Riñones

Órganos del aparato excretor. Sistema renal. Enfermedades. Riñón animal

  • Enviado por: El Ayudante
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Programa de Dirección de Proyectos
EADA
¿Quieres garantizar el éxito de tu proyecto? ¿Te gustaría definir y entender las fases de vida de la puesta en...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior de Especialista en Gestión de Farmacias
Centro de Estudios Financieros, CEF.-
Si estás pensando en llevar la gestión de una farmacia o quieres montar la tuya propia no olvides que debes tener la...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Biología

Los Riñones


El riñón

El riñón es un órgano glandular doble que secreta la orina, situado profundamente a cada lado en la región lumbar, detrás del peritoneo. Su función es la de elaborar y excretar orina y segregar sustancias que pasan a la sangre. Los dos riñones están situados debajo del diafragma, con sus polos superiores penetrando en la cavidad del tórax, cuyas últimas costillas les sirven de protección. Presenta una forma alargada y aplanada y es de color rojo oscuro y con un peso aproximado entre 150 y 175 gramos. En su parte glandular, alojando la pelvis renal, se recoge la orina elaborada por la glándula. En su parte más alejada del medio, la pelvis renal continúa en el uréter, por el que se evacúa la orina a la vejiga.

'Riñones'

El riñón está constituido por nefronas, formadas a su vez por los siguientes órganos: el corpúsculo de Malpighi, en el que se realiza la filtración glomerular, estimada en 180 litros por día en el hombre; el tubo contorneado proximal, donde se absorbe más del 80% del agua de la orina glomerular, reabsorbiendo glucosa, cloruros, fosfatos y urea, y en el que se verifican fenómenos de excreción-secreción; el asa de Henle, cuya función se asocia con la absorción selectiva y la concentración de electrólitos; y el tubo contorneado distal, donde ocurren fenómenos de reabsorción de agua, cloruro sódico y urea.

Enfermedades del riñón

Cualquier lesión, inflamación (nefritis) de los riñones o alteración de sus funciones tiene una repercusión extraordinaria en el resto del organismo. Así, la interrupción de la secreción renal provoca la intoxicación por retención de sustancias, lo que provoca a uremia. Las enfermedades congénitas pueden condicionar la aplasia (carencia total o parcial de un órgano) o hipoplasia (reducción moderada de un órgano) de la glándula. El riñón puede asimismo resultar afectado por alteraciones circulatorias, lesiones involutivas, infecciosas e inmunoalérgicas. Otra patología es la litiasis, que puede ocasionar graves complicaciones, y también los quistes y tumores. El tratamiento, específico de cada enfermedad, incluye medicamentos, la diálisis, la cirugía y el transplante.

'Riñones'

El riñón en los animales

El riñón de los vertebrados superiores (personas, etc.) puede contener uno o dos millones de nefronas. El conducto que parte del riñón se llama uréter y en los reptiles y las aves desemboca en un seno urogenital, que se abre a la cloaca. En la mayoría de los mamíferos, por el contrario, no existe cloaca y los uréteres desembocan en la uretra, que se comunica con el exterior.

Aunque en sentido estricto el término de riñón es aplicable solo al órgano excretor de los vertebrados, es normal utilizarlo también para designar los órganos de excreción de los restantes animales. El funcionamiento es, en principio, el mismo: captación de los residuos y su eliminación hacia el exterior del organismo para impedir que la acumulación de sustancias perjudiciales resulte dañina al animal. En los grupos zoológicos inferiores, los aparatos excretores recogen las sustancias de desecho de la cavidad general del cuerpo y las vierten directamente al exterior. En los vertebrados, el proceso es más complejo, siendo la sangre el vehículo encargado de la captación de dichas sustancias, que el riñón elabora y transforma después en orina, la cual se vierte al exterior de un modo continuo o a intervalos, tras almacenarse de forma temporal en un depósito intermedio, la vejiga urinaria. En el caso más simple, el sistema excretor está formado por protonefridios, que consisten en simples tubos, uno de cuyos extremos tiene forma de botella con el fondo en forma de filamentos y que recoge los residuos del interior, mientras que el otro comunica con el exterior a través de un poro de la pared del cuerpo. Un sistema más complejo es el de los metanefridios, parecidos a los anteriores, pero con el extremo interior abierto en una estructura en forma de embudo y provista de cilios. Es un sistema típico de las lombrices. Los artrópodos y los moluscos poseen las llamadas glándulas renales, que pueden agruparse formando una estructura llamada riñón. Dichas glándulas se encargan de filtrar la sangre y de los procesos de secreción y reabsorción.