Roles y funciones

Psicosociología. Instituciones y organizaciones: importancia. Grupos e individuos. Funciones. Normas y costumbres

  • Enviado por: Luis Recalde
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

Psicología Social

TRABAJO PRACTICO N° 1 ROLES Y FUNCIONES

TEMA: Instituciones y Funciones

Profesora: Arce, Liliana Teresa

Bibliografía: Fotocopias de la Revista del Consejo de Ciencias Económicas. (pág. 16-20) Paraná año 1998

Fecha de entrega: Jueves, 10 de Agosto de 2000Roles y funciones

Tema: Instituciones y Organizaciones

  • Diferenciar el concepto de instituciones y organizaciones.

  • La diferencia entre institución y organización es que; una institución esta referida al conjunto de hábitos, de normas a las que se ajusta la gente, en una determinada sociedad, con relación a algo de su forma de vida; y organización esta referida al espacio concreto donde suceden estos hechos. Por ejemplo cuando decimos tal o cual empresa, tal o cual institución educativa o club.

  • Resuma y esquematiza los elementos necesarios para la materialización de una organización.

  • En primer lugar es necesario un lugar en que las cosas sucedan, un espacio físico definido, una actividad también definida, o sea, una tarea propia a desarrollar (p.ej. se define una institución como educativa, hospitalaria, laboral, etc.).

    Para que estas tareas puedan hacerse es necesario que existan personas con distintas funciones, todas ellas se agrupan no sólo jerárquicamente, sino también según sus funciones, es decir, que la gente esta organizada y agrupada según jerarquías y según roles. La gente dentro de las instituciones se comporta según su estilo, y también según normas y costumbres. Estas normas son de dos tipos: las que corresponden a todas las instituciones que desarrollan la misma tarea y las que son propias de esa institución en particular.

  • ¿Que significa que las instituciones perduran más allá del tiempo y sus funciones?

  • Una escuela puede decidir dar clases en una plaza, y se las sigue reconociendo cómo escuela. También pueden cambiar la gente, de hecho los alumnos, directivos, maestros se renuevan, y, sin embargo, la escuela es la misma. Pueden cambiar las normas, las costumbres, los planes de estudio. Puede de nacional pasar a provincial, de provincial a municipal, y sigue siendo una escuela.

    Todos o algunos de los factores constitutivos de una institución pueden cambiar, y las instituciones siguen existiendo, es decir, existen en lo que se dio en llamar el imaginario social, además de su existencia física, la institución esta en las mentes de las personas. Eso quiere decir que la institución puede existir en nosotros de un modo diferente de cómo es en realidad. Si de un hospital, una empresa, tenemos una imagen que puede ser valorizada o no, nuestra actitud va a ser según la imagen que tenemos y no según cómo es, o como ha ido cambiando. Hace falta mucha más evidencia y mucho más tiempo para que una imagen valorada se pierda. Las instituciones son aunque son entidades reales y concretas, perduran como tales en tanto estén incorporadas en las gentes.

  • ¿Por qué es importante el estudio de las instituciones para los grupos y los individuos?

  • El estudio de las instituciones es importante debido a dos razones centrales. Por cómo lo que le pasa a las personas afecta a la institución y por cómo la institución afecta a las personas.

    Las personas tenemos por lo general actitudes ambivalentes y contradictorias hacia el mundo y hacia nosotros mismos. Podemos tener deseos de que algo salga bien y luego sabotearlo, tenemos conflictos, incluso con los que más queremos. Estas cosas que nos suceden a veces nos resultan evidentes, o sea, tenemos conciencia de ello, otras, no nos damos cuenta en absoluto, son inconscientes, pero no por ello dejan de existir y de pesar en nuestras decisiones y en nuestras actitudes. Las personas suelen llevar estas contradicciones al seno mismo de las instituciones en que están.

    Todos tenemos opiniones acerca de cómo las cosas deberían ser, que por lo general no coinciden, y todos tenemos rivalidades, simpatías, apego a lo ya conocido, desconfianza ante lo nuevo. Se podría suponer que si se establecieran normas minuciosas y cada cual las cumple se resuelve el problema. No es así. Porque ninguna norma puede contemplar todas las posibilidades.