Rinconete y Cortadillo

Literatura del Siglo de Oro español. Siglo XVI. Renacimiento. Novela picaresca. Novelas ejemplares. Narrativa. Biografía. Argumento. Temas. Personajes pícaros

  • Enviado por: Maño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Rinconete y Cortadillo

Argumento

Pedro del Rincón y Diego Cortado son dos muchachos de entre catorce y quince años que se conocen en una venta situada en el camino de Toledo a Andalucía. Rincón es un maestro jugando a las cartas y le enseña todo lo que sabe a Cortado, para, juntos, ganar dinero.

En esto, sale un arriero a donde estaban estos y los muchachos le convencen para que juegue con ellos. Le ganan mucho dinero y el arriero se enfada e intenta hacer que se lo devuelvan, pero los muchachos sacan unos cuchillos y le apartan.

Pasan unos caminantes por la venta, de camino a Sevilla y ofrecen a los muchachos irse con ellos, siendo aceptada dicha oferta por los muchachos.

Tras llegar a Sevilla, Cortado, que era un hábil ladrón, se apropia de dos camisas y un reloj de oro, que después vendieron por un buen precio.

Obtiene un buen trabajo, de vendedores ambulantes, pero que aprovechan para robar mas a gusto, ya que entran en casas ajenas. Tras robarle una bolsa de dinero y un rico pañuelo a un sacristán, un muchacho se da cuenta de lo que han hecho y se acerca a hablar con ellos.

Les cuenta que hay una especie de cofradía de ladrones y que si quieren robar en Sevilla, tienen que registrarse ante un tal Monipodio, jefe y coordinador de los ladrones, golfos, delincuentes, prostitutas...

El muchacho les conduce a casa de Monipodio. Allí hay mucha gente de diferentes edades y oficios, pero todos ellos ladrones. Conocen a Monipodio, que les admite y les apoda Rinconete y Cortadillo.

En esto, les visita el alguacil de la ciudad, que, aunque parezca mentira, es amigo de los cofrades. Iba buscando una bolsa que le habían robado a un sacristán pariente suyo (el que se encontraron Rinconete y Cortadillo en la plaza) y Monipodio se la quiere devolver, pero no sabe quien la robó. Cortadillo se la entrega y sus compañeros le apodan “El Bueno”.

De repente, un centinela de la cofradía llega con una muchacha con aspecto de maltratada. Le cuenta a Monipodio que un hombre, llamado Repolido, la había azotado injustamente por una discusión que habían tenido, y esta mujer era prostituta, y Gananciosa (otra prostituta) la consuela después de la paliza. Tras escucharla, todos los hombres de la cofradía le prometen justicia. Al cabo de un rato llega Repolido pidiendo perdón y la muchacha y él hacen las paces.

Finalmente, al acabar la reunión, a Rinconete y Cortadillo les conceden su propio distrito para trabajar y se convierten en auténticos cofrades.

Tema de la obra

La obra narra las aventuras de dos pícaros típicos de la época de Cervantes. Los jóvenes, aunque muy avispados, por su temprana edad desconocen la mafia que existe en su “trabajo” y así se nos presenta a la gente que como ellos también la desconocemos.

Personajes

PRINCIPALES:

Pedro del Rincón (Rinconete): Es un muchacho joven, de edad comprendida entre los catorce y los quince años. Va vestido con una montera verde, calzones de trapo y alpargatas muy gastadas. Además llevaba una media espada y un juego de naipes. Es un maestro jugando a las cartas, que utiliza para ganarse la vida, y le enseña a Cortado a jugar, Nació en un pueblo llamado Fuenfrida. Le desterraron de su tierra y decidió buscarse la vida por sí mismo. Durante la historia intenta encontrar un buen oficio, pero se acaba uniendo a la cofradía de ladrones. Es muy amigo de Rinconete, a quien conoce en una venta.

Diego Cortado (Cortadillo): al igual que Rinconete, no tiene más de quince años. Viste con un sombrero bajo y ancho, una camisa cerrada de un color extraño y calzones de trapo. También lleva un cuchillo y unas tijeras, que utiliza para cortar bolsas y robar lo que hay dentro, También usaba estos instrumentos para amenazar. Nació en un lugar cerca de Salamanca. Su padre era sastre y le enseñó el oficio. Como la aldea en la que vivía era muy tranquila, decide irse a conocer mundo. Conoce a Rinconete en una venta.

Monipodio: es el jefe de la mafia Sevillana.. Tiene unos cuarenta y cinco años, y se nos muestra como el más rústico y disconforme bárbaro del mundo. Él suministra el trabajo para su gente y además los oculta pero siempre quedando honrado y dejando una parte a vírgenes y santos.

SECUNDARIOS:

Cariharta: es una prostituta que se presenta en el patio herida por la paliza que le había propiciado su querido Repolido.

Gananciosa: es otra prostituta que consuela a Cariharta después de la paliza.

Chiquiznaque y Maniferro: son dos bandidos de la cofradía de Monipolio. El segundo debe su nombre a una mano de hierro tiene. También están presentes en la mayor parte del relato que transcurre en el patio.

Arriero: es un arriero que jugó a las cartas con Rincón y Cortado hasta que estos le estafaron todo su dinero.

Ganchuelo: es el mozo que introduce a Rinconete y Cortadillo en la cofradía de Monipodio.

Biografía del autor

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) fue un dramaturgo, poeta y novelista español, autor de la novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, considerada como la primera novela moderna de la literatura universal.

Tuvo una vida azarosa de la que poco se sabe con seguridad. Nació en Alcalá de Henares (Madrid), probablemente el 29 de septiembre de 1547. Pasó su adolescencia en varias ciudades españolas (Madrid, Sevilla) y con poco más de veinte años se fue a Roma al servicio del cardenal Acquaviva. Recorrió Italia, se enroló en la Armada española y en 1571 participó con heroísmo en la batalla de Lepanto, donde comienza el declive del poderío turco en el Mediterráneo. Allí Cervantes resultó herido y perdió el movimiento del brazo izquierdo, por lo que fue llamado el Manco de Lepanto.

En 1575, cuando regresaba a España, los corsarios le apresaron y llevaron a Argel, donde sufrió cinco años de cautiverio (1575-1580).

'Rinconete y Cortadillo'
Liberado por los frailes trinitarios, a su regreso a Madrid encontró a su familia en la ruina. Se casa en Esquivias (Toledo) con Catalina de Salazar y Palacios. Arruinada también su carrera militar, intenta sobresalir en las letras. Publica La Galatea (1585) y lucha, sin éxito, por destacar en el teatro. Sin medios para vivir, marcha a Sevilla como comisario de abastos para la Armada Invencible y recaudador de impuestos. Allí acaba en la cárcel por irregularidades en sus cuentas. Después se traslada a Valladolid. En 1605 publica la primera parte del Quijote. El éxito dura poco. De nuevo es encarcelado a causa de la muerte de un hombre delante de su casa. En 1606 regresa con la Corte a Madrid. Vive con apuros económicos y se entrega a la creación literaria. En sus últimos años publica las Novelas ejemplares (1613), el Viaje del Parnaso (1614), Ocho comedias y ocho entremeses (1615) y la segunda parte del Quijote (1615). El triunfo literario no lo libró de sus penurias económicas. Dedicó sus últimos meses de vida a Los trabajos de Persiles y Segismunda (de publicación póstuma, en 1617). Murió en Madrid el 22 de abril de 1616 y fue enterrado al día siguiente.

Entre 1590 y 1612 Cervantes fue escribiendo una serie de novelas cortas que, después del reconocimiento obtenido con la primera parte del Quijote en 1605, acabaría reuniendo en 1613 en la colección de Novelas ejemplares. Teniendo en cuenta las dos versiones conservadas de Rinconete y Cortadillo y de El celoso extremeño, se cree que Cervantes introdujo en ellas algunas variaciones encaminadas a la ejemplaridad social, moral y estética de estas novelas o narraciones cortas, y después las ordenó de acuerdo con un criterio artístico que obedece a la visión orgánica del conjunto. En el prólogo Cervantes proclama su novedad: "Yo soy —dice— el primero que he novelado en lengua castellana". En efecto, así fue, pues en la literatura española no había entonces tradición de novela corta; las que circulaban eran adaptaciones o traducciones de los novellieri italianos. Cervantes españolizó el género, lo ennobleció y creó la novela corta en la literatura castellana.