Rimas y Leyendas; Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española del Siglo XIX. Romanticismo en España. Argumento. Vocabulario. Métrica. Estilo

  • Enviado por: Ngc
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

FICHA BIBLIOGRÁFICA

*Escoger 3 rimas y 7 leyendas

1.- Describe de las leyendas, el personaje que te ha llamado más la atención, su comportamiento y su actitud.

- Descripción de Manrique, protagonista de la leyenda “ Un rayo de luna”.

Manrique era un muchacho soñador y fantasioso, “forjaba un mundo fantástico, habitado por extrañas creaciones...” (p. 134- l. 40), no le gustaba seguir a los otros, era muy independiente y le gustaba la soledad, para poder pensar en sus cosas e imaginarse su propio mundo, fantástico e surrealista,...”amaba la soledad...” (p. 134- l. 39), y le gustaba expresar este mundo y sus pensamientos en poemas, “... Manrique era poeta...” (p. 134- l. 44). Creía en cosas irreales y sobrenaturales, “... vivían mujeres misteriosas, hadas, sílfides...” (p. 135- l. 55). Era un joven muy sensible y enamoradizo, amaba a todas las mujeres, todas tenían algo que le gustaba, “... a ésta porque era rubia, aquélla porque tenía los labios rojos...” (p. 135- l. 66).

Este personaje me ha llamado la atención por su perspectiva del mundo, su forma de ver las cosas y su capacidad de ignorar lo que piensen los demás de él, actúa sin pensar en las consecuencias ni en lo que pensará la gente, lo hace por instinto propio, por impulso y esto da mucho que admirar.

2.- Confeccionar un glosario de diez palabras de dos leyendas.

Maese Pérez, el organista (p. 111)

1- Portento: Persona o cosa que tiene dotes extraordinarias.

2- Embozar: Cubrir el rostro por la parte superior con una pieza de vestir.

3- Cintarazo: Golpe dado de plano con la espalda.

4- Disensión: Contienda, riña, disputa.

5- Columbrar: Atisbar, vislumbrar.

6- Usura: Infracción que se comete al prestar dinero a un interés excesivo o en condiciones leoninas, o al suponer recibida mayor cantidad de la realmente entregada.

7- Atrio: Espacio cubierto que sirve de acceso a algunos templos, palacios o casas.

8- Profusión: Abundancia excesiva.

9- Bruñido: Acción y efecto de bruñir un metal. Pulir la superficie para dar un aspecto

brillante.

10- Estoque: Espada estrecha con la que sólo se puede herir de punta, utilizada en los siglos XV y XVI.

Un rayo de luna (p. 133)

1- Fuegos fatuos: Llama errática que se produce en el suelo, especialmente en los cementerios, por la inflamación del fosfuro de hidrógeno desprendido de las materias orgánicas en descomposición.

2- Exhalación: Rayo, centella.

3- Ascuas: Pedazo de materia que está ardiendo sin dar llama.

4- Cimbrear: Mover el cuerpo o una parte de él con garbo y soltura.

5- Carcomer: Corroer poco a poco el ánimo o la salud el peso de alguna aflicción o remordimiento.

6- Encaramar: Elevar, colocar en puestos altos o honoríficos.

7- Saeta: Arma arrojadiza disparada con arco, que consiste en una asta ligera y delgada, con punta afilada, comúnmente de hierro, en uno de sus extremos, y a veces algunas puntas opuestas en los extremos.

8- Paredón: Pared que queda en pie de un edificio en ruinas.

9- Letargo: Sueño profundo, anormalmente continuo, sin fiebre ni infección, con relajación muscular completa.

10- Pendón: Bandera o estandarte.

3.- Resumen de “El monte de las ánimas”

Todo ocurre el día de Todos los Santos cuando Alonso, en el camino hacia la casa de los Alcudiel, le cuenta a Beatriz, su prima, la historia del Monte de las Ánimas. La historia dice que esa noche, la de los difuntos, las almas de los templarios, que murieron hace años en ese monte, se despiertan y pasean por él. Pero Beatriz no se cree la leyenda y por esta razón, se muestra indiferente respecto a los comentarios de la gente sobre la historia. Alonso le dice a su prima que pronto se separarían y le da una joya a Beatriz para que siempre le recuerde; ella, a cambio, le quiere dar su cinta azul, pero se da cuenta que la ha perdido en el Monte de las Ánimas. Alonso como estaba enamorado de ella, se va al monte, aunque con mucho miedo, a buscar la cinta porque es lo que ella quiere. Esa misma noche a Beatriz le cuesta dormir porque Alonso no vuelve e incluso se llega a plantear la historia que éste le había contado, cosa que hace que aún se inquiete más y oiga ruidos... durante toda la noche. La mañana siguiente, al despertarse, Beatriz encuentra su cinta llena de sangre en la habitación y le comunican que se ha encontrado el cuerpo de su primo devorado por los lobos. Después de todo esto, Beatriz queda muerta, inmóvil, muerta de horror.

Se dice que un tiempo más tarde, un cazador que pasó la noche en el Monte de las Ánimas, el día siguiente antes de morir, pudo contar que en el monte vio las almas de los templarios levantándose y unos caballeros persiguiendo una hermosa muchacha la cual estaba dando vueltas alrededor de la tumba de Alonso.

RIMAS

- Estructura de una rima

Rima VIII (25), p.42

Cuando miro el azul horizonte

perderse a lo lejos,

al través de una gasa de polvo

dorado e inquieto,

me parece posible arrancarme

del mísero suelo

flotar con la niebla dorada

¡en átomos leves

cual ella deshecho!

Cuando miro de noche en el fondo

oscuro del cielo

las estrellas temblar, como ardientes

pupilas de fuego,

me parece posible a do brillan

subir en un vuelo,

Y anegarme en su luz, y con ellas

en lumbre encendido

fundirme en un beso.

En el mar de la duda en que bogo

ni aún sé lo que creo;

sin embargo estas ansias me dicen

que yo llevo algo

divino aquí dentro.

  • Esta rima está formada por dos partes. La primera parte es desde “Cuando miro...” (l. 1) hasta “... fundirme en un beso” (l. 18) y la segunda parte es desde “En el mar...” (l. 19) hasta “... divino aquí dentro” (l. 23).

En la primera parte el poeta reflexiona sobre diversos temas y en la segunda parte llega a la conclusión que reflexionar sobre estos temas, le demuestran que aún tiene mucho que saber y aprender.

- Tema de una rima

Rima XVI (43), p. 49

Si la mecer las azules campanillas

de tu balcón

crees que suspirando pasa el viento

murmurador,

Sabe que oculto entre las verdes hojas

suspiro yo.

Si al resonar confuso a tus espaldas

vago rumor,

crees que por tu nombre te ha llamado

lejana voz,

sabe que entre las sombras que te cercan

te llamo yo.

Si se turba medroso en la alta noche

tu corazón,

al sentir en tus labios un aliento

abrasador,

sabe que, aunque invisible, al lado tuyo

respiro yo.

  • Es una declaración de amor, en la cual el poeta demuestra a su querida que él siempre esta a su lado en todo momento.

El tema de esta rima es el amor.

- Analización métrica de una rima

Rima LX (41), p. 79

Mi vida es un erïal,

flor que todo se deshoja;

que en mi camino fatal

alguien va sembrando el mal

para que yo lo recoja.

  • El segundo verso y el quinto son octosílabos, y el primero, tercero y cuarto son heptasílabos.

  • Arte menor.

  • Rima consonante entre el primero, tercero y cuarto verso, y entre el segundo y el quinto verso.

a

b

a

a

b

- Adjetivación de una rima

Rima LXII (18), p. 83

¡Qué hermoso es ver el día

coronado de fuego levantarse,

y a su beso de lumbre

brillar las olas y encenderse el aire!

¡Qué hermoso es tras la lluvia

del triste otoño en la azulada tarde,

de las húmedas flores

el perfume aspirar hasta saciarse!

¡Qué hermoso es cuando en copos

la blanca nieve silenciosa cae,

de las inquietas llamas

ver las rojizas lenguas agitarse!

¡Qué hermoso es cuando hay sueño

dormir bien...y roncar como un sochantre...

y comer... y engordar...! ¡y qué desgracia

que esto sólo no baste!

  • La adjetivación de esta rima de la un tono de alegría y positividad. Bécquer utiliza mucho los adjetivos calificativos y explicativos: “...del triste otoño y la azulada tarde...”, “... las húmedas flores...”,”... la blanca nieve...”,”... las inquietas llamas...”,“... las rojizas lenguas...”

Se ve que el poeta cuando escribió esta rima estaba contento, se había levantado con buen pie y estaba dispuesto a expresarlo en la rima. Todo esto puede deducir, a parte de por la letra, por la clara y alegre adjetivación.

- Resumen de una rima

Rima XIII (29), p. 46

Tu pupila es azul y cuando ríes

su claridad suave me recuerda

al trémulo fulgor de la mañana

que en el mar se refleja.

Tu pupila es azul y cuando lloras

las transparentes lágrimas en ella

se me figuran gotas de rocío

sobre una violeta.

Tu pupila es azul y si en su fondo

como un punto de luz radia una idea,

me parece en el cielo de la tarde

una perdida estrella.

  • Este poema le recuerda a Bécquer, lo que se le parece su pupila (la de su mujer querida) según lo que ella hace.

Primero le recuerda el trémulo fulgor de la mañana que se refleja en el mar, cuando ríe.

Después, sus lágrimas le recuerdan a las gotas de rocío sobre las violetas.

Y finalmente cuando tiene una idea, parece una estrella perdida en el cielo de la tarde.

- Comentario de la rima que me ha gustado más

Rima LIII (38), p. 74

Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y otra vez con el ala a sus cristales

jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban

tu hermosura y mi dicha a contemplar,

aquellas que aprendieron nuestros nombres...

ésas... ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas

de tu jardín las tapias a escalar,

y otra vez a la tarde aún más hermosas

sus flores abrirán.

Pero aquellas cuajadas de rocío

cuyas gotas mirábamos temblar

y caer como lágrimas del día...

ésas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos

las palabras ardientes a sonar,

tu corazón, de su profundo sueño

tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas,

como se adora a Dios ante su altar,

como yo te he querido... desengáñate,

así... ¡no te querrán!

  • La verdad es que hay varias rimas que me han gustado, pero esa me ha llamado la atención y para mi gusto, es preciosa.

Habla de que volverá a venir el amor, pero nunca será como antes.

En general, los textos de amor, me gustan; pero la manera en que Bécquer describe poemas de amor, utilizando metáforas con frecuencia “... las palabras ardientes...”, me ha agradado mucho.

- Comentario de la rima que me ha gustado menos

Rima LXV (47), p. 82

Llegó la noche y no encontré un asilo

¡y tuve sed!... mis lágrimas bebí;

¡y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos

cerré para morir!

¿Estaba en un desierto? Aunque a mi oído

de la turnas llegaba el ronco hervir,

yo era huérfano y pobre... ¡El mundo estaba

desierto... para mí!

  • De las rimas que he leído, ésta, no me ha gustado mucho por su contenido, porqué habla de la muerte, “... los hinchados ojos cerré para morir!”, y desde mi punto de vista esta rima es muy pesimista.

P. 12

Título: Rimas y Leyendas

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Editorial: Anaya

Edición: Primera edición

Año: 1985

Número de páginas: 149 páginas