Roma en la Edad Media

Historia universal medieval. Crisis. Decadencia. Feudalismo. Invasiones bárbaras. Hispania visigoda. Imperio Carolingio. Diocleciano. Constantino

  • Enviado por: Victor Fernandez Piñera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 165 páginas
publicidad
publicidad

LA CRISIS DEL SIGLO III

  • Como todo periodo de transición (S.III - S.VIII) reviste cierta complejidad.

  • Al tiempo que se asiste a la descomposición del mundo antiguo o bien a la disolución progresiva del sistema esclavista, se empiezan a trazar los perfiles que más adelante al concluir este periodo van a presentar el sistema feudal y quizá en este caso, la continuidad.

  • Sin duda este periodo de transición revista más dificultad porque cuando ya parecía que los contornos del feudalismo estaban marcados, hacen su aparición los pueblos germánicos, que traen unas formas de organización completamente diferentes a los territorios en los que se instalan, por eso en los tiempos posteriores a esas grandes invasiones se producen rupturas y desajustes entre dos sociedades diferentes acompañado de ciertos desordenes.

  • Superados esos momentos iniciales se reanuda el proceso de fusión entre la sociedad bajo romana y la germánica.

  • Por eso siempre se afirma que la Edad Media se forma con la unión entre romanos y germanos o según los materialistas entre régimen comunal primitivo y sistema esclavista.

  • En los primeros siglos de nuestra era (S.I y S.II) Roma vive uno de los momentos más prósperos, brillantes, plenos y felices de toda su existencia (Alto Imperio).

  • Por esas fechas la economía agraria, minera y artesanal atraviesan por momentos álgidos y la vida urbana se fortalece a lo largo de todo el imperio.

  • Se fundan nuevas ciudades, el poderío politico-militar alcanza su máxima expresión y la literatura, filosofía y las artes plásticas alcanzan también gran esplendor aunque sin igualar a la antigüedad griega.

  • Pero la solidez de esta colosal construcción que se alza sobre la explotación de la fuerza de trabajo de los esclavos no impide detectar ya desde fechas tempranas unos síntomas de que la vida dentro del imperio no marcha tan bien como debiera.

  • Al principio esos problemas se inscriben en zonas geográficas muy concretas y a la esfera de la economía (la Península Itálica sufre ya en el S.I una crisis agraria muy clara).

  • Esas dificultades no hacen sino crecer con el paso del tiempo hasta desembocar en la crisis del S.III, aunque los historiadores reconocen que no coincide con la centuria sino que se abre en la 2ð mitad del S.II y se da por superada a finales del S.III con las reformas de Diocleciano y Constantino.

  • La crisis del S.III no fue una crisis más análoga a otras sufridas por el imperio hasta ese momento, se trató de una crisis total y general, conforme las dificultades van a golpeando a todos los territorios del imperio, aunque con distinta intensidad, ya que la parte oriental salió menos dañada.

  • Al mismo tiempo que alcanzó también a los diferentes ámbitos y manifestaciones de la vida del imperio (sistema juridico-constitucional, religión, cultura y literatura "Sahara literario").

  • Además de ser total y general no es una mera crisis coyuntural sino también una crisis estructural porque las dificultades que conmocionan a todo el sistema ya no se pueden resolver dentro del sistema social esclavista, sino que la solución reclama la modificación del sistema economico-social.

  • Por esta circunstancia, la crisis del S.III es tomada como el hito inicial que abre ese prolongado periodo de transición del esclavismo al feudalismo.

CAUSAS DEL PROCESO DE DECADENCIA

  • Hubo un tiempo en el que los historiadores cayeron en la tentación de achacar la crisis a la acción de unos agentes externos extraños a esa sociedad, y se la atribuyeron a la adversidad climática, la propagación de la peste y la presión que los pueblos germánicos ejercían sobre las fronteras septentrionales del imperio.

  • En la actualidad ese tipo de explicaciones demasiado simples ya se están abandonando y hoy en día la crisis del S.III es interpretada como resultado de la acción combinada de un conjunto de factores internos reforzada por la inoportuna presencia de esos factores adversos externos, en particular la presencia inoportuna del peligro germano en las lindes renano-danubianos.

  • A menudo los historiadores se contentan con enumerar esos factores desencadenantes de la crisis, pero no llegan al fondo de la cuestión con una explicación profunda de la crisis.

  • Existe cierto miedo a establecer una distinción entre las causas últimas para poner en marcha ese motor de la crisis del S.III y aquellas otras más inmediatas, consecuencia de las anteriores, aunque una vez originadas por ellas pasan a actuar a su vez como causas que tienden a contribuir en el desencadenamiento y desarrollo del proceso.

  • En discordia con esto se encuentra el materialismo histórico, su interpretación de la crisis a menudo es tachada injustamente de unicausal y economicista, y no son correctas estas descalificaciones, porque no es unicausal, ya que busca diferentes razones, y no es economicista porque pone su puntilla en la sociedad.

  • El materialismo histórico nos sitúa en un plano de igualdad porque diferencia las causas últimas que había en el propio sistema esclavista, y las contradicciones internas del esclavismo, además postula que las relaciones causales esclavistas después de haber propiciado una época de esplendor pasan a convertirse en un obstáculo que frena el crecimiento.

  • No todos los historiadores marxistas están de acuerdo a la hora de establecer esas contradicciones básicas del sistema la mayoría de ellos, entre los que se encuentra Covalloch y Perry Anderson, observa las siguientes evidencias:

  • 1ª Contradicción:

  • Los esclavos rinden poco porque carecen de alimentos y alicientes en su quehacer cotidiano ya que estaban sobrecargados de obligaciones, y no se les concedía ningún derecho.

  • Soportaban todo el peso de la vida productiva, pero no son propietarios de esos bienes que trabajan ni de los útiles y tampoco lo son de sí mismos.

  • Por esta razón no se benefician del fruto de su trabajo que pasa directamente a manos de sus amos que solo se limitan a alimentarlos, vestirlos, y alojarlos como recompensa, es decir a proporcionarles los medios indispensables para mantenerlos con vida.

  • La única forma de obligarlos a rendir es hacerlo bajo la amenaza de castigos corporales (derecho de vida y muerte sobre sus esclavos).

  • 2ª Contradicción:

  • El sistema esclavista no solo no despierta el interés por el trabajo en los esclavos sino que frena el avance tecnológico, ya que aunque aparecieron avances técnicos, solo surgieron en aquellos aspectos en los que se beneficiaban las clases acomodadas (arquitectura y medicina) pero no se hicieron avances en este campo (excepto las minas), aunque en algunas zonas periféricas si que se produjeron avances.

  • Una vez el trabajo manual pasa a identificarse con la esclavitud, la sociedad antigua empezó a dar pruebas claras hacia un desprecio, además la posibilidad de poder derrochar la fuerza de trabajo de los esclavos y la seguridad de que los esclavos no trataban bien los útiles fue una de las causas para no introducir perfeccionamientos técnicos.

  • 3ð Contradicción:

  • Con el esclavismo no queda asegurada la reproducción de los esclavos dado que la forma de vida que están acostumbrados a llevar no es la más apropiada para fomentar la natalidad.

  • M. Bloch escribía que entre todas las crianzas, la del hombre en cautividad es la más difícil, ya que no tienen interés por tener hijos pero tampoco los amos tienen interés en fomentar la natalidad porque esto obligaría a aportar unos costes considerables muy elevados, al tener que alimentar a las mujeres, y a los niños (carga improductiva).

  • Por esa razón prefiere mientras pueda comprar a los esclavos ya criados, a lo que ayudan en masa los prisioneros de guerra en principio.

  • Todas estas contradicciones pasaron desapercibidas en la economía del imperio mientras Roma llevó a cabo sus guerras de conquista que ponían en sus manos, tierras, metales y hombres, ya que cuanto más se resistía un pueblo más esclavos obtenían.

  • Como había tanta mano de obra, el precio era muy barato, y el amo se permite el lujo de derrocharlos (Expresión: “Ser más barato que un esclavo sardo”).

  • Este grupo proclama que la situación cambia radicalmente con el cese de la política expansionista, ya que al detenerse las guerras de conquista se cierra la fuente principal suministradora de esclavos y como consecuencia la mercancía empieza a escasear y su precio se incrementa de forma excesiva no estando ya al alcance de todas las personas.

  • Pero aquellos que disponen de dinero para comprar esclavos se lo piensan mucho antes de contratar a uno ya que es material perecedero.

  • Los amos deciden subsanar la débil afluencia de esclavos, alargando la vida útil de los mismos, aumentando la natalidad y de despertando en el esclavo un interés por la actividad productiva, y muy pronto las leyes se encargan de ratificar una serie de medidas de valor legal para humanizar sus vidas:

  • La familia esclava en lo sucesivo sigue careciendo de valor legal pero se considera una unidad indivisible.

  • Algo parecido ocurre con el “pecurio de los esclavos”, estos legalmente pertenecen a los amos, pero la muerte injustificada de uno de ellos es considerada delito y castigada, porque las penas aplicables a un esclavo ya no son aplicables por el señor sino por la justicia.

  • Estas medidas no bastan para cubrir las bajas producidas, evidenciándose que el esclavismo entra en crisis y solo se podrá resolver modificando la naturaleza de las relaciones sociales y substituir a los esclavos por colonos (arrendatarios libres).

  • Dentro de la corriente histórica marxista hay algunos historiadores como Steaerman “Transición del esclavismo al feudalismo” que ofrecen una explicación de la crisis profunda y diferente a la anterior, ya que no establecen ningún nexo entre las crisis del sistema y el cese de las guerras:

  • Invocan por un lado el destino improductivo de los excedentes de su producción, con los que tenían que costear distribuciones gratuitas de grano y alimentos, además de una serie de espectáculos con el objetivo de tener quieta a la plebe urbana (Pan y Circo).

  • A medida que los esclavos van invadiendo los diferentes aspectos de la vida social van desplazando a las personas libres que pierden su trabajo y su medio de vida, pasando a formar parte un grupo muy conflictivo propenso siempre a la insubordinación.

  • Esos levantamientos de la plebe son peligrosos porque pueden unirse a los movimientos de esclavos, por eso los propietarios urbanos pretenden que la plebe exaltada se sienta superior a los esclavos y de una manera haciéndoles pasar por personas libres, con espectáculos y repartos de alimentos.

  • Otra causa de la crisis sería la sensible mejoría experimentada por las condiciones de vida de los esclavos, que una vez los amos empiezan a darles un trato menos brutal y concederles unos derechos de los que antes carecían.

  • Estas mejoras experimentadas por los esclavos dejan de constituir una consecuencia de la crisis, un producto de la lucha de clases que puede pasar desapercibido pero que está ahí, nada que ver con las revoluciones de esclavos de final de la república, con fuerza suficiente para atentar gravemente a los intereses económicos de los amos.

  • Lo que sucede es que ese trato más humano con el fin de comprometerlos con el hecho del trabajo, no sirve de nada, pues lo único que logra es destruir el único móvil de hacer trabajar a esas personas de forma infrahumana por lo que la esclavitud no resulta rentable, y surge una nueva forma de relaciones sociales, del esclavismo al colonialismo que será el precedente del feudalismo.

MANIFESTACIONES DE LA CRISIS

  • A medida que las contradicciones internas del sistema se van haciendo evidentes y los esclavos dejan de ser un escollo que impide el desarrollo, empiezan a verse indicio de que el Imperio Romano había entrado en una crisis económica y social:

  • Se contrae la producción agraria por la disminución de la productividad del suelo trabajado por personas que no tienen interés en trabajar, y también por la presencia de “agri deserti” terreno abandonados de mano de obra productiva.

  • Decae también la extracción de minerales al agotarse los filones más importantes y el aprovechamiento de las vetas más profundas.

  • Se resiente la productividad manufacturera por la escasez de materias primas y por la falta de trabajadores, además ahora estos productos no encuentran fácil salida en los mercados.

  • Entra en declive el tráfico mercantil por haber pocas mercancías que vender y pocas personas con recursos suficientes para comprarlas.

  • Transformaciones socio-económicas:

  • Esta crisis económica va golpear con fuerza a amplias capas sociales, por ejemplo a los pequeños y medianos propietarios los cuales terminan perdiendo por diferentes formas esos bienes que van a parar a las manos de los más ricos.

  • Al perder la propiedad de sus bienes, pierden la posición de propietarios y se convierten en trabajadores de propiedades ajenas.

  • Al retroceder la pequeña y mediana propiedad, empieza a confirmarse un nuevo régimen de propiedad (los latifundios), y el nuevo sistema económico y de relaciones sociales (colonato).

  • Esa economía en vía de transformación y decadencia, va a quedar expuesta desde los años centrales del S.II a un conjunto de factores externos que van a generar unos esfuerzos más fuertes que en épocas normales.

  • Estos factores son aquellos que los historiadores entendieron no como causas motores, sino como incremento de la causa general:

  • El empeoramiento del clima y la difusión de la peste, y otras enfermedades que se ceban en unos organismos debilitados.

  • El incremento de la presión de los pueblos germánicos en las fronteras del Norte.

  • Las fronteras del Imperio Romano se va a ver amenazadas desde mediados del S.II por los ataques simultáneos de los pueblos vecinos, el peligro mayor es el que se cierne sobre el limes renano-danubiano.

  • Al otro lado de esta línea fronteriza están los germanos, pueblos con una forma de vida y organización más arcaica que la romana, que ya antes de nuestra era abandonaron su solar primitivo y emprendieron el avance hacia el sur en busca de nuevos lugares de asentamiento.

  • Estos son frenados primero por los celtas y más tarde por el Imperio Romano que con Augusto procedió a afianzar esas fronteras septentrionales.

  • La región romana va llega a resentirse con la llegada de los germanos cuyo ímpetu consigue abrir por dos veces importante brechas en la defensa romana y penetrar en el interior del imperio:

  • 1ª Irrupción: A mediados del S.II (166) bajo el mandato de Marco Aurelio.

  • 2ª Irrupción:

  • Según los historiadores será el anticipo de las grandes invasiones, y revestirá un carácter mucho más amplio y general que la primera, de tal manera que ninguna provincia del Imperio Romano escapa a la presencia de los invasores.

  • Además comporta para la zona unas consecuencias mucho más funestas que la anterior ya que va a perder la última provincia incorporada, la Dacia (actual Rumania conquistada por Trajano), a favor de los godos.

  • En algunas regiones van a causar unos estragos superiores a los que harán las grandes invasiones.

  • Naturalmente Roma si quiere rechazar esas agresiones no tiene más remedio que recurrir a la guerra, después de la “Pax Romana”, pero se trata de una guerra de signo muy diferente a la que habían mantenido hasta la actualidad, ya que estas eran guerras de conquista deseadas y muy lucrativas que se traducían en la adquisición de territorios, minerales, y hombres, en las que al tiempo que se enriquecían las arcas del estado, acrecentaba su prestigio político y militar.

  • Ahora en un momento inoportuno Roma se ve arrastrada de nuevo a la guerra, pero una guerra impuesta por el enemigo, por lo que se pierde el control en política exterior.

  • Se trata de una guerra que se desarrolla en las fronteras o dentro del imperio, en la cual si sale triunfante no gana nada pero si pierde lo pierde todo, por ello, la autoridad imperial no vacila en supeditarlo todo a ella, sacrificando hombres y dinero, lo que será un duro golpe para la economía del imperio.

  • Además se produce la perdida de cosechas, la destrucción de plantaciones (olivares y viñedos), y algunas ciudades, en las que la fisonomía empieza a cambiar generándose un clima de inseguridad que frena el tráfico y los intercambios comerciales.

  • Para vencer al enemigo Roma tiene que formar un ejército potente y nutrido, y los emperadores se atreven a reclutarlo aunque tengan que machacar aún más su economía ya que eso supone transformar trabajadores en soldados.

  • Para reunir el dinero de las campañas:

  • Se pone en marcha la venta de joyas imperiales.

  • Se confiscan tierras importantes, acusando falsamente a sus dueños de traición al imperio.

  • Se incrementa de la presión fiscal hasta hacerla insoportable, pero los resultados no son los deseados porque los más poderosos eluden sus obligaciones para con el fisco y los débiles y deprimidos no pueden hacer frente a esas obligaciones fiscales.

  • Lo que se consigue con esto es acelerar el empobrecimiento de la población creando un elemento de rechazo al estado romano que se traduce en la ruralización del imperio y la huida hacia los latifundios donde se prohibe la entrada de funcionarios estatales.

  • Estos latifundios empiezan a funcionar al margen del estado de ahí que puedan ofrecer refugio, por lo que estamos ante una sociedad que pierde poco a poco el contacto con el esclavismo y se acerca más al feudalismo.

  • La segunda solución consiste en decretar sucesivas devaluaciones monetarias:

  • Ante la imposibilidad de recaudar los impuestos, el estado se dispone a cubrir el fallo acuñando más monedas, pero faltan metales preciosos (oro y plata) para acuñarlas con el mismo valor.

  • Lo que hacen es modificar el valor real de esas monedas a base de ir reduciendo su peso y la ley de las mismas, adecuándolo con metales de cobre y estaño, acuñándose al final monedas muy pequeñas, llegando a una moneda de bronce con una pátina muy leve de plata.

  • Alternan el valor real pero no modifican el valor oficial, por lo que estas devaluaciones monetarias permiten al imperio superar de momento su déficit, pero muy pronto se descubren contraproducentes ya que se vuelven contra el propio estado, que se ve obligado a realizar sus compras en esta moneda, lo que solo hace que agravar la crisis y acelerar los cambios socio-económicos.

  • Así estos van a acelerar el proceso inflacionista del imperio, y perjudicar a quienes basaban su fortuna en la acumulación de moneda, lo que convertirá a la tierra en la forma más fácil de riqueza.

  • Lo que se consigue es que las monedas antiguas se retiren de la circulación, y se tienda a graduarlas, haciendo que la población pierda la confianza en la moneda devaluada y empiece a dejar a un lado el dinero en su vida cotidiana, lo que tiende a una economía de signo natural.

  • Transformaciones politico-administrativas:

  • Se van alterando las bases del sistema político constitucional romano que durante el culto al imperio descansaba sobre un equilibrio de poderes entre el senado y el emperador, que se rompe ahora porque el senado se va viendo marginado de la escena pública y se transforma en un organismo con el que apenas se cuenta y que apenas incide en el nombramiento de los emperadores (impuestos por el ejército).

  • También se ve despojado de los aspectos administrativos que pasan al “consilium principis” que está de mano del emperador y donde tienen un papel decisivo los juristas.

  • Se destruye también la diferencia entre provincias militarizadas (ejército) y pacificadas (senado), pasando a estar todas militarizadas (emperador).

  • El fin de la diarquía entre el emperador y el senado redunda en la autoridad del emperador de modo que el autoritarismo en Roma se encamina hacia un absolutismo de corte militar en el que el ejército parece constituir el verdadero soporte del estado, y el árbitro de la vida política.

  • Ciertamente el imperio se militariza ya que desde finales del S.II con los severos, desde que los representantes de esta dinastía no cesan de proteger al ejército porque este los mantiene en el poder y porque son prisioneros de este poder.

  • Ya Septinio Severo dio un consejo a sus herederos “ enriquecer al soldado y burlar al resto” y estos van a subir el sueldo a los soldados y las recompensas en ocasiones excepcionales y entregan a los veteranos una parcela de tierra con una superficie análoga a la de los decuriones pero libres de pagar las cargas que después acarrean estos.

  • Además van a agilizar el “cursus honorum”, los accesos profesionales dentro de la cadena militar, desde simples soldados a cargos que hasta entonces reservaban para los poderosos, sin tener en cuenta su fortuna, sino su lealtad.

  • Favorecen abiertamente al orden ecuestre que pasan a conquistar parcelas de poder en el orden senatorial en un momento de despolitización del mismo.

  • Este proceso de militarización va a encontrar su momento culminante en la anarquía militar (desde el asesinato de Alejandro Severo hasta la subida al trono de Diocleciano (284)).

  • Durante estos 50 años los militares se creen imprescindibles para la supervivencia del imperio y van a extralimitarse de sus funciones, y subir al poder para controlar toda la política del imperio, y lo van a conseguir de tal forma que durante medio siglo nombrará a los emperadores sin tener en cuenta sus capacidades gobernadoras, sino que procedan de las propias filas del ejército, y una vez en lo alto comportándose más como generales que como gobernantes.

  • Pero a la vez que los imponen también los deponen sin ningún remordimiento, eliminando a aquellos cuya política no es de su agrado.

  • De esto se va a derivar una extraordinaria inestabilidad política que tiene como resultado que se sucedan las guerras civiles que enfrentan entre sí a diferentes facciones del ejército.

  • Los reinados son muy cortos, duran el tiempo que a las tropas que los alzan, los bajan (37 emperadores legítimos y 74 ilegítimos).

  • Las ciudades:

  • La ciudad antigua era un centro económico (artesanía y mercado) y cultural, y sobre todo una pieza fundamental de la forma politico-administrativa.

  • A partir del S.III a medida que decae la producción artesanal y el tráfico mercantil las ciudades van perdiendo las funciones económicas del pasado (modo de producción esclavista, mercantil y monetario) pierden su función de rectora de la vida económica que se traduce en el campo.

  • Las ciudades asisten a un proceso de empobrecimiento y despoblamiento, y Roma que fue testigo de un éxodo de campesinos a las urbes, ahora ve como se produce en sentido inverso.

  • Los grandes terratenientes llevan su vivienda habitual a las fincas que se sustraen del poder del fisco, y los ciudadanos abandonan los núcleos urbanos decididos a ganarse el sustento trabajando como colonos, pero sobre todo como un asilo contra el fisco.

  • Las ciudades empobrecidas y despobladas se ven despojadas de su función de centro cultural, las escuelas de arte, se van cerrando porque no hay ni encargos ni alumnos.

  • Por último las ciudades, células básicas de la política del imperio que siempre tuvieron cierta autonomía local para organizar la vida dentro de esos límites, a partir del S.III pierden esa libertad y pasan a convertirse en un órgano más de la administración del imperio.

  • Los resultados de esta interferencia constante del poder político central en los asuntos municipales, serán:

  • El gobierno urbano: Pasa a ser asumido por unos funcionarios nuevos “curatores” lo que supone que los antiguos magistrados romanos se ven privados de sus cargos.

  • La curia municipal:

  • Asamblea investida de atribuciones de índole legislativa y consultiva, que pierde también esas competencias, que se reducen a garantizar el avituallamiento de las ciudades y a organizar juegos, espectáculos, y obras públicas.

  • Además se erige como el órgano encargado de la recaudación de impuestos, en un momento tan delicado, y los curiales han de responder con sus riquezas personales, por lo que ser miembro de la curia antes un honor, pasa a convertirse en una carga insoportable que se intenta rehuir.

  • Por ello el estado incluye a todos los que tengan el nivel económico suficiente como para hacer frente a estos gastos (600 sestercios).

  • Perdidas sus funciones y el espíritu que dio lugar a las polis antiguas pasaran a ser organismos sin vida, presentando el aspecto lastimoso que muestran los escritos y la arqueología.

  • La religión:

  • Tampoco la vida religiosa pudo escapar a la conmoción que supuso la crisis del esclavismo.

  • Desde el punto de vista histórico los periodos difíciles del S.III resultan idóneos para que los hombres se refugien en las cosas del espíritu.

  • Cuando los seres humanos se sienten incapaces de hacer frente a una realidad hostil se vuelcan en la religión donde van proyectan sus angustias y pretenden encontrar un consuelo que les haga más llevadera esa adversidad.

  • Lo que ocurre es que el politeísmo no satisface las demandas de los ciudadanos del imperio, puesto que es una religión formalista que no se presta a una relación entre el hombre y el dios, y esa angustia menos aún puede satisfacer el culto al imperio o al emperador, que es un signo ensalzatorio.

  • Se explica así que esos cultos día a día vayan perdiendo seguidores en favor de un conjunto de religiones traídas de oriente por militares y comerciantes, entre las cuales se encuentra el cristianismo, llamado a triunfar en el imperio hasta convertirse en la religión oficial y única con Teodosio (380).

  • Pero antes de esto el cristianismo cosecha éxitos extraordinarios con una tremenda expansión que al concluir el S.III se había extendido por todo el imperio con comunidades de seguidores.

  • En principio fue una religión eminentemente urbana pero cuando el imperio empieza a ruralizarse, también se ruraliza el cristianismo.

  • Al momento que se extiende deja de ser una religión de pobres y miserables ganando adeptos en las capas intermedias y en los grupos privilegiados.

  • Para descubrir las claves de sus éxitos hay que centrarse en los mensajes de religión monoteísta y salvación, que en el fondo tienen un contenido social.

  • Pero este dios, al tiempo que es omnipotente es un dios benefactor que cuida por la humanidad, igual que un padre por sus hijos, de salvación porque indica la presencia de un más allá, una vida después de la muerte física: la autentica vida no transcurre en la tierra sino que empieza con la muerte y a diferencia de la vida terrena, no tiene fin.

  • Esta creencia ayuda a sobrellevar las desgracias y los sufrimientos presentes, porque por un lado no tiene fin pero además los hace más soportables porque estos pesares se llevan con resignación van a permitir al cristiano alcanzar la vida eterna (juicio de Dios).

  • Así frente a un sistema social fundamentado en las desigualdades socio-económicas y que descansa en la explotación, Cristo procuraba que todos los hombres fueran iguales.

  • Esto tiene que traducirse en una serie de obras frente un sistema social que confiere gran importancia a la fortuna y condena el trabajo físico.

  • Cristo va a cargar contra este sistema, un obstáculo para la salvación de los ricos, ensalzando el trabajo manual y a los humildes de manera que él mismo nació en un pesebre, era hijo de un carpintero y elige a sus apóstoles entre pescadores.

  • Al atentar contra el orden establecido Cristo se convierte en una persona molesta para sus contemporáneos y declarándolo enemigo público es condenado a morir en la cruz y no contentos con esto entre dos ladrones.

  • Por ello no podemos negar que la iglesia cristiana haga mella en las clases humildes, porque la iglesia va a encarnar unos valores que se oponen a un sistema socio-económico en el que los pobres son mayoritarios.

  • La iglesia clama contra la esclavitud y aconseja a los amos que sean magnánimos con sus esclavos, recordándoles la liberación de los esclavos como una manera para la salvación, aunque en el interior del templo las diferencias sociales no tengan vigencia.

  • La iglesia dando cumplimiento ese mandato de amaos los unos a los otros, va a desarrollar una intensa actividad caritativa y auxiliadora:

  • Los cristianos a partir del S.III visitan a todos aquellos presos, y los enfermos demasiado numerosos en una época que sufrió la propagación de la peste.

  • Además van a crear una especie de arca común que se nutre con las dádivas voluntarias de los fieles, cuyos recursos se van a emplear para sufragar la sepultura a quienes no tienen dinero para ello.

  • En resumidas cuentas la iglesia primitiva está dotada de un fuerte sentido comunitario y gracias a esto puede ofrecer a unos hombres en esos momentos indefensos, un marco protector que no proporcionan ya otras instituciones.

  • A lo largo del S.III el cristianismo iba captando adeptos hasta en los sectores privilegiados, y considera que el seguir a Cristo no implica una ruptura con su posición social y política.

  • En líneas generales la actitud que el poder político imperial adopta ante el cristianismo, es una actitud de tolerancia, aunque ello no impidió que algunos emperadores, temerosos ante los avances del cristianismo, entendiendo que se habían convertido en una fuerza amenazadora para la estabilidad imperial sobre todo el culto a Roma y al emperador, decreten persecuciones y matanzas, declarándolas como un acto de rebeldía contra el poder imperial.

LOS PROYECTOS DE REFORMA DE

DIOCLECIANO Y CONSTANTINO

  • Diocleciano es un militar experto y muy capaz, de extracción social humilde nacido en Splitz (Croacia), que sube al poder en virtud de un pronunciamiento del ejército en el 284 cuando los efectos de la crisis se estabilizan.

  • Nada más acceder al poder elabora un ambicioso plan de reformas que su sucesor Constantino se encarga de continuar.

  • Esto no surge de la nada, sino que se inspira en unas medidas adoptadas en las décadas anteriores por otros emperadores como Galieno, Aureliano, Probo, etc., y al igual que antes ahora abriga la esperanza de que esas reformas permitan al Imperio recuperar la prosperidad del pasado.

REFORMAS POLITICAS

  • Diocleciano conoce perfectamente el serio peligro que esas conjuras entrañan para la estabilidad del poder político, por otro lado él mismo fue plenamente consciente de que resultaría prácticamente imposible que un único emperador desde una misma zona pudiera regir los destinos de un imperio tan basto y heterogéneo.

  • Además esas diferencias entre oriente y occidente no hacen sino acrecentarse y para colmo el imperio queda expuesto a los ataques exteriores.

  • En el 285 asocia el poder a otra persona aunque por debajo de él, que será augusto y mientras que Maximiano tendrá rango de cesar, aunque después tendrá rango de augusto.

  • En el 293 procede a nombrar dos césares que serán Galerio y Constancio Cloro, por lo que nace el sistema de gobierno dentro del cual el poder político es ostentado por él y por el resto de emperadores (tetrarquía).

  • Para reforzar esa alianza política, obliga a los dos césares a repudiar a sus mujeres para casarse con las hijas de los augustos de tal forma que los tetrarcas puedan dar la imagen de familia imperial.

  • Para terminar regula de manera precisa el problema sucesorio y entiende que los augustos dejen de ejercer el poder político a los 20 años, y si uno de ellos muriera pasaría el cesar a ocupar el cargo de augusto y nombrarían a otro cesar.

  • Este sistema tetráquico esperaba conseguir dos objetivos:

  • Acabar con las conjuras militares para garantizar la dignidad imperial y la transmisión del poder político.

  • Alcanzar una mayor eficacia en política exterior e interior mediante la descentralización, dividiendo el imperio en 4 partes dirigidas por 4 emperadores:

  • Extremo Oriente: Es la zona más rica tanto agraria como intelectualmente, y sitúa su corte en Nicomedia (Diocleciano).

  • Grecia y los territorios del Sur del Danubio: Establece la corte en Sirnio (Galerio).

  • Italia y Norte de Africa: Establece la corte en Milán (Constancio).

  • Europa Occidental (Galia, Hispania, Britania y Germania): Establece la corte en Tréveris (Maximiano).

  • Esta estructuración en cuatro zonas diferentes no implica la quiebra de la unidad imperial en 4 partes diferentes, ni el debilitamiento de la autoridad imperial, ya que toda la tetrarquía funciona como un equipo bien coordinado y rigidamente jerarquizados.

  • Los augustos se reservan la facultad de adoptar las grandes decisiones, y sin embargo los cesares (aprendices de emperadores) deben poner en práctica las decisiones de estos.

  • No se debilita la autoridad del emperador ya que todo este sistema está sometido a la autoridad de Diocleciano, pero tiene una vida muy breve que coincide con la permanencia de su fundador.

  • Cuando pasan 20 años abdica y obliga a Maximiano a hacer otro tanto, pero este se niega y se produce un periodo de luchas que termina en el 324 año en el que Constantino se proclama como único emperador tras derrotar en el campo de batalla a todos sus contrincantes.

  • Con la llegada al poder de Constantino culmina un largo proceso secular iniciado a finales del S.XII con los Severos, que conduce del principado al dominado.

  • Ahora el emperador deja de ser un príncipe para ser un señor, un monarca investido de una autoridad ilegitimada en todos los campos de la vida social de manera que ya no recibe el poder de nadie, puesto que él es la fuente de la que mana todo el poder político dentro del imperio, es decir un régimen con carácter autoritario, despótico y absolutista.

  • Estos emperadores empiezan ya a encumbrarse con una serie de emblemas, vistiéndose con suntuosos vestidos, con ritual cortesano solemne y todo ello se encamina a poner de relieve ese poder del emperador, y el abismo entre el gobernador y los gobernados.

  • Los antiguos ciudadanos ahora pierden esa condición para convertirse en súbditos de ese imperio y de su emperador.

  • Pero si de lo que se trata es de consolidar el autoritarismo del emperador, de frenar las conjuras militares, etc., este cambio del régimen político debe de ir acompañado de una profunda reestructuración de todo el ámbito administrativo romano.

  • El número de provincias se multiplica por dos, con una nueva administración de carácter supraprovincial “diócesis” al frente de las cuales se encuentra un funcionario llamado “vicario” que depende directamente del emperador, a cuyo cargo quedan los “emperadores del pretorio” (zonas de mando de Diocleciano) convertidos en unidades administrativas conteniendo cada una de ellas sus propias diócesis.

  • También aparecen los “prefectos del pretorio” que se asemejan a viceemperadores, además se institucionaliza la separación de poderes.

  • Con todas estas medidas administrativas lo que se pretende es mermar las atribuciones de las personas al frente de la administración del imperio, una autentica pirámide imperial, al hacer del sistema administrativo romano, un instrumento muy dócil a sus ordenes.

  • En cambio no se consigue agilizar el funcionamiento de la vida administrativa en el imperio, lo que pone en marcha es una burocratización del estado de manera que se dispara el déficit.

REFORMAS MILITARES

  • Aunque la presión de los germanos había remitido en comparación con los años anteriores, estos pueblo siguen representando una será amenaza no solo para la estabilidad del poder político sino para la estabilidad del propio imperio.

  • Se pone en marcha una reforma encaminada a dotar al imperio de un sistema eficaz de manera que Roma pueda derrotar a ese peligro germánico.

  • Esas invasiones habían dejado al descubierto los puntos flacos del sistema defensivo que era de carácter lineal, y se preocupaba solo de las fronteras donde se colocaba el grueso dejando desguarnecido al resto del imperio de modo que si el enemigo conseguía saltar la frontera ya no tenía ninguna resistencia y se paseaba por los territorios imperiales.

  • Para ello se pondrá en marcha un nuevo sistema defensivo que descansa sobre la construcción de varias líneas de fortificación a razón de llenar de trabas el dominio imperial, y que se apoya en la reestructuración del ejército que a partir de ahora va a quedar limitado por dos cuerpos diferentes:

  • Limitanei: Integrado por tropas de infantería, lento y torpe en sus maniobras, y dispuesto a lo largo de las fronteras del imperio, con la misión de vigilancia.

  • Comitatenses: Ejercito de campaña integrado por efectivos de caballería, que está situado en el interior del imperio y siempre listo para acompañar al emperador en sus emplazamientos y para intervenir allí donde el peligro reclame su presencia.

  • Diocleciano estima que para la defensa del imperio no es necesario un ejército más ágil, sino más numeroso (de 300.000 a 600.000 hombres), de manera que exige tanto a las aldeas de campesinos libres como a los latifundistas, lebas masivas y reclutamientos forzosos.

  • Esto es algo peligroso ya que se restaban brazos a las actividades productivas, y un ejercito tan grande era una carga que la economía romana no era capaz a soportar.

  • Pero esa política no resulta la más convincente si lo que se quiere es la supervivencia, porque ni los campesinos libres, ni los latifundistas se encuentran dispuestos a sacrificarse en aras de un imperio que cada vez les importa menos, y como no les queda más remedio que enviar soldados, mandan los menos trabajadores, pero si no son útiles para el campo, tampoco lo serán para el ejército, y además no pondrán ningún entusiasmo en servir a un imperio culpable de su situación.

  • Debido a ello la combatibilidad va decayendo y la solución viene a manos de la creación del soldado-campesino, un soldado que en lugar de recibir la soldada recibe una parcela de tierra en la frontera que se encarga de cultivar, pudiendo dejarla como herencia si sus descendientes cumplen el servicio militar.

  • Con la aparición de este soldado que se produce y se reproduce, el sostenimiento del ejército deja de ser una gravosa carga, y al mismo tiempo parece que crece en ímpetu combativo, ya que ponen mayor interés en defender sus propios intereses, más que los del estado.

  • Pero esto produce una modificación de la fisonomía del ejercito romano y un signo de feudalización, porque el soldado vive en su casa con sus hijos y produce, además crece el número de bárbaros que se integran en este grupo de limitanei.

REFORMA FISCAL

  • Tanto las reformas politico-administrativas como las militares resultan muy caras y requieren que el imperio disponga de abultadas sumas que no hacen sino agravar el déficit del estado.

  • Por esta razón, las reformas hubieran sido inviables si no se hubiera realizado una reforma de todo el estado orientada a sanear las maltrechas arcas, y nutrir al fisco cada vez más ruralizado, que proviene fundamentalmente de lo recaudado en la “capitulatio-iugatio” que es un impuesto mixto que grava la tierra y el hombre.

  • Diocleciano dispuesto a sanear la hacienda pública va a poner en marcha una reforma fiscal muy avanzada para la época:

  • El estado hace una estimación de sus necesidades económicas, y elabora un presupuesto estatal donde consta una de las grandes partidas del gasto público.

  • El importe de los gastos estatales va a ser la suma que se debe recaudar, lo que se traduce en un nuevo endurecimiento de la actuación fiscal.

  • Posteriormente se censa el número de contribuyentes del imperio y su grado de fortuna, y después se establece la cuantía que a cada uno le corresponde abonar.

  • Las tierras después de haber sido medidas tanto en su dimensión como en su calidad, se traducen a unas medidas fiscales “caput”, que son hombres (1 caput) y mujeres (1/2 caput) entre los 55 años.

  • Garantizan que todos los contribuyentes van a pagar y ninguno va a eludir sus deberes prohibiendo la libertad de movimiento y el cambio de profesión, de modo que el individuo este vinculado a ella de manera vitalicia y hereditaria.

  • Aparentemente todo quedaba bien estructurado, pero a la hora de la verdad esta reforma fiscal sirvió para acelerar el proceso de feudalización en el que había entrado el imperio, porque esto no impidió que los propietarios se fuesen a los latifundios para que estos les amparasen.

  • La política fiscal a los únicos que benefició fue a los latifundistas que ven como sus latifundios crecen al igual que el número de colonos por lo que tienen asegurada la fuerza de trabajo en sus tierras.

  • Medidas:

  • 1ª Medida:

  • Promulgación del Edicto Máximo (301) donde queda marcado el precio máximo de cada producto y las tarifas que tenían que cobrar los artesanos.

  • Pero el tratar la inflación de esa manera es tener una total ignorancia sobre todos los aspectos de la economía, por esto hizo que no se vendiera al precio marcado sino que se crease un mercado negro.

  • La 2ª medida:

  • Acuñación de una moneda saneada cuyo mayor exponente era el “Solidus Aureus” pero no consigue los propósitos establecidos porque tiene un valor muy alto, al alcance de unos pocos y sin valor en la vida cotidiana ya que solo se utiliza para pagar algunos impuestos y artículos de lujo.

  • Esto era un golpe definitivo a la gente que fue acumulando sus monedas cuando estas estaban devaluadas.

POLITICA RELIGIOSA

  • Diocleciano, una vez más hizo alarde de su carácter conservador y autoritario y de su firme finalidad de retornar al pasado antes del S.III.

  • Fue consciente de que el cristianismo tenía tanta fuerza que no podía ser ignorado y por ello se había convertido en una potencia amenazadora para el culto oficial a Roma y al emperador, y acusándola de grave amenaza va a decretar una nueva persecución contra los cristianos, la más violenta de todas, pero que se va a revelar como un grave error político.

  • Constantino va a romper con la política de su antecesor en el 313 juntamente con Licinio promulga el Edicto de Milán por el que se da libertad de culto para el resto de religiones del imperio, aunque es cierto que atañe sobre manera a los cristianos, ya que se pone fin a las persecuciones y les son devueltos todos los bienes incautados.

  • Las razones que movieron a Constantino a dar ese paso todavía no están del todo esclarecidas:

  • Unos opinan que fue movido por motivos religiosos propios.

  • Otros sin entrar en la condición de cristiano, dicen que obra por motivos prioritariamente políticos, porque había entendido que si era difícil acabar con la iglesia, lo mejor era atraérsela.

  • Esto constituye un hito fundamental para la historia de la iglesia, y sienta las bases para que el Imperio Romano se transforme en un imperio cristiano.

  • Además el poder imperial empieza a hacer fuertes donaciones de bienes y dar un trato de privilegio que se materializa en la adopción de una serie de disposiciones legales:

  • Las comunidades cristianas adquieren herencias y donaciones.

  • Constantino exime del pago de impuestos a las propiedades de esas instituciones y pronto a los clérigos, que también quedaran exentos del servicio militar.

  • Reconocían a los obispos poder jurisdiccional y el poder juzgar en las causas civiles menores, de acuerdo con las partes implicadas en el conflicto.

  • La propia fuerza pública está al servicio del poder imperial.

  • Abre a los cristianos el acceso a las grandes magistraturas que se había prohibido con Diocleciano y se acepta el Domingo como día de fiesta oficial.

  • De esto se desprende que Constantino crea las condiciones para que el cristianismo se propague y para que la iglesia se reafirme como esa gran potencia.

  • Para la autoridad del emperador también supone beneficios, merced al apoyo que le prestan los obispos que van a poner al servicio del estado la estructura eclesiástica y apoyándose en la actividad moral garantiza la obediencia de sus súbditos cristianos, esgrimiendo armas espirituales y concretamente bajo la amenaza de la pena de excomunión a los desertores del ejército.

  • Además los teólogos cristianos le van a legitimar ese régimen político de carácter despótico y absolutista (dominado).

  • El cristianismo rompe con el pensamiento de la antigüedad clásica:

  • Poder ascendente: En el mundo antiguo, el poder residía en el pueblo, que delegaba ese poder en sus representantes.

  • Poder descendente: En el mundo cristiano, todo poder emana de Dios, que encomienda a la persona por él elegida sin que importen los procedimientos.

  • Una vez aceptada esta concepción descendente, el emperador se sitúa por encima de todo y nadie puede poner límites a su poder, por lo que queda consagrado el carácter absolutista.

  • Este ambicioso programa de reformas y largo conjunto de medidas de Diocleciano y Constantino lejos de conseguir atajar ese proceso de disgregación en el que había entrado el imperio a raíz de la crisis del esclavismo, consiguió alargarle la vida a costa de provocar un autentico divorcio entre el estado y la sociedad que le va retirando el apoyo, y también a costa de precipitar las transformaciones que desde tiempo atrás se venían operando en los diferentes ámbitos de la vida social.

  • Podemos decir que de las reformas va a salir un imperio alterado en sus estructuras cada vez menos parecido al pasado esclavista y más al mundo feudal, cuyos rasgos ya aparecen en el estado de gestación de ese Bajo Imperio.

EL OCCIDENTE TARDOROMANO

EL DECLIVE DE LA VIDA URBANA

  • En el plano socio-económico la nota dominante del periodo tardoromano viene dada por la ruralización de la mitad occidental del Imperio Romano, con el declive de las ciudades.

  • La actividad económica en el occidente europeo queda limitada a la tierra como única fuente de riqueza y poder, y la función directiva que habían desempeñado las ciudades, la van a realizar ahora los latifundios, ya que ahora las fincas rústicas son muy extensas y a lo largo de este periodo no paran de crecer en número y superficie, formándose a su lado otras nuevas.

  • El triunfo se produce a expensas de la pequeña y mediana propiedad porque los latifundistas prosperan gracias a los bienes municipales e imperiales, para pasar a integrarse en los latifundios, tanto de la iglesia como de amigos del imperio.

  • Dentro del imperio existían unas regiones donde el esclavismo nunca arraigó y permanecía el régimen comunal primitivo que se haya en muchas zonas en una fase de desintegración y avanzando hacia la privatización de las tierras.

  • Ese camino no siempre va a conducir en la pequeña propiedad campesina sino que a menudo se integra dentro del latifundio.

  • Estos latifundios a diferencia de las villas esclavistas, aparecen ya diferenciados en dos zonas:

  • Los mansos:

  • Lotes de tierra que el gran propietario da a colonos y esclavos domiciliados, a cambio del pago de una renta en productos, o una parte proporcional de la cosecha y la realización de unos trabajos.

  • Esto es el precedente de los mansos feudales que ya funcionan como organizaciones de carácter familiar.

  • La reserva: Antecedente de lo que será la reserva señorial con aquellas tierras que el señor retiene para sí y que siguen siendo trabajadas de la misma manera que las villas esclavistas (equipos de esclavos).

  • Este nuevo sistema de explotación de la tierra y fuerza de trabajo resulta mucho más beneficioso tanto para los grandes propietarios como para los cultivadores, que van a disfrutar de unas condiciones de vida mucho mejores y con un margen de libertad superior a los esclavos ya que viven en su propia casa.

  • Se les entrega una tenencia que pueden cultivar de la manera que ellos mejor estimen, y además se les reconoce el derecho de uso, disfrute y disposición, por consiguiente estos nuevos trabajadores aunque en pequeña medida, pueden beneficiarse del fruto de su esfuerzo.

  • Este nuevo sistema ya contiene un estímulo para la producción, y los propietarios quedan liberados de tener que mantener y vigilar a los esclavos, además de tener asegurada la reserva de fuerza de trabajo dentro de los latifundios porque es un cultivador se reproduce y el relevo lo toman sus descendientes.

  • Pero ahora no se trata de malos trabajadores sino de unos trabajadores que al estar interesados en la producción económica se van a esforzar mucho más, porque tienen un estímulo económico que los anima.

  • Por todas estas razones los latifundios en teoría pueden crecer de forma ilimitada por simple anexión de tierras acompañadas de trabajadores, y lejos de suponer para los propietarios una carga serían además un beneficio.

  • Por otro lado en abierto contraste con las villas esclavistas que se inscribían en una economía de signo mercantil, los latifundios aspiran a ser unidades autosuficientes.

  • Desde el punto de vista económico:

  • Cubren las necesidades no solo en materia alimenticia, sino en otras cuestiones, albergando albañiles carpinteros, etc.

  • El comercio y la moneda se reservan para la compra de artículos de calidad que proceden de la parte oriental del imperio con una vida económica más elevada que la de occidente.

LA SOCIEDAD

  • Al compás de estas transformaciones que se operan en el seno de la economía, también en el Bajo Imperio se van a operar los fundamentos sociales.

  • El materialismo histórico sostiene que la crisis del esclavismo solo se puede solucionar con la sustitución del esclavo por el colono.

  • El peso de la actividad productiva en esas fincas de Roma, puso en marcha un nuevo modelo de sociedad que consistía en dos clases antagónicas y fundamentales:

  • Latifundistas: Clase dominante y explotadora de la fuerza de trabajo de los colonos y que termina tomando sobre estos cada vez más poder.

  • Colonos: Es la clase explotada que carga con el peso de la actividad productiva que va desplazando a los esclavos en el soporte de la vida económica.

  • Antes de estallar la crisis del esclavismo los colonos eran simples arrendatarios libres y como tales podían abandonar esa parcela al concluir su contrato que solía ser por 5 años, pero los problemas económicos hacen que estos arrendatarios empiecen a contraer deudas con los dueños de las tierras y estos no les dejan abandonarlas hasta que no abonen la renta de las mismas.

  • Por otra parte esa imposibilidad práctica se convierte en atadura legal, lo que viene a demostrar que los antiguos criterios de clasificación social, que dividía a la población en libres y no libres, no sirve para explicar esta nueva sociedad que se está formando.

  • En el Bajo Imperio la libertad jurídica es solo testimonial ya que es la propiedad la que domina la libertad en esta época.

  • Esta clase no cesa de crecer a lo largo de estos siglos, y continua abierta para recibir en su seno a los pequeños propietarios libres y a los campesinos comunales que ahora agobiados por las exigencias del estado terminan buscando la protección de un personaje poderoso al cual le va a entregar la propiedad de sus bienes que seguirán trabajando con carácter de colonos.

  • El patrocinio supone la principal vía de ingreso en el colonato.

  • Y por último hay que incluir a aquellos esclavos domiciliados (servii casati) por sus dueños a los que sus amos instalan en una parcela y les reconocen el dominio útil y el aprovechamiento del producto de su trabajo.

  • Por mucho que se les diga que no son libres la realidad nos muestra que la consideración social de estos a través de la expresión “servii quasi coloni” (pseudo-colonos).

  • En el transcurso del Bajo Imperio se están produciendo dos procesos de signo diferente, uno de progresiva liberalización de los esclavos y otro de esclavización de los colonos y estos dos grupos se van acercando hasta encontrarse en un grupo común.

  • A nuevas clases sociales les corresponden nuevas relaciones, en las que la dependencia económica resulta reforzada por la dependencia personal que se deriva del patrocinio ya que es la principal puerta de acceso del colonato.

  • Pero es también una institución que crea entre el patrón y el protegido, unos lazos de naturaleza personal, en los que el protegido al dejarse acoger por otra persona huyendo de la autoridad del imperio, se somete a ese patrón que va a quedar investido de unas competencias ya sea contra el estado, ya contra otros peligros.

  • Como consecuencia del auge del patronato todavía los colonos van a comprobar como su estatuto jurídico se va deteriorando cada día que pasa a medida que pierden una serie de derecho:

  • Se les prohibe contraer matrimonio con personas en libertad, e integrarse en el ejército.

  • Quedan incapacitados para acceder a cargos públicos y al sacerdocio sin permiso de su señor.

  • Cuando cometen algún delito ya no van a ser penados con sanciones económicas sino que van a recibir azotes.

  • De signo completamente diferente fueron las consecuencias que esta institución trajo a los latifundistas que quedaron investidos de un poder muy grande sobre los hombres que cultivaban sus latifundios.

  • Los latifundistas dejan de ser propietarios rústicos, para ser grandes señores, y sus fincas acaban confirmándose como un núcleo autónomo desde el punto de vista politico-administrativo, reductos que se escapan a la autoridad de los funcionarios del estado.

  • El patrocinio al ir transformando todo esto, favorece a la clase de los latifundistas y debilita al poder político imperial, introduciendo un síntoma inequívoco de la debilidad del estado, que es incapaz de poner fin a estos poderes.

  • Esto es un indicio de que este sistema socioeconómico que se abre paso no necesita de un estado como el romano, los latifundistas y colonos, germen de las futuras clases sociales, no constituyen en estos tiempos las clases básicas autonómicas, sino las únicas existentes, aunque el retroceso de los pequeños y medianos propietarios rústicos y artesanos, contribuye a la bipolarización de las clases separadas, por un verdadero abismo.

  • Las propias fuentes se hacen eco de esto hablan de:

  • Honestiores/Humiliores: Es un sistema de clasificación heredado, con claras connotaciones jurídicas:

  • Honestiores: Son los que merecen un cargo jurídico privilegiado por desempeñar un cargo público en el ejército o estado, o ser uno de los grandes órdenes (senatorial, ecuestre o decurional).

  • Humiliores: Son los que no merecen ninguna apreciación jurídica, los hombres de a pié.

  • Potentiores/Tenuillores: Nuevo término que ya no tiene connotación jurídica:

  • Pontentiores: Tienen una gran riqueza que viene de la propiedad de la tierra reforzada con el poder sobre los hombres.

  • Tenuillores: Pertenecen a las clases sociales más bajas que no tienen ningún poder y sufren las consecuencias del poder de los primeros.

  • Pasadas ya las tensiones de carácter social, la situación reinante en el Bajo Imperio por los trastornos económicos, presión estatal, y transformaciones de tipo economico-social, que para los esclavos mejora y para el resto supone la pérdida de su independencia, va a ser una premisa para que en la parte occidental del imperio surjan conflictos sociales, a los que se añade esta polarización de la sociedad.

  • Esto supone que no haya forma de que esos grupos centrales a modo de colcha, amortigüen el golpe entre clases.

  • Lo más normal es que esa tensión social se manifieste con la huida para hallar unas condiciones de vida más dignas y se ve a muchos ciudadanos ir a los latifundios y a muchos colonos escapar de ellos para buscar refugio en otros.

  • Pero estos personajes no solo huyen de los latifundios, sino también de los pueblos bárbaros, y este fenómeno resulta mucho más corriente de lo que podríamos apreciar a primera vista.

  • Este movimiento refleja el estado al que llegan las cosas en el imperio, para muchos resultaba tan insoportable la vida en Roma, que prefieren pasarse al enemigo del imperio.

  • En otras ocasiones el malestar no se manifiesta de manera pacífica sino a través de unos movimientos de oposición violentos:

  • Revuelta de los bagaudas:

  • Son hordas de campesinos armados, esclavos, colonos y libres empobrecidos que aparecen mencionados por primera vez en la 2ª mitad del S.III.

  • Las acciones que llevaban a cabo tuvieron que preocupar bastante al imperio, siendo sofocadas por el propio ejército romano (Maximiano).

  • A partir de este momento las fuentes no hacen referencia a los bagaudas durante más de un siglo, pero a principios del S.V, los encontramos de nuevo dirigiéndose contra los grandes latifundios sometiéndolos a destrucción y atacando a los latifundistas a los cuales arrebataban sus tierras y hacen trabajar en las mismas.

  • Pero por esas fechas ya habían cobrado una fuerza tremenda y una expansión considerable, y tienden ya a independizarse de Roma para formar un estado independiente.

  • Tenían tal fuerza que inspiraban pánico a los terratenientes y a la actividad pública romana, por lo que se movilizó contra ellos al ejercito pero no se consiguió erradicar el movimiento, que demostró una gran resistencia debió a que realizaba una guerra de guerrillas y la fuerza les venía dada por la complejidad de las ciudades entre las que se mueven.

  • Su actividad sobrepasa el marco de la Armonica y pasa a la zona de los Alpes llegando incluso a Hispania (Tarraconense Interior), suelen ser zonas poco donde perduró el régimen de propiedad comunal y la libertad de los hombres.

  • Esta afirmación no provoca dudas en cuanto a la zona cisalpina, pero puede plantear diferencias en cuanto a la Tarraconensis, ya que no entran en la zona costera romanizada sino en la cuenca del Ebro, colaborando con los vascones que estaban poco romanizados.

  • Revuelta de los circumceliones:

  • Son hordas de campesinos armados, que actúan en la zona noroccidental africana (Numidia), bajo el reinado de Constantino.

  • Estas hordas, siembran el pánico entre los potentiores norteafricanos, ya que después de celebrar unas ceremonias religiosas en la tumba de sus mártires, al grito de “alabado sea Dios” atacan a las iglesias con mazas, y someten a destrozo las fincas de la iglesia y de los terratenientes.

  • Este movimiento actúa en unión con la herejía donatista que ofrece su poder ideológico, dirigiendose contra el nuevo modelo de sociedad pero a diferencia de los bagaudas, tienen grandes connotaciones religiosas (herejía heterodoxa).

LA IGLESIA

  • El reinado de Constantino suponía un hito fundamental en la historia de la iglesia en cuanto el Edito de Milán había abierto el camino a la época de la iglesia triunfante.

  • En este reinado surgirán muchos de los males que van a arrastrar durante siglos, ya que gana en riquezas, en influencia, y en poder territorial, a cambio de renunciar a su antigua independencia, por lo que pierde su fuerza moral, por ello muchos historiadores pensaban en la iglesia como señora y sierva.

  • Con Constantino se sella la primera alianza iglesia-estado, hasta convertirse en el pilar más sólido del poder imperial, y estos valiosos servicios se pagarán con donaciones de tierra y privilegios.

  • Los ideólogos cristianos convierten a los emperadores en gobernantes cristianos por lo que tiene que velar por la propugnación de la fe y porque esta fe no perezca, pero consideran que tienen el deber de intervenir en los asuntos de la iglesia, que engrandecida y convertida en una potencia, va a tener graves contradicciones entre lo que dice y lo que hace.

  • La iglesia sigue transmitiendo el mensaje del evangelio e insistiendo en la igualdad de los hombres, rechazando las riquezas pero vemos como los altos cargos de la iglesia van descuidando los valores del cristianismo primitivo de tal forma que terminan abandonando la causa de los pobres para alinearse al lado de los poderosos, clase de la cual suelen provenir sus miembros y cuyo estilo de vida y precupaciones hacen suyas.

  • Esto provocar la separación de un sector de los fieles, y algunas de estas corrientes doctrinales que se propagan por el imperio son condenadas como heréticas, pero solo eran vías de expresar el rechazo, pero como la iglesia cristiana constituye un buen precedente a la institución social, se piensa que a través de ella sus ataques van directos al estado.

  • El donatismo:

  • Es una herejía que prende en el Norte de Africa en el reinado de Constantino y provoca un cisma en el seno de la iglesia norteafricana cuando 60 obispos se niegan a afrontar el nombramiento de un obispo que cuando las persecuciones se retractó de su religión.

  • Al no aceptarlo rompen con la iglesia ortodoxa y crean su iglesia nacional que se pone en contradicción con la católica.

  • San Agustín acusaba a los donatistas no solamente de haber originado un grave desgarro a la iglesia norteafricana, sino también de levantar a los colonos y esclavos contra los latifundistas.

  • El priscilianismo:

  • Es una herejía que surge y se propaga por todo el cuadrante noroccidental de Hispania (Gallaecia) y arraiga en las sedes de Braga, Lugo, Astorga y en las sedes episcopales de Avila y Palencia.

  • Prisciliano y sus secuaces fueron ejecutados bajo la acusación de orar desnudos, brujerías, etc., sin embargo de los escritos de Prisciliano, lo que se desprende era que aspiraba a renovar la institución de la iglesia, dando una visión muy pura, y procesando la renuncia a todas las apetencias, y la condena al excesivo afán de lujo, riquezas y poder, pompas que arrastraban a los católicos ortodoxos.

  • Algunos autores consideran que en ese sepulcro que se descubrió en el reinado de Alfonso II de Asturias quien está enterrado es Prisciliano en lugar de Santiago ya que el culto y la herejía tienen mantenencia hasta el S.VII.

  • Para comprender la conexión entre la herejía y otros fenómenos de protesta hay que entender que si la doctrina ortodoxa sirve para justificar el orden establecido, no es extraño que la oposición al orden vigente se estableciese a través de desviaciones heréticas, aunque no se actúe directamente con los levantamientos heréticos.

LAS GRANDES INAVASIONES

LOS PUEBLOS GERMANICOS ANTES DE SU ENTRADA EN EL IMPERIO

  • Fuentes:

  • De los pueblos germánicos tenemos un conocimiento muy limitado, poco profundo y fragmentario ya que las fuentes escritas arrojan luz en determinados movimientos mientras en otros no.

  • Se trata de un conocimiento indirecto, ya que esas fuentes escritas proceden del lado romano, y siempre cabe preguntarse que grado de conocimiento tuvieron de esos pueblos.

  • Otro inconveniente es que esos autores romanos tienden a generalizar aquello que observan en la zona con la que tuvieron contacto.

  • La arqueología hasta fechas muy recientes parecía que iba dedicada a la búsqueda de tesoros pero ya se pueden conocer poblados enteros gracias a la arqueología espacial.

  • Se va a exponer a grandes trozos la situación en el momento en que se produce su encuentro con el mundo romano, porque ello permitirá entender mejor las llamadas invasiones germanas, y la evolución de la sociedad occidental que sigue a estas invasiones.

  • Feudalismo y Edad Media es la fusión del mundo germano y el romano.

  • Los pueblos germánicos son todavía muy arcaicos, si los comparados con los romanos, y en los primeros siglos de nuestra era se hallaban en un proceso de disgregación del régimen comunal primitivo.

  • En lo que hace a la economía los germanos habían abandonado ya la etapa de caza, pesca y recolección de frutos silvestres, para sedentarizarse en aldeas que constituían el núcleo básico de producción.

  • Los poblados eran de dimensiones reducidas, 405 casas aunque salen a la luz unas más grandes 40.

  • También habían descubierto la agricultura que practicaban en huertos a las inmediaciones de sus cabañas y dedicada al cultivo de grano, con campos no muy grandes que venían a formar un núcleo alrededor de la habitación.

  • Pero era una agricultura embrionaria que solo permitía extraer una parte de sus recursos alimenticios, en consecuencia tanto la ganadería, como la explotación forestal venían ocupando un lugar importante dentro del sistema socio-económico.

  • De la mano de estos progresos, el régimen de propiedad de la tierra que hasta entonces revestía un carácter comunal, la a se va desintegrando y evolucionando hacia la implantación de un régimen de propiedad de carácter privado.

  • Esto no pasa en todos los pueblos germánicos, pero en los que surgió se va dar un régimen de pequeña propiedad, lo cual no excluye la existencia de grandes propiedades y villas rústicas explotadas de manera análoga a los latifundios.

  • Sin embargo el pasado tribal y colectivo de la propiedad del suelo no se borra por completo porque tanto los pastos como los bosques, escapan a dicho proceso y resulta que la economía germánica era una economía pastoril y forestal más que agrícola.

  • Esta fuera de duda que la economía germánica tiene un carácter estrictamente agrícola pero desarrollaron también una modesta actividad industrial, textil y alfarera, encaminada a la producción de artículos de primera necesidad con una excepción, que eran magníficos maestros en los metales, tanto el hierro (armas, aperos de labranza) como en la orfebrería (coronas votivas).

  • También mantuvieron contactos con el Imperio Romano de donde provenía el vino (consumido por la aristocracia), aceite de oliva, cerámica, vidrio, cera, y sobre todo cabezas de ganado y esclavos.

  • Estos intercambios eran los mas interesantes, entre aquellos pueblos que habitaban cerca de la frontera del imperio y en los territorios por los que pasaban las principales rutas hacia Germania (Ruta del Ambar en la zona oriental y otra desde el Mar Negro hasta el Báltico).

  • De manera paralela a la llegada a esos pueblos germánicos se va disgregando el sistema social primitivo que revestía por un lado un carácter matriarcal, que se articulaba entorno al parentesco y que se distinguía por la ausencia de fuertes desigualdades de índole socio-económica.

  • Al disgregarse este sistema progresivamente se va imponiendo un sistema social nuevo y diferente, que reviste un carácter patriarcal, y por otro lado la cohesión social antes basada en el parentesco se va desgastando a medida que la sedentarización avanza.

  • Esa cohesión social basada en la consanguinidad se debilitó a raíz de la creación y proliferación de unos séquitos de gente armada, clientelas que se forman para las acciones militares al mando de un jefe.

  • Estos que se reunían antes para una acción concreta, disolviéndose con el paso del tiempo, adquieren un carácter permanente, y reciben el nombre de “comitatus” o gefolge en germano:

  • Estas comitivas de gente armada ya funcionan al margen de la organización tribal, son clientelas entorno a un jefe, pero formado por combatientes que provienen de diferentes tribus, ya no se observan usos consuetudinarios que imponen que cada uno combate con sus parientes.

  • Esos combatientes se encuentran ligados al jefe pero también tienen el derecho de recibir de ese jefe no solo el equipo guerrero sino también sus medios de subsistencia, y la paga, haciéndoles partícipes en el botín ya sea en bienes muebles, o en tierras.

  • La igualdad que en pasado reinaba entre todos los miembros de la comunidad se rompe para dar paso a una sociedad con grupos y categorías sociales:

  • Libres:

  • Es el grupo mayoritario que están en condiciones de participar en las expediciones militares de su pueblo y en el reparto del botín que se pueda cargar.

  • También pueden reunirse en asamblea, en la cual toman decisiones sobre asuntos que atañen a la comunidad, y actúan de tribunales de justicia.

  • Esclavos:

  • Personas privadas de libertad, bien a causa de insolvencia o por haber sido capturados como prisioneros de guerra.

  • No solo se utilizan en tareas domésticas, sino también en el campo en condiciones similares a los colonos tardoromanos.

  • Se trata de individuos de otros pueblos dominados, con libertad restringida.

  • Aristocracia:

  • Ocupa la cúspide de la pirámide social y actúa como grupo dirigente.

  • Son propietarios de las extensas fincas rústicas que son cultivadas por esclavos, y semilibres, que son la fuerza que les proporcionan esas clientelas armadas.

  • Gracias a esa posición en el plano económico-social tratan de conquistar parcelas de poder político.

  • Esta sociedad estratificada, reclama y a la vez permite que se establezca una organización de tipo político muy embrionario y sustentado por tres instituciones principales:

  • El rey:

  • Es ante todo un caudillo militar a cuyo linaje se atribuye un origen divino, el cual le confiere cierta actividad moral para dar su opinión.

  • Ese pobre poder inicial se va a acrecentando con el transcurso del tiempo hasta terminar en un auténtico poder de mando gracias a la fuerza que le proporcionan sus séquitos militares, también en el transcurso de las grandes invasiones por el prestigio de guerrero frente al enemigo.

  • Asamblea popular (de guerreros o Thing):

  • Compuesta por todos los hombres libres actos para empuñar las armas.

  • En los primeros tiempos, esta asamblea popular es la depositaria de la soberanía popular, de ahí que dentro de sus competencias entre la formación del rey, decidir acerca de todos los asuntos de importancia para la vida de la comunidad y dar sentencia a aquellos delitos que puedan poner en peligro la actividad del pueblo.

  • Consejo permanente de carácter aristocrático:

  • Al principio era algo secundario porque podían debatir en los asuntos más importantes pero la decisión tomada debía someterse a la aprobación de la asamblea popular.

  • Todo parece indicar que en el momento en que estos pueblos se precipitan acaba asumiendo las competencias, atribuciones y prerrogativas que pertenecían a la asamblea popular, que pierde importancia en la vida política.

  • Todos los pueblos germánicos se hayan inmersos en el mismo proceso de disgregación pero no todos se encuentran en la misma fase evolutiva.

  • Se puede afirmar que los germanos occidentales (francos, anglos sajones) estaban menos desarrollados que los orientales (visigodos, burgundios, ostrogodos) que gracias a los contactos mantenidos con civilizaciones superiores cuya proximidad hacen que alcancen cotas mucho más altas de desarrollo y experimentan una más temprana transformación de sus estructuras socio-económicas (visigodos a la cabeza).

DIFERENTES OLEADAS

  • Este conjunto de pueblos que los romanos consideraron y llamaron bárbaros, porque se encontraban en un estado evolutivo de civilización inferior al suyo y que desde el S.III están contenidos en las fronteras del Rin y el Danubio, a finales del S.IV van a caer sobre las zonas del Imperio y se van a prolongar a lo largo de los S.V y S.VI.

  • La entrada tiene lugar en tres oleadas diferentes:

  • La 1ð oleada:

  • Comienza a finales del S.IV a raíz de la convulsión de la llegada a Europa del peligro Huno, procedente de las llanuras asiáticas, y que ponen en danza a los pueblos con los que se encuentran, y si bien algunos se unen a ellos, otros huyen encontrando su salvación en el Imperio y precipitándose dentro de él (ostrogodos, visigodos, burgundios, etc.).

  • Ésta primera oleada se caracteriza por gran amplitud de los desplazamientos que llevan a los pueblos que los protagonizan al otro extremo del continente (Italia, Galia, Península Ibérica, e incluso a los vándalos al Norte de Africa).

- Pero con esta primera oleada también se da lugar la fundación de los primeros reinos germanos en el solar del Imperio Romano, reinados que por regla general van a tener una vida muy corta, salvo uno todos caen ya en el S.VI:

- El Reino Burgundio asentado en el Valle del Ródano hacia arriba, entorno a Lyon que era su capital, cae frente a los ejércitos francos que lo anexionan a su reino.

- El Reino Ostrogodo de Italia como el Reino Vándalo del Norte de Africa caen bajo los ejércitos de Justiniano, emperador de oriente que pretende reconstruir el antiguo imperio.

- El Reino Suevo en la Galaecia es sometido y anexionado a fines del S.VI por Leovigildo (visigodos).

- El Reino Visigodo:

- Es el único que no desaparece en el S.VI si bien sufre la expansión de los francos, porque aunque la Península no entrara en sus planes, Clodovéo los despoja de sus propiedades en la Galia y tienen que entrar en la Península, con la que se van identificando.

- El Reino Visigodo de Toledo sobrevive hasta el año 711 con la llagada del Islam.

- La 2ð oleada:

- Unos años más tarde los pueblos más primitivos, los francos, alamanes y bávaros levan a cabo la 2ð oleada invasora.

- Una oleada que a diferencia que la anterior no conoce irrupciones espectaculares sino que descansa en la marcha lenta de grupos compactos de hombres a través de las tierras fronterizas poco romanizadas del curso del río Rin.

- Estas circunstancias que explican que esta 2ð oleada introduzca transformaciones sensibles en las estructuras socioeconómicas tardoromanas.

- Además los desplazamientos que sufren las fronteras lingüísticas, hacen que se pierdan para el latín grandes territorios.

- La 3ð oleada:

- Se produce nada más comenzar la 2ð mitad del S.VI cuando un nuevo pueblo, los lombardos que se asientan Parnonia ð?, descienden desde esa zona por la aparición en Europa de un nuevo problema asiático, los ávaros, hacia Italia que unos años antes había sido reconquistada por el Imperio Romano de Oriente.

- Coincidiendo con las dos primeras oleadas, desde fines del S.IV, otros pueblos anglos, jutos y sajones llevan a cabo una serie de correrías entorno al Mar del Norte y Canal de la Mancha, y acaban desembarcando en Britania.

- La conquistan con gran facilidad ya que las islas habían quedado desprotegidos por el abandono de las legiones romanas y porque los Celtas y los nativos estaban enfrentados entre si por una serie de luchas entre diferentes reyezuelos.

- A raíz de esa conquista por los anglosajones y jutos, los bretones se incorporan a los conquistadores, pero lo normal es que se replieguen para conservar sus formas de vida y organización.

- Otros abandonan las islas hacia la Armónica que recibe el nombre de Bretaña, o llegan a Galicia y de hecho en Galicia existió una diócesis cuyo nombre remite a estos pueblos, Britonnia, vinculada en parte a Asturias.

POSIBLES CAUSAS

- Las grandes invasiones no fueron sino una extensión del movimiento migratorio de carácter milenario que se remonta al año 1000 a.C., de pueblos situados en el norte de Europa, en la región escandinava que inician su avance hacia el sur.

- Por consiguiente conviene abandonar la palabra invasión por cuanto esta tiene matiz catastrófico y de aparición súbita.

- Si se trata de grandes migraciones es obvio que las causas desencadenantes de esos movimientos migratorios no están completamente esclarecidas, pero un fenómeno migratorio de tal magnitud tanto en el espacio como en el tiempo (1.000 a.C. - 400 d.C) no pudo obedecer a una única causa, sino a la convergencia de factores diferentes que no debieron ser los mismos de unos momentos y otros.

- Durante mucho tiempo los historiadores buscaron por un lado como causa de las migraciones el empeoramiento de las condiciones meteorológicas que habría provocado una disminución de las tierras para el pasto y el cultivo obligándolos a emigrar hacia latitudes mas meridionales.

- Por otro lado se hizo hincapié en el fuerte incremento de la población que al originar una situación de superpoblación que conlleva una falta de alimentos, también empujaría a estos pueblos a desplazarse hacia otras zonas.

- En la actualidad sin llegar a negar el impacto del clima y el crecimiento de la población, no se sobrevaloran sus efectos y se buscan ya las causas explicativas en el interior mismo de esas sociedades.

- Así se considera que en las primeras fases el carácter embrionario de la agricultura, que suponía disponer de la agricultura con rendimientos realmente bajos y disponer de grandes dimensiones de terrenos, esta revestía un carácter seminómada, un terreno se cultivaba hasta que se agotaba, y como no conocían las técnicas básicas para no agotarla, el agotamiento se producía antes y por ello ocupaban nuevas tierras.

- Ese carácter rudimentario de la agricultura favorecía no solamente las guerras estacionales para disputarse los escasos recursos económicos, sino también los desplazamientos migratorios.

- En etapas posteriores la situación es diferente, ahora son las sensibles transformaciones en la esfera social con la aparición de un grupo aristocrático y el surgimiento de clientelas armadas.

- Por un lado esta nueva situación despierta en esos jefes militares un afán de acaparamiento de tierras, ya para si mismos o para los séquitos que los rodean, y así refuerzan su situación preeminente dentro de la comunidad, tanto económica y socio-política.

- Por otro lado ayudan a explicar porque la proliferación de esos séquitos se traduce en un reforzamiento de ese poder militar que implica ya la posibilidad de enfrentarse con margen de éxito al Imperio Romano.

- Hay que mencionar un factor inmediato, que es la aparición en Europa del peligro Huno, que viene de las estepas de Asia Oriental, encarnación misma de la barbarie, aunque esto no fuera cierto del todo.

- Por último tampoco podemos olvidar el estado de extrema debilidad en el que se encuentra sumido el Imperio Romano que no es una causa de la migración, pero si a la hora de comprender la relativa facilidad con la que estos cuerpos se apoderan del Imperio, al cual la población abandona a su suerte en el mejor de los casos, ya que en el peor se unen al enemigo, llevados por el oportunismo los más poderosos y porque no tienen nada que perder por el paso de un poder a otro los más pobres.

- Sin fuerzas para contener esa avalancha de gentes, el Imperio solo encuentra una medida que le permite disimular la decadencia y aparentar superioridad, que es tratar con los recién llegados una serie de pactos (Foedus Dera), donde Roma acoge a muchos de estos pueblos en calidad de aliados y les otorga una zona de establecimiento.

- A cambio les va a exigir no solamente que acaten la autoridad política de Roma sino que le presten ayuda militar (auxilium) para expulsar del territorio a aquellos otros pueblos que habían penetrado en el Imperio a espaldas de él.

- Sin embargo esta política de pactos se va a revelar como una solución peligrosa por cuanto estos tratados lo único que están haciendo no es asimilar solo a grupos armados, sino a pueblos acaudillados por sus propios reyes que no están dispuestos a abandonar su identidad nacional.

- Lo que esta haciendo Roma con esa política de pactos es establecer sobre un mismo territorio dos tipos de poderes.

- Aunque el Imperio Romano de Occidente no cae hasta el 476 con Rómulo Augusto depuesto por Odoacro, ya había dejado de existir bastante antes del 476, fragmentándose entre los diferentes pueblos germánicos, ya que el emperador se hacía respetar poco en Rávena, capital del Imperio Romano de Occidente.

IMPACTO DE ESTAS INVASIONES EN EL MUNDO ROMANO

- La penetración en masa de los pueblos germánicos, amén de reventar a un imperio decadente, van a provocar una crisis profunda en la conciencia de los romanos que hasta entonces tenían una fe ciega en Roma, y estaban convencidos de esta perduraría a través de los tiempos, situación que era asumida tanto por los paganos como por los cristianos.

- A partir de Constantino se habían llegado a establecer un nexo entre realidad política y religiosa que hundía sus raíces en la creencia de que el Imperio Romano estaba llamado a someter bajo su yugo político a todos los pueblos y después a integrarlos en el marco del cristianismo.

- Esa confianza que los autores antiguos tenían en la permanencia de Roma empieza a hacer aguas cuando los germanos caen en tropel sobre el imperio, y se desvanece cuando en el 410 los visigodos con Alarico toman Roma y la someten a saqueo durante tres días, hecho que aunque no tiene un valor político, ni militar puesto que la capital estaba ya en Rávena, si lo tiene simbólico.

- A partir de entonces empieza a surgir la desesperanza y los autores paganos contraponen el esplendor de Roma cuando permanecía el culto pagano, a la situación calamitosa en la que el Imperio cae con los progresos del cristianismo.

- Constatando esa evidencia los males rehacen sobre la nueva religión y los cristianos empiezan a preguntrarse por que dios abandona el Imperio si este estaba llamado a la unión de todos los pueblos entorno al cristianismo.

- Con este ambiente San Agustín escribe su obra "La ciudad de Dios" obra redactada con doble propósito:

- Exculpar al cristianismo de esta culpa.

- Compartir el excesivo patriotismo de los romanos.

- Aunque lo que hace realmente es desarrollar la primera filosofía cristiana de la historia.

- En esa obra expone una serie de ideas, que simplificadas y distorsionadas van a ser el modelo del pensamiento político que se impone durante gran parte de la época medieval.

- En esa obra lo que plantea es que el fin de la historia consiste en descubrir a Dios como señor de la misma.

- La historia según San Agustín comienza en Dios y vuelve a él y en cuanto a este principio, la historia se desarrolla a través de la lucha entre dos ciudades diferentes:

- La Ciudad de Dios:

- Imagen de la Jerusalén Celestial.

- Obra de la Gracia.

- Se rige por el amor a Dios y el acatamiento de la ley divina.

- La Ciudad del Diablo:

- Imagen de Babilonia.

- No es obra de la Gracia sino de los hombres.

- No se rige por el amor a Dios sino por el amor al mundo y al hombre.

- Se identifica la ciudad de Dios con la Iglesia Cristiana y la otra con el Estado, pero esto no es cierto, ya que solo son dos convenciones morales distintas que no coinciden en ninguna institución real.

- Siguiendo con el impacto de las invasiones y las repercusiones que va a tener para la evolución de la sociedad occidental la penetración en masa de los germanos en el Imperio, es significante el encuentro definitivo de dos sociedades que parecían avanzar una al encuentro de la otra, dos sociedades que presentan elementos comunes entre si:

- El carácter rural de sus sistemas económicos.

- El conocimiento de la propiedad privada.

- La estratificación de la sociedad en clases.

- El desarrollo de vínculos de naturaleza personal:

- En Roma regido por la institución del Patronato que iba ocupando el antes correspondiente a los vínculos de naturaleza pública.

- Entre los germanos emana de esa institución del Comitatum que suelen remplazar a los tratos de parentesco.

- Al compartir estos elementos se va a facilitar la fusión de esta sociedad en a sola ya que la fusión se va a producir por estructuras sociales, aunque todavía se encuentran separados por muchos aspectos, lo que provocará un choque entre:

- Dos sistemas de explotar los recursos naturales:

- El romano: Agrícola.

- El germano: Ganadero y forestal.

- Dos regímenes de propiedad:

- El romano: Latifundista.

- El germano: Con predominio de la pequeña propiedad y conservación de los terrenos incultos de propiedad colectiva.

- Dos sistemas sociales:

- El romano: Donde la libertad es un privilegio reservado a unos pocos.

- El germano: Donde la categoría principal son los hombres libres.

- Dos sistemas políticos:

- El romano: Un sistema muy perfeccionado de poder absolutista (emperador).

- El germano: Una organización muy rudimentario con una autoridad real muy condicionada por la asamblea popular de guerreros y el consejo de carácter aristocrático.

- Por consiguiente resulta inevitable que el enfrentamiento entre estos pueblos produzca algunas quiebras en las estructuras tardoromanas, estos desajustes resultan muy limitados en los estados afectados a raíz de la primera oleada, debido a una serie de causas:

- Los protagonistas de esta primera oleada se asientan en las provincias más romanizadas (cuenca del Mediterráneo).

- Los recién llegados son los ostrogodos y los visigodos que eran los más civilizados de todos los germanos, que traen consigo unas formas de vida más semejantes a las romanas.

- Los recién llegados son muy pocos y no pasan de constituir una minoría cuyo peso se estima en un 5 % de la población aproximadamente.

- Ese cúmulo de circunstancias explica que en los primeros tiempos no podían imponer sus formas de vida a unos romanos superiores que ellos en numero, pero tampoco ellos querían diluirse entre la población romana, sino que estaban decididos a conservar sus tradiciones y sus señas de identidad como pueblo.

- Por eso invasores e invadidos procuran no mezclarse demasiado, regirse por sus propios códigos jurídicos y conservar sus propias creencias religiosas, aunque los germanos fueron abrazando el cristianismo, pero no toman la forma ortodoxa, sino una herética que es el arrianismo (el hijo no es de la misma naturaleza que el padre, por ser engendrado por Dios).

- Con el paso del tiempo, una vez abrazado este arrianismo no lo sueltan porque sería una seña de identidad más.

- Esas razones explican que más adelante cuando van cayendo esos obstáculos entre romanos y germanos, en esta sociedad nueva imponen las bases romanas sobre los aportes germanos, de tal forma que en esos países dispuestos en la cuenca del Mediterráneo, no se va apreciar, ninguna modificación sensible.

- Al parecer el cambio más sensible que introduce la instalación de esos pueblos, es un reflorecimiento de las culturas preromanas, culturas que habían topado con dificultades para expandirse y ahora pueden florecer de nuevo.

- La situación creada por las oleadas siguientes ya es muy diferente porque en ellas van a concurrir circunstancias distintas a las oleadas de la sociedad romanizada.

- El tercer y último lugar, estos pueblos no realizan ya grandes desplazamientos que los lleven de un extremo a otro del imperio por zonas próximas a sus puntos de partida. Gracias a ello pueden con todo esto se ven obligados a introducir rupturas más duraderas en el sistema socio-económico tardoromano y una generalización progresiva en esas tierras menos romanizadas y se transmiten con la desaparición del patronato y el colmado, y el surgimiento de las aldeas.

- La síntesis resultante es una sociedad romana y germana.

LA HISPANIA VISIGODA

EL ASENTAMIENTO DE LOS PUEBLOS GERMANICOS

EN LA PENINSULA IBERICA

- En el año 409 los suevos, vándalos y alano, pueblos germánicos que en el 406 habían cruzado el Rin huyendo de los hunos después de saquear el territorio de las galias salvan los Pirineos por el paso de Roncesvalles y entran en la Península Ibérica.

- Su entrada va seguida de un breve periodo caótico y crítico para la Península Ibérica por cuanto la correría no busca sino agravar las consecuencias funestas de las epidemias, el hambre y las cargas de los impuestos.

- Transcurrido ese periodo en la península se conoce una calma mayor, porque los invasores llega un momento que deciden cesar en sus correrías para instalarse de forma permanente:

- Los suevos y los vándalos aslingos se establecen en la Gallaecia.

- Los alanos la parte de la Lusitania y la zona del interior de la Península Cartaginense.

- Los vándalos silingos se asientan en la Bética.

- Únicamente queda libre de la presencia germánica la Tarraconense.

- Pocos años mas tarde de este reparto irrumpen en la misma los visigodos que estaban establecidos desde la 1ð mitad del S.III al norte del Danubio (Dacia) en la época de finales del S.IV huidos de los Hunos salvan la frontera y penetran en la parte oriental, en la Península de los Balcanes.

- Pronto va a emprender un largo viaje que los va a conducir desde el oriente del imperio hacia las zonas mas occidentales.

- Empieza penetrando en la Península Itálica, llegan a Roma, la sitian, logran tomarla y la mantienen a saqueo durante varios días y se llevan a la hermana del emperador Galapacidia.

- Pero se dan cuenta de que el trigo viene desde el su y hacen una empresa marítima que pretende alcanzar la costa africana pero la más probable era que las fuerzas romanas se lo impidiesen, ya que a pesar de perder el control en la tierra intentan mantenerlo en el mar.

- Al frustrarse sus aspiraciones retornan pero siguen avanzando hacia occidente y encaminan sus pasos hacia la Galia donde se establecen por unos pactos o federaciones con el imperio, y las relaciones pronto se van a deteriorar y será cuando los visigodos penetren en la península, pero no con el afán de permanecer aquí, sino con el intento de alcanzar el continente africano.

- Los visigodos en la península favorece un nuevo acercamiento entre los visigodos y el Imperio Romano y estos que necesitan tierras para asentarse y por otro lado pretenden alejar a los germanos del Valle del Ebro y zona del mar para impedir que hagan nuevas intromisiones en el mar, además les van a proporcionar las fuerzas para derrotar a los suevos, vándalos y alanos.

- Este pacto se acuerda por otro foedus, "el de Valia" en el 418.

- Como representantes de Roma los visigodos van a intervenir en los asuntos peninsulares y van a aniquilar a los vándalos silingos y hacen desaparecer a los alanos.

- Ni los suevos no los vándalos aslingos preocupaban al imperio por estar en un territorio pobre y marginal, por eso los visigodos no los combaten.

- Cumplida su misión regresan al sur de la Galia y se establecen en el territorio comprendido entre el Loira, Atlántico y Pirineos y fijan su capital en la ciudad de Tolosa, se funda el reino visigodo de Tolosa sin entrar la península en sus planes.

- Las cosas empiezan a cambiar a mediados de la 5ð centuria, cuando los contactos de los visigodos con el territorio peninsular van a ser más intensas.

- Al principio vienen a la península grupos de germanos que por su condición de federados del imperio tienen que combatir contra sus enemigos y ahora a los vándalos aslingos se les hace descender y cruzar a Africa y los suevos empiezan entonces comportarse como los dueños del todo con acciones de pillaje y ahora que se salen de los límites de Gallaecia si que preocupan y el imperio envía a los visigodos para que los aplaquen.

- Desde finales del S.V (476) ya desaparecido el imperio no penetran solo guerreros sino grupos nutridos humanos y presionados por la presión que desde el norte ofrecen los francos.

- El reino visigodo de Tolosa constituye una serie de obstáculos para la política expansionista que lleva a cabo su vecino por el norte, un vecino franco que aspira integrar todo el suelo galo.

- En estas circunstancias la confrontación militar resulta clara y tiene lugar en le 507 en Vouillé donde los visigodos caen derrotados ante el ejercito de los francos de Clodoveo no solo por la capacidad militar de los francos sino porque también se incorporaron la ayuda de los franco-romanos cristianos.

- Los territorios de los Pirineos van a quedar en una franja que va desde Cataluña hasta Nimes que recibe el nombre de la Narbonense (Narbona) o Septimana.

- Esta derrota significa el fin del reino de Tolosa con el que se abre el capítulo hispánico de los visigodos, la zona que hasta ahora era un apéndice del reino de Tolosa ahora se convierte en el estado específico de los visigodos, , y desde los primeros tiempos procuran establecerse en el centro mismo de la península, el asentamiento regular.

- Eligen esa zona porque la misma confluyen una serie de factores:

- Su posición estratégica que permite vigilar los movimientos de los pueblos cantábricos (cántabros, astures, y vascones) a los suevos y la frontera pirenaica.

- Además estas son las principales zonas productoras de trigo.

  • Esta zona menos romanizada y con una menor población no se enfrenta a una amenaza de diluirse como pueblos, de esta manera permiten ocupar el territorio sin que se produzcan disturbio importantes sino agravan las consecuencias funestas de las epidemias, el hambre y la carga de los impuestos.

  • Transcurriendo ese periodo la Península Ibérica conoce una calma mayor porque los invasores llega un momento que deciden cesar en sus correrías para instalarse de forma permanente en la Península:

  • Los suevos y los vándalos asdingos se establecen en Galaecia.

  • Los alanos ocuparían parte de la Lusitania y la zona del interior de la Península Cartaginense.

  • Los vándalos silingos se asientan en la Bética.

  • Unicamente quedan libre de la presencia germana la Tarraconense.

  • Pocos años después de este reparto irrumpen en la Península los visigodos que estaban establecidos desde la 1ª mitad del S.XII al Norte del Danubio (Dacia) y a finales del S.IV huidos de los unos salvan la frontera y penetran en la parte oriental de la Península de los Balcanes.

  • Pronto se va a emprender un largo viaje que les conducirá desde el oriente del imperio hasta el occidente, penetrando primero en la Península Itálica, llegan a Roma, la sitian y logran tomarla y la someten a saqueos por varios días y se llevan a la hermana del emperador Honorio, Galciplacidia.

  • Pero se dan cuenta de que el trigo viene desde el Sur y hacen una empresa marítima que pretende alcanzar la costa africana pero lo más probable era que las fuerzas romanas se lo impidieran ya que a pesar de perder el control en la tierra intenta mantener el dominio del mar.

  • Al frustrarse sus planes retornan pero siguen avanzando hacia Occidente y encaminan sus pasos hacia la Galia donde se establecen por unos pacto o foedema con el imperio y las relaciones pronto se van a deteriorar y será cuando los visigodos penetren en la Península Ibérica pero no con afán de permanecer aquí sino con la intención de alcanzar el continente africano.

  • Los visigodos en la Península favorecen un nuevo acercamiento con el Imperio Romano, por una parte estos necesitan tierras para asentarse, y por otra pretenden alejarlos del Valle del Ebro y la zona marítima, para impedir que hagan nuevas incursiones en el mar, además van a proporcionarlas fuerzas para derrotar a suevos, vándalos y alanos.

  • Este pacto se acuerda por otro foedus, el de Valía (418), y como representantes de Roma, los visigodos van a intervenir en los asuntos peninsulares y aniquilar a los vándalos silingos y hacen desaparecer a los alanos.

  • Ni los suevos ni los vándalos asdingos preocupan al imperio por estar en una posición pobre y marginal, por eso los visigodos no los combaten.

  • Cumplida su misión regresan al Sur de la Galia y se establecen en el territorio comprendido entre el Loira, el Atlántico y los Pirineos, y fijan su capital en la ciudad de Tolosa sin entrar la Península en sus planes.

  • Las cosas empiezan a cambiar a mediados de la V centuria cuando los contactos de los visigodos con el territorio peninsular va a ser más intenso.

  • Al principio vienen a la península grupos de guerreros que forzados por su condición de federados del imperio tienen que combatir contra sus enemigos y ahora a los vándalos asdingos se les hace descender y cruzar a Africa y los suevos empiezan entonces a comportarse como los dueños de la misma, con acciones de pillaje y ahora que se salen de los límites de Gallaecia, preocupan al imperio que envía a los visigodos para que los aplaquen.

PROCESO DE UNIFICACION TERRITORIAL

  • Los visigodos desde el principio da pruebas evidentes de que conoce cuales son los límites del espacio territorial sobre el cual aspiran a extender sus dominios que coinciden con las fronteras naturales de la Península Ibérica.

  • De todos los príncipes, Leovigildo (549-586) fue el que más esfuerzos desplegó en pro de la unificación de Hispania.

  • Cuando Leovigildo llega al poder en el 569 el poder político visigodo resulta bastante endeble no solamente en la Septimania donde los francos pretenden no solo los territorios al sur de la Galia sino los propios territorios peninsulares.

  • Los suevos han constituido un fuerte reino que se extiende por la mayor parte de la Gallaecia y Lusitania.

  • En el otro extremo de la Península (sur y levante) bizancio bajo Justiniano trata de restaurar el antiguo imperio romano mediante el domnio e todo el mediterraneo occidental y ocupa una larga franja de tierra en las zonas más ricas de la Península (Cartaginense y Bética), entre Valencia y Cadiz, no solo tierras ricas

EL NACIMIENTO DEL REINO DE ASTURIAS

  • En la primavera del 711, Tariq, lugarteniente de Muza que a su vez era gobernador de la provincia de Ifriqiya (Túnez) al mando de un ejército compuesto por beréberes, cruza el estrecho, desembarca en el lugar que después se llamará Gibraltar y comienza la invasión musulmana.

  • Después de derrotar en Julio del ese mismo año a orillas del río Guadalete o Barbate, en el margen de 5 meses la mayor parte de la península pasa a integrarse al Islam, sin ninguna fuerza.

  • Esto se establece por los pactos entre los grandes dignatarios del régimen que da ejemplo del grado de debilidad de la monarquía visigoda, pero no consiguen dominar las zonas menos romanizadas de la península en el norte, ni en la vertiente meridional de la cordillera pirenaica .

  • Aquí queda limitada al establecimiento de unas pequeñas guarniciones militares encargadas de someter los eventuales conatos de rebeldía y garantizar el cobro de los tributos que tienen que satisfacer los nativos.

  • Uno de estos destacamentos debía de tener su asentamiento en Gijón, plaza en la cual residía un gobernador llamado Munuza (Crónica Albeldense).

  • En estas crónicas asturianas, Gijón recibe el rango de ciudad que no se aplica a Cangas de Onís, Pravia, ni Oviedo (las tres sedes regias).

  • En Gijón ya se tenía constancia de un yacimiento romano importante, lo que acreditó que los nativos de esta zona, estuvieran más abiertos al contacto con otras civilizaciones foráneas.

  • Esta circunstancia pudo haber influido en la elección de ese lugar por Munuza y también puede llegar a explicar porque los nativos de esa zona no se levantó ante la presencia de ese gobierno musulmán.

  • En el extremo oriental, ni siquiera esa ligera presión que ejerce Córdoba resulta admisible, y cuando pretenden hacer valer su autoridad con la prestación de tributos, la chispa estalla.

  • El primer foco de insurrección del que tenemos constancia toma cuerpo en los primeros años del S.VIII entorno a Cangas de Onís, y ya a fines del S.VIII se van a formar otros núcleos de resistencia en las altas zonas pirenaicas.

  • Cangas de Onís estaba habitada en el periodo romano por los vadinienses, un pueblo del que se conservan una serie de epigrafías, cuyas condiciones de vida y organización social se ajusta a unos modelos bastante primitivos:

  • Desde el punto de vista económico desconocen la propiedad privada, y tienen una economía de signo arcaico, con una agricultura seminómada de signo expansivo con el pastoreo, población eminentemente pastoril, todavía no sedentarizada por completo.

  • Desde el punto de vista oscila, la epigrafía, nos los muestra articulados en gentilidades (clanes) y ello denota que entre ellos la cohesión social se basaba en los vínculos de sangre.

  • Son sociedades que van avanzando hacia el patriarcado, sin embargo a través de la epigrafía se descubre que conferían mucha más importancia al tío materno (auunculo) y ello deja entrever que entre ellos no se había borrado el recuerdo del antiguo matriarcado de carácter matrilineal, donde la mujer sigue siendo depositaria de derechos que ya no ejercen personalmente, sino que delegan en un hombre (su hermano).

  • Los vadinienses aún no escapan a la influencia de la civilización romana, ya que se romanizó pero esto era algo superficial, y prueba de esa influencia la constituye el empleo del latín, pero el latín como medio que utilizan para expresar realidades sociales nativas, y con toda probabilidad, el nivel donde más caló fue en la aristocracia y estas inscripciones provengan de esas gentes.

  • Los vadinienses a la luz de la epigrafía fue un pueblo que se extendió a lo largo del río Sella a partir del tramo medio de ese río (Cangas de Onís, Corao, etc.) autores como A. Barbero y M. Vigil, debido a esa especial concentración de las lápidas, indica que este sería el núcleo original y que traspasando la frontera de la Cordillera Cantábrica se extendieron a orillas del río Esla (León).

  • De forma unánime, los historiadores indican que los vadinienses no eran astures, sino cántabros, pero ¿realmente eran cántabros desde el punto de vista étnico, o desde el punto de vista territorial, o administrativo debido a la división administrativa romana?

  • Las causas de estos problemas provienen de las fuentes de conocimiento para el estudio de este periodo.

  • Las inscripciones epigráficas no son abundantes, ni expresivas, la arqueología en Asturias estaba preocupada exclusivamente en la prehistoria, pero existen después una serie de diplomas también escasos, y casi ninguno de ellos es original, en su inmensa mayoría los conocemos por copias posteriores, un no son una reproducción fiel sino que abundan las interpolaciones, y las falsificaciones (Obispo Don Pelayo (S.XII)).

  • Por último tenemos las crónicas asturianas del ciclo de Alfonso III:

  • La profética: Esta crónica se redacto en el 883, y recibe este nombre porque da traslado a una profecía de Ezequiel en la que anuncia que Ismael entrará en la tierra de Gog y la someterá a su dominio durante 170 tiempos, pasado ese plazo Gog se va a levantar contra Ismael y lo va a someter a idéntica servidumbre. En la interpretación se identifica a Ismael con el Islam, a Gog con los godos, y los 170 tiempos los traduce en 170 años, para llegar a la conclusión de que la reconquista era algo inminente.

  • Crónica Albeldense.

  • Crónica de Alfonso III:

    • Crónica Botense.

    • Crónica a Sebastián.

    • Todas estas crónicas constituyen un exponente del renacimiento cultural que tuvo, cuyo inspirador Alfonso III “el magno” redactará en las dos décadas finales del SIX y se confeccionaron en círculos palatinos o en ambientes muy próximos a la corte de Oviedo.

    • Estas crónicas asturianas se redactaron en fecha muy posterior a buena parte de los acontecimientos que narra, sobre todo los que hacen referencia al nacimiento del rey, en unos momentos en los que la monarquía asturiana se expande y está a punto de ser suplantada por la leonesa a la muerte de Alfonso II.

    • En estos momentos vive ya inmersa en una realidad socio-económica y política con muy poca semejanza por la realidad del primer núcleo de resistencia al poder musulmán en Cangas de Onís.

    • Estas crónicas resumen una ideología introducida por unos clérigos mozárabes que en la 2ª mitad del S.IX deciden abandonar Al-Andalus porque la vida bajo el emirato de Córdoba se les antoja muy difícil.

    • Estos mozárabes son cristianos de ascendencia hispano-goda bajo el dominio musulmán que aunque conservan sus costumbres, acaban adoptando las musulmanas y la lengua árabe.

    • Estos emigrantes sienten una enorme nostalgia del pasado visigodo y abrigan la esperanza de un rápido restablecimiento cuando sus antepasados estaban sometidos a la soberanía de los visigodos y esas esperanzas la traen consigo al norte y aquí en la corte de Oviedo la van a proyectar entre la historia del Reino de Asturias.

    • Así pues los autores de esta crónica van a imprimir un sentido moralizante y providencialista que aparece en la Crónica Profética, pero también en la Albeldense, aunque donde es más acusado es en las dos de Alfonso III, y los autores se detienen en los episodios de Covadonga.

    • Los astures pasan a identificarse con los cristianos, y por otro laso en las crónicas subyace un fuerte sentimiento progótico relacionando al Reino de Asturias con la monarquía de Toledo (Albeldense) mientras que en la de Alfonso III aparece de forma más acusada.

    • Frente a la evidencia de que el resto de los visigodos habían sobrevivido al pasado, los cronistas nos hacen difundir la idea de que el reino visigodo había sobrevivido en el Reino de Asturias.

    • En este documento Alfonso III dirigiéndose al salvador dice que fueron los godos quienes vencieron a los musulmanes.

    • El sentido que los cronistas dan a sus obras se escapan de subrayar el vínculo entre Asturias y Toledo, la crónica de Alfonso III es llamada la crónica de los visigodos, desde el rey Wamba, hasta el glorioso Rey García, y desde Wamba hasta Ordoño, y la Albeldense inserta la historia de Asturias dentro de la historia universal y en la sucesión de los reyes asturianos la titula la sucesión de los reyes godos de Oviedo, lo que hace es reflejar la idea que de la historia tenían los cronistas de la época.

    • Atribuyen a Pelayo una ascendencia goda y también a Pedro de Cantabria, además van a interpretar la batalla de Covadonga como la salvación de España y restauración del ejército godo, y se complacen en explicar la sucesión de los reyes cristianos mediante el método electivo, una realidad tomada del mundo visigodo.

    • Este sentimiento está en manos de unos intereses políticos muy característicos, que la invasión musulmana no había acabado con el Reino Visigodo, sino la había relegado al Norte, ya que así Alfonso III tenía justificada la aspiración de conquista de toda la Península Ibérica, y el nuevo tiempo quedaba legitimado a título de reconquista las invasiones que el Reino Astur había iniciado a lo largo de la línea del Duero.

    • Estas crónicas presentan múltiples analogías, y esta circunstancia da pié para suponer que las crónicas se elaboraron a partir de piezas históricas más antiguas ya fuese esa crónica perdida (Sánchez Albornoz) o cualquiera otra pieza.

    • Pero al mismo tiempo en estas obras también se aprecian numerosas discordancias que mueven a pensar que estos textos sufrieron retoques sucesivos con el objetivo de acomodar el texto lo más fielmente al mensaje que los cronistas se proponían transmitir, y existen razones muy fundadas para suponer que los cronistas reinterpretaron la edad histórica a raíz de la política de la época.

    • De esto se desprende que las crónicas asturianas tienen que ser sometidas a un examen riguroso en todos sus pasajes con el fin de saber cuando recogen la realidad histórica, cuando están rehaciendo o cuando están extrapolando a tiempos pasados la situación del reino en la época de la redacción.

    ORIGENES DEL REINO ASTUR

    • En el nacimiento de este reino debieron de resultar claves tanto la figura de Pelayo como el episodio de Covadonga.

    • Esto es muy importante ya que va a resultar crucial de cara a establecer el carácter del nuevo reino, si fue continuador de la monarquía visigoda o una organización política original al margen por completo del poder político de los visigodos.

    • Pelayo: La crónica Albeldense, la más concisa de todas y la más respetuosa con la verdad histórica, no proporciona ninguna indicación acerca del origen étnico y social de Pelayo, y tampoco precisa la forma en la que subió a la jefatura política en la zona de Cangas, solamente señala que primero en Asturias reinó Pelayo durante 18 años, y llegó expulsado de Toledo por el rey Vitiza. Dominados por la voluntad de entroncar lazos sólidos entre Toledo y la nueva formación política, las dos versiones de la Crónica de Alfonso III ya hacen de Pelayo un visigodo que tras la derrota de Guadalete, busca refugio en las montañas astures, pero estas dos versiones no se ponen de acuerdo en cuanto a la situación social, no en cuanto a la manera de la que tomó el poder político en Asturias.

    • Según la versión rotense era un noble visigodo, un espatario, que después de la invasión musulmana llega al Norte y aquí es elegido por los astures como príncipe reunidos en asamblea.

    • La versión ovetense, el linaje nobiliario de Pelayo se convierte en estirpe regia y suprime por completo la mención de los astures en el nombramiento de Pelayo.

    • La batalla de Covadonga:

    • La Crónica Albeldense más acorde con la realidad histórica se limita a afirmar que Pelayo fue el primero que inició la rebelión contra los sarracenos y de aquí surgió el Reino de Asturias.

    • Sin embargo las versiones de la Crónica de Alfonso III, nos muestra un relato fantástico por consiguiente no fidedigno, que dice que en Covadonga se dio una batalla entre un reducido número de cristianos dirigidos por Pelayo que vencieron a 183.000 musulmanes, que es una cifra disparatada.

    • La Crónica Profética vaticina que el fin de la dominación árabe en la Península Ibérica iba a tener lugar en el 884, la Crónica Albeldense terminó de redactarse a finales del año 883 por tanto aguarda todavía el cumplimiento de la teoría de Ezequiel y cierra la crónica con una frase “pero ya se hará lo que plazca al señor” el tiempo pasa y ese tiempo de 170 años se cumple pero la profecía no se realiza y los autores de Alfonso III se sienten impulsados a hacer la historia de Asturias, para dejar claro que esta restauración no era la del reinado de Alfonso III, sino en el 722 en la batalla de Covadonga por la que se tienen que engrandecer las proporciones de esa batalla y conferirle un sentido que no tuvo, y esto se produce en la conversación que antes de la batalla tienen Pelayo y el obispo Oppa, que nos muestra dos actitudes antagónicas entorno al Islam:

    • Pelayo personifica el espíritu de rebeldía frente al Islam, actitud que cuenta con las simpatías de los cronistas.

    • Oppa, el hermano del rey Vitiza al que odian los cronistas encarna la actitud opuesta, es partidario de una política de paz y amistad con los musulmanes, esta actitud es la que le propone a Pelayo.

    • Lo que se deduce de esta narración es que la batalla de Guadalete no se produjo el fin de la monarquía visigoda, sino una derrota muy grave para la monarquía toledana que se vio privada del dominio de la mayor parte de la península ibérica, y forzada a refugiarse en Asturias pero no por una derrota con consecuencias irreparables porque 11 años después los visigodos se desquitaron la espina en Covadonga y desde aquí se reinició la reconquista.

    • La narración de las Crónicas de Alfonso III contrasta fuertemente con las fuentes musulmanes, donde se hace un desprecio fuerte contra Covadonga.

    • Historiografía posterior: Al fijar los ojos en esto podemos descubrir que lo que hicieron los medievalistas que llevan el camino inverso, despojando a esos episodios de ese ropaje goticista que desfiguraba la verdadera historia. Durante muchos años la historiografía aceptaba sin ningún tipo de reserva las noticias de la Crónica de Oviedo, una imagen increíble de la monarquía asturiana como un reino gótico desde su confirmación. Los historiadores detectaron en las crónicas incoherencias que les llevaron a revisar algunos puntos, en ese hecho destaca la labor de Sánchez Albornoz cuyas conclusiones son asumidas por un gran número de medievalistas. Este es consciente del contrasentido de admitir que el levantamiento fuese producido por un grupo de godos, se inclina por conferir un carácter popular y habría partido este levantamiento del pueblo astur. No se enfrentan con animo de restablecer el dominio godo, sino por su libertad, algo por lo que siempre habían luchado en las centurias anteriores.

    • Según Sánchez Albornoz el nexo entre Toledo y Asturias no se establece ahora sino más tarde, cuando la nobleza goda y el clero consiguen apoderarse del mando del naciente reino y consigan imponer las tradiciones visigodas. El neogoticismo se va a imponer en Asturias a partir del reinado de Alfonso II que reinstala en Oviedo todo el orden gótico como había estado en Toledo, pero Sánchez Albornoz que acertó a comprender el carácter popular de la insurrección de Pelayo no pone en tela de juicio la ascendencia goda de Pelayo que a raíz de la expansión musulmana se refugió en las montañas asturianas. Lo que hace es repetir lo que dice la Crónica Rotense. En los años 70 Barbero y Vigil uno de la antigüedad y otro de la Edad Media convulsionaron el panorama de la historia de España con unos trabajos publicados conjuntamente donde hacen constancia de la situación en el Norte desde la última época romana hasta la implantación del feudalismo. Son criticados y las obras de estos dos historiadores se convirtieron en el punto de referencia obligada, porque lograron demostrar su validez para la correcta explicación de nuestro pasado. Empiezan ahondando en el conocimiento de la población cántabro-astur en la época romana y someten a fuerte análisis los textos cronísticos.

    • Barbero y Vigil concluyen con que el elemento autóctono fue el forjador del Reino de Asturias y de la historia astur durante los siglos de la Edad Media.

    • Pelayo, cuya ascendencia goda no tenemos otra fuente que las crónicas, sería un jefe local que accedería al trono de Cangas de Onís no por las formas visigóticas sino con arreglo a las normas consuetudinarias que entre los astures regían la transición de poder.

    • El poder político está vinculado a una familia, la familia de Pelayo, pero las mujeres ocupan un lugar muy relevante en estas sociedades norteñas aún más primitivas con respecto a otros ámbitos del occidente europeo.

    • En virtud de esa relevancia de la mujer, hace que se defienda la sociedad matrilineal: Munuza pretendería hacerse con el poder casándose con la hermana de Pelayo (Ermesinda) con el fin de arrebatarle el poder.

    • En el caso del linaje de Pedro de Cantabria se observa una organización distinta.

    • Covadonga en opinión de Barbero y Vigil no pasaría de ser un simple descalabro de una rebelión de castigo dirigida contra los rebeldes.

    • En definitiva Barbero y Vigil otorga por la originalidad del Reino de Asturias, una formación que nace con total independencia de los ideales políticos de Toledo.

    • Son fruto de las transformaciones aperadas en el núcleo de la sociedad norteña que camina al igual que el resto de Europa hacia el triunfo del feudalismo, siguiendo un modelo diferente ya que el sistema no parte de la desintegración del esclavismo que era un sistema no avanzado en estas zonas, sino como modificación de un sistema primitivo y a medida que ese sistema se va transformando Asturias se va acercando a formas políticas más avanzadas.

    LA CORTE DE CANGAS

    • La formación política llama Reino de Asturias que emerge a principios del S.VIII en Cangas no pasa de constituir un núcleo de poder muy rudimentario y ese carácter embrionario se encuentra con conexión directa con el sistema socio-económico arcaico.

    • La sociedad de Cangas practica una economía de signo primitivo dada a la cría ganadera prevalece sobre la agricultura.

    • Su población es libre desde el punto de vista económico y personal y no producen fuertes contradicciones sociales, una sociedad en la que perviven restos de su pasado gentilicio, los lazos de sangre tienen un gran vigor en una sociedad que se articula en la consanguinidad.

    • La propiedad privada no se ha cuajado y el régimen de propiedad es de carácter colectivo-familiar, la tierra pertenece a todos los miembros de la misma familia, una familia extensa.

    • Otros vestigios son los residuos matrilineales que se ven,.

    • Ese núcleo de poder embrionario bajo el caudillaje de Pelayo y sucesores consigue reafirmar su independencia frente al Islam y muestran el empuje para aglutinar a los valles vecinos a Cangas.

    • Esta dentro de la probable que enlaces matrimoniales sirviesen para sellar alianzas de signo político y actuasen como una especie de instrumento para la integración en el núcleo de Cangas, así debió de suceder con el matrimonio entre Ermesinda y Alfonso I de Cantabria.

    • Esa unión debió constituir en ampliar la base territorial del pequeño reino de Pelayo ya que Alfonso I añadiría a ese solar las tierras donde el ejercía la jefatura.

    • Alfonso I que probablemente accedió gracias a su matrimonio con Ermesinda, sería de acuerdo con los relatos cronísticos, el

    SISTEMA SOCIOECONÓMICO FEUDAL EN EL OCCIDENTE EUROPEO

    UNA ECONOMÍA FUERTEMENTE CONDICIONADA POR LA ESCASEZ DE BRAZOS Y LAS DEFICIENCIAS DE TIPO TÉCNICO

    • Esta es una etapa dominada por la actividad bélica, ya se trate de guerras de conquista (Carlos Martel, Pipinino) gracias a las cuales consigue formarse el basto Imperio Franco o bien de signo defensivo, como las que Occidente hace para repeler a los nómadas húngaros, sarracenos, o bien luchas intestinas.

    • Siempre está presente en las diferentes manifestaciones de la vida social, con efectos negativos como pérdidas humanas, de cosechas y de bienes (molinos, viñedos) cuya construcción es mucho más costosa.

    • La guerra crea LA PROGRESIVA IMPLANTACIÓN DEL un clima de inseguridad que al mismo tiempo que impide el comercio lleva a muchos hombres a encomendarse a poderosos mientras su independencia queda seriamente condicionada, aunque no siempre produce efectos negativos:

    • La voluntad de dotar a los combatientes de un equipo de armas más eficaz, da un impulso definitivo a la metalurgia, de lo cual se benefician los campesinos que empiezan a elaborar instrumentos de trabajo en hierro en lugar de la madera.

    • El clima de inseguridad también puede provocar el efecto contrario, al favorecer la libertad campesina, tras el caos de las segundas invasiones, los campesinos de las zonas expuestas huyen a otros lugares donde encontrar una situación mejor a sus condiciones de vida.

    • A quien más beneficia es a la nobleza, una clase social que no tiene que ganarse el pan con su trabajo, por lo que todo ello permite especializarse en la lucha y monopolizar el empleo de las armas e incluso de la violencia que pone en sus manos un instrumento para potenciar su posición preeminente dentro de la sociedad.

    • Ahora concluye el proceso de génesis del feudalismo que se había iniciado en el S.III con la crisis del esclavismo, ya que no hay diferencias sensibles con respecto a las centurias precedentes, y se definen aquellas tendencias que se habían empezado a esbozar, un mundo feudalizado en el que la tierra es la única fuente liberadora de riqueza, y que está en manos de la nobleza laica y de los establecimientos religiosos.

    • Los señores y campesinos dependientes, son las dos clases antagónicas en las que se apoya la sociedad feudal, pero este periodo ya contiene algunas novedades, que anuncian las condiciones que van a permitir iniciar el despegue.

    • Es un periodo obscuro, donde los testimonios escritos son más abundantes y expresivos gracias a que el renacimientos cultural de Carlomagno supuso el renacer de la escritura, y con ella dos tipos de fuentes:

    • Fuentes capitulares:

    • Textos normativos o dispositivos emanados de la administración carolingia que muestran los diferentes aspectos de la vida dentro del estado franco.

    • De ellos destaca "De Lulles" mandada hacer por Carlomagno a principios del S.IX y que tiene como destinatario a los responsables de las villas del emperador, por lo que son instrucciones precisas para el óptimo aprovechamiento de las propiedades.

    • Fuentes polípticas:

    • Inventarios de todas las propiedades de un mismo señor, que son muy minuciosos y ofrecen una descripción exhaustiva de las diferentes villas que integran un gran patrimonio señorial.

    • Indican la superficie de terreno que les corresponde, tipo de terreno, tipo de edificios de que consta, equipamiento técnico, pero también alcanza a los hombres, ya que los terrazgueros son objeto de un minuciosos recuento, acompañado de su status y de la naturaleza y cuantía de los censos y servicios laborales a los que están sometidos.

    • El más conocido es el que ordenó componer Jiminón, de la abadía cerca de Paus Saint Germain, para averiguar con exactitud que tierras pertenecían a su abadía y que obligaciones tenían los hombres para con su monasterio, es decir salvaguardar los derechos de la abadía sobre tierras y hombres, en un momento en el que las relaciones son favorables para el señor.

    • Esta cantera informativa de principal importancia pero es necesario tomar sus precauciones, porque solo iluminan una pequeña parte del Occidente europeo, por tratarse de grandes dominios imperiales y monásticos, ubicadas por regla general en el territorio entre el Rin y el Loira (Corazón del Imperio carolingio) durante la 1ª mitad del S.IX, por lo tanto si toda la luz se concentra en esa zona, no se pueden exportar esos datos.

    • Gracias a la mayor abundancia de fuentes escritas, el historiador está en condiciones, si no de conocer el volumen de la población europea, si tendencias que apuntan hacia un crecimiento, ya que el Occidente se dispone a superar la crisis demográfica causada por la crisis del esclavismo.

    • De los polípticos se extrae la conclusión de que se hallaba densamente poblado, los mansos en principio lotes de tierra para una sola familia campesina, han perdido el carácter de explotaciones unifamiliares para repartirse, aunque otras veces aparecen habitadas por varias familias (24 personas en principio, para una sola persona) aunque esto es engañoso porque se generalizan los datos.

    • Las conclusiones a partir de las cifras de los polípticos no pueden hacerse extensivas al Occidente de Europa en su conjunto, ya que no se puede decir que estuviera densamente poblado sino una debilidad de poblamiento en esos 3 ríos (Rin y Loira).

    • Se puede decir que solo centran su atención en los enclaves poblados y no pasan de constituir unos lotes muy ocupados y muy dispersos, perdidos en extensos lugares ocupados por mansos pero no por hombres.

    • Hay que aceptar que el poblamiento se encuentra distribuido poco uniformemente de forma que hay lugares densamente poblados y otros con densidad inferior, todos separados por manchas forestales (elemento dominante) por lo que el Occidente sigue débilmente poblado porque la tendencia atestiguada al crecimiento, estimulada por el alejamiento del peligro, por el fin de las epidemias, y por las transformaciones que se estaban operando en la sociedad occidental, no cristalizan hasta la 2ª mitad del S.IX.

    • En los primeros tiempos queda frenada por carencias de tipo técnico de la agricultura, que obstaculizan la conquista sistemática de tierras de cultivo a expensas del bosque, e impiden obtener alimentos en cantidades suficientes para garantizar el sustento, ya que los campos están mal equipados para enfrentarse al medio natural:

    • Utiles rudimentarios porque el hierro, tan caro y escaso, costoso (según las fuentes el herrero estaba al mismo nivel que el orfebre), y apenas se emplea en la fabricación de aperos de labranza, y tiene que esperar la metalurgia que empleaba la clase militar.

    • Hasta entonces el utillaje se elaboraba casi íntegramente con madera que en las zonas más importantes se endurecía con fuego o lámina de hierro.

    • Pero por otra parte es poco lo que se puede esperar del suelo, largo tiempo en reposo para recuperar las sustancias que van perdiendo, y que es de un año cada dos en el mejor de los casos y siempre con una cosecha muy pobre.

    • Los datos utilizados por los historiadores para evaluar el rendimiento de la simiente, dicen que el rendimiento era de 2 por 1 del que solo la mitad se dedicaba al consumo, ya que la otra mitad se dedicaba a la simiente.

    • El rendimiento era insignificante a pesar del trabajo humano, por lo que se explica así la situación de penuria alimenticia en la que está inmersa la sociedad occidental, con una mortalidad elevada y un envejecimiento prematuro, menos defensas, y también se explica que las aldeas no pasen de constituir claros muy reducidos que ocupan cercos pequeños en medio de las extensas manchas forestales.

    • Dominio del bosque:

    • Escasez de brazos y endebles útiles que impiden atacar la espesura del bosque y la empresa roturadora.

    • Con esos bajos rendimientos no se garantiza el sustento, por lo que el bosque se convierte en un espacio económico de vital importancia ya que no solo llevan a pastar a sus animales, sino que también acuden a desarrollar la caza, la apicultura, la recolección de frutos silvestres, con los que completan su dieta.

    • Se deja sentir un crecimiento lento e ininterrumpido posibilitado por la conquista paulatina de nuevos campos e introducción de adelantos técnicos en el Occidente Europeo como el molino hidráulico, la carruca, y los cereales de primavera, que aunque se introducen, no se generalizan hasta los siglos centrales de la Edad Media.

    EL TRIUNFO DE LA GRAN PROPIEDAD FEUDAL

    • La pequeña y mediana propiedad campesina libre de la dependencia a un señor (aldea) no llega a desaparecer nunca entre los S.VIII - S.X y parece ocupar un lugar más importante de lo que se creyó en el sistema económico altomedieval.

    • Amenazado, se haya en retroceso habitual, ya que el campesino por necesidad, vende sus tierras o las pierde por solicitar un préstamo que no pueden pagar, mientras que otros ceden sus tierras a un señor poderoso para acogerse a la protección que les ofrece frente a las ofensas militares el estado, y frente a los peligros que les acechan, o para defenderse del propio señor.

    • Por esto la pequeña y mediana propiedad campesina libre se incorpora a las propiedades de los nobles y de la iglesia dueña de un 20% del suelo del Occidente europeo, y se asiste al triunfo de la gran propiedad feudal, mientras que los extensos dominios de la iglesia que aún se llaman villae constituyen la pieza clave de la economía.

    • A partir de la información suministrada por la capitular de villas y por los polípticos, los historiadores de la economía construyeron a finales del siglo pasado un modelo de cómo se comportaban dentro de las grandes propiedades.

    • Este modelo, conocido por régimen dominical clásico, fue recibido con gran entusiasmo por los historiadores de la Edad Media entre los que gozó de gran éxito hasta hace poco.

    • Así las grandes propiedades funcionan como grandes unidades de la producción, son grandes explotaciones que aparecen con la estructura también partita y se articulan en dos zonas diferenciadas:

    • La reserva señorial:

    • Que en los textos se llama "terra dominacata" o "mansus dominacatus" por lo que es el manso de señor que tiene como centro la "curtis" que es un espacio cerrado por un reto dentro del cual se levanta la vivienda señorial rodeada de un conjunto de edificaciones, la iglesia, las cabañas de los esclavos domésticos, la cocina, el horno, el lanero, el lagar, las bodegas, los establos, el huerto y el jardín... que son indispensables en todas las explotaciones agropecuarias.

    • La reserva señorial es un manso de grandes dimensiones, con campos de cereal, parcelas de viñedo y prados de siega, que son un 20-40% de la superficie cultivada de la villae, y que además se halla adscrita la totalidad de los terrenos y pastos, pero estas están abiertas al uso de los campesinos del dominio.

    • Los mansos:

    • Esta zona está formada por múltiples tenencias integradas por la casa del tenente y su huerto y también por parcelas de tierra adecuadas al cultivo de cereales y así lleva aparejadas el derecho de uso y el aprovechamiento de bosques y baldíos del momento.

    • Los mansos son pequeñas parcelas de explotaciones agrarias que el señor cede para que las trabaje, habite y vivan las familias de campesinos, unas jurídicamente libres (colonos), otras de condición servil, lo que se traducirá en la creación de dos tipos distintos de mansos:

    • Mansos ingenuos: Destinados a ser ocupados por los colonos.

    • Mansos serviles: Creados para los esclavos que el señor domicilia.

    • En términos generales los ingenuos son mayores que los serviles, pero también se distingue en las cargas laborales que son más onerosas para los esclavos que para los ingenuos.

    • El propietario exige al colono el pago de censos en especies y también en dinero, y ellos han de ser abonados por el disfrute del manso y por el aprovechamiento del bosque, los pastizales y otros como recuerdo de viejas cargas cedidas por el monarca al señor, pero el importe de esas tasas es ligero, por lo que no son una carga pesada a la economía campesina y reporta ganancias poco sustanciales a los señores que aún extraen la mayor parte de los ingresos del cultivo de la reserva y por ello lo que espera de los tenentes es que le presten gratuitamente una serie de servicios laborales, como acarrear los productos, reparar los edificios, y aportar hombres para la explotación de la reserva.

    • Esta es la razón de ser de las tenencias, que aseguran la reproducción de la producción de la reserva.

    • Hubo momentos en que fue tan difícil alimentar todo el año a equipos enormes de esclavos y necesitándolos en la siembra y la siega.

    • Reserva y mansos son dos partes distintas, pero a la vez dos zonas complementarias unidas por lazos firmes que ninguna realiza sin la otra, y forman una unidad orgánica, y las corveas que han de realizar son el nexo entre las dos zonas, por lo que son el elemento esencial del régimen dominical clásico.

    • Ignorando que los textos a partir de los cuales se elaboró este modelo, solo se refiere a los grandes territorios rústicos del Loira y el Rin, los medievalistas lo presentaron como forma característica de explotación de la tierra en todo el Occidente.

    • La utilización de la palabra villae servía para relacionar las zonas, y la validez de este modelo cayó cuando los historiadores se liberan de los condicionamientos e investigan el pasado no meramente de zonas no recogidas en los polípticos y se comprobó que los grande dominios rústicos nunca abrieron el mapa del Occidente europeo y en zonas aún no se había instalado el régimen de propiedad privada y también se vio que el régimen dominical clásico era también algo excepcional cuyo ámbito se circunscribe solo al territorio delimitado por el Loira y el Rin.

    • Se aleja del modelo por no presentar una estructura bipartita por carecer de mansos unas veces o de reservas otras, o porque coincidiendo con el modelo, en la estructura rompen con él por no ser dos partes complementarias, sino que son independientes y los mansos están habitados por colonos que solo deben unos censos en especies y a veces en dinero.

    • Ni siquiera en regiones en las que se implantó el régimen, pudo mantenerse mucho tiempo porque al constituir las corveas, para que funcione es necesario que exista un equilibrio perfecto entre las necesidades de fuerza de trabajo y los servicios laborales que pueda proporcionar la reserva.

    • Está sujeta a cambios, sujetos a variaciones que ponen en peligro el equilibrio y al final producen la ruptura del mismo (cambios demográficos, etc.).

    • Las grandes propiedades también experimentan modificaciones en las tierras de cultivo de la reserva, y se puede ampliar la roturación de baldíos y no va acompañada de la creación de nuevos mansos, por ello se desequilibra, pero también pueden crearse nuevos mansos, lo que sucede en caso de matrimonio eclesiástico.

    • Los polípticos del S.IX transmiten la imagen de un desorden mal gobernado, un sistema ya en vías de transformación y ello se precia por las discordancias entre el número de mansos y el de tenentes, ya que los mansos pierden ya su primitivo carácter de explotación unifamiliar para ser unidades de percepción de rentas por parte del señor, también hay discordancia entre el estatuto jurídico del manso y la familia que lo ocupa (un libre ocupa uno servil y viceversa).

    • Las causas se establecen por el rango del manso que ocupan, no por la condición del individuo y esto es un indicio de avance a la integración de los colonos y esclavos en una misma condición de campesinos dependientes.

    • De acuerdo con el modelo, el gran dominio es un organismo cerrado que vive replegado sobre si mismo sin contactos con el exterior y con una economía orientada exclusivamente a proporcionar a la clase señorial todo lo que necesitan para que no se priven de nada, pero esto no es un reflejo fiel de la realidad.

    • Un mundo feudalizado como este, amenazado por la escasez que no tiene excedentes y las capas de la población carece de recursos económicos para efectuar grandes compras, los intercambios mercantiles no pueden ser fuertes y el comercio no ocupará una parte importante.

    • Así la economía del S.VIII - S.X será autárquica, procurando depender lo menos posible del exterior, pero una cosa es no desarrollar una economía mercantil y otra distinta es ignorar el comercio y prescindir de el, y es que los señores no pueden permanecer a espaldas del comercio, porque lo necesitan para dar salida a los excedentes a la producción de sus dominios.

    • Esta clase necesita además el comercio para adquirir artículos de calidad y suntuarios que traen de la lejanía, y ni siquiera los campesinos pueden prescindir del mercado y ello porque necesitan artículos de primera necesidad que no obtienen directamente (sal), y para vender sus escasos excedentes o para vender lo que necesiten para reunir monedas que entregar al señor, que mide en numerarios censos y multas por la comisión de delitos.

    • Los intercambios se reactivan a partir del reinado de Carlomagno, el comercio no es tan inmenso como podría parecer por los textos que hacen referencia al interés por legislar sobre asuntos desahuciados.

    • Estos textos del comercio obedecen al deseo de moralizar las prácticas comerciales las condenas, por ejemplo a la usura.

    • Esto por la voluntad de los monarcas de controlar la actividad a veces sospechosa porque la separación entre el comercio y el pillaje no está bien definida y responde a la conveniencia de dispensar una protección especial a los mercaderes que durante sus trayectos, son extranjeros y se encuentran poco protegidos por las leyes locales y precisan protección especial.

    • Estos mercaderes están expuestos a ser robados por transportar mercancías caras y con todo ello, ese interés evidente por poner en control el comercio solo cobran sentido en una reanimación del comercio que en las últimas aprensiones se estimula por le tráfico de esclavos y porque los invasores pondrán en circulación el botín.

    • Se reactiva el comercio del territorio local y comercial, lo que se ve por la continua apertura de nuevos mercados y se reanime también de la mano del enriquecimiento de la nobleza el comercio a larga distancia que descansará en la mediación de especialistas en comercio, que son los mercatores y se produce un cambio en ellos que es un inicio de la importancia que adquiere el comercio.

    • Los sirios desaparecen y aunque los judíos se mantienen, pierden el monopolio y ahora aparecen los negociantes occidentales, frisones, ingleses, venecianos que encuentran aquí un modo de progreso económico.

    • El tráfico comercial es más activo en los dos extremos del continente, a orillas del Mediterráneo y del Mar del Norte donde el Occidente carolingio se abre al exterior, en el Mediterráneo con Bizancio y el Islam que eran prósperos y florecientes superiores a Occidente, en el Mar del Norte se ponen en contacto con ingleses, escandinavos y eslavos, sociedades que son más arcaicas que Europa Occidental.

    • El comercio mediterráneo conserva su tradicional carácter elitista como en el paso se alimenta de productos exóticos, artísticos de excelente calidad, especias, sedas, joyas, marfiles, perfumes, etc., artículos cuyo destinatario era una clientela selecta y refinada así como restringida, y segura, como son los señores para los que el lujo es fundamental.

    • Occidente paga las importaciones en dinero y también exporta hierro y artículos manufacturados como armas pese a estar prohibido este comercio, y también se alimentaba con paños de Flandes y capas frisonas, pero fundamentalmente exportaba esclavos, algo también prohibido, pero muy solicitado por los mercaderes islámicos que alcanzarán precios muy altos.

    • Un historiador alemán H. Pirenne defendió que la expansión musulmana al convertir al Mediterráneo entre dos civilizaciones y hacer de ese mar un medio peligroso e inseguro, habría provocado un colapso total en esa vía, pero hoy se sabe que esto es erróneo, ya que si es cierto que el Mediterráneo Occidental queda expuesto a las presiones de los corsarios musulmanes que desde España y el Norte de Africa atacan Francia e Italia y asaltan toda embarcación que está en el Mar, esas acciones no llegan provocar la ruptura de los intercambios comerciales, aunque si originan el declive de la ruta antes más utilizada (Marsella por el Ródano hasta el Norte en Lyón).

    • Pero no colapsó porque la cristiandad encuentra rutas alternativas para burlar a los piratas, y aseguran la comunicación al Mar del Norte por dos rutas:

    • Siguiendo el curso del Rin, franquear los Alpes y penetrar en Italia, llegando a Pavía en el Norte de Italia donde adquieren objetos preciosos y ello por la creencia en el S.IX en la que se relata que la gente de Pavía se adornaba con cintas de púrpura, después seguía por el valle del Po hasta Venecia y después a Bizancio.

    • Arranca del Noroeste y atraviesa el territorio Franco, salva los Pirineos y penetra por Cataluña en la Península y llega hasta Al-Andalus, la cual es una ruta importante en el tráfico de esclavos.

    • A fines del S.VIII empieza a competir con el Mediterráneo el foco mercantil del extremo Noroccidental de Europa, zona del Mar del Norte, donde la intensificación de los intercambios se produce por el desplazamiento de los centros de poder siguiendo los pasos de los nobles y también la instalación de centros monásticos.

    • Hay un elevado número de señores que ahora se instalan aquí y comercian con vinos y también con paños frisones lo que permite formarse una idea es que Carlomagno los enviase al Papa y además también demandan materiales de construcción para levantar iglesias, monasterios y obras de arte y objetos suntuarios para acentuar la solemnidad del culto de la liturgia cristiana.

    LOS INTERCAMBIOS MERCANTILES Y LA CIRCULACIÓN MONETARIA EN UNA SOCIEDAD QUE CIFRA SU IDEAL EN LA AUTARQUÍA

    • En la zona ribereña del Mar del Norte empieza a tejerse una malla de vías comerciales, unas que comunican el Noroeste de Europa con el mundo mediterráneo, otras que ponen en contacto la zona del Norte de Francia con los países vecinos, una de las cuales lleva a Inglaterra, país con el que el Occidente carolingio mantuvo relaciones económicas intensas por la presencia de mercaderes ingleses en el continente y mercaderes frisones en Londres.

    • Otra vía pone en contacto la zona del Mar del Norte con Escandinavia y la zona del Mar Báltico, hasta donde llegan los mercaderes frisones en busca de artículos de procedencia oriental que los varegos (suecos) traen desde el Mar del Norte a través de Rusia siguiendo los cursos de los ríos.

    • Otras rutas llevan hacia la Europa eslava que constituye la principal cantera suministradora de mercancía humana que se exporta hacia el mundo musulmán.

    • La moneda constituye un indicador bastante fiel para medir la importancia de los intercambios que constituye un instrumento que facilita esos intercambios.

    • Los reinos germánicos fueron herederos del sistema económico tardorromano, por ello acuñaron monedas de oro que por su excesivo valor tenía poca utilidad para la vida normal, pero se da paso gradualmente a la fabricación de monedas de plata.

    • Este proceso de paso del oro a la plata culmina en esta etapa histórica a partir de los carolingios y hasta el S.XIII el sistema monetario europeo se va a basar en el patrón plata y va a tener como unidades básicas la libra, el sueldo y el denario (dinero):

    • Libra: Es una unidad ponderal equivalente a 20 sueldos.

    • Sueldo: Es una moneda de cuenta, unidad para establecer el valor de las mercancías pero como moneda tal no existe, pero equivale a 12 dineros.

    • Denario (dinero): Son las únicas monedas que circulan y su submúltiplo recibe el nombre de óbolo.

    • Estas nuevas piezas de plata de inferior valor pueden llegar ya a capas más amplias de la población, al tiempo que resultan mucho más indicadas que las monedas de oro y el numerario.

    • Empieza ya a vivificarse la economía Occidental aunque el simple intercambio de productos no desaparece, se advierte que el dinero se utiliza como instrumento de pago en las transacciones mercantiles y además va penetrando en el medio rural sobre todo en las provincias meridionales del Imperio Carolingio.

    • Duby nos muestra como en Borgoña e Italia muchos campesinos acostumbran a abonar en metálico censos y tasas que antes satisfacían en especies, e incluso tampoco son contados los que por esas fechas se redimen de las corveas que realizaban en beneficios al señor, mediante la entrega de una cantidad en metálico, dinero numerario que el gran propietario destinará a contratar los servicios de jornaleros.

    • Al amparo de esta incipiente reanimación S.VIII - S.X de los intercambios mercantiles y de recuperación monetaria se asiste a los inicios del renacer de la vida urbana, las ciudades antiguas que se habían ruralizado empiezan a despertar de ese letargo en el que estuvieron sumidas y comienzan a recuperar las funciones propias de una aglomeración urbana.

    • Junto a ellas surgen por vez primera otras ciudades nuevas y suelen nacer a la sombra de un castillo o fortaleza enclavadas en el área Noroccidental en un espacio en el que la ciudad romana no era, a lo largo del curso de los ríos como el Mosa, el Escalda, o el Rin, o a orillas del Mar del Norte y el Canal de la Mancha.

    • Su embrión lo constituyen unos recintos cerrados en los que los mercaderes almacenan los géneros con los cuales trafican y que están esperando ser llevados por los caminos o por los navíos que surcan el Mar del Norte, y lo que en principio comenzaron siendo almacenes terminan siendo enclaves comerciales.

    EL FORTALECIMIENTO DE LA ARISTOCRACIA Y EL DETERIORO DE LA CONDICIÓN CAMPESINA

    • La cristalización del sistema económico feudal supone la concreción del sistema de relaciones sociales, característica del feudalismo y con él, las dos clases, señores y campesinos que al igual que el sistema económico, se venía gestando desde la crisis del feudalismo, ya en el S.VIII San Bonifacio comprendió a la perfección no solo la gran complejidad y la verdadera esencia del tejido social:

    • Orden de jefes = Orden de ricos.

    • Orden de ricos = Orden de pobres.

    • La dinámica social de este periodo puede resumirse en dos puntos:

    • Ascenso y fortalecimiento de la aristocracia:

    • Continua imparable el proceso de enriquecimiento social y político de la nobleza en la etapa anterior, proceso que condujo al debilitamiento de la actividad monárquica y que supuso consecuencias funestas tanto para los visigodos como para los francos merovingio, en un periodo de expansión del estado franco que se expande por gran parte del continente incide en su crisis.

    • Los señores altomedievales se apoyan en la preeminencia social que le da:

    • Por un lado a la riqueza, que se expresa en la posesión de extensos dominios rústicos que les pertenece a título de plena propiedad, y otros disfrutan en calidad de feudos que les han sido otorgados por el monarca o un señor de rango superior al cual se encuentra unidos por vínculos de vasallaje, por lo cual está condicionado a la fidelidad y servicio (auxilium et consilum), por lo tanto se pierde al romperse la relación bien por el fallecimiento del vasallo o por incumplimiento, aunque en la práctica se advierte que los vasallos pugnan por hacer hereditario el feudo, con lo cual pasa a integrar el patrimonio de los nobles.

    • Por otro lado el poder sobre los hombres que habitan sus dominios que potencian la potencia económica de los señores.

    • Gracias a la prosperidad de la tierra y el poder sobre los campesinos que las trabajan, los señores consiguen llevarse la mayor parte en la distribución de la renta social, apoderándose de la práctica totalidad de los excedentes que muy pronto van a ser dilapidados por una clase que hace del lujo, y generosidad el signo externo de su poderío, pero la propiedad de la tierra.

    • Esto va a hacer que este grupo se especialice en una función social que reviste gran importancia en una sociedad dominada por la violencia y las agresiones, mientras que la clase campesina está condenada a trabajar para ganarse su sustento y para asegurarse no solamente la manutención de la clase de señores sino incluso la existencia de estos como clase social dominante.

    • Una clase que hace del combate su monopolio en unas fechas en las que el cumplimiento de los deberes militares se convierten en una carga muy pesada para los intereses campesinos.

    • El peso de los encuentros bélicos, pasa a recaer sobre la caballería pesada y al mismo tiempo el armamento de los combatientes se perfecciona y se hace más moderno con elementos cuya fabricación intervienen el hierro en una proporción cada vez mayor, por lo tanto, gana en contundencia pero se vende más cara y son más difíciles de manejar.

    • De esta forma se cierra la posibilidad de hacer la guerra a caballo a quienes no poseen medios para hacer frente a este equipamiento y a quien no tiene tiempo para especializarse, lo que explica que en la 2ª mitad del S.IX en algunas zonas de Europa, la palabra Miles deje de designar al simple guerrero y para nombrar la posición social del noble.

    • Dada la condición, la nobleza tiene en sus manos unos instrumentos que se revelan efectivos de cara a consolidar su preeminencia socioeconómica, tanto sobre los campesinos sometidos como sobre las comunidades de campesinos libres de los alrededores de sus dominios a través de las cuales van a extender sus dominios, estos campesinos terminan entrando en la dependencia con el señor.

    • Pero además se revela todo esto como instrumentos que revisten de gran eficacia a la hora de acrecentar la potencia política de esa nobleza y ni siquiera los monarcas pueden ignorar su potencia y si quieren gobernar tienen que contar con los apoyos y fidelidad de esa nobleza, y esto lo conocen bien los carolingios, cuya dinastía que sin el respaldo de la nobleza jamas hubiesen podido sentarse en el trono.

    • Pero la lealtad y colaboración nobiliarias hay que recompensarlas o comprarlas con generosidad, y los monarcas únicamente pueden ganarse a la nobleza cuando satisfacen sus exigencias económicas mediante la concesión de importantes donaciones de bienes rústicos, y de hecho algunos historiadores sospechan que la necesidad de tierras es una de las causas que motivan la continua expansión territorial del reino franco, pero también solo pueden tenerla cuando los soberanos sacian también sus ansias de poder, hacedora partícipe del poder político, con cargos y funciones públicas.

    • Por esta razón cuando el rey deja de ser un guerrero y se integre en la política expansionista, ya que no hay forma humana de impedir que los nobles usurpen las prerrogativas del monarca y sus representante, y que administren de forma personal en su provecho esos distritos cuyo gobierno les había sido confiado.

    • El engrandecimiento nobiliario constituye el factor decisivo de cuantos intervienen en la descomposición del estado carolingio, en un conjunto de células políticas cada vez más pequeñas con autonomía casi toral conforme a la autoridad monárquica.

    • Algunos señores laicos, los más grandes propietarios de estas células van a incorporar ya una parcela del poder político, y al carácter privado sobre los campos, añaden una autoridad pública que van a ejercer no solo en sus dominios sino también fuera de los límites de sus propiedades y a las personas no sometidas.

    • En virtud de esta autoridad los señores se alzan con el derecho de ban para castigar, les faculta para velar por el mantenimiento de la paz y el orden en sus señoríos y par erigir los molinos en monopolios de uso obligatorio con pago de tasas, pero también les capacita para crear mercados y para participar a través de ellos en las ganancias que reportan, y para establecer y recaudar impuestos antes debidos al estado.

    • Lo más apreciado era la administración de justicia con el arbitrio absoluto del señor, por otro lado reporta grandes beneficios (multas), medio para apoderarse de los bienes de los campesinos ya que a finales de este periodo se pone en marcha el señorío jurisdiccional que va a imponerse en todo el Occidente Europeo a partir del S.X.

    • Dentro de la clase de los señores feudales se integra la iglesia, que no tiene que envidiar a los señores laicos, en cuanto a propiedad supera a las fortunas laicas y el patrimonio tiene la ventaja de estar protegido de particiones hereditarias.

    • Tampoco se queda atrás en ascendiente social ya que se identifica con la aristocracia laica de la que proceden los altos cargos eclesiástico, que solo se distinguen en un punto, que es la función social, ya que estos son especialistas en la oración.

    • Pero con ser abismal la diferencia entre el combate y la oración, estas dos funciones sociales muestran analogías en sus repercusiones sociales, ya que la oración es una función alejada de la vida económica de tal forma que para poder dedicarse a ella los jerarcas necesitan que otros se encarguen de asegurarles el sustento ya que viven de la explotación de los campesinos.

    • En 2º lugar la oración es un medio tanto o más efectivo de monopolio al convertir a la iglesia en un elemento mediador entre Dios y el hombre y coloca a la clerecía en una situación privilegiada para mover el ánimo de los fieles bajo la promesa del perdón de sus pecados o amenaza de penas capitales, además la iglesia puede inclinarlos a ser generosos con la propia iglesia, y a que se resignen a sus situación.

    • En 3º lugar, la espiritualidad de su función y la preparación cultural explica el ascendente que ejercen sobre los monarcas que los utilizaran como uno de los soportes de su poder al utilizarlos como funcionarios.

    • Deterioro progresivo de la actividad campesina:

    • A medida que la aristocracia laica y eclesiástica afirma su posición preeminente en el plano socioeconómico y político, el campesinado sufre un proceso de degradación en condiciones de vida y consideración social.

    • La libertad campesina sigue retrocediendo, de tal manera que cada día, nuevos campesinos que habían conseguido salvaguardar su independencia económica y personal, pasan a engrosar las filas del campesinado dependiente.

    • Dentro de este campesinado dependiente, los textos del pasado carolingio advierten dos categorías sociojurídicas:

    • Los esclavos:

    • Servus (masculino) y ancilla (femenino) cuya situación jurídica es muy endeble por cuanto son objetos propiedad de un amo que puede disponer de sus esclavos y de su fuerza de trabajo.

    • Como objeto, los esclavos están excluidos de las instituciones públicas, y no se les reconoce ningún derecho ni deber público, pues es el amo quien se ocupa de ellos.

    • Aunque todos los esclavos reciben ante la ley la misma consideración y las condiciones reales de existencia difieren según se trate de esclavos domésticos o domiciliados.

    • La situación de los primeros se asemeja a la de los esclavos clásico, que siguen trabajando en equipo, siempre al servicio del amo, y por supuesto no se benefician del fruto de su trabajo, mientras que los servi casati (domiciliados) gozan de cierto margen de autonomía y disponen de su tiempo y de benefician del producto de su esfuerzo.

    • Los colonos:

    • Nombre que las fuentes de la época denominan en algunas regiones de europa a campesinos jurídicamente libres que viven en un señorío territorial y cultivan estos dominios.

    • Ante las leyes son libres pero esa libertad les sirve de muy poco porque se encuentran subordinados a la voluntad de un señor, unidos por unos lazos de naturaleza económica y personal tan estrecha que coartan su libertad.

    • Esta división inspirada por criterio jurídico puede parecer arbitraria porque en principio parece que no refleja la situación real de esas personas que se evidencia cuando se observa que los servi casati ya disfrutan de un manso, de una autonomía que no armoniza con la privación de libertad de la esclavitud.

    • Los colonos libres ante la ley, pero con dependencia tan estrecha que no es compatible con la noción de libertad.

    • Las diferencias jurídicas si repercuten en las condiciones de existencia, lo que es lógico porque cuanto más rígidos los vínculos del campesino con el señor, más posibilidades tiene de apoderarse de los excedentes de su producción.

    • Esto queda atestiguado en algunos textos redactados en la 1ª mitad del S.VIII (ley de los bávaros y alamanes), y en el S.VIII los esclavos domiciliados soportan cargas mucho más duras que las de los colonos.

    • En tanto que los colonos satisfacen los censos proporcionales a su producción, los esclavos están obligados a abonar censos fijos cuyo importe es establecido por el señor sin tener en cuenta sus medios.

    • Mientras los colonos prestan unos servicios laborales delimitados y conocidos de antemano, los esclavos tienen que representar un refuerzo permanente a los esclavos doméstico y trabajar en lo que el señor les ordene en 3 días.

    • Sus mujeres harán los trabajos que les asignen sin que se especifiquen, y según el políptico del S.IX, los talleres textiles dice que en el peso de las corveas estriba la causa de las diferencias que presentan los mansos en su superficie (mansos colonos o serviles).

    • Los mansos serviles, como se aprecia en el políptico del S.IX, revisten dimensiones más reducidas, debido a que el señor da por sentado que esos esclavos tienen que dedicarse a un manso más amplio, y también da por supuesto que no necesitan disponer de un lote de tierras, ya que el señor se encarga de mantenerlos.

    • Los esclavos con tenencias más pequeñas viven en condiciones económicas precarias, en cambio los colonos disfrutan de un condición económica más desahogada, por ser mansos más extensos y contar con más tiempo para dar más atenciones a la tierra, obtienen cosechas y pueden adquirir equipos técnicos.

    • En concreto los polípticos al enumerar los servicios debidos por los colonos estipulan que los instrumentos no son aportados por el señor, sino por el propio campesino, por lo que los colonos ya poseen arado e instrumentos de labor.

    • A los esclavos se les pide que hagan en la viña del amo el cultivo, mientras que los colonos por esto están en condiciones de obtener excedentes que conducirán al mercado donde los cambian por una suma de monedas que ellos no retienen, sino que deben entregar al señor como rentas, tasas, censos (políptico).

    • Estas diferencias entre esclavos y colonos se van borrando paulatinamente y al igual que en los tiempos finales del imperio romano, estas diferencias se amortiguan a medida que disminuye el número de esclavos.

    • Pero las diferencias entre esclavos y colonos se van difuminando al endurecer las condiciones de vida de los colonos y se desgracia su vida al quedar sometidos al gran propietario que acaba por sumirse al vínculo de esclavos.

    • Los polípticos dejan entrever que este proceso está en una fase muy avanzada en la 1ª mitad del D.IX, e informan de esa realidad porque nos descubren que las uniones entre esclavos y colonos son muy frecuentes.

    • También dejan al descubierto que se ha roto la correspondencia entre estatuto jurídico de las personas y el manso que esas tierras ocupan, y al quebrarse los censos y los servicios que al principio eran fijados atendiendo al estatuto jurídico de las personas y el manso que ocupan.

    • Al quebrarse los censos y los servicios que al principio eran fijados atendiendo al estatuto jurídico, quedan por la propiedad de la tierra que no impide que sean los colonos o esclavos.

    • Todos los dependientes son invariables calificados como "gentes de" u "hombres de" lo que denota pertenencia a otro, y por fin a fines del S.X la distribución inicial entre esclavos y colonos se desvanece por completo de manera que ambos terminan fundiéndose en una dependencia común que es la servidumbre medieval, una especie de mancha que se sufre de por vida y que se trasmite por vía hereditaria de padres a hijos, y solo hay una forma de escapar, con la concesión por el señor de una carta de liberación.

    • La servidumbre es una condición menospreciada que entraña en ocasiones la adscripción a la gleba (tierra que ocupan y trabajan), unidos al extremo de sufrir el mismo destino que la tierra, que priva a estas personas de la libertad de movimiento.

    • Si normalmente comporta adscripción a la gleba, la servidumbre supone la adscripción estrecha al propietario, en este sentido tienen su origen un largo conjunto de prohibiciones algunas de las cuales resultan humillantes y condicionan la libertad de los siervos, que no son dueños de sus personas, y pertenecen al señor.

    • Los documentos presentan a estos hombres como hombres propios, pero la propiedad no es absoluta para diferenciarla de la propiedad absoluta de los siervos:

    • Derecho canónigo: Les niegan el ingreso al sacerdocio porque para servir a Dios hay que ser libre.

    • Derecho civil:

    • Admiten infligirles castigos corporales, pero no admite el testimonio de un siervo en un proceso contra un hombre libre.

    • Sobre ellos pesan sujeciones judiciales: expenden de la justicia señorial, y no cabe apelar contra las sentencias del tribunal señorial ante el tribunal público.

    • Se les prohibe contraer matrimonio con una persona de distinta condición social o de otro señorío, aunque cabe la posibilidad de levantar esta prohibición con el pago de una tasa, en francés recibe el nombre de farmariage, cuyo equivalente en castellano sería ossas o huesas.

    • Están incapacitados para ostentar un patrimonio en plena propiedad y para legar sus bienes y debe entregar la mejor cabeza de ganado, mueble, prenda de ropa y cantidad en metálico al señor una vez muerto, lo que se llama marnmorte y en la Península Ibérica nuncio o luctuosa.

    • Pero los señores por la incapacidad de los siervos de poseer propiedades no solo pueden imponerle el pago de esas tasas, sino tomar parte de la tierra si muere sin descendencia (mañerros=mañería).

    • Algunos siervos están sujetos incluso al pago de una capitulación que se paga por cabeza, prueba de que no son los sueños de su persona.

    • La servil es una marca que se sufre durante toda la vida.

    • R. Hilton:

    • Emplea el término de servidumbre en una actitud más abierta de forma que adopta la explotación, trabajo dentro del sistema feudal que consiste en la aprobación del señor del excedente de la producción campesina directa o indirecta.

    • Dependencia campesina en marco del feudalismo, en cambio, su acepción restringida solo afecta a una parte de esos dependientes, convivieron con otros campesinos legados por vínculos más distendidos y relajado que pese a cederle censos y rentas tenían derechos más amplios sobre sus personas y sus bienes.

    • Los siervos por lo tanto forman una parte del campesinado dependiente.

    • El campesinado libre retrocedió ininterrumpidamente durante este periodo, pese a ello en el S.X todavía un número más o menos elevado de campesinos que a pesar de los progresos del poder señorial, habían conseguido su independencia económica y su poder personal, se les va a asestar un golpe muy duro a raíz de la caída del Imperio Carolingio, cuando los grandes se invistan del derecho de obligar, ordenar, y castigar, en el dominio jurisdiccional y ejerzan sus atribuciones sobre las personas de unos campesinos que hasta entonces no les pertenecían.

    • Empiezan a considerar como suyos a todos los hombres de su distrito, y los antiguos campesinos libres quedan expuestos a la arbitrariedad de un señor que les administra justicia, impuestos y tributos, les fuerza a utilizar ese molino, les desampara de propiedades y bienes comunales y de las tierras que hasta entonces les habían pertenecido.

    • Estos campesinos acaban despegados de una serie de derechos inherentes a la libertad (payeses de remensa catalanes).

    La respuesta del campesinado

    • El proceso de engrandecimiento de los señores feudales y recrudecimiento de la situación campesina no está exento de problemas, por la actitud de rechazo en el campo a aceptar esta situación, y el descontento se manifiesta en una serie de movimientos con tipología muy variada, pese a lo cual tienen dos características fundamentales, el rechazo al poder señorial contra el que se dirigen, y lo que quieren es frenar el avance del gran propietario señorial y el señorío jurisdiccional y obstaculizar las pretensiones señoriales que los someten a una dependencia muy rígida.

    • No aspiran a la implantación de un nuevo orden social, sino que se conforman con conseguir cierta mejoría en sus condiciones de vida y por lo menos impedir que esa situación empeore, y expresan su malestar a través de quejas y reclamaciones que no suelen tener éxito, aunque los mejores resultados se obtienen con su negativa a esas condiciones sometidas como novedad inaceptable, provocación gracias al nulo interés que ponen en las prestaciones, desgarra en corvea (Mark Bloch lo denomina protohuelga) y muy eficaz la huida del dominio en busca de la libertad.

    • Duby es proclive a reservar a los señores el protagonismo de tomar las decisiones atendiendo a sus intereses, tiene que rendirse a la evidencia de los hechos, pero en alguna situación llegó a ser tan tensa que el campesinado estalla no pacíficamente sino que deriva hacia otras formas de rechazo más violentas como son las capitulaciones que denuncian conjuraciones tras las que se ocultan asociaciones populares de ayuda mutua que se dedican a robar y no satisfechos con ello incluso matan.

    • Estos textos se guardan de explicar porque tales acciones, ya que se limitan a prohibir estas acciones y a proporcionar los instrumentos a los señores para reprimirlo, pero no es difícil observar que es una manifestación que los campesinos del Noroeste europeo llevan contra los campesinos.

    • Este conjunto de denuncias llevan a dos conclusiones:

    • A la difusión de la huida, la fuga, la protohuelga, formas de protesta individuales, la existencia de esas revueltas ya requieren una organización del campesinado.

    • Repetidas demandas, circunstancia de que fuentes tan parcas como anuales constituye una prueba de que los campesinos tuvieron las fuerzas suficientes para forzar al poder público a intervenir.

    • De cuantas revueltas se produjeron la más célebre de todas fue porque se trataba de la más sangrienta, fue el levantamiento armado que en la 2ª mitad del S.X (997) protagonizan los campesinos de Normandía contra el Duque Normando (fuente posterior S.XII de un cronista anglonormando).

    • Los vikingos o normandos ya se establecieron en el continente y un grupo obtiene la donación de Normandía, y a mediados del S.XI partiendo de aquí toman Inglaterra, la dinastía anglonormanda, pero los hechos pueden aparecer deformados.

    • Se levantan por que Normandía región feudal no bien implantado, la dependencia campesina no era la tónica, y se vivía un clima de libertad, pero a finales del S.X se produce la introducción del señorío banal con sus consecuencias, que los campesinos no aceptan la subordinación y se alzan en armas contra la innovación.

    EL IMPERIO CAROLINGIO

    SISTEMA SOCIOECONÓMICO FEUDAL EN EL OCCIDENTE EUROPEO

    UNA ECONOMÍA FUERTEMENTE CONDICIONADA POR LA ESCASEZ DE BRAZOS Y LAS DEFICIENCIAS DE TIPO TÉCNICO

    • Esta es una etapa dominada por la actividad bélica, ya se trate de guerras de conquista (Carlos Martel, Pipinino) gracias a las cuales consigue formarse el basto Imperio Franco o bien de signo defensivo, como las que Occidente hace para repeler a los nómadas húngaros, sarracenos, o bien luchas intestinas.

    • Siempre está presente en las diferentes manifestaciones de la vida social, con efectos negativos como pérdidas humanas, de cosechas y de bienes (molinos, viñedos) cuya construcción es mucho más costosa.

    • La guerra crea LA PROGRESIVA IMPLANTACIÓN DEL un clima de inseguridad que al mismo tiempo que impide el comercio lleva a muchos hombres a encomendarse a poderosos mientras su independencia queda seriamente condicionada, aunque no siempre produce efectos negativos:

    • La voluntad de dotar a los combatientes de un equipo de armas más eficaz, da un impulso definitivo a la metalurgia, de lo cual se benefician los campesinos que empiezan a elaborar instrumentos de trabajo en hierro en lugar de la madera.

    • El clima de inseguridad también puede provocar el efecto contrario, al favorecer la libertad campesina, tras el caos de las segundas invasiones, los campesinos de las zonas expuestas huyen a otros lugares donde encontrar una situación mejor a sus condiciones de vida.

    • A quien más beneficia es a la nobleza, una clase social que no tiene que ganarse el pan con su trabajo, por lo que todo ello permite especializarse en la lucha y monopolizar el empleo de las armas e incluso de la violencia que pone en sus manos un instrumento para potenciar su posición preeminente dentro de la sociedad.

    • Ahora concluye el proceso de génesis del feudalismo que se había iniciado en el S.III con la crisis del esclavismo, ya que no hay diferencias sensibles con respecto a las centurias precedentes, y se definen aquellas tendencias que se habían empezado a esbozar, un mundo feudalizado en el que la tierra es la única fuente liberadora de riqueza, y que está en manos de la nobleza laica y de los establecimientos religiosos.

    • Los señores y campesinos dependientes, son las dos clases antagónicas en las que se apoya la sociedad feudal, pero este periodo ya contiene algunas novedades, que anuncian las condiciones que van a permitir iniciar el despegue.

    • Es un periodo obscuro, donde los testimonios escritos son más abundantes y expresivos gracias a que el renacimientos cultural de Carlomagno supuso el renacer de la escritura, y con ella dos tipos de fuentes:

    • Fuentes capitulares:

    • Textos normativos o dispositivos emanados de la administración carolingia que muestran los diferentes aspectos de la vida dentro del estado franco.

    • De ellos destaca "De Lulles" mandada hacer por Carlomagno a principios del S.IX y que tiene como destinatario a los responsables de las villas del emperador, por lo que son instrucciones precisas para el óptimo aprovechamiento de las propiedades.

    • Fuentes polípticas:

    • Inventarios de todas las propiedades de un mismo señor, que son muy minuciosos y ofrecen una descripción exhaustiva de las diferentes villas que integran un gran patrimonio señorial.

    • Indican la superficie de terreno que les corresponde, tipo de terreno, tipo de edificios de que consta, equipamiento técnico, pero también alcanza a los hombres, ya que los terrazgueros son objeto de un minuciosos recuento, acompañado de su status y de la naturaleza y cuantía de los censos y servicios laborales a los que están sometidos.

    • El más conocido es el que ordenó componer Jiminón, de la abadía cerca de Paus Saint Germain, para averiguar con exactitud que tierras pertenecían a su abadía y que obligaciones tenían los hombres para con su monasterio, es decir salvaguardar los derechos de la abadía sobre tierras y hombres, en un momento en el que las relaciones son favorables para el señor.

    • Esta cantera informativa de principal importancia pero es necesario tomar sus precauciones, porque solo iluminan una pequeña parte del Occidente europeo, por tratarse de grandes dominios imperiales y monásticos, ubicadas por regla general en el territorio entre el Rin y el Loira (Corazón del Imperio carolingio) durante la 1ª mitad del S.IX, por lo tanto si toda la luz se concentra en esa zona, no se pueden exportar esos datos.

    • Gracias a la mayor abundancia de fuentes escritas, el historiador está en condiciones, si no de conocer el volumen de la población europea, si tendencias que apuntan hacia un crecimiento, ya que el Occidente se dispone a superar la crisis demográfica causada por la crisis del esclavismo.

    • De los polípticos se extrae la conclusión de que se hallaba densamente poblado, los mansos en principio lotes de tierra para una sola familia campesina, han perdido el carácter de explotaciones unifamiliares para repartirse, aunque otras veces aparecen habitadas por varias familias (24 personas en principio, para una sola persona) aunque esto es engañoso porque se generalizan los datos.

    • Las conclusiones a partir de las cifras de los polípticos no pueden hacerse extensivas al Occidente de Europa en su conjunto, ya que no se puede decir que estuviera densamente poblado sino una debilidad de poblamiento en esos 3 ríos (Rin y Loira).

    • Se puede decir que solo centran su atención en los enclaves poblados y no pasan de constituir unos lotes muy ocupados y muy dispersos, perdidos en extensos lugares ocupados por mansos pero no por hombres.

    • Hay que aceptar que el poblamiento se encuentra distribuido poco uniformemente de forma que hay lugares densamente poblados y otros con densidad inferior, todos separados por manchas forestales (elemento dominante) por lo que el Occidente sigue débilmente poblado porque la tendencia atestiguada al crecimiento, estimulada por el alejamiento del peligro, por el fin de las epidemias, y por las transformaciones que se estaban operando en la sociedad occidental, no cristalizan hasta la 2ª mitad del S.IX.

    • En los primeros tiempos queda frenada por carencias de tipo técnico de la agricultura, que obstaculizan la conquista sistemática de tierras de cultivo a expensas del bosque, e impiden obtener alimentos en cantidades suficientes para garantizar el sustento, ya que los campos están mal equipados para enfrentarse al medio natural:

    • Utiles rudimentarios porque el hierro, tan caro y escaso, costoso (según las fuentes el herrero estaba al mismo nivel que el orfebre), y apenas se emplea en la fabricación de aperos de labranza, y tiene que esperar la metalurgia que empleaba la clase militar.

    • Hasta entonces el utillaje se elaboraba casi íntegramente con madera que en las zonas más importantes se endurecía con fuego o lámina de hierro.

    • Pero por otra parte es poco lo que se puede esperar del suelo, largo tiempo en reposo para recuperar las sustancias que van perdiendo, y que es de un año cada dos en el mejor de los casos y siempre con una cosecha muy pobre.

    • Los datos utilizados por los historiadores para evaluar el rendimiento de la simiente, dicen que el rendimiento era de 2 por 1 del que solo la mitad se dedicaba al consumo, ya que la otra mitad se dedicaba a la simiente.

    • El rendimiento era insignificante a pesar del trabajo humano, por lo que se explica así la situación de penuria alimenticia en la que está inmersa la sociedad occidental, con una mortalidad elevada y un envejecimiento prematuro, menos defensas, y también se explica que las aldeas no pasen de constituir claros muy reducidos que ocupan cercos pequeños en medio de las extensas manchas forestales.

    • Dominio del bosque:

    • Escasez de brazos y endebles útiles que impiden atacar la espesura del bosque y la empresa roturadora.

    • Con esos bajos rendimientos no se garantiza el sustento, por lo que el bosque se convierte en un espacio económico de vital importancia ya que no solo llevan a pastar a sus animales, sino que también acuden a desarrollar la caza, la apicultura, la recolección de frutos silvestres, con los que completan su dieta.

    • Se deja sentir un crecimiento lento e ininterrumpido posibilitado por la conquista paulatina de nuevos campos e introducción de adelantos técnicos en el Occidente Europeo como el molino hidráulico, la carruca, y los cereales de primavera, que aunque se introducen, no se generalizan hasta los siglos centrales de la Edad Media.

    EL TRIUNFO DE LA GRAN PROPIEDAD FEUDAL

    • La pequeña y mediana propiedad campesina libre de la dependencia a un señor (aldea) no llega a desaparecer nunca entre los S.VIII - S.X y parece ocupar un lugar más importante de lo que se creyó en el sistema económico altomedieval.

    • Amenazado, se haya en retroceso habitual, ya que el campesino por necesidad, vende sus tierras o las pierde por solicitar un préstamo que no pueden pagar, mientras que otros ceden sus tierras a un señor poderoso para acogerse a la protección que les ofrece frente a las ofensas militares el estado, y frente a los peligros que les acechan, o para defenderse del propio señor.

    • Por esto la pequeña y mediana propiedad campesina libre se incorpora a las propiedades de los nobles y de la iglesia dueña de un 20% del suelo del Occidente europeo, y se asiste al triunfo de la gran propiedad feudal, mientras que los extensos dominios de la iglesia que aún se llaman villae constituyen la pieza clave de la economía.

    • A partir de la información suministrada por la capitular de villas y por los polípticos, los historiadores de la economía construyeron a finales del siglo pasado un modelo de cómo se comportaban dentro de las grandes propiedades.

    • Este modelo, conocido por régimen dominical clásico, fue recibido con gran entusiasmo por los historiadores de la Edad Media entre los que gozó de gran éxito hasta hace poco.

    • Así las grandes propiedades funcionan como grandes unidades de la producción, son grandes explotaciones que aparecen con la estructura también partita y se articulan en dos zonas diferenciadas:

    • La reserva señorial:

    • Que en los textos se llama "terra dominacata" o "mansus dominacatus" por lo que es el manso de señor que tiene como centro la "curtis" que es un espacio cerrado por un reto dentro del cual se levanta la vivienda señorial rodeada de un conjunto de edificaciones, la iglesia, las cabañas de los esclavos domésticos, la cocina, el horno, el lanero, el lagar, las bodegas, los establos, el huerto y el jardín... que son indispensables en todas las explotaciones agropecuarias.

    • La reserva señorial es un manso de grandes dimensiones, con campos de cereal, parcelas de viñedo y prados de siega, que son un 20-40% de la superficie cultivada de la villae, y que además se halla adscrita la totalidad de los terrenos y pastos, pero estas están abiertas al uso de los campesinos del dominio.

    • Los mansos:

    • Esta zona está formada por múltiples tenencias integradas por la casa del tenente y su huerto y también por parcelas de tierra adecuadas al cultivo de cereales y así lleva aparejadas el derecho de uso y el aprovechamiento de bosques y baldíos del momento.

    • Los mansos son pequeñas parcelas de explotaciones agrarias que el señor cede para que las trabaje, habite y vivan las familias de campesinos, unas jurídicamente libres (colonos), otras de condición servil, lo que se traducirá en la creación de dos tipos distintos de mansos:

    • Mansos ingenuos: Destinados a ser ocupados por los colonos.

    • Mansos serviles: Creados para los esclavos que el señor domicilia.

    • En términos generales los ingenuos son mayores que los serviles, pero también se distingue en las cargas laborales que son más onerosas para los esclavos que para los ingenuos.

    • El propietario exige al colono el pago de censos en especies y también en dinero, y ellos han de ser abonados por el disfrute del manso y por el aprovechamiento del bosque, los pastizales y otros como recuerdo de viejas cargas cedidas por el monarca al señor, pero el importe de esas tasas es ligero, por lo que no son una carga pesada a la economía campesina y reporta ganancias poco sustanciales a los señores que aún extraen la mayor parte de los ingresos del cultivo de la reserva y por ello lo que espera de los tenentes es que le presten gratuitamente una serie de servicios laborales, como acarrear los productos, reparar los edificios, y aportar hombres para la explotación de la reserva.

    • Esta es la razón de ser de las tenencias, que aseguran la reproducción de la producción de la reserva.

    • Hubo momentos en que fue tan difícil alimentar todo el año a equipos enormes de esclavos y necesitándolos en la siembra y la siega.

    • Reserva y mansos son dos partes distintas, pero a la vez dos zonas complementarias unidas por lazos firmes que ninguna realiza sin la otra, y forman una unidad orgánica, y las corveas que han de realizar son el nexo entre las dos zonas, por lo que son el elemento esencial del régimen dominical clásico.

    • Ignorando que los textos a partir de los cuales se elaboró este modelo, solo se refiere a los grandes territorios rústicos del Loira y el Rin, los medievalistas lo presentaron como forma característica de explotación de la tierra en todo el Occidente.

    • La utilización de la palabra villae servía para relacionar las zonas, y la validez de este modelo cayó cuando los historiadores se liberan de los condicionamientos e investigan el pasado no meramente de zonas no recogidas en los polípticos y se comprobó que los grande dominios rústicos nunca abrieron el mapa del Occidente europeo y en zonas aún no se había instalado el régimen de propiedad privada y también se vio que el régimen dominical clásico era también algo excepcional cuyo ámbito se circunscribe solo al territorio delimitado por el Loira y el Rin.

    • Se aleja del modelo por no presentar una estructura bipartita por carecer de mansos unas veces o de reservas otras, o porque coincidiendo con el modelo, en la estructura rompen con él por no ser dos partes complementarias, sino que son independientes y los mansos están habitados por colonos que solo deben unos censos en especies y a veces en dinero.

    • Ni siquiera en regiones en las que se implantó el régimen, pudo mantenerse mucho tiempo porque al constituir las corveas, para que funcione es necesario que exista un equilibrio perfecto entre las necesidades de fuerza de trabajo y los servicios laborales que pueda proporcionar la reserva.

    • Está sujeta a cambios, sujetos a variaciones que ponen en peligro el equilibrio y al final producen la ruptura del mismo (cambios demográficos, etc.).

    • Las grandes propiedades también experimentan modificaciones en las tierras de cultivo de la reserva, y se puede ampliar la roturación de baldíos y no va acompañada de la creación de nuevos mansos, por ello se desequilibra, pero también pueden crearse nuevos mansos, lo que sucede en caso de matrimonio eclesiástico.

    • Los polípticos del S.IX transmiten la imagen de un desorden mal gobernado, un sistema ya en vías de transformación y ello se precia por las discordancias entre el número de mansos y el de tenentes, ya que los mansos pierden ya su primitivo carácter de explotación unifamiliar para ser unidades de percepción de rentas por parte del señor, también hay discordancia entre el estatuto jurídico del manso y la familia que lo ocupa (un libre ocupa uno servil y viceversa).

    • Las causas se establecen por el rango del manso que ocupan, no por la condición del individuo y esto es un indicio de avance a la integración de los colonos y esclavos en una misma condición de campesinos dependientes.

    • De acuerdo con el modelo, el gran dominio es un organismo cerrado que vive replegado sobre si mismo sin contactos con el exterior y con una economía orientada exclusivamente a proporcionar a la clase señorial todo lo que necesitan para que no se priven de nada, pero esto no es un reflejo fiel de la realidad.

    • Un mundo feudalizado como este, amenazado por la escasez que no tiene excedentes y las capas de la población carece de recursos económicos para efectuar grandes compras, los intercambios mercantiles no pueden ser fuertes y el comercio no ocupará una parte importante.

    • Así la economía del S.VIII - S.X será autárquica, procurando depender lo menos posible del exterior, pero una cosa es no desarrollar una economía mercantil y otra distinta es ignorar el comercio y prescindir de el, y es que los señores no pueden permanecer a espaldas del comercio, porque lo necesitan para dar salida a los excedentes a la producción de sus dominios.

    • Esta clase necesita además el comercio para adquirir artículos de calidad y suntuarios que traen de la lejanía, y ni siquiera los campesinos pueden prescindir del mercado y ello porque necesitan artículos de primera necesidad que no obtienen directamente (sal), y para vender sus escasos excedentes o para vender lo que necesiten para reunir monedas que entregar al señor, que mide en numerarios censos y multas por la comisión de delitos.

    • Los intercambios se reactivan a partir del reinado de Carlomagno, el comercio no es tan inmenso como podría parecer por los textos que hacen referencia al interés por legislar sobre asuntos desahuciados.

    • Estos textos del comercio obedecen al deseo de moralizar las prácticas comerciales las condenas, por ejemplo a la usura.

    • Esto por la voluntad de los monarcas de controlar la actividad a veces sospechosa porque la separación entre el comercio y el pillaje no está bien definida y responde a la conveniencia de dispensar una protección especial a los mercaderes que durante sus trayectos, son extranjeros y se encuentran poco protegidos por las leyes locales y precisan protección especial.

    • Estos mercaderes están expuestos a ser robados por transportar mercancías caras y con todo ello, ese interés evidente por poner en control el comercio solo cobran sentido en una reanimación del comercio que en las últimas aprensiones se estimula por le tráfico de esclavos y porque los invasores pondrán en circulación el botín.

    • Se reactiva el comercio del territorio local y comercial, lo que se ve por la continua apertura de nuevos mercados y se reanime también de la mano del enriquecimiento de la nobleza el comercio a larga distancia que descansará en la mediación de especialistas en comercio, que son los mercatores y se produce un cambio en ellos que es un inicio de la importancia que adquiere el comercio.

    • Los sirios desaparecen y aunque los judíos se mantienen, pierden el monopolio y ahora aparecen los negociantes occidentales, frisones, ingleses, venecianos que encuentran aquí un modo de progreso económico.

    • El tráfico comercial es más activo en los dos extremos del continente, a orillas del Mediterráneo y del Mar del Norte donde el Occidente carolingio se abre al exterior, en el Mediterráneo con Bizancio y el Islam que eran prósperos y florecientes superiores a Occidente, en el Mar del Norte se ponen en contacto con ingleses, escandinavos y eslavos, sociedades que son más arcaicas que Europa Occidental.

    • El comercio mediterráneo conserva su tradicional carácter elitista como en el paso se alimenta de productos exóticos, artísticos de excelente calidad, especias, sedas, joyas, marfiles, perfumes, etc., artículos cuyo destinatario era una clientela selecta y refinada así como restringida, y segura, como son los señores para los que el lujo es fundamental.

    • Occidente paga las importaciones en dinero y también exporta hierro y artículos manufacturados como armas pese a estar prohibido este comercio, y también se alimentaba con paños de Flandes y capas frisonas, pero fundamentalmente exportaba esclavos, algo también prohibido, pero muy solicitado por los mercaderes islámicos que alcanzarán precios muy altos.

    • Un historiador alemán H. Pirenne defendió que la expansión musulmana al convertir al Mediterráneo entre dos civilizaciones y hacer de ese mar un medio peligroso e inseguro, habría provocado un colapso total en esa vía, pero hoy se sabe que esto es erróneo, ya que si es cierto que el Mediterráneo Occidental queda expuesto a las presiones de los corsarios musulmanes que desde España y el Norte de Africa atacan Francia e Italia y asaltan toda embarcación que está en el Mar, esas acciones no llegan provocar la ruptura de los intercambios comerciales, aunque si originan el declive de la ruta antes más utilizada (Marsella por el Ródano hasta el Norte en Lyón).

    • Pero no colapsó porque la cristiandad encuentra rutas alternativas para burlar a los piratas, y aseguran la comunicación al Mar del Norte por dos rutas:

    • Siguiendo el curso del Rin, franquear los Alpes y penetrar en Italia, llegando a Pavía en el Norte de Italia donde adquieren objetos preciosos y ello por la creencia en el S.IX en la que se relata que la gente de Pavía se adornaba con cintas de púrpura, después seguía por el valle del Po hasta Venecia y después a Bizancio.

    • Arranca del Noroeste y atraviesa el territorio Franco, salva los Pirineos y penetra por Cataluña en la Península y llega hasta Al-Andalus, la cual es una ruta importante en el tráfico de esclavos.

    • A fines del S.VIII empieza a competir con el Mediterráneo el foco mercantil del extremo Noroccidental de Europa, zona del Mar del Norte, donde la intensificación de los intercambios se produce por el desplazamiento de los centros de poder siguiendo los pasos de los nobles y también la instalación de centros monásticos.

    • Hay un elevado número de señores que ahora se instalan aquí y comercian con vinos y también con paños frisones lo que permite formarse una idea es que Carlomagno los enviase al Papa y además también demandan materiales de construcción para levantar iglesias, monasterios y obras de arte y objetos suntuarios para acentuar la solemnidad del culto de la liturgia cristiana.

    LOS INTERCAMBIOS MERCANTILES Y LA CIRCULACIÓN MONETARIA EN UNA SOCIEDAD QUE CIFRA SU IDEAL EN LA AUTARQUÍA

    • En la zona ribereña del Mar del Norte empieza a tejerse una malla de vías comerciales, unas que comunican el Noroeste de Europa con el mundo mediterráneo, otras que ponen en contacto la zona del Norte de Francia con los países vecinos, una de las cuales lleva a Inglaterra, país con el que el Occidente carolingio mantuvo relaciones económicas intensas por la presencia de mercaderes ingleses en el continente y mercaderes frisones en Londres.

    • Otra vía pone en contacto la zona del Mar del Norte con Escandinavia y la zona del Mar Báltico, hasta donde llegan los mercaderes frisones en busca de artículos de procedencia oriental que los varegos (suecos) traen desde el Mar del Norte a través de Rusia siguiendo los cursos de los ríos.

    • Otras rutas llevan hacia la Europa eslava que constituye la principal cantera suministradora de mercancía humana que se exporta hacia el mundo musulmán.

    • La moneda constituye un indicador bastante fiel para medir la importancia de los intercambios que constituye un instrumento que facilita esos intercambios.

    • Los reinos germánicos fueron herederos del sistema económico tardorromano, por ello acuñaron monedas de oro que por su excesivo valor tenía poca utilidad para la vida normal, pero se da paso gradualmente a la fabricación de monedas de plata.

    • Este proceso de paso del oro a la plata culmina en esta etapa histórica a partir de los carolingios y hasta el S.XIII el sistema monetario europeo se va a basar en el patrón plata y va a tener como unidades básicas la libra, el sueldo y el denario (dinero):

    • Libra: Es una unidad ponderal equivalente a 20 sueldos.

    • Sueldo: Es una moneda de cuenta, unidad para establecer el valor de las mercancías pero como moneda tal no existe, pero equivale a 12 dineros.

    • Denario (dinero): Son las únicas monedas que circulan y su submúltiplo recibe el nombre de óbolo.

    • Estas nuevas piezas de plata de inferior valor pueden llegar ya a capas más amplias de la población, al tiempo que resultan mucho más indicadas que las monedas de oro y el numerario.

    • Empieza ya a vivificarse la economía Occidental aunque el simple intercambio de productos no desaparece, se advierte que el dinero se utiliza como instrumento de pago en las transacciones mercantiles y además va penetrando en el medio rural sobre todo en las provincias meridionales del Imperio Carolingio.

    • Duby nos muestra como en Borgoña e Italia muchos campesinos acostumbran a abonar en metálico censos y tasas que antes satisfacían en especies, e incluso tampoco son contados los que por esas fechas se redimen de las corveas que realizaban en beneficios al señor, mediante la entrega de una cantidad en metálico, dinero numerario que el gran propietario destinará a contratar los servicios de jornaleros.

    • Al amparo de esta incipiente reanimación S.VIII - S.X de los intercambios mercantiles y de recuperación monetaria se asiste a los inicios del renacer de la vida urbana, las ciudades antiguas que se habían ruralizado empiezan a despertar de ese letargo en el que estuvieron sumidas y comienzan a recuperar las funciones propias de una aglomeración urbana.

    • Junto a ellas surgen por vez primera otras ciudades nuevas y suelen nacer a la sombra de un castillo o fortaleza enclavadas en el área Noroccidental en un espacio en el que la ciudad romana no era, a lo largo del curso de los ríos como el Mosa, el Escalda, o el Rin, o a orillas del Mar del Norte y el Canal de la Mancha.

    • Su embrión lo constituyen unos recintos cerrados en los que los mercaderes almacenan los géneros con los cuales trafican y que están esperando ser llevados por los caminos o por los navíos que surcan el Mar del Norte, y lo que en principio comenzaron siendo almacenes terminan siendo enclaves comerciales.

    EL FORTALECIMIENTO DE LA ARISTOCRACIA Y EL DETERIORO DE LA CONDICIÓN CAMPESINA

    • La cristalización del sistema económico feudal supone la concreción del sistema de relaciones sociales, característica del feudalismo y con él, las dos clases, señores y campesinos que al igual que el sistema económico, se venía gestando desde la crisis del feudalismo, ya en el S.VIII San Bonifacio comprendió a la perfección no solo la gran complejidad y la verdadera esencia del tejido social:

    • Orden de jefes = Orden de ricos.

    • Orden de ricos = Orden de pobres.

    • La dinámica social de este periodo puede resumirse en dos puntos:

    • Ascenso y fortalecimiento de la aristocracia:

    • Continua imparable el proceso de enriquecimiento social y político de la nobleza en la etapa anterior, proceso que condujo al debilitamiento de la actividad monárquica y que supuso consecuencias funestas tanto para los visigodos como para los francos merovingio, en un periodo de expansión del estado franco que se expande por gran parte del continente incide en su crisis.

    • Los señores altomedievales se apoyan en la preeminencia social que le da:

    • Por un lado a la riqueza, que se expresa en la posesión de extensos dominios rústicos que les pertenece a título de plena propiedad, y otros disfrutan en calidad de feudos que les han sido otorgados por el monarca o un señor de rango superior al cual se encuentra unidos por vínculos de vasallaje, por lo cual está condicionado a la fidelidad y servicio (auxilium et consilum), por lo tanto se pierde al romperse la relación bien por el fallecimiento del vasallo o por incumplimiento, aunque en la práctica se advierte que los vasallos pugnan por hacer hereditario el feudo, con lo cual pasa a integrar el patrimonio de los nobles.

    • Por otro lado el poder sobre los hombres que habitan sus dominios que potencian la potencia económica de los señores.

    • Gracias a la prosperidad de la tierra y el poder sobre los campesinos que las trabajan, los señores consiguen llevarse la mayor parte en la distribución de la renta social, apoderándose de la práctica totalidad de los excedentes que muy pronto van a ser dilapidados por una clase que hace del lujo, y generosidad el signo externo de su poderío, pero la propiedad de la tierra.

    • Esto va a hacer que este grupo se especialice en una función social que reviste gran importancia en una sociedad dominada por la violencia y las agresiones, mientras que la clase campesina está condenada a trabajar para ganarse su sustento y para asegurarse no solamente la manutención de la clase de señores sino incluso la existencia de estos como clase social dominante.

    • Una clase que hace del combate su monopolio en unas fechas en las que el cumplimiento de los deberes militares se convierten en una carga muy pesada para los intereses campesinos.

    • El peso de los encuentros bélicos, pasa a recaer sobre la caballería pesada y al mismo tiempo el armamento de los combatientes se perfecciona y se hace más moderno con elementos cuya fabricación intervienen el hierro en una proporción cada vez mayor, por lo tanto, gana en contundencia pero se vende más cara y son más difíciles de manejar.

    • De esta forma se cierra la posibilidad de hacer la guerra a caballo a quienes no poseen medios para hacer frente a este equipamiento y a quien no tiene tiempo para especializarse, lo que explica que en la 2ª mitad del S.IX en algunas zonas de Europa, la palabra Miles deje de designar al simple guerrero y para nombrar la posición social del noble.

    • Dada la condición, la nobleza tiene en sus manos unos instrumentos que se revelan efectivos de cara a consolidar su preeminencia socioeconómica, tanto sobre los campesinos sometidos como sobre las comunidades de campesinos libres de los alrededores de sus dominios a través de las cuales van a extender sus dominios, estos campesinos terminan entrando en la dependencia con el señor.

    • Pero además se revela todo esto como instrumentos que revisten de gran eficacia a la hora de acrecentar la potencia política de esa nobleza y ni siquiera los monarcas pueden ignorar su potencia y si quieren gobernar tienen que contar con los apoyos y fidelidad de esa nobleza, y esto lo conocen bien los carolingios, cuya dinastía que sin el respaldo de la nobleza jamas hubiesen podido sentarse en el trono.

    • Pero la lealtad y colaboración nobiliarias hay que recompensarlas o comprarlas con generosidad, y los monarcas únicamente pueden ganarse a la nobleza cuando satisfacen sus exigencias económicas mediante la concesión de importantes donaciones de bienes rústicos, y de hecho algunos historiadores sospechan que la necesidad de tierras es una de las causas que motivan la continua expansión territorial del reino franco, pero también solo pueden tenerla cuando los soberanos sacian también sus ansias de poder, hacedora partícipe del poder político, con cargos y funciones públicas.

    • Por esta razón cuando el rey deja de ser un guerrero y se integre en la política expansionista, ya que no hay forma humana de impedir que los nobles usurpen las prerrogativas del monarca y sus representante, y que administren de forma personal en su provecho esos distritos cuyo gobierno les había sido confiado.

    • El engrandecimiento nobiliario constituye el factor decisivo de cuantos intervienen en la descomposición del estado carolingio, en un conjunto de células políticas cada vez más pequeñas con autonomía casi toral conforme a la autoridad monárquica.

    • Algunos señores laicos, los más grandes propietarios de estas células van a incorporar ya una parcela del poder político, y al carácter privado sobre los campos, añaden una autoridad pública que van a ejercer no solo en sus dominios sino también fuera de los límites de sus propiedades y a las personas no sometidas.

    • En virtud de esta autoridad los señores se alzan con el derecho de ban para castigar, les faculta para velar por el mantenimiento de la paz y el orden en sus señoríos y par erigir los molinos en monopolios de uso obligatorio con pago de tasas, pero también les capacita para crear mercados y para participar a través de ellos en las ganancias que reportan, y para establecer y recaudar impuestos antes debidos al estado.

    • Lo más apreciado era la administración de justicia con el arbitrio absoluto del señor, por otro lado reporta grandes beneficios (multas), medio para apoderarse de los bienes de los campesinos ya que a finales de este periodo se pone en marcha el señorío jurisdiccional que va a imponerse en todo el Occidente Europeo a partir del S.X.

    • Dentro de la clase de los señores feudales se integra la iglesia, que no tiene que envidiar a los señores laicos, en cuanto a propiedad supera a las fortunas laicas y el patrimonio tiene la ventaja de estar protegido de particiones hereditarias.

    • Tampoco se queda atrás en ascendiente social ya que se identifica con la aristocracia laica de la que proceden los altos cargos eclesiástico, que solo se distinguen en un punto, que es la función social, ya que estos son especialistas en la oración.

    • Pero con ser abismal la diferencia entre el combate y la oración, estas dos funciones sociales muestran analogías en sus repercusiones sociales, ya que la oración es una función alejada de la vida económica de tal forma que para poder dedicarse a ella los jerarcas necesitan que otros se encarguen de asegurarles el sustento ya que viven de la explotación de los campesinos.

    • En 2º lugar la oración es un medio tanto o más efectivo de monopolio al convertir a la iglesia en un elemento mediador entre Dios y el hombre y coloca a la clerecía en una situación privilegiada para mover el ánimo de los fieles bajo la promesa del perdón de sus pecados o amenaza de penas capitales, además la iglesia puede inclinarlos a ser generosos con la propia iglesia, y a que se resignen a sus situación.

    • En 3º lugar, la espiritualidad de su función y la preparación cultural explica el ascendente que ejercen sobre los monarcas que los utilizaran como uno de los soportes de su poder al utilizarlos como funcionarios.

    • Deterioro progresivo de la actividad campesina:

    • A medida que la aristocracia laica y eclesiástica afirma su posición preeminente en el plano socioeconómico y político, el campesinado sufre un proceso de degradación en condiciones de vida y consideración social.

    • La libertad campesina sigue retrocediendo, de tal manera que cada día, nuevos campesinos que habían conseguido salvaguardar su independencia económica y personal, pasan a engrosar las filas del campesinado dependiente.

    • Dentro de este campesinado dependiente, los textos del pasado carolingio advierten dos categorías sociojurídicas:

    • Los esclavos:

    • Servus (masculino) y ancilla (femenino) cuya situación jurídica es muy endeble por cuanto son objetos propiedad de un amo que puede disponer de sus esclavos y de su fuerza de trabajo.

    • Como objeto, los esclavos están excluidos de las instituciones públicas, y no se les reconoce ningún derecho ni deber público, pues es el amo quien se ocupa de ellos.

    • Aunque todos los esclavos reciben ante la ley la misma consideración y las condiciones reales de existencia difieren según se trate de esclavos domésticos o domiciliados.

    • La situación de los primeros se asemeja a la de los esclavos clásico, que siguen trabajando en equipo, siempre al servicio del amo, y por supuesto no se benefician del fruto de su trabajo, mientras que los servi casati (domiciliados) gozan de cierto margen de autonomía y disponen de su tiempo y de benefician del producto de su esfuerzo.

    • Los colonos:

    • Nombre que las fuentes de la época denominan en algunas regiones de europa a campesinos jurídicamente libres que viven en un señorío territorial y cultivan estos dominios.

    • Ante las leyes son libres pero esa libertad les sirve de muy poco porque se encuentran subordinados a la voluntad de un señor, unidos por unos lazos de naturaleza económica y personal tan estrecha que coartan su libertad.

    • Esta división inspirada por criterio jurídico puede parecer arbitraria porque en principio parece que no refleja la situación real de esas personas que se evidencia cuando se observa que los servi casati ya disfrutan de un manso, de una autonomía que no armoniza con la privación de libertad de la esclavitud.

    • Los colonos libres ante la ley, pero con dependencia tan estrecha que no es compatible con la noción de libertad.

    • Las diferencias jurídicas si repercuten en las condiciones de existencia, lo que es lógico porque cuanto más rígidos los vínculos del campesino con el señor, más posibilidades tiene de apoderarse de los excedentes de su producción.

    • Esto queda atestiguado en algunos textos redactados en la 1ª mitad del S.VIII (ley de los bávaros y alamanes), y en el S.VIII los esclavos domiciliados soportan cargas mucho más duras que las de los colonos.

    • En tanto que los colonos satisfacen los censos proporcionales a su producción, los esclavos están obligados a abonar censos fijos cuyo importe es establecido por el señor sin tener en cuenta sus medios.

    • Mientras los colonos prestan unos servicios laborales delimitados y conocidos de antemano, los esclavos tienen que representar un refuerzo permanente a los esclavos doméstico y trabajar en lo que el señor les ordene en 3 días.

    • Sus mujeres harán los trabajos que les asignen sin que se especifiquen, y según el políptico del S.IX, los talleres textiles dice que en el peso de las corveas estriba la causa de las diferencias que presentan los mansos en su superficie (mansos colonos o serviles).

    • Los mansos serviles, como se aprecia en el políptico del S.IX, revisten dimensiones más reducidas, debido a que el señor da por sentado que esos esclavos tienen que dedicarse a un manso más amplio, y también da por supuesto que no necesitan disponer de un lote de tierras, ya que el señor se encarga de mantenerlos.

    • Los esclavos con tenencias más pequeñas viven en condiciones económicas precarias, en cambio los colonos disfrutan de un condición económica más desahogada, por ser mansos más extensos y contar con más tiempo para dar más atenciones a la tierra, obtienen cosechas y pueden adquirir equipos técnicos.

    • En concreto los polípticos al enumerar los servicios debidos por los colonos estipulan que los instrumentos no son aportados por el señor, sino por el propio campesino, por lo que los colonos ya poseen arado e instrumentos de labor.

    • A los esclavos se les pide que hagan en la viña del amo el cultivo, mientras que los colonos por esto están en condiciones de obtener excedentes que conducirán al mercado donde los cambian por una suma de monedas que ellos no retienen, sino que deben entregar al señor como rentas, tasas, censos (políptico).

    • Estas diferencias entre esclavos y colonos se van borrando paulatinamente y al igual que en los tiempos finales del imperio romano, estas diferencias se amortiguan a medida que disminuye el número de esclavos.

    • Pero las diferencias entre esclavos y colonos se van difuminando al endurecer las condiciones de vida de los colonos y se desgracia su vida al quedar sometidos al gran propietario que acaba por sumirse al vínculo de esclavos.

    • Los polípticos dejan entrever que este proceso está en una fase muy avanzada en la 1ª mitad del D.IX, e informan de esa realidad porque nos descubren que las uniones entre esclavos y colonos son muy frecuentes.

    • También dejan al descubierto que se ha roto la correspondencia entre estatuto jurídico de las personas y el manso que esas tierras ocupan, y al quebrarse los censos y los servicios que al principio eran fijados atendiendo al estatuto jurídico de las personas y el manso que ocupan.

    • Al quebrarse los censos y los servicios que al principio eran fijados atendiendo al estatuto jurídico, quedan por la propiedad de la tierra que no impide que sean los colonos o esclavos.

    • Todos los dependientes son invariables calificados como "gentes de" u "hombres de" lo que denota pertenencia a otro, y por fin a fines del S.X la distribución inicial entre esclavos y colonos se desvanece por completo de manera que ambos terminan fundiéndose en una dependencia común que es la servidumbre medieval, una especie de mancha que se sufre de por vida y que se trasmite por vía hereditaria de padres a hijos, y solo hay una forma de escapar, con la concesión por el señor de una carta de liberación.

    • La servidumbre es una condición menospreciada que entraña en ocasiones la adscripción a la gleba (tierra que ocupan y trabajan), unidos al extremo de sufrir el mismo destino que la tierra, que priva a estas personas de la libertad de movimiento.

    • Si normalmente comporta adscripción a la gleba, la servidumbre supone la adscripción estrecha al propietario, en este sentido tienen su origen un largo conjunto de prohibiciones algunas de las cuales resultan humillantes y condicionan la libertad de los siervos, que no son dueños de sus personas, y pertenecen al señor.

    • Los documentos presentan a estos hombres como hombres propios, pero la propiedad no es absoluta para diferenciarla de la propiedad absoluta de los siervos:

    • Derecho canónigo: Les niegan el ingreso al sacerdocio porque para servir a Dios hay que ser libre.

    • Derecho civil:

    • Admiten infligirles castigos corporales, pero no admite el testimonio de un siervo en un proceso contra un hombre libre.

    • Sobre ellos pesan sujeciones judiciales: expenden de la justicia señorial, y no cabe apelar contra las sentencias del tribunal señorial ante el tribunal público.

    • Se les prohibe contraer matrimonio con una persona de distinta condición social o de otro señorío, aunque cabe la posibilidad de levantar esta prohibición con el pago de una tasa, en francés recibe el nombre de farmariage, cuyo equivalente en castellano sería ossas o huesas.

    • Están incapacitados para ostentar un patrimonio en plena propiedad y para legar sus bienes y debe entregar la mejor cabeza de ganado, mueble, prenda de ropa y cantidad en metálico al señor una vez muerto, lo que se llama marnmorte y en la Península Ibérica nuncio o luctuosa.

    • Pero los señores por la incapacidad de los siervos de poseer propiedades no solo pueden imponerle el pago de esas tasas, sino tomar parte de la tierra si muere sin descendencia (mañerros=mañería).

    • Algunos siervos están sujetos incluso al pago de una capitulación que se paga por cabeza, prueba de que no son los sueños de su persona.

    • La servil es una marca que se sufre durante toda la vida.

    • R. Hilton:

    • Emplea el término de servidumbre en una actitud más abierta de forma que adopta la explotación, trabajo dentro del sistema feudal que consiste en la aprobación del señor del excedente de la producción campesina directa o indirecta.

    • Dependencia campesina en marco del feudalismo, en cambio, su acepción restringida solo afecta a una parte de esos dependientes, convivieron con otros campesinos legados por vínculos más distendidos y relajado que pese a cederle censos y rentas tenían derechos más amplios sobre sus personas y sus bienes.

    • Los siervos por lo tanto forman una parte del campesinado dependiente.

    • El campesinado libre retrocedió ininterrumpidamente durante este periodo, pese a ello en el S.X todavía un número más o menos elevado de campesinos que a pesar de los progresos del poder señorial, habían conseguido su independencia económica y su poder personal, se les va a asestar un golpe muy duro a raíz de la caída del Imperio Carolingio, cuando los grandes se invistan del derecho de obligar, ordenar, y castigar, en el dominio jurisdiccional y ejerzan sus atribuciones sobre las personas de unos campesinos que hasta entonces no les pertenecían.

    • Empiezan a considerar como suyos a todos los hombres de su distrito, y los antiguos campesinos libres quedan expuestos a la arbitrariedad de un señor que les administra justicia, impuestos y tributos, les fuerza a utilizar ese molino, les desampara de propiedades y bienes comunales y de las tierras que hasta entonces les habían pertenecido.

    • Estos campesinos acaban despegados de una serie de derechos inherentes a la libertad (payeses de remensa catalanes).

    La respuesta del campesinado

    • El proceso de engrandecimiento de los señores feudales y recrudecimiento de la situación campesina no está exento de problemas, por la actitud de rechazo en el campo a aceptar esta situación, y el descontento se manifiesta en una serie de movimientos con tipología muy variada, pese a lo cual tienen dos características fundamentales, el rechazo al poder señorial contra el que se dirigen, y lo que quieren es frenar el avance del gran propietario señorial y el señorío jurisdiccional y obstaculizar las pretensiones señoriales que los someten a una dependencia muy rígida.

    • No aspiran a la implantación de un nuevo orden social, sino que se conforman con conseguir cierta mejoría en sus condiciones de vida y por lo menos impedir que esa situación empeore, y expresan su malestar a través de quejas y reclamaciones que no suelen tener éxito, aunque los mejores resultados se obtienen con su negativa a esas condiciones sometidas como novedad inaceptable, provocación gracias al nulo interés que ponen en las prestaciones, desgarra en corvea (Mark Bloch lo denomina protohuelga) y muy eficaz la huida del dominio en busca de la libertad.

    • Duby es proclive a reservar a los señores el protagonismo de tomar las decisiones atendiendo a sus intereses, tiene que rendirse a la evidencia de los hechos, pero en alguna situación llegó a ser tan tensa que el campesinado estalla no pacíficamente sino que deriva hacia otras formas de rechazo más violentas como son las capitulaciones que denuncian conjuraciones tras las que se ocultan asociaciones populares de ayuda mutua que se dedican a robar y no satisfechos con ello incluso matan.

    • Estos textos se guardan de explicar porque tales acciones, ya que se limitan a prohibir estas acciones y a proporcionar los instrumentos a los señores para reprimirlo, pero no es difícil observar que es una manifestación que los campesinos del Noroeste europeo llevan contra los campesinos.

    • Este conjunto de denuncias llevan a dos conclusiones:

    • A la difusión de la huida, la fuga, la protohuelga, formas de protesta individuales, la existencia de esas revueltas ya requieren una organización del campesinado.

    • Repetidas demandas, circunstancia de que fuentes tan parcas como anuales constituye una prueba de que los campesinos tuvieron las fuerzas suficientes para forzar al poder público a intervenir.

    • De cuantas revueltas se produjeron la más célebre de todas fue porque se trataba de la más sangrienta, fue el levantamiento armado que en la 2ª mitad del S.X (997) protagonizan los campesinos de Normandía contra el Duque Normando (fuente posterior S.XII de un cronista anglonormando).

    • Los vikingos o normandos ya se establecieron en el continente y un grupo obtiene la donación de Normandía, y a mediados del S.XI partiendo de aquí toman Inglaterra, la dinastía anglonormanda, pero los hechos pueden aparecer deformados.

    • Se levantan por que Normandía región feudal no bien implantado, la dependencia campesina no era la tónica, y se vivía un clima de libertad, pero a finales del S.X se produce la introducción del señorío banal con sus consecuencias, que los campesinos no aceptan la subordinación y se alzan en armas contra la innovación.

    EL IMPERIO CAROLINGIO

    EL ASCENSO DE LA FAMILIA CAROLINGIA

    • Al entrar en el S.VIII la situación política del Occidente europeo es poco optimista en cuanto a lo primero que resalta es la falta de unión política, la dimensión de la cristiandad en los reinos que no sólidos ni estables.

    • Una serie de reinos debilitados disputan las islas británicas, en Italia hay dos poderes sobre la península, los lombardos, con autoridad monárquica debilitada, son ducados; y Bizancio que aun conserva posiciones en la península pero ya muy menguadas.

    • En la Península Ibérica los musulmanes se hicieron dueños desde el 711 y solo quedaron fuera de su control, las tierras pobres y montañosas del Norte donde comienza a despuntar el reino cristiano 718-722.

    • Francia es el estado más poderoso de Occidente, pero también lo es en apariencia porque sufre problemas internos serios que continuamente ponen en peligro la teórica unidad, estos problemas son:

    • La tremenda diversidad que económica, social y cultural diferencia a los heterogéneos territorios que componen ese reino desde Austrasia, la región más primitiva hasta Aquitania y Provenza, las más romanizadas del antiguo territorio de la Galia, y esa diversidad dificulta la integración de esos territorios bajo el mismo poder político.

    • También juega en contra de la unificación política las tendencias descentralizadoras que encarna la nobleza.

    • La concepción patrimonial que del reino tienen los francos no es la mejor para levantar un estado fuerte y poderoso porque se materializa una y otra vez en el reparto del reino y con él del poder político entre los hijos del rey difunto, y estas dimensiones provocan que los hijos se enzarcen en guerras civiles por las que esos contendientes buscan anular a sus adversarios políticos para restablecer en su provecho la unida política del reino.

    • Al comenzar el S.VIII el reino franco, técnicamente unido está dividido en tres, Austrasia, Neustria y Borgoña, a los que se añade Aquitania, una región independiente, antiguo asentamiento del Reino de Tolosa.

    • A partir de la 2ª y 3ª década, el panorama cambia y se ven más líneas políticas tendentes al reagrupamiento de fuerzas y entonces el reino franco inicia el proceso de reunificación y progreso, colocándose los cimientos de una importante construcción política, el Imperio Carolingio.

    • Este proceso tendrá como artífice a los reyes carolingios que serán los que capitalicen su nacimiento en su provecho, estos son una familia representante de la nobleza franca por gozar de gran fuerza socioeconómica y política que ya a principios del S.VIII supera el potencial de la propia monarquía.

    • Este empuje se apoya en 3 pilares:

    • Posesión de extensos dominios rústicos a lo largo de Austrasia.

    • Cargo de mayordomo de palacio de Austrasia que desempeñan distintos miembros de esta familia (hereditario) y que es responsable de los distintos servicios del palacio, que funciona como núcleo de la administración central, por lo que el mayordomo es el que tiene el instrumento de gobierno más eficaz.

    • Apoyo que le presta la nobleza, a la que las circunstancias atraen con concertaciones de tierras que los monarcas merovingios ya no pueden dar, con lo que potencian las relaciones feudovasalláticas.

    • Dentro de la familia de los carolingios, Carlos Martel, abuelo de Carlomagno, que fue guerrero y político de gran talla y que estará al frente de la mayordomía entre el 716-741.

    • En política interior, logrará recomponer la unidad del reino de Francia haciendo asegurar la integración de los reinos de Neustria y Borgoña hacia abajo la Corona de Austrasia.

    • El efecto de la reunificación y elemento de la misma es la nueva dimensión que con Carlos Marte adquiere la política exterior y ello porque le permite volcar en la política exterior la energía que antes gastaba en luchas intestinas porque permitirá que e aúnen las fuerzas divididas y enfrentadas entre si.

    • En política exterior afianzará las fronteras Noroccidentales del reino por una serie de campañas continuadas que conducen al sometimiento de frisones, el desplazamiento de los sajones, y la entrada en su órbita de los alamanes y bávaros.

    • A la vez Carlos Martel impone la superioridad de los francos en las regiones meridionales, a las zonas más romanizadas que serán las que mayor resistencia expondrán a la dominación, pero su sometimiento es vital por la poderosa vecindad del Islam que tras haber ocupado toda la Península Ibérica tratan de seguir avanzando.

    • La batalla de Poitiers (732), donde Carlos Martel triunfa frente al Islam y ello favorecía que la población franca se aglutine en torno a él por ser el que pudo derrotar a los musulmanes.

    • Los éxitos no contribuyen al reforzamiento de la debilitada autoridad monárquica sino que incrementó aun más el poder del mayordomo de palacio e Austrasia quien tiene en sus manos las riendas del reino franco.

    • El monarca ha quedado despojado de competencias que ahora una figura simbólica, un rey nominal cuya función es solo legitimar el poder político del mayordomo, pero Carlos Martel no da el paso que significaría el colofón de su carrera y que sería la destitución del monarca merovingio, esto lo llevaría a cabo su hijo Pipino III "el breve", que es el primer miembro que asume la dignidad real y para ello antes de tomar el poder del monarca se asegura de tener el apoyo de la nobleza y la iglesia.

    • La nobleza le apoya pero porque se supedita a que siga la política de dominaciones de tierras, hombres y poder que antes otorgaban siendo mayordomos, asimismo el papado también lo anima a tomar el poder, ya que el Papa dice que merece ser rey, quien tiene las riendas del poder.

    • Por lo tanto teniendo el apoyo de la nobleza y el papado, da un golpe de estado en el 751, mediante una asamblea de nobles reunida en Soissons se depone a Childerico (último rey merovingio) y se proclama rey a Pipino que es ungido por San Bonifacio.

    • En el 751 con ocasión del golpe de estado dado por Pipino se va a consolidar la alianza entre la iglesia y el gobierno franco, y para Pipino porque al convertirlo en rey por la gracia de Dios lo que hace es sancionar ese golpe de estado, legitimar el acceso al trono y par el papado porque en el nuevo monarca va a encontrar el valedor que precisa para rechazar a sus enemigos (los lombardos) reino que se haya en Italia, a expensas de los terrenos bizantinos.

    • Los lombardos toman el Exarcado de Ravena y la Pentápolis, y una vez que anexionaron estos territorios están presionando al Ducado de Roma que aunque forma parte del Imperio, está ante el gobierno de la Santa Sede.

    • En estos momentos las relaciones entre la santa Sede y los bizantinos es muy tensa por estar Bizancio dividido en una nueva querella religiosa que gira entorno al culto de las imágenes "iconoclastia", los emperadores son partidarios de esta condenación al culto a las imágenes que se defiende por Roma y se produce un enfrentamiento que se agrava cuando Bizancio empieza a dar un trato vejatorio a la Santa sede y al Papa.

    • El Papa solo puede confiar en la ayuda militar que le pueda prestar el rey franco, y Pipino obviamente en su calidad de rey por la gracia de Dios se ve obligado a defender a la iglesia, no solo a la franca, sino también a la iglesia madre.

    • Dando deber a esa petición, Pipino interviene militarmente contra los lombardos y gracias a ello a la vez que debilita la presión de ese pueblo sobre Roma, conquista la ciudad de Ravena y la Pentápolis, y en lugar de devolverlas al Imperio Bizantino, las dona solemnemente a la santa Sede, territorios que constituyen el embrión de los futuros Estados Pontificios.

    • Con esta intervención en Italia, Pipino está abriendo un nuevo frente en la expansión franca, donde va a insistir su hijo y sucesor Carlomagno, mientras tanto Pipino continua con esa política de consolidación que había iniciado Carlos Martel y somete a la nobleza de Aquitania y somete la Septimania.

    LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIO EN ORIENTE, PRIMER INTENTO DEL AGUSTINISMO POLÍTICO

    • Esa alianza entre el papado y el reino franco, además de sancionar el cambio dinástico y de deparar al pontífice ese velador, va a preparar el camino al Imperio en Occidente en la Navidad del año 800 cuando León III corone como emperador a Carlo Magno y nazca el Imperio Carolingio.

    • El Imperio Carolingio no significa a pesar de que el Papa intentaba hacerlo, la restauración del Imperio Romano sino una creación original producto de:

    • La voluntad papal de poner en práctica la teoría política del agustinismo político, porque en la configuración de esa doctrina, resultan determinantes las ideas que San Agustín defendió en sus obras "La ciudad de Dios", si bien es verdad que su pensamiento político se esquematizó tanto que salió bastante distorsionado de tal manera que en San Agustín lo que era integrar lo natural en los sobrenatural, se va a convertir en la absorción de lo natural sobre lo sobrenatural.

    • A fuerza del estado carolingio que convierte a ese reino de Carlo Magno en el marco indicado para poner en práctica esa teoría, lo que hará que Carlo Magno sea coronado como emperador.

    • El agustinismo político es una doctrina política que se inspira en una visión que el cristianismo propugna cerca del mundo, acerca del poder lo cual resulta natural, lo que va a romper con el equilibrio naturalista que lo impregnaba todo en la Antigüedad y proclama la supremacía de lo sobrenatural sobre lo natural, lo que implica la supremacía del poder religioso sobre el poder político.

    • Esto va a traer como consecuencia que la línea de separación entre lo político y lo religioso se vaya difuminando hasta hacerse imperceptible, lo cual va a provocar que cada una de esas dos instituciones, invada las competencias de la otra, lo que va a dar pié a la intromisión de la iglesia en la vida política y del estado en los asuntos internos de la iglesia en sentido amplio, la iglesia en el sentido agustiniano de la ciudad de Dios.

    • La sociedad romana se va a concentrar como una comunidad de creyentes, esta cristiandad es concebida como una sociedad de origen divino, fue instituida por el reino de Cristo, una sociedad a la que se pertenece con obligación del sacramento del bautismo, una sociedad cuya existencia transcurre en la tierra, la vida terrestre como paso al otro mundo, de hay que persiga unos fines sobrenaturales que se concentran en llevar a sus súbditos por la senda del bien.

    • Esa iglesia tiene que trabajar para que en el mundo terrenal se haga la voluntad de Dios, un orden social y político lo más acorde posible a la Jerusalén Celestial, esta sociedad si quiere conseguir esos fines precisa estar bien organizada y tener a su frente una autoridad que se responsabilice de esta sociedad.

    • Dios instituyó dos poderes para que asuma sus facultades cuando el no actúa:

    • Sacerdocio (poder espiritual): El Papa como sucesor de san Pero.

    • Reino (poder político): El emperador.

    • A cada uno de estos dos poderes, Dios confía al sacerdocio la administración de las cosas sagradas, pero también le encomienda la función de enunciar los principios cristianos y dictar las normas a las que van a atenerse.

    • Al reino le otorga la misión de velar por el mantenimiento de la paz, el orden, y la justicia, y crear el ambiente adecuado para que los sacerdotes puedan cumplir sus funciones sin dificultad, pero al tiempo le confía la misión de proteger a la iglesia frente a sus enemigos.

    • En su condición de defensor de la iglesia, el gobernante político contrae el deber de luchar contra el enemigo exterior de la cristiandad (el infiel que es el enemigo por antonomasia), y esta lucha va encaminada a ensanchar las fronteras de la cristiandad.

    • Este deber encuentra su máxima expresión en las cruzadas, explica que demasiado a menudo la expansión político militar y religiosoeclesiástico caminan de la mano de manera que las poblaciones conquistadas por las armas van a tener que integrarse en las estructuras eclesiásticas una vez recibida el bautismo.

    • Pero esa función de protector de la iglesia presenta una segunda vertiente pero obliga a combatir al enemigo interno que desde dentro de la iglesia puede poder en peligro la pura doctrina, es decir la herejía que se convertirá en un peligro político y no solamente sufrirá penas espirituales sino además físicas.

    • La política del estado se convierte en una teopolítica en el momento que se atribuye al poder político un origen divino, y esto ya fue anunciado en una de las epístolas a los romanos de San Pablo.

    • Este principio es aceptado por los monarcas medievales que ya empiezan a titularse "Rey por la gracia de Dios" que revela que la autoridad real no es un derecho de quien la ostenta, ni del pueblo, sino un favor otorgado por la divinidad, este rey por la gracia de Dios se sitúa por encima del pueblo, por lo tanto el pueblo no puede reclamar el poder político, lo que es una forma para justificar un poder absoluto.

    • Es una teocracia por lo que se les confiere a estos representantes en la tierra una sacralización, con una posición intermedia entre el vulgo y los seglares.

    • Esto no significa que entre el poder espiritual y político se dé una relación de iguales, en este esquema la primacía se reserva a uno de esos dos poderes, al sacerdocio, porque al orientarse su misión hacia lo divino es la que resulta definitiva de cara a la consecución de esos fines, en cambio el reino queda relegado a un lugar subordinado al sacerdocio, y es concebido como un simple órgano auxiliar que suple al sacerdocio en sus funciones, como órgano protector de la iglesia, que impone por la fuerza de las armas.

    • La fuerza del poder político, resultaría innecesaria si el sacerdocio supiera llevar por el buen camino a sus propios fieles (San Isidoro de Sevilla).

    • Entendido esto llegamos a la sucesión de que el Papa como sucesor de San Pedro, se erige como el jefe supremo dentro de la iglesia, y obviamente el emperador tiene que someterse esa autoridad pontificia.

    • Los intentos pontificios de aplicar este esquema en Oriente chocaron siempre con el fracaso, porque en Bizancio tropezaron con la resistencia que opone el Patriarcado de Constantinopla que a medidos del S.V se alzó con la cabeza de la iglesia oriental y que se niega a aceptar la primacía de la iglesia romana, y contra las actividades de gobierno del emperador bizantino, que se considera el autentico gobernador del imperio, el único capacitado para regirlo, el único por cuanto es sucesor de los antiguos emperadores romanos, además es la persona a la que Dios entregó ese imperio y le encomendó la misión de gobernarlo de acuerdo con los principios del cristianismo.

    • De ahí que ese emperador bizantino como heredero político del estado romano, se siente no solamente en el derecho de intervenir constantemente en los asuntos internos de la iglesia, sino incluso se siente en el deber de hacerlo.

    • El emperador bizantino toma de esta doctrina aquellos elementos que favorecen el absolutismo imperial y frente al sometimiento árabe el Papa, lo que hace es desplegar frente a la iglesia una política de signo cesaropapista.

    • Esa difuminación progresiva entre el poder espiritual y político, puede derivar no solo hacia la teocracia papista, sino también hacia el cesaropapismo que es todo lo contrario, y en esas circunstancias pretender aplicar en Oriente ese proyecto constituye una verdadera temeridad por cuanto esos intentos podrían ser interpretados como un desacato a su autoridad por parte de unos emperadores que no admiten en su imperio la más mínima discordancia.

    • Las cosas se rematan a mediados del S.VI con Justiniano, en cuyos territorios conquistados en Italia, se encuentran Roma y el Papa es súbdito de Justiniano por cuanto tiene tres opciones:

    • Desafiar la autoridad imperial, lo que sería una locura.

    • Ceder en sus propósitos, lo cual al Papa no le interesa.

    • Gregorio Magno, gran Papa de fines del S.VI (590-640) una persona célebre por su procedencia, seguridad y sus dotes como diplomático, comprendió que dentro de la jurisdicción imperial, jamas podía salir adelante una doctrina de este tipo, por lo tanto se acerca a otro ámbito no sometido a Bizancio y se vuelve hacia Occidente donde la primacía romana nunca fue puesta en entredicho, y Gregorio Magno contribuyó a hacer de ese Occidente una comunidad vertida en la vida por Cristo.

    • El estallido de la querella iconoclasta que provoca un grave enfrentamiento entre Oriente y Occidente es la gota que colma el baso, lo que decide el Papa es volver la espalda a Bizancio y poner los ojos en el estado franco con la confianza de que ahí se encuentra la formación política adecuada para poner en marcha este programa de modo que en el monarca franco va a encontrar al defensor, no solo para liberarse de la presión lombarda sino para liberarse del cesaropapismo oriental también.

    • Esta es la razón que lleva al Papa a sancionar en el 751 el golpe de estado dado por Pipino y a coronar medio siglo después a Carlomagno, su hijo, que se perfila como el candidato idóneo para desempeñar esa misión que el esquema político papal reserva al emperador por dos motivos:

    • 1º Motivo:

    • Carlomagno, es el soberano más poderoso de la cristiandad latina y es responsable de un estado cuyas fronteras se abren sin cesar hasta engullir la práctica totalidad europea.

    • Carlomagno lo que hace es continuar la política expansionista que habían desarrollado Carlos Martel y Pipino, y año tras año emprende una serie de campañas gracias a las cuales consigue conquistar el Reino Lombardo, también acude a la península respondiendo a una llamada de auxilio del pontífice, pero su comportamiento en Italia dista mucho del de su padre que donó esos territorios a la Santa Sede.

    • Carlomagno conquista el Reino Lombardo, y lo anexiona a su estado convirtiéndose en rey de Italia, y no solo conquista Italia sino también el Ducado de Baviera, poniendo fin a ese imperio que los ávaros habían creado entorno a Panonia (Austria-Hungría) donde forma una marca fronteriza.

    • Somete a los sajones y las campañas fueron muy violentas y prolongadas (772-804), y por último está seriamente preocupado en fortalecer las fronteras meridionales de su estado, esas tierras del sur que siempre opusieron mayor resistencia a la integración, tierras vecinas de los vascones y del Islam que a pesar de la derrota de Poitiers sigue empeñado en avanzar haciéndose con la Septimania o Narbonense.

    • Carlomagno aspira a extender su supremacía más allá de los Pirineos, su primera campaña fracasa contra los vascones navarros en la victoria de Roncesvalles, pero va a conseguir obtener un dominio decisivo frente al Pirineo Occidental hasta el Ebro y que sirve para controlar el avance del estado musulmán.

    • Como consecuencia de esa brillante actividad militar acaba convirtiéndose en un estado que no encuentra parangón en toro el occidente europeo, que no tiene nada que envidiar al Imperio Bizantino e incluso lo supera.

    • De hecho son muy contados los territorios que no fueron absorbidos dentro del estado franco (reinos anglosajones, Reino de Asturias, Dominios Pontificios y posesiones pontificias en Iberia, y Escandinavia). Solamente se sustrae a la autoridad del estado franco estos territorios, pero esto no significa que hayan conseguido librarse a su influencia, esta se deja sentir en la época de Alfonso II en el Reino de Asturias.

    • 2º Motivo:

    • Además aparece como el prototipo de gobernante cristiano porque en sus actos de gobierno procura no apartarse nunca de las normas impuestas por el cristianismo, e intenta siempre organizar la vida con arreglo a las exigencias éticas de la moral cristiana.

    • No contento con ello Carlomagno se nos aparece como un paladín de la ley cristiana siempre dispuesto a luchar por la propagación de esta ley (cuando somete a los vascones les obliga a recibir el bautismo), pero no solo se preocupa por dilatar esas fronteras de la cristiandad sino que también vela por conservar la unidad y pureza de la ley cristiana por lo que no tiene ningún reparo en intervenir en los conflictos de la propia iglesia, aunque esas doctrinas no surjan en su propio estado (iconoclastia).

    • Como gobernante cristiano muestra a lo largo de su reinado gran preocupación por la instrucción del clero, pero también la instauración religiosa de los fieles laicos, y exige a los eclesiásticos que se predique con regularidad.

    • El 25 de Diciembre del año 800 momento previo a la celebración de la Misa del Gallo en la Basílica del Vaticano, león III corona como emperador a Carlomagno, y con esa ceremonia se restablece en Occidente la institución imperial.

    • En opinión del Papa no se está creando un imperio nuevo que coexista con el Imperio Bizantino, sino que se forma la "translatio imperii", se le retira esa condición a un emperador que no se doblegaba al mandato del Papa y se le da al monarca franco.

    • El emperador bizantino pierde su condición de emperador romano para convertirse solo en rey o emperador griego, y como el papado sabe que le conviene disponer de una prueba histórica de que puede obrar de esa forma, la encuentra en un documento falso hecho en la propia cancillería a mediados del S.VIII y consta de 3 partes:

    • Procesión de fe de Constantino.

    • Circunstancias en las que se produjo la conversión de Constantino al cristianismo.

    • Disposiciones adoptadas por Constantino respecto al obispo de Roma, ya que una vez recibido el bautizo reconoce a Silvestre y a sus sucesores como sucesores de San Pedro y marca el principio de la primacía de la sede romana a la que han de someterse todas las iglesias del mundo, entre ellas, los grandes patriarcados orientales: Jerusalén, Antioquía, Alejandría y la propia Bizancio-

    • Un documento por el que cede los edificios, corona y atributos imperiales a la iglesia, pero el Papa se niega a llevar sobre la cabeza una corona.

    • En estas fechas se confecciona con el propósito de legitimar que Pipino no estaba dando esos territorios conquistados al Papa sino que se los estaba devolviendo.

    • Más tarde el Papa se da cuenta de que el documento da más de si, ya que Constantino cede la corona a la iglesia y si sus sucesores llevan la corona es porque el Papa se la cede.

    • El Papa está en su poder de disponer de la corona para dársela a aquellos que consideren apropiados y quitársela a quien no cumpla sus reglas.

    • A este respecto el titular del estado franco, tiene las mismas razones que el Papa da para colocarse al frente del imperio, pero el título de emperador le viene demasiado pequeño y no representaba su papel como protector de la iglesia, por ello el rey franco no se siente cómodo y aspira a llevar otro que lo distinga de los demás reyes occidentales que reflejando el verdadero lugar que ocupa, lo considere jefe de Occidente, por ello se comprende que en círculos palatinos ya empiecen a adornarlo de título más grandilocuentes y más acordes con la realidad:

    • Pater Europae: Forjador de esa unidad europea.

    • Gobernator Omnium Christianorum: Gobernante de todos los cristianos.

    • De todas formas no les satisface del todo porque no pasan de ser meros títulos y todo parece indicar que Carlomagno acariciaba la idea de instaurar una nueva forma política, la idea de la restauración imperial en Occidente, una aspiración que los intelectuales de su entorno se encargaron de perpetuar, entre ellos Alcuino de York, uno de los grandes eruditos del S.VIII.

    • Este sabio natural de Inglaterra, recibe una educación en la escuela catedralicia de York donde le llega a través de su maestro la influencia de Beda "el venerable", la figura cultural anglosajona, después viaja por el continente y en alguna de ellas entabla relación con Carlomagno y en el año 782 se hace cargo de la dirección de la escuela palatina al frente de la cual se encuentra hasta el 796, que será nombrado Abad del Monasterio de san Martín de Tours.

    • Será uno de los máximos artífices del renacimiento carolingio y es autor de alguno de los manuscritos del trivium y quadrivium:

    • Trivium: Gramática, retórica, y lógica o dialéctica.

    • Quadrivium: Aritmética, geometría, música y astrología.

    • También de algunos tratados de naturaleza teológica, sin embargo no fue un pensador original, sino mediocre, pero parece haber sido un gran pedagogo.

    • Alcuino es uno de los más allegados a Carlomagno y alguien que ejerce un ascendiente sobre el monarca franco, al cual dirige una carta redactada en el 799 en vísperas de la coronación imperial, con ella lo que pretende es poner de relieve la superioridad que en el terreno moral, y en cuanto a poder efectivo tiene la institución monárquica encarnada por Carlomagno.

    • Nos dice cuales son las mayores instituciones de poder de mayor a menor: Papado > Dignidad monárquica > Institución imperial.

    • En la cima el papado León III que en este año fue víctima de una conjura instigada por altos dignatarios de la alta curia pontificia, acusándolo de haber cometido el delito de adulterio y perjurio, por lo que es apaleado por un grupo de personas cuando se dirige a Letrán y al no sentirse seguro en Roma, se exilia a Sajonia, y tras coronar a Carlomagno, este reúne un concilio en Roma que juzga al Papa y lo declara inocente, por lo que vuelve al frente de la Santa Sede, aunque quedó seriamente desprestigiado tras el conflicto.

    • Detrás de la Iglesia Apostólica está el emperador, pero el Imperio tampoco despide ningún brillo, está tan desprestigiado como el papado tras el fenómeno iconoclasta.

    • En íntima conexión con esa crisis el Imperio Bizantino en política exterior no atraviesa los mejores momentos, es una época de debilidad imperial, cargada de intrigas palaciegas por parte de las personas más allegadas al emperador (madre del emperador Irene).

    • Por último, la dignidad real, la última que ocupa posición inferior en el orden moral y en cuanto a fuerza es la primera, en consecuencia es esta dignidad titular Carlomagno, el único en condiciones de convertirse en el protector de la iglesia, persona que puede y debe asumir las funciones que el agustinismo político otorgaba al emperador.

    • La restauración del imperio en Occidente no solo era inspiración acariciada son algo que formaba parte de los proyectos políticos de Carlomagno, pero la idea que el emperador tiene de su imperio, no se ajusta al concepto de los mismos que propugna el papado.

    • Entiende que su formulación como emperador no es sino el natural reconocimiento el enorme poder sobre el Occidente Europeo y tremendo prestigio que se había ganado, por consiguiente nunca se propuso una dimensión universalista, desplazar como el Papa dio a entender, al emperador de Bizancio para convertir él en emperador único que simboliza la autoridad de toda la cristiandad.

    • Todo lo que quería era portar título imperial y dignidad que colocándolo por encima de reyes e igualdad al emperador de Bizancio, reflejase la posición que ocupaba en el plano político internacional.

    • Situarse al frente de una institución que demostrase que era jefe supremo de Occidente, y buena de que no se identificó con le papado, es que no descansó hasta ser reconocido por el emperador de Bizancio, al final Miguel I en el 812 lo consigue con la condición de que abandonase toda dignidad romana.

    • Pero las diferencias en la concepción del imperio, no se detienen, ya que Carlomagno no quiere ser el brazo armado de la iglesia y no se resigna a adoptar una posición subordinada al agustinismo político.

    • EN materia religiosa si acepta el magisterio de la iglesia, pero no en política, ya que no quería que nadie le señalase las pautas que debía de seguir, y su comportamiento político revela que se va a inmiscuir en la vida religiosa frente a la que desarrollo política cesaropapista que no se distingue de la de los bizantinos, con un control muy estrecho sobre la iglesia franca de la que hace uno de los puntales de su gobierno, por ello, va a someter a autoridad.

    • Pero no solo la iglesia franca, tampoco el Papa se libra del empeño carolingio, y Carlomagno desde que accede al poder demuestra que es lo que entiende por proteger a la iglesia (Papa juzgado por un emperador), ni asume la función rectora de la cristiandad y al Papa lo relega una función auxiliar de subordinado al poder político.

    LA FEUDALIZACIÓN DE LAS ESTRUCTURAS POLÍTICAS

    • El Imperio Carolingio es una construcción política con apariencia muy brillante por las ingentes proporciones que reviste y a su título imperial pero en realidad es un estado poco sólido en el que se descubre aun monarca que a la hora de la verdad carece de los medios para hacerse obedecer.

    • Tropiezan con grandes obstáculos para imponer su autoridad a la nobleza que no hace sino ganar en riquezas y poder, pero Carlomagno trata de salvaguardar la unidad y poder centralizar frente a la tendencia centrífuga descentralizadora de la nobleza que acaba venciendo.

    • El sistema politicoadministrativo es muy endeble, el palacio sigue cumpliendo funciones de la administración que no existe, y los responsables de los diferentes oficios de palacio (conde, camarero, senescal, etc.) también son los máximos dignatarios del estado carolingio, es decir asimilación de servicios domésticos y públicos.

    • También se reúne una vez al año la Asamblea General de Hombres Libres por herencia del pasado germano, pero ya no cumple ninguna función, ni competencia, y a sus reuniones acuden obispos y abades solo se limitan a asentir en el mejor de los casos, porque lo normal es que sea una especie de "parada militar" antes o después de una campaña.

    • Por su parte el territorio del estado se estructura en un conjunto de demarcaciones, los condados, a veces llamados ducados y las marcas, al frente de los cuales existe un funcionario público (conde o duque y marqués) nombrado por el monarca y que en su representación tiene la máxima autoridad en su condado (administrativa, fiscal, judicial, y militar) es la que vela por el orden público, impuestos, justicia y militar.

    • Pero el nombramiento de estos funcionarios no cae en cualquier persona, los miembros de la nobleza que son los linajes muy arraigados en la zona por tener grandes patrimonios rústicos y ascendiente social con intereses socioeconómicos muy fuertes, por ello el resultado es desalentador, porque olvidando los intereses monárquicos toman el cargo a favor de sus propios intereses como grandes propietarios y estos señores van a encarnar las tendencias centrífugas y autonomístas.

    • Conociendo este peligro y decidido a poner freno a esa autonomía, Carlomagno crea una nueva figura Missi dominici, que son inspectores que de dos en dos (uno laico, otro eclesiástico) recorren los estados carolingios para vigilar a los condes y gestionar su función administrativa y atender las reclamaciones que los súbditos tengan.

    • Pero esa figura no condujo a nada porque estos inspectores son extraídos de la misma clase que los funcionarios públicos, de modo que ese sistema no garantiza, ni la unidad ni la estabilidad, solo encuentra un doble apoyo de la iglesia y de las relaciones feudovasalláticas.

    • Sabe que la iglesia interesada en fortalecer la autoridad monárquica dirige su mirada a esta, único elemento culto de la época que era asistir al soberano, pero la va a convertir en uno de los soportes más sólidos de su gobierno, para ello recluta a sus consejeros en el mundo clérigo, y va a conceder a la mayor parte del patrimonio de la iglesia privilegios de inmunidad, esto en principio en lo referente a lo fiscal pero ahora ya con significado de tierras que escapan por entero, funcionarios públicos y se convierten en islotes dentro del estado carolingio, lo asume un abad o un obispo y hace de ellos una especie de funcionarios públicos (los condados pasan de padres a hijos y escapan a su control, mientras que a los obispos si los eligen).

    • Por otro lado también tuvo la ocasión de comprobar lo útiles que se habían revelado las relaciones feudovasalláticas en torno al mayordomo de palacio.

    • La nobleza juraba fidelidad, posibilitaba la expansión política y el ascenso de la familia carolingia, y Carlomagno considera que estos lazos vendrán a subrayar los múltiples fallos del sistema y abrigando la esperanza de que negociarían un vínculo debilitado y que van a arreglar el sistema politicoadministrativo y le van a dar el respaldo de los grandes a su reino, el impulso de las relaciones feudovasalláticas.

    • Se rodea de gran número de vasallos, personas unidas al soberano por vínculos privados, obligados a darle ayuda militar y consejo, dentro de ellos, muchos de ellos nobles, y recluta a los dignatarios de su estado e invita a sus vasallos a que sigan el mismo proceso.

    • Los invita a que a su vez se rodeen de otro círculo de vasallos pero no vasallos del señor, ya que el soberano espera que su autoridad llegue a todos sus súbditos por mediación de sus vasallos, en definitiva, lo que hace es integrar en el marco de las instituciones estatales, un sistema de relaciones de ..........

    • La estructura del estado carolingio depende de la fidelidad de los vasallos regios, y a su vez estos servicios se supeditan a la concesión de servicios por el monarca, por lo que el sistema solo asegura la ayuda nobiliaria en tanto el soberano es un guerrero victorioso que pueda anexionar nuevos territorios, y que dispone de abundantes recursos materiales para la recompensa de unos servicios sin tener que tocar el patrimonio familiar.

    LA CRISIS DEL IMPERIO CAROLINGIO

    • El Imperio Carolingio tuvo una vida excesivamente corta, ya que se mantiene en pié con Carlomagno, y muerto éste entra en una crisis muy profunda, que lo lleva a hundirse con una rapidez asombrosa.

    • Ruina que no causa sorpresa y que es esperable en una construcción política fundada sobre la conquista militar y el agustinismo político carece de solidez y en coherencia para asegurar la permanencia en el tiempo.

    • Una superestructura llena de profundas contradicciones que llevan al traste con el intento unificador, sobre todo 3 contradicciones:

    • 1º Contradicción:

    • Entre la idea del Imperio como exponente de la unidad política en la que se expresa la identidad cristiana y el concepto patrimonial del estado y del concepto hereditario que actúa en contra de la unidad, porque exige que a la muerte del monarca, el estado se divida ente todos los hijos y si con Carlomagno no entrañó problemas porque solo le sucede Luis el Piadoso, a la muerte de este va seguido de luchas que enfrentan a sus hijos por la herencia del reino:

    • En el 843 el Tratado de Verdún sanciona la división del Imperio en 3 reinos distintos:

    • Carlos "el calvo": Francia Occidental.

    • Luis "el germánico": Francia Oriental (Germania).

    • Lotario:

    • Corona Imperial: Por ser el primogénito, pero a partir de él la titularidad de emperador, ya no supone la supremacía efectiva sobre los reinos de sus hermanos.

    • Lotaringia: Franja alargada que hereda, y que va desde el Mar del Norte a la Península Italiana que comprende 3 grandes zonas: Lorena, Borgoña e Italia, donde también queda incluida la capital de Aquisgrán.

    • A partir de ahora la dignidad del Imperio va unida a Italia, creación artificial para que el reparto fuera equitativo.

    • En Verdún se ponen ya las bases para 2 naciones, Francia y Germania, porque la Lotaringia está llamada a ser absorbida por los otros dos estados antes de terminar el S.IX, por lo tanto vacío de contenido el Imperio acaba por convertirse en algo honorífico por el que los sucesores van perdiendo el interés desde el 924 hasta el 942 que cambia a Otón I.

    • 2ª Contradicción:

    • Se da entre la formación de un estado de vastas dimensiones que piensa estar muy bien articulado y la tremenda diversidad que se aprecia en todos los planos de los diferentes terrenos de ese estado.

    • Por otra parte la heterogeneidad va a favorecer las tendencias separatistas, regionalistas o nacionalistas, escollo para la integración bajo el yugo de un mismo poder político de territorios dispares y que fueron conquistados violentamente.

    • 3ª Contradicción:

    • La más determinante en la crisis y descomposición del Imperio Carolingio es la que se da entre ese estado en apariencia imponente y la base economicosocial sobre la que se levanta la construcción política que no es la indicada para soportar el peso de un edificio político, causante de que la quiebra del Imperio Carolingio no se detenga en esos terrenos sino que explica que dentro de cada uno de esos terrenos el proceso disgregador continúe avanzando hacia células políticas cada vez más pequeñas, perfilan como enclaves con proyección exterior muy escasa.

    • Desde el punto de vista económico esos dominios ciertamente no pueden ignorar los intercambios mercantiles y una economía de signo mercantil y monetaria por lo que precisan de la existencia de un estado centralizado que tiene unas prácticas mercantiles todavía poco regulares y poco intensas.

    • Desde el punto de vista social, los propietarios de esos dominios tienen la fuerza para explotar y sujetar a los campesinos que depende de ellos, por lo que no necesitan poder político fuerte.

    • La nobleza disponía de instrumentos suficientes para sus propios intereses de clase, y aspira a la descentralización política, y para comprometerla a los intereses centralizadores, el soberano tiene que recurrir a los vínculos feudovasalláticos que le obliga a redistribuir largas posesiones de tierras con lo que acrecienta el potencial económico y sociopolítico de ellos.

    • El monarca ya no se sitúa en condiciones de seguir haciéndolo porque se resiente su patrimonio por el fin de guerras y dádivas que dan los miembros de esta dinastía, y así recortada la base económica y dinástica reinante, se rompe por engarce que vincula al monarca con sus vasallos, con gran gravedad porque supone la pérdida del control de los funcionarios públicos que interpretan que su cargo es un beneficio (honor) y por ello tienden a convertirlo en bien patrimonial de su propia familia y transmisible de padres a hijos, por lo que el monarca pierde el derecho de nombrarlos y cesarlos.

    • Las luchas que mantuvieron los hijos de Luis "el piadoso" aceleraron la desintegración, y los tres hermanos no escatiman para atraerse a la nobleza, verdadera vencedora en el conflicto, porque consiguen aun más riqueza rústica y su poder social y económico.

    • Esta nobleza termina actuando con total independencia al estado y en contra de los intereses transformando esos distritos y les acaban encomendando en verdaderos estados independientes de la autoridad monárquica.

    • Como resultado podemos concluir con que la realeza va a quedar desprovista de todo contenido que no sea simbólico o ceremonial y los reinos nacidos en Verdún, van a acabar fragmentados en un conjunto de principados territoriales o feudales en los que en adelante residirá el poder político efectivo, y ese proceso al descomponerse avanza hacia la composición de células políticas independientes.

    LAS ÚLTIMAS INVASIONES

    • Coincidiendo con la crisis y descomposición del Imperio Carolingio que merma su capacidad de resistencia, el Occidente Europeo es atacado por los devastadores efectos provocados por las segundas invasiones, cuyos protagonistas son:

    • Normandos o Vikingos:

    • Desde principios del S.IX bandas de campesinos escandinavos dirigen una serie de expediciones de saqueo en el continente en busca de botín y de tierras para establecerse, sembrando el terror en unas poblaciones en las que ese asalto les pilla por sorpresa y a las que lo súbito de las invasiones no les da tiempo a reaccionar.

    • Dentro de los escandinavos tres nacionalidades:

    • Suecos o varegos: Son más negociantes que van a la Europa oriental llagando al Mar Negro y Caspio.

    • Noruegos: Atlántico Norte hacia Islandia y Groenlandia.

    • Daneses y otra parte de noruegos: Costas del Occidente de Europa.

    • En los primeros tiempos parece que se limitan a llevar a cabo una actividad de saqueo en las tierras ribereñas del Mar del Norte y Canal de la Mancha (Inglaterra y Noroeste francés) y siguiendo por el Atlántico bordeando el litoral francés, las costas del Reino de Asturias, litoral de Al-Andalus, incluso se adentran por el estrecho de Gibraltar por el Mediterráneo.

    • Desde el S.IX pasan a fundar asentamientos más o menos estables en las desembocaduras del Rin, Mosa, Sena, Loira, etc., crean una colonia que usan como simples bases protegerse de las inclemencias y como base de organización y de saqueo que hacen hacia el interior europeo.

    • Atacan centros tan importantes como París, Colonia, Estrasburgo, Tréveris, y en principio las simples bases coloniales acaban adquiriendo un carácter más o menos estable, y por último en el 1/3 de S.IX tras ocupar 2/3 del territorio inglés crean un reino con centro en York (reconquistado en la 1ª mitad del S.X), y un reino danés de una vida muy corta.

    • En cambio si que arraigan en el Noroeste de Francia, y a partir del S.X el rey de Francia, siendo incapaz de vencerlos opta por concederles las tierras situadas a la derecha e izquierda de la desembocadura del Sena que reciben el nombre de Normandía.

    • Aquí van a integrarse en las estructuras feudales y se van a convertir al cristianismo con el conde Guillermo a mediados del S.XI.

    • Piratas sarracenos: El Islam también consigue ocupar Sicilia, Córcega, Islas Baleares, que se convierten en auténticos foco de piratería, donde asaltan los navío que se atreven a surcar el Mediterráneo y las costas cristianas vecinas (Francia y el litoral occidental italiano).

    • Húngaros: Pueblo de origen turco-mongol muy primitivo, aún nómada de carácter tribal, que a finales del S.IX se establecen en Panonia, zona que había quedado vacía desde que Carlomagno desarticula a los ávaros, y que permanecerán hasta que los aplaste Otón I, que siembran el terror en las costas de Germania pero también Italia y territorios mucho más alejados.

    Efectos de las invasiones

    • Duby dice que es probable que las fuentes escritas hayan exagerado el impacto de las destrucciones debido a que los textos fueron redactados por eclesiásticos, muy proclives a poner de relieve los actos que se prestan a ser interpretados como castigo de Dios.

    • Los centros más importantes se encuentran en los monasterios, que son los que despiertan más fácilmente las codicias de los invasores.

    • De todas formas el choque resultó muy grave como lo prueban la proliferación de fortalezas que las ciudades vuelven a rodearse de murallas y sobre todo la huella duradera que dejó en el recuerdo de estas gentes.

    • Amén de las pérdidas demográficas de las matanzas, las invasiones van a producir serios daños materiales y favorecer la entrada en la dependencia, de muchos campesinos libres necesitados de una protección que solo pueden asegurar los nobles.

    • En la estructura política, la descomposición del estado, debido por un lado a que contribuyen a desgastar el prestigio de unos soberanos cuyos ejércitos no pueden proteger sus reinos, y que con demasiada frecuencia prefieren comprar la paz (con tributo o entregando extensiones de tierras) a entablar combate por otro lado porque ayudan a reforzar el poder político de la nobleza que al margen de la autoridad real, han tomado la función de defensa del Occidente.

    • Pero el encuentro de estos invasores con la sociedad occidental a veces comporta consecuencias positivas, al incrementar los intercambios mercantiles (normandos que se acostumbran a poner en circulación parte de los botines capturados), gracias a los contactos que sucedieron, las fronteras se dilatan para acoger a esas sociedades nórdicas que organizan su sistema político acorde al del Occidente europeo.

    EL CRECIMIENTO DEMOGRAFICO Y LA EXPANSION AGRARIA

    • Al entrar en el S.XI el occidente europeo empieza a despertar poco a poco, van saliendo del sopor en el que había estado sumido durante varios siglos durante los cuales la tónica dominante vino dominada por la escasez de hombres, la debilidad de los intercambios, la fragilidad del poder público, por la postración de la vida espiritual, la enorme pobreza cultural y la virulencia de los ataques posteriores.

    • Los tímidos pasos que en pos de la supervivencia venían dando desde la 2ª mitad del S.IX dando su fruto debido que la cristiandad latina entra en una fase de desarrollo sostenido que no terminará hasta la 1ª mitad del S.XIII donde se hacen claros los indicios de una crisis profunda y estructural, semejante a la del S.III por cuanto una como la otra están marcando el paso de un sistema social a otro diferente (del feudalismo al capitalismo) y el feudalismo va a convivir con un capitalismo hasta las revoluciones burguesas.

    • Entra el Occidente europeo en una etapa de expansión que alcanza a los diferentes aspectos de la vida social y acaba renovándola por completo, ahora va a mostrar un semblante más seductor que el que ofrecía hasta entonces y esta cara es la que a menudo se suele ocultar.

    • Del S.XI en adelante hasta fines del S.XIII se incrementa la producción en los campos, resurge la actividad artesanal, se generalizan los cambios comerciales y se revitaliza la moneda al socaire del renacer de las ciudades, ciudades que desde el principio se configuran como el elemento más activo del campo histórico y las innovaciones más profundas.

    • La sociedad que hasta entonces polarizada en señores feudales y campesinos empieza a dar muestras de una dinámica creciente y la novedad más importante la constituye la aparición de la burguesía medieval que algunos autores ven un grupo social más que a partir ahora se suman a esa clase, pero otros ya atisban el germen del que va a salir un sistema social nuevo, la sociedad capitalista, pero es el hecho más llamativo, pero no el único, porque la sociedad feudal no permanece al margen de los cambios porque esas clases experimentan transformaciones muy claras con la transformación del campesinado y su conquista de mayores libertades, y todo esto se conecta a lo largo de los siglos con el afianzamiento de la preeminencia de los señores feudales que a partir de ahora resulta amenazada por las libertades de los campesinos y la insumisión de los burgueses que aspiran a apoderarse de la vida económica y política.

    • Ayudado por la expansión económica y por las ciudades, la actividad monárquica se reactiva y va recuperando sus prerrogativas de mano de los señores feudales, poniendo fin a las tendencias centrípetas.

    • En lo que hace a la iglesia y a la vida espiritual la distinción eclesiástica a merced de los laicos, sufrió la constante intromisión del poder político y consigue liberarse del poder secular, y una vez emancipada, el Papa se convierte en la suprema autoridad de esa iglesia.

    • De todas formas mucho mayor interés que la recuperación del entramado administrativo y la aceptación de la suprema superioridad del Papa, resultan los profundos cambios que durante la plena Edad Media se introducen en la vida espiritual, cambios consecuencia de las inquietudes que en materia intelectual reclaman un número creciente de fieles cristianos.

    • Esto había llegado en una religión precisamente formalista que se conformaba con el cumplimiento de unos dogmas y el respeto de ciertas prácticas religiosas (limosnas), pero también había marginado a los laicos dentro de la vida religiosa, dispuestos a participar más activamente en la vida de la iglesia.

    • Comprenden que la fe hay que interiorizarla y la salvación eterna al igual que los bienes hay que merecerlo gracias a las buenas obras y al esfuerzo personal y si no satisface a algunos creyentes muy sensibles ante el tema de la pobreza.

    • La expansión económica contribuye a acrecentar la distancia entre ricos y pobres que se convierten en las ciudades en auténticos marginales, muchos cristianos no pueden más que contraponer la vida de Cristo y la vida que llevan esos pobres que ante los ojos de esos cristianos aparecen como la imagen viva del Cristo sufriente.

    • Y una iglesia cuyos dignatarios no se comportan como pastores sino como señores feudales, en este sentido van a surgir varios movimientos de reforma monástica como el Cister que insisten en la pobreza, en este ambiente se explica también la propaganda de algunas corrientes críticas que ofrecen a los laicos aquello que la iglesia no les proporciona, pero sin lugar a dudas el mayor exponente de las reformas lo constituyen las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos) que surgen frente al ansia de riqueza y poder que caracterizaba a la iglesia, insiste en la pobreza y humildad y en la necesidad de poner en práctica aquella que predican y van a vivir de la caridad ajena.

    • A la vida contemplativa oponen la vida activa, van a abandonar los muros del monasterio, y la vida de estos frailes todos los días salen a las plazas de las ciudades y pretenden llegar a la gente y atender sus preocupaciones.

    • En abierto contraste, la sociedad de la plena Edad Media siente unas ansias intelectuales muy amplias y no se conforman con conservar y difundir el saber que recibió y aspira al saber a un nuevo conocimiento entorno a las escuelas catedralicias, a los estudios generales que salen de las universidades, se va a producir un renacimiento cultural en el S.XII que es un humanismo cristiano que está marcado por el despertar de la razón una facultad de la que apenas se había hecho eco.

    • En el panorama intelectual, se va abriendo paso un espíritu más racionalista y progresando el propósito de avanzar en el conocimiento por la vía del raciocinio (Pedro Abelardo “Entiendo para creer”).

    • El segundo rasgo es una admiración sincera por la herencia cultural recibida por la antigüedad (Bernardo de Chartres “Somos enanos encaramados en los hombros de gigantes”), esta admiración por la antigüedad es la que permite la recuperación de la sabiduría griega (Aristóteles recuperación de sus obras gracias a la mediación del Islam con las escuelas de traductores de Toledo).

    • Por último se aprecia ya cierto proceso de secularización de la cultura de tal forma que concierne a Dios deja de ser el único medio de estudio, un interés creciente por el cálculo, la contabilidad que aunque muy elemental resulta imprescindible para que los mercaderes puedan llevar a cabo sus negocios, y un interés creciente por el conocimiento de la naturaleza (alquimia, física, medicina) para cuyo estudio se empieza a utilizar un método que prefigura al que la actualidad siguen utilizando los científicos: la comprobación directa y la experimentación, y aspiran a su explicación buscando las regularidades de la naturaleza.

    • Gracias a ese fecundo y complejo progreso de renovación interna el Occidente europeo antes débil que durante mucho tiempo permaneció a la defensiva de los duros ataques extranjeros va a adquirir la fuerza para realizar una política de signo expansivo y transformarse en una potencia peligrosa para sus vecinos, una potencia que sin causa dilatan sus fronteras para acoger dentro de su espacio político, sistemas socioeconómicos y su ambiente cultural y mental a aquellos territorios que conquistan por las armas (gran expansión de los elementos al Este del Elba y la época de las cruzadas).

    • Con relativa frecuencia los medievalistas sostienen que la expansión de los siglos centrales de la Edad Media es consecuencia de unos factores:

    • El ambiente de relativa tranquilidad tras la retirada de los normandos, piratas sarracenos y húngaros.

    • La remisión de los brotes epidémicos de la cristiandad latina.

    • La mejoría experimentada por el clima, por consiguiente resulta más favorable para las prácticas agrarias que resultan muy sensibles a las condiciones atmosféricas y favorecen las prácticas agropecuarias que permiten el crecimiento de los vegetales y provocan la degradación del bosque facilitando la empresa roturadora

    • Estas explicaciones no acaban de convencer, aunque son los factores a tener en cuenta, pero las razones profundas del despegue, deben buscarse en la propia dinámica social, la cristalización definitiva del sistema de relaciones feudales, y el materialismo histórico proclama que es el feudalismo el que al entrar en su madurez propicia el crecimiento y la expansión.

    • Duby comulga con algunos postulados marxistas, considera que los señores feudales son los principales artífices del progreso, sin embargo a través de sus palabras se intuye que los campesinos no fueron ajenos a ese despegue.

    • En términos más claros plantea la cuestión R. Hilton que en la transición del feudalismo al capitalismo, sostiene que la expansión europea de los S.XI y S.XIII es conjunto de la acción combinada de señores y campesinos, resultado de la lucha que enfrenta a ambos por la distribución de los excedentes de la producción, el propósito de incrementar el reparto de la renta social con el fin de llevar una vida lo más lujosa posible y asegurar su preeminencia social, lo que anima a los señores a proteger las roturaciones y a introducir en sus dominios aquellos adelantos técnicos que permitirán obtener unas cosechas más abundantes y es en definitiva el deseo de aumentar sus ganancias lo que empuja a imponer cargas por diferentes conceptos, al mayor número posible de campesinos.

    • Cuando esas exigencias resultan muy pesadas aparecen efectos contraproducentes porque despiertan en el campesino una actitud de resistencia para esas cargas, pero como la presión señorial puede sobrellevarse actúa como acicate que va a incitar a los campesinos a esmerarse en el trabajo de sus pertenencias con vistas a producir más y quedarse con la mayor parte de los excedentes.

    • La expansión es consecuencia del deseo de los campesinos de conseguir una mayor porción en el reparto de la renta social.

    EL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

    • Si examinando la expansión agraria se debe a la razón donde primero se notan los síntomas del despegue es aquí y ello resulta comprensible ya que al entrar en el S.XI la vida giraba casi prácticamente entorno a la vida rural.

    • Un cronista R. Glaber no deja un testimonio, el incremento de la producción agraria que constituye una de las principales expresiones de la revolución agraria que iba a acabar con la penuria alimentaria y a generar excedentes comercializables, vino incrementado por el incremento de la población y el desarrollo instrumental sin los cuales hubiese sido imposible la roturación de nuevas tierras y el cultivo más extensivo.

    • Todo parece dar a entender que la multiplicación de los efectivos humanos fue el punto de partida del despegue europeo, de esta forma se explican una serie de oleadas epidémicas que en las épocas iniciales del S.XI azotan a gran parte de la sociedad, una penuria que obliga a comer cualquier cosa.

    • Los cronistas de la época registran esas calamidades, decían que al fin y al cabo los interpretan como una manifestación de la cólera divina, pero en realidad son según Duby “el precio de esa expansión demográfica quizá demasiado vigorosa y desordenada,” es decir una consecuencia de la malnutrición.

    • Algunos estudiosos creen que el volumen global de la población europea se encuentra en condiciones de hacer:

    • Russell: 950 = 23.000.000 ; 1.100 = 32.000.000 ; 1.300 = 55.000.000

    • Bennett: 1.000 = 42.000.000 ; 1.050 = 46.000.000 ; 1.100 = 48.000.000 ; 1.150 = 50.000.000 ; 1.200 = 61.000.000 ; 1.250 = 69.000.000 ; 1.300 =73.000.000

    • Hay un historiador de la vida económica (Pounds) que las tacha de conjeturas eruditas, porque para hacer buenos estudios demográficos se necesitan series de datos cifrados que aunque no se refieran a la demografía sirvan para un estudio demográfico.

    • Debido a ello los historiadores de la Edad Media están imposibilitados para hacer un cálculo exacto del número de hombres, por eso estas evaluaciones hay que aceptarlas con extremada cautela y aceptarlas únicamente a título orientativo de que Occidente es resultado de un crecimiento demográfico que se detiene a fines del S.XIII cuando algunas regiones rozan ya el límite de lo superable.

    • Los historiadores de la historia medieval inglesa entre los S.XIII y S.XIV tienen fuentes como es el catastro que mandó hacer el Duque de Normandía pero ahí se consignan todas las tierras del reino y los hombres que las habitan, pero no por personas sino por fuegos (núcleos familiares) pero no se sabe el número que lo forman.

    • La 2ª es unas relaciones de contribuyentes con fines fiscales de cara a la recaudación de un impuesto impersonal (Dolltax).

    • Pero la interpretación de esas noticias de índole demográfica, por un lado es muy problemática por esta razón de recuento por fuegos y porque no queda registrados las personas que están exentas, por ello Duby lo único que acepta es el aumento demográfico pero no acepta las cantidades dadas.

    • Pero a falta de censos que le permitan evaluar el número de hombres y el ritmo de crecimiento, el historiador de la Edad Media debe conformarse con trazar perfiles del mismo a partir de las secuelas que dejó en otros ámbitos cualitativos y no cuantitativos, datos que no son tan rigurosos pero tampoco tan fríos como aquellos y son lo suficientemente expresivos.

    • Duby cuando estudia el número de los trabajadores invoca entre estos datos, nos habla de la amplitud que cobran las campañas militares lo que implica un mayor número de guerreros, así como la multiplicación de nuevos centros monásticos y en lo concierne a los nobles hace hincapié en las muchedumbres de cristianos que se ponen en camino hacia las principales santuarios de la cristiandad (Jerusalén, Santiago, Roma).

    • Personas que ingresan en los conventos y no como clérigos en los monasterios, los conversos se dedican al trabajo de las propiedades monásticas, llevados por un fervor religioso a título gratuito.

    • Otros siguen a los predicadores itinerantes y otra prueba la encontramos en la fragmentación de esos marcos campesinos con una mayor fertilidad de hijos.

    • A estos elementos se le añade el crecimiento de los núcleos de población, hecho que se puede probar en el caso de las ciudades que se levantan otros muros más amplios para rodear a los suburbios que se fueron formando a la sombra del reducto primitivo y se presencia la aparición de nuevos lugares de habitación y se fundan nuevas iglesias.

    • Otro efecto es la incesante ampliación de espacio cultivado en busca de alimentos para la población creciente, y por último la elevación del precio del grano necesario para la fabricación del pan, base de la dieta del hombre y el consumo del pan es algo poco elástico, ya que si aumenta el precio es consecuencia de un incremento de la demanda.

    • Además de esos datos indirectos el historiador de la Edad Media debe atender a los datos que proporcionan estas fuentes de cara al estudio de las tasas de nupcialidad, natalidad, mortalidad y las noticias que nos muestran entorno a la esperanza de vida y muchos medievalistas consideran que en la Edad Media se encontraba ya en los 50 años.

    • Dado que los seres humanos traducidos a términos económicos somos esos trabajadores de los que habla Duby pero somos también consumidores, debido a ello es evidente que existe una íntima relación entre el incremento de población en la base de la expansión agraria y el despegue económico, puesto que como trabajadores lo hacen posible al aportar una energía superior tanto el trabajo anterior como las nuevas situaciones y como consumidores lo exigen.

    • El otro factor determinante de la expansión agraria viene dado por el aprovechamiento de la energía hidráulica y el perfeccionamiento del utillaje campesino o progresos de tipo técnicos, que consisten no en nuevos descubrimientos sino en la vulgarización de ingenios anteriores ya conocidos antes del comienzo de este periodo.

    • Durante los primeros siglos el periodo medieval, el esfuerzo lo realizaron los hombre ayudados por algunos animales de tiro para transportar algunos productos y se desperdiciaba la energía natural, sin embargo la sociedad de la Baja Edad Media va a utilizar más la fuerza motriz de las fuentes naturales: la del viento y la del agua.

    • La construcción en el S.XII de los primeros molinos de viento y posteriormente los molinos de agua, nos da cierta importancia que se da a este tipo de energía.

    • El molino de agua es un ingenio muy antiguo que data de la época helenística pero a penas fue empleado por la antigüedad porque el elevado coste del mantenimiento y construcción de unos molinos echaban para atrás a los esclavistas que podían despilfarrar la fuerza de trabajo de la que poseían y porque temían que los esclavos no tratasen bien el material.

    • A lo largo de la época alto medieval el molino hidráulico se va introduciendo en el campo pero también en las aldeas de campesinos libres, esto ha dejado a un lado una tendencia muy generalizadora que solamente los señores podían realizar la fuerte inversión económica que significaba la construcción de un molino.

    • Pero hay campesinos acomodados pero sobre todo cuando esa empresa no están al alcance de una persona del establecimiento eclesiástico era normal que la aldea encabezase esa empresa, por lo tanto el molino es comunal y podían utilizarlo por turnos.

    • El molino hidráulico al mecanizar artes a mano por medio del mortero, permite ahorrar energía y esfuerzo humano de tal forma que la mano de obra que antes se invertía en la molienda, ahora queda liberada de ese quehacer y puede dedicarse a otros menesteres, por ello el molino supone un avance bastante significativo.

    • Los señores feudales a sabiendas de que la propiedad de un molino hidráulico va a constituir una fuente de ingresos muy lucrativa siempre que estos estén en condiciones de alzarse con el derecho de índole jurisdiccional, utilizar sus molinos como monopolio para los campesinos que están bajo su jurisdicción bajo previo pago de una tasa.

    • En estos casos como nos advierte Duby es una de las formas de opresión económica ejercida por el señorío es un medio más de apoderarse del excedente de la población campesina, de esta forma se entiende que la opresión del molino empiece a chocar con los intereses de los campesinos.

    • El perfeccionamiento del instrumental campesino gracias a los progresos de la metalurgia que se desarrolló al principio al servicio de la fabricación del ejército.

    • El hierro hasta entonces ausente empieza a utilizarse cada vez más en la construcción de aperos, gracias a ellos los campesinos ya disponían de azadas, hachas, hoces, y arado.

    • Dentro de estos avances que se operan en el utillaje el más sobresaliente es la difusión por las tierras húmedas de la Europa situada al Norte del Loira, la carruca que es un arado pesado que va provisto de a diferencia del arado tradicional, de dos elementos innovadores: 1 juego de ruedas delantero que al tiempo que facilita el desplazamiento del artilugio permite graduar la profundidad de los surcos, pero la pieza más revolucionaria es la vertedera.

    • El arado simétrico lleva una reja vertical que va rompiendo el suelo y lleva otra reja horizontal que rompe el suelo y va cortando las raíces del arado, el nuevo asimétrico lleva un alerón lateral que es móvil que levanta la tierra, la remueve y la airea, frente al arado romano por ser muy ligero simplemente arañaba la tierra superficialmente, pero debido a ello obligaba al campesino a pasarlo sobre la tierra en sentido cruzado pero requería que fuera completado por los campesinos de forma manual con la azada.

    • A diferencia de este, la carruca, puede abrir surcos muy profundos y remover el terreno a conciencia y gracias a ello permite ahorrar tiempo y favorece el drenaje de los suelos húmedos de la Europa Central y Septentrional y por último hace posible que las sustancias nutrientes, tanto las de la superficie como las que se fueron filtrando hacia zonas más profundas gracias a que este arado las remueve, las sitúan en la zona intermedia lo que ahonda en un mayor crecimiento de las plantas.

    • La carruca resulta muy indicada solo para los suelos húmedos de la Europa fértil y resulta inadecuado para los suelos ligeros y superficiales y secos de la Europa Mediterránea.

    • Este arado provisto de un tren de ruedas delanteras que facilita su desplazamiento por ser muy pesado precisa una potencia de tiro superior a la del arado romano que necesitaba una pareja de bueyes, pero esta precisa hasta 4 pares de bueyes, por ello su propagación tiene que ir acompañada de una mayor aceptación de los animales de labranza.

    • Hasta entonces el único era el buey y se incrementará el número de bueyes, pero también en una mejora de los mismos con una mejor alimentación y una selección de las razas, estos animales se hacen más robustos y ganan en capacidad de trabajo.

    • Pero se da otro paso decisivo que es el remplazo en las zonas más ricas del buey por el caballo que tiene un serio inconveniente que estriba en que es un animal mucho más caro, a la hora de comprarlo y mantenerlo porque se alimenta de avena en grandes cantidades.

    • Pero ese defecto queda de sobra compensado porque el caballo ofrece una tremenda ventaja, que es mucho más veloz que supera al buey en un 50% y es más resistente a la hora de trabajar y los historiadores afirman que es capaz de trabajar hasta 2 horas más al día, por ello permiten agilizar esos trabajos, ahorrar tiempo y que se aprovechen al máximo las condiciones favorables y que los hombres habiten más lejos de las tierras de cultivos.

    • Gracias a estos, el uso del caballo hace posible que los pueblos crezcan, de muy poco lo abría sentido este si no se hubieran producido mejoras en el sistema de tiro, el tradicional consistente en uncir el yugo sobre la nuca y a los caballos se les enrollaba alrededor del pecho unos correajes de cuero que les presionaba la yugular que dificulta la respiración y les resta fuerza tractora.

    • A partir de ahora los bueyes llevan el yugo no sobre la nuca sino sobre los cuernos, y en caso de los caballos se utiliza la collera y se supera el gran inconveniente que presentaba el caballo que era la fragilidad de los cascos de los caballos que se quiebran, que son las herraduras de metal clavadas al casco.

    • La introducción de la carruca lejos de beneficiar a todos los campesinos contribuye a ahondar las distancias entre la Europa húmeda en condiciones de aplicar este artilugio, y la Europa Mediterránea cuyo empleo acabaría destruyendo esos suelos, y hace más pronunciadas las diferencias que dentro de un mismo territorio se dan entre los campesinos acomodados y los campesinos pobres que por falta de recursos económicos tienen que seguir trabajándola por el arado tradicional.

    EL INCREMENTO DE LA PRODUCCIÓN EN LOS CAMPOS EUROPEOS

    • Más numeroso, el campesinado occidental se dispone a elevar el nivel de la producción agraria mediante la roturación de terrenos antes incultos y mediante un aprovechamiento más intensivo del suelo.

    • Debido a que en los primeros tiempos este proceso fue muy potente durante los S.XI y S.XI, la roturación alcanza su cúspide, los hombres alcanzan el tope de producción sin necesidad de roturar nuevos terrenos.

    • Al entrar el S.XI el espacio cultivado es muy pequeño y queda reducido a unos aros alrededor del pueblo, pero los terrenos incultos son muy abundantes e invaden aquellos suelos más ricos donde no podía penetrar el arado romano.

    • Este paisaje y la realidad socioeconómica se va a ir transformando en el curso de la Baja Edad Media y se produce una auténtica hambre de tierras por la necesidad imperiosa de crear nuevos campos de labor y por ello los hombres van a tener una dura batalla contra la naturaleza, una naturaleza que se les revelaba y que a partir de ahora va a someter a su servicio y si la consiguen someter es debido por un lado al incremento de la fuerza de trabajo en la que se traduce la multiplicación de efectivos humanos y los progresos de tipo técnico que da a los campesinos la fuerza para la tala de árboles y para acondicionar los suelos profundos.

    • Instrumentos y técnicas que le permiten crear diques que protegen contra las mareas y las crecidas de los ríos, en aquellas zonas que se crean en territorios antes cubiertos por el mar.

    • Debido a ello se va a experimentar durante el S.XII y S.XIII la mayor expansión, el terrazgo avanza continuamente a expensas del bosque, pero el terrazgo también crece a fuerza de conquistas al mar, ya que de estas fechas datan los primeros pólders y ganan las terrazas pantanosas del valle del Po y las tierras de Alemania bañadas por el Mar del Norte y surcando los ríos Weser y Elba.

    • La empresa roturadora en la que Duby no duda en nombrar de gran empresa del campesino medieval presenta 3 formas diferentes:

    • 1ª Forma:

    • La más antigua y extendida, la más simple y lenta, que es una prolongación de las roturaciones que se venían efectuando siglos atrás, consistente en ir agrandando el claro o calvero aldeano a fuerza de ir arañando el bosque que rodea esas aldeas, añadiendo nuevas parcelas. Esta forma reviste un carácter meramente popular y espontaneo, resultado propio del campesinado al que el hambre, la necesidad y el deseo de aumentar sus ganancias, le impulsan a extender sus parcelas y acrecentar las dimensiones de sus tenencias procurando que el señor no se entere porque es la forma de evitar que ese ensanche se traduzca en un aumento del importe que debe aportar.

    • Frente a ello los señores no quedaron al margen y se dedicaron a meter el arado en sus terrenos para dilatar los límites de los campos de cereal y toda vez que los campesinos no siempre consiguieron defraudar al amo y pagando el diezmo correspondiente “Diezmos novales”.

    • El bosque prácticamente desaparece y queda reducido a una estrecha franja que actúa a modo de frontera, pero diferente es en otros lugares en los que la malla de poblamiento era rota, y donde la mancha forestal sigue siendo muy densa, el bosque ya no es colonizado desde la aldea próxima debido a que la ampliación del terrazgo aldeano tiene un límite que no conviene pasar para que el campo de labor queda demasiado alejado de los campos con la consiguiente pérdida de tiempo, entonces el bosque va a ser atacado desde el centro y esto hace surgir nuevos núcleos de población.

    • 2ª Forma:

    • A fines del S.XI se pone en marcha una nueva modalidad roturadora que alcanza la máxima expansión a mediados del S.XII.

    • Está mucho mejor documentada que la primera con lo que ofrece un contraste muy acusado, no consiste en simple ampliación del claro aldeano, sino que da lugar a la aparición de nuevos núcleos de poblamiento análogos a los que los pioneros dejaran atrás y que aumenta con tierras de labor, casas, etc.

    • Se van a convertir en focos a partir de los cuales se inicia la colonización de grandes extensiones de terreno, lo que nos muestran nombres tan expresivos como Villanueva, Neuville, Villefranche.

    • Las ventajas de las que disfrutan estos nuevos enclaves se distinguen también de la primera porque casi nunca se trata de una empresa popular, la iniciativa casi nunca parte del campesinado sino que van a ser los que aporten la mano de obra, promovida por los poderes feudales, bien se trate del monarca u otros señores jurisdiccionales.

    • Toman la decisión de crear un nuevo pueblo atendiendo a veces a considerar de orden exclusivamente político (ampliar sus estados, establecer dominio territorial o seguridad de un camino poblando zonas antes inhabitadas).

    • Pero otras veces persiguen unos intereses económicos y sociopolíticos, como poner en explotación territorios que antes no les reportaban ningún beneficio como censos sobre zonas para incrementar el número de personas sometidas a su autoridad jurisdiccional que les facilita para erigir monopolios, administrar justicia y recaudar impuestos.

    • En definitiva lo que se proponen es elevar sus rentas mediante dichos censos la explotación de las tierras inherentes al señorío jurisdiccional, de ahí que lo que buscan es elevar el nivel de sus rentas y afianzar su poder sociopolítico.

    • Por otro lado frente a la espontaneidad de la primera ahora nos encontramos con una iniciativa que par su éxito necesita estar muy bien planificada, de la nada hay que crear un nuevo pueblo (casas, huertas, campos de labor), todo ello que hay que planificarlo y ponerlo en práctica en el emplazamiento más apropiado.

    • Luego decidir donde levantar cada edificio, conocer el número de beneficios, que proporciones van a tener las tenencias y parcelas, el terreno en una serie de lotes de las mismas dimensiones se traduce en creación de unos pueblos que aunque con estructuras antiguas se diferencian por un plano más regular por ser algo deliberado, que forma un damero perfecto.

    • Reciben el nombre de espina de pez, ya que las casas se disponen a izquierda y derecha del camino, con franjas de tierra estrechas paralelas unas a otras y perpendiculares al camino.

    • Para que el pueblo prospere es necesario disponer de colonos y encontrar hombres dispuestos a lanzarse a la aventura como es trasladar su residencia a un lugar inhóspito que ellos mismos tienen que desbrozar con gran esfuerzo, por ello hay que ofrecerles algo, ventajas que les haga atractiva esta residencia y disfrute de unas mejores condiciones de vida que se concreta con la entrega de parcelas de tierras más ricas y mayores, concesión de un estatuto jurídico privilegiado en virtud del cual el señor renuncia a la percepción de ciertos censos y determinados servicios, cargas que seguían cayendo sobre el campesinado y algunos derechos de manera que la presión señorial resulta más llevadera de manera que van a disfrutar de un margen mayor de libertad.

    • Se reconocen asambleas en las que los campesinos resuelven sus propios asuntos, y para que surtan efecto estas ventajas hay que darlas a conocer en los lugares más apropiados, que son las zonas más pobres.

    • También hay que transportarlos hasta el lugar que se va a roturar y levantar un cobijo y darles los medios de vida hasta que se obtenga la primera cosecha.

    • Los señores unas veces porque son demasiado importante para ocuparse de todas estas misiones y otras por estar ocupados, se asocian a otros, normalmente un señor laico se asocia con otro eclesiástico, u otras veces a contratistas, auténticos empresarios de roturación en los que abundan la gente de ciudad y asumen todos los riesgos que entraña la empresa y los que los señores entregan parte de las tierras o las rentas.

    • A finales del S.XII y a lo largo del S.XII la más original por dos razones:

    • Da lugar a la aparición de un hábitat enteramente novedoso, disperso e intercalado. La colonización del yermo no se efectúa a partir ni de las antiguas aldeas ni de otras nuevas sino que de la mano de explotaciones agrarias aisladas en mancha forestal.

    • Los huertos, campos de labor y prados componen una unidad en torno a la cada, todo está unido y rodeado por un reto permanente Bocage que por una parte cumple una función defensora y delimitadora de un espacio de aprovechamiento individual pero dentro de las tierras de uso colectivo.

    • Es también la más original porque no orienta su economía hacia la agricultura sino que se especializa en la ganadería, productos cuya demanda no cesa de aumentar en el transcurso de estos siglos centrales de la Edad Media (aumento de queso, carne, mantequilla) cuya demanda aumenta a medida que se abren talleres textiles en las ciudades y otras que se dedican a elaborar artículos de cuero.

    • Se asientan ya de forma clara en una economía de tipo comercial y esa dedicación ganadera es la que explica la dispersión, ya que buscan estar lo más cerca posible de los pastizales.

    • En el S.III la empresa roturadora después de 200 años de frenética actividad, empieza a decaer debido a que los terrenos aptos han sido colonizados en su práctica totalidad.

    • A partir de esa centuria, la sociedad medieval empieza a prestar más atención en la obtención de cosechas más abundantes en la misma superficie de terreno, preocupándose por incrementar la producción sin la necesidad de extender las tierras de labor y de cara a mantener el nivel de suelo, el abonado es un elemento clave y todo parece indicar que en este capítulo no se introdujeron progresos significativos respecto a los periodos precedentes.

    • Es cierto que en algunas regiones del Occidente europeo se extiende el empleo de la marga, un abono que permite reponer la cal y los fosfatos que este pierde, pese a ello, los fertilizantes más comunes siguen siendo el abono de origen vegetal (rastrojos) y sobre todo el estiércol (cucho) y ese estiércol a juzgar por la documentación es un producto muy escaso lo que demuestra que las tierras no eran suficientemente abonadas.

    • Luego tenemos que dirigir la mirada hacia los campesinos que ayudaron al suelo a renovar su fertilidad, unos campesinos provistos de unos instrumentos más contundentes pero unos campesinos más numerosos y decididos a invertir en las tierras un producto mayor (rastrillo o rastro) y este sacrificio le va a ser recompensado con la obtención de unas cosechas más costosas.

    • El rendimiento medio de la simiente en el periodo carolingio 2 a 1 va sufrir un aumento increíble como sucede en el Condado de Winchester:

    • 1ª Mitad del S.XIII: Trigo = 4'3 Cebada=4´4 Avena=2´7

    • 2ª Mitad del S.XIII: Trigo=3´6 Cebada=3´5 Avena=2´2

    • En la 2ª mitad es cuando se aprecian los síntomas del agotamiento del suelo, y al mismo tiempo el occidente europeo avanza hacia formas de cultivo más intensivas, ya que uno de los grandes avances de la agricultura medieval consistió en el abandono del sistema de rotación de cultivos, una ocupada por el cultivo de cereal de invierno y la otra mitad en barbecho (sistema bienal o sistema de año y vez), e implantación en su lugar de un nuevo sistema de rotación, puesto que este era conocido ya en el periodo carolingio, basado en la alternancia trienal, división de la tierra en 3 partes, una ocupada por cereales de invierno, otra por cereales de primavera y la última en barbecho.

    • Este nuevo sistema de rotación ofrece una serie de ventajas evidentes:

    • 1ª Ventaja: El barbecho queda reducido a 1/3 de manera que la tierra cultivada se incrementa en 1/3 y por lo tanto aumenta 1/3 la producción de grano.

    • 2ª Ventaja: Este sistema al descansar sobre la alternancia de dos siembras y dos cosechas permite distribuir de forma más equitativa a lo largo del año, las faenas agrícolas y hace que se aproveche mejor tanto la fuerza de trabajo humano como la energía animal.

    • 3ª Ventaja: Permite asegurar al mismo tiempo el sustento a los hombres y el alimento a los caballos convertidos en animal de tiro en las provincias donde se introdujo la carruca.

    • 4ª Ventaja: Hace posible que los campesinos afronten con mejor ánimo la perdida total o parcial de una cosecha que les obligue a pasar hambre durante un año, dado que la perdida en una cosecha se puede aplacar con una buena cosecha de primavera o viceversa.

    • 5ª Ventaja: Allí donde el cultivo de cereales de primavera va asociado al de las leguminosas, el suelo en vez de agotarse queda fertilizado con el nitrógeno de estas.

    • Pero el ciclo de rotación trienal no se impone en todas partes y es considerado más práctica de ricos y solamente se va a introducir en las regiones de suelos duros, es decir en la Europa húmeda, y dentro de esta en los dominios de los señores feudales y en los de los campesinos acomodados, que están bien equipados desde el punto de vista técnico.

    • Por lo tanto quedan fuera, tanto los campesinos pobres como los países de la cuenca mediterránea.

    LA ORIENTACIÓN GANADERA DE LA ECONOMÍA CASTELLANA Y LA MESTA

    • La expansión agraria fue muy fecunda, en consecuencia dentro de ella tiene especial referencia por qué tiene incidencia directa, el renacimiento de las ciudades y de las actividades económicas específicamente urbanas.

    • A la sombra de la reactivación y de la regularización de los intercambios mercantiles, la economía rural, hasta entonces de subsistencia, empieza ya a superar su anterior tendencia al autoconsumo para ir incorporando a la tendencia mercantil en particular a las zonas situadas en la cercanía de algunas aglomeraciones urbanas y a lo largo de una vía de comunicación.

    • La inserción del campo en los circuitos comerciales va a actuar como un potente estimulante de la economía agraria que empezó a orientar su producción hacia la venta, interés que elevó a prestar especial atención a aquellos productos objeto de una fuerte demanda por parte de la población que se está volviendo más exigente con respecto a su régimen alimenticio, con mayores aportes de carne, queso, hortalizas, verduras, y se va acostumbrando a consumir vino, productos objeto de una demanda por parte de la manufactura urbana que requiere que el pueblo que le proporcione materias primas.

    • Debido a ello estos productos alcanzan precios muy elevados en el mercado y tienen la venta asegurada de ante mano:

    • Los cereales: Las necesidades de avituallamiento y el consiguiente desarrollo a la sombra del comercio de los granos, explica que dentro de estos se observa una preferencia muy clara por el trigo y se debe a que del trigo se saca la arina con la que se va a elaborar el pan blanco, en tanto que los demás cereales no tienen tan fácil salida porque la avena solo sirve para alimentar a los caballos.

    • Invariablemente siempre tendemos a identificar los sistemas trienal con progreso y bienal con abuso, y en términos generales está afirmación es correcta, y de hecho ha podido comprobarse que algunas regiones después de haberse instaurado el sistema de rotación trienal, se vuelve al bienal, y ello no es debido ni a la pobreza de los suelos, ni a la precariedad técnica, sino que se hace con fines especulativos porque se cubren que es mejor tener una cosecha de trigo grande cada 2 años que en una pequeña cada año.

    • Junto a los cereales, y a menudo a su costa ocupando parcelas que antes estaban destinadas a la producción de grano, van progresando la especialización de cultivos y pronto tenemos los cultivos de huerta que suelen localizarse en el extrarradio de los núcleos urbanos a cuya población abastecen de verduras y hortalizas, presumiblemente esa concentración se debe a que son productos perecederos que no soportan bien, ni el almacenamiento prolongado, ni el transporte a largas distancias, y los dueños de esas huertas no son campesinos propiamente dichos sino vecinos burgueses que desarrollan oficios vinculados con el artesanado.

    • También ganan terreno el cultivo de plantas industriales como el algodón, el lino o el cáñamo, plantas productoras de fibras textiles todas ellas y que junto a ellas también se cultivan otras como el azafrán, pastel (amarillos), oglasto (azul) y granza (rojo) que producen colorantes para los productos textiles.

    • Todos los progresos antes señalados, quedan empalidecidos cuando se los compara con el excepcional desarrollo experimentado por la vid, un arbusto oriundo del Mediterráneo, uno de los componentes de la trilogía mediterránea.

    • El cultivo del viñedo es muy delicado, ya que también difundido por todo el occidente de Europa a raíz del establecimiento de pueblos germánico, pero durante varios siglos no pasó de representar algunas parcelas aisladas entre los restantes cultivos, cuya presencia obedecía al deseo de los más poderosos de no renunciar al consumo de vino en una época en la que el tráfico mercantil no estaba asegurado.

    • Ahora en unos momentos en los que la sociedad occidental ha refinado sus gustos, empezando por las clases dirigentes y que se va vulgarizando en unos momentos en los que esta sociedad dispone de mayores recursos para proporcionarse varios placeres tanto en las comidas como en las tabernas.

    • En unos siglos en los que se ha restablecido el tráfico comercial, el viñedo se va a desarrollar hasta convertirse en el cultivo especializado más importante de la Edad Media, un cultivo impulsado por los señores feudales y los ricos burgueses, por dos motivos:

    • Porque unos y otros compiten entre si por disponer de buenos vinos en sus mesas para consumir ellos y sus amigos, de tal forma que el buen vino terminará convirtiéndose en un signo más de rango social elevado.

    • Pero como sus costumbres son imitadas por el resto, el consumo del vino se populariza y se dan cuenta de que el negocio del vino puede ser muy rentable de tal forma que dedican al cultivo de la vid, una gran parte de todas sus tierras.

    • Aunque por todo el Occidente de Europa seguimos encontrándonos con parcelas diseminadas de vid, lo numerosos es la especialización de una parte del terrazgo en un cultivo que tiende a generalizarse en aquellos enclaves en los que las condiciones quedan reforzadas gracias a otros factores que favorecen la comercialización del mismo, como en la ciudad ya que el viñedo y la cercanía de un camino o río navegable que facilite el transporte y en algunas comarcas aunque es excepcional, el cultivo del viñedo se desarrolla hasta el extremo de convertirse en un auténtico monocultivo que ocupa la totalidad del terrazgo desplazando al resto de los cultivos y los cereales, quedando estas zonas vinculadas totalmente al circuito mercantil.

    • También la ganadería recibe un considerable impulso, es cierto que en buena parte de Europa la cría de ganado sigue siendo una actividad meramente complementaria a la agricultura, a la que proporciona fuerza de tiro, abono y ofrece al campesino una forma de equilibrar su dieta y obtener algún ingreso suplementario (cueros, pieles, lana, mantequilla, leche).

    • No obstante en algunas regiones la ganadería acaba convirtiéndose en una auténtica especialización, propiciada por el renacimiento urbano, la manufactura y el tráfico mercantil, una especialización orientada en algunos casos para la obtención de artículos alimenticios, como la carne en los Países Bajos, densamente poblados en lugar de especializarse en el ganado ovino para la producción de paños, y en la producción de leche como Baviera y el Tirol.

    • Otras veces se orientan hacia la obtención de materias primas (cuero y lana) cuyos grandes centros de producción se encuentran en Inglaterra y Castilla.

    La orientación ganadera de la economía castellana

    • La expansión agraria alcanza también la Península donde al igual que el resto de Europa presencia un aumento sostenido de la población y también se asiste a la ampliación del espacio cultivado a expensas del yelmo, el baldío y el bosque que es más fácil de atacar que en la Europa húmeda.

    • Se asiste así mismo a un incremento de la productividad del suelo con cosechas más voluminosas en las mismas superficies terreno y por último la economía rural se va desvinculando del autoconsumo para orientar su producción hacia el mercado.

    • Sin embargo no destaca precisamente por la prosperidad de la agricultura ya que forma parte de la Europa Mediterránea en la clima árido y suelos superficiales que impiden introducir la carruca y sustituir el sistema de rotación bienal por el sistema trienal.

    • Si por algo sobresale nuestro país es por su riqueza ganadera, por el desarrollo extraordinario que a partir del S.XII experimenta la ganadería ovina en particular en los reinos occidentales (León y Castilla) que en el S.XIII se unen los dos.

    • Los condicionamientos físicos, unidos a otros factores de diferente naturaleza, se conjugan y se encuentran en la base de una decidida orientación de la economía castellana hacia la ganadería:

    • Condicionamientos físicos: Las condiciones climáticas de la Península, muy poco prósperas en la agricultura, resulta muy indicadas para la actividad ganadera, debido a que los contrastes entre las sierras y las zonas bajas, y por otro lado ente las tierras del Norte y las de la mitad Sur que permiten al ganado lanar de disfrutar de pastos abundantes y crecidos a lo largo de todo el año estimulando desde tempranas fechas la práctica de la trashumancia o desplazamientos estacionales de los rebaños desde los pastos de invierno en la mitad meridional a los pastos de verano en la mitad septentrional.

    • Factores históricos, socioeconómicos y políticos:

    • No podemos olvidar el proceso histórico plurisecular que ocupan estos siglos centrales de la Edad Media (reconquista), ya que merced a su superioridad León y Castilla que al principio dominan únicamente el espacio entre el Mar Cantábrico y la línea del río Duero, obligan al Islam a ir replegándose hacia el Sur y terminan arrebatándole la práctica totalidad del territorio peninsular.

    • Así pues cae en poder de los cristianos y pasaron a quedar bajo la soberanía castellana los extensos y ricos pastizales de los valles del Guadiana y Guadalquivir y esta circunstancia va a estimular el desarrollo de la cría del ganado y extender el radio de acción de la trashumancia que al principio se desenvolvía dentro de unos límites estrechos, pero a medida que avanza la reconquista, los circuitos de la trashumancia se van dilatando hasta comprenderse de un extremo a otro de la Península Ibérica, donde se localizan los agostaleros que son pastos de verano y van de ahí hasta los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir (Extremadura, La Mancha, y Andalucía) donde se ubican los pastos de invierno o invernaderos.

    • Por otro lado la propia dinámica reconquistadora y repobladora resulta mucho más indicada para el desarrollo de las actividades ganaderas que para las prácticas estrictamente agrícolas.

    • Las tierras ganadas ocupan una posición fronteriza y como tal se encuentran expuestas al peligro exterior de las incursiones del enemigo musulmán y en esas circunstancias la cría del ganado se revela como mucho más apropiada ante una situación de guerra.

    • Además claramente la 1ª fase de la repoblación cuando se repuebla la zona meridional de la cuenca del Duero procurar ocupar las zonas altas que revisten un mayor valor estratégico desde donde pueden vigilar al enemigo, pero estas zonas no son favorables para las tácticas agrícolas y más adelante ya al final de ese proceso repoblador van a ser los problemas de orden demográfico los que influyan determinante a tomar parte en esa preferente dedicación ganadera, aunque esto no significara que la población peninsular no hubiese conocido un incremento considerable y resulta más indicado para esas tierras la cría ganadera que requiere menos mano de obra.

    • El último factor está relacionado con las facilidades para comercializar el producto, sobre todo tras la aparición de la oveja merina y su entrecruzamiento con la churra procedente del Norte de Africa e introducida por los musulmanes.

    • Esta oveja merina produce una lana de excelente calidad y goza de una merecida fama en el mercado internacional (telares flamencos e italianos), y despierta en los señores un interés enorme por estimular una actividad que se les presenta como muy lucrativa y les dará seguros ingresos fáciles de conseguir.

    • La confluencia de este cúmulo de factores explica el crecimiento ganadero a partir del S.XII, y el auge de una ganadería orientada a la producción de lana que practica la trashumancia y realiza desplazamientos entre pastos de invierno y verano, a través de caminos especiales, las cañadas, normalmente las llamamos a toda vía de ganadería pero en realidad solo reciben ese nombre las que van en medio de los campos de labor.

    • Tres son las principales cañadas:

    • La más occidental es la leonesa que arranca de las montañas leonesas, desciende por Zamora, Salamanca, Bejar, Extremadura y Guadiana.

    • La central es la segoviana aunque arranca de La Rioja, ya desde su punto de partida se bifurcan en dos ramales, uno hacia el oeste el de Bejar en Salamanca donde se une a la leonesa hasta la Sierra del Guadarrama, cruza la meseta meridional hasta concluir en la Sierra del Guadiana y el Guadalquivir.

    • La manchega, que nace en la Sierra de Cuenca y a través de la mancha se dirige a Murcia y al Guadalquivir.

    • El extraordinario desarrollo que a partir del S.XII experimenta la ganadería trashumante va a generar una serie de problemas, donde ocupa un lugar destacado la regulación de pastos, la búsqueda de reses que se pierden y la necesidad de dar protección a los rebaños que se desplazan formándose unas escoltas formadas por jinetes y soldados de a pié.

    • Pero también va a constituir un foco constante de tensiones con los agricultores que atraviesan los ganados, y con los locales que se oponen a la presencia de ganados extranjeros que disputan las tierras de pastos y con los agricultores porque son los que sufren los daños que el paso de los rebaños ocasiona en sus tierras.

    • Se defienden como pueden y adoptan medidas muy expeditivas, denunciando al monarca que no respetan las cañadas, impidiendo los pastos, les toman sus ganados entre los que se encuentran los pastores a los que a veces dan muerte.

    • En los primeros tiempos, mientras el movimiento de los rebaños se circunscribía a un monarca o municipio, los fueros (fuente jurídica con carácter normativo dentro de la autoridad municipal a la que se otorga, formada tanto por el núcleo urbano, como por el núcleo rural circundante que recibe el nombre de alfoz) constituyen el marco jurídico para resolver los problemas y diferencias que los enfrentan correspondiendo a las autoridades concejiles el velar por esas disposiciones.

    • Pero cuando los circuitos de la trashumancia se extendieron a lo largo de toda la Península, los fueron municipales resultan insuficientes, los propietarios de rebaños van a crear unas asociaciones adoptando la costumbre de reunirse periódicamente mediante Juntas en las que toman decisiones acerca de todo lo concerniente a los rebaños y en las que procuran zanjar en su propio beneficio las relaciones entre agricultores y ganaderos estantes.

    • En 1273 es sancionada por Alfonso X, naciendo así el Honrado Consejo de la Mesta, al que se confieren ya una serie de privilegios y le da una fuerza a una institución que se había creado de forma espontanea, y otorga al organismo mesteño, importantes privilegios por los que concede al ganado jurisdicción sobre todos los ganados que practican la trashumancia.

    • El rey sabio otorga validez gracias a las decisiones tomadas por este consejo y que en consecuencia tienen que ser seguido por todo su reino, y pronto le siguen otros privilegios.

    • Esto constituye un signo del interés que los monarcas ponen en impulsar el desarrollo de la economía ganadera, pero existen dos interpretaciones:

    • Según Sánchez Albornoz: Alfonso X tenía ánimo de fomentar una prospera industria textil para liberarse de su dependencia de los talleres flamencos de donde venían paños de lana.

    • Según J. Vicens Vives: Lo que buscaría sería una forma de incrementar los ingresos de la hacienda pública merced a las tasas de ganadería trashumante.

    • Lo más importante que el Honrado Consejo de la Mesta ya desde su nacimiento cuenta con el aparo de la autoridad monárquica y aparece controlada por los grandes propietarios de ganado, las iglesias, catedrales, nobleza laica, caballeros villanos (los que monopolizan las ciudades reconquistadas cuya economía se basa en la ganadería), ordenes militares, etc.

    • Economía ganadera dominada por señores feudales que buscan unos beneficios seguros y fáciles y que no se manifiestan dispuestos a arriesgar y prefieren exportar la lana antes que invertir en la creación de industrial textil en Castilla, explica que siendo Castilla junto con Inglaterra una de las grandes productoras de lana, no se haya erigido en gran productora de paños.

    EL RENACIMIENTO DE LAS CIUDADES COMO RESULTADO DE LA DINAMICA FEUDAL

    • Al compás de la expansión agraria, la vida urbana renace en el occidente medieval en el marco de los S. XIV y S.XIII.

    • Las ciudades antiguas de origen romano, unas ciudades que según vimos habían entrado en declive a raíz de la crisis del esclavismo, se van reanimando hasta convertirse en centros artesanales y mercantiles.

    • Al mismo tiempo que estas ciudades van resurgiendo, otras nuevas hacen acto de presencia, cuando algunas aldeas y pueblos que se habían ido formando de manera espontanea a los pies de un castillo, fortaleza o monasterio, aquellas que habían sido creadas en el transcurso de esa práctica roturador, y aquellas que ahora van cayendo en poder de los estados cristianos que como Alemania está expandiendo su territorio a expensas de los esclavos, empiezan a adquirir funciones económicas específicamente urbanas y ganan unas cartas de privilegios que supone su promoción al rango de ciudad.

    • Una vez que renacen esas ciudades se van a erigir en los principales centros impulsores y dinamizadores en ese proceso de expansión y renovación en el que viene inmersa Europa durante estos siglos centrales de la Edad Media.

    TESIS DE H. PIRENNE

    • Hace muchos años un historiador belga publicaba su trabajo `Las ciudades de la Edad Media' donde sostiene que la vida urbana no comienza a declinar en occidente a fines del mundo antiguo sino en fechas bastante posteriores como el S.VIII.

    • Está convencido de que no fue la crisis del S.III la causa de la decadencia de las ciudades sino la expansión del Islam que en el S.VIII tiene sometida la práctica totalidad de la Península Ibérica, y esa expansión va a ser la que al convertir el Mar Mediterráneo en un mar fronterizo entre dos y dos religiones, produce la inseguridad del mar, lo que va a imposibilitar el tráfico comercial provocando la ruina de las ciudades y defiende que el renacimiento de las ciudades que se opera a parir de los S.X y S.XI van indisolublemente ligados al restablecimiento de la actividad mercantil y es un efecto inmediato de la reanimación del comercio a larga distancia lo que a su vez fue consecuencia del cese de las 2º invasiones /agresiones exteriores de normandos, húngaros y sarracenos

    • Las tesis de Pirenne nos remiten a un agente externo, de la mano de la reanimación de los asuntos comerciales, la vida urbana renace en el extremo meridional del continente (Italia y Cataluña) y en las tierras bañadas por el Mar del Norte (Flandes y Países Bajos)

    • Desde esa periferia la corriente urbanizadora va penetrando en el interior del continente en múltiples direcciones y aprovecha para ello los caminos terrestres y sobre todo remonta el curso de los ríos navegables.

    • Al igual que las mercancías el proceso urbanizador se irá difundiendo a través de las rutas comerciales.

    • Pero a juicio de Pirenne, el renacimiento urbano además de resultar inseparables de la reactivación del comercio, además va unido al modo de vida singular que llevan los mercaderes.

    • En estos momentos el comercio internacional descansa sobre la figura de un mercader al que las fuentes inglesas de la época designan como “pies polvorientos”, un mercader itinerante que se pasa parte de su vida en los caminos para adquirir géneros y artículos que constituyen la base de su negocio, que va a vender en otros lugares alejados.

    • Obviamente este mercader errante, de vez en cuanto, necesita detenerse para descansar, pero otras veces precisa refugiarse frente a las inclemencias del tiempo (meses invernales).

    • Naturalmente para ello no le sirve cualquier sitio sino que elige cuidadosamente los enclaves en los que va a permanecer y esos enclaves necesitan reunir dos condiciones:

  • Que no le obliguen a desviarse de su ruta.

  • Han de ser lugares seguros capaces de ofrecer garantías suficientes de que tanto ellos, mercancías y dinero no van a tener ningún peligro, y esta segunda condición solo la cumplen dos tipos de enclaves:

    • Las antiguas “civitates” de origen romano que se vieron despojadas a partir de los siglos alto medievales de toda función económica debido al peligro exterior al impedir el tráfico mercantil dispuso que la economía occidental se orientase hacia el autoconsumo, por ello estas ciudades acaban convirtiéndose en meras residencias de un obispo, cabeza de una diócesis y en consecuencia su vecindario está integrado por personas de condición eclesiástica. A esta condición añaden la de enclaves fortificados que empezaron a amurallarse a partir de la crisis del S.III y a raíz de las 2ª invasiones.

    • Burgos (castum): Una serie de fortalezas que a partir del S.IX se van erigiendo por todo el occidente europeo con fines militares, frente a los ataques del enemigo exterior. Estos Burgos van perfilándose en centras administrativos dado que el alcaide (responsable de esa función militar) se le va reconociendo autoridad no solamente militar sino también en materia judicial y fiscal.

    • Según Pirenne a los pies de estos puntos, buscando la protección que ofrecen estos recintos amurallados, los mercaderes se van agrupando y van formando algunas colonias que al principio no pasan de ser simples asentamientos temporales que a lo largo del tiempo van adquiriendo un carácter permanente dando origen a un nuevo bario extramuros de un núcleo primitivo, que se especializa en una actividad económica de signo mercantil.

    • Barrio que las fuentes de la época se refieren como Portus; Suburbium/Foris Burgus; Novus Burgus y de aquí va a surgir la palabra burgués que son sus habitantes.

    CRITICA A LAS TESIS DE PIRENNE

    • 1ª Crítica:

    • Pero estas teorías están sostenidas sobre unos pilares muy endebles ya que es erróneo afirmar que la crisis de las ciudades no tuvo lugar hasta el S.VIII.

    • Este historiador belga aunque reconoce que las antiguas ciudades en muchos casos atraen como núcleo a la sombra del cual se fueron formando las ciudades medievales establece entre unas y otras un corte muy profundo que no siempre se dio en la realidad.

    • Hoy en día ya no puede seguir hablándose de un ruptura total entre la ciudad antigua y la medieval pues esta demostrado que la vida urbana aunque decayó en occidente nunca se vio parada por completo en la vertiente meridional.

    • A orillas del Mediterráneo las ciudades a pesar de estar en declive a raíz de la crisis del S.III en ningún momento, la vida urbana deja de desempeñar funciones específicas de una aglomeración urbana (centros económicos, artesanales y comerciales).

    • El mejor exponente lo constituye Italia que gracias a esa posición privilegiada que ocupa en el centro del Mediterráneo y gracias a los vínculos estrechos que la unen con Bizancio, va a mantener más relaciones comerciales con Oriente.

    • Esas actividades posibilitan la existencia de verdades ciudades como Pavía, Venecia o Amalfi, la vida urbana tampoco se interrumpe en la Península Ibérica que en la mitad meridional, las ciudades se desarrollan después de la conquista musulmana de manera que muchas vuelven al poder de los cristianos, conocieron bajo el dominio del Islam sus mejores momentos (Córdoba).

    • Al parecer en el S.X Córdoba, la capital del califato era una de las urbes más prósperas y florecientes de la época, la única que la podía superar era Constantinopla.

    • Las tesis de Pirenne únicamente se pueden aplicar en lo que hace a la falta de continuidad entre la ciudad antigua y medieval, solo se puede aplicar al momento donde la acción de Roma había sido más débil que con el restos de Europa, aquí las ciudades antiguas decayeron hasta convertirse en simples pueblos que no van a recobrar su condición urbana hasta los S.X y XI.

    • Los planos de las ciudades reflejan un territorio más de su evolución, con mucha frecuencia los planos nos muestran que las ciudades en estas zonas del Mar del Norte son ciudades binarias o binucleares que se desarrollan a partir de dos polos diferentes.

    • La ciudad de Arrás en época romana surge una civitas y como toda ciudad de la mano de propagación del cristianismo se va a convertir en sede episcopal y como otras muchas ciudades de esa zona esa ciudad va entrando en declive y se convierte en una ciudad episcopal.

    • Hacia mediados del S.VII (650) al otro lado del riachuelo a 8 Km. De distancia se funda un monasterio benedictino Saint-Vaast, este monasterio era titular de un gran dominio y obtiene tanto de los propiedades como de los talleres artesanos unas cantidades de productos agrícolas y manufacturados que sobrepasan las necesidades de la comunidad y la población que depende de esta.

    • Los monjes por su parte demandan materiales de construcción, artículos de calidad o lujo que solamente el comercio puede proporcionar, y debido a ello el monasterio atrae a los mercaderes que acaban con la esperanza de realizar pingües negocios, y ya a finales del S.IX consta que en los alrededores de la abadía se desarrolla un desarrollo mercantil, que es destruido por los normandos, pero vuelve a desarrollarse la población y se forma ya un gran núcleo especializado en las funciones artesanales y mercantiles es decir las actividades mercantiles.

    • En la plaza se celebra el mercado y en esa plaza y en sus calles adyacentes empiezan a abrirse una serie de talleres textiles.

    • La ciudad de origen antigua tienen funciones eclesiásticas y administrativas y en la ciudad medieval función económica (artesanal y comercial).

    • 2ª Crítica:

    • Tampoco se tiene ya en pie otra de las tesis que decía que tanto la reactivación del comercio y resurgir de las ciudades, efecto inmediato de aquello, vinieron determinados por un agente externo, la paz después de las 2ª invasiones, a raíz de la cual el mar y las restantes vías comerciales pueden reabrirse al tráfico.

    • Nadie pone en duda que mucho más decisiva para el restablecimiento del comercio es la existencia de una demanda de aquellos artículos con los que negocian los mercaderes, así pues hoy en día se defiende que ni la intensificación de los intercambios comerciales, ni el renacimiento de las ciudades se pueden desligar del crecimiento de la población y el incremento de la población de las zonas del continente europeo en los S.XI y S.XIII.

    • Hoy se afirma que no el fin de las invasiones exteriores, sino la expansión agraria la que crea las condiciones para la reanimación del comercio, origina un exceso de población, cuya fuerza de trabajo ya no resulta necesaria para las tareas del campo y puede dedicarse a otras actividades como las prácticas artesanales o comerciales que hasta ese momento ocupaban un papel marginal.

    • Por su parte el incremento de la producción agraria al generar unos excedentes de productos agropecuarios, elevan el nivel de vida, va a reclamar la creación de unos puntos en los cuales se puedan dar salida a las ventas de esos excedentes de la producción agraria y adquirir aquellos artículos manufacturados y alimentación cuya demanda no cesa de crecer a medida que la población aumenta y dispone de recursos mayores para poder adquirir esos artículos.

    • Tenemos por lo tanto que la expansión agraria propicia el paso un sistema económico que descansa sobre una mayor división social del trabajo, a un sistema económico que junto al cultivo de la tierra, la explotación ganadera, la recolección de frutos silvestres, se va desarrollando una manufactura y comercio y estas dos actividades aunque también se desarrollan en el campo, estas resultan más intensas en el interior de esas aglomeraciones urbanas que se van perfilando como centros distribuidores y hemos de concluir con que las ciudades, contribuyen a una economía feudal en expansión y la expansión urbana es una manifestación de la expansión propiciada por el sistema feudal al entrar en su fase de madurez.

    • 3ª Crítica:

    • Duby dice que todo parece indicar que en el proceso urbanizador mucha más determinante que los “pies polvorientos” fue la intervención de los poderes feudales que estimularon los intercambios mercantiles, porque estos, como grandes propietarios rústicos y dueños de unos dominios con talleres artesanales y eran los que conseguían unos excedentes de productos comercializables, pero sobre todo, reactivaron las prácticas comerciales con su demanda de artículos de calidad que con frecuencia son de procedencia extrajera.

    • Al estimular el tráfico mercantil, los señores, por un lado ayudan al auge de aquellas ciudades en las que ya despuntan como centros artesanales y mercantiles (Italia), pero al tiempo que ayudan a su reanimación van a promover el renacimiento de las ciudades dentro de sus señoríos, porque en el noroeste de Europa las casas de estos señores se convierten en el punto hacia el cual confluyen los excedentes de la producción agraria tanto suyas como campesinas en productos y en monedas.

    • La clase de los señores feudales se distingue por su propensión al despilfarro, procura introducir elementos ornamentales en sus viviendas, en su aspecto personal, organizar una serie de fiestas, lógicamente esos recursos económicos que posee y esa propensión al derroche puede proporcionar al grupo de los grandes mercaderes grandes negocios y por esa razón las viviendas de los señores se convierten en un foco de atracción para esos mercaderes y alrededor de esas casas señoriales se van formando unos barrios dedicados al comercio y al artesanado.

    • R. Hilton vincula al igual que G. Duby al renacimiento de las ciudades como el feudalismo, y distingue dentro de Inglaterra unas ciudades pequeñas que funcionan como mercados donde van aquellos campesinos a vender los excedentes de producción que se traducen en monedas con las que pagarán a los señores; y otras ciudades grandes donde acuden los señores a adquirir esos artículos de calidad superior que solo ellos pueden comprar, gracias a los excedentes de su propia producción y las monedas que obtienen de los campesinos.

    • Algunas veces los señores feudales promueven la urbanización dentro de los señoríos feudales, de forma intencionada llevados por propósitos de reactivar la vida económica dentro de su señorío, reanimarla como forma efectiva de atraerles pobladores y estos se traducen en personas sujetas a una serie de funciones económicas, una fuente de ingresos.

    • Pero también promueven algunas aldeas al rango de ciudad con el ánimo de poder participar en los beneficios en las nuevas formas de economía, a través de la imposición de una serie de cargas que gravan la compra-venta de mercancías.

    • Los señores en ocasiones, dentro de sus señoríos, a veces estimulan las ciudades antiguas decaídas y los señoríos están sin urbanizar y para convertirlos en ciudades en cuanto les conceden un fuero o carta de población con objetivos de índole económica.

    • 4ª Crítica:

    • Las ciudades de la Edad Media no siempre se reaniman en la reactivación comercial, en ocasiones son otros motivos, por ejemplo París y Roma que no destacaron como gran emporio económico, la causa del florecimiento de Roma es por el Vaticano y en París convergen dos situaciones diferentes: 1º París se convirtió en la capital del Reino de Francia bajo la dinastía de los Capetos. 2º Los estudio y escuelas y las universidades (Salamanca y Santiago) y también con relativa frecuencia los poderes feudales empezando por los propios monarcas impulsan el papel urbanizador llevados por el deseo de afirmar su autoridad en unas zonas que apenas controlaban hasta entonces como pueden ser las zonas fronterizas en España en espacios controlados por otros señores feudales (Ciudad Real) y en otras ocasiones para asegurar el dominio de esos territorios que en el transcurso de esos tiempos se incorporan al vecino por medio de las armas (España por la Reconquista y Alemania por el Imperio).

    LA CIUDAD MEDIEVAL

    • En la Edad Media reciben el nombre y la consideración de ciudad, unos enclaves muy diversos tanto al tamaño como al espacio que ocupan sino el número de habitantes, y también en lo relativo a la orientación de la economía de esos núcleos categorías:

  • Pequeñas o enanas (-2.000 ab.):

    • Son núcleos semirurales y semiurbanos y predomina el elemento rural en la economía de tal forma que un gran porcentaje de sus vecinos aunque tienen situada su residencia dentro de la aglomeración urbana, diariamente la abandonan para trabajar las tierras fuera de los muros.

    • El predominio abrumador de este componente agrario, no excluye la existencia de cierta actividad artesanal con talleres pobres en los que se fabrican artículos toscos con calidad baja y que solo son aptos para el consumo diario.

    • Tampoco excluye la existencia de cierta actividad mercantil, y esa manufactura y comercio se atienden en satisfacer las necesidades de los ciudadanos de esas ciudades o de las aldeas próximas.

  • Grandes (10.000 - 25.000) y medianas (2.000 - 10.000):

    • Ya funcionan como centros económicos y manufactureros, pero en los talleres se elaboran dos tipo diferentes de productos:

    • Unos toscos que no son indicados para la exportación y reservados al consumo interno.

    • Otras manufacturas de calidad, hecho con sumo cuidado y utilizando materias primas bien seleccionadas, y estas manufacturas adquieres fama y goza de una demanda fuerte y se destinan a la exportación a ciudades más alejadas.

    • Como es obvio debido a la exportación de esas manufacturas y la importación que las ciudades puedan costear, se consigue sostener un comercio más activo que en las ciudades pequeñas y enanas y un comercio regional.

  • Muy Grandes (25.000 - 50.000) y Gigantes (+ 50.000):

    • Se perfilan como focos muy prósperos que deben su apogeo fundamentalmente a las prácticas mercantiles de comercio internacional y a ello añade el desarrollo de una manufactura de excelente calidad con renombre internacional.

    • Aquí se incluyen grandes ciudades italianas y la ciudad de Brujas.

    • Esto hace que resulte difícil el proponer una noción que las englobara a todas.

    • Durante mucho tiempo la historiografía urbana influenciada por la historia del derecho y las instituciones, juzgaron que dos eran los elementos de la esencia de la ciudad medieval:

    • Un elemento tangible con las murallas, aunque construidas con fines militares pronto se convirtieron en una especie de símbolo de la ciudad, abrazada por esos muros y acabaron configurándose como una barrera que delimitaba dos ámbitos diferentes, el mundo urbano, frente al campo que se extendía más allá de esas murallas.

    • Un elemento de naturaleza jurídica, como es la existencia dentro de las murallas de una comunidad con un derecho privilegiado que garantiza a los vecinos la libertad, derecho que queda recogido en el respectivo fuero o carta de población otorgado a las ciudades.

    • Es cierto que una ciudad solo accede a ese título cuando recibe un fuero o carta de franquicia, sin embargo esos dos elementos no son suficientes para formarnos una idea de la ciudad medieval fue, ni parecen ser los que mejor expresan la esencia del fenómeno urbano.

    • Los estudiosos de la ciudad medieval desde hace unos años dirigen la atención hacia otras características que aciertan más, de las que participan esas diferentes categorías de organización:

    • Mayor densidad demográfica:

    • Esto se explica no por un crecimiento vegetativo mayor que en el medio rural, sino por la constante llegada de nuevos vecinos, sobre todo campesinos provenientes de las aldeas próximas con el fin de mejorar sus condiciones de vida en un medio que ofrece mayores oportunidades.

    • A estos hay que añadir la llegada de extranjeros que forman núcleos de relativa importancia en estas ciudades, aunque huno en el Camino de Santiago colonias de francos.

    • Esa mayor presión demográfica determina que en las ciudades, el caserío esté más apiñado y que las casas de varios pisos no están separadas por espacios vacíos sino que con el objeto de aprovechar al máximo las casas se encuentran adosadas a lo largo de las calles y alrededores de las casas.

    • Mayor diversidad de las actividades económicas:

    • Aunque una parte de sus habitantes siga encontrando sus medios de vida en el campo, lo cierto es que las ciudades a diferencia de las aldeas tienden a especializarse en la transformación y distribución de bienes, y basan su economía en la producción artesanal y los intercambios mercantiles que resultan indispensables para asegurar no solo la prosperidad de las aglomeraciones urbanas, sino incluso la misma supervivencia de esta ciudad medieval, que es impensable sin el comercio, de los que dependen muy estrechamente todos los que pretenden dar salida a los excedentes de la producción de sus talleres y para asegurar tanto el suministro a esos mismos talleres, de las materias primas como el avituallamiento de víveres a los habitantes de esos núcleos urbanos.

    • De la mano de la reactivación de artesanado y a la sombra de la aceleración de los intercambios mercantiles, el medio de pago habitual en las transformaciones mercantiles que el trabajo se remunera en dinero y que la tierra constituye el fundamento de las fortunas formados a partir de las prácticas comerciales y actividades financieras o a partir de la actividad manufacturera.

    • Mayor complejidad y movilidad social:

    • Las ciudades por lo general presentan un tejido social mucho más complejo que en las aldeas por ese simple entramado de la sociedad rural compuesta por señores y campesinos.

    • En el interior de las aglomeraciones urbanas conviven grupos sociales muy heterogéneos:

    • Personas dedicadas al artesanado, comercio y vida de las finanzas con diversidad económica (maestros artesanos, oficiales, cambistas, expertos en el cambio de unas piezas monetarias por otras, etc.

    • Gentes que bien ejercen profesiones liberales (médicos, materiales, cirujanos, boticarios), o que dedican su vida al estudio donde se integran los maestros, los intelectuales que transmiten sus conocimientos en el marco de las escuelas catedralicias y los estudiantes que acuden para educarse.

    • Colonias de extranjeros llegadas de regiones, más o menos remotas, que resultan más comunes cuanto más prospera una ciudad.

    • Os señores feudales representados por los obispos y abades y por algunas familias nobiliarias, fenómeno que resulta más frecuente en la Europa Mediterránea (Península Itálica, donde miembros de la baja nobleza abandonan su residencia en el campo).

    • Los marginados, excluidos del sistema de organización social donde se integran los pobres y junto a ellos otro gran grupo, los judíos.

    • En las ciudades se esboza un nuevo sistema social que en abierto contraste con las relaciones de dependencia personal del campesinado, se distingue porque los burgueses gozan de amplias libertades de naturaleza económica y jurídica (libertad de movimiento, libertad personal, libertad de disponer de sus pertenencias y controlar el mercado urbano).

    • Todas estas libertades resultan imprescindibles para que los ciudadanos puedan desenvolver bien sus actividades económicas y para que los vecinos de la ciudad puedan ver cumplidas sus aspiraciones de enriquecerse y ascender en la escala social, libertades que cuando los señores no se advienen, los burgueses no dudan en conquistar por la fuerza.

    • Ese nuevo sistema social que se esboza no solamente se distingue por ese ambiente de libertad sino porque confiere gran importancia al dinero como forma de diferenciación social, por los que ese factor resulta más dinámico que esa sociedad articulada en señores y campesinos, y por lo tanto los grupos sociales resultan menos estables y se dan casos de ascender al darse mayores oportunidades de promoción social pero también una mala racha produce un descenso de ese escalafón.

    • Para completar este cuadro debe añadirse:

    • El disfrute y ejercicio de responsabilidades de índole política que por lo común se expresa en el demanda de esas aglomeraciones urbanas a participar en el gobierno de la ciudad y compartir con los señores feudales ese gobierno.

    • Ello no excluye que en algunos casos excepcionales, las amarras de la ciudad con el señor se rompan definitivamente conquistando la independencia política, y consiguiendo convertirse en una auténtica república mercantil y naturalmente ese poder político que adquiere y ejercita lo va a ejercer no solo en ese espacio, sino sobre el campo circundante.

    • Un espíritu más abierto a todo tipo de cambios que contrasta con el talante rural, debido a ello en la ciudad todo queda sujeto a revisión, ni siquiera la iglesia se libra de ella y con ella en las ciudades empieza a respirarse un clima más profano.

    • Giovanni Villanni:

    • Fue un cronista florentino que participó en la vida de su ciudad, en la que desempeñó diferentes cargos al servicio de la república.

    • El interés que siente por los asuntos de los asuntos de su ciudad cuya realidad conoce perfectamente le lleva a realizar la “Crónica Florentina” que es una obra que consta de 12 volúmenes que arranca de la historia de la ciudad desde sus orígenes hasta el año 1.346.

    • Ha su muerte su hermano Mateo la continua hasta 1.377 y su sobrino la termina.

    • La naturaleza de esta obra es un texto descriptivo de la virtud de Florencia, lo que constituye algunas novedades, ya que pertenece al subgénero de la historia de las ciudades, un género que nació en el S.XIII de mano del renacimiento urbano.

    • Los pilares de la economía florentina son:

    • La manufactura:

    • Un artesanado eminentemente textil orientado a la fabricación de buenos paños de lana apreciados en el exterior.

    • Es tal el desarrollo de esta industria, que la ciudad funcionaba con 200 talleres en los que se fabricaban 80.000 piezas de tela.

    • También deja al descubierto la puesta en marcha de una nueva forma de organización del trabajo, que contiene el germen del capitalismo: Tenemos a unos trabajadores asalariados lo que demuestra que la mano de obra se convirtió en una mercancía, y la existencia de unos empresarios representados por los miembros del gremio de los laneros.

    • El comercio:

    • Nos muestra como existen dos modalidades de intercambio mercantil:

    • El comercio de carácter abastecedor que representa el mercado una vez por semana.

    • El gran comercio, sostenido por los paños de lana, muchos de ellos hacia Oriente.

    • Durante cierto tiempo en Italia como la lana no revestía la calidad suficiente para que esos paños adquiriesen el prestigio necesario, adquirían paños flamencos en la feria de Champagne y los sometían a un nuevo proceso de acabado con lo que aumentaba su precio y podían ser exportados hacia Oriente.

    • La banca:

    • En Florencia funcionaban 80 establecimientos para el cambio de moneda, indispensable para el desarrollo del gran comercio, estos eran los cambistas.

    • La existencia de estos establecimientos constituye un indicio de la importancia que dentro de la ciudad medieval (Florencia) ha adquirido el comercio.

    • Ese desarrollo de la vida económica es el que explica el éxito de algunas profesiones liberales (notarios) gracias a los contratos mercantiles y también contratos de cambios, por ello el tejido social que nos muestra este texto es muy complejo.

    • El lugar relevante que se confiere a la educación nos muestra no solo los niveles de estudios sino que las materias son diferentes (gramática y lógica / ábaco y algorítmia) y en este último aspecto se hace un especial interés en adiestrar a los niños en el conocimiento del cálculo y de las matemáticas, que es un motivo práctico.

    • Las preocupaciones de índoles medicosanitaria y asistencial con 30 hospitales que disponen de más de 1.000 camas para acoger a pobres y enfermos, y el aumento del número de pobres es una consecuencia directa del desarrollo de las actividades económicas del núcleo urbano.

    • Además observamos un afán por cuantificarlo todo, y un ansia de exactitud.

    • Historiografía tradicional:

    • Durante mucho tiempo los historiadores estuvieron plenamente convencidos de que las ciudades medievales tenían un carácter antifeudal, como seres extraños al feudalismo o islas no feudales en un mar feudal.

    • Según estos historiadores las ciudades desde el momento de su renacimiento contribuyeron de forma decisiva a socavar los pilares sustentadores del régimen feudal que fueron extendiendo ante el impacto de los urbano.

    • La historiografía tradicional hacía hincapié en este aspecto en que la economía rural de signo natural a raíz del renacimiento del comercio y de las ciudades, se va preocupando por la búsqueda de excedentes comercializables y de ahí esa preferencia por los cultivos especializados.

    • En lo que se refiere a la sociedad, la dependencia campesina retrocede porque en esos reductos de libertad ofrecen asilo a los siervos fugitivos.

    • Esa forma fuerza a los titulares de esos señoríos sino quieren quedarse sin fuerza de trabajo, forzándolos a aligerar las cargas y cediendo un margen de libertad mayor, pero también retrocede debido al éxito de las revueltas urbanas llevadas a cabo por los burgueses contra el poder señorial y van a servir de estímulo para muchas comunidades campesinas que van a seguir a imitar su esfuerzo.

    • Historiografía actual:

    • En la actualidad ya no se puede seguir defendiendo este carácter antifeudal de la ciudad medieval.

    • La ciudad medieval fue una manifestación más de la expansión del régimen feudal en su fase de ascenso, porque la ciudad constituyó el soporte para el feudalismo en expansión, porque nunca resultaron extraños al feudalismo.

    • No solo renacieron en el marco del régimen feudal sino que durante toda la Edad Media, estarán integradas en aquel, de ahí que las ciudades al tiempo que encierran algunos rasgos estructurales no propios al modo de producción feudal que proporcionan unos rasgos que en el futuro van a ser economía de signo artesanal, mercantil y monetaria.

    • El dinero constituye en lugar de la tierra la base de las fortunas urbanas, y además existe en las ciudades un trabajo asalariado por lo que el trabajo se convirtió en una mercancía.

    • Las ciudades al tiempo que presentan esos rasgos estructurales que prefiguran al capitalismo y que favorecen la disgregación del sistema feudal, presentan rasgos estructurales que si son característicos del sistema feudal:

    • Con respecto a la organización del trabajo: A pesar de que se convirtió en una mercancía no existe un mercado libre de trabajo que se rija por la oferta y la demanda, porque existen gremios que controlan todos los ámbitos de la producción, además en el mundo artesanal la relación entre los maestros y asalariados no esta reducida a simples vínculos económicos.

    • En lo concerniente al comercio: Los mejores clientes de ese comercio eran los señores feudales que demandaban artículos de excelente calidad que sostenían el comercio a larga distancia, por lo tanto estos mercaderes se lucran indirectamente del trabajo campesino.

    • En lo que respecta a la autonomía urbana:

    • Esa autonomía no se explica fuera del contexto feudal porque a la hora de la verdad no es sino una expresión más de la fragmentación social del feudalismo.

    • La ciudad es el centro de un señorío que ejerce sobre el área rural próxima que en lo fundamental se diferencia del ejercido por la iglesia y la nobleza laica.

    • Quizá la prueba más palpable de que no es antifeudal la tenemos en el hecho de que la clase dirigente urbana, lejos de procurar desarticular el sistema social feudal, lo que busca es enoblecerse y consiguen infiltrarse en las filas de la nobleza.

    • El antagonismo entre la burguesía y la nobleza se dará cuando el capitalismo mercantil ceda paso al capitalismo industrial en el paso de la Edad Moderna a la Edad Contemporánea, cuando convierta a los trabajadores en proletarios y acaban con los gremios.

    • Pero también tienen que lograr que los trabajadores queden separados por completo de los medios de producción con el objetivo de que quede provisto de la fuerza de sus brazos y lo venda al empresario capitalista.

    LA REANIMACIÓN DE LA VIDA URBANA EN LA ESPAÑA CRISTIANA

    • La franja septentrional de la Península Ibérica al abrirse el S.XI un espacio prácticamente sin organizar.

    • Las antiguas civitates romanas como León o Lugo, ciudades que nunca alcanzarán al esplendor que caracterizó a las ciudades a orillas del Mediterráneo, cayeron en tal estado de postración que no pasan de ser simples núcleos preurbanos y este mismo cabe decir a propósito de otras aglomeraciones del periodo medieval (Oviedo) o Santiago de Compostela.

    • El único núcleo que realmente podía merecer el nombre de ciudad era Barcelona que ya antes de concluir el S.X se afirma como un centro económico.

    • Esta realidad contrasta con el panorama de las tierras desde el valle del Tajo hasta el sur, donde la vida urbana gozo por momentos de gran desarrollo bajo el poder del Islam.

    Renacer de las ciudades en la zona septentrional

    • El despertar de la vida urbana, se produce en Cataluña en un fecha más temprana que en el resto, en la 2º Mitad del S.X orientada al comercio por estar conectado con el exterior con una gran vocación marítima aunque no adquirió el renombre de los italianos.

    • En el resto de los territorios dominados por los cristianos, el renacimiento urbano, manifestación de la expansión propiciada por el feudalismo, resultó estimulada por dos grandes fenómenos históricos:

    • Desarrollo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela:

    • En la época de la monarquía asturiana, empieza a formar culto al apóstol Santiago al que se le atribuyó la cristiandad de España.

    • Sus restos fueron traídos por sus discípulos desde Palestina hasta el extremo occidental, allí reposan en un sepulcro en el reinado de Alfonso II.

    • El culto a Santiago que hasta el S.X tiene un carácter local, a partir del S.XI adquiere un posición internacional, a partir de entonces Santiago de Compostela se va a erigir en uno de los 3 grandes centros de la cristiandad, no dolo equiparado a Roma, sino incluso a Jerusalén.

    • Por ello la ruta que conduce a esa ciudad va a convertirse en una de las principales vías de comunicación.

    • Numerosos peregrinos, muchos de ellos procedentes de las tierras al otro lado de los Pirineos, emprenden el camino hacia Compostela, y muchos de ellos abandonan sus casas y se ponen en marcha y algunos llegan por mar, otros entran en la Península por Bayona y siguen el camino de la costa que va bordeando el litoral Cantábrico.

    • La mayoría prefiere el camino que discurre por tierras del interior, y hacían su entrada por Somport (Huesca) o Roncesvalles (Navarra) y se unían en Puente La Reina, atravesaban las tierras de Logroño, Castilla y León hasta llegar a León donde se dividían, unos optan por continuar su viaje hacia Galicia, y otros prefieren dar un rodeo y tomar el camino de Oviedo para venerar al Salvador y visitar las reliquias de la cámara santa.

    • Si se inclinan por el interior es por ser más cómodo y este se convierte en el camino principal que se conoce como Camino Xacobeo y Camino Francés ya que francés se aplica a todos los extranjeros.

    • El auge de las peregrinaciones no es ajeno a la sensibilidad religiosa de la época, que cala en las mentes de muchos cristianos, a los que la figura del peregrino se les representa como la imagen del ideal cristiano.

    • Una persona, romero, que abandona su casa y se pone en camino a un santuario parece ser el que mejor encarna esa idea de que la vida terrena es un claro caminar hacia la otra orilla.

    • Unos cristianos que cobran una conciencia de que el paraíso hay que ganarlo con ciertas renuncias y tienen la confianza de que con el desplazamiento a Santiago cargado de sacrificios.

    • Por otro lado sin abandonar el terreno religioso hay que valorar el atractivo de que al final del trayecto va a tener la oportunidad de venerar unas determinadas reliquias a las que se les atribuye el poder curativo como el cuerpo de Santiago.

    • Sin embargo es evidente que las motivaciones religiosas sirven para justificar las peregrinaciones, las religiosas constituyen el móvil pero es preciso que se den unas determinadas condiciones que el florecimiento de las peregrinaciones se vio favorecido por una serie de factores extraños a la espiritualidad, fundamentalmente que la sociedad Occidental hasta la fecha quieta, empieza a experimentar una mayor tendencia a moverse, para lanzarse a los caminos, unas veces en busca de fortuna (riquezas o subsistencia) y otras veces en busca de conocimientos o por el afán de aventura o anhelos religiosos o pseudoreligiosos (cruzados o frailes mendicantes).

    • La 2ª razón que facilita estas corrientes es la situación política que se vive en la Península Ibérica a partir del S.XII que se resume en la crisis del Islam y la consolidación de los reinos cristianos del Norte.

    • En 3º lugar el factor más decisivo que es el crecimiento de la economía ya que no podemos olvidar que los peregrinos muchos de los cuales de tierras lejanas, no vienen con las manos vacías, sino que deben proveerse de dinero con una bolsa llena de monedas para procurarse el alojamiento en establecimientos determinados para ello, monedas para hacer buen acopio de alimentos y para adquirir los bienes para proseguir el viaje.

    • Consecuencias:

    • Así pues, la afluencia constante de romeros a la par que viene facilitada por el desarrollo económico va a contribuir a la reactivación de los territorios surcados por la Ruta Xacobea sobre todo en las zonas del camino principal en reutiliza el trazado de antiguas calzadas romanas y muy pronto se va a convertir en la gran arteria mercantil del Norte peninsular y una ruta por la que van a circular ideas e influencias culturales romanas.

    • De la mano de la reactivación del camino, la vida urbana renace en el Norte desde Navarra a Galicia, en una serie de ciudades que van surcando la Ruta Xacobea (Nájera, Logroño, Santo Domingo de la Calzada, Sahagún, León, Astorga, Ponferrada).

    • Estas ciudades deben su nacimiento en unos casos y su despertar económico depende a gran medida a su condición de lugares de acogida de peregrinos y enclaves que sirven a los romeros de punto de descanso al final de una de sus etapas que como lugares de acogida deberán de disponer de bienes y servicios para atender la demanda de los peregrinos en materia de alimentación, alojamiento, vestido, calzado, y facilitarles el cambio de moneda por ello en todas esas ciudades se van a desenvolver las formas de economía específicamente urbanas, manufactureras, actividad artesanal, intercambios mercantiles y cambio de dinero.

    • En todas esas ciudades existe un nutrido grupo burgués dentro del cual se integran numerosos extranjeros, por consiguiente todas ellas cuentan con una colonia más o menos importante de francos que estaría formada por aquellos peregrinos que renuncian a retornar a sus lugares de origen, por negociantes que siguen el paso de esos peregrinos, por condiciones de hacer negocio ellos y sus descendientes.

    • Según muchos historiadores estos francos, disponen de una mayor facilidad para estos negocios que la población autóctona, por eso consideran a los francos como los verdaderos artífices del desarrollo de esas ciudades.

    • El renacimiento urbano a lo largo de la ruta cuenta con el apoyo del poder político que se ocupa de la construcción de hospitales y puentes, a lo que se suma la protección que se dispensa a los peregrinos y mercaderes, para estabilizar esa ruta y el poder público apoya ese desarrollo mediante la concesión de unos fueros mediante los cuales pretende que esos mercaderes que ocupan esas ciudades fijen su residencia en los mismos y atraen nuevos vecinos.

    La empresa reconquistadora

    • En el curso de los S.XI y S.XII se desarrolla una nueva categoría de las ciudades llamadas ciudades-frontera, y es curiosa la estrecha conexión de esa aparición con la necesidad de defender y repoblar la Extremadura, región que en esos momentos reciben los dominios que son los extremos del río Duero.

    • Era ese un territorio no muy densamente poblado, un territorio fronterizo con el Islam por lo que quedaba expuesto a las razzias de estos, una región bastante alejada de esa arteria económica que era el Camino de Santiago y que tenía su economía orientada hacia la ganadería.

    • Existen dos objetivos, uno de naturaleza económica, proteger el ganado trashumante y los pasos de montaña que utilizan, y otro de índole política, asegurar el dominio de los territorios ocupados frente a los posibles ataques del Islam y establecer, unas bases de operaciones que permitan seguir hacia el Sur, y esos dos objetivos mueven a los monarcas de Castilla y León a organizar esa zona.

    • Piedra angular en esos procesos organizados van a ser las ciudades como Salamanca, Segovia, o Ávila, ciudades a las que los soberanos conceden unos territorios municipales de dimensiones muy dilatadas, cuya defensa y explotación encomiendan a esas ciudades.

    • Al tiempo que les concede esos bastos distritos rurales, les van a entregar unos fueros que contienen soluciones ventajosas para el vecindario y a fin de que el crecimiento de esas ciudades sea más próspero y rápido.

    • Estas ciudades aunque a menudo se levantan sobre el emplazamiento de una ciudad antigua, puede decirse que son ciudades creadas, puesto que su renacimiento responde a una decisión política tomada por el monarca.

    • A diferencia de la Vía Xacobea estas ciudades-frontera cumplen una función eminentemente militar, impuesta por su situación fronteriza y que durante bastante tiempo va a dejar impresa su huella en diferentes aspectos de la vida urbana empezando por su propia morfología, como el aire de autenticas fortalezas ya por ocupar lugares encaramados.

    • Estas ciudades no basan su economía en las manufacturas y el comercio, que aquí tienen un lugar marginal, sino que su estructura económica descansa sobre la cría de ganado y sobre la actividad militar que les reporta importantes beneficios económicos en forma de botín.

    • Por último en lógica correspondencia con esa especulación militar y ganadera, la sociedad de estas ciudades aparece dominada no por el elemento burgués sino por los caballeros villanos o caballeros patricios, que son los ricos propietarios de la localidad, si la economía de estos es la propicia que disponen de recursos económicos suficientes para comprar un caballo y el correspondiente equipo de armas de manera que acaban desempeñando la función de defensa para la ciudad.

    • Todo ello les va a permitir monopolizar los cargos concejiles, el gobierno urbano que va a utilizar al servicio de sus propios privilegios adquiriendo privilegios de carácter fiscal.

    LA CIUDAD, NUEVO CENTRO IMPULSOR DE LA ECONOMÍA

    Las ciudades que van renaciendo al socaire de la expansión agraria, se constituyen como el lugar dentro del cual se va a desarrollar de manera diferente las nuevas formas de economía, y se configuran como centros productores y distribuidores de mercancías y el desarrollo de esas formas de economía van a comportar el retorno a un sistema económico de signo monetario y el desenvolvimiento de las actividades financieras

    EL CRECIMIENTO DEMOGRAFICO Y LA EXPANSION AGRARIA

    • Al entrar en el S.XI el occidente europeo empieza a despertar poco a poco, van saliendo del sopor en el que había estado sumido durante varios siglos durante los cuales la tónica dominante vino dominada por la escasez de hombres, la debilidad de los intercambios, la fragilidad del poder público, por la postración de la vida espiritual, la enorme pobreza cultural y la virulencia de los ataques posteriores.

    • Los tímidos pasos que en pos de la supervivencia venían dando desde la 2ª mitad del S.IX dando su fruto debido que la cristiandad latina entra en una fase de desarrollo sostenido que no terminará hasta la 1ª mitad del S.XIII donde se hacen claros los indicios de una crisis profunda y estructural, semejante a la del S.III por cuanto una como la otra están marcando el paso de un sistema social a otro diferente (del feudalismo al capitalismo) y el feudalismo va a convivir con un capitalismo hasta las revoluciones burguesas.

    • Entra el Occidente europeo en una etapa de expansión que alcanza a los diferentes aspectos de la vida social y acaba renovándola por completo, ahora va a mostrar un semblante más seductor que el que ofrecía hasta entonces y esta cara es la que a menudo se suele ocultar.

    • Del S.XI en adelante hasta fines del S.XIII se incrementa la producción en los campos, resurge la actividad artesanal, se generalizan los cambios comerciales y se revitaliza la moneda al socaire del renacer de las ciudades, ciudades que desde el principio se configuran como el elemento más activo del campo histórico y las innovaciones más profundas.

    • La sociedad que hasta entonces polarizada en señores feudales y campesinos empieza a dar muestras de una dinámica creciente y la novedad más importante la constituye la aparición de la burguesía medieval que algunos autores ven un grupo social más que a partir ahora se suman a esa clase, pero otros ya atisban el germen del que va a salir un sistema social nuevo, la sociedad capitalista, pero es el hecho más llamativo, pero no el único, porque la sociedad feudal no permanece al margen de los cambios porque esas clases experimentan transformaciones muy claras con la transformación del campesinado y su conquista de mayores libertades, y todo esto se conecta a lo largo de los siglos con el afianzamiento de la preeminencia de los señores feudales que a partir de ahora resulta amenazada por las libertades de los campesinos y la insumisión de los burgueses que aspiran a apoderarse de la vida económica y política.

    • Ayudado por la expansión económica y por las ciudades, la actividad monárquica se reactiva y va recuperando sus prerrogativas de mano de los señores feudales, poniendo fin a las tendencias centrípetas.

    • En lo que hace a la iglesia y a la vida espiritual la distinción eclesiástica a merced de los laicos, sufrió la constante intromisión del poder político y consigue liberarse del poder secular, y una vez emancipada, el Papa se convierte en la suprema autoridad de esa iglesia.

    • De todas formas mucho mayor interés que la recuperación del entramado administrativo y la aceptación de la suprema superioridad del Papa, resultan los profundos cambios que durante la plena Edad Media se introducen en la vida espiritual, cambios consecuencia de las inquietudes que en materia intelectual reclaman un número creciente de fieles cristianos.

    • Esto había llegado en una religión precisamente formalista que se conformaba con el cumplimiento de unos dogmas y el respeto de ciertas prácticas religiosas (limosnas), pero también había marginado a los laicos dentro de la vida religiosa, dispuestos a participar más activamente en la vida de la iglesia.

    • Comprenden que la fe hay que interiorizarla y la salvación eterna al igual que los bienes hay que merecerlo gracias a las buenas obras y al esfuerzo personal y si no satisface a algunos creyentes muy sensibles ante el tema de la pobreza.

    • La expansión económica contribuye a acrecentar la distancia entre ricos y pobres que se convierten en las ciudades en auténticos marginales, muchos cristianos no pueden más que contraponer la vida de Cristo y la vida que llevan esos pobres que ante los ojos de esos cristianos aparecen como la imagen viva del Cristo sufriente.

    • Y una iglesia cuyos dignatarios no se comportan como pastores sino como señores feudales, en este sentido van a surgir varios movimientos de reforma monástica como el Cister que insisten en la pobreza, en este ambiente se explica también la propaganda de algunas corrientes críticas que ofrecen a los laicos aquello que la iglesia no les proporciona, pero sin lugar a dudas el mayor exponente de las reformas lo constituyen las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos) que surgen frente al ansia de riqueza y poder que caracterizaba a la iglesia, insiste en la pobreza y humildad y en la necesidad de poner en práctica aquella que predican y van a vivir de la caridad ajena.

    • A la vida contemplativa oponen la vida activa, van a abandonar los muros del monasterio, y la vida de estos frailes todos los días salen a las plazas de las ciudades y pretenden llegar a la gente y atender sus preocupaciones.

    • En abierto contraste, la sociedad de la plena Edad Media siente unas ansias intelectuales muy amplias y no se conforman con conservar y difundir el saber que recibió y aspira al saber a un nuevo conocimiento entorno a las escuelas catedralicias, a los estudios generales que salen de las universidades, se va a producir un renacimiento cultural en el S.XII que es un humanismo cristiano que está marcado por el despertar de la razón una facultad de la que apenas se había hecho eco.

    • En el panorama intelectual, se va abriendo paso un espíritu más racionalista y progresando el propósito de avanzar en el conocimiento por la vía del raciocinio (Pedro Abelardo “Entiendo para creer”).

    • El segundo rasgo es una admiración sincera por la herencia cultural recibida por la antigüedad (Bernardo de Chartres “Somos enanos encaramados en los hombros de gigantes”), esta admiración por la antigüedad es la que permite la recuperación de la sabiduría griega (Aristóteles recuperación de sus obras gracias a la mediación del Islam con las escuelas de traductores de Toledo).

    • Por último se aprecia ya cierto proceso de secularización de la cultura de tal forma que concierne a Dios deja de ser el único medio de estudio, un interés creciente por el cálculo, la contabilidad que aunque muy elemental resulta imprescindible para que los mercaderes puedan llevar a cabo sus negocios, y un interés creciente por el conocimiento de la naturaleza (alquimia, física, medicina) para cuyo estudio se empieza a utilizar un método que prefigura al que la actualidad siguen utilizando los científicos: la comprobación directa y la experimentación, y aspiran a su explicación buscando las regularidades de la naturaleza.

    • Gracias a ese fecundo y complejo progreso de renovación interna el Occidente europeo antes débil que durante mucho tiempo permaneció a la defensiva de los duros ataques extranjeros va a adquirir la fuerza para realizar una política de signo expansivo y transformarse en una potencia peligrosa para sus vecinos, una potencia que sin causa dilatan sus fronteras para acoger dentro de su espacio político, sistemas socioeconómicos y su ambiente cultural y mental a aquellos territorios que conquistan por las armas (gran expansión de los elementos al Este del Elba y la época de las cruzadas).

    • Con relativa frecuencia los medievalistas sostienen que la expansión de los siglos centrales de la Edad Media es consecuencia de unos factores:

    • El ambiente de relativa tranquilidad tras la retirada de los normandos, piratas sarracenos y húngaros.

    • La remisión de los brotes epidémicos de la cristiandad latina.

    • La mejoría experimentada por el clima, por consiguiente resulta más favorable para las prácticas agrarias que resultan muy sensibles a las condiciones atmosféricas y favorecen las prácticas agropecuarias que permiten el crecimiento de los vegetales y provocan la degradación del bosque facilitando la empresa roturadora

    • Estas explicaciones no acaban de convencer, aunque son los factores a tener en cuenta, pero las razones profundas del despegue, deben buscarse en la propia dinámica social, la cristalización definitiva del sistema de relaciones feudales, y el materialismo histórico proclama que es el feudalismo el que al entrar en su madurez propicia el crecimiento y la expansión.

    • Duby comulga con algunos postulados marxistas, considera que los señores feudales son los principales artífices del progreso, sin embargo a través de sus palabras se intuye que los campesinos no fueron ajenos a ese despegue.

    • En términos más claros plantea la cuestión R. Hilton que en la transición del feudalismo al capitalismo, sostiene que la expansión europea de los S.XI y S.XIII es conjunto de la acción combinada de señores y campesinos, resultado de la lucha que enfrenta a ambos por la distribución de los excedentes de la producción, el propósito de incrementar el reparto de la renta social con el fin de llevar una vida lo más lujosa posible y asegurar su preeminencia social, lo que anima a los señores a proteger las roturaciones y a introducir en sus dominios aquellos adelantos técnicos que permitirán obtener unas cosechas más abundantes y es en definitiva el deseo de aumentar sus ganancias lo que empuja a imponer cargas por diferentes conceptos, al mayor número posible de campesinos.

    • Cuando esas exigencias resultan muy pesadas aparecen efectos contraproducentes porque despiertan en el campesino una actitud de resistencia para esas cargas, pero como la presión señorial puede sobrellevarse actúa como acicate que va a incitar a los campesinos a esmerarse en el trabajo de sus pertenencias con vistas a producir más y quedarse con la mayor parte de los excedentes.

    • La expansión es consecuencia del deseo de los campesinos de conseguir una mayor porción en el reparto de la renta social.

    EL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

    • Si examinando la expansión agraria se debe a la razón donde primero se notan los síntomas del despegue es aquí y ello resulta comprensible ya que al entrar en el S.XI la vida giraba casi prácticamente entorno a la vida rural.

    • Un cronista R. Glaber no deja un testimonio, el incremento de la producción agraria que constituye una de las principales expresiones de la revolución agraria que iba a acabar con la penuria alimentaria y a generar excedentes comercializables, vino incrementado por el incremento de la población y el desarrollo instrumental sin los cuales hubiese sido imposible la roturación de nuevas tierras y el cultivo más extensivo.

    • Todo parece dar a entender que la multiplicación de los efectivos humanos fue el punto de partida del despegue europeo, de esta forma se explican una serie de oleadas epidémicas que en las épocas iniciales del S.XI azotan a gran parte de la sociedad, una penuria que obliga a comer cualquier cosa.

    • Los cronistas de la época registran esas calamidades, decían que al fin y al cabo los interpretan como una manifestación de la cólera divina, pero en realidad son según Duby “el precio de esa expansión demográfica quizá demasiado vigorosa y desordenada,” es decir una consecuencia de la malnutrición.

    • Algunos estudiosos creen que el volumen global de la población europea se encuentra en condiciones de hacer:

    • Russell: 950 = 23.000.000 ; 1.100 = 32.000.000 ; 1.300 = 55.000.000

    • Bennett: 1.000 = 42.000.000 ; 1.050 = 46.000.000 ; 1.100 = 48.000.000 ; 1.150 = 50.000.000 ; 1.200 = 61.000.000 ; 1.250 = 69.000.000 ; 1.300 =73.000.000

    • Hay un historiador de la vida económica (Pounds) que las tacha de conjeturas eruditas, porque para hacer buenos estudios demográficos se necesitan series de datos cifrados que aunque no se refieran a la demografía sirvan para un estudio demográfico.

    • Debido a ello los historiadores de la Edad Media están imposibilitados para hacer un cálculo exacto del número de hombres, por eso estas evaluaciones hay que aceptarlas con extremada cautela y aceptarlas únicamente a título orientativo de que Occidente es resultado de un crecimiento demográfico que se detiene a fines del S.XIII cuando algunas regiones rozan ya el límite de lo superable.

    • Los historiadores de la historia medieval inglesa entre los S.XIII y S.XIV tienen fuentes como es el catastro que mandó hacer el Duque de Normandía pero ahí se consignan todas las tierras del reino y los hombres que las habitan, pero no por personas sino por fuegos (núcleos familiares) pero no se sabe el número que lo forman.

    • La 2ª es unas relaciones de contribuyentes con fines fiscales de cara a la recaudación de un impuesto impersonal (Dolltax).

    • Pero la interpretación de esas noticias de índole demográfica, por un lado es muy problemática por esta razón de recuento por fuegos y porque no queda registrados las personas que están exentas, por ello Duby lo único que acepta es el aumento demográfico pero no acepta las cantidades dadas.

    • Pero a falta de censos que le permitan evaluar el número de hombres y el ritmo de crecimiento, el historiador de la Edad Media debe conformarse con trazar perfiles del mismo a partir de las secuelas que dejó en otros ámbitos cualitativos y no cuantitativos, datos que no son tan rigurosos pero tampoco tan fríos como aquellos y son lo suficientemente expresivos.

    • Duby cuando estudia el número de los trabajadores invoca entre estos datos, nos habla de la amplitud que cobran las campañas militares lo que implica un mayor número de guerreros, así como la multiplicación de nuevos centros monásticos y en lo concierne a los nobles hace hincapié en las muchedumbres de cristianos que se ponen en camino hacia las principales santuarios de la cristiandad (Jerusalén, Santiago, Roma).

    • Personas que ingresan en los conventos y no como clérigos en los monasterios, los conversos se dedican al trabajo de las propiedades monásticas, llevados por un fervor religioso a título gratuito.

    • Otros siguen a los predicadores itinerantes y otra prueba la encontramos en la fragmentación de esos marcos campesinos con una mayor fertilidad de hijos.

    • A estos elementos se le añade el crecimiento de los núcleos de población, hecho que se puede probar en el caso de las ciudades que se levantan otros muros más amplios para rodear a los suburbios que se fueron formando a la sombra del reducto primitivo y se presencia la aparición de nuevos lugares de habitación y se fundan nuevas iglesias.

    • Otro efecto es la incesante ampliación de espacio cultivado en busca de alimentos para la población creciente, y por último la elevación del precio del grano necesario para la fabricación del pan, base de la dieta del hombre y el consumo del pan es algo poco elástico, ya que si aumenta el precio es consecuencia de un incremento de la demanda.

    • Además de esos datos indirectos el historiador de la Edad Media debe atender a los datos que proporcionan estas fuentes de cara al estudio de las tasas de nupcialidad, natalidad, mortalidad y las noticias que nos muestran entorno a la esperanza de vida y muchos medievalistas consideran que en la Edad Media se encontraba ya en los 50 años.

    • Dado que los seres humanos traducidos a términos económicos somos esos trabajadores de los que habla Duby pero somos también consumidores, debido a ello es evidente que existe una íntima relación entre el incremento de población en la base de la expansión agraria y el despegue económico, puesto que como trabajadores lo hacen posible al aportar una energía superior tanto el trabajo anterior como las nuevas situaciones y como consumidores lo exigen.

    • El otro factor determinante de la expansión agraria viene dado por el aprovechamiento de la energía hidráulica y el perfeccionamiento del utillaje campesino o progresos de tipo técnicos, que consisten no en nuevos descubrimientos sino en la vulgarización de ingenios anteriores ya conocidos antes del comienzo de este periodo.

    • Durante los primeros siglos el periodo medieval, el esfuerzo lo realizaron los hombre ayudados por algunos animales de tiro para transportar algunos productos y se desperdiciaba la energía natural, sin embargo la sociedad de la Baja Edad Media va a utilizar más la fuerza motriz de las fuentes naturales: la del viento y la del agua.

    • La construcción en el S.XII de los primeros molinos de viento y posteriormente los molinos de agua, nos da cierta importancia que se da a este tipo de energía.

    • El molino de agua es un ingenio muy antiguo que data de la época helenística pero a penas fue empleado por la antigüedad porque el elevado coste del mantenimiento y construcción de unos molinos echaban para atrás a los esclavistas que podían despilfarrar la fuerza de trabajo de la que poseían y porque temían que los esclavos no tratasen bien el material.

    • A lo largo de la época alto medieval el molino hidráulico se va introduciendo en el campo pero también en las aldeas de campesinos libres, esto ha dejado a un lado una tendencia muy generalizadora que solamente los señores podían realizar la fuerte inversión económica que significaba la construcción de un molino.

    • Pero hay campesinos acomodados pero sobre todo cuando esa empresa no están al alcance de una persona del establecimiento eclesiástico era normal que la aldea encabezase esa empresa, por lo tanto el molino es comunal y podían utilizarlo por turnos.

    • El molino hidráulico al mecanizar artes a mano por medio del mortero, permite ahorrar energía y esfuerzo humano de tal forma que la mano de obra que antes se invertía en la molienda, ahora queda liberada de ese quehacer y puede dedicarse a otros menesteres, por ello el molino supone un avance bastante significativo.

    • Los señores feudales a sabiendas de que la propiedad de un molino hidráulico va a constituir una fuente de ingresos muy lucrativa siempre que estos estén en condiciones de alzarse con el derecho de índole jurisdiccional, utilizar sus molinos como monopolio para los campesinos que están bajo su jurisdicción bajo previo pago de una tasa.

    • En estos casos como nos advierte Duby es una de las formas de opresión económica ejercida por el señorío es un medio más de apoderarse del excedente de la población campesina, de esta forma se entiende que la opresión del molino empiece a chocar con los intereses de los campesinos.

    • El perfeccionamiento del instrumental campesino gracias a los progresos de la metalurgia que se desarrolló al principio al servicio de la fabricación del ejército.

    • El hierro hasta entonces ausente empieza a utilizarse cada vez más en la construcción de aperos, gracias a ellos los campesinos ya disponían de azadas, hachas, hoces, y arado.

    • Dentro de estos avances que se operan en el utillaje el más sobresaliente es la difusión por las tierras húmedas de la Europa situada al Norte del Loira, la carruca que es un arado pesado que va provisto de a diferencia del arado tradicional, de dos elementos innovadores: 1 juego de ruedas delantero que al tiempo que facilita el desplazamiento del artilugio permite graduar la profundidad de los surcos, pero la pieza más revolucionaria es la vertedera.

    • El arado simétrico lleva una reja vertical que va rompiendo el suelo y lleva otra reja horizontal que rompe el suelo y va cortando las raíces del arado, el nuevo asimétrico lleva un alerón lateral que es móvil que levanta la tierra, la remueve y la airea, frente al arado romano por ser muy ligero simplemente arañaba la tierra superficialmente, pero debido a ello obligaba al campesino a pasarlo sobre la tierra en sentido cruzado pero requería que fuera completado por los campesinos de forma manual con la azada.

    • A diferencia de este, la carruca, puede abrir surcos muy profundos y remover el terreno a conciencia y gracias a ello permite ahorrar tiempo y favorece el drenaje de los suelos húmedos de la Europa Central y Septentrional y por último hace posible que las sustancias nutrientes, tanto las de la superficie como las que se fueron filtrando hacia zonas más profundas gracias a que este arado las remueve, las sitúan en la zona intermedia lo que ahonda en un mayor crecimiento de las plantas.

    • La carruca resulta muy indicada solo para los suelos húmedos de la Europa fértil y resulta inadecuado para los suelos ligeros y superficiales y secos de la Europa Mediterránea.

    • Este arado provisto de un tren de ruedas delanteras que facilita su desplazamiento por ser muy pesado precisa una potencia de tiro superior a la del arado romano que necesitaba una pareja de bueyes, pero esta precisa hasta 4 pares de bueyes, por ello su propagación tiene que ir acompañada de una mayor aceptación de los animales de labranza.

    • Hasta entonces el único era el buey y se incrementará el número de bueyes, pero también en una mejora de los mismos con una mejor alimentación y una selección de las razas, estos animales se hacen más robustos y ganan en capacidad de trabajo.

    • Pero se da otro paso decisivo que es el remplazo en las zonas más ricas del buey por el caballo que tiene un serio inconveniente que estriba en que es un animal mucho más caro, a la hora de comprarlo y mantenerlo porque se alimenta de avena en grandes cantidades.

    • Pero ese defecto queda de sobra compensado porque el caballo ofrece una tremenda ventaja, que es mucho más veloz que supera al buey en un 50% y es más resistente a la hora de trabajar y los historiadores afirman que es capaz de trabajar hasta 2 horas más al día, por ello permiten agilizar esos trabajos, ahorrar tiempo y que se aprovechen al máximo las condiciones favorables y que los hombres habiten más lejos de las tierras de cultivos.

    • Gracias a estos, el uso del caballo hace posible que los pueblos crezcan, de muy poco lo abría sentido este si no se hubieran producido mejoras en el sistema de tiro, el tradicional consistente en uncir el yugo sobre la nuca y a los caballos se les enrollaba alrededor del pecho unos correajes de cuero que les presionaba la yugular que dificulta la respiración y les resta fuerza tractora.

    • A partir de ahora los bueyes llevan el yugo no sobre la nuca sino sobre los cuernos, y en caso de los caballos se utiliza la collera y se supera el gran inconveniente que presentaba el caballo que era la fragilidad de los cascos de los caballos que se quiebran, que son las herraduras de metal clavadas al casco.

    • La introducción de la carruca lejos de beneficiar a todos los campesinos contribuye a ahondar las distancias entre la Europa húmeda en condiciones de aplicar este artilugio, y la Europa Mediterránea cuyo empleo acabaría destruyendo esos suelos, y hace más pronunciadas las diferencias que dentro de un mismo territorio se dan entre los campesinos acomodados y los campesinos pobres que por falta de recursos económicos tienen que seguir trabajándola por el arado tradicional.

    EL INCREMENTO DE LA PRODUCCIÓN EN LOS CAMPOS EUROPEOS

    • Más numeroso, el campesinado occidental se dispone a elevar el nivel de la producción agraria mediante la roturación de terrenos antes incultos y mediante un aprovechamiento más intensivo del suelo.

    • Debido a que en los primeros tiempos este proceso fue muy potente durante los S.XI y S.XI, la roturación alcanza su cúspide, los hombres alcanzan el tope de producción sin necesidad de roturar nuevos terrenos.

    • Al entrar el S.XI el espacio cultivado es muy pequeño y queda reducido a unos aros alrededor del pueblo, pero los terrenos incultos son muy abundantes e invaden aquellos suelos más ricos donde no podía penetrar el arado romano.

    • Este paisaje y la realidad socioeconómica se va a ir transformando en el curso de la Baja Edad Media y se produce una auténtica hambre de tierras por la necesidad imperiosa de crear nuevos campos de labor y por ello los hombres van a tener una dura batalla contra la naturaleza, una naturaleza que se les revelaba y que a partir de ahora va a someter a su servicio y si la consiguen someter es debido por un lado al incremento de la fuerza de trabajo en la que se traduce la multiplicación de efectivos humanos y los progresos de tipo técnico que da a los campesinos la fuerza para la tala de árboles y para acondicionar los suelos profundos.

    • Instrumentos y técnicas que le permiten crear diques que protegen contra las mareas y las crecidas de los ríos, en aquellas zonas que se crean en territorios antes cubiertos por el mar.

    • Debido a ello se va a experimentar durante el S.XII y S.XIII la mayor expansión, el terrazgo avanza continuamente a expensas del bosque, pero el terrazgo también crece a fuerza de conquistas al mar, ya que de estas fechas datan los primeros pólders y ganan las terrazas pantanosas del valle del Po y las tierras de Alemania bañadas por el Mar del Norte y surcando los ríos Weser y Elba.

    • La empresa roturadora en la que Duby no duda en nombrar de gran empresa del campesino medieval presenta 3 formas diferentes:

    • 1ª Forma:

    • La más antigua y extendida, la más simple y lenta, que es una prolongación de las roturaciones que se venían efectuando siglos atrás, consistente en ir agrandando el claro o calvero aldeano a fuerza de ir arañando el bosque que rodea esas aldeas, añadiendo nuevas parcelas. Esta forma reviste un carácter meramente popular y espontaneo, resultado propio del campesinado al que el hambre, la necesidad y el deseo de aumentar sus ganancias, le impulsan a extender sus parcelas y acrecentar las dimensiones de sus tenencias procurando que el señor no se entere porque es la forma de evitar que ese ensanche se traduzca en un aumento del importe que debe aportar.

    • Frente a ello los señores no quedaron al margen y se dedicaron a meter el arado en sus terrenos para dilatar los límites de los campos de cereal y toda vez que los campesinos no siempre consiguieron defraudar al amo y pagando el diezmo correspondiente “Diezmos novales”.

    • El bosque prácticamente desaparece y queda reducido a una estrecha franja que actúa a modo de frontera, pero diferente es en otros lugares en los que la malla de poblamiento era rota, y donde la mancha forestal sigue siendo muy densa, el bosque ya no es colonizado desde la aldea próxima debido a que la ampliación del terrazgo aldeano tiene un límite que no conviene pasar para que el campo de labor queda demasiado alejado de los campos con la consiguiente pérdida de tiempo, entonces el bosque va a ser atacado desde el centro y esto hace surgir nuevos núcleos de población.

    • 2ª Forma:

    • A fines del S.XI se pone en marcha una nueva modalidad roturadora que alcanza la máxima expansión a mediados del S.XII.

    • Está mucho mejor documentada que la primera con lo que ofrece un contraste muy acusado, no consiste en simple ampliación del claro aldeano, sino que da lugar a la aparición de nuevos núcleos de poblamiento análogos a los que los pioneros dejaran atrás y que aumenta con tierras de labor, casas, etc.

    • Se van a convertir en focos a partir de los cuales se inicia la colonización de grandes extensiones de terreno, lo que nos muestran nombres tan expresivos como Villanueva, Neuville, Villefranche.

    • Las ventajas de las que disfrutan estos nuevos enclaves se distinguen también de la primera porque casi nunca se trata de una empresa popular, la iniciativa casi nunca parte del campesinado sino que van a ser los que aporten la mano de obra, promovida por los poderes feudales, bien se trate del monarca u otros señores jurisdiccionales.

    • Toman la decisión de crear un nuevo pueblo atendiendo a veces a considerar de orden exclusivamente político (ampliar sus estados, establecer dominio territorial o seguridad de un camino poblando zonas antes inhabitadas).

    • Pero otras veces persiguen unos intereses económicos y sociopolíticos, como poner en explotación territorios que antes no les reportaban ningún beneficio como censos sobre zonas para incrementar el número de personas sometidas a su autoridad jurisdiccional que les facilita para erigir monopolios, administrar justicia y recaudar impuestos.

    • En definitiva lo que se proponen es elevar sus rentas mediante dichos censos la explotación de las tierras inherentes al señorío jurisdiccional, de ahí que lo que buscan es elevar el nivel de sus rentas y afianzar su poder sociopolítico.

    • Por otro lado frente a la espontaneidad de la primera ahora nos encontramos con una iniciativa que par su éxito necesita estar muy bien planificada, de la nada hay que crear un nuevo pueblo (casas, huertas, campos de labor), todo ello que hay que planificarlo y ponerlo en práctica en el emplazamiento más apropiado.

    • Luego decidir donde levantar cada edificio, conocer el número de beneficios, que proporciones van a tener las tenencias y parcelas, el terreno en una serie de lotes de las mismas dimensiones se traduce en creación de unos pueblos que aunque con estructuras antiguas se diferencian por un plano más regular por ser algo deliberado, que forma un damero perfecto.

    • Reciben el nombre de espina de pez, ya que las casas se disponen a izquierda y derecha del camino, con franjas de tierra estrechas paralelas unas a otras y perpendiculares al camino.

    • Para que el pueblo prospere es necesario disponer de colonos y encontrar hombres dispuestos a lanzarse a la aventura como es trasladar su residencia a un lugar inhóspito que ellos mismos tienen que desbrozar con gran esfuerzo, por ello hay que ofrecerles algo, ventajas que les haga atractiva esta residencia y disfrute de unas mejores condiciones de vida que se concreta con la entrega de parcelas de tierras más ricas y mayores, concesión de un estatuto jurídico privilegiado en virtud del cual el señor renuncia a la percepción de ciertos censos y determinados servicios, cargas que seguían cayendo sobre el campesinado y algunos derechos de manera que la presión señorial resulta más llevadera de manera que van a disfrutar de un margen mayor de libertad.

    • Se reconocen asambleas en las que los campesinos resuelven sus propios asuntos, y para que surtan efecto estas ventajas hay que darlas a conocer en los lugares más apropiados, que son las zonas más pobres.

    • También hay que transportarlos hasta el lugar que se va a roturar y levantar un cobijo y darles los medios de vida hasta que se obtenga la primera cosecha.

    • Los señores unas veces porque son demasiado importante para ocuparse de todas estas misiones y otras por estar ocupados, se asocian a otros, normalmente un señor laico se asocia con otro eclesiástico, u otras veces a contratistas, auténticos empresarios de roturación en los que abundan la gente de ciudad y asumen todos los riesgos que entraña la empresa y los que los señores entregan parte de las tierras o las rentas.

    • A finales del S.XII y a lo largo del S.XII la más original por dos razones:

    • Da lugar a la aparición de un hábitat enteramente novedoso, disperso e intercalado. La colonización del yermo no se efectúa a partir ni de las antiguas aldeas ni de otras nuevas sino que de la mano de explotaciones agrarias aisladas en mancha forestal.

    • Los huertos, campos de labor y prados componen una unidad en torno a la cada, todo está unido y rodeado por un reto permanente Bocage que por una parte cumple una función defensora y delimitadora de un espacio de aprovechamiento individual pero dentro de las tierras de uso colectivo.

    • Es también la más original porque no orienta su economía hacia la agricultura sino que se especializa en la ganadería, productos cuya demanda no cesa de aumentar en el transcurso de estos siglos centrales de la Edad Media (aumento de queso, carne, mantequilla) cuya demanda aumenta a medida que se abren talleres textiles en las ciudades y otras que se dedican a elaborar artículos de cuero.

    • Se asientan ya de forma clara en una economía de tipo comercial y esa dedicación ganadera es la que explica la dispersión, ya que buscan estar lo más cerca posible de los pastizales.

    • En el S.III la empresa roturadora después de 200 años de frenética actividad, empieza a decaer debido a que los terrenos aptos han sido colonizados en su práctica totalidad.

    • A partir de esa centuria, la sociedad medieval empieza a prestar más atención en la obtención de cosechas más abundantes en la misma superficie de terreno, preocupándose por incrementar la producción sin la necesidad de extender las tierras de labor y de cara a mantener el nivel de suelo, el abonado es un elemento clave y todo parece indicar que en este capítulo no se introdujeron progresos significativos respecto a los periodos precedentes.

    • Es cierto que en algunas regiones del Occidente europeo se extiende el empleo de la marga, un abono que permite reponer la cal y los fosfatos que este pierde, pese a ello, los fertilizantes más comunes siguen siendo el abono de origen vegetal (rastrojos) y sobre todo el estiércol (cucho) y ese estiércol a juzgar por la documentación es un producto muy escaso lo que demuestra que las tierras no eran suficientemente abonadas.

    • Luego tenemos que dirigir la mirada hacia los campesinos que ayudaron al suelo a renovar su fertilidad, unos campesinos provistos de unos instrumentos más contundentes pero unos campesinos más numerosos y decididos a invertir en las tierras un producto mayor (rastrillo o rastro) y este sacrificio le va a ser recompensado con la obtención de unas cosechas más costosas.

    • El rendimiento medio de la simiente en el periodo carolingio 2 a 1 va sufrir un aumento increíble como sucede en el Condado de Winchester:

    • 1ª Mitad del S.XIII: Trigo = 4'3 Cebada=4´4 Avena=2´7

    • 2ª Mitad del S.XIII: Trigo=3´6 Cebada=3´5 Avena=2´2

    • En la 2ª mitad es cuando se aprecian los síntomas del agotamiento del suelo, y al mismo tiempo el occidente europeo avanza hacia formas de cultivo más intensivas, ya que uno de los grandes avances de la agricultura medieval consistió en el abandono del sistema de rotación de cultivos, una ocupada por el cultivo de cereal de invierno y la otra mitad en barbecho (sistema bienal o sistema de año y vez), e implantación en su lugar de un nuevo sistema de rotación, puesto que este era conocido ya en el periodo carolingio, basado en la alternancia trienal, división de la tierra en 3 partes, una ocupada por cereales de invierno, otra por cereales de primavera y la última en barbecho.

    • Este nuevo sistema de rotación ofrece una serie de ventajas evidentes:

    • 1ª Ventaja: El barbecho queda reducido a 1/3 de manera que la tierra cultivada se incrementa en 1/3 y por lo tanto aumenta 1/3 la producción de grano.

    • 2ª Ventaja: Este sistema al descansar sobre la alternancia de dos siembras y dos cosechas permite distribuir de forma más equitativa a lo largo del año, las faenas agrícolas y hace que se aproveche mejor tanto la fuerza de trabajo humano como la energía animal.

    • 3ª Ventaja: Permite asegurar al mismo tiempo el sustento a los hombres y el alimento a los caballos convertidos en animal de tiro en las provincias donde se introdujo la carruca.

    • 4ª Ventaja: Hace posible que los campesinos afronten con mejor ánimo la perdida total o parcial de una cosecha que les obligue a pasar hambre durante un año, dado que la perdida en una cosecha se puede aplacar con una buena cosecha de primavera o viceversa.

    • 5ª Ventaja: Allí donde el cultivo de cereales de primavera va asociado al de las leguminosas, el suelo en vez de agotarse queda fertilizado con el nitrógeno de estas.

    • Pero el ciclo de rotación trienal no se impone en todas partes y es considerado más práctica de ricos y solamente se va a introducir en las regiones de suelos duros, es decir en la Europa húmeda, y dentro de esta en los dominios de los señores feudales y en los de los campesinos acomodados, que están bien equipados desde el punto de vista técnico.

    • Por lo tanto quedan fuera, tanto los campesinos pobres como los países de la cuenca mediterránea.

    LA ORIENTACIÓN GANADERA DE LA ECONOMÍA CASTELLANA Y LA MESTA

    • La expansión agraria fue muy fecunda, en consecuencia dentro de ella tiene especial referencia por qué tiene incidencia directa, el renacimiento de las ciudades y de las actividades económicas específicamente urbanas.

    • A la sombra de la reactivación y de la regularización de los intercambios mercantiles, la economía rural, hasta entonces de subsistencia, empieza ya a superar su anterior tendencia al autoconsumo para ir incorporando a la tendencia mercantil en particular a las zonas situadas en la cercanía de algunas aglomeraciones urbanas y a lo largo de una vía de comunicación.

    • La inserción del campo en los circuitos comerciales va a actuar como un potente estimulante de la economía agraria que empezó a orientar su producción hacia la venta, interés que elevó a prestar especial atención a aquellos productos objeto de una fuerte demanda por parte de la población que se está volviendo más exigente con respecto a su régimen alimenticio, con mayores aportes de carne, queso, hortalizas, verduras, y se va acostumbrando a consumir vino, productos objeto de una demanda por parte de la manufactura urbana que requiere que el pueblo que le proporcione materias primas.

    • Debido a ello estos productos alcanzan precios muy elevados en el mercado y tienen la venta asegurada de ante mano:

    • Los cereales: Las necesidades de avituallamiento y el consiguiente desarrollo a la sombra del comercio de los granos, explica que dentro de estos se observa una preferencia muy clara por el trigo y se debe a que del trigo se saca la arina con la que se va a elaborar el pan blanco, en tanto que los demás cereales no tienen tan fácil salida porque la avena solo sirve para alimentar a los caballos.

    • Invariablemente siempre tendemos a identificar los sistemas trienal con progreso y bienal con abuso, y en términos generales está afirmación es correcta, y de hecho ha podido comprobarse que algunas regiones después de haberse instaurado el sistema de rotación trienal, se vuelve al bienal, y ello no es debido ni a la pobreza de los suelos, ni a la precariedad técnica, sino que se hace con fines especulativos porque se cubren que es mejor tener una cosecha de trigo grande cada 2 años que en una pequeña cada año.

    • Junto a los cereales, y a menudo a su costa ocupando parcelas que antes estaban destinadas a la producción de grano, van progresando la especialización de cultivos y pronto tenemos los cultivos de huerta que suelen localizarse en el extrarradio de los núcleos urbanos a cuya población abastecen de verduras y hortalizas, presumiblemente esa concentración se debe a que son productos perecederos que no soportan bien, ni el almacenamiento prolongado, ni el transporte a largas distancias, y los dueños de esas huertas no son campesinos propiamente dichos sino vecinos burgueses que desarrollan oficios vinculados con el artesanado.

    • También ganan terreno el cultivo de plantas industriales como el algodón, el lino o el cáñamo, plantas productoras de fibras textiles todas ellas y que junto a ellas también se cultivan otras como el azafrán, pastel (amarillos), oglasto (azul) y granza (rojo) que producen colorantes para los productos textiles.

    • Todos los progresos antes señalados, quedan empalidecidos cuando se los compara con el excepcional desarrollo experimentado por la vid, un arbusto oriundo del Mediterráneo, uno de los componentes de la trilogía mediterránea.

    • El cultivo del viñedo es muy delicado, ya que también difundido por todo el occidente de Europa a raíz del establecimiento de pueblos germánico, pero durante varios siglos no pasó de representar algunas parcelas aisladas entre los restantes cultivos, cuya presencia obedecía al deseo de los más poderosos de no renunciar al consumo de vino en una época en la que el tráfico mercantil no estaba asegurado.

    • Ahora en unos momentos en los que la sociedad occidental ha refinado sus gustos, empezando por las clases dirigentes y que se va vulgarizando en unos momentos en los que esta sociedad dispone de mayores recursos para proporcionarse varios placeres tanto en las comidas como en las tabernas.

    • En unos siglos en los que se ha restablecido el tráfico comercial, el viñedo se va a desarrollar hasta convertirse en el cultivo especializado más importante de la Edad Media, un cultivo impulsado por los señores feudales y los ricos burgueses, por dos motivos:

    • Porque unos y otros compiten entre si por disponer de buenos vinos en sus mesas para consumir ellos y sus amigos, de tal forma que el buen vino terminará convirtiéndose en un signo más de rango social elevado.

    • Pero como sus costumbres son imitadas por el resto, el consumo del vino se populariza y se dan cuenta de que el negocio del vino puede ser muy rentable de tal forma que dedican al cultivo de la vid, una gran parte de todas sus tierras.

    • Aunque por todo el Occidente de Europa seguimos encontrándonos con parcelas diseminadas de vid, lo numerosos es la especialización de una parte del terrazgo en un cultivo que tiende a generalizarse en aquellos enclaves en los que las condiciones quedan reforzadas gracias a otros factores que favorecen la comercialización del mismo, como en la ciudad ya que el viñedo y la cercanía de un camino o río navegable que facilite el transporte y en algunas comarcas aunque es excepcional, el cultivo del viñedo se desarrolla hasta el extremo de convertirse en un auténtico monocultivo que ocupa la totalidad del terrazgo desplazando al resto de los cultivos y los cereales, quedando estas zonas vinculadas totalmente al circuito mercantil.

    • También la ganadería recibe un considerable impulso, es cierto que en buena parte de Europa la cría de ganado sigue siendo una actividad meramente complementaria a la agricultura, a la que proporciona fuerza de tiro, abono y ofrece al campesino una forma de equilibrar su dieta y obtener algún ingreso suplementario (cueros, pieles, lana, mantequilla, leche).

    • No obstante en algunas regiones la ganadería acaba convirtiéndose en una auténtica especialización, propiciada por el renacimiento urbano, la manufactura y el tráfico mercantil, una especialización orientada en algunos casos para la obtención de artículos alimenticios, como la carne en los Países Bajos, densamente poblados en lugar de especializarse en el ganado ovino para la producción de paños, y en la producción de leche como Baviera y el Tirol.

    • Otras veces se orientan hacia la obtención de materias primas (cuero y lana) cuyos grandes centros de producción se encuentran en Inglaterra y Castilla.

    La orientación ganadera de la economía castellana

    • La expansión agraria alcanza también la Península donde al igual que el resto de Europa presencia un aumento sostenido de la población y también se asiste a la ampliación del espacio cultivado a expensas del yelmo, el baldío y el bosque que es más fácil de atacar que en la Europa húmeda.

    • Se asiste así mismo a un incremento de la productividad del suelo con cosechas más voluminosas en las mismas superficies terreno y por último la economía rural se va desvinculando del autoconsumo para orientar su producción hacia el mercado.

    • Sin embargo no destaca precisamente por la prosperidad de la agricultura ya que forma parte de la Europa Mediterránea en la clima árido y suelos superficiales que impiden introducir la carruca y sustituir el sistema de rotación bienal por el sistema trienal.

    • Si por algo sobresale nuestro país es por su riqueza ganadera, por el desarrollo extraordinario que a partir del S.XII experimenta la ganadería ovina en particular en los reinos occidentales (León y Castilla) que en el S.XIII se unen los dos.

    • Los condicionamientos físicos, unidos a otros factores de diferente naturaleza, se conjugan y se encuentran en la base de una decidida orientación de la economía castellana hacia la ganadería:

    • Condicionamientos físicos: Las condiciones climáticas de la Península, muy poco prósperas en la agricultura, resulta muy indicadas para la actividad ganadera, debido a que los contrastes entre las sierras y las zonas bajas, y por otro lado ente las tierras del Norte y las de la mitad Sur que permiten al ganado lanar de disfrutar de pastos abundantes y crecidos a lo largo de todo el año estimulando desde tempranas fechas la práctica de la trashumancia o desplazamientos estacionales de los rebaños desde los pastos de invierno en la mitad meridional a los pastos de verano en la mitad septentrional.

    • Factores históricos, socioeconómicos y políticos:

    • No podemos olvidar el proceso histórico plurisecular que ocupan estos siglos centrales de la Edad Media (reconquista), ya que merced a su superioridad León y Castilla que al principio dominan únicamente el espacio entre el Mar Cantábrico y la línea del río Duero, obligan al Islam a ir replegándose hacia el Sur y terminan arrebatándole la práctica totalidad del territorio peninsular.

    • Así pues cae en poder de los cristianos y pasaron a quedar bajo la soberanía castellana los extensos y ricos pastizales de los valles del Guadiana y Guadalquivir y esta circunstancia va a estimular el desarrollo de la cría del ganado y extender el radio de acción de la trashumancia que al principio se desenvolvía dentro de unos límites estrechos, pero a medida que avanza la reconquista, los circuitos de la trashumancia se van dilatando hasta comprenderse de un extremo a otro de la Península Ibérica, donde se localizan los agostaleros que son pastos de verano y van de ahí hasta los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir (Extremadura, La Mancha, y Andalucía) donde se ubican los pastos de invierno o invernaderos.

    • Por otro lado la propia dinámica reconquistadora y repobladora resulta mucho más indicada para el desarrollo de las actividades ganaderas que para las prácticas estrictamente agrícolas.

    • Las tierras ganadas ocupan una posición fronteriza y como tal se encuentran expuestas al peligro exterior de las incursiones del enemigo musulmán y en esas circunstancias la cría del ganado se revela como mucho más apropiada ante una situación de guerra.

    • Además claramente la 1ª fase de la repoblación cuando se repuebla la zona meridional de la cuenca del Duero procurar ocupar las zonas altas que revisten un mayor valor estratégico desde donde pueden vigilar al enemigo, pero estas zonas no son favorables para las tácticas agrícolas y más adelante ya al final de ese proceso repoblador van a ser los problemas de orden demográfico los que influyan determinante a tomar parte en esa preferente dedicación ganadera, aunque esto no significara que la población peninsular no hubiese conocido un incremento considerable y resulta más indicado para esas tierras la cría ganadera que requiere menos mano de obra.

    • El último factor está relacionado con las facilidades para comercializar el producto, sobre todo tras la aparición de la oveja merina y su entrecruzamiento con la churra procedente del Norte de Africa e introducida por los musulmanes.

    • Esta oveja merina produce una lana de excelente calidad y goza de una merecida fama en el mercado internacional (telares flamencos e italianos), y despierta en los señores un interés enorme por estimular una actividad que se les presenta como muy lucrativa y les dará seguros ingresos fáciles de conseguir.

    • La confluencia de este cúmulo de factores explica el crecimiento ganadero a partir del S.XII, y el auge de una ganadería orientada a la producción de lana que practica la trashumancia y realiza desplazamientos entre pastos de invierno y verano, a través de caminos especiales, las cañadas, normalmente las llamamos a toda vía de ganadería pero en realidad solo reciben ese nombre las que van en medio de los campos de labor.

    • Tres son las principales cañadas:

    • La más occidental es la leonesa que arranca de las montañas leonesas, desciende por Zamora, Salamanca, Bejar, Extremadura y Guadiana.

    • La central es la segoviana aunque arranca de La Rioja, ya desde su punto de partida se bifurcan en dos ramales, uno hacia el oeste el de Bejar en Salamanca donde se une a la leonesa hasta la Sierra del Guadarrama, cruza la meseta meridional hasta concluir en la Sierra del Guadiana y el Guadalquivir.

    • La manchega, que nace en la Sierra de Cuenca y a través de la mancha se dirige a Murcia y al Guadalquivir.

    • El extraordinario desarrollo que a partir del S.XII experimenta la ganadería trashumante va a generar una serie de problemas, donde ocupa un lugar destacado la regulación de pastos, la búsqueda de reses que se pierden y la necesidad de dar protección a los rebaños que se desplazan formándose unas escoltas formadas por jinetes y soldados de a pié.

    • Pero también va a constituir un foco constante de tensiones con los agricultores que atraviesan los ganados, y con los locales que se oponen a la presencia de ganados extranjeros que disputan las tierras de pastos y con los agricultores porque son los que sufren los daños que el paso de los rebaños ocasiona en sus tierras.

    • Se defienden como pueden y adoptan medidas muy expeditivas, denunciando al monarca que no respetan las cañadas, impidiendo los pastos, les toman sus ganados entre los que se encuentran los pastores a los que a veces dan muerte.

    • En los primeros tiempos, mientras el movimiento de los rebaños se circunscribía a un monarca o municipio, los fueros (fuente jurídica con carácter normativo dentro de la autoridad municipal a la que se otorga, formada tanto por el núcleo urbano, como por el núcleo rural circundante que recibe el nombre de alfoz) constituyen el marco jurídico para resolver los problemas y diferencias que los enfrentan correspondiendo a las autoridades concejiles el velar por esas disposiciones.

    • Pero cuando los circuitos de la trashumancia se extendieron a lo largo de toda la Península, los fueron municipales resultan insuficientes, los propietarios de rebaños van a crear unas asociaciones adoptando la costumbre de reunirse periódicamente mediante Juntas en las que toman decisiones acerca de todo lo concerniente a los rebaños y en las que procuran zanjar en su propio beneficio las relaciones entre agricultores y ganaderos estantes.

    • En 1273 es sancionada por Alfonso X, naciendo así el Honrado Consejo de la Mesta, al que se confieren ya una serie de privilegios y le da una fuerza a una institución que se había creado de forma espontanea, y otorga al organismo mesteño, importantes privilegios por los que concede al ganado jurisdicción sobre todos los ganados que practican la trashumancia.

    • El rey sabio otorga validez gracias a las decisiones tomadas por este consejo y que en consecuencia tienen que ser seguido por todo su reino, y pronto le siguen otros privilegios.

    • Esto constituye un signo del interés que los monarcas ponen en impulsar el desarrollo de la economía ganadera, pero existen dos interpretaciones:

    • Según Sánchez Albornoz: Alfonso X tenía ánimo de fomentar una prospera industria textil para liberarse de su dependencia de los talleres flamencos de donde venían paños de lana.

    • Según J. Vicens Vives: Lo que buscaría sería una forma de incrementar los ingresos de la hacienda pública merced a las tasas de ganadería trashumante.

    • Lo más importante que el Honrado Consejo de la Mesta ya desde su nacimiento cuenta con el aparo de la autoridad monárquica y aparece controlada por los grandes propietarios de ganado, las iglesias, catedrales, nobleza laica, caballeros villanos (los que monopolizan las ciudades reconquistadas cuya economía se basa en la ganadería), ordenes militares, etc.

    • Economía ganadera dominada por señores feudales que buscan unos beneficios seguros y fáciles y que no se manifiestan dispuestos a arriesgar y prefieren exportar la lana antes que invertir en la creación de industrial textil en Castilla, explica que siendo Castilla junto con Inglaterra una de las grandes productoras de lana, no se haya erigido en gran productora de paños.

    EL RENACIMIENTO DE LAS CIUDADES COMO RESULTADO DE LA DINAMICA FEUDAL

    • Al compás de la expansión agraria, la vida urbana renace en el occidente medieval en el marco de los S. XIV y S.XIII.

    • Las ciudades antiguas de origen romano, unas ciudades que según vimos habían entrado en declive a raíz de la crisis del esclavismo, se van reanimando hasta convertirse en centros artesanales y mercantiles.

    • Al mismo tiempo que estas ciudades van resurgiendo, otras nuevas hacen acto de presencia, cuando algunas aldeas y pueblos que se habían ido formando de manera espontanea a los pies de un castillo, fortaleza o monasterio, aquellas que habían sido creadas en el transcurso de esa práctica roturador, y aquellas que ahora van cayendo en poder de los estados cristianos que como Alemania está expandiendo su territorio a expensas de los esclavos, empiezan a adquirir funciones económicas específicamente urbanas y ganan unas cartas de privilegios que supone su promoción al rango de ciudad.

    • Una vez que renacen esas ciudades se van a erigir en los principales centros impulsores y dinamizadores en ese proceso de expansión y renovación en el que viene inmersa Europa durante estos siglos centrales de la Edad Media.

    TESIS DE H. PIRENNE

    • Hace muchos años un historiador belga publicaba su trabajo `Las ciudades de la Edad Media' donde sostiene que la vida urbana no comienza a declinar en occidente a fines del mundo antiguo sino en fechas bastante posteriores como el S.VIII.

    • Está convencido de que no fue la crisis del S.III la causa de la decadencia de las ciudades sino la expansión del Islam que en el S.VIII tiene sometida la práctica totalidad de la Península Ibérica, y esa expansión va a ser la que al convertir el Mar Mediterráneo en un mar fronterizo entre dos y dos religiones, produce la inseguridad del mar, lo que va a imposibilitar el tráfico comercial provocando la ruina de las ciudades y defiende que el renacimiento de las ciudades que se opera a parir de los S.X y S.XI van indisolublemente ligados al restablecimiento de la actividad mercantil y es un efecto inmediato de la reanimación del comercio a larga distancia lo que a su vez fue consecuencia del cese de las 2º invasiones /agresiones exteriores de normandos, húngaros y sarracenos

    • Las tesis de Pirenne nos remiten a un agente externo, de la mano de la reanimación de los asuntos comerciales, la vida urbana renace en el extremo meridional del continente (Italia y Cataluña) y en las tierras bañadas por el Mar del Norte (Flandes y Países Bajos)

    • Desde esa periferia la corriente urbanizadora va penetrando en el interior del continente en múltiples direcciones y aprovecha para ello los caminos terrestres y sobre todo remonta el curso de los ríos navegables.

    • Al igual que las mercancías el proceso urbanizador se irá difundiendo a través de las rutas comerciales.

    • Pero a juicio de Pirenne, el renacimiento urbano además de resultar inseparables de la reactivación del comercio, además va unido al modo de vida singular que llevan los mercaderes.

    • En estos momentos el comercio internacional descansa sobre la figura de un mercader al que las fuentes inglesas de la época designan como “pies polvorientos”, un mercader itinerante que se pasa parte de su vida en los caminos para adquirir géneros y artículos que constituyen la base de su negocio, que va a vender en otros lugares alejados.

    • Obviamente este mercader errante, de vez en cuanto, necesita detenerse para descansar, pero otras veces precisa refugiarse frente a las inclemencias del tiempo (meses invernales).

    • Naturalmente para ello no le sirve cualquier sitio sino que elige cuidadosamente los enclaves en los que va a permanecer y esos enclaves necesitan reunir dos condiciones:

  • Que no le obliguen a desviarse de su ruta.

  • Han de ser lugares seguros capaces de ofrecer garantías suficientes de que tanto ellos, mercancías y dinero no van a tener ningún peligro, y esta segunda condición solo la cumplen dos tipos de enclaves:

    • Las antiguas “civitates” de origen romano que se vieron despojadas a partir de los siglos alto medievales de toda función económica debido al peligro exterior al impedir el tráfico mercantil dispuso que la economía occidental se orientase hacia el autoconsumo, por ello estas ciudades acaban convirtiéndose en meras residencias de un obispo, cabeza de una diócesis y en consecuencia su vecindario está integrado por personas de condición eclesiástica. A esta condición añaden la de enclaves fortificados que empezaron a amurallarse a partir de la crisis del S.III y a raíz de las 2ª invasiones.

    • Burgos (castum): Una serie de fortalezas que a partir del S.IX se van erigiendo por todo el occidente europeo con fines militares, frente a los ataques del enemigo exterior. Estos Burgos van perfilándose en centras administrativos dado que el alcaide (responsable de esa función militar) se le va reconociendo autoridad no solamente militar sino también en materia judicial y fiscal.

    • Según Pirenne a los pies de estos puntos, buscando la protección que ofrecen estos recintos amurallados, los mercaderes se van agrupando y van formando algunas colonias que al principio no pasan de ser simples asentamientos temporales que a lo largo del tiempo van adquiriendo un carácter permanente dando origen a un nuevo bario extramuros de un núcleo primitivo, que se especializa en una actividad económica de signo mercantil.

    • Barrio que las fuentes de la época se refieren como Portus; Suburbium/Foris Burgus; Novus Burgus y de aquí va a surgir la palabra burgués que son sus habitantes.

    CRITICA A LAS TESIS DE PIRENNE

    • 1ª Crítica:

    • Pero estas teorías están sostenidas sobre unos pilares muy endebles ya que es erróneo afirmar que la crisis de las ciudades no tuvo lugar hasta el S.VIII.

    • Este historiador belga aunque reconoce que las antiguas ciudades en muchos casos atraen como núcleo a la sombra del cual se fueron formando las ciudades medievales establece entre unas y otras un corte muy profundo que no siempre se dio en la realidad.

    • Hoy en día ya no puede seguir hablándose de un ruptura total entre la ciudad antigua y la medieval pues esta demostrado que la vida urbana aunque decayó en occidente nunca se vio parada por completo en la vertiente meridional.

    • A orillas del Mediterráneo las ciudades a pesar de estar en declive a raíz de la crisis del S.III en ningún momento, la vida urbana deja de desempeñar funciones específicas de una aglomeración urbana (centros económicos, artesanales y comerciales).

    • El mejor exponente lo constituye Italia que gracias a esa posición privilegiada que ocupa en el centro del Mediterráneo y gracias a los vínculos estrechos que la unen con Bizancio, va a mantener más relaciones comerciales con Oriente.

    • Esas actividades posibilitan la existencia de verdades ciudades como Pavía, Venecia o Amalfi, la vida urbana tampoco se interrumpe en la Península Ibérica que en la mitad meridional, las ciudades se desarrollan después de la conquista musulmana de manera que muchas vuelven al poder de los cristianos, conocieron bajo el dominio del Islam sus mejores momentos (Córdoba).

    • Al parecer en el S.X Córdoba, la capital del califato era una de las urbes más prósperas y florecientes de la época, la única que la podía superar era Constantinopla.

    • Las tesis de Pirenne únicamente se pueden aplicar en lo que hace a la falta de continuidad entre la ciudad antigua y medieval, solo se puede aplicar al momento donde la acción de Roma había sido más débil que con el restos de Europa, aquí las ciudades antiguas decayeron hasta convertirse en simples pueblos que no van a recobrar su condición urbana hasta los S.X y XI.

    • Los planos de las ciudades reflejan un territorio más de su evolución, con mucha frecuencia los planos nos muestran que las ciudades en estas zonas del Mar del Norte son ciudades binarias o binucleares que se desarrollan a partir de dos polos diferentes.

    • La ciudad de Arrás en época romana surge una civitas y como toda ciudad de la mano de propagación del cristianismo se va a convertir en sede episcopal y como otras muchas ciudades de esa zona esa ciudad va entrando en declive y se convierte en una ciudad episcopal.

    • Hacia mediados del S.VII (650) al otro lado del riachuelo a 8 Km. De distancia se funda un monasterio benedictino Saint-Vaast, este monasterio era titular de un gran dominio y obtiene tanto de los propiedades como de los talleres artesanos unas cantidades de productos agrícolas y manufacturados que sobrepasan las necesidades de la comunidad y la población que depende de esta.

    • Los monjes por su parte demandan materiales de construcción, artículos de calidad o lujo que solamente el comercio puede proporcionar, y debido a ello el monasterio atrae a los mercaderes que acaban con la esperanza de realizar pingües negocios, y ya a finales del S.IX consta que en los alrededores de la abadía se desarrolla un desarrollo mercantil, que es destruido por los normandos, pero vuelve a desarrollarse la población y se forma ya un gran núcleo especializado en las funciones artesanales y mercantiles es decir las actividades mercantiles.

    • En la plaza se celebra el mercado y en esa plaza y en sus calles adyacentes empiezan a abrirse una serie de talleres textiles.

    • La ciudad de origen antigua tienen funciones eclesiásticas y administrativas y en la ciudad medieval función económica (artesanal y comercial).

    • 2ª Crítica:

    • Tampoco se tiene ya en pie otra de las tesis que decía que tanto la reactivación del comercio y resurgir de las ciudades, efecto inmediato de aquello, vinieron determinados por un agente externo, la paz después de las 2ª invasiones, a raíz de la cual el mar y las restantes vías comerciales pueden reabrirse al tráfico.

    • Nadie pone en duda que mucho más decisiva para el restablecimiento del comercio es la existencia de una demanda de aquellos artículos con los que negocian los mercaderes, así pues hoy en día se defiende que ni la intensificación de los intercambios comerciales, ni el renacimiento de las ciudades se pueden desligar del crecimiento de la población y el incremento de la población de las zonas del continente europeo en los S.XI y S.XIII.

    • Hoy se afirma que no el fin de las invasiones exteriores, sino la expansión agraria la que crea las condiciones para la reanimación del comercio, origina un exceso de población, cuya fuerza de trabajo ya no resulta necesaria para las tareas del campo y puede dedicarse a otras actividades como las prácticas artesanales o comerciales que hasta ese momento ocupaban un papel marginal.

    • Por su parte el incremento de la producción agraria al generar unos excedentes de productos agropecuarios, elevan el nivel de vida, va a reclamar la creación de unos puntos en los cuales se puedan dar salida a las ventas de esos excedentes de la producción agraria y adquirir aquellos artículos manufacturados y alimentación cuya demanda no cesa de crecer a medida que la población aumenta y dispone de recursos mayores para poder adquirir esos artículos.

    • Tenemos por lo tanto que la expansión agraria propicia el paso un sistema económico que descansa sobre una mayor división social del trabajo, a un sistema económico que junto al cultivo de la tierra, la explotación ganadera, la recolección de frutos silvestres, se va desarrollando una manufactura y comercio y estas dos actividades aunque también se desarrollan en el campo, estas resultan más intensas en el interior de esas aglomeraciones urbanas que se van perfilando como centros distribuidores y hemos de concluir con que las ciudades, contribuyen a una economía feudal en expansión y la expansión urbana es una manifestación de la expansión propiciada por el sistema feudal al entrar en su fase de madurez.

    • 3ª Crítica:

    • Duby dice que todo parece indicar que en el proceso urbanizador mucha más determinante que los “pies polvorientos” fue la intervención de los poderes feudales que estimularon los intercambios mercantiles, porque estos, como grandes propietarios rústicos y dueños de unos dominios con talleres artesanales y eran los que conseguían unos excedentes de productos comercializables, pero sobre todo, reactivaron las prácticas comerciales con su demanda de artículos de calidad que con frecuencia son de procedencia extrajera.

    • Al estimular el tráfico mercantil, los señores, por un lado ayudan al auge de aquellas ciudades en las que ya despuntan como centros artesanales y mercantiles (Italia), pero al tiempo que ayudan a su reanimación van a promover el renacimiento de las ciudades dentro de sus señoríos, porque en el noroeste de Europa las casas de estos señores se convierten en el punto hacia el cual confluyen los excedentes de la producción agraria tanto suyas como campesinas en productos y en monedas.

    • La clase de los señores feudales se distingue por su propensión al despilfarro, procura introducir elementos ornamentales en sus viviendas, en su aspecto personal, organizar una serie de fiestas, lógicamente esos recursos económicos que posee y esa propensión al derroche puede proporcionar al grupo de los grandes mercaderes grandes negocios y por esa razón las viviendas de los señores se convierten en un foco de atracción para esos mercaderes y alrededor de esas casas señoriales se van formando unos barrios dedicados al comercio y al artesanado.

    • R. Hilton vincula al igual que G. Duby al renacimiento de las ciudades como el feudalismo, y distingue dentro de Inglaterra unas ciudades pequeñas que funcionan como mercados donde van aquellos campesinos a vender los excedentes de producción que se traducen en monedas con las que pagarán a los señores; y otras ciudades grandes donde acuden los señores a adquirir esos artículos de calidad superior que solo ellos pueden comprar, gracias a los excedentes de su propia producción y las monedas que obtienen de los campesinos.

    • Algunas veces los señores feudales promueven la urbanización dentro de los señoríos feudales, de forma intencionada llevados por propósitos de reactivar la vida económica dentro de su señorío, reanimarla como forma efectiva de atraerles pobladores y estos se traducen en personas sujetas a una serie de funciones económicas, una fuente de ingresos.

    • Pero también promueven algunas aldeas al rango de ciudad con el ánimo de poder participar en los beneficios en las nuevas formas de economía, a través de la imposición de una serie de cargas que gravan la compra-venta de mercancías.

    • Los señores en ocasiones, dentro de sus señoríos, a veces estimulan las ciudades antiguas decaídas y los señoríos están sin urbanizar y para convertirlos en ciudades en cuanto les conceden un fuero o carta de población con objetivos de índole económica.

    • 4ª Crítica:

    • Las ciudades de la Edad Media no siempre se reaniman en la reactivación comercial, en ocasiones son otros motivos, por ejemplo París y Roma que no destacaron como gran emporio económico, la causa del florecimiento de Roma es por el Vaticano y en París convergen dos situaciones diferentes: 1º París se convirtió en la capital del Reino de Francia bajo la dinastía de los Capetos. 2º Los estudio y escuelas y las universidades (Salamanca y Santiago) y también con relativa frecuencia los poderes feudales empezando por los propios monarcas impulsan el papel urbanizador llevados por el deseo de afirmar su autoridad en unas zonas que apenas controlaban hasta entonces como pueden ser las zonas fronterizas en España en espacios controlados por otros señores feudales (Ciudad Real) y en otras ocasiones para asegurar el dominio de esos territorios que en el transcurso de esos tiempos se incorporan al vecino por medio de las armas (España por la Reconquista y Alemania por el Imperio).

    LA CIUDAD MEDIEVAL

    • En la Edad Media reciben el nombre y la consideración de ciudad, unos enclaves muy diversos tanto al tamaño como al espacio que ocupan sino el número de habitantes, y también en lo relativo a la orientación de la economía de esos núcleos categorías:

  • Pequeñas o enanas (-2.000 ab.):

    • Son núcleos semirurales y semiurbanos y predomina el elemento rural en la economía de tal forma que un gran porcentaje de sus vecinos aunque tienen situada su residencia dentro de la aglomeración urbana, diariamente la abandonan para trabajar las tierras fuera de los muros.

    • El predominio abrumador de este componente agrario, no excluye la existencia de cierta actividad artesanal con talleres pobres en los que se fabrican artículos toscos con calidad baja y que solo son aptos para el consumo diario.

    • Tampoco excluye la existencia de cierta actividad mercantil, y esa manufactura y comercio se atienden en satisfacer las necesidades de los ciudadanos de esas ciudades o de las aldeas próximas.

  • Grandes (10.000 - 25.000) y medianas (2.000 - 10.000):

    • Ya funcionan como centros económicos y manufactureros, pero en los talleres se elaboran dos tipo diferentes de productos:

    • Unos toscos que no son indicados para la exportación y reservados al consumo interno.

    • Otras manufacturas de calidad, hecho con sumo cuidado y utilizando materias primas bien seleccionadas, y estas manufacturas adquieres fama y goza de una demanda fuerte y se destinan a la exportación a ciudades más alejadas.

    • Como es obvio debido a la exportación de esas manufacturas y la importación que las ciudades puedan costear, se consigue sostener un comercio más activo que en las ciudades pequeñas y enanas y un comercio regional.

  • Muy Grandes (25.000 - 50.000) y Gigantes (+ 50.000):

    • Se perfilan como focos muy prósperos que deben su apogeo fundamentalmente a las prácticas mercantiles de comercio internacional y a ello añade el desarrollo de una manufactura de excelente calidad con renombre internacional.

    • Aquí se incluyen grandes ciudades italianas y la ciudad de Brujas.

    • Esto hace que resulte difícil el proponer una noción que las englobara a todas.

    • Durante mucho tiempo la historiografía urbana influenciada por la historia del derecho y las instituciones, juzgaron que dos eran los elementos de la esencia de la ciudad medieval:

    • Un elemento tangible con las murallas, aunque construidas con fines militares pronto se convirtieron en una especie de símbolo de la ciudad, abrazada por esos muros y acabaron configurándose como una barrera que delimitaba dos ámbitos diferentes, el mundo urbano, frente al campo que se extendía más allá de esas murallas.

    • Un elemento de naturaleza jurídica, como es la existencia dentro de las murallas de una comunidad con un derecho privilegiado que garantiza a los vecinos la libertad, derecho que queda recogido en el respectivo fuero o carta de población otorgado a las ciudades.

    • Es cierto que una ciudad solo accede a ese título cuando recibe un fuero o carta de franquicia, sin embargo esos dos elementos no son suficientes para formarnos una idea de la ciudad medieval fue, ni parecen ser los que mejor expresan la esencia del fenómeno urbano.

    • Los estudiosos de la ciudad medieval desde hace unos años dirigen la atención hacia otras características que aciertan más, de las que participan esas diferentes categorías de organización:

    • Mayor densidad demográfica:

    • Esto se explica no por un crecimiento vegetativo mayor que en el medio rural, sino por la constante llegada de nuevos vecinos, sobre todo campesinos provenientes de las aldeas próximas con el fin de mejorar sus condiciones de vida en un medio que ofrece mayores oportunidades.

    • A estos hay que añadir la llegada de extranjeros que forman núcleos de relativa importancia en estas ciudades, aunque huno en el Camino de Santiago colonias de francos.

    • Esa mayor presión demográfica determina que en las ciudades, el caserío esté más apiñado y que las casas de varios pisos no están separadas por espacios vacíos sino que con el objeto de aprovechar al máximo las casas se encuentran adosadas a lo largo de las calles y alrededores de las casas.

    • Mayor diversidad de las actividades económicas:

    • Aunque una parte de sus habitantes siga encontrando sus medios de vida en el campo, lo cierto es que las ciudades a diferencia de las aldeas tienden a especializarse en la transformación y distribución de bienes, y basan su economía en la producción artesanal y los intercambios mercantiles que resultan indispensables para asegurar no solo la prosperidad de las aglomeraciones urbanas, sino incluso la misma supervivencia de esta ciudad medieval, que es impensable sin el comercio, de los que dependen muy estrechamente todos los que pretenden dar salida a los excedentes de la producción de sus talleres y para asegurar tanto el suministro a esos mismos talleres, de las materias primas como el avituallamiento de víveres a los habitantes de esos núcleos urbanos.

    • De la mano de la reactivación de artesanado y a la sombra de la aceleración de los intercambios mercantiles, el medio de pago habitual en las transformaciones mercantiles que el trabajo se remunera en dinero y que la tierra constituye el fundamento de las fortunas formados a partir de las prácticas comerciales y actividades financieras o a partir de la actividad manufacturera.

    • Mayor complejidad y movilidad social:

    • Las ciudades por lo general presentan un tejido social mucho más complejo que en las aldeas por ese simple entramado de la sociedad rural compuesta por señores y campesinos.

    • En el interior de las aglomeraciones urbanas conviven grupos sociales muy heterogéneos:

    • Personas dedicadas al artesanado, comercio y vida de las finanzas con diversidad económica (maestros artesanos, oficiales, cambistas, expertos en el cambio de unas piezas monetarias por otras, etc.

    • Gentes que bien ejercen profesiones liberales (médicos, materiales, cirujanos, boticarios), o que dedican su vida al estudio donde se integran los maestros, los intelectuales que transmiten sus conocimientos en el marco de las escuelas catedralicias y los estudiantes que acuden para educarse.

    • Colonias de extranjeros llegadas de regiones, más o menos remotas, que resultan más comunes cuanto más prospera una ciudad.

    • Os señores feudales representados por los obispos y abades y por algunas familias nobiliarias, fenómeno que resulta más frecuente en la Europa Mediterránea (Península Itálica, donde miembros de la baja nobleza abandonan su residencia en el campo).

    • Los marginados, excluidos del sistema de organización social donde se integran los pobres y junto a ellos otro gran grupo, los judíos.

    • En las ciudades se esboza un nuevo sistema social que en abierto contraste con las relaciones de dependencia personal del campesinado, se distingue porque los burgueses gozan de amplias libertades de naturaleza económica y jurídica (libertad de movimiento, libertad personal, libertad de disponer de sus pertenencias y controlar el mercado urbano).

    • Todas estas libertades resultan imprescindibles para que los ciudadanos puedan desenvolver bien sus actividades económicas y para que los vecinos de la ciudad puedan ver cumplidas sus aspiraciones de enriquecerse y ascender en la escala social, libertades que cuando los señores no se advienen, los burgueses no dudan en conquistar por la fuerza.

    • Ese nuevo sistema social que se esboza no solamente se distingue por ese ambiente de libertad sino porque confiere gran importancia al dinero como forma de diferenciación social, por los que ese factor resulta más dinámico que esa sociedad articulada en señores y campesinos, y por lo tanto los grupos sociales resultan menos estables y se dan casos de ascender al darse mayores oportunidades de promoción social pero también una mala racha produce un descenso de ese escalafón.

    • Para completar este cuadro debe añadirse:

    • El disfrute y ejercicio de responsabilidades de índole política que por lo común se expresa en el demanda de esas aglomeraciones urbanas a participar en el gobierno de la ciudad y compartir con los señores feudales ese gobierno.

    • Ello no excluye que en algunos casos excepcionales, las amarras de la ciudad con el señor se rompan definitivamente conquistando la independencia política, y consiguiendo convertirse en una auténtica república mercantil y naturalmente ese poder político que adquiere y ejercita lo va a ejercer no solo en ese espacio, sino sobre el campo circundante.

    • Un espíritu más abierto a todo tipo de cambios que contrasta con el talante rural, debido a ello en la ciudad todo queda sujeto a revisión, ni siquiera la iglesia se libra de ella y con ella en las ciudades empieza a respirarse un clima más profano.

    • Giovanni Villanni:

    • Fue un cronista florentino que participó en la vida de su ciudad, en la que desempeñó diferentes cargos al servicio de la república.

    • El interés que siente por los asuntos de los asuntos de su ciudad cuya realidad conoce perfectamente le lleva a realizar la “Crónica Florentina” que es una obra que consta de 12 volúmenes que arranca de la historia de la ciudad desde sus orígenes hasta el año 1.346.

    • Ha su muerte su hermano Mateo la continua hasta 1.377 y su sobrino la termina.

    • La naturaleza de esta obra es un texto descriptivo de la virtud de Florencia, lo que constituye algunas novedades, ya que pertenece al subgénero de la historia de las ciudades, un género que nació en el S.XIII de mano del renacimiento urbano.

    • Los pilares de la economía florentina son:

    • La manufactura:

    • Un artesanado eminentemente textil orientado a la fabricación de buenos paños de lana apreciados en el exterior.

    • Es tal el desarrollo de esta industria, que la ciudad funcionaba con 200 talleres en los que se fabricaban 80.000 piezas de tela.

    • También deja al descubierto la puesta en marcha de una nueva forma de organización del trabajo, que contiene el germen del capitalismo: Tenemos a unos trabajadores asalariados lo que demuestra que la mano de obra se convirtió en una mercancía, y la existencia de unos empresarios representados por los miembros del gremio de los laneros.

    • El comercio:

    • Nos muestra como existen dos modalidades de intercambio mercantil:

    • El comercio de carácter abastecedor que representa el mercado una vez por semana.

    • El gran comercio, sostenido por los paños de lana, muchos de ellos hacia Oriente.

    • Durante cierto tiempo en Italia como la lana no revestía la calidad suficiente para que esos paños adquiriesen el prestigio necesario, adquirían paños flamencos en la feria de Champagne y los sometían a un nuevo proceso de acabado con lo que aumentaba su precio y podían ser exportados hacia Oriente.

    • La banca:

    • En Florencia funcionaban 80 establecimientos para el cambio de moneda, indispensable para el desarrollo del gran comercio, estos eran los cambistas.

    • La existencia de estos establecimientos constituye un indicio de la importancia que dentro de la ciudad medieval (Florencia) ha adquirido el comercio.

    • Ese desarrollo de la vida económica es el que explica el éxito de algunas profesiones liberales (notarios) gracias a los contratos mercantiles y también contratos de cambios, por ello el tejido social que nos muestra este texto es muy complejo.

    • El lugar relevante que se confiere a la educación nos muestra no solo los niveles de estudios sino que las materias son diferentes (gramática y lógica / ábaco y algorítmia) y en este último aspecto se hace un especial interés en adiestrar a los niños en el conocimiento del cálculo y de las matemáticas, que es un motivo práctico.

    • Las preocupaciones de índoles medicosanitaria y asistencial con 30 hospitales que disponen de más de 1.000 camas para acoger a pobres y enfermos, y el aumento del número de pobres es una consecuencia directa del desarrollo de las actividades económicas del núcleo urbano.

    • Además observamos un afán por cuantificarlo todo, y un ansia de exactitud.

    • Historiografía tradicional:

    • Durante mucho tiempo los historiadores estuvieron plenamente convencidos de que las ciudades medievales tenían un carácter antifeudal, como seres extraños al feudalismo o islas no feudales en un mar feudal.

    • Según estos historiadores las ciudades desde el momento de su renacimiento contribuyeron de forma decisiva a socavar los pilares sustentadores del régimen feudal que fueron extendiendo ante el impacto de los urbano.

    • La historiografía tradicional hacía hincapié en este aspecto en que la economía rural de signo natural a raíz del renacimiento del comercio y de las ciudades, se va preocupando por la búsqueda de excedentes comercializables y de ahí esa preferencia por los cultivos especializados.

    • En lo que se refiere a la sociedad, la dependencia campesina retrocede porque en esos reductos de libertad ofrecen asilo a los siervos fugitivos.

    • Esa forma fuerza a los titulares de esos señoríos sino quieren quedarse sin fuerza de trabajo, forzándolos a aligerar las cargas y cediendo un margen de libertad mayor, pero también retrocede debido al éxito de las revueltas urbanas llevadas a cabo por los burgueses contra el poder señorial y van a servir de estímulo para muchas comunidades campesinas que van a seguir a imitar su esfuerzo.

    • Historiografía actual:

    • En la actualidad ya no se puede seguir defendiendo este carácter antifeudal de la ciudad medieval.

    • La ciudad medieval fue una manifestación más de la expansión del régimen feudal en su fase de ascenso, porque la ciudad constituyó el soporte para el feudalismo en expansión, porque nunca resultaron extraños al feudalismo.

    • No solo renacieron en el marco del régimen feudal sino que durante toda la Edad Media, estarán integradas en aquel, de ahí que las ciudades al tiempo que encierran algunos rasgos estructurales no propios al modo de producción feudal que proporcionan unos rasgos que en el futuro van a ser economía de signo artesanal, mercantil y monetaria.

    • El dinero constituye en lugar de la tierra la base de las fortunas urbanas, y además existe en las ciudades un trabajo asalariado por lo que el trabajo se convirtió en una mercancía.

    • Las ciudades al tiempo que presentan esos rasgos estructurales que prefiguran al capitalismo y que favorecen la disgregación del sistema feudal, presentan rasgos estructurales que si son característicos del sistema feudal:

    • Con respecto a la organización del trabajo: A pesar de que se convirtió en una mercancía no existe un mercado libre de trabajo que se rija por la oferta y la demanda, porque existen gremios que controlan todos los ámbitos de la producción, además en el mundo artesanal la relación entre los maestros y asalariados no esta reducida a simples vínculos económicos.

    • En lo concerniente al comercio: Los mejores clientes de ese comercio eran los señores feudales que demandaban artículos de excelente calidad que sostenían el comercio a larga distancia, por lo tanto estos mercaderes se lucran indirectamente del trabajo campesino.

    • En lo que respecta a la autonomía urbana:

    • Esa autonomía no se explica fuera del contexto feudal porque a la hora de la verdad no es sino una expresión más de la fragmentación social del feudalismo.

    • La ciudad es el centro de un señorío que ejerce sobre el área rural próxima que en lo fundamental se diferencia del ejercido por la iglesia y la nobleza laica.

    • Quizá la prueba más palpable de que no es antifeudal la tenemos en el hecho de que la clase dirigente urbana, lejos de procurar desarticular el sistema social feudal, lo que busca es enoblecerse y consiguen infiltrarse en las filas de la nobleza.

    • El antagonismo entre la burguesía y la nobleza se dará cuando el capitalismo mercantil ceda paso al capitalismo industrial en el paso de la Edad Moderna a la Edad Contemporánea, cuando convierta a los trabajadores en proletarios y acaban con los gremios.

    • Pero también tienen que lograr que los trabajadores queden separados por completo de los medios de producción con el objetivo de que quede provisto de la fuerza de sus brazos y lo venda al empresario capitalista.

    LA REANIMACIÓN DE LA VIDA URBANA EN LA ESPAÑA CRISTIANA

    • La franja septentrional de la Península Ibérica al abrirse el S.XI un espacio prácticamente sin organizar.

    • Las antiguas civitates romanas como León o Lugo, ciudades que nunca alcanzarán al esplendor que caracterizó a las ciudades a orillas del Mediterráneo, cayeron en tal estado de postración que no pasan de ser simples núcleos preurbanos y este mismo cabe decir a propósito de otras aglomeraciones del periodo medieval (Oviedo) o Santiago de Compostela.

    • El único núcleo que realmente podía merecer el nombre de ciudad era Barcelona que ya antes de concluir el S.X se afirma como un centro económico.

    • Esta realidad contrasta con el panorama de las tierras desde el valle del Tajo hasta el sur, donde la vida urbana gozo por momentos de gran desarrollo bajo el poder del Islam.

    Renacer de las ciudades en la zona septentrional

    • El despertar de la vida urbana, se produce en Cataluña en un fecha más temprana que en el resto, en la 2º Mitad del S.X orientada al comercio por estar conectado con el exterior con una gran vocación marítima aunque no adquirió el renombre de los italianos.

    • En el resto de los territorios dominados por los cristianos, el renacimiento urbano, manifestación de la expansión propiciada por el feudalismo, resultó estimulada por dos grandes fenómenos históricos:

    • Desarrollo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela:

    • En la época de la monarquía asturiana, empieza a formar culto al apóstol Santiago al que se le atribuyó la cristiandad de España.

    • Sus restos fueron traídos por sus discípulos desde Palestina hasta el extremo occidental, allí reposan en un sepulcro en el reinado de Alfonso II.

    • El culto a Santiago que hasta el S.X tiene un carácter local, a partir del S.XI adquiere un posición internacional, a partir de entonces Santiago de Compostela se va a erigir en uno de los 3 grandes centros de la cristiandad, no dolo equiparado a Roma, sino incluso a Jerusalén.

    • Por ello la ruta que conduce a esa ciudad va a convertirse en una de las principales vías de comunicación.

    • Numerosos peregrinos, muchos de ellos procedentes de las tierras al otro lado de los Pirineos, emprenden el camino hacia Compostela, y muchos de ellos abandonan sus casas y se ponen en marcha y algunos llegan por mar, otros entran en la Península por Bayona y siguen el camino de la costa que va bordeando el litoral Cantábrico.

    • La mayoría prefiere el camino que discurre por tierras del interior, y hacían su entrada por Somport (Huesca) o Roncesvalles (Navarra) y se unían en Puente La Reina, atravesaban las tierras de Logroño, Castilla y León hasta llegar a León donde se dividían, unos optan por continuar su viaje hacia Galicia, y otros prefieren dar un rodeo y tomar el camino de Oviedo para venerar al Salvador y visitar las reliquias de la cámara santa.

    • Si se inclinan por el interior es por ser más cómodo y este se convierte en el camino principal que se conoce como Camino Xacobeo y Camino Francés ya que francés se aplica a todos los extranjeros.

    • El auge de las peregrinaciones no es ajeno a la sensibilidad religiosa de la época, que cala en las mentes de muchos cristianos, a los que la figura del peregrino se les representa como la imagen del ideal cristiano.

    • Una persona, romero, que abandona su casa y se pone en camino a un santuario parece ser el que mejor encarna esa idea de que la vida terrena es un claro caminar hacia la otra orilla.

    • Unos cristianos que cobran una conciencia de que el paraíso hay que ganarlo con ciertas renuncias y tienen la confianza de que con el desplazamiento a Santiago cargado de sacrificios.

    • Por otro lado sin abandonar el terreno religioso hay que valorar el atractivo de que al final del trayecto va a tener la oportunidad de venerar unas determinadas reliquias a las que se les atribuye el poder curativo como el cuerpo de Santiago.

    • Sin embargo es evidente que las motivaciones religiosas sirven para justificar las peregrinaciones, las religiosas constituyen el móvil pero es preciso que se den unas determinadas condiciones que el florecimiento de las peregrinaciones se vio favorecido por una serie de factores extraños a la espiritualidad, fundamentalmente que la sociedad Occidental hasta la fecha quieta, empieza a experimentar una mayor tendencia a moverse, para lanzarse a los caminos, unas veces en busca de fortuna (riquezas o subsistencia) y otras veces en busca de conocimientos o por el afán de aventura o anhelos religiosos o pseudoreligiosos (cruzados o frailes mendicantes).

    • La 2ª razón que facilita estas corrientes es la situación política que se vive en la Península Ibérica a partir del S.XII que se resume en la crisis del Islam y la consolidación de los reinos cristianos del Norte.

    • En 3º lugar el factor más decisivo que es el crecimiento de la economía ya que no podemos olvidar que los peregrinos muchos de los cuales de tierras lejanas, no vienen con las manos vacías, sino que deben proveerse de dinero con una bolsa llena de monedas para procurarse el alojamiento en establecimientos determinados para ello, monedas para hacer buen acopio de alimentos y para adquirir los bienes para proseguir el viaje.

    • Consecuencias:

    • Así pues, la afluencia constante de romeros a la par que viene facilitada por el desarrollo económico va a contribuir a la reactivación de los territorios surcados por la Ruta Xacobea sobre todo en las zonas del camino principal en reutiliza el trazado de antiguas calzadas romanas y muy pronto se va a convertir en la gran arteria mercantil del Norte peninsular y una ruta por la que van a circular ideas e influencias culturales romanas.

    • De la mano de la reactivación del camino, la vida urbana renace en el Norte desde Navarra a Galicia, en una serie de ciudades que van surcando la Ruta Xacobea (Nájera, Logroño, Santo Domingo de la Calzada, Sahagún, León, Astorga, Ponferrada).

    • Estas ciudades deben su nacimiento en unos casos y su despertar económico depende a gran medida a su condición de lugares de acogida de peregrinos y enclaves que sirven a los romeros de punto de descanso al final de una de sus etapas que como lugares de acogida deberán de disponer de bienes y servicios para atender la demanda de los peregrinos en materia de alimentación, alojamiento, vestido, calzado, y facilitarles el cambio de moneda por ello en todas esas ciudades se van a desenvolver las formas de economía específicamente urbanas, manufactureras, actividad artesanal, intercambios mercantiles y cambio de dinero.

    • En todas esas ciudades existe un nutrido grupo burgués dentro del cual se integran numerosos extranjeros, por consiguiente todas ellas cuentan con una colonia más o menos importante de francos que estaría formada por aquellos peregrinos que renuncian a retornar a sus lugares de origen, por negociantes que siguen el paso de esos peregrinos, por condiciones de hacer negocio ellos y sus descendientes.

    • Según muchos historiadores estos francos, disponen de una mayor facilidad para estos negocios que la población autóctona, por eso consideran a los francos como los verdaderos artífices del desarrollo de esas ciudades.

    • El renacimiento urbano a lo largo de la ruta cuenta con el apoyo del poder político que se ocupa de la construcción de hospitales y puentes, a lo que se suma la protección que se dispensa a los peregrinos y mercaderes, para estabilizar esa ruta y el poder público apoya ese desarrollo mediante la concesión de unos fueros mediante los cuales pretende que esos mercaderes que ocupan esas ciudades fijen su residencia en los mismos y atraen nuevos vecinos.

    La empresa reconquistadora

    • En el curso de los S.XI y S.XII se desarrolla una nueva categoría de las ciudades llamadas ciudades-frontera, y es curiosa la estrecha conexión de esa aparición con la necesidad de defender y repoblar la Extremadura, región que en esos momentos reciben los dominios que son los extremos del río Duero.

    • Era ese un territorio no muy densamente poblado, un territorio fronterizo con el Islam por lo que quedaba expuesto a las razzias de estos, una región bastante alejada de esa arteria económica que era el Camino de Santiago y que tenía su economía orientada hacia la ganadería.

    • Existen dos objetivos, uno de naturaleza económica, proteger el ganado trashumante y los pasos de montaña que utilizan, y otro de índole política, asegurar el dominio de los territorios ocupados frente a los posibles ataques del Islam y establecer, unas bases de operaciones que permitan seguir hacia el Sur, y esos dos objetivos mueven a los monarcas de Castilla y León a organizar esa zona.

    • Piedra angular en esos procesos organizados van a ser las ciudades como Salamanca, Segovia, o Ávila, ciudades a las que los soberanos conceden unos territorios municipales de dimensiones muy dilatadas, cuya defensa y explotación encomiendan a esas ciudades.

    • Al tiempo que les concede esos bastos distritos rurales, les van a entregar unos fueros que contienen soluciones ventajosas para el vecindario y a fin de que el crecimiento de esas ciudades sea más próspero y rápido.

    • Estas ciudades aunque a menudo se levantan sobre el emplazamiento de una ciudad antigua, puede decirse que son ciudades creadas, puesto que su renacimiento responde a una decisión política tomada por el monarca.

    • A diferencia de la Vía Xacobea estas ciudades-frontera cumplen una función eminentemente militar, impuesta por su situación fronteriza y que durante bastante tiempo va a dejar impresa su huella en diferentes aspectos de la vida urbana empezando por su propia morfología, como el aire de autenticas fortalezas ya por ocupar lugares encaramados.

    • Estas ciudades no basan su economía en las manufacturas y el comercio, que aquí tienen un lugar marginal, sino que su estructura económica descansa sobre la cría de ganado y sobre la actividad militar que les reporta importantes beneficios económicos en forma de botín.

    • Por último en lógica correspondencia con esa especulación militar y ganadera, la sociedad de estas ciudades aparece dominada no por el elemento burgués sino por los caballeros villanos o caballeros patricios, que son los ricos propietarios de la localidad, si la economía de estos es la propicia que disponen de recursos económicos suficientes para comprar un caballo y el correspondiente equipo de armas de manera que acaban desempeñando la función de defensa para la ciudad.

    • Todo ello les va a permitir monopolizar los cargos concejiles, el gobierno urbano que va a utilizar al servicio de sus propios privilegios adquiriendo privilegios de carácter fiscal.

    LA CIUDAD, NUEVO CENTRO IMPULSOR DE LA ECONOMÍA

    Las ciudades que van renaciendo al socaire de la expansión agraria, se constituyen como el lugar dentro del cual se va a desarrollar de manera diferente las nuevas formas de economía, y se configuran como centros productores y distribuidores de mercancías y el desarrollo de esas formas de economía van a comportar el retorno a un sistema económico de signo monetario y el desenvolvimiento de las actividades financieras