Rocas y minerales

Mineralogía. Geología. Características químicas. Propiedades físicas: ópticas, eléctricas y magnéticas. Estructura. Tipos. Yacimientos

  • Enviado por: Carlos Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Superior en desarrollo e información Turística
Divulgación Dinámica
El Master Superior en Desarrollo e Información Turística lo forman tres titulaciones en una sola acreditación. Estas...
Solicita InformaciÓn

Master Executive en Dirección de Empresas del Sector Turístico (On Line) - En colaboración con OMT y TURESPAÑA
EOI
Impulsa tu espíritu emprendedor y conviértete en un referente de innovación, creatividad y gestión empresarial....
Solicita InformaciÓn

publicidad

Indice

Minerales Págs. -

1.1 Introducción Pág.

1.2 Definición Pág.

1.3 Características químicas Pág.

1.4 Propiedades físicas Págs. -

  • Relacionadas con la estructura Pág.

  • Ópticas Pág.

  • Eléctricas Pág.

  • Magnéticas Pág.

1.5 Tipos

- Rocas decorativas

- Las piedras preciosas

- Minerales radioactivos

- Minerales para la construcción

- Un mineral que puede tejerse

- Minerales abrasivos

- Minerales fertilizantes

- Minerales estratégicos

- Minerales ornamentales

- Un mineral de múltiples usos

- La piedra más dura: el diamante

- Destrucción de las rocas

1.6 Yacimientos minerales

1.7 Ejemplos de minerales

Rocas Págs. -

2.1 Introducción Pág.

2.2 Definición Pág.

2.3 Características Pág.

2.4 Propiedades Pág.

2.5 Tipos

2.6

Minerales

1.1 Introducción

La parte sólida de la superficie terrestre esta constituida, prácticamente en su

totalidad, por la asociación de un numero infinitamente grande de pequeñas proporciones de materia cristalina: los minerales.

1.2 Definición

Se llama minerales a aquellos sólidos inorgánicos de origen natural que poseen estructura reticular interna ordenada y composición química definida, aun cuando esta pueda variar dentro de determinados limites. No se incluyen en los minerales los productos obtenidos artificialmente (cristalizaciones hechas en el laboratorio, etc.) ni las sustancias naturales que se encuentran en estado liquido a temperatura ambiental, ni tampoco los compuestos de origen orgánico (carbones, ámbar, etc.). Se excluyen también los materiales en parte inorgánicos como los huesos o materiales producidos por seres vivos.

También tiene que pertenecer a la corteza terrestre como ser natural formado en ella. Es decir, el mineral es la especie cristalina natural, y como tal puede presentarse en formas poliédricas de gran belleza y dar lugar a los cristales naturales cuando las condiciones en que se han formado les permiten crecer libremente según sus caras propias. No obstante, en la mayoría de los casos, el mineral se ha formado simultáneamente con muchos otros, iguales o distintos, y ha creado un problema de espacio y dado lugar a las rocas, verdaderas asociaciones irregulares de cristales naturales cuyos individuos han debido adoptar la forma que el espacio disponible les imponía.

1.3 Características

Los minerales se caracterizan por la disposición geométrica en el espacio de las partículas (iones, átomos o moléculas) que los integran, es decir presentan una estructura cristalina. A veces, cuando las condiciones de formación (espacio, tiempo y reposo) son favorables, su aspecto externo no adopta una forma geométrica, reflejo de la disposición en la que se encuentran ordenadas las partículas en su interior. En este caso se llaman cristales. Los cristales se pueden clasificar en cúbicos, tetragonales, hexagonales, romboédricos, rómbicos monoclínico y triclínico.

Características químicas

Polimorfismo: a veces, la naturaleza química de una sustancia permite dos o más estructuras diferentes, que dependen de la temperatura y la presión en el momento que se forma. Esto origina dos o más minerales con la misma formula, pero con propiedades físicas distintas. Hay dos tipos de cambios polimórficos: unos reversibles y otros irreversibles.

Isomorfismo: muchos compuestos químicos similares, formados por iones de tamaño parecido y con el mismo tipo de enlace, cristalizan con estructuras que tienen la misma simetría i dimensiones muy parecidas, por lo cual a veces se produce la sustitución de uno o más iones de la red cristalina por otros de características equivalentes.

Las condiciones para que se produzca la sustitución están determinadas por la carga eléctrica y el tamaño de los iones,

Seudomorfismo: este fenómeno se produce cuando un mineral reemplaza a otro sin cambiar la forma externa del primero.

Hay dos clases de sustituciones seudomórficas: cuando no hay cambio de sustancia, el nuevo mineral es polimorfo del primitivo y cuando el nuevo mineral tiene otra composicion química, la sustitución se puede producir por diversos mecanismos:

  • Sustitución gradual de la materia primitiva por el nuevo mineral, sin ningún tipo de reacción química.

  • Desaparición del mineral primitiva por disolución o por exfoliación, dejando un molde que se rellena del nuevo.

  • Por alteración que puede ser por hidratación, deshidratación, por presión o por oxidación.

  • 1.4 Propiedades

    Los minerales poseen propiedades físicas y químicas, cuyo estudio supone una orientación más o menos precisa para la determinación de la especie y en otros, una seguridad absoluta que permite omitir técnicas más laboriosas y complicadas.

    Propiedades relacionadas con la estructura

    Dureza: la dureza de un cuerpo es la resistencia que opone su superficie a ser rayada por otro cuerpo que posea forma punzante. Un mineral es más duro que otro si puede rayarlo, de forma que no podrá ser rayado por él.

    La dureza de cada mineral es constante; Se trata, por lo tanto, de una de las pruebas más inmediatas y fáciles que se pueden realizar para intentar identificar un mineral desconocido. Para esta identificación se recurre a la escala de Mohs, que establece diez grados de dureza, cada uno de los cuales corresponde a la dureza de un mineral patrón:

    MINERAL

    DUREZA DE

    MOHS

    DUREZA DE

    VICKER

    1. Talco

    1

    20

    2. Yeso

    2

    70

    3. Calceta

    3

    110

    4. Fluorita

    4

    180

    5. Apatito

    5

    500

    6. Ortosa

    6

    700

    7. Cuarzo

    7

    1300

    8. Topacio

    8

    1600

    9. Corindon

    9

    2000

    10. Diamante

    10

    8000

    La dureza es una propiedad vectorial que depende de la composicion del mineral y de su estructura. Los factores estructurales que la determinan son la densidad (relación que existe en la masa de un cuerpo y su volumen. Algunos minerales tienen densidad muy baja, como la silvita, y otros muy elevada, como el oro. En general, la densidad oscila entre 2,5 y 4,5 gr/cm³) del empaquetamiento (mayor dureza a mayor densidad de empaquetamiento) y el tamaño de los iones (mayor dureza a menor tamaño). Según la fórmula química existen diferentes tipos de enlaces y cargas de los iones: enlaces fuertes y cargas grandes se corresponden con durezas más elevadas.

    La escala de Mohs es practica y fácil de aplicar, no obstante no permite determinaciones precisas e incluso no es lineal, ya que la diferencia de dureza entre los distintos términos consecutivos de la serie es muy dispar; por ejemplo la dureza del corindón es 1,25 veces mayor a la del topacio, y la del diamante es 4 veces la del corindón.

    Existen otros métodos para determinar durezas (todos ellos requieren instrumental de cierta complicación) y otras escalas.

    Fractura: cuando un mineral se somete a una serie de golpes puede responder rompiéndose, La fractura es el aspecto que ofrecen las superficies obtenidas por la rotura. Según las características se dividen en concoidea, irregular astillosa, ganchuda y terrosa.

    Exfoliación: es resultado de la distribución geométrica especial de las partículas en la materia cristalina. Es una propiedad que no pueden ofrecer las sustancias amorfas. Consiste en que al someter un mineral a un esfuerzo o percusión, se produce una separación en superficies planas, y sus direcciones corresponden a las de los planos reticulares enlazados unos con otros de forma más débil.

    Los números de direcciones de exfoliación y los ángulos que forman entre ellas es variable y coincide con caras reales o posibles del cristal.

    La exfoliación es una propiedad que se utiliza en la talla de gemas.

    Para definir el comportamiento de los minerales respecto a esta propiedad se utilizan los adjetivos perfecta, buena, imperfecta y mala. Además se hace referencia al numero de direcciones de exfoliación y a los ángulos que forman entre si, con los términos pinacoidal (una sola dirección de exfoliación), cubica, romboédrica, octaédrica y prismática.

    No todos los minerales presentan exfoliación, y entre los que la presentan son pocos los que la tienen acentuada.

    Tenacidad: es la resistencia que opone un cuerpo a ser roto o deformado. Hay palabras que permiten precisar las características de la tenacidad:

    Frágil

    minerales que se rompen con un golpe poco intenso

    Dúctil

    se pueden estirar en hilos

    Maleable

    pueden extenderse en laminas

    Elástico

    pueden flexionarse y recuperan su fuerza inicial cuando la fuerza para

    Plástico

    quedan deformados permanentemente al someterlos a esfuerzos

    Séctil

    pueden cortarse con un cuchillo extrayendo delgadas virutas

    Peso especifico: es el peso de la unidad de volumen de dicha sustancia. En los minerales depende de la naturaleza de los átomos que los constituyen.

    Propiedades ópticas

    Color: siempre que se observe el color de un mineral se deberá estar seguro de que la superficie no está alterada, por lo cual se deberá apreciar sobre una fractura reciente.

    Color de raya: consiste en practicar una raya al mineral con orto de mayor dureza.

    Brillo: el brillo depende del porcentaje de luz que refleja la superficie del mineral y de las características de esta reflexión. La textura de la superficie tiene gran influencia sobre el tipo de brillo. Los brillos pueden ser: metálicos, vítreos, nacarados, sedosos, resinosos, grasos, etc.

    Indice de refracción: cuando un rayo de luz pasa de un medio a otro, varia su velocidad y su dirección. Cuando la luz

    Birrefrigencia: las sustancias amorfas y los minerales que cristalizan en el sistema cúbico solo tienen un índice de refracción (la luz se propaga en su interior a la misma velocidad en cualquier dirección). Los minerales que cristalizan de los demás sistemas, los rayos de luz que penetran, se dividen en dos.

    Uno de estos dos rayos sigue las leyes de refracción, llamado ordinario. El otro no sigue estas leyes y es llamado extraordinario.

    El ángulo que forman estos dos rayos depende del ángulo que forma el rayo que incide con la superficie del mineral. La máxima diferencia entre estas dos velocidades recibe el nombre de birrefrigencia.

    Luminiscencia: es la emisión de luz por causas distintas a la incandescencia. Algunos minerales cuando reciben luz u otras radiaciones, devuelven la energía en forma de luz.

    Se pueden clasificar en dos grupos: fosforescencia (cuando la emisión de luz continua después de parar la excitación) y fluorescencia (si solo se produce mientras dura la exposición).

    Propiedades eléctricas

    Conductividad: depende del tipo de enlace. Conducen muy bien la electricidad los metales nativos; otros como los sulfuros la conducen con dificultad. El grupo más amplio lo forman los no conductores.

    En muchos minerales es una propiedad vectorial, es decir, ofrece valores distintos en diferentes direcciones.

    Piroelectricidad: algunos cristales no tienen centro de simetría se cargan eléctricamente cuando son calentados diferenciándose un polo positivo y otro negativo. Cuando se somete el cristal a un enfriamiento los polos se invierten.

    Piezoelectricidad: cuando un cristal piezoeléctrico sufre una compresión, se separan cargas eléctricas de signo contrario, que se sitúan en polos opuestos. Si el cristal se somete al estiramiento, los polos cambian de signo.

    Propiedades magnéticas

    Minerales ferromagnéticos: son atraídos fuertemente por los campos magnéticos. Un ejemplo es la magnetita.

    Minerales paramagnéticos: los polos de los imanes los atraen débilmente. Unos ejemplos son el rutilo, el berilo y varios minerales que contienen hierro.

    Minerales diamagnéticos: el imán los repele débilmente. Unos ejemplos son el azufre, el cobre y la plata nativos.

    1.5 Tipos

    En la naturaleza, gran parte de los compuestos inorgánicos conocidos se hallan en forma de minerales y se agrupan según su anión, en ocho clases: I. Elementos nativos; II. Sulfuros; III. Sales haloideas; IV. Oxidos e hidróxidos; V. Carbonatos, Boratos y Nitratos; VI. Sulfatos, Cromatos, Molibdatos y Wolframatos; VII. Fosfatos, Arseniatos y Vanadatos; VIII. Silicatos.

    Los más abundantes son los silicatos, que constituye un 98% de la composición de la corteza terrestre.

    I. Todos los minerales están compuestos por elementos químicos. Algunos de ellos se presentan en estado puro y dan lugar a los minerales llamados elementos nativos, como metales (oro, plata); y como no metales (azufre, grafito y diamante).

    II. Son combinaciones sin oxígeno de diversos elementos, con azufre o con selenio, teluro, bismuto arsénico o antimonio. Casi siempre poseen aspecto metálico y densidad elevada. Algunos se hallan en concentraciones de gran importancia industrial (menas metálicas); por ejemplo, la galena (sulfuro de plomo), la blenda (sulfuro de cinc), la niquelina (arseniuro de niquel) y el cinabrio (sulfuro de mercurio).

    III. Son combinaciones de metales con los elementos halógenos. Su dureza suele ser baja y algunos son solubles en agua.

    IV. Están compuestos de metal y oxígeno. Forman un amplio grupo con pocas características comunes. Los óxidos e hidróxidos y los sulfuros comprenden las menas metálicas más importantes. La magnetita, el oligisto y la limonita son las más importantes menas del hierro.

    V. Son el grupo más numeroso. La más importante es la calcita, componente esencial de las rocas calizas. Otros carbonatos importantes son la doromita, la siderita, la malaquita y la azurita. Los nitratos y boratos están mucho menos numerosos y están en concentraciones locales de depósitos salinos.

    VI. Son minerales de aspecto no metálico y de poca dureza. En los sulfatos destaca el yeso, la anhidrita y la baritina.

    Los Cromatos son raros y pocos numerosos al igual que los Molibdatos y Wolframatos.

    VII. Son combinaciones de fósforo arsénico y vanadio con el oxígeno. La mayoría de los fosfatos son raros. Los Arseniatos y Vanadatos son también poco abundantes. Unos de ellos son la eritrina y la vanadinita.

    VIII. Son la clase mineralógica más importante, ya que son la cuarta parte de las especies minerales conocidas. La mayoría de los minerales de las rocas ígneas, las cuales forman más del 90% de la corteza terrestre son silicatos.

    Hay unas 500 especies de silicatos (40 comunes y el resto raro).

    Están formados por la combinación del silicio, que se está en el centro de un tetraedro regular, con 4 oxígenos (uno en cada vértice). Este grupo tiene un enlace muy fuerte (por lo que tiene buena estabilidad).

    La complejidad de las estructuras depende de la temperatura en que se formaron.

    La clasificación de los silicatos se basa en la estructura del tetraedro. Al estudiarlos por rayos X se clasificaron así:

    Neosilicatos: están formados por tetraedros aislados, sin ningún átomo de oxígeno en común y unidos por cationes metálicos.

    Son bastante duros y de colores variables. Algunos se utilizan como gemas. Destacan la serie del olivino, los granates, el circón, el topacio.

    'Rocas y minerales'

    Estructura de los neosilicatos Granate

    Sorosilicatos: están formados por grupos de dos tetraedros unidos por un vértice.

    Los más difundidos son el grupo de la epidota. Otros sorosilicatos es la hemimorfita.

    Estructura de los sorosilicatos

    Ciclosilicatos: están formados por 3,4 ó 6 tetraedros unidos en forma de anillos. Son bastante duros. Muchos se usan como gemas como las turmalinas.

    Estructura de los ciclosilicatos Turmalina

    Inosilicatos: son grupos de tetraedros unidos en cadenas ilimitadas, sencillas o dobles.

    Los de cadena sencilla son los más abundantes y son más complejos.

    Estructura de los inosilicatos Estructura de los inosilicatos

    de cadena sencilla de cadena doble

    Filosilicatos: su estructura la forman tetraedros unidos formando redes planas. Tienen poca dureza y algunos son fibrosos.

    Estructura de los filosilicatos

    Tectosilicatos: los tetraedros están unidos en redes tridimensionales. Los tectosilicatos más importantes son el cuarzo, el grupo de los feldespatos y los feldespatoides.

    Estructura de los tectosilicatos

    1.6 Yacimientos minerales

    Un yacimiento mineral es una acumulación natural de un mineral que permite su explotación con un rendimiento económico.

    Muchos yacimientos se forman en masas magmáticas o en su cercanía: son yacimientos magmáticos. Cuando la mayor parte del magma cristaliza se pueden formar en su interior acumulaciones de algunos de sus componentes, dando lugar a yacimientos ortomagmáticos. Al finalizar la consolidación magmática, cuando la temperatura y la presión disminuyen, las sustancias gaseosas se escapan y arrastran elementos metálicos que se depositan en las grietas de las rocas y forman los yacimientos neumatolíticos.

    Cuando precipitan los minerales arrastrados por el vapor del agua se originan los yacimientos hidrotermales.

    Los yacimientos sedimentarios son lugares donde se acumulan minerales que se han arrancado de otras zonas, que se han transportado y sedimentado. Los más importantes son los placeres. Un placer es un deposito continental de minerales pesados y piedras preciosas situados en el fondo de los ríos y sobre las playas.

    Algunas sustancias que han sido transportadas en disolución cristalizan en los mares y los lagos, donde existe una gran evaporación dando lugar a yacimientos evaporíticos. Cuando los depósitos minerales se ven sometidos a procesos de metamorfismo, sufren transformaciones y originan yacimientos metamórficos.

    1.7 Ejemplos de minerales

    plata elementos nativos cobre elementos nativos

    diamante en bruto

    Azufre elementos nativos

    Pirita sulfuro

    Galena sulfuro

    Rocas

    2.1 Introducción

    El estudio de la corteza terrestre ha puesto de manifiesto que esta aparece constituida por grandes unidades que conservan, a lo largo y a lo ancho de toda su extensión, una cierta homogeneidad en cuanto a composicion y estructura: estas unidades son las rocas.

    2.2 Definición

    Por roca se entiende cualquier material sólido y mineral que constituye la corteza terrestre. La mayor parte de las rocas están formadas por dos o más minerales (rocas compuestas o heterogéneas), pero también existen rocas formadas por un solo mineral (rocas simples u homogéneas), aunque acompañando de manera totalmente subordinada por minerales accesorios o secundarios.

    Toda la enorme cantidad numérica como la notable variedad morfológica de las rocas que hay en la naturaleza son causa de complejos problemas de identificación y clasificación. A lo largo del tiempo, los petrógrafos han propuesto numerosas divisiones a partir de hipótesis diferentes. De este modo, en las primeras épocas de la petrografía se confeccionaron subdivisiones realizadas a partir del origen y de la edad de las rocas, mientras que las recientes subdivisiones tienen en cuenta la constitución química, mineralógica y estructural de las rocas. Los científicos actuales consideran por igual todos estos aspectos y comienzan el estudio de las rocas después de haber efectuado una primera y gran subdivisión, realizada en función de su origen y su formación, en 3 grupos de rocas: rocas ígneas, rocas sedimentarias y rocas metamórficas.

    Las rocas no son cuerpos inalterables, si no que representan aspectos distintos y transitorios a lo largo de los tiempos geológicos de la litosfera, que ha venido experimentando una continua transformación de acuerdo con procesos litogénicos que todavía permanecen activos; se puede, por lo tanto, definir un ciclo de las rocas. La actividad dinámica de la Tierra tiende a elevar ciertas partes de la litosfera con respecto a otros, mientras que la hidrosfera y la atmósfera, interactuando con la litosfera, tienden a efectuar la nivelación de esta ultima a través de los procesos de demolición: la alteración química y la disgregación mecánica.

    2.5 Tipos

    Las rocas aunque presentan gran cantidad de formas y colores, solamente se originan de tres maneras posibles y estas están relacionadas con los tipos de bordes que limitan las placas litosfericas.

    ROCAS ENDOGENAS

    Rocas ígneas o magmáticas

    Derivan de la consolidación de un magma. El magma es una masa fundida, de composicion silicatada, que puede contener cantidades variables de gases disueltos y sólidos en suspensión. Se forma por fusión de materiales de la corteza o el manto y tiende a ascender hacia la superficie debido a que su densidad es menor que la de las rocas que lo rodean, puesto que la roca fundida ocupa más volumen que la sólida.

    Durante el ascenso, el magma se enfría y empieza a cristalizar. Según el lugar donde se solidifique se originan los distintos tipos de yacimientos de rocas ígneas, que permiten clasificarlas en 3 grandes grupos: plutónicas, filonianas y volcánicas.

    Plutónicas

    Cristalizan en el interior de la corteza y forman masas de considerable tamaño (plutones). Como pierden calor lentamente, todos los minerales disponen de un largo tiempo para cristalizar, presentan por lo tanto textura granuda holocristalina (formada totalmente por cristales) y equigranular (todos los cristales tienen aproximadamente el mismo tamaño, generalmente entre dos y en diez milímetros).

    Existen diferentes yacimientos de rocas plutónicas; cuando forman masas de gran tamaño en forma de cúpulo, de las que no llega a surgir la base, se les llamó batolitos. Los lacolitos son yacimientos de menor tamaño y concordantes con la estratificación.

    Filonianas

    Se originan cuando el magma se abre paso hacia la superficie a través de planos de debilidad de las rocas circundantes (fracturas, diaclasas, superficies de estratificación, etc.) y solidifica en su interior. En este caso, la cantidad de magma inyectado es mucho menor y generalmente forma masas tubulares cuyo espesor oscila entre algunos centímetros y varios centenares de metros. Su longitud es muy variable y oscila normalmente entre algunos centenares de metros y decenas de kilómetros.

    La mayor parte de las rocas filonianas presentan también textura holocristalina, pero generalmente los cristales no tienen tamaño uniforme, puesto que se han formado en dos etapas diferentes. Parte de ellos han ascendido ya formados en el interior del magma, son de tamaño grande y presentan formas regulares (fenocristales); el resto del magma cristaliza rápidamente en el interior de la fisura y origina de cristales de pequeño tamaño que constituyen la pasta. Se forma así la textura porfídica, que caracteriza a las rocas filonianas más comunes: los pórfidos.

    Otras rocas filonianas, originadas en etapas tardías de la consolidación magmática, son las aplitas y pegmatitas. Estas se forman cuando, la cristalización de las rocas plutónicas, queda un residuo magmático rico en vapor de agua y volátiles, que se introduce y cristaliza en los alrededores de los plutones. Su textura es similar a la de las rocas plutónicas, pero el tamaño de grano es diferente: en las aplitas los cristales son muy pequeños, y en las pegmatitas muy grandes.

    Las masas de rocas filonianas pueden situarse concordantemente con la estructura de las rocas encajantes (estratificación o equistosidad) y constituyen los silis, o bien pueden ser discordantes, en cuyo caso forman los diques.

    Volcánicas

    Son las que se forman cuando el magma llega a la superficie terrestre y origina los volcanes. Las erupciones pueden ser subaereas o subacuáticas.

    En una erupción volcánica se emiten generalmente materiales sólidos, líquidos y gaseosos. El tipo y las características de la erupción dependen de la composicion del magma y de la proporción relativa de sus componentes.

    Los materiales emitidos en forma liquida (lavas) discurren sobre la superficie terrestre formando las coladas, cuya longitud depende de la viscosidad de la lava.

    Las rocas volcánicas suelen presentar texturas porfídicas, con los fenocristales con una pasta de grano muy fino, y a menudo se caracterizan por la presencia de vidrio, debido a que su enfriamiento es muy rápido. Es frecuente además que muestren texturas fluidales y burbujas producidas por el escape de gas.

    Los materiales que llegan sólidos a la superficie terrestre (solidifican en el aire antes de caer), constituyen las rocas piroclasticas. Los fragmentos de mayor tamaño, bombas volcánicas y lapilli, se acumulan alrededor del punto de emisión formando el cono volcánico, los mas finos (cenizas volcánicas) son transportados por el viento y pueden depositarse a grandes distancias.

    Clasificación de las rocas ígneas según su composicion mineralógica.

    Las rocas ígneas, además de por el tipo de yacimiento, se clasifican por su composicion.

    Según la proporción de sílice, las rocas pueden ser ácidas, cundo este componente se encuentra en exceso y, tras combinarse con todos los demás, queda en cantidad suficiente para cristalizar dando cuarzo; intermedias, cuando hay suficiente sílice para combinarse con los demás componentes, pero no queda en exceso; y basicas, cuando presentan deficit de silice y no aparece cuarzo.

    Existen todavía rocas más pobres en sílice que las básicas, son las ultrabásicas; estas rocas son características del manto, y en la corteza solo aparecen en condiciones muy particulares.

    Los minerales mayoritarios de las rocas ígneas son el cuarzo, el feldespato potásico, las plagioclasas y los minerales ferromagnesianos: biotita, anfiboles, piroxenos y olivinos principalmente.

    Según la proporción relativa de estos, se clasifican las diferentes familias de rocas ígneas. Las más importante, de más ácidas a más básicas, son los granitos, sienitas, dioritas, gabros y peridotitas, entre las plutónicas; y sus equivalentes volcánicos, riolitas, traquitas, andesitas y basaltos. Las rocas filonianas se denominan con los nombres de sus equivalentes plutónicas: pórfido granítico, pórfido sienítico, etc.

    Rocas metamórficas

    Son las que se originan por transformaciones mineralógicas en estado sólido a partir de las rocas preexistentes, que pueden ser ígneas, sedimentarias o metamórficas. Los procesos de transformación en estado sólido incluyen recristalización, cambios polifórmicos y reacciones entre minerales, y se deben a la variación en las condiciones de presión y temperatura respecto a las de formación de las rocas iniciales.

    Conforme la presión y la temperatura aumentan, los cambios mineralógicos son más importantes, se generan nuevos minerales a partir de los antiguos y aumenta progresivamente el tamaño de los cristales.

    En general, las rocas metamórficas de bajo grado están constituidas por minerales de tamaño microscópico y frecuentemente muestran una foliación muy clara (esquistosidad), originada por el crecimiento paralelo de cristales planos, al estar la roca sometida a presión. En cambio, las rocas metamórficas de alto grado están formadas por cristales de gran tamaño, y poseen foliación menos marcada, debido a la presencia de minerales equidimensionales, como andalucita, granates, feldespatos, etc.

    Los diferentes tipos de rocas metamórficas se originan según la composicion inicial y las condiciones de metamorfismo que se han alcanzado.

    Cuando la roca inicial tiene un solo componente, la metamórfica resultante esta formada por el mismo mineral, aunque generalmente presenta cristales de mayor tamaño. Así por ejemplo, a partir de calizas se forman mármoles, y a partir de areniscas cuarcitas se forman las cuarcitas.

    Sin embargo, cuando la roca de partida contiene diferentes componentes, se originan series mas complicadas de rocas metamórficas. Así, a partir de rocas arcillosas, se obtiene toda una serie de rocas metamórficas que forman la familia de las metapelitas. Estas incluyen, en orden de metamorfismo creciente: pizarras, filitas, micasquistos gneises pelíticos. Aunque todas ellas tienen composicion química similar, su composicion mineralógica varia notablemente; por ejemplo, en las pizarras los minerales fundamentales son la clorita y la moscovita; en las filitas la moscovita y la biotita; en los micaesquistos la biotita, acompañada por silicatos de aluminio, cordierita, granates, estaurolita, etc.; y en los gneises pelíticos predominan el feldespato y las paglioclasas acompañados por biotita, cuarzo y otros minerales.

    Si la roca original es una marga o una roca básica se forman las anfibolitas. A partir de rocas con cuarzo y carbonatos se originan las rocas calcosilicatadas (que contienen granate, diopsido, vesubianita, wollastionita, etc.), y si la roca partida es un grauvaca (arenisca con feldespato y matriz pelítica) o una roca ígnea ácida, se forman los gneises (que contienen cuarzo, feldespato, plagiocasa y micas).

    ROCAS EXÓGENAS

    La meteorización y erosión producen partículas de diverso tamaño, que son transportadas por el hielo, el agua o el aire hasta las zonas de mínima energía, donde se acumulan. Una vez en reposo, los sedimentos sufren procesos de compactación, cementación, etc., que los transforman en rocas sedimentarias.

    Los productos de meteorización pueden ser transportados en el fondo o bien dentro del fluido. El tipo de transporte condiciona al grupo que pertenece la roca sedimentaria que se forma. Aquellas que se originan a partir de partículas que mantienen su integridad física durante el transporte son las detríticas, y las que se forman por la precipitación de sustancias que se encontraban en disolución son las de origen fisico-quimico. Existe un tercer grupo de rocas sedimentarias, las biogénicas, en cuya formación interviene la actividad de organismos vivos. Por ultimo las rocas orgánicas son las formadas por acumulaciones de materia orgánica (carbones y petrorcas).

    La clasificación de los distintos grupos de rocas sedimentarias se realiza según distintos criterios. En las rocas detríticas se basa en el tamaño de grano de sus componentes y en las de origen fisico-quimico en los compuestos minerales que las constituyen.

    Dentro de las rocas de origen biógeno, las más representadas son los carbonatos, que se clasifican a su vez según su composicion química y el tipo y origen de las partículas que las constituyen. Las rocas orgánicas se clasifican según su grado de madurez, en base al contenido en carbono y volátiles.

    En la formación de una roca sedimentaria puede actuar más de un proceso sedimentario por lo que se producen rocas mixtas de difícil asignación a un grupo concreto. Tal es el caso, por ejemplo, de una roca formada por la acumulación in situ de las partes duras de organismos, y por partículas aportadas por algún mecanismo de transporte.

    Diagénesis

    La formación de las rocas sedimentarias a partir de los sedimentos comporta la existencia de una serie de procesos que, en general, tienden a la reducción de la porosidad y al aumento de la compacidad. Estos se engloban bajo el nombre de diagénesis.

    Los procesos diagenéticos se inician antes de que los componentes del sedimento hayan alcanzado su estadio de reposo. Así, los fragmentos que forman las rocas detríticas pueden haber quedado cubiertos por envueltos de oxido metálicos, y algunos minerales se degradan y forman arcillas. En ambientes marinos, sobre sustratos duros, son frecuentes los procesos de perforación y de incrustación por diversos organismos.

    Sin embargo, la circulación de fluidos puede provocar también disolución.

    Los procesos de compactación provocan a su vez un aumento de la porosidad; los efectos visibles son la interpenetración de componentes y las superficies de disolución que afectan porciones más extensas de la roca.

    El conjunto de procesos diagenéticos se desarrolla a distintas profundidades, y no existe un limite entre los procesos diagenéticos que ocurren en profundidad y los de metamorfismo de bajo grado. Usualmente se ha convenido que este limite corresponde a la zona en la que se forma grafito a partir de los carbones naturales y se volatilizan los hidrocarburos.

    Los procesos diagenéticos suelen realzar las diferencias originales que existen entre los sedimentos. Esto lleva a que las rocas sedimentarias se configuren en capas de una cierta continuidad lateral, que se denominan estratos. Normalmente la base y el techo de los estratos son plano-paralelos. A su vez existe paralelismo entre las distintas capas, aunque en ocasiones algunos estratos presentan distinto ángulo de inclinación con el resto de la serie.

    Rocas sedimentarias

    Aparecen como el resultado de los procesos geodinámicos internos, las rocas sedimentarias se hallan en intima relación con los mecanismos exógenos. En efecto, los productos de la meteorización de rocas preexistentes son transportados por los agentes geológicos y finalmente depositados en las cuencas de sedimentación. Los materiales sedimentados se hallan, en un principio, sueltos, pero luego, gracias a la presión de las propias capas suprayecentes, sufren el proceso de la diagénesis, haciéndose compactas y duras. Como el ritmo de la sedimentación experimenta fluctuaciones, las rocas sedimentarias presentan superficies de discontinuidad, de tal manera que una de sus más importantes características es el hecho de aparecer estratificadas.

    Atendiendo a su mecanismo formativo, pueden dividirse en cuatro tipos fundamentales. Tenemos, en primer lugar, las rocas por precipitación química, que son aquellas cuyos elementos constituyentes han sido transportados en disolución. La precipitación de las sustancias disueltas puede obedecer a varias y diferentes causas: evaporación, disminución en cantidad del anhídrido carbónico disuelto en agua, etc. Citaremos, aunque su origen puede responder a otros mecanismos, las calizas, constituidas fundamentalmente por carbonato cálcico, por ser las rocas sedimentarias que ocupan mayor extensión en la superficie terrestre. Cuando aparecen mezclados el carbonato cálcico y el carbonato magnésico, las rocas se denominan dolomitas, siendo justamente celebres, por dar lugar a paisajes de extraordinaria belleza, las que constituyen el macizo del mismo nombre en los Alpes italianos.

    Otro tipo de rocas sedimentarias son aquellas cuyos materiales constitutivos han sido transportados en arrastre mecánico: las rocas denominadas clásticas. Los productos sedimentarios pueden aparecer sueltos o bien cementados por una pasta de naturaleza diversa. En este caso se subdividen, atendiendo el tamaño del grano, en psamitas, psefitas y pelitas, según sea aquel del orden de centímetros, milímetros o micras. Entre las que presentan materiales de tamaño grande, debemos citar los conglomerados o pudingas, formados por cantos rodados cementados por sustancias de naturaleza diversa. Un ejemplo característico es la montaña de Montserrat, no lejos de Barcelona, conocida en todo el mundo por su atrevida, esbelta y recortada silueta. Los cantos rodados que constituyen la masa rocosa principal son calizos, pero los hay también pizarrosos y cuarzosos.

    Las rocas clásticas, cuyos granos presentan el menor tamaño posible, ya en los límites de lo coloidal. El ejemplo clásico lo constituyen las arcillas y los limos, materiales de gran interés económico por ser materia prima de numerosas industrias.

    Todas las rocas descritas aparecen formadas por materiales transportados; pero, cuando se meteoriza una roca, quedan in situ una serie de productos insolubles y no arrastrados: son los que constituyen las rocas residuales, cuyos ejemplos más característicos son las lateritas y las bauxitas, formadas bajo condiciones tropicales o subtropicales.

    Las rocas organógenas, formadas por restos de seres vivos, acumulados en grandes cantidades.

    ROCAS DECORATIVAS

    Las rocas han sido siempre el material natural básico empleado en la construcción de edificios y viviendas, pero muchas veces han llegado a ser un objeto de lujo, por su escasez en una zona determinada, como para los pueblos que vivían en el desierto, donde solo existe arena y polvo, o bien debido a la dificultad de trabajarlas. Por esto, el hombre pronto aprendió a manipular la arcilla y construir mediante ella no solo utensilios domésticos, sino incluso ladrillos, que utilizaría para edificar. El uso de estos materiales hacia necesario un <<acabado>> mediante el recubrimiento de las paredes que, en el mejor de los casos, eran decoradas con dibujos o pinturas. Sin embargo, pronto se aprendió también a revestir las paredes y las fachadas de los edificios con placas de materiales bellos que escondían a la vista de la gente un armazón hecho con materiales pobres y de feo aspecto.

    A este fin los mármoles se utilizaron desde muy antiguo, siendo conocidas las construcciones griegas de mármol, entre las que destaca el Parteon de Atenas, donde se empleo mármol blanco procedente de Paro. En la actualidad, los mármoles se siguen utilizando mucho para la ornamentación y pavimentación de edificios y para la decoración de viviendas lujosas.

    En la practica comercial se designa con la denominación de mármoles cualquier caliza que sea capaz de dejarse pulir y posea un aspecto compacto. A veces se consideran como mármoles rocas que no son calcáreas. Los verdaderos mármoles son rocas metamórficas provenientes de rocas calcáreas, que han cristalizado y adquirido un aspecto típico que les confiere su apreciada belleza.

    Las variedades explotadas de mármol reciben diversos nombres, muchos de ellos muy antiguos. En construcción se utilizan desde los de colores lisos y uniformes hasta los veteados, concrecionados y de colores abigarrados. En escultura se utilizan únicamente mármoles de destacada blancura, con la misma tonalidad de color y sin defectos ni inclusiones. La extracción de mármoles se efectúa en canteras, siempre a cielo abierto.

    Algunas rocas sedimentarias también se utilizan en construcción, pues si bien no son muy consistentes, son de fácil tallado y de abundancia tal que las hace ser de precio asequible. Entre ellas figuran principalmente ciertas areniscas, de coloraciones rojizas muy vivas y bastante apreciadas, también tobas de origen volcánico y por ultimo los travertinos.

    DESTRUCCION DE LAS ROCAS

    Los formados por las fuerzas interiores del planeta apenas formados, e incluso durante las primeras fases de su formación, resultan implacablemente atacados por los agentes geológicos externos, que acaban por producir su total desmantelamiento. La sucesión de fenómenos que lleva a cabo tal acción constituye el denominado ciclo erosivo terrestre, que podemos dividir en tres fases: meteorización, transporte y sedimentación. Siempre que se produce una orogénia se desencadena automáticamente el correspondiente ciclo erosivo.

    La primera fase del ciclo es la de alteración de las rocas de la corteza por los agentes atmosféricos: de aahíque se le denomine meteorización. Esta acción puede ser de orden fisivo, produciendo la disgregación o desintegración de las rocas, o de orden químico, y en este caso se origina la descomposición, total o parcial, de los minerales que las integran, la cual puede efectuarse mediante una verdadera disolución y posterior deposición o mediante una transformación en estado sólido.

    La disgregación aparece facilitada por soluciones de continuidad, las diaclasas, existentes en las rocas. Así, por ejemplo, en un clima de alta montaña, durante el día el agua se infiltra hasta el corazón de las masas rocosas a través de tales soluciones de continuidad; cuando llega la noche, el agua se hiela y, al aumentar de volumen, actúa a manera de cuña haciendo saltar las rocas en mil pedazos. De esta manera se forman los grandes canchales, constituyentes típicos del paisaje alpino.

    La descomposición química puede producirse asimismo por disolución; las transformaciones mineralógicas pueden ocurrir sin que el mineral pierda su consistencia ni, en muchos casos, su forma: es la transformacion en estado solido. Un ejemplo clásico lo constituyen los cubos de pirita que se oxidan, pasando a limonita y conservando perfectamente su primitiva forma.

    El resultado final de las acciones descritas es la formación de arena, cuando predomina la disgregación, y de arcilla, cuando prevalece la descomposición.

    LA PIEDRA MÁS DURA: EL DIAMANTE

    El elemento químico carbono no solo aparece en el mundo mineral formando parte de los combustibles, sino que se encuentra, en estado de gran pureza, constituyendo dos minerales muy característicos: cuando cristaliza en el denominado sistema hexagonal forma el grafito; cuando lo hace en el cúbico se tiene el diamante.

    Aun cuando el diamante ofrece gran variedad de usos industriales, su característica más genuina es ser una piedra preciosa. Todo el mundo sabe que las piedras preciosas son escasas, bonitas y caras; pero es necesario precisar una serie de particularidades para definirlas con propiedad.

    La primera de ellas es la inalterabilidad. Esta propiedad la presenta, en grado elevado, el diamante; en efecto se disuelve, en frío, en la mezcla de ácido sulfúrico y bicromato potásico, y, en cliente, en los carbonatos de sodio y de potasios fundidos, en los que es a todas luces imposible que nadie meta una mano ornamentada con un diamante.

    La segunda propiedad es la dureza. El diamante la posee en grado superlativo, siendo la sustancia de origen natural más dura que se conoce; lo cual no impide que sea extraordinariamente frágil: si cae simplemente al suelo, según el choque, puede romperse en mil pedazos. Las demás propiedades son de tipo óptico.

    UN MINERAL DE MULTIPLES USOS

    El cuarzo es un mineral duro, muy abundante en la naturaleza y que presenta numerosas variedades. Una de ellas, el sílex, al comienzo de la historia del hombre, conformado groseramente a base de golpearlo contra otras piedras, se usó como utensilio y como arma durante mas de medio millón de años. Mas tarde el pulimento, a base de frotar entre si dos piedras, mejoro el acabado de las piezas y, si bien se unieron al sílex otros tipos de piedras, aquel siguió siendo el mas empleado.

    El cuarzo ahumado es de color pardo y se encuentra en grandes cristales, como el existente en el museo de Berna, que pesa 100 Kg. y fue hallado en los Alpes suizos; los ejemplares transparentes y de color uniforme se tallan en brillante y constituyen gemas muy apreciadas. El cristal de roca, variedad incolora y transparente, tiene poco valor, excepto cuando lleva inclusiones que le producen iridiscencia; asi la denomina "cabellera de Venus", con finas agujas de rutilo de color amarillo reunidas en penacho. Su variedad más apreciada es el ágata.

    Pero son principalmente sus propiedades piezoeléctricas las que le han dado un mayor campo de aplicación en la técnica moderna. También se utiliza como resonador en toda técnica que requiere oscilaciones determinadas, precisas y constantes.

    MINERALES ORNAMENTALES

    Los minerales para fabricar pequeños objetos decorativos son muy numerosos. A tal fin se utilizan dos tipos fundamentales de minerales: aquellos que, después de pulidos o tallados, pueden reunir condiciones aceptables de belleza sin llegar a piedra preciosa, pero que son algo mas que una piedra ornamental, y aquellas especies minerales cuyos cristales naturales son lo suficientemente bellos para, sin preparación alguna, ser utilizados como elemento decorativo.

    Las piedras duras ocupan una posición intermedia entre las gemas y las simples piedras de decoración, y a menudo son minerales metalíferos opacos, que en nada recuerdan la transparencia y brillo de un diamante. Se emplean aisladamente en la fabricación de pequeños objetos, y a menudo en composiciones de varias piedras distintas formando mosaicos, arte éste cultivado en el Renacimiento y que ha llegado hasta nuestros días.

    Los minerales ornamentales más usados son la malaquita, el lapislázuli, la turquesa, que en parte se utilizan para fabricar joyas, el jade y otros.

    Una categoría especial de minerales ornamentales la constituyen los vidrios amorfos, entre los que destaca la obsidiana, de origen volcánico, y las tectitas, de origen meteórico. La obsidiana es de color negro, a veces con un precioso moteado de esferas blancas.

    MINERALES ESTRATEGICOS

    El estaño, al igual que el cobre, fue uno de los primeros metales utilizados por el hombre, que en los lejanos tiempos prehistóricos lo empleo ya en la aleación. La demanda de estaño por la industria ha ido en constante aumento, si bien sus usos han experimentado un cambio radical: en efcto, la antigua utilizacion en el techado y en la confeccion de utensilios de cocina se ha visto sustituida por la fabricacion de cojinetes de bronce y la de hojas de estaño para envases de productos alimenticios. Los minerales de estaño forman parte de los minerales estratégicos.

    En la practica, todo el estaño consumido por la industria es extraído de la casiterita. Los principales yacimientos provienen de emanaciones del granito, y se encuentran en el mismo granito o en filones hidrotermales próximos al magma y correlativos con su consolidación.

    Otro de los metales que aparece muy localizados en la corteza terrestre es el mercurio. Las aplicaciones del mercurio se basan en sus propiedades físicas y químicas. Se le utiliza principalmente en aparatos eléctricos, productos farmacéuticos, pilas secas y catalizadores.

    Los yacimientos de cinabrio se hallan localizados en zonas que han sido sometidas a facturación, independientemente del tipo de roca que los contiene. Todos se formaron a partir de aportes hidrotermales, a temperatura relativamente baja, relacionados con el volcanismo terciario.

    El yacimiento de Almaden, situado en las vertientes septentrionales de Sierra Morena (España), es el mayor del mundo. La zona esta constituida por pizarras y cuarcitas siluricas plegadas y falladas con intrusiones de pórfidos. Los depósitos de mineral se han formado por reemplazamiento en la cuarcita.

    MINERALES FERTILIZANTES

    El potasio es un de los tres fertilizantes más importantes; los otros dos son el fósforo y el nitrógeno. En escala menor, pero que no debe olvidarse, se encuentra el azufre.

    El crecimiento de las plantas requiere disponer de muchos elementos; algunos de ellos, como el oxigeno, el hidrogeno y el carbono, son casi inagotables y la planta los toma de la atmósfera y del agua de lluvia.

    El apatito es el único mineral común que puede suministrar fósforo, pero es relativamente insoluble. Por ello se le trata, generalmente con ácido sulfúrico, para producir un material más soluble, conocido como superfosfato.

    Es frecuente hallar nódulos de apatito uncluidos en calizas y que se han formado en mares de poca profundidad. La mayoría de estas calizas, una vez erosionadas, han dado lugar a concentraciones secundarias de fosfatos que forman valiosos yacimientos.

    El nitrógeno es el recurso principal que se extrae de la atmósfera.

    El azufre no se emplea directamente como fertilizante, pero interviene en la obtención de superfosfato y del sulfato amónico, fertilizantes de primera categoría.

    MINERALES ABRASIVOS

    La gran preponderancia de compuestos y aleaciones duras, utilizados en la industria moderna, ha creado la necesidad de buscar materiales aptos para el pulido y trabajo de estas aleaciones. Existe una serie de minerales que poseen, como cualidad común, una elevada serie natural, ya en productos manufacturados. Sin embargo, los abrasivos naturales están siendo sustituidos actualmente por abrasivos artificiales, que se fabrican a su vez con productos minerales y se utilizan cada vez más.

    Los abrasivos naturales se emplean en forma natural, después de darles una forma adecuada, o bien, reducidos a granos o polvo, haber fabricado con ellos ruedas o papeles.

    No todo el diamante que se extrae se utiliza en la talla de piedras preciosas. Existen dos tipos de piedra industrial: los diamantes carbonados, negros, duros y resistentes, que proceden de Bahía (Brasil); y el bort, que comprende las piedras pequeñas, fragmentos y gemas de color deficiente o que presentan imperfecciones.

    El corindón tiene una dureza 9 y, si bien es una piedra preciosa, ocurre lo mismo que con el diamante, es decir, existen ejemplares defectuosos utilizables para abrasivo. El corindón también puede presentarse mezclado con magnetita en la variedad denominada esmeril. Se emplea en forma de grano suelto en el pulimento óptico, se utiliza adosado a papel o tela y en forma de muelas de pulir.

    El granate forma una serie isoforma con siete variedades, de las cuales el almandino es el que se usa generalmente como abrasivo. El mineral se fractura formando bordes afilados que, una vez redondeados, ya no sirven. No es muy abundante y para que sea rentable los granos deben tener, por lo menos, el tamaño de un guisante y el contenido de la roca no debe ser inferior al 10%.

    Toda una serie de rocas silíceas, de grano mediano u fino, se han utilizado como abrasivos de dureza intermedia. Como abrasivos blandos se usan carbonatos y algunos óxidos metálicos. Entre los abrasivos artificiales el más importante es el carburo de silicio o carborundo. También se fabrica el carburo de boro, que sigue al diamante en dureza.

    UN MINERAL QUE PUEDE TEJERSE

    Algunos minerales cristalizan en formas fibrosas, que, convenientemente tratadas, son susceptibles, algunas de ellas, de ser tejidas, como lo son las fibras orgánicas, por ejemplo, de algodón y lana. Con todo, en la industria suele hacerse una doble distinción: se denominan con el nombre comun de amianto los materiales fibrosos, flexibles, capaces de ser hilados y tejidos, y con el nombre de asbesto al material de fibra dura, quebradiza y que da polvo, empleado para pastas aislantes y que no se puede hilar ni tejer. Sin embargo, el empleo de ambos términos no es, en general, uniforme, y por ello se presta a confusiones.

    Los amiantos forman fibras delicadas y flexibles, de aspecto sedoso, que son fácilmente transformadas en hilo y hebras para tejer. Es un excelente material aislante del calor y de la electricidad y resiste la acción del fuego y de los ácidos.

    Los minerales fibrosos que pueden producir amiantos forman parte de dos grupos principales de compuestos: serpentina y anfibol. El crisólito pertenece al grupo de las serpentinas y es el mineral más valioso; sus fibras son largas, sedosas y fuertes, y puede llegar a resistir temperaturas de 2760 ºC. Un kilogramo de este mineral puede llegar a dar 20000 metros de hilo. El crisólito se ha formado por alteración e hidratación cerca de la superficie de la peridotita, que ha pasado a dormar serpentina. La fibra se halla en venillas lenticulares incluidas en la serpentina y tiene tres modos de presentarse: fibra cruzada perpendicular a la longitud de la venilla; fibra deslizada paralela u oblicua a la venilla, que puede dar fibras muy largas; fibra de masa, compuesta de una masa de fibras entrelazadas sin orientación determinada y radiadas.

    Las variedades de anfibol más importantes son la crocidolita y la amosita, aunque son de calidad inferior al crisólito, que llegan a veces a los 30 centímetros de longitud. Se hallan en pizarras, esquistos y sienitas asociadas a doleritas. Los mayores yacimientos se hallan en Africa del Sur.

    La tremolita y la actinota tienen poco valor comercial, excepto, tal vez, la tremolita italiana. La actinota es, a veces, triturada para hacer aislantes.

    MINERALES PARA LA CONSTRUCCION

    Después de los combustibles, el producto de mayor tonelaje que explota el hombre son los materiales de construcción. Un puente se construye con acero, piedra y cemento, todos ellos productos minerales. Un edificio urbano moderno, salvo una pequeña cantidad de madera, esta totalmente formado por productos minerales: cimientos de cemento armado y acero; estructura de piedra, cemento o ladrillo; y tejado de pizarra, metal o caramica.

    No existe ninguna clasificación satisfactoria, pero cabe considerar dos grandes grupos de materiales minerales de construcción: aquellos que se utilizan tal y como son extraidos y aquellos que han sido previamente transformados; éste comprende las arcillas para ladrillos, las materias primas para el cemento, yeso y otros minerales.

    El vidrio se fabrica derritiendo rocas y minerales y luego enfriándolos tan rápidamente que no tienen tiempo de formar núcleos de cristalización. Se realiza fundamentalmente con sílice, obtenida del cuarzo de las arenas, al que se añaden bórax y óxidos de calcio y sodio, que rebajan el punto de fusión de la sílice.

    La palabra cemento se refiere a un agente que una partículas entre sí. En las rocas sedimentarias detríticas se habla del cemento que une los diversos componentes.

    MINERALES RADIACTIVOS

    La importancia económica de los minerales radiactivos es consecuencia de los avances científicos realizados en los últimos veinte años por la investigación nuclear. La aplicación industrial del proceso de fisión nuclear ha llevado al uranio a la cabeza de los futuros combustibles, por ser el más potente de todos ellos; un gramo de uranio libera una cantidad de enrgia igual a 20000000000 de calorias, mientras que los combustibles normales producen una cantidad de calor muchisimo menor: un gramode carbon, 5000 calorias; un gramode carbbono puro, 7800, y un gramo de boro, 14000.

    El uranio, U, elemento metálico de la serie del actinio, es el mejor conocido y el elemento base de todos los metales radiactivos. Tanto los óxidos como las sales de uranio son prácticamente las únicas menas, económicamente rentables, de minerales radiactivos. El uranio no es un elemento raro de la corteza terrestre, sino que su abundancia supera en mucho el porcentaje de otros metales más comunes, como estaño y zinc. El uranio esta dimensionado, impregnando cualquier tipo de rocas o sedimentos.

    Aun cuando en los últimos años se han descrito una gran cantidad de minerales radiactivos, en su mayoría minerales secundarios producidos por oxidación y disolución de menas primarias, los minerales de uranio más importantes y mejor conocidos son los óxidos anhídridos o hidratados, que pueden reunirse en el grupo de la uraninita, y los fosfatos dobles del radical uranilo y de un catión divalente, que pueden agruparse en las series de la tobernita y la metatorbernita.

    El grupo de la uraninita esta formado por la uraninita, la baddeleyita, y la thoririanita, conjuntamente con una serie de productos de alteración de la urninita, todos ellos óxidos hidratados, coloreados brillantemente de amarillo y anaranjado, mal cristalizados o amorfos, conteniendo una cantidad de agua variable, y cuyas mezclas se conocen con el nombre de gummita.

    Las series de la torbernita y la metatorbernita comprenden, además de estos dos minerales, la autunita y la carnotita como los más importantes; todos ellos son fosfatos o vanadatos de uranilo y cobre, calcio o potasio. Se presentan en forma pulvurenta o en diminutos cristales de vivos colores, verde esmeralda, amarillo-verde y amarillo limón.

    Las concentraciones de uranio en forma de depósitos metálicos, filones, etc. son raras, debido principalmente a la gran capacidad de reacción de este metal y a la gran solubilidad de sus sales. Esto hace que el uranio tenga una gran movilidad y se le encuentre diseminado en rocas eruptivas y pegmatitas o en rocas sedimentarias.

    LAS PIEDRAS PRECIOSAS

    Son una de las maravillas de la Naturaleza, pues reúnen propiedades físicas excepcionales que les confieren una gran belleza, como en el diamante, cuyo alto índice de refracción, dispersión y gran pureza le proporcionan su aspecto característico, imposible de imitar, o la esmeralda, el rubí y el zafiro, cuyos coloridos les dan gran valor.

    La composicion química de una piedra preciosa no debe variar por la acción de los agentes meteóricos, o sea, no debe hidratarse, oxidarse o carbonatarse; asimismo debe ser resistente a la accion de los acidos y de las bases en condiciones normales.

    La inalterabilidad y la dureza son condiciones necesarias pero no suficientes, para que un mineral alcance el rango de piedra preciosa; lo que realmente hace de él un ejemplar digno de ser admirado es que sea bello y raro. Lo primero depende esencialmente de sus propiedades ópticas y de su transparencia; las piedras incoloras, llamadas blancas, por poseer un indice de refraccion elevado pueden tallarse de tal manera que se produzca la reflexion total de la luz en sus facetas inferiores, dando a la piedra gran brillo, que la destaca entre todas. Es el caso del diamante y del zircon y, en menor grado, del topacio incoloro.

    Se caracteriza por sus superficies curvas y suaves, como el interior de una concha.

    Ion negativo

    Ion cargado positivamente

    21

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'

    'Rocas y minerales'