Robinson Crusoe; Daniel Defoe

Literatura universal del siglo XVIII. Narrativa (novela) de aventuras. Náufrago. Soledad. Religión. Libre albedrío

  • Enviado por: Karloz
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 8 páginas
publicidad

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación

Liceo Los Robles

Bachillerato Internacional

Español A1: Ensayo Nº2

Palabras: 1202

La concepción religiosa del libre albedrío en la novela “Robinson Crusoe”, de Daniel Defoe

Número de candidato: 000976-012

Maracaibo, Febrero de 2008

Índice:

Introducción …………………………………………………………………………………… Pág. 2

Desarrollo …………………………………………………………………………………… Pág. 3

Conclusión …………………………………………………………………………………… Pág. 5

Bibliografía …………………………………………………………………………………… Pág. 6

Introducción:

Libre albedrío se conoce como la capacidad que tiene el hombre de tomar decisiones libremente dentro de los aspectos morales y éticos propios. Desde el punto de vista religioso, esto está totalmente relacionado con la influencia de Dios sobre las acciones que realiza cada individuo.

De igual forma también, durante la época colonial, el libre albedrío fue la escusa que usaron los colonizadores para justificar la dominación del blanco sobre los indígenas.

La novela Robinson Crusoe, del escritor inglés Daniel Defoe, fue escrita en el año 1719, época para la cual el debate religioso estaba muy cerrado. En Europa dominaba el cristianismo, que, administrado por el hombre, no permitía la aceptación de otra ideología, a pesar de que las enseñanzas bíblicas aceptaban la libertad de cultos.

Robinson Crusoe, personaje principal de la obra, se consigue con Viernes, joven indígena a quien convierte en esclavo luego de salvarlo de la muerte. Después de enseñarle un poco de su idioma, empieza una conversación sobre las creencias religiosas de ambos.

Se presentaran dos pasajes claves que resaltan los dos momentos importantes de esta conversación, en la que está continuamente presente el aspecto religioso y la concepción cristiana del libre albedrío.

Es entonces donde comienza el propósito de este ensayo, para demostrar la posición que toma el cristianismo frente a la idea de la libertad de escoger las acciones que hace cada quien y las creencias personales.

(…) Pero –insistió él- si Dios ser mucho más fuerte, mucho más que el diablo, ¿por qué Dios no matar al diablo, para que el diablo no poder ser más malvado? (…) y le dije: Dios le castigará severamente al fin; le está reservado una pena terrible, y será precipitado en el abismo sin fondo, donde arderá en el fuego eterno. (…)”

La concepción de la religión del hombre europeo estaba muy trastocada para la época, en especial en el país natal del autor, Inglaterra. Por un lado estaba el puritanismo de la Iglesia Anglicana, en la cual el autor tiene sus raíces, y por otro lado está el materialismo de muchas otras personas que no creían en Dios o que no se regían por las enseñanzas del cristianismo. Estaba muy remarcada la diferencia entre quien creía y quien no creía. También, ésta época que vivió el autor, estuvo muy cercana a los recientes movimientos colonizadores europeos en América; dentro de éstos procesos de colonización estaba incluida la predicación de la palabra de Dios entre los indígenas que capturaban.

A éstos indígenas no se les daba la opción de mantener sus creencias religiosas, sino que se les obligaba a entrar al cristianismo. Ésta novela plasma de cierta manera el sentido colonizador del hombre europeo., tal como se ve en ésta conversación entre Robinson Crusoe y el indígena que convirtió en su esclavo, Viernes.

En el presente pasaje clave se ve la incertidumbre de Viernes ante la concepción del bien y el mal que tiene el cristiano, mientras Robinson Crusoe le explicaba sus creencias.

Viernes es un joven indígena como todos los habitantes americanos antes de la colonización, sus creencias son distintas a la de los europeos. Según lo que expone el autor, Viernes proviene de alguna tribu de indígenas caníbales. El personaje de Robinson Crusoe le demuestra su contrariedad a ésta ideología de su cultura, y le empieza a explicar su cristianismo en el que fue criado.

A penas Robinson rechaza la cultura de Viernes, busca implantarle la suya propia, la del cristianismo, sin esperar a que se la rechace, sino más bien como una enseñanza obligatoria. Esto va en contra a la idea de libre albedrío que las enseñanzas bíblicas exponen.

Dios permite la diversidad de cultos, pero la mentalidad del inglés de la época no concebía esto y obligaba a todos a sumarse a su ideología.

El autor critica esto, él también fue obligado a seguir algo en contra su voluntad por consecuencia a ésta mentalidad. Daniel Defoe expone en su obra el método colonizador del inglés, criticando la posición de éstos al obligar al indígena a cambiar su cultura por la de ellos, yendo en contra de lo que las mismas enseñanzas cristianas dicen.

(…) Pero ¿por qué no matar al diablo ahora, no matar mucho tiempo?. –Sería lo mismo que me preguntaras –le respondí yo- por qué Dios no te mata a ti o me mata a mí cuando hacemos cosas malvadas que le ofendan. Reserva su castigo para darnos una oportunidad de arrepentirnos y ser perdonados. (…)”

Éste segundo pasaje clave proviene del mismo capitulo del anterior; es continuación de la conversación sobre la religión cristiana que ya traían Viernes y Robinson.

Ya a éste punto se ve una evolución en el personaje de Robinson dentro de la misma conversación. Él mismo está aprendiendo mientras le explica a Viernes.

La incertidumbre de Viernes continúa, pero ahora el mismo Robinson entiende más de lo que el libre albedrío significa para el cristiano. Él mismo se encuentra con un significado de libertad, la libertad de escoger entre el bien y el mal.

Desde éste punto, Robinson continúa sus enseñanzas cristianas, pero ya no buscando que Viernes las siga, sino más bien que entienda su concepción de lo que está bien y de lo que está mal, enseñándole que él es libre de escoger, pero que dentro de su religión, al escoger el mal, podrá arrepentirse y gozar del don del perdón.

El autor presenta ésta evolución del personaje con el propósito de hacer entender la verdadera idea del libre albedrío y la libertad cristiana. Consigue criticar la mentalidad colonizadora del inglés, describiéndola con la idea de que el mismo lector entienda su concepción del libre albedrío.

Conclusión:

La posición del autor frente a la idea del libre albedrío dentro de las enseñanzas religiosas del cristianismo, van directo a la crítica de la mentalidad del europeo de su época.

Describe al europeo como una persona que impone su ideología a quien no la tiene, y que no permite la aceptación de otra cosa.

El autor logra posicionar al personaje de Robinson Crusoe dentro de los estándares de la ideología europea en el momento de la colonización. De ésta manera consigue llevar al lector de su época a la reflexión para que él mismo reforme su idea sobre la libertad cristiana. De la misma forma pone al personaje principal como “colonizador” al tratar de dominar y adoctrinar a “viernes”, demostrando que para la época el libre albedrío era una escusa para colonizar los pueblos indígenas de América.

Finalmente, Defoe plantea, a través de su obra, que la concepción de la religión cristiana ante el libre albedrío se entiende como la libertad del hombre, otorgada por Dios, para escoger el camino del bien ó el mal, y de ésta manera permitir la libertad de culto.

Bibliografía:

  • Defoe, Daniel; “Robinson Crusoe”; Salvat Editores, S.A.; España (1970) 225 páginas.