Limes danubiano, por lo que se sumaron al avance visigodo los bárbaros. Los Visigodos se trasladaron hacia Italia poniendo en peligro la corte imperialista. LA reacción de Estilicón hizo que los visigodos fueran expulsados de Italia.

    Años más tarde, llegaron a Italia los ostrogodos y a finales del 406, los grupos germánicos del otro lado de Rin. Los Vándalos, Suevos, Alanos y otras tribus se sumaron a la migración.

    10.4 La reacción de las provincias

    El sistema institucional romano contaba con mecanismos adecuados para controlar las diversas fórmulas de asentamiento, los Foedera, y también dos fórmulas institucionales como el hospitium, que regula relaciones indígenas; y la Hospitalitas que proveía alojamiento a los soldados y oficiales del imperio romano.

    Según estos, los ostrogodos recibieron 1 tercio de las tierras, los visigodos dos tercios, y los Burgundios de la Galia un tercio de los hombres vinculados a la explotación; pero es probable que estos recibieran las ganancias correspondientes de esas tierras, a recibir el terreno físico. Todo esto a cambio de la lealtad militar hacia el régimen imperialista.

    Tras la muerte de Estilicón en el 408, occidente cayó en manos de Constancio, por lo que los visigodos volvieron a Italia, donde el emperador Honorio se negaba a entregar las tierras. Tras las negativas provocaron el asedio a Roma, 3 veces en 2 años, el secuestro del senado y la toma de Gala Placidia, hermana de Honorio, como rehén.

    La fragmentación del poder era evidente, aunque sin protección imperial, las provincias organizaron la resistencia contra los bárbaros, tomaron medidas políticas para paliar la indefensión en que les habían dejado el poder central.

    Entre el 407 y el 413, los aristócratas apoyaron los levantamientos militares en la Galia, así como las correspondientes proclamaciones imperiales. Los Visigodos llegaron a la Galia, donde Ataúlfo se casó con Gala Placidia en Narbona.

    En el 409, el grueso germánico había pasado a Hispania, los Suevos, vándalos, Alanos, entrada pactada con Constantino III, donde estos se impusieron a las fuerzas hispánicas, ya que se resistieron a su entrada.

    En el 415, Walia concertó un foedus con Honorio, por el que se cedía a los visigodos las tierras de la provincia de Aquitania para su asentamiento definitico, surge así el primer reino independiente en pleno territorio romano.

    Otro factor clave fue el debilitamiento del imperio romano, debido a las revueltas campesinas o urbanas. Aunque estas revueltas, como algunos textos afirman, no fueron tan revolucionarias, pero si se unían a estas, los campesinos arruinados, operarios urbanos sin trabajo, bandidos y grupos bárbaros.

    Las razones de estas revueltas no son claras, pueden ser de carácter social, debido a la opresión de los campesinos, de naturaleza política como las pretensiones autonomistas…

    En una de estas revueltas, Tibatón, líder considerado Princeps, provocó la separación de la Galia del poder central, pero en el 437 Litorio con la ayuda de la caballería de los Hunos.

    Durante la primera mitad del siglo V, gran parte del imperio se vio afectado por estas revueltas, cuando ya Roma había perdido el control político de la mayoría de las provincias occidentales. De hecho en el 441, cuando se produce la primera manifestación Bagáudica en Hispania, el gobierno central romano ya solo controlaba la provincia de Tarraconense. Por lo que, a mediados del siglo V, el imperio romano occidental ya no existía.

    32