Rinconete y Cortadillo; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Novelas ejemplares (picaresca). Argumento. Personajes. Tema

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

“RINCONETE Y CORTADILLO” - Miguel de Cervantes

ÍNDICE

  • ARGUMENTO

  • PERSONAJES

  • PLANTEAMIENTO, NUDO Y DESENLACE

  • DOS DIÁLOGOS Y DOS DESCRIPCIONES

  • INVENTA UN FINAL DISTINTO

  • OPINIÓN PERSONAL

  • OTRO TÍTULO

  • ¿ES UNA NOVELA PICARESCA?

  • 1. ARGUMENTO

    Pedro del Rincón y Diego Cortado eran dos pícaros muchachos que se conocieron en una venta de Alcudia (Ciudad Real). Rincón, el mayor, tenía una baraja trucada con la que hacía trampas cuando jugaba con gente que se apostaba dinero. Un día en la venta, jugaron con un arriero, y ganaron doce reales, al rato el hombre se dio cuenta del engaño, pero ya era tarde, pues los chiquillos se marchaban para Sevilla con unos caminantes a caballo.

    Sirvieron a los caminantes durante el viaje, pero antes de despedirse robaron algunas pertenencias de estos, que más tarde vendieron en el mercadillo, sacando por ellas veinte reales.

    En Sevilla descubrieron el oficio de porteador (transportar mercancías en una cesta de esparto) y gracias a un muchacho asturiano que les dijo lo que les pagaban (cinco o seis reales al día) y les informó sobre el trabajo, pudieron conseguir instrumentos para empezar a ganar dinero honradamente. Justo el día de su debut se acercaron a ellos un estudiante y un soldado ofreciéndoles trabajo como servidores de estos, y les dejaron algo de dinero como compromiso. Al rato llegó el estudiante, que era sacristán, diciendo que le habían robado su bolsa con quince escudos (había sido Cortado). Los muchachos dijeron no saber nada de ella, y Cortado se fijó en el pañuelo del sacristán, y sin que este se diera cuenta, se lo robó. Otro muchacho de la esportilla que estaba en la plaza, se percató del hurto cometido y dijo a Rincón y a Cortado que si eran ladrones, por qué no habían ido a la aduana del señor Monipodio, que allí solo se puede robar con el permiso de este hombre. Así que los dos pícaros marcharon con ese mozo a la casa de Monipodio, donde, después de contar sus habilidades, se les admitió, y contrajeron los apodos de Rinconete y Cortadillo.

    Al rato llegó un alguacil, amigo de Monipodio, diciendo que le habían robado al sacristán el dinero. Cortadillo admitió su culpabilidad y la bolsa fue devuelta.

    Allí conocieron a los demás cofrades, que eran ladrones, bárbaros, pícaros y prostitutas. Cuando estaban comien- do llegó Juliana la Cariharta, que había sido cruelmente azotada por Repolido, al no conseguir todo el dinero que éste necesitaba. Más tarde llegó Repolido, y después de hacer las paces se marcharon.

    Después de otros pequeños contratiempos, como el de Juliana y Repolido; Monipodio enseño a los dos nuevos cofrades las tareas que realizaba cada miembro de la congregación, y les asignó el lugar adónde tenían que ir a robar. Quedaron en que el domingo se volverían a reunir alllí todos.

    Rinconete y Cortadillo se marcharon rflexionando sobre todo lo que habían contemplado, asombrados ante la deformación cultural, la degradación de usos religiosos, la extraña organización administrativa y financiera de Monipodio y la corrupción de la justicia sevillana.

    2. PERSONAJES

    • Pedro del Rincón: pícaro muchacho, natural de Fuenfrida, hijo de un buldero y gran estafador jugando a los Naipes.

    • Diego Cortado: muchacho de menor edad al anterior nacido en Mollorido, hijo de un sastre y su gran habilidad es robar.

    • Asturianillo: mozo que se dedicaba al oficio de la esportilla.

    • Ganchuelo: muchacho que les conduce a Rincón y a Cortado, a la aduana de Monipodio.

    • Señor Monipodio: Hombre de unos cuarenta y cinco años, alto, moreno, cejijunto, rústico y bárbaro; amo y maestro de la congregación sevillana de hurtadores.

    • Chiquiznaque: bárbaro hombre de la cofradía.

    • Maniferro: bárbaro hombre de la cofradía, que tenía una mano de hierro.

    • Grananciosa: prostituta.

    • Escalanta: prostituta.

    • Silbatillo: criado de la cofradía.

    • Señora Pipota: anciana que se encargaba de todo lo religioso de la cofradía.

    • Tagarete: muchacho de la cofradía.

    • Juliana la Cariharta: prostituta.

    • Repolido: Hombre ingrato que apropinó una paliza a Juliana por no conseguir todo el dinero que él quería.

    • Cabrillas: criado de Repolido.

    • Narigueta: muchacho de la cofradía.

    • Ganchoso: muchacho de la cofradía.

    • Lobillo: ladron malagueño.

  • INDICAR EL PLANTEAMIENTO, NUDO Y DESENLACE

  • En la composición de la novela se puede observar una distribución organizada en tres partes, que se corresponden con tres etapas en la experiencia de Rincón y Cortado.

    Planteamiento

    La primera parte abarca desde el encuentro de ambos muchachos en la venta del Molinillo, al comienzo de la novela, hasta el establecimiento de Rincón y Cortado, advertidos por el asturianillo, como mozos porteadores de mercancías en la sevillana Plaza de San Salvador. Este período inicial de la novela concluye cuando se consuma el robo de la bolsa y el pañuelo del sacristán por Cortado.

    Nudo

    Comienza esta parte con la aparición del mozo esportillero, que advierte a los dos muchachos de la obligación de registrarse en la cofradía, y concluye ya casi al final de la obra, cuando todos los golfos se despiden de Monipodio y se dirigen a sus distritos asignados.

    Desenlace

    La tercera parte es brevísima. Ocupa tan solo el último párrafo de la novela, con las reflexiones de Rinconete sobre lo que han contemplado y el consiguiente asombro ante la deformación cultural, la degradación de usos religiosos, la extraña organización administrativa y financiera de Monipodio y la corrupción de la justicia sevillana.

    4. COPIA DOS DIÁLOGOS Y DOS DESCRIPCIONES

    1º) Diálogos

    a)

    -¿De qué tierra es vuesa merced, señor gentil hombre, y para adónde bueno camina?

    -Mi tierra, señor caballero -respondió el preguntado-, no la sé ni para dónde camino, tampoco.

    -Pues en verdad -dijo el mayor- que no parece vuesa merced del cielo, y que este no es lugar para hacer su asiento en él: que por fuerza se ha de pasar adelante.

    -Así es -respondió el mediano-; pero yo he dicho verdad en lo que he dicho; porque mi tierra no es mía, pues no tengo en ella más de un padre que no me tiene por hijo, y una madrastra que me trata como alnado; el camino que llevo es a la ventura, y allí le daría fin donde hallase quien me diese lo necesario para pasar esta miserable vida.

    b)

    -¿A quién le cupo hoy la plaza de San Salvador?

    -A mí -dijo el de la guía.

    -Pues ¿cómo -dijo Monipodio- no se me ha manifestado una bolsilla de ámbar que esta mañana en aquel paraje dio al traste con quince escudos de oro y dos reales de a dos y no sé cuantos cuartos?

    -Verdad es -dijo la guía- que hoy faltó esa bolsa; pero yo no la he tomado, ni puedo imaginar quien la tomase.

    -¡No hay levas conmigo! -replicó Monipodio- ¡La bolsa ha de parecer, porque la pide el alguacil, que es amigo y nos hace mil placeres al año.

    2º) Descripciones

    a) Rinconete y Cortadillo

    En la venta del Molinillo (...), se hallaron en ella acaso dos muchachos de hasta edad de catorce a quince años; el uno ni el otro no pasaban de diez y siete; ambos de buena gracia, pero muy descosidos, rotos y maltratados. Capa, no la tenían; los calzones eran de lienzo, y las medias de carne. Bien es verdad que lo enmendaban los zapatos, porque los del uno eran alpargates, tantraídos como llevados, y los del otro picados y sin suelas. Traía el uno montera verde de cazador; el otro un sombrero sin toquilla, bajo de copa y ancho de falda. A la espalda, y ceñida por los pechos, traía el uno una camisa de color camuza encerada, y recogida toda en una manga; el otro venía escueto y sin alforjas, puesto que en el seno se le parecía un gran bulto, que, a lo que después pareció, era un cuello de los que llaman valones, almidonado con grasa y tan deshilado de roto que todo parecía hilachas.

    b) Patio

    Su guía les mandó esperar en un pequeño patio ladrillado, que de puro limpio y aljimifrado (pulcramente arreglado) parecía que vertía carmín de lo más fino. Al un lado estaba un banco de tres pies, y al otro un cántaro desbocado, con un jarrillo encima, no menos falto el cántaro; a otra parte estaba una estera de enea, y en el medio, un tiesto, que en Sevilla lleman maceta, de albahaca.

    5. INVENTA UN FINAL DISTINTO

    Estando todos los cofrades reunidos en el patio del maestro, llaman a la puerta bruscamente. Era el señor alcalde que venía acompañado de personas con altos cargos. Por lo tanto, la justicia sevillana descubre la aduana del señor Monipodio, y arrestan a todos sus miembros, excepto a Rincón y a Cortado, que demuestran su picardía, no siendo vistos por los guardas y se escapan hacia otra ciudad con otro arriero que les acoge, así podrán seguir su vida, robando si es necesario, eso sí, de forma libre y sin congregaciones ilegales.

    6. OPINIÓN PERSONAL

    Esta novela ejemplar de Cervantes me ha parecido entretenida, aunque también me ha resultado un poco complicada de leer por las múltiples interrupciones que se hacen en la lectura para leer las notas a pie de página y lo extraño que resulta el lenguaje del siglo XVI.

    Me ha gustado que sea un relato seguido, sin interrupciones ni divisiones externas en partes ni capítulos, desde el principio hasta el final.

    En algunas ocasiones este libro me ha recordado al Lazarillo de Tormes, y por ello he dudado en si era o no una novela picaresca, de todas formas el libro me ha gustado más que el Lazarillo.

    7. PON OTRO TÍTULO QUE CREAS MÁS ADECUADO Y EXPLICA POR QUÉ LO HACES

    Yo lo titularía: “Una infancia difícil y ajetreada”.

    Porque Rincón y Cortado son dos niños que se tienen que buscar la vida desde pequeños y aunque tienen momentos de algría y diversión, se las ven y se las desean para ir saliendo adelante.

    De todas formas, pienso que el título que le ha dado el autor es muy apropiado.

    8. ¿ES UNA NOVELA PICARESCA?

    Rinconete y Cortadillo, aunque a simple vista parece una novela picaresca, no lo es del todo, ya que no se cumplen algunas características básicas.

    Características principales de la novela picaresca:

    • El protagonista (el pícaro) narra su propia vida de manera autobiográfica, desde la infancia.

    • Es hijo de padres sin honra; empieza declarándolo cínicamente.

    • Es ladrón y utiliza tretas para robar.

    • Aspira a crecer en la escala social, pero no logra salir de su estado miserable.

    • Cuando parece que ha logrado un éxito en sus planes le sucede una desventura; suerte y desgracia alternan en su vivir.

    • No narra sucesos fantásticos sino reales.

    Rinconete y Cortadillo es un relato contado en tercera persona por un narrador omniscente. La principal diferencia estructural con la picaresca está precisamente en la no utilización del modo autobiográfico y en el protagonismo dual de la novela.

    La primera parte del libro (planteamiento) es la que más se acerca a los asuntos propios de la picaresca, aunque estos muchachos no son criados de ningún amo; actúan por cuenta propia.