Roberto Matta

Arte contemporáneo del siglo XX. Surrealismo. Pintura chilena. Le propheteur. Visión futurista

  • Enviado por: Idisha
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas
publicidad

Contexto

Para ver el aspecto contextual hay que pensar en lo que había pasado en la época en Matta realizó su obra. Recientemente a la fecha en que se creó la obra, habían pasado una serie de hechos que mostraban que el mundo no estaba en su mejor momento, podemos decir que el mundo estaba evolucionando y progresando, pero también hay que pensar que estos descubrimientos y avances habían sido utilizados en el mal de humanidad, para ganar una guerra destruyendo vidas de inocentes, para dañar a otros por el bien personal.

Había visto lo que la bomba nuclear era capaz de hacer, como ese pequeño artefacto era tan poderoso como para destruir una ciudad, junto con cientos de personas, sin nombrar las enormes secuelas que la radiación produjo sobre las futuras generaciones. Si Matta cree que la ciencia y el arte van de la mano ¿porque no mostrar que la ciencia también puede ser dañina? ¿porque no mostrar los dos lados de la moneda?

La ciencia estaba cambiando la forma de ver al mundo, se había descubierto la estructura del ADN, todo estaba progresando y cada vez habían más avances que ayudaban a la gente pero que también podían usarse para perjudicarla. Se veía que la cantidad de máquinas aumentaba a medida que el tiempo transcurría, que estas estaban contaminando y remplazando las funciones de personas en fábricas

El mundo estaba cambiando tan rápido que no se daban cuenta y que no podían detener estos cambios. La naturaleza estaba siendo destruida y estaba disminuyendo, estaba siendo enterrada bajo una capa de cemento que crecía cada día más sin poder detenerla.

Se estaban viendo las consecuencias del nacimiento de la computadora, como esta se estaba haciendo cada vez más popular, como facilitaba gran cantidad de funciones, como ayudaba al estudio y la almacenamiento de información. Pero a la vez se vía que encerraba a las personas frente a una pantalla y reemplazaba a las personas en sus trabajos.

Durante los años cincuenta Matta vivió en varios paises de Europa, lo cual le dio una mayor perspectiva de la situación de las personas en las distintas partes de europa. También hizo una serie de viajes a Latinoamerica, incluyendo a Chile.

En esta época el auto estaba en una gran comercialización, el modelo que era más popular era el auto americano, del cual, están presentes algunos elementos como el parachoques, los focos, cables y el espejo retrovisor. Todos estos elementos están dentro de la obra y coinciden con el modelo de auto americano del 54`.

Analítico

Debido a que el estilo de Matta es surrealista, su arte muestra una forma de expresarse en que se pierde la lógica para reflejar lo que se siente, se expresa en una forma más libre. La obra Le Propheteur expresa una opinión en la cual no hay tanta objetividad de parte del autor, en donde no importa la crítica o el valor que se le dará a la obra, sino lo que Matta quiso decir al crear.

En la obra se puede ver claramente el estilo de pintura que utiliza Matta, esa forma desordenada en que cubre los errores y como va descubriendo el cuadro a medida que lo va pintando sin preconcebir nada claramente.

Cada figura humana que está presente en la obra se encuentra deformada, tanto que las cabeza casi desaparece y es más distinguible el tronco y las extremidades. En las manos y pies solo están presentes cuatro dedos simétricos entre sí estando todos separados los unos de los otros. Está representado como el hombre se estaba pareciendo cada vez a las máquinas deformando la figura y vida humana hasta el punto en que es difícil diferenciar entre lo uno y lo otro, hasta el punto en que el hombre es dependiente de las máquinas.

Sin pensarlo esta obra expresa muy bien, a mi parecer, como se encuentra el mundo actualmente. Como el hombre ha llegado ha depender de las máquinas, disminuyendo las fuentes de trabajo, contaminando y destruyéndolo el medio ambiente, todo en busca de un conocimiento que irónicamente es para el bien de humanidad. No puedo negar que mucha de la tecnología ha ayudado a mucha gente, en lo que se refiere a la salud y al estilo de vida, pero también que otra gran parte es utilizada para hacer más cómoda la vida y así poder encerrarnos en un mundo creado en una falsa base sin comunicación, sin imaginación, sin convivir y sin compartir.

En un lado de la obra se puede ver una gran estatua con aire de ídolo o superior. Esta estatua o incluso se le podría llamar totén, muestra una fusión total en los seres humanos y las máquinas. Esta estatua o totén está ubicada en el centro y hacia arriba, como si quisiera ir al universo, pero creo que lo que realmente quiere es llegar a un punto cada vez más arriba, llegar cada vez más a la perfección a través del progreso.

Lo que primero atrae la atención del observador son los sectores que tienen colores fuertes, estos destacan por el contraste que producen con el resto de los colores, todos pertenecientes a la gama del gris y del verde. Estos colores reflejan una gran energía desde donde están ubicados y producen una gran sensación de alivio, ya que se ve como si hubieran personas que no están bajo esta gran fuerza que domina, que quieren hacer un cambio para ellos y para otros.

En la obra se ve no lo que está frente a nosotros, o sea, la realidad palpable, sino que lo que no podemos ver, una realidad escondida, vemos fuerzas más grandes actuando sobre nosotros, pero que a la vez nosotros no dejamos de ser responsables.

Están presentes una serie de componentes, tanto como naturales y artificiales. En los artificiales se ven claramente los tubos y máquinas. En cambio en los naturales hay una mayor variabilidad y cobertura del tema, tenemos una árbol como la naturaleza en sí, hay un pájaro como los animales no humanos y están los cuerpos humanos. En los figuras humanas se ven a dos de ellas en una acto sexual y también se ve la figura de una mujer destacando su labor en la vida. Todo el conjunto de los elementos naturales muestran como la naturaleza no muero sino que perdura y se mantiene, así como que solo nosotros la podemos destruir.

Matta tiene una visión futurista sobre los pasos que estaban llevando al mundo, el mundo estaba cambiando y esto se ve reflejado en la obra mostrando una gran red en que están los seres humanos. Todos los elementos de la obra están representado una realidad que se vislumbraba, basándose en como estaba la realidad en ese tiempo.

Se ve una realidad que no es natural, en la cual ha habido intervención humana, mostrando una desarmonia en la convivencia de la tecnología y la vida humana.

Matta ha utilizado el color gris en las máquina y en las figuras humanas, hasta el punto en que no se diferencian sino es por las líneas que los marcan. Está muy presente el color rojo, como el de la sangre, el color de lo básico, de la esencia del cuerpo humano, lo que nos mantiene vivos junto con el aire y el agua. También resalta fuertemente el color amarillo que está más fuerte en los extremos y como en el fondo del cuarto, mostrando las posibles salidas o esperanzas que hay.

El uso de los colores verdes resaltan la importancia de la naturaleza en la vida de Matta, destacando su preocupación por como estaban desapareciendo de la Tierra. El cuadro da la sensación de estar en el interior de algo, en donde se pueden ver pequeñas salidas o señales de escape, pero que a la vez los elementos están señalando hacia arriba, tanto como sus tubos o como desde donde están mirando individualmente.

Crítica

En general, la exposición me pareció de muy buena calidad, muy variada y un gran aporte a la cultura chilena. Me sorprendió mucho que un artista con 89 años de edad aún sienta la inspiración y las fuerzas para seguir pintando, especialmente obras de ese tamaño que aún tenga la fuerza que se ve en todos sus trabajos. Me gustaron más las obras de los 90 ya que no eran tan especificas y no tan demostrativas al contexto, estas eran más libres y relajadas.

Como me gustó la exposición, es más fácil empezar por las cosas buenas. Creo que la gran variedad de obras dan una gran perspectiva sobre como Matta evolucionó a través del tiempo, además sus obras demuestran como él se debía ir adaptando, tanto como al contexto en que estaba el autor y a la disponibilidad de materiales para trabajar.

En sus obras pude sentir lo que Matta sentía cuando las pintó, y a pesar de esto me daba la oportunidad de sentir lo que yo quisiera, ya fuera agradable o desagradable. Esto me dio una sensación de libertad así como también un tanto de inferioridad ya que sabia que en la obra había más por descubrir, algo que yo no podía ver.

Con mi obra me pasó algo extraño, me llamó tanto la atención que decidí hacer el trabajo basada en ella. Me pareció que mostraba algo que estaba en presente, de una forma clara y especial. El uso de los colores esta bien establecido, ya que no son muy oscuros ni muy claros, todos los colores están en una armonía, aquellos colores que destacan y contrastan dan un gran atractivo tanto estético como artístico. La obra está en una perspectiva panóramica, ya que se puede ver desde arriba todo el cuarto que se muestra. La obra está muy bien enfatizada y organizada en lo que significa para la apreciación por parte del observador. Me gustó mucho el tema tan real pero que a la vez no se grita ni se trata de detener.

Creación a partir de la obra de Roberto Matta

Una luz, un relámpago, una gran llama negra llena de odio e incomprensión. Rompe el silencio el llanto de una guagua, que apacigua el miedo pero no lo vence, luego llama crece y lo domina todo incluso el ya débil llanto. Un gran remezón, todo se apaga.

El cuarto estaba en penumbra con un silencio que dominaba hasta el aire. De repente Geisha despertó de su intranquilo sueño, estaba sudando e inconscientemente tenía ambas manos obre su inocente vientre. No podía pensar, solo fue capaz de pararse e ir a la ventana de la habitación, en busca de aire fresco para calmarse de su intranquilo y desconcertante sueño. Algo desvió su vista hacia fuera de la habitación, se le detuvo el corazón del asombro: la calle estaba oscura, fría y maloliente, un pequeño niño estaba riendo mientras jugaba con una bolsa de neopreno en sus manos. A su lado estaban dos adultos besándose bajo el poder de los impulsos, repentinamente se detuvieron y comenzaron a discutir, de pronto la mujer comenzó a golpear al hombre, con tanto odio que era imposible creer que hace dos minutos se hubieran estado besando. Luego de observar, una fría niebla cubrió la calle dejando un blanco oscuro a la vista de Geisha.

Al ver por la ventana sintió una gran escalofrío, pensó en su hogar, en como era su vida antes de venir, todo era distinto en su vida, nunca había tenido por que temer, nunca había tenido una pesadilla como la que tuvo. No entendía como la gente podía hacerse daño entre ella, no entendía como eran capaces de lastimar a la persona que amaban o a un ser tan inocente como un niño, quien no tiene la culpa de nada. Estos pensamientos le eran tan perturbadores como su sueño.

Sus ojos se llenaron de lágrimas, no era capaz de explicar por que lloraba, no podía describir lo que sentía, ni tampoco podía explicar las súbitas lágrimas que brotaban de sus ojos. Rompió en un llanto descontrolado pero no consolador. El sentimiento de arrepentimiento no la abandonaba, sabía que no debieron haber venido. También sabía que era imposible pensar en haber rechazado la propuesta de Jordeis, una propuesta que venía del hombre que la amaba tanto como a la vida, una propuesta que hablaba de venir en ayuda a una humanidad de leyendas,

una humanidad en que había bondad, amor, comprensión, solidaridad, apoyo, buenas intenciones, que quería salir adelante, que tenía una esperanza para su hermoso mundo que le habían dado. Pensó que ese ideal de humanidad la había llamado a aceptar la propuesta de Jordeis, de venir y darles un personaje, tal como siempre lo habían soñado, basado en creencias de fe que habían aprendido de memoria, este personaje los guiaría, los ayudaría, él sería su esperanza. Geisha sabía que sus hijo, cuyo padre es Jordeis, podía ser la posibilidad de una esperanza, esto la había llevado a aceptar la propuesta.

Ahora pienso totalmente distinto, veo la realidad a la que vine, veo que esta humanidad ha cambiado y que no es como las leyendas que me contaban, ahora sé en lo que se ha convertido esa joven humanidad de leyendas. No soy capaz de soportar la idea de que deje mi hermoso y perfecto mundo para venir a este, en estos cuerpos, con esta gente. ¿Cómo fui capaz de aceptar la idea de venir? ¿Cómo no pensé que quizás ya era tarde para salvar vidas que no hacen nada para salvarse, vidas que cayeron en aceptar una triste realidad a pesar de que no les gustaba?

Sé que ya no puedo hacer nada, solo sé que mi gran error no es solamente haber venido, sino el haber traído a nuestro hijo a vivir aquí, me está matando el hecho de que aquí crecerá y se convertirá en uno más de esta humanidad, quizás no sea capaz de salvarse de caer en la red que cubre este mundo y todo será mi culpa por haber venido con Jordeis. Y aunque logrará salvarse, este mundo no quiere ayuda, se cerrarían, se escondería. Ya lo hicieron una vez, ¿qué me llevo a pensar que ahora podían aceptar a su hijo?. Él no podrá hacer nada, solo logrará hacer el ridículo, que lo maten tal como a ese tal Jesús, ese Mesías, que sufra.

Ya no soportaba más. Repentinamente un una voz desesperada se escuchó en el cuarto, era Geisha, diciendo: “No debía ser así”. Al decir esto sintió un agudo y fuerte dolor en el vientre. Se encogió y sintió como le arrebataban de sus manos la vida de su hijo, como se iba de su cuerpo la esperanza. Cayó al suelo y lloró. Por su hijo, pero más aún por que ella era la causante de todo, al haberse ella convertido en una más de la humanidad, una más sin esperanza.

Trató de pararse pero no pudo, alzó la vista y vio a Jordeis acostado en la cama junto a su espacio vacío. Un miedo le recorrió el cuerpo... Jordeis estaba muerto. Tenía en su cara una expresión de dolor y alegría. Geisha supo que Jordeis sabía lo que paso y que él decidió irse a cuidar a sus hijo, que no podía hacer nada por la humanidad sin su hijo y sin los sueños de Geisha.

En el suelo, Geisha desesperó y tomó un cuchillo. Sentía su sangre irse de su cuerpo. Lo último que pensó fue a Jordeis diciendo: “Vinimos a dar nuestra esperanza y si está se pierde nosotros también, debiste saberlo”. Luego una fría niebla cubrió el cuarto con los cuerpos de Geisha y Jordeis.

Opiniones

Sebástian Peña Cancino, es mi padre.

Me gustó la obra por los colores amarillos que dan una impresión de luminosidad espectacular, también me gustaron las imágenes futuristas. Pero especialmente me gustó el que haya una simbiosis entre la máquina y el ser humano en los tiempos, esto se refleja en las figuras humanas que están mezclados con las máquinas. También asocio el color rojo con la sangre humana.

Yamile Fajuri Bravo, es mi madre.

Es atractiva por los colores y da la impresión de poder. Hay una conexión entre las máquinas y los cuerpos humanos. También se ve una energía irradiada desde el color amarillo y vida desde el color rojo. Lo que más me gusta es que tiene dinamismo y movilidad propia.

Luego de ver la exposición de Roberto Matta en el edificio de Telefónica procedí a escoger la obra, no fue fácil la elección ya que todas las obras me parecieron buenas, pero una llamó mi atención que las otras. Los datos de la obra de la exposición escogida son los siguientes:

  • Nombre de la obra: Le Propheteur

  • Año en que fue realizada: 1954

  • Tamaño de la obra: 199 x 295 cm

  • Técnica: óleo sobre tela