Revoluciones burguesas

Historia universal contempóranea. Revolución Industrial y Francesa. Industrialización. Capitalismo. Etapas. Napoleón. Asalto a la Bastilla

  • Enviado por: Lil Mss Play Bunny
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


LAS REVOLUCIONES BURGUESAS

Hubo dos revoluciones burguesas, las Revoluciones Industrial y Francesa que se manifestaron simultáneamente en la 2º mitad del SG XVIII en ambas la burguesía fue la clase social beneficiada y dieron lugar al capitalismo. Las dos sirvieron de modelo para otras revoluciones ocurridas más tarde en otros lugares del mundo. La industrialización inglesa fue tomada como modelo de progreso y desarrollo, y la revolución francesa representó un ideal de libertad y participación política. El triunfo económico y político de la burguesía preparó el camino para la expansión del capitalismo en el mundo. Los efectos siguen teniendo vigencia en el mundo actual.

*LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL*

La crisis del siglo XVII facilitó las condiciones para el desarrollo de esta revolución la cual fue originada en Inglaterra. El surgimiento de una nueva forma de producción del tipo industrial cambió mucho la vida de los hombres. Fue un cambio lento, que tardó casi un siglo en desarrollarse y para que esto pasara fueron necesarios una serie de cambios, condiciones y transformaciones tanto económicas como sociales.

Los cambios en el campo

Los arrendamientos: al abandonarse el sistema feudal la situación económica de muchos señores empeoró ya que sus siervos huían hacia las ciudades o campos diferentes. Al haber menos trabajadores se minimizaron los beneficios. Los grandes terratenientes decidieron entonces alquilar las tierras a cambio de dinero.

El trabajo asalariado: los grandes terratenientes tenían una gran cantidad de campesinos asalariados trabajando en sus tierras.

Hubo varios casos en los cuales los campesinos no ganaban lo suficiente entonces les daban una parcela de tierra laborable. Pudieron acceder a las tierras comunales (bosques) así teniendo la chance de obtener alimentos y combustible.

Los pequeños y medianos propietarios: tenían pequeños terrenos dispersos por diferentes regiones. Fueron las principales victimas de las reformas de los terratenientes.

Los cercamientos: los grandes terratenientes cambiaron la organización agrícola y establecieron el sistema de cercamientos a fin de obtener mayores beneficios.

Este sistema tuvo dos características:

  • Cercaron los bosques y las tierras de pastoreo impidiendo a los campesinos poder alimentar sus rebaños y conseguir leña.

  • Muchos campesinos fueron obligados a renunciar a sus contratos de arrendamientos y se los obligó a convertirse en asalariados son tierra.
    A los pequeños y medianos propietarios le arrebataron sus tierras y se vieron obligados a transformarse en inquilinos a los que se los podía echar sin previo aviso.
    Estas medidas estaban apoyadas por el Estado mediante las cuales los grandes terratenientes se donaban las tierras de los campesinos para utilizarlo en torno a su propio beneficio.

A consecuencia de los cercamientos muchos campesinos se quedaron sin trabajo viéndose obligados a ir a las ciudades en busca de empleo, de este modo, las ciudades se fueron poblando con muchísima gente desocupada y dispuestas a aceptar cualquier salario para poder vivir.

El crecimiento de la población: se debió al aumento de producción de alimentos y al desarrollo del comercio. Se incorporaron nuevos productos de alimentación: las papas, el maíz, el arroz, el azúcar y el chocolate.

Los adelantos técnicos en la industria

Avances técnicos: la sembradora mecánica y la rotación cuatrienal de cultivos.
Telares mecánicos: la lanzadera mecánica y la hiladora.

Una nueva organización

El trabajo artesanal: el artesano trabaja de manera individual, elaboraba el producto en su propia casa y era el único responsable de comprar la materia prima y de vender el producto determinado.

El trabajo a domicilio: el comerciante era el que compraba la materia prima. Él se la entregaba a los trabajadores quienes en sus casas hacían los productos y cobraban a cambio de un salario. El comerciante también se hacía cargo de vender el producto terminado en los mercados.

Los campesinos se fueron alejando del trabajo de tierra comenzando a surgir talleres rurales (Ej.: textiles) así comenzando a depender de los burgueses los cuales pagaban su salario.

La manufactura: la burguesía creo grandes talleres manufactureros. Los trabajadores comenzaron a trabajar fuera de sus casas teniendo la obligación de asistir a los talleres las cuales estaban bajo el control y la dirección del dueño. El dueño era el propietario de las herramientas y de la materia prima.

A los dueños de estos talleres se los denominaba “empresarios-capitalistas” porque eran los beneficiarios del capital que permitía organizar la empresa y a los trabajadores se los denominaba “proletariados” porque tenían muchos hijos así teniendo la obligación de salir a trabajar para mantener a sus familias.

Máquina de vapor: fue la principal herramienta de este período. El uso de vapor como energía fue utilizado en las industrias metalúrgicas y textiles permitiendo el aumento de producción a paso acelerado. Dio origen a las industrias modernas.

La expansión del mercado internacional

Distintas regiones como América, Asia Y África estaban conectadas con Europa a través de la economía. Inglaterra se convirtió en la principal potencia mundial, estableciendo colonias de las cuales obtuvo materias primas baratas y en las que podía colocar sus productos elaborados.

El surgimiento de las fábricas: la Revolución Industrial despegó con la industria textil, basada en la elaboración de algodón importado de las colonias.

Los nuevos inventos contribuyeron al surgimiento de las fábricas. Las fábricas reemplazaron a los talleres manufactureros y se constituyeron en la base de la organización económica capitalista.
Las máquinas eran muy costas, solo podían adquirirlas los burgueses adinerados.
Los obreros debieron cumplir largas jornadas de labor en los nuevos establecimientos.
El trabajo del obrero se alejaba de la artesanía y pasaba a ser una tarea rutinaria. No controlaban la creación total de los productos si no solo una parte de ellos, solo contaban con su fuerza de trabajo.

La industrialización y la acumulación de capitales

Para que existiera la industrialización fue necesario contar con capitales. El capital es aquél dinero que se invierte en la producción, con el que se adquieren máquinas, edificios, herramientas, materias primas. Medios de transporte y el pago de salarios.

Los comerciantes burgueses y los terratenientes tenían el suficiente capital para poner en función las fábricas.

El capital inglés provino de dos fuentes:

  • Las riquezas acumuladas como consecuencia de la expansión colonial.

  • Los beneficios que produjo el crecimiento agrícola.

Las consecuencias sociales de la industrialización

El crecimiento urbano: alrededor de las fábricas se fueron formando barrios habitados por los nuevos trabajadores que iban a las ciudades en busca de empleo.

Las zonas industriales carecían de servicios de limpieza, sanitarios y de abastecimiento de agua. Los obreros debieron sobrevivir en condiciones muy duras, de poco higiene, trayendo la reaparición de epidemias de enfermedades contagiosas.

El conflicto social entre obreros y burgueses: las inestables condiciones de vida y las desigualdades sociales fueron la causa del enfrentamiento entre obreros y burgueses.

Las extensas jornadas laborales, ninguna clase de protección social, el trabajo de mujeres y niños los cuales eran pagados con salarios más bajos fue un resultado que enriqueció a los dueños de los talleres y fábricas, los grandes comerciantes y los banqueros.

Las primeras protestas fueron rebeliones campesinas, motines por abastecimiento y consumo. Luego fueron apareciendo organizaciones que luchaban por la defensa de los intereses de los trabajadores, hacían huelgas por aumentos de salarios, condiciones de trabajo y reducción de la jornada laboral.

Los destructores de máquinas: los trabajadores empobrecidos quemaban depósitos de materias primas, productos terminados y maquinarias. La destrucción de máquinas fue la única arma que encontraban para luchar por sus necesidades de algunas de sus demandas.

La hostilidad de la clase obrera hacia la nueva maquinaria industrial se debía a que ésta permitía ahorrar trabajo y con ello amenazar el empleo de los trabajadores.

El capitalismo

El capitalismo surgió a causa de cambios sociales y económicos, fue una nueva forma de organización del trabajo fabril y el obrero industrial.

El capitalismo originó enfrentamientos entre:

  • Burguesía: propietaria de todos los medios necesarios para la producción.

  • Obreros: trabajadores sin tierras ni herramientas para producir productos para poder sobrevivir.

Se diferencian de tal forma por como el capitalismo organizaba la producción de mercaderías. Los obreros producían más de lo que necesitaban para sobrevivir, pero los burgueses le pagaban el sueldo con la mínima cantidad de dinero posible. Esto originaba una ganancia que estaba en manos de los burgueses teniendo ellos el control de donde invertir las ganancias.

*LA REVOLUCIÓN FRANCESA*

La Revolución Francesa fue el cambio político más importante que se produjo en Europa a fines del SG. XVIII.

Significó el triunfo de la burguesía francesa sobre la nobleza permitiendo terminar con el sistema feudal en casi toda Europa. También triunfaron los ideales libres.

Se trato de un proceso de algunos años antes de 1789 concluyendo hacia 1814, cuando los partidarios del absolutismo derrotaron a Napoleón y restablecieron la monarquía. Durante más de veinticinco años hubo conflictos, marchas y contramarchas.

La primera etapa: el triunfo de la alta burguesía (1789-1791)

La crisis del antiguo régimen y la reacción feudal: durante el reinado de Luis XVI (1643-1715) Francia se hallaba bajo el dominio de una monarquía absoluta. El poder del rey y de la nobleza eran la base del antiguo régimen. Aunque aparentaba tan fuerte, ocultaba una precaria situación económica.

La crisis fue empeorando durante los reinados de Luis XV y Luis XVI. El Estado se mantenía gracias a una fuerte recaudación de impuestos.

La monarquía se endeudó y para intentar salir de la complicada situación financiera comenzaron a cobrar más impuestos.

Los ministros intentaron de introducir algunas nuevas reformas para aliviar la crisis financiera. Robert Turgot liberalizó el comercio de cereales, provocando el aumento del pan y el descontento del pueblo. Intentó suprimir los gremios y crear un impuesto obligatorio sobre todas las propiedades territoriales.

Luego vino Jacques Necker, el cual fue recibido con el descontento ante las medidas del gobierno el cual iba aumentando y el envío de tropas a la guerra estadounidense el cual representaba un nuevo gasto. Necker presentó un informe al rey explicado el estado financiero de Francia y trató de recaudar más impuestos obligando a los nobles a cumplir sus pagos. La nobleza alzó una protesta llevando dos tipos de acciones para que su posición no empeorara:

  • Intentó acaparar los puestos principales de la burocracia estatal.

  • Aumentó la explotación de los campesinos exigiéndoles mayores contribuciones.

Al hacer esto la nobleza demostró que estaba dispuesta a enfrentarse con la monarquía si era necesario, así despegando el comienzo del proceso revolucionario.

Muchos nobles no confiaba en el rey y llamaron a una reunión de los Estados Generales.

Los Estados Generales: era una asamblea compuesta con representantes de las tres clases sociales, en 1º lugar el clero, 2º la nobleza y 3º el resto de la población (burgueses, campesinos, trabajadores urbanos, etc.). Constituía en hacerle pedidos al rey y este los aceptaba o los rechazaba según su propio criterio. Los representantes de cada clase social se reunían por separado y realizaban una votación. Cada clase valía por uno, así siempre ganando la clase privilegiada por tener dos votos dejando al tercer estado siempre en minoría.

La reunión de los Estados Generales: se inicia la revolución burguesa: la reunión de los Estados Generales fue en 1789. Francia se encontraba en una citación de descontento y de agitación social generalizados.

La crisis económica y la debilidad de la monarquía permitieron a los del tercer estado iniciar una ofensiva política. Exigieron que todos los diputados deliberaran en una misma asamblea y que los votos se contaran individualmente. Hubo una gran oposición de parte de las clases privilegiadas.

Los representantes del tercer estado decidieron dejar de accionar en los Estados Generales si no en la Asamblea Nacional para poder armar una constitución y poder triunfar.

El juramento de la cancha de pelota: en ella los representantes del tercer estado juraron mantenerse unidos hasta lograr el establecimiento de una constitución. Con esta acción quedó reafirmada la voluntad reformadora de la burguesía francesa.

Levantamientos urbanos y campesinos: los diputados burgueses decidieron que era necesaria la participación de los otros sectores que componían el tercer estado: las masas de trabajadores urbanos y los campesinos.

La aparición masiva de los sectores populares urbanos en la lucha revolucionaria se produjo durante la toma de la Bastilla. Se movilizó por las calles de la ciudad y finalmente tomó la cárcel de la ciudad. Al ver esta fuerza, los partidarios del antiguo régimen quedaron atemorizados sirviéndole a los revolucionarios para poder acabar con absolutismo. De esta forma los burgueses podían transformar a los Estados Generales en una Asamblea Nacional, y desplazar así del poder a los nobles y a los defensores del absolutismo.

La toma de la Bastilla: el pueblo tomó la cárcel (donde se encontraban todos los opositores del absolutismo dejándolos en libertad) para apropiarse de las armas que estaba almacenadas.

Mientras la agitación revolucionaria sacudía a París, campesinos se armaron para defenderse y refugiarse en los castillos de los nobles los cuales saquearon y quemaron en venganza a la explotación a los que estaban sometidos.

La burguesía francesa no pudo establecer un acuerdo pacifico con la nobleza.

El triunfo de la burguesía moderada: la monarquía constitucional: la Asamblea Nacional estaba controlada por los representantes de la burguesía, esta estaba dividida por la alta burguesía y la baja burguesía las cuales comenzaron a tener sus diferencias. Los miembros de la alta burguesía se hacían llamar Girondinos (los cuales adoptaron posturas moderadas. Eran partidarios de evitar enfrentamientos y de negociar con algunos representantes del antiguo régimen) y los de la baja burguesía se identificaron como Jacobinos (querían profundizar la Revolución. Eran partidarios de eliminar totalmente a la monarquía y construir una república democrática en las que todos tuvieran derecho a participar.)

La Asamblea Nacional decidió suprimir todos los privilegios de la nobleza, a la que obligó a pagar impuestos, y eliminar el diezmo de la Iglesia. Con ello quedo abolido legalmente el sistema feudal. Días después se redactó la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano donde quedaron establecidas tres pautas: libertad, igualdad y fraternidad.

La segunda etapa: el gobierno de la baja burguesía (1792-1794)

El fracaso de la burguesía moderada y la guerra con el extranjero: la huida del rey marcó el fin de cualquier tipo de alianza. La monarquía constitucional fracasó en Francia porque ni la nobleza ni la corte real estaban dispuestas a aceptar ningún tipo de recorte de su poder.

Los Girondinos pensaban que la guerra era la mejor manera para lograr la extensión de la Revolución a otros países. Para los revolucionarios franceses la liberación de Francia era el primer paso hacia el triunfo universal de la libertad. Se sentían obligados a ayudar a los pueblos que estaban sometidos a la aristocracia.

La guerra estallo y a causa de ejércitos de débil preparación y escaso armamento, fueron derrotados. El ejercito extranjero le demostró al pueblo de Francia su alianza con el rey francés así derribando a la monarquía y encarceló al rey y a su familia. La Asamblea Nacional fue reemplazada por la Convención.

La burguesía jacobina y la creación de la República: la instalación de la Convención y la captura del rey abrieron el camino para la creación de una República.

Representantes del pueblo fueron elegidos, permitiendo una mayor participación de los sectores populares en el gobierno lo cual fortaleció el poder de la burguesía jacobina. Sus principales dirigentes fueron Dantón, Robespierre, Marat y Saint Just.

Este nuevo gobierno tenía una alianza entre la burguesía jacobina y los sans-culottes.

La república jacobina debió frenar los avances militares del extranjero y terminar con la resistencia aristocrática y controlar a los girondinos que se oponían a su forma de gobernar.

La República se radicaliza: la política de Robespierre: durante el año 1793 los jacobinos aumentaron su poder político y ejercieron el gobierno a través del Comité de Salvación Pública. El Comité se convirtió en un poder independiente de los otros poderes de la República, fue la institución que asumió con más decisión y audacia la conducción del proceso revolucionario. Su poder se fue personalizando en la figura de Robespierre.

Se organizaron Tribunales Populares, donde se condenaba a muerte a todos aquellos sospechosos de no estar de acuerdo con el gobierno jacobino o de haber colaborado con el enemigo extranjero. Durante esta época muchos nobles y clérigos fueron acusados de contrarrevolucionarios recibiendo la pena de cortarles la cabeza en la guillotina.

La caída de la República: los sectores populares sufrían de una crisis económica y quería tener más influencia en la política.

El Comité aceptó la petición de los Sans-Culottes de establecer un control de precios para los alimentos y se pusieron penas muy duras con aquellos que aumentaban el precio y especularan con la escasez de los productos primarios.

Las medidas del Comité no tomaron el resultado requerido por los Sans-Culottes rompiendo su alianza con los jacobinos, debilitando el poder de Robespierre sobre la República.

La tercera etapa: la alta burguesía recupera el poder (1749-1815)

La época napoleónica: la alta burguesía produjo un golpe de Estado. Los jacobinos fueron desplazados del gobierno y sus principales lideres fueron guillotinados.

Con el nuevo gobierno, llamado Directorio, los sectores populares perdieron el derecho al voto y se eliminó el control de los precios favoreciendo a los comerciantes y especuladores.

Para que sus medidas aún sean más respetadas se apoyaron sobre los militares. Este gobierno no duro mucho ya que uno de los militares, Napoleón Bonaparte, los traicionó haciendo otro golpe de Estado y quedándose con todo el poder auto denominándose emperador en 1804.

Napoleón conservó muchos de los principios de la Revolución de 1789, a través del cual creo el Código Civil que sirvió de modelo a otros países europeos.

La restauración del antiguo régimen en Europa

El avance de los ejércitos franceses por toda Europa, al mando de Napoleón, hizo que los gobiernos europeos pensaran que el objetivo de la guerra ya no era la liberación de los pueblos sometidos al absolutismo, si no la conquista de nuevos territorios.

Por iniciativa de Inglaterra varios países europeos organizaron una alianza militar, a la que llamaron Santa Alianza la cual en 1815 derrotó a Napoleón.

En Europa comenzó un período de restauración de las ideas del antiguo régimen.

Los periódicos y la Revolución

Los gobiernos franceses del antiguo régimen adoptaron métodos para limitar la libertad de imprenta, incluso amenazaron con la prisión y la horca.

Siguiendo las ideas del mercantilismo, la corona benefició a un pequeño grupo de burgueses a la producción legal de libros.

Estos privilegios fueron abolidos cuando hubo una fuerte necesidad de parte del pueblo de obtener información, imprimiendo unos 350 periódicos y panfletos.

Vídeos relacionados