Rimas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Lírica romántica

  • Enviado por: Marta Villar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

RIMA VII

Del salón en el ángulo oscuro,

de su dueña tal vez olvidada,

silenciosa y cubierta de polvo,

veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas

como el pájaro duerme en las ramas,

esperando la mano de nieve

que sabe arrancarlas!”

“-¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio

así duerme en el fondo del alma,

y una voz, como Lázaro, espera

que le diga: “Levántate y anda”!

Esta poesía pertenece a la segunda mitad del siglo XIX. El autor es Bécquer, un poeta romántico, y pertenece a sus rimas sobre la inspiración poética.

El tema principal es la ya nombrada inspiración artística, mas concretamente la poética. Dos versos que reflejan claramente esta afirmación son el 9 y el 10: “cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma,”. Un subtema es la soledad como podemos ver en el verso 2: “de su dueña tal vez olvidada”

La estructura interna consta de dos partes. La primera son las dos primeras estrofas y habla de una arpa: “Del salón en el ángulo oscuro,/ de su dueña tal vez olvidada,/ silenciosa y cubierta de polvo,/ veíase el arpa./¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas/ como el pájaro duerme en las ramas,/ esperando la mano de nieve/ que sabe arrancarlas!” La segunda es la última estrofa y habla de la inspiración: “-¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma,/ y una voz, como Lázaro, espera/ que le diga: “Levántate y anda”!” La estructura externa la forman tres estrofas con cuatro versos cada una.

Este poema tiene la estructura de un romance y mezcla los versos decasílabos con lo sextasílabos y por lo tanto el arte mayor con la menor. La rima es asonante en los versos pares quedando los impares libres. Este es su esquema:-A-a -A-a -A-a. Se puede decir que cuenta con métrica irregular.

En este poema se pueden distinguir varios recursos. En los versos 1,2,3 y 4 hay un hipérbaton, “Del salón en el ángulo oscuro,/ de su dueña tal vez olvidada,/ silenciosa y cubierta de polvo,/ veíase el arpa.”, porque el orden lógico es: El arpa, del salón en el ángulo oscuro, de su dueña tal vez olvidada; veíase silenciosa y cubierta de polvo. Con esto se quiere destacar cómo y donde estaba el arpa más que la propia acción. Hay una enumeración en los versos 2 y 3 de adjetivos sinónimos de sola: “olvidada,/ silenciosa” porque de nuevo el autor quiere usar un recurso para destacar cómo es el arpa. En el verso 3 se puede apreciar una personificación porque silenciosa es un adjetivo humano: “silenciosa y cubierta de polvo”. Esta es otra manera de resaltar la situación del arpa. En los versos 5 y 6 se puede ver una comparación entre la forma de dormir de las notas con la de los pájaros: “Cuánta nota dormía en sus cuerdas/ como el pájaro duerme en las ramas”. De nuevo en el verso 5 hay una personificación porque las notas no duermen: “Cuánta nota dormía en sus cuerdas”. Estos dos últimos recursos expresan que las notas no sonaban pero no porque no existieran. Hay una metáfora impura en el verso 7 porque la mano no era de nieve sino blanca y fría: “esperando la mano de nieve”. En este mismo verso se aprecia una sinécdoque porque en realidad espera a toda la persona. Se puede ver una metáfora pura en el verso 8, “que sabe arrancarlas”, porque sustituye tocar por arrancar. Con esto último el autor exalta lo difícil que resulta hacer sonar el arpa. La segunda estrofa es una exclamación retórica porque no espera respuesta: “¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas/ como el pájaro duerme en las ramas,/ esperando la mano de nieve/ que sabe arrancarlas!”. Con esto los sentimientos que expresan estos versos quedan resaltados. Se aprecia una interjección en el verso 9, “Ay”, que expresa el dolor y la melancolía sentida. En los versos 9 y 10 hay una metáfora pura porque sustituye inspiración por genio con la intención de sumarle importancia: “...genio/así duerme en el fondo del alma”. Se aprecia una sinécdoque en el verso 10 porque el genio pertenece a todo el cuerpo: “así duerme en el fondo del alma”. Con esto se resalta que la inspiración no es física ya que el alma, donde duerme, tampoco lo es. En el verso 11 hay una comparación entre la inspiración y la voz de Lázaro: “y una voz, como Lázaro, espera” En los versos 11 y 12 se puede ver un apóstrofe ya que no se puede hablar a la inspiración: “y una voz, como Lázaro, espera/ que le diga: “Levántate y anda” En la tercera estrofa pasa lo mismo que en la segunda, es una exclamación retórica que pretende destacar el mensaje que trasmite: “-¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma,/ y una voz, como Lázaro, espera/ que le diga: “Levántate y anda”!”.

Este poema pertenece al Romanticismo, como ya hemos dicho. Aparece el yo poético y este es el propio Bécquer: verso 9,“-¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio”; algo muy típico de este movimiento. Se pueden ver los sentimientos íntimos del poeta y lo que piensa desde un punto de vista subjetivo: versos 9 y 10“ -¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma,”. En estos mismos versos aparecen exclamaciones, estas son usadas por el poeta para realzar el mensaje y exagerar sus sentimientos. En la métrica hemos podido ver la mezcla entre el arte mayor y menor y la libertad de la estructura. En lo versos 7 y 8 hay elementos de la naturaleza algo que gusta mucho a los románticos ya que los identifican con sus sentimientos: “como el pájaro duerme en las ramas,/ esperando la mano de nieve”.

El vocabulario de esta poesía es sencillo. Aparecen varios adjetivos que describen al arpa y donde se encuentra: verso 1 “oscuro”, verso2 “olvidada” y verso 3 “silenciosa”. El autor a usado muchos verbos: verso 4 “veíase”, verso 5 “dormía”, verso 6 “duerme”, verso 7 “esperando”, verso 8 “sabe arrancarlas”, verso 9 “pensé”, verso 10 “duerme”, verso11 “espera”, verso 12 “diga: ¡Levántate y anda!”. Como se puede apreciar aparece tres veces el verbo dormir conjugado ya que todos se refieren a metáforas de la inspiración: verso 5 “Cuánta nota dormía en sus cuerdas”, verso 6 “como el pájaro duerme en las ramas”, en el verso 9 aparece la metáfora y en el 10 el verbo: “ -¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma,”.

Esta poesía me ha gustado mucho porque expresa lo que se siente cuando las ideas se quedan atrapadas en la mente y no se pueden plasmar en la hoja. Esto significa que hay inspiración pero hace falta una musa que la haga salir. En mi opinión Lázaro es dicha musa. Actualmente no se usaría un personaje bíblico para identificar dicha idea. El resto del poema es actual porque utiliza elementos universales que nunca morirán.