Riesgos eléctricos

Electricidad. Trabajo. Riesgos laborales. Voltaje. Fenómenos fisiológicos. Corriente eléctrica. Primeros auxilios. Medidas de protección. Señalización

  • Enviado por: Patricia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 36 páginas
publicidad

RIESGOS ELÉCTRICOS

Índice

  • Magnitudes y definiciones.

    • ¿Qué es la electricidad?

    • Electricidad estática y magnetismo.

    • Aislantes y conductores.

    • La corriente eléctrica.

    • Riesgo.

    • Riesgo eléctrico.

    • Instalación eléctrica.

    • Lesión eléctrica.

    • Medidas preventivas.

    • Equipos de protección individual (E. P. I).

    • Alta tensión.

    • Baja tensión.

  • Dimensiones fundamentales de la corriente eléctrica.

    • Voltaje.

    • Intensidad (amperaje).

    • Resistencia.

    • Conductividad.

  • Obligaciones del empresario.

  • Formación mínima de los trabajadores.

  • Zonas de trabajo.

    • Aspectos generales.

  • Trabajos en tensión.

    • Definición.

    • Disposiciones generales.

    • Disposiciones adicionales para trabajos en alta tensión.

    • Métodos de trabajo en alta tensión.

      • Método de trabajo a potencial.

      • Método de trabajo a distancia.

      • Método de trabajo en contacto con protección aislante en las manos.

  • Trabajos sin tensión.

    • Definición.

    • Disposiciones generales.

    • Disposiciones particulares.

  • Trabajos en proximidad.

  • Trabajos con riesgo de incendio y explosión. Electricidad estática.

  • Trabajo con pantallas de visualización de datos (P. V. D) (Cableado).

  • Tipos de accidentes de trabajo.

    • Contacto directo.

    • Contacto indirecto.

  • Fenómenos fisiológicos provocados por la corriente eléctrica.

    • Fisiopatología del daño por electricidad.

    • Manifestaciones clínicas.

  • Riesgo por rayos.

  • Cinco reglas de oro en trabajos en instalaciones eléctricas.

  • 10 mandamientos de un buen bloqueo eléctrico seguro y adecuado.

  • Primeros Auxilios.

  • Protección personal.

    • Personal.

    • Instalaciones.

  • Señalización.

  • Normativa.

  • Imágenes.

MAGNITUDES Y DEFINICIONES

- ¿Qué es la electricidad?

Han sido necesarios más de dos siglos y la labor de muchos técnicos e investigadores para conseguir una idea clara de lo que es la electricidad, y para unir electricidad y magnetismo en una teoría coherente.

  • Electricidad estática y magnetismo.

La primera forma de electricidad conocida no circula a través de cables, sino que se forma frotando diversas sustancias para cargarlas positiva y negativamente.

Los imanes son otra manifestación de estas fuerzas de atracción o repulsión que tanto intrigaron en la antigüedad.

  • Aislantes y conductores.

Las cargas eléctricas pueden moverse a lo largo de cables conductores recubiertos de cables aislantes.

  • La corriente eléctrica.

Cuando los electrones excitados (con su nivel de energía incrementado) chocan con otros electrones, les transmiten su energía y el resultado es una corriente eléctrica.

  • Riesgo.

Combinación de frecuencia o probabilidad de un peligro y de las consecuencias que puedan derivarse de su materialización.

  • Riesgo eléctrico.

Riesgo originado por la energía eléctrica. Quedan específicamente incluidos los riesgos de:

    • Choque eléctrico por contacto con elementos en tensión (contacto eléctrico directo), o con masas puestas accidentalmente en tensión (contacto eléctrico indirecto.

    • Quemaduras por choque eléctrico, o por arco eléctrico.

    • Caídas o golpes como consecuencia de choque o arco eléctrico.

    • Incendios o explosiones originados por la electricidad.

  • Instalación eléctrica.

Conjunto de los materiales y equipos de un lugar de trabajo mediante los que se genera, convierte, transforma, transporta, distribuye o utiliza la energía eléctrica; se incluyen las baterías, los condensadores y cualquier otro equipo que almacene energía eléctrica.

  • Lesión eléctrica.

Es toda herida corporal producida por choque eléctrico, quemadura eléctrica, arco eléctrico, por fuego o explosión producida por energía eléctrica, como consecuencia de la explotación de una instalación eléctrica.

  • Medidas preventivas.

Conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

  • Equipos de protección individual (E. P. I).

Cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin.

  • ­Alta tensión.

La definida como tal en los reglamentos electrotécnicos.

Tensión superior a 1.000 V en corriente alterna y a 1.500 V en corriente continua.

  • Baja tensión.

La definida como tal en los reglamentos electrotécnico.

Tensión que normalmente no excede de 1.000 V en corriente alterna o de 1.500 V en corriente continua.

DIMENSIONES FUNDAMENTALES DE LA CORRIENTE ELÉCTRICA

  • Voltaje.

Es la medida de la energía que posee cada unidad de carga que se mueve por un conductor.

  • Intensidad (amperaje).

La intensidad, medida en amperios, mide la cantidad de electrones excitados que fluyen por un conductor.

  • Resistencia.

La resistencia mide los obstáculos que se presentan al paso de la corriente eléctrica.

  • Conductividad.

La conductividad mide la facilidad con que un trozo de cable conduce la corriente eléctrica.

OBLIGACIONES DEL EMPRESARIO

El empresario deberá adoptar las medidas necesarias para que la utilización o presencia de la energía eléctrica en los lugares de trabajo no se deriven riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores o, si ello no fuera posible, para que tales riesgos se reduzcan al mínimo. La adopción de estas medidas deberá basarse en la evaluación de los riesgos contemplada en el Art. 16 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la sección del capítulo II del Reglamento de los Servicios de Prevención.

Este artículo, que establece la obligación del empresario de aplicar las medidas que se integran en el deber general de protección en relación con el riesgo eléctrico, sigue, entre otros, los contemplados en las letras a) y b) del Art. 15.1 de la LPRL, relativos a la necesidad de “evitar los riesgos” y de “evaluar los riesgos que no se pueden evitar”.

La evaluación de riesgos, aunque basada en los mismos principios, tendrá particularidades diferentes en función del trabajo que desarrolle el trabajador. En general, podemos distinguir entre:

  • Trabajadores usuarios de equipos o instalaciones eléctricas: En este cado, la evaluación de riesgos se dirigirá a comprobar si los equipos o instalaciones son los adecuados para evitar que los trabajadores puedan sufrir contactos eléctricos directos o indirectos. Esto implica:

  • Comprobar la adecuación de los equipos o instalaciones a las condiciones en que se utilizan (locales mojados, atmósferas explosivas, etc).

  • Comprobar si disponen de las medidas de prevención necesarias para evitar el riesgo de accidente eléctrico (esencialmente medidas de prevención en el origen).

  • Tener en cuenta el cumplimiento de la normativa específica aplicable, en particular, la reglamentación electrotécnica.

  • Además, será necesario comprobar que los trabajadores disponen de la formación e información adecuadas en relación con el uso de los equipos e instalaciones eléctricas.

  • Trabajadores cuya actividad, no eléctrica, se desarrolla en proximidad de instalaciones eléctricas con partes accesibles en tensión y trabajadores cuyos cometidos sean instalar, reparar o mantener instalaciones eléctricas: en estos casos, los equipos utilizados y los dispositivos de protección se ajustan a la normativa específica que sea de aplicación y que los trabajadores disponen de la formación, información y, en su caso, cualificación requeridas.

  • FORMACIÓN MÍNIMA DE LOS TRABAJADORES

    Trabajos sin tensión

    Trabajos en tensión

    Maniobras, mediciones, ensayos y verificaciones

    Trabajos en proximidad

    Supresión y reposición de la tensión

    Ejecución de trabajos sin tensión

    Realización

    Reponer fusibles

    Mediciones, ensayos y verificaciones

    Maniobras locales

    Preparación

    Realización

    BAJA TENSIÓN

    A

    T

    C

    A

    A

    A

    A

    T

    ALTA TENSIÓN

    C

    T

    C+AE (con vigilancia de un jefe de trabajo)

    C (A distancia)

    C o C auxiliado por A

    A

    C

    A o T vigilado por A

    T = CUALQUIER TRABAJADOR

    A = AUTORIZADO.

    C = CUALIFICADO

    C + AE = CUALIFICADO Y AUTORIZADO POR ESCRITO

    1. Los trabajos con riesgos eléctricos en AT no podrán ser realizados por trabajadores de una Empresa de Trabajo Temporal (R. D 216/1999)

    2. La realización de las distintas actividades contempladas se harán según lo establecido en las disposiciones del presente Real Decreto.

    ZONAS DE TRABAJO

    Orden y limpieza (R. D 486/97).

    Riesgos:

    • Caídas de personas al mismo nivel.

    • Choques contra objetos inmóviles.

    • Incendios.

    Medidas preventivas:

    • Limpieza periódica y siempre que sea necesario de las instalaciones.

    • Eliminar con rapidez manchas, desperdicios, residuos…

    • Facilitar contenedores para almacenar residuos.

    • No acumular materiales al lado de zonas con riesgo de incendio.

    • Establecer normas e instrucciones acerca del orden y limpieza de los lugares de trabajo.

    • Informar y formar a los trabajadores.

    Manipulación manual de cargas en general (R. D 487/97).

    Riesgos:

    • Sobreesfuerzos dorsolumbares.

    Medidas preventivas:

    • Evitar en lo posible la manipulación manual de cargas mediante medidas técnicas u organizativas.

    • El peso máximo de los materiales a cargar en condiciones ideales será de 25 Kg.

    • Si la carga supera los 25 Kg, se utilizarán medios técnicos o se solicitará ayuda a terceras personas.

    • Se utilizarán equipos de protección individual (EPI's) en todas las operaciones que sean necesarias (guantes, botas de seguridad).

    • Proporcionar a todos los trabajadores formación e información sobre los riesgos específicos identificados en la manipulación manual de cargas.

    • En caso de manipulación de cargas en equipo, deberá haber un responsable de maniobra.

    • Anualmente los trabajadores que manipulen cargas de forma manual deberán someterse a un reconocimiento médico en el que se investigará el estado de su espalda para prevenir posibles lumbalgias y hernias.

    Iluminación inadecuada o deficiente en el puesto de trabajo (R. D 486/97)

    Riesgos:

    • Sobreesfuerzos visuales.

    • Golpes por objetos o herramientas.

    Medidas preventivas:

    • La iluminación de cada zona o lugar de trabajo deberá adaptarse a las características de la actividad que se efectúe en ella.

    • No utilizar sistemas o fuentes de luz que perjudiquen la percepción de los contrastes, de la profundidad o de la distancia entre objetos en la zona de trabajo, que produzcan una impresión visual de intermitencia o que puedan dar lugar a efectos estroboscopicos.

    • Siempre que sea posible se dispondrá de iluminación natural, que deberá complementarse con iluminación artificial cuando la primera no garantice condiciones de visibilidad adecuadas.

    • Los elementos de la iluminación artificial deberán de ir protegidos con carcasa y difusores que impidan una visión directa del foco emisor, evitando así deslumbramientos, de este modo también impedimos su rotura y desprendimiento en caso de golpes.

    Condiciones ambientales. Temperatura y humedad (R. D 486/97).

    Riesgos:

    • Exposición a temperaturas ambientales extremas.

    • Disconfort térmico.

    • Exposición a contactos térmicos.

    Medidas preventivas:

    • Se tomarán medidas para que la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no suponga un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores, y a ser posibles una incomodidad o molestia.

    • Se evitarán los cambios de temperatura bruscos.

    • Se evitarán las temperaturas y humedades extremas.

    • En los locales al aire libre o que no puedan permanecer cerrados por la actividad desarrollada, se tomarán medidas para proteger a los trabajadores, los focos de calor o frío dispondrán del suficiente aislamiento térmico.

    Condiciones ambientales. Ventilación y climatización. Edificio enfermo (R. D 486/97).

    Riesgos:

    • Enfermedad profesional producida por agentes químicos.

    • Enfermedad profesional infecciosa parasitaria.

    Medidas preventivas:

    • Se tomarán medidas para que la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no suponga un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores, y a ser posible una incomodidad o molestia.

    • Se evitarán las corrientes de aire molestas, olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

    • Se dispondrá de un sistema de ventilación natural, (ventanas o puertas) o forzada, asegurando una efectiva renovación del aire del local de trabajo.

    • En los puestos de trabajo con riesgo de inhalación de sustancias peligrosas (vapores, partículas, etc) se dispondrá de extracción localizada en el puesto de trabajo.

    • Se procederá a realizar un mantenimiento de las instalaciones de aire acondicionado que incluirá operaciones de limpieza: eliminación de suciedad y restos, cambio de filtros, recogida de derrames de agua, comprobación de que no existen fugas de gas refrigerante, etc.

    Equipos de trabajo en general (R. D 1215/97).

    Riesgos:

    • Proyección de fragmentos o partículas.

    • Golpes por objetos o herramientas.

    • Atropamientos por o entre objetos.

    • Exposición a contactos eléctricos.

    Medidas preventivas:

    • A los equipos adquiridos con anterioridad al 01/01/95 se le identificarán los posibles riesgos existentes (mediante la evaluación inicial de riesgos) y se implantarán las medidas preventivas oportunas.

    • Los equipos de trabajo deberán ajustarse al R. D 1215/1997 sobre “disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo”.

    • Los equipos de trabajo adquiridos con posterioridad al 01/01/95 deberán llevar marcado “CE”, disponer de la declaración “CE” de conformidad del fabricante y manual d instrucciones en castellano.

    • El usuario estará obligado a garantizar a través del mantenimiento, que las condiciones de seguridad se conservan a lo largo de la vida útil de los mismos.

    • Formar e informar al personal del manejo de los equipos de trabajo que vayan a utilizar, así como de los riesgos específicos y medidas preventivas a adoptar de los mismos.

    Falta de formación y/o formación de los trabajadores (LPRL 31/95).

    Riesgos:

    • Riesgos en general.

    • Riesgos asociados a la actividad de la empresa.

    Medidas preventivas:

    • Formación periódica de todos los trabajadores sobre los riesgos asociados a su trabajo y de las medidas preventivas a adoptar. Se deberá guardar registro escrito de las actividades formativas.

    • Información periódica de todos los trabajadores sobre los riesgos asociados a su trabajo y de las medidas preventivas a adoptar. Se deberá guardar registro escrito de las actividades informativas.

    • Los trabajadores que formen parte de algún equipo contemplado en el plan de emergencia, deberán recibir formación específica acorde al equipo del que formen parte.

    • El trabajador que designe el empresario para realizar las actividades preventivas deberá de tener como mínimo la acreditación de haber realizado el curso de nivel básico en prevención de riesgos laborales.

    Protección contra incendios (R. D 1492/93).

    Riesgos:

    • Incendios.

    Medidas preventivas:

    • El emplazamiento de los extintores permitirá que sean fácilmente visibles y accesibles, estarán situados próximos a los puntos donde se estime mayor probabilidad de iniciarse el incendio, a ser posible próximos a las salidas de evacuación y preferentemente sobre soportes fijados a paramentos verticales, de modo que la parte superior del extintor quede, como máximo, a 1.70 m sobre el suelo.

    • No se almacenarán ni depositarán materiales sobre o bajo los equipos contra incendios de modo que sean fácilmente visibles en caso de emergencia.

    • Los equipos contra incendios deberán mantenerse de forma periódica (anual) por mantenedor autorizado.

    • Los equipos contra incendios serán los adecuados a los riesgos específicos de la empresa y/o de las diferentes dependencias, no todas las secciones de la empresa tienen el mismo riesgo de incendio.

    • Señalizar los equipos contra incendios siguiendo las especificaciones del R. D 485/97 sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

    • Cumplir las normas de prevención de incendios.

    • Se dispondrá de un libro de registro de los medios de protección de incendios en el que se deberán de incluir las operaciones de mantenimiento a realizar por el usuario con carácter trimestral y semestral y las que se deberán de encomendar al mantenedor autorizado de carácter anual y quinquenal.

    TRABAJOS EN TENSIÓN

    Definición de trabajo en tensión.

    Trabajo durante el cual un trabajador entra en contacto con elementos en tensión, o entra en la zona de peligro, bien sea con una parte de su cuerpo, o con las herramientas, equipos, dispositivos o materiales que manipula.

    No se consideran como trabajos en tensión las maniobras y las mediciones, ensayos y verificaciones.

    Disposiciones generales

    Los trabajos en tensión deberán ser realizados por trabajadores cualificados, siguiendo un procedimiento previamente estudiado y, cuando su complejidad o novedad lo requiera, ensayado sin tensión, que se ajuste a los requisitos indicados a continuación. Los trabajos en lugares donde la comunicación sea difícil, por su orografía, confinamiento u otras circunstancias, deberán realizarse estando presentes, al menos, dos trabajadores con formación en materia de primeros auxilios.

    El método de trabajo empleado y los equipos y materiales utilizados deberán asegurar la protección del trabajador frente al riesgo eléctrico, garantizando, en particular, que el trabajador no pueda contactar accidentalmente con cualquier otro elemento a potencial distinto del suyo.

    Entre los equipos y materiales citados se encuentran:

  • Los accesorios aislantes (pantallas, cubiertas, vainas, etc) para el recubrimiento de partes activas o masas.

  • Los útiles aislantes o aislados (herramientas, pinzas, puntas de prueba, etc).

  • Las pértigas aislantes.

  • Los dispositivos aislantes o aislados (banquetas, alfombras, plataformas de trabajo, etc).

  • Los equipos de protección individual frente a riesgos eléctricos (guantes, gafas, cascos, etc.)

  • A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, los equipos y materiales para la realización de trabajos en tensión se elegirán, de entre los concebidos para tal fin, teniendo en cuenta las características del trabajo y de los trabajadores y, en particular, la tensión de servicio, y se utilizarán, mantendrán y revisarán siguiendo las instrucciones de su fabricante.

    En cualquier caso, los equipos y materiales para la realización de trabajos en tensión se ajustarán a la normativa específica que les sea de aplicación.

    Los trabajadores deberán disponer de un apoyo sólido y estable, que les permita tener las manos libres, y de una iluminación que les permita realizar su trabajo en condiciones de visibilidad adecuadas. Los trabajadores no llevarán objetos conductores, tales como pulseras, relojes, cadenas o cierres de cremallera metálicos que puedan contactar accidentalmente con elementos en tensión.

    La zona de trabajo deberá señalizarse y/o delimitarse adecuadamente, siempre que exista la posibilidad de que otros trabajadores o personas ajenas penetren en dicha zona y accedan a elementos en tensión.

    Las medidas preventivas para la realización de trabajos al aire libre deberán tener en cuenta las posibles condiciones ambientales desfavorables, de forma que el trabajador quede protegido en todo momento; los trabajos se prohibirán o suspenderán en caso de tormenta, lluvia o viento fuertes, nevadas o cualquier otra condición ambiental desfavorable que dificulte la visibilidad, o la manipulación de las herramientas. Los trabajos en instalaciones interiores directamente conectadas a líneas aéreas eléctricas deberán interrumpirse en caso de tormenta.

    Disposiciones adicionales para trabajos en alta tensión.

    El trabajo se efectuará bajo la dirección y vigilancia de un jefe de trabajo, que será el trabajador cualificado que asume la responsabilidad directa del mismo; si la amplitud de la zona de trabajo no le permitiera una vigilancia adecuada, deberá requerir la ayuda de otro trabajador cualificado.

    El jefe de trabajo se comunicará con el responsable de la instalación donde se realiza el trabajo, a fin de adecuar las condiciones de la instalación a las exigencias del trabajo.

    Los trabajadores cualificados deberán ser autorizados por escrito por el empresario para realizar el tipo de trabajo que vaya a desarrollarse, tras comprobar su capacidad para hacerlo correctamente, de acuerdo al procedimiento establecido, el cual deberá definirse por escrito e incluir la secuencia de las operaciones a realizar, indicando, en cada caso:

  • Las medidas de seguridad que deben adoptarse.

  • El material y medios de protección a utilizar y, si es preciso, las instrucciones para su uso y para la verificación de su buen tratado.

  • Las circunstancias que pudieran exigir la interrupción del trabajo.

  • La autorización tendrá que renovarse, tras una nueva comprobación de la capacidad del trabajador para seguir correctamente el procedimiento de trabajo establecido, cuando éste cambie significativamente, o cuando el trabajador haya dejado de realizar el tipo de trabajo en cuestión durante un período de tiempo superior a un año.

    La autorización deberá retirarse cuando se observe que el trabajador incumple las normas de seguridad, o cuando la vigilancia de la salud ponga de manifiesto que el estado o la situación transitoria del trabajador no se adecuan a las exigencias psicofísicas requeridas por el tipo de trabajo a desarrollar.

    Métodos de trabajo en alta tensión

    Existen tres métodos de trabajo en tensión para garantizar la seguridad de los trabajadores que los realizan:

  • Método de trabajo a potencial, empleado principalmente en instalaciones y líneas de transporte de alta tensión.

  • Este método requiere que el trabajador manipule directamente los conductores o elementos en tensión, para lo cual es necesario que se ponga el mismo potencial del elemento de la instalación donde trabaja. En estas condiciones, debe estar asegurado su aislamiento respecto a tierra y a las otras fases de la instalación mediante elementos aislantes adecuados a las diferencias de potencial existentes.

    Antes de que el trabajador toque el elemento en tensión, debe unirse eléctricamente a él con el fin de ponerse al mismo potencial. Esto se realiza mediante la conexión del conductor auxiliar unido por el otro extremo al traje conductor que viste el trabajador. Dicho conductor debe permanecer conectado al elemento en tensión durante todo el tiempo que dure el trabajo.

    Durante el desarrollo de estos trabajos, no se debe entregar al operario que permanece a potencial ningún material, desde los apoyos o desde el suelo, sin las debidas condiciones de aislamiento.

    Por otra parte, hay que asegurarse de que los dispositivos utilizados para la elevación del trabajador estén libres de balanceos u oscilaciones, con el fin de controlar en todo momento las distancias de aproximación y proporcionar al operario un apoyo seguro y estable durante la ejecución del trabajo.

  • Método de trabajo a distancia, utilizado principalmente en instalaciones de alta tensión en la gama media de tensiones.

  • En este método, el trabajador permanece al potencial de tierra, bien sea en el suelo, en los apoyos de una línea aérea o en cualquier otra estructura o plataforma. El trabajo se realiza mediante herramientas acopladas al extremo de pértigas aislantes. Las pértigas suelen estar formadas por tubos de fibra de vidrio con resinas epoxi, y las herramientas que se acoplan a sus extremos deben estar diseñadas específicamente para realizar este tipo de trabajos.

    En el caso de que los trabajo no se realicen desde el suelo, los elementos de apoyo y sujeción del trabajador, tales como plataformas, trepadores para apoyos y cinturones de seguridad, deben garantizar un apoyo seguro y estable al trabajador, de manera que se puedan controlar con precisión las distancias de aproximación.

    Equipos de protección individual requeridos

    • Casco de seguridad aislante con barboquejo.

    • Gafas o pantalla facial adecuadas al arco eléctrico.

    • Arnés o cinturón de seguridad.

    • Guantes de protección contra riesgos mecánicos.

    Otros equipos complementarios:

    • Ropa de trabajo.

    • Calzado de trabajo.

  • Método de trabajo en contacto con protección aislante en las manos, utilizado principalmente en baja tensión, aunque también se emplea en la gama baja de la alta tensión.

  • Este método, que requiere la utilización de guantes aislantes en las manos, se emplea principalmente en baja tensión. Para poder aplicarlo es necesario que las herramientas manuales utilizadas (alicates, destornilladores, llaves de tuercas, etc) dispongas del recubrimiento aislante adecuado, conforme con las normas técnicas que les sean de aplicación.

    Cuando el trabajo se lleve a cabo en instalaciones de baja tensión, las principales precauciones que deberán ser adoptadas son las siguientes:

        • Mantener las manos protegidas mediante guantes aislantes adecuados.

        • Realizar el trabajo sobre una alfombra o banqueta aislante que, asimismo, aseguren un apoyo seguro y estable.

        • Vestir ropa de trabajo sin cremalleras u otros elementos conductores.

        • No portar pulseras, cadenas u otros elementos conductores.

        • Usar herramientas aisladas, específicamente diseñadas para estos trabajos.

        • Aislar, en la medida de lo posible, las partes activas y elementos metálicos en la zona de trabajo mediante protectores adecuados (fundas, capuchones, películas plásticas aislantes, etc).

    Capuchón aislante para recubrir conductores en aisladores.

    Perfil aislante para recubrir conductores desnudos.

    Cuando el trabajo se realice en instalaciones de alta tensión las principales precauciones que deberán ser adoptadas son las siguientes:

        • Mantener las manos protegidas mediante guantes aislantes adecuados a la tensión nominal de la instalación y, si es preciso, usar manguitos aislantes para los brazos.

        • Realizar el trabajo sobre un soporte aislante (plataforma, barquilla, etc) que asegure el aislamiento del trabajador respecto a tierra y proporcione un apoyo seguro y estable.

        • El trabajador mantendrá la distancia de seguridad Dpel respecto a otros puntos de diferente potencial que no se encuentren apantallados o protegidos.

        • Vestir ropa de trabajo sin cremalleras u otros elementos conductores.

        • No portar pulseras, cadenas u otros elementos conductores.

        • Usar herramientas aisladas, específicamente diseñadas para estos trabajos.

        • Aislar, en la medida de lo posible, las partes activas y elementos metálicos en la zona de trabajo mediante accesorios aislantes (fundas, capuchones, películas plásticas aislantes, etc).

    Equipos de protección individual requeridos

    • Guantes aislantes y, si es preciso, manguitos aislantes.

    • Pantalla facial para la protección de proyecciones por arco eléctrico.

    • Gafas inactínicas (salvo que la pantalla facial usada lo sea).

    • Casco aislante con barboquejo.

    • Guantes de protección contra riesgos mecánicos.

    TRABAJOS SIN TENSIÓN

    Definición de trabajo sin tensión.

    Trabajos en instalaciones eléctricas que se realizan después de haber tomado todas las medidas necesarias para mantener la instalación sin tensión.

    Disposiciones generales.

    Las operaciones y maniobras para dejar sin tensión una instalación, antes de iniciar el “trabajo sin tensión”, y la reposición de la tensión, al finalizarlo, las realizarán trabajadores autorizados que, en el caso de instalaciones de alta tensión, deberán ser trabajadores cualificados.

    Supresión de la tensión

    Una vez identificados la zona y los elementos de la instalación sonde se va a realizar el trabajo, y salvo que existan razones esenciales para hacerlo de otra forma, se seguirá el proceso que se describe a continuación, que se desarrolla secuencialmente en cinco etapas:

  • Desconectar.

  • Prevenir cualquier posible realimentación.

  • Verificar la ausencia de tensión.

  • Poner a tierra y en cortocircuito.

  • Proteger frente a elementos próximos en tensión, en su caso, y establecer una señalización de seguridad para delimitar la zona de trabajo.

  • Hasta que no se hayan completado las cinco etapas no podrá autorizarse el inicio del trabajo sin tensión y se considerará en tensión la parte de la instalación afectada. Sin embargo, para establecer la señalización de seguridad indicada en la quinta etapa podrá considerarse que la instalación está sin tensión si se han completado las cuatro etapas anteriores y no pueden invadirse zonas de peligro de elementos próximos en tensión.

  • Desconectar:

  • La parte de la instalación en la que se va a realizar el trabajo debe aislarse de todas las fuentes de alimentación. El aislamiento estará constituido por una distancia en aire, o la interposición de un aislante, suficientes para garantizar eléctricamente dicho aislamiento.

    Los condensadores u otros elementos de la instalación que mantengan tensión después de la desconexión deberán descargarse mediante dispositivos adecuados.

  • Prevenir cualquier posible realimentación:

  • Los dispositivos de maniobra utilizados para desconectar la instalación deben asegurarse contra cualquier posible reconexión, preferentemente por bloqueo del mecanismo de maniobra, y deberá colocarse, cuando sea necesario, una señalización para prohibir la maniobra. En ausencia de bloqueo mecánico, se adoptarán medidas de protección equivalentes. Cuando se utilicen dispositivos telemandos deberá impedirse la maniobra errónea de los mismos desde el telemando.

    Cuando sea necesaria una fuente de energía auxiliar para maniobrar un dispositivo de corte, ésta deberá desactivarse o deberá actuarse en los elementos de la instalación de forma que la separación entre el dispositivo y la fuente quede asegurada.

  • Verificar la ausencia de tensión:

  • La ausencia de tensión deberá verificarse en todos los elementos activos de la instalación eléctrica en, o lo más cerca posible, de la zona de trabajo. En el caso de alta tensión, el correcto funcionamiento de los dispositivos de ausencia de tensión deberá comprobarse antes y después de dicha verificación.

    Para verificar la ausencia de tensión en cables o conductores aislados que puedan confundirse con otros existentes en la zona de trabajo, se utilizarán dispositivos que actúen directamente en los conductores (pincha - cables o similares), o se emplearán otros métodos, siguiéndose un procedimiento que asegure, en cualquier caso, la protección del trabajador frente al riesgo eléctrico.

    Los dispositivos telemandos utilizados para verificar que una instalación está sin tensión serán de accionamiento seguro y su posición en el telemando deberá estar claramente indicada.

  • Poner a tierra y en cortocircuito.

  • Las partes de la instalación donde se vaya a trabajar deben ponerse a tierra y en cortocircuito:

  • En las instalaciones de alta tensión.

  • En las instalaciones de baja tensión que, por inducción, o por otras razones, puedan ponerse accidentalmente en tensión.

  • Los equipos o dispositivos de puesta a tierra y en cortocircuito deben conectarse en primer lugar a la toma de tierra y a continuación a los elementos a poner a tierra, y deben ser visibles desde la zona de trabajo. Si esto último no fuera posible, las conexiones de puesta a tierra deben colocarse tan cerca de la zona de trabajo como se pueda.

    Si en el curso del trabajo los conductores deben cortarse o conectarse y existe el peligro de que aparezcan diferencias de potencial en la instalación, deberán tomarse medidas de protección, tales como efectuar puentes o puestas a tierra en la zona de trabajo, antes de proceder al corte o conexión de estos conductores.

    Los conductores utilizados para efectuar la puesta a tierra, el cortocircuito y, en su caso, el puente, deberán ser adecuados y tener la sección suficiente para la corriente de cortocircuito de la instalación en la que se colocan.

    Se tomarán precauciones para asegurar que las puestas a tierra permanezcan correctamente conectadas durante el tiempo en que se realiza el trabajo. Cuando tengan que desconectarse para realizar mediciones o ensayos, se adoptarán medidas preventivas apropiadas adicionales.

    Los dispositivos telemandazos utilizados para la puesta a tierra y en cortocircuito de una instalación serán de accionamiento seguro y su posición en el telemando estará claramente indicada.

  • Proteger frente a los elementos próximos en tensión y establecer una señalización de seguridad para delimitar la zona de trabajo.

  • Reposición de la tensión

    La reposición de la tensión sólo comenzará, una vez finalizado el trabajo, después de que se hayan retirado todos los trabajadores que no resulten indispensables y que se hayan recogido de la zona de trabajo las herramientas y equipos utilizados.

    El proceso de reposición de la tensión comprenderá:

  • La retirada, si las hubiera, de las protecciones adicionales y de la señalización que indica los límites de la zona de trabajo.

  • La retirada, si la hubiera, de la puesta a tierra y en cortocircuito.

  • El desbloqueo y/o la retirada de la señalización de los dispositivos de corte.

  • El cierre de los cortocircuitos para reponer la tensión.

  • Desde el momento en que se suprima una de las medidas inicialmente adoptadas para realizar el trabajo sin tensión en condiciones de seguridad, se considerará en tensión la parte de la instalación afectada.

    Disposiciones particulares

    Reposición de fusibles

    • No será necesaria la puesta a tierra y en cortocircuito cuando los dispositivos de desconexión a ambos lado del fusible estén a la vista del trabajador, el corte sea visible o el dispositivo proporciones garantías de seguridad equivalentes, y no exista posibilidad de cierre intempestivo.

    • Cuando los fusibles estén conectados directamente al primario de un transformador, será suficiente con la puesta a tierra y en cortocircuito del lado de alta tensión, entre los fusibles y el transformador.

    Trabajos en líneas aéreas y conductores de alta tensión

    En los trabajos en líneas aéreas desnudas y conductores desnudos de alta tensión se deben colocar las puestas a tierra y en cortocircuito a ambos lados de la zona de trabajo, y en cada uno de los conductores que entran en esta zona; al menos uno de los equipos o dispositivos de puesta a tierra y en cortocircuito debe ser visible desde la zona de trabajo. Estas reglas tienen las siguientes excepciones:

  • Para trabajos específicos en los que no hay corte de conductores durante el trabajo, es admisible la instalación de un solo equipo de puesta a tierra y en cortocircuito en la zona de trabajo.

  • Cuando no es posible ver, desde los límites de la zona de trabajo, los equipos o dispositivos de puesta a tierra y en cortocircuito, se debe colocar, además, un equipo de puesta a tierra local, o un dispositivo adicional de señalización, o cualquier otra identificación equivalente.

  • Cuando el trabajo se realiza en un solo conductor de una línea aérea de alta tensión, no se requerirá el cortocircuito en la zona de trabajo, siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

  • En los puntos de la desconexión, todos los conductores están puestos a tierra y en cortocircuito de acuerdo con lo indicado anteriormente.

  • El conductor sobre el que se realiza el trabajo y todos los elementos conductores - exceptuadas las otras fases - en el interior de la zona de trabajo, están unidos eléctricamente entre ellos y puestos a tierra por un equipo o dispositivo apropiado.

  • El conductor de puesta a tierra, la zona de trabajo y el trabajador están fuera de la zona de peligro determinada por los restantes conductores de la misma instalación eléctrica.

  • En los trabajos en líneas aéreas aisladas, cables u otros conductores aislados, de alta tensión la puesta a tierra y en cortocircuito se colocará en los elementos desnudos de los puntos de apertura de la instalación o tan cerca como sea posible a aquellos puntos, a cada lado de la zona de trabajo.

    Trabajos en instalaciones con condensadores que permitan una acumulación peligrosa de energía.

    Para dejar sin tensión una instalación eléctrica con condensadores cuya capacidad y tensión permitan una acumulación peligrosa de energía eléctrica se seguirá el siguiente proceso:

  • Se efectuará y asegurará la separación de las posibles fuentes de tensión mediante su desconexión, ya sea con corte visible o testigos de ausencia de tensión fiables.

  • Se aplicará un circuito de descarga a los bornes de los condensadores, que podrá ser el circuito de puesta a tierra y en cortocircuito a que se hace referencia en el apartado siguiente cuando incluya un seccionador de tierra, y se esperará el tiempo necesario para la descarga.

  • Se efectuará la puesta a tierra y en cortocircuito de los condensadores. Cuando entre éstos y el medio de corte existan elementos semiconductores, fusibles o interruptores automáticos, la operación se realizará sobre los bornes de los condensadores.

  • Trabajos en transformadores y en máquinas en alta tensión

  • Para trabajar sin tensión en un transformador de potencia o de tensión se dejarán sin tensión todos los circuitos del primario y todos los circuitos del secundario. Si las características de los medios de corte lo permiten, se efectuará primero la separación de los circuitos de menor tensión. Para la reposición de la tensión se procederá inversamente.

  • Para trabajar sin tensión en un transformador de intensidad, o sobre los circuitos que alimenta, se dejará previamente sin tensión el primario. Se prohíbe la apertura de los circuitos conectados al secundario estando el primario en tensión, salvo que sea necesario por alguna causa, en cuyo caso deberán cortocircuitarse los bornes del secundario.

  • Antes de manipular en el interior de un motor eléctrico o generados deberá comprobarse:

  • Que la máquina está completamente parada.

  • Que están desconectadas las alimentaciones.

  • Que los bornes están en cortocircuito y a tierra.

  • Que la protección contra incendios está bloqueada.

  • Que la atmósfera no es nociva, tóxica o inflamable.

  • TRABAJOS EN PROXIMIDAD

    Disposiciones generales

    En todo trabajo en proximidad de elementos en tensión, el trabajador deberá permanecer fuera de la zona de peligro y lo más alejado de ella que el trabajo permita.

    Preparación del trabajo

    Antes de iniciar el trabajo en proximidad de elementos en tensión, un trabajador autorizado, en el caso de trabajos en baja tensión, o un trabajador cualificado, en el caso de trabajos en alta tensión, determinará la viabilidad del trabajo, teniendo en cuenta lo dispuesto en el párrafo anterior y las restantes disposiciones del presente texto.

    De ser el trabajo visible, deberán adoptarse las medidas de seguridad necesarias para reducir al mínimo posible:

  • El número de elementos en tensión.

  • Las zonas de peligro de los elementos que permanezcan en tensión, mediante la colocación de pantallas, barreras, envolventes o protectores aislantes cuyas características (mecánicas y eléctricas) y forma de instalación garanticen su eficacia protectora.

  • Si, a pesar de las medidas adoptadas, siguen existiendo elementos en tensión cuyas zonas de peligro son accesibles, se deberá:

  • Delimitar la zona de trabajo respecto a las zonas de peligro; la delimitación será eficaz respecto a cada zona de peligro y se efectuará con el material adecuado.

  • Informar a los trabajadores directa o indirectamente implicados, de los riesgos existentes, la situación de los elementos en tensión, los límites de la zona de trabajo y cuantas precauciones y medidas de seguridad deban adoptar para no invadir la zona de peligro, comunicándoles, además, la necesidad de que ellos, a su vez, informen sobre cualquier circunstancia que muestre la insuficiencia de las medidas adoptadas.

  • Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, en las empresas cuyas actividades habituales conlleven la realización de trabajos en proximidad de elementos en tensión, particularmente si tienen lugar fuera del centro de trabajo, el empresario deberá asegurarse de que los trabajadores poseen conocimientos que les permiten identificar las instalaciones eléctricas, detectar los posibles riesgos y obrar en consecuencia.

    Realización del trabajo

    Cuando las medidas adoptadas no sean suficientes para proteger a los trabajadores frente al riesgo eléctrico, los trabajos serán realizados, una vez tomadas las medidas de delimitación e información indicadas por trabajadores autorizados, o bajo la vigilancia de uno de éstos.

    En el desempeño de su función de vigilancia, los trabajadores autorizados deberán velar por el cumplimiento de las medidas de seguridad y controlar, en particular, el movimiento de los trabajadores y objetos en la zona de trabajo, teniendo en cuenta sus características, sus posibles desplazamientos accidentales y cualquier otra circunstancia que pudiera alterar las condiciones en que se ha basado la planificación del trabajo. La vigilancia no será exigible cuando los trabajos se realicen fuera de la zona de proximidad o en instalaciones de baja tensión.

    TRABAJOS CON RIESGO DE INCENDIO Y EXPLOSIÓN. ELECTRICIDAD ESTÁTICA

    La instalación eléctrica y los equipos deberán ser conformes con las prescripciones particulares para las instalaciones de locales con riesgo de incendio o explosión indicadas en la reglamentación electrotécnica.

    Trabajos en emplazamientos con riesgo de incendio o explosión

    Los trabajos en instalaciones eléctricas en emplazamientos con riesgo de incendio o explosión se realizarán siguiendo un procedimiento que reduzca al mínimo estos riesgos; para ello se limitará y controlará, en lo posible, la presencia de sustancias inflamables en la zona de trabajo y se evitará la aparición de focos de ignición, en particular, en caso de que exista, o pueda formarse, una atmósfera explosiva. En tal caso queda prohibida la realización de trabajos u operaciones (cambio de lámparas, fusibles, etc) en tensión, salvo si se efectúan en instalaciones y con equipos concebidos para operar en esas condiciones, que cumplan la normativa específica aplicable.

    Antes de realizar el trabajo, se verificará la disponibilidad, adecuación al tipo de fuego previsible y buen estado de los medios y equipos de extinción. Si se produce un incendio, se desconectarán las partes de la instalación que puedan verse afectadas, salvo que sea necesario dejarlas en tensión para actuar contra el incendio, o que la desconexión conlleve peligros potencialmente más graves que los que pueden derivarse del propio incendio.

    Los trabajos los llevarán a cabo trabajadores autorizados; cuando deban realizarse en una atmósfera explosiva, los realizarán trabajadores cualificados y deberán seguir un procedimiento previamente estudiado.

    Electricidad estática

    En todo lugar o proceso donde pueda producirse una acumulación de cargas electrostáticas deberán tomarse las medidas preventivas necesarias para evitar las descargas peligrosas y particularmente, la producción de chispas en emplazamientos con riesgo de incendio o explosión. A tal efecto, deberán ser objeto de una especial atención:

  • Los procesos donde se produzca una fricción continuada de materiales aislantes o aislados.

  • Los procesos donde se produzca una vaporización o pulverización y el almacenamiento, transporte o trasvase de líquidos o materiales en forma de polvo, en particular, cuando se trate de sustancias inflamables.

  • Para evitar la acumulación de cargas electrostáticas deberá tomarse alguna de las siguientes medidas, o combinación de las mismas, según las posibilidades y circunstancias específicas de cada caso:

  • Eliminación o reducción de los procesos de fricción.

  • Evitar, en lo posible, los procesos que produzcan pulverización, aspersión o caída libre.

  • Utilización de materiales antiestáticos (poleas, moquetas, calzado, etc.) o aumento de su conductividad (por incremento de la humedad relativa, uso de aditivos o cualquier otro medio).

  • Conexión a tierra, y entre sí cuando sea necesario, de los materiales susceptibles de adquirir carga, en especial, de los conductores o elementos metálicos aislados.

  • Utilización de dispositivos específicos para la eliminación de cargas electrostáticas. En este caso la instalación no deberá exponer a los trabajadores a radiaciones peligrosas.

  • Cualquier otra medida para un proceso concreto que garantice la no acumulación de cargas electrostáticas.

  • TRABAJO CON PANTALLAS DE VISUALIZACIÓN DE DATOS (P.V.D) (CABLEADO)

    Normativa

    • R. D 488/1997 Disposiciones mínimas de Seguridad y Salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización junto con su correspondiente Guía Técnica. Ministerio de Trabajo.

    • Protocolo de Vigilancia de la Salud (PVDs) del Ministerio de Sanidad.

    Características

  • Su disposición en el lugar de trabajo no ha de suponer en su trayecto un obstáculo para las zonas de paso.

  • La longitud que se emplee deberá ser lo suficientemente holgada como para introducir cualquier modificación en el equipo,

  • Se recomienda que los enchufes y las tomas de corriente tengan el menor recorrido posible.

  • Se recomienda no conectar más de tres enchufes por toma.

  • Se deben utilizar tomas de tierra.

  • El cableado de transmisión de datos a de estar separado del cableado eléctrico.

  • Se han de llevar a cabo actividades de mantenimiento de las conexiones y del propio cableado.

  • TIPOS DE ACCIDENTES ELÉCTRICO

    Contactos directos

    Se llaman así, aquellos en que la persona entra en contacto con una parte activa de la instalación.

    • Contacto con dos conductores activos.

    • Contacto con un conductor activo y masa o tierra.

    • Descarga por inducción.

    Se llama parte activa al conjunto de conductores y piezas conductoras bajo tensión en servicio normal.

    Las descargas por inducción son aquellos accidentes en los que se produce un choque eléctrico sin que la persona haya tocado físicamente parte metálica o en tensión de la instalación.

    Protección contra contactos directos

    En las instalaciones, pueden lograrse de tres formas:

    • Distancia de protección y volumen de seguridad:

      • Alejamiento de las partes activas de la instalación a una distancia tal del lugar donde las personas habitualmente se encuentren o circulen, y que sea imposible un contacto fortuito con las manos, considerándose zona de alcance con la mano o volumen de seguridad la que medida a partir del punto donde la persona pueda estar situada, distancia límite:

              • 2.5 m hacia arriba.

              • 1 m hacia abajo.

              • 1 m en horizontal.

    • Interposición de obstáculos:

      • Interposición de obstáculo que impidan todo contacto accidental con las partes activas de la instalación. Estos deben de estar fijados de forma segura y resistir los esfuerzos mecánicos a que estén sometidos.

    Pudiendo ser: Tabiques, vayas, pantallas, cubiertas aislantes, etc.

    • Aislamiento:

      • Recubrimiento de las partes activas de la instalación por medio de un aislamiento apropiado, capaz de conservar sus propiedades con el tiempo, y que limite la corriente de contacto a un valor no superior a 1 m.A. siendo considerada la resistencia del cuerpo humano de 2055 ohmios.

    Contactos indirectos

    Son aquellos en que la persona entra en contacto con algún elemento que no forma parte del circuito eléctrico y que en condiciones normales no deberían tener tensión como:

    • Corrientes de derivación.

    • Situación dentro de un campo magnético.

    • Arco eléctrico.

    Para la elección de las medidas de protección contra contactos indirectos, se tendrá en cuenta la naturaleza de los locales o emplazamientos, las masas y los elementos conductores, la extensión e importancia de la instalación, que obligarán en cada caso a adoptar la medida de protección más adecuada.

    Se tendrá en cuenta:

  • Instalaciones con tensiones de hasta 250 V con relación a tierra:

  • En general, con tensiones hasta 50 V con relación a tierra en locales o emplazamientos secos y no conductores, o de 24 V en locales o emplazamientos húmedos o mojados es necesario establecer sistema de protección alguno.

    Con tensiones superiores a 50 V es necesario establecer sistemas de protección para instalaciones al aire libre; en locales con suelo conductor, como por ejemplo, de tierra, arena, piedra, cemento, baldosas, madera dura e incluso ciertos plásticos. En cocinas públicas o domésticas con instalaciones de agua o gas, aunque el suelo no sea conductor, salas clínicas y, en general, en todo local que incluso teniendo el suelo no conductor quepa la posibilidad de tocar simultáneamente e involuntariamente elementos conductores puestos a tierra y masas de aparatos de utilización.

  • Instalaciones con tensiones superiores a 250 V con relación a tierra:

  • En estas instalaciones es necesario establecer sistemas de protección cualquiera que sea el local, naturaleza del suelo, particularidades del lugar, etc, de que se trate.

    Clases de protección contra contactos indirectos

    Clase A:

    Esta medida consiste en tomar disposiciones destinadas a suprimir el riesgo mínimo haciendo que los contactos no sean peligrosos, o bien impidiendo los contactos simultáneos entre las masas y elementos conductores, entre los cuales pueda aparecer una diferencia de potencial peligrosa.

    Los sistemas de protección de la Clase A son:

    • Separación de circuito.

    • Empleo de pequeñas tensiones de seguridad.

    • Separación entre las partes activas y las masas accesibles por medio de aislamiento de protección.

    • Inaccesibilidad simultánea de elementos conductores y masas.

    • Recubrimiento de las masas con aislamiento de protección.

    • Conexiones equipotenciales.

    Clase B:

    Esta medida consiste en la puesta a tierra directa o la puesta a tierra de las masas, asociándola a un dispositivo de corte neumático, que origine la desconexión de la instalación defectuosa.

    Los sistemas de protección de la Clase B, son:

    • Puesta a tierra de las masas y dispositivos de corte por intensidad de defecto.

    • Puesta a tierra de las masas y dispositivos de corte por tensión de defecto.

    • Puesta a neutro de las masas y dispositivos de corte por intensidad de defecto.

    FENÓMENOS FISIOLÓGICOS PROVOCADOS POR LA CORRIENTE ELÉCTRICA

    Este tipo de fenómenos derivados del paso de la corriente eléctrica por el organismo humano se deben al valor de la intensidad de corriente eléctrica y no a la tensión, por lo que pueden provocar accidentes graves e incluso la muerte.

    Intensidad eficaz en mA a 50 Hz

    Duración del contacto eléctrico

    Fenómeno fisiológico en el organismo

    0 a 3

    No influye

    Umbral de percepción, no existe riesgo de electrocución.

    3 a 15

    No influye

    Imposibilidad de soltarse, variable hasta la tetanización.

    15 a 25

    Minutos

    Límite de la tolerancia, dificultad de respirar, aumenta la presión arterial, contracción de brazos.

    25 a 50

    Segundos

    Fuerte tetanización, alteraciones cardíacas, inconsciencia, fibrilación.

    50 a 5.000 (5 A)

    Si dura menos de un ciclo cardíaco

    Superior a un ciclo cardíaco

    No se produce fibrilación ventricular, choque fuerte.

    Fibrilación ventricular, inicio de electrocución, marcas visibles sobre la piel.

    Superior a 5.000 (5 A)

    Menos que un ciclo cardíaco

    Superior a un ciclo cardíaco

    Fibrilación ventricular. El comienzo de la electrocución depende de la fase del ciclo cardíaco, inconsciencia, marcas visibles.

    Paro cardíaco reversible, quemaduras, inconsciencia, marcas visibles sobre la piel.

    Efecto sobre el organismo

    c. a (mA)

    c. c (mA)

    Ligera sensación en la mano

    0.4

    1

    Umbral de percepción

    1.1

    5.2

    Choque doloroso y desagradable, sin pérdida de control muscular

    9

    62

    Umbral de corriente límite de control muscular

    16

    76

    Contracción muscular

    23

    90

    Umbral de corrientes peligrosas, fibrilación ventricular

    80

    200

    Umbral depresivo del sistema nervioso

    4.000

    -

    Fisiopatología del daño por electricidad

    Efecto térmico

    El mecanismo patológico más importante de lesión en el trauma eléctrico es la producción de calor. Pero también se combinan efectos electromagnéticos, de electrolisis, roturas de membranas biológicas y fenómenos de excitación nerviosa, muscular y cardiaca.

    La producción de calor depende de la diferencia de resistencia que posee cada tejido. De menor mayor la resistencia de los tejidos cuando se colocan en serie es: nervio, vaso, músculo, tendón, grasa y hueso. El hueso almacena una gran cantidad de calor, disipándose porco a poco hacia el tejido muscular causando un continuo daño muscular y a las estructuras adyacentes. La musculatura más externa y la piel pueden verse dañados si logran disipar rápidamente el calor generado.

    La piel es un órgano con una gran resistencia al paso de la electricidad, lo cual provoca lesiones localizadas a la entrada y a la salida de la corriente. Las lesiones que se producen en el punto de salida no tienen por qué ser siempre mayores que las producidas en el punto de entrada. Este hecho no sólo depende de los parámetros de la electricidad sino también del recorrido que realice y del grado de humedad de la piel en las localizaciones de entrada y salida.

    La mayor severidad del contacto eléctrico se produce en las extremidades.

    Efecto a nivel celular

    Se trata de la presencia de signos clínicos no explicables por el efecto térmico. A nivel celular se producen roturas en los enlaces macromoleculares causando desnaturalización proteica y alteraciones estructurales en el ADN y ARN. También se producen alteraciones en el tamaño, la geometría y la orientación celular.

    Manifestaciones clínicas.

    Las presentaciones clínicas del daño eléctrico son muy variables, abarcando desde pequeñas lesiones cutáneas hasta grandes traumatismos con afectación multiorgánica. La severidad del traumatismo causado depende de los parámetros del flujo eléctrico, del calor generado según la resistencia de los tejidos que atraviesa, si los tejidos por los que pasa se disponen en serie o en paralelo (el trayecto más deletéreo es el de mano - mano) y de la presencia de fracturas debidas a la tetanización muscular.

    Lesión cutánea

    La piel posee una elevada resistencia al paso de la corriente eléctrica. En corrientes de bajo voltaje es necesaria una determinada densidad de corriente (amperios/cm2) para producir una lesión. En corrientes de alto voltaje se produce una lesión de entrada y otra de salida con áreas de carbonización adyacente. A menudo el contacto eléctrico puede desencadenar la ignición de las ropas de la víctima, añadiéndose aun más morbilidad por la presencia de quemaduras por llama e incluso un síndrome de inhalación de humo.

    En otras ocasiones se pueden hallar “marcas de corriente” distribuidas por gran parte de la superficie corporal cutánea. Este hallazgo es debido a la incorporación del organismo en el campo electromagnético de la corriente realizando así el flujo eléctrico múltiples circuitos accesorios al recorrido principal.

    Lesión muscular

    El daño muscular y sus consecuencias sistémicas, dominan el cuadro clínico inmediatamente después del shock eléctrico por alto voltaje. Esta lesión se produce por efecto térmico directo o por disipación de calor desde otras estructuras con mayor resistencia al paso eléctrico. La gran cantidad de tejido muscular que puede verse afectado recuerda al aplastamiento. Esta gran vulnerabilidad del músculo es debida a su buena vascularización y a la presencia adyacente de tejidos de alta resistencia, los tendones y el tejido graso circundante. En los primeros momentos, los límites de la lesión muscular son difíciles de establecer. El músculo que sangra pero no tiene signos de contractilidad se necrosará en las siguientes horas. En el daño final de este tejido intervienen simultáneamente el trauma térmico y el eléctrico.

    Lesión vascular

    Los vasos sanguíneos son tejidos de baja resistencia. La electricidad provoca el despegamiento parcial de una capa de la pared vascular, iniciándose así la formación de una trombosis intravascular cuando el calor generado es elevado. No es frecuente que se produzcan trombosis en vasos cuyo diámetro sea > 3mm inmediatamente después de sufrir el shock eléctrico. Sin embargo, es frecuente que suceda la rotura tardía alrededor de dos semanas después del traumatismo. Si el calores aún mayor, se produce lisis celular que da lugar a la oclusión del vaso.

    Lesión cardiaca

    Es conocido que el trauma eléctrico puede causar la muerte por la producción de arritmias letales. Se estima que aproximadamente un 37% de los pacientes que sufren un traumatismo eléctrico desarrollar algún tipo de lesión cardiaca.

    En pacientes que sufren una descarga por bajo voltaje, se puede desencadenar una arritmia maligna y fallecer.

    En el caso de descargas por alto voltaje la lesión cardiaca se resume en arritmias como la taquicardia sinusal. Habitualmente estas lesiones se resuelven en horas o días. El daño puro del músculo cardiaco es raro.

    Diversos estudios han demostrado que el riesgo de sufrir una arritmia después de un shock eléctrico es bajo y aun así la mayoría de estas sólo permanece durante el período prehospitalario.

    Lesión neurológica

    Este tipo de lesiones son frecuentes en el trauma eléctrico por alto voltaje o por rayo. El tránsito de la corriente puede o no incluir en su circuito la región cráneo - espinal para dar lugar a un amplio espectro de lesiones, centrales o periféricas, inmediatas o retardadas y transitorias o permanentes. A este efecto, también se puede sumar el daño craneal que pueda suponer un traumatismo a este nivel por el desplazamiento súbito de la fuente eléctrica. La pérdida de conciencia es frecuente, causando desde una hipo ventilación leve hasta una insuficiencia respiratoria grave y fallecimiento. Otras alteraciones de tipo central pero de duración transitoria son: cefaleas de distinto grado, crisis epilépticas, ansiedad, depresión postraumática, inatención, falta de concentración, pérdida de memoria e incapacidad para el aprendizaje. Aún no está aclarado el por qué no todos los pacientes que sufren un shock eléctrico presentan alteraciones neurológicas y el papel que juegan ciertos factores como la edad del paciente, la cantidad de voltaje que sufrió, etc.

    El daño medular puede ser de presentación aguda o retardada. El daño medular agudo aparece a las pocas horas del suceso y su recuperación es rápida en horas o días después del accidente. El daño retardado se instaura días después del trauma y su recuperación es muy lenta pero incompleta, pudiendo tardar en este proceso varios años. La patogénesis de esta alteración no es conocida. Estudios experimentales apuntan hacia un origen vascular que desemboca posteriormente en edema y muerte neuronal. Todavía se desconoce su diagnóstico precoz y un tratamiento más eficaz que la rehabilitación precoz y prolongada.

    La neuropatía periférica aguda en la lesión neurológica más frecuente. Es el resultado de la suma del daño eléctrico y térmico a lo que se puede añadir la compresión local por edema. Aparece varias semanas o incluso años después del accidente y es la consecuencia de una degeneración de las fibras nerviosas que llevan a la fibrosis.

    Lesión ósea

    Aproximadamente un 100% de las víctimas que sufren una descarga eléctrica de alto voltaje tienen alguna fractura. Esto es debido a la intensa tetanización muscular que se produce en este tipo de descargas. Esta tetanización puede provocar fracturas de huesos largos, fracturas espinales con compresión medular, luxaciones articulares y herniación de discos intervertebrales.

    Cuando los tejidos se disponen en serie, el hueso es el que ofrece mayor resistencia al paso eléctrico. Cuando se disponen en paralelo, son el músculo y los vasos los que generan una mayor cantidad de calor.

    Lesiones de otros órganos

    Los órganos intraabdominales pueden sufrir lesiones diversas como perforación en el estómago, intestino, vejiga o necrosis hepáticas o pancreáticas. Estas lesiones pueden ocurrir en presencia o en ausencia de quemaduras en la pared abdominal.

    Los daños oculares son frecuentes cuando la corriente de alto voltaje atraviesa la cabeza. Estos incluyen cataratas, lesiones oculares u oclusiones de la arteria central de la retina. Es característica la formación de cataratas de forma tardía, sucediéndose esta lesión entre varias semanas y varios años después del trauma.

    RIESGO POR RAYOS

    Preparación para una tormenta eléctrica y rayos

    • Familiarícese con los términos que se usan para identificar un riesgo de tormenta eléctrica y entienda la diferencia entre una vigilancia de tormenta eléctrica severa y una advertencia de tormenta eléctrica severa.

    • Una vigilancia de tormenta eléctrica indica que existe la posibilidad de que se produzca una tormenta eléctrica en su área.

    • Una advertencia de tormenta eléctrica significa que está ocurriendo una tormenta eléctrica o que es probable que ocurra pronto. Si se le indica que vaya a refugiarse, hágalo de inmediato.

    • Prepare un equipo de suministros de emergencia.

    • Quite los árboles y ramas muertos o podridos que podrían caerse y causar lesiones o daños durante una tormenta eléctrica severa.

    • Aplique la regla de seguridad 30/30 con respecto a los rayos. Si ve un rayo y no puede contar hasta 30 antes de oír el trueno, vaya a guarecerse a un lugar interior. Permanezca 30 minutos en el interior después de haber oído el último trueno.

    • Visite NOAA Watch donde encontrará más información relacionada con el tiempo (en inglés).

    Informar de los peligros eléctricos

    La mayoría de nosotros entendemos muy poco de electricidad. Moviendo interruptores encendemos o apagamos luces o ponemos en movimiento una máquina. Cambiamos una bombilla cuando se funde. Pero aparte de eso, sabemos muy poco sobre cómo funciona la electricidad. Tomamos la electricidad y sus muchas aplicaciones casi por su puesto, porque hace muchas cosas para nosotros fácilmente y siempre que lo queramos.
    Tengo la completa seguridad de que muchos de ustedes piensan que sólo las tensiones altas son las peligrosas, pero hoy quiero poner énfasis en que tensiones de 115 voltios y más bajas, también pueden matar.
    Demasiada gente cree que no hay peligro de choque en circuitos de baja tensión. Al decir baja tensión me refiero a los circuitos de 110 a 120 voltios que tenemos en nuestras casas y aquí en el trabajo y también a los circuitos de 220 a 240 voltios.
    En casi todos los países son miles de personas que mueren anualmente debido a la corriente eléctrica. Los cables eléctricos y aparatos eléctricos en malas condiciones son la causa de los cientos de miles de fuegos alrededor del mundo.
    Y no caigamos en el error de culpar a la electricidad, y sólo a ella, por esas pérdidas. Ustedes saben muy bien cómo se producen los accidentes eléctricos y cómo se pueden prevenir.
    En demasiados casos, esos accidentes suelen ser el resultado de nuestros actos inseguros. Como en muchas otras cosas con las que trabajamos, nosotros podemos minimizar los malos efectos solamente con tener un poco de precaución.
    Algunas empresas tienen récords que muestran que han muerto obreros con una tensión tan baja como 46 voltios. Si aceptamos esto como u hecho, entonces debemos considerar que cualquier circuito que lleve 46 o más voltios es peligroso.
    Hay algunas cosas acerca de la electricidad que debemos saber para protegerse contra el choque eléctrico al manejar perforadoras, sierras eléctricas, pulidoras, lijadoras, etc. Y deben recordar que no será la cantidad de electricidad en un circuito lo que supondrá la diferencia entre la vida y la muerte si se ponen en contacto con una fuente viva de electricidad. Lo que supondrá la diferencia será la cantidad de corriente que atravesará las partes vitales de su cuerpo.
    Las estadísticas muestran que muchos trabajadores mueren cada año a consecuencia de circuitos de 115 voltios. Las autoridades en la materia afirman que un choque equivalente a la cantidad de corriente que usa una bombilla de 5 ó 10 vatios lleva más que suficiente corriente para matar a un ser humano.

    Recuerden que la condición de su cuerpo tiene que ver mucho con las posibilidades de sufrir un choque fatal. Si sus manos están sudorosas, sus calcetines o zapatos mojados o húmedos, si el suelo está mojado o si ustedes están parados sobre un charco de agua, esta humedad permitirá que pase más corriente a través de sus cuerpos.

    Cuando trabajen con herramientas portátiles eléctricas en lugares mojados o húmedos, dentro de tanques o calentadores u otros equipos o sistemas de tubería enterrados que puedan tocar y al así hacerlo crear una senda a través de sus cuerpos por donde la electricidad pueda pasar a tierra, deben tomar precauciones.
    Antes de enchufar un equipo en un tomacorriente deben asegurarse de que está puesto a tierra. Tratándose de herramientas, el cable a tierra suele estar incorporado dentro de la línea eléctrica de la herramienta o sino hay un cable extra que está unido al exterior de la línea.
    Si el cordón que están usando tiene un enchufe de tres vástagos y hay orificios correspondientes para ellos en el tomacorriente, pueden estar seguros que el circuito tiene un sistema a tierra incorporado y que están protegidos cuando lo enchufan. Pero si el enchufe no tiene tres vástagos o si el tomacorriente no tiene tres orificios, antes de usar la herramienta asegúrese que está conectada a tierra de alguna forma.
    Y para terminar, asegúrense que informan siempre que encuentran cordones desgastados o rotos. Y si alguna vez reciben un choque proveniente de un equipo que están usando, asegúrese que me lo comunican para que lo podamos reparar. Dejemos las reparaciones eléctricas a los electricistas y asegurémonos que usamos equipos a tierra para evitar los peligros eléctricos.

    CINCO REGLAS DE ORO EN TRABAJO EN INSTALACIONES ELÉCTRICAS

  • Abrir todas las fuentes de tensión.

  • Bloquear los aparatos de corte.

  • Verificar la ausencia de tensión.

  • Poner a tierra y en cortocircuito todas las posibles fuentes de tensión.

  • Delimitar y señalizar la zona de trabajo.

  • 10 MANDAMIENTOS DE UN BUEN BLOQUEO ELÉCTRICO SEGURO Y ADECUADO

  • Todos los controles de operación deben permanecer apagados.

  • Nunca confíe en un circuito de control desactivado.

  • Antes de verificar el circuito, pruebe su tester en una fuente conocida.

  • Pruebe el circuito del lado de la carga después de cerrar el interruptor.

  • Asegúrese de que todos los circuitos interconectados estén desactivados y bloqueados de manera segura.

  • Pruebe el circuito de carga para asegurarse que esté desactivado.

  • Verifique su tester o voltímetro antes y después del bloqueo.

  • Verifique si la máquina o equipo en el que va a trabajar este totalmente desactivado.

  • Descargue toda energía residual que tenga la máquina o equipo, eléctrica, hidráulica, mecánica, etc.

  • TU SALUD ES LO PRIMERO, TU FAMILIA TE ESPERA.

  • PRIMEROS AUXILIOS

    Si hay alguna actividad laboral en la que la formación en primeros auxilios sea realmente vital es en aquellos trabajos que producen, transportan o manejan electricidad. En 4 - 5 minutos pueden producirse daños irrecuperables, por lo que una actuación a tiempo puede salvar una vida.

    Tiempo en el que se empieza a reanimar

    Porcentaje de

    recuperaciones

    1 minuto

    95%

    2 minutos

    90%

    3 minutos

    75%

    4 minutos

    50%

    5 minutos

    25%

    6 minutos

    1%

    Salta a la vista que es imprescindible una actuación inmediata en los primeros tres minutos para tener cierta garantía de recuperación. Para que se pueda actuar rápidamente es fundamental tener claro qué es lo que se debe hacer. El siguiente esquema puede ayudar a saber cuáles son los pasos a dar en caso de accidente eléctrico:

    Atrapado al circuito ¿se puede

    desconectar?

    Sí No

    Desconectar Proteger con aislante

    Librar mano atrapada

    Queda en libertad

    ¿Está consciente?

    Sí No

    Aplicar técnicas de

    reanimación

    Atención médica

    PROTECCIÓN PERSONAL

    Introducción

    Cualquier tipo de protección individual debe reunir una serie de características:

    • Debe ser fácil de manejar.

    • Deberá permitir la realización del trabajo, sin suponer una merma en las posibilidades de actuación.

    • Debe ser cómodo procurando si es posible que siente bien.

    Protección de ojos, cara y cabeza

    Los ojos son unos de los órganos más sensibles del ser humano. Para protegerlos podemos encontrar gafas adecuadas, pero es preferible emplear pantallas, pues protegen también la cara de posibles quemaduras producidas por arcos eléctricos.

    Estas pantallas deben tener unas propiedades dieléctricas adecuadas a la tensión de trabajo y además ciertas características resistentes contra impactos debido a que a veces en los procesos de arco se produce proyección de partículas, sólidas o fundidas.

    Pueden ir montadas sobre un arnés específicamente diseñado al efecto o bien acopladas a un casco. El casco puede poseer características aislantes que lo hagan adecuado para ofrecer una protección adecuada a la cabeza.

    Protección de las manos y brazos

    Debido a la naturaleza de los trabajos efectuados con estos órganos existen muchas posibilidades de que entren en contacto con partes activas de la instalación o con partes normalmente no activas o masas accidentalmente puestas en tensión.

    La filosofía de este tipo de protecciones es incrementar la resistencia de contacto interponiendo entre el cuerpo del trabajador y los elementos anteriormente citados una barrera de gran resistencia eléctrica, con el fin de hacer lo más pequeña posible la corriente que pasaría por el cuerpo en caso de un hipotético accidente.

    Existen varios tipos, guantes, manoplas (sin dedos), dedales, manguitos… Sólo existe normativa para las características que deben reunir los guantes, que también son los elementos más empleados, en ocasiones conjuntamente con manguitos, que pueden proteger brazos y/o antebrazos.

    La elección debe hacerse en función de la tensión de la instalación. El correcto mantenimiento es muy importante, debido a la alta responsabilidad de estos equipos. Es preciso comprobar de manera previa a su uso que no estén perforados. Asimismo es importante almacenarlos en lugares secos y oscuros, pues el material del que están fabricados se degrada con las radiaciones ultravioletas.

    Otras prendas

    Actualmente no existe ni calzado ni ropa aislante debidamente homologada como protección contra el riesgo eléctrico. Esto es debido principalmente a problemas de degradación con el tiempo y con la luz de los materiales que se conocen en la actualidad.

    Sin embargo, es de esperar que en un futuro no muy lejano, aparezcan en el mercado EPI's destinados a aumentar la resistencia de contacto de los pies y a proteger el cuerpo contra las consecuencias del arco eléctrico.

    Material de seguridad

    Además del equipo de protección individual (gafas, cascos, calzado, etc) se considera como material de seguridad para los trabajos en instalaciones de baja tensión el siguiente:

    • Guantes aislantes de baja tensión.

    • Banquetas o alfombras aislantes.

    • Báinas y caperuzas aislantes.

    • Comprobadores o discriminadores de tensión.

    • Herramientas aisladas.

    • Material de señalización (discos, barreras, banderines, etc.

    • Lámparas portátiles.

    • Transformadores de seguridad a 24V.

    • Transformadores de separación de circuitos.

    Arneses anti - caídas

    Los arneses anti - caídas se engloban dentro de los EPI de Categoría 3, lo que quiere decir que son productos para el nivel de riesgo más elevado: peligro de muerte o lesiones irreparables para el usuario. Además de la homologación obligatoria (marcado CE) es necesario leer las instrucciones de uso para hacer un correcto uso de estos equipos. También se deberán someter a revisiones como mínimo anuales y obligatoriamente serán sustituidos desde el momento en que se haya producido alguna caída o sufran cualquier tipo de deformación o corte.

    Los arneses pueden disponer de distintos tipos de puntos de enganche. El más habitual es el Dorsal (en la parte superior de la espalda), pero además también pueden incluir enganche esternal sencillo (un punto en el centro del pecho) o esternal doble (dos puntos independientes, uno en cada pectoral). Para trabajos de rescate, ascenso, descenso o en suspensión es recomendable el enganche ventral o también conocido como umbilical que nos permitirá sin esfuerzo mantener una posición natural más o menos erguida. Además podrán llevar opcionalmente incorporado un cinturón de posicionamiento que nos proveerá de al menos dos puntos laterales de amarre.

    SEÑALIZACIÓN

    Señales en forma de panel

  • Características intrínsecas:

  • La forma y colores de estas señales se definen en el apartado 3, en función del tipo de señal que se trate.

  • Los pictogramas serán lo más sencillos posible, evitándose detalles inútiles para su comprensión. Podrán variar ligeramente o ser más detallados que los indicados en el apartado 3, siempre que su significado sea equivalente y no existan diferencias o adaptaciones que impidan percibir claramente su significado.

  • Las señales serán de un material que resista lo mejor posible los golpes, las inclemencias del tiempo y las agresiones medio ambientales.

  • Las dimensiones de las señales, así como sus características colorimétricas y fotométricas, garantizarán su buena visibilidad y comprensión.

  • Requisitos de utilización:

  • Las señales se instalarán preferentemente a una altura y en una posición apropiadas en relación al ángulo visual, teniendo en cuenta posibles obstáculos, en la proximidad inmediata del riesgo u objeto que deba señalizarse o, cuando se trate de un riesgo general, en el acceso a la zona de riesgo.

  • El lugar de emplazamiento de la señal deberá estar bien iluminado, ser accesible y fácilmente visible. Si la iluminación general es insuficiente, se empleará una iluminación adicional o se utilizarán colores fosforescentes o materiales fluorescentes.

  • A fin de evitar la disminución de la eficacia de la señalización no se utilizarán demasiadas señales próximas entre sí.

  • Las señales deberán retirarse cuando deje de existir la situación que las justificaba.

  • Tipos de señales:

  • Señales de advertencia.

  • Forma triangular. Pictograma negro sobre fondo amarillo (el amarillo deberá cubrir como mínimo el 50% de la superficie de la señal), bordes negros.

    Materias inflamables

    Materias explosivas

    Materias tóxicas

    Materias corrosivas

    Materias radiactivas

    Cargas suspendidas

    Vehículos de manutención

    Riesgo eléctrico

    Peligro en general

    Radiación láser

    Materias comburentes

    Radiaciones no ionizantes

    Campo magnético intenso

    Riesgo de tropezar

    Caída a distinto nivel

    Riesgo biológico

    Baja temperatura

    4