Revolución rusa

Historia Universal contemporánea. Rusia zarista. Comunismo. Soviets. Bolcheviques

  • Enviado por: Kokito
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 7: LA REVOLUCIÓN RUSA. LA URSS

  • Un gigante con pies de barro

  • A comienzos del siglo XX, Rusia seguía siendo una gran potencia europea y uno de los países más atrasados del continente, a este atraso le llevaba el absolutismo zarista que se mantenía. Todo esto hizo que surgieran los movimientos revolucionarios y la gran revolución de 1917, que puso fin al imperio zarista.

    Progreso económico y atraso social

    El Imperio Ruso era una de las grande potencias mundiales pero esta fortaleza era solo aparente. El retraso económico y social mantenía a Rusia muy alejada de las naciones modernas.

    Socialmente Rusia era una mezcla de desarrollo y atraso. Había grandes diferencias en la sociedad, iban desde la pequeña minoría, dueña de las grandes fortunas, hasta la mayoría de campesinos y obreros industriales, que vivían en condiciones miserables. Pero entre todo esto hacía falta una clase social media, una burguesía fuerte que hubiese podido modernizar el país y atenuar las desigualdades.

    La mayoría de las zonas rurales seguían estando muy atrasadas y su población seguía viviendo en la miseria. Toda la tierra estaba en manos de la aristocracia, la monarquía, la Iglesia ortodoxa y los grandes terratenientes.

    Se hicieron una serie de reformas entre 1906 y 1910 que solo favorecieron a los Kulaks, los campesinos ricos.

    La industria veía también un tardío desarrollo económico. Las empresas estaban en manos de los capitales extranjeros. El proletariado creció notablemente entre finales del XIX y principios del XX.

    La población campesina ocupaba el 80% de la población, vivían en condiciones miserables pero el hecho de estar concentrados en grandes fábricas favoreció la extensión de las ideas revolucionarias.

    Los enfrentamientos políticos

    El zar gozaba de una autoridad sin límites, controlaba todo el país por medio de una sólida burocracia, una policía todopoderosa y la Iglesia ortodoxa en la que él era la máxima autoridad.

    Comenzaron a surgir numerosos grupos políticos que reclamaban cambios profundos y el fin del absolutismo. Esta nueva clase media deseaba implantar una monarquía parlamentaria y se agrupaban en el Partido Constitucional Demócrata.

    Había un descontento generalizado entre la población campesina que deseaba acceder a la propiedad de la tierra, este descontento surgió alrededor de un Partido Socialista Revolucionario.

    Se extendieron las ideas del marxismo entre los obreros industriales y los intelectuales radicales y crearon el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, y este se dividió en bolcheviques y mencheviques. Los bolcheviques, dirigidos por Lenin, representaban a la izquierda marxista, defendían la insurrección revolucionaria y se oponían a cualquier alianza con la burguesía liberal. Los mencheviques, aceptaban colaborar con los demócratas para derrocar el zarismo e instaurar una democracia.

    La Revolución de 1905

    El movimiento insurreccional de 1905 contra el zarismo ponía de manifiesto los graves problemas de Rusia y las carencias para afrontarlos. El gobierno aceptó una serie de reformas que anuló en cuanto pudo.

    Causas:

    • Crisis económica de 1902-1903, propició la aparición de huelgas obreras, sublevaciones campesinas y numerosas acciones terroristas.

    • Guerra de 1904 entre Rusia y Japón. En la que Japón derrotó a Rusia provocó una enorme conmoción.

    • El domingo sangriento, donde unos obreros hicieron una manifestación pacífica dirigiéndose al palacio imperial “en busca de protección y justicia” y “todos sean iguales y libres”, fue disuelta con unas durísimas represalias y centenares de muertos.

    • El zar Nicolás II aceptó algunas reformas, como fueron la creación de la Duma, asamblea representativa. Pero éste anuló poco después las reformas.

    Rusia volvió a una autocracia. La oposición comprendió que sólo la eliminación del zarismo podía cambiar la situación del país.

  • La Revolución de 1917

  • La revolución de febrero de 1917 puso fin al zarismo. Triunfaron los bolcheviques en la revolución de octubre de ese mismo año.

    La Revolución de Febrero

    En 1914, Rusia entró en la Primera Guerra Mundial, junto a Francia y el Reino Unido. Su atraso económico y la incapacidad del zarismo demostraron el bajo poder de Rusia. Y esta guerra acabó sumiendo al país en un caos y en la revolución.

    A medida que la guerra se prolongaba, el malestar se propagaba entre la población, y el prestigio del zar y de su régimen se venían abajo. Las derrotas y el avance del enemigo hicieron cundir el desaliento y se acusaba al zarismo y a Nicolás II de ser los responsables de los desastres.

    Sólo los bolcheviques se habían opuesto a la entrada de Rusia en la guerra y así las posturas contrarias respecto a la permanencia de Rusia en la guerra aumentaron.

    Se produjeron en Petrogrado manifestaciones espontáneas de protesta, sobre todo de mujeres y a ellas se unieron paulatinamente obreros en huelga, y la policía se vio impotente para controlar la ciudad.

    Ante esta situación, el presidente de la Duma pidió al zar el nombramiento de un nuevo gobierno y Nicolás II respondió clausurando la Duma.

    El 12 de marzo del calendario occidental, una parte de las tropas enviadas contra las manifestaciones se unió a la protesta. La ciudad entera quedó en manos de los sublevados, y los ministros y los mandos militares fueron detenidos. El gobierno dimitió al día siguiente.

    Los diputados de la Duma formaron el Comité Provisional de la Duma, se creó el Sóviet de Obreros y de Soldados de Petrogrado con la denominación de Comité

    Ejecutivo Provisional.

    Surgieron así dos poderes: el de la Duma y el del Sóviet de Petrogrado. Estos formaron un gobierno provisional. Los socialistas moderados apoyaron este gobierno, Nicolás II abdicó en su hermano, pero este no aceptó. El zarismo había muerto.

    Los Gobiernos Provisionales (Marzo-Octubre de 1917)

    A la desaparición del zarismo siguió una serie de gobiernos, de corta duración, cada vez más impopulares. Mientras tanto, los bolcheviques se preparaban para el asalto al poder.

    El primer gobierno provisional se planteó implantar un régimen democrático similar a los existentes en Europa Occidental. Las primeras decisiones del gobierno fueron continuar la guerra junto a sus aliados y aprobar una serie de medidas democratizadoras.

    La caída del zarismo y la instauración del gobierno provisional fueron aceptados en toda Rusia. Los grandes problemas quedaron aplazados. Los más importantes eran: las mejoras sociales en el reparto de la tierra, los deseos de autonomía y la paz. Pero los gobiernos provisionales mantuvieron a Rusia en la Guerra.

    El ejército comenzó a descomponerse, la propaganda a favor de la paz promovida por los bolcheviques se extendía. Los mandos militares eran desobedecidos y las deserciones crecían día a día.

    Durante los meses posteriores a la revolución de febrero, los sóviets se implantaron por todo el país, concentrando así todo el malestar contra los gobiernos provisionales y su poder iba en aumento. Los sóviets se convirtieron en un segundo poder, paralelo al del gobierno.

    Los gobiernos provisionales se sucedían, y las manifestaciones de protesta volvieron a las calles. Finalmente, Kerensky formó un gobierno con mayoría de mencheviques y del Partido Socialista Revolucionario.

    Los bolcheviques seguían manteniendo la crítica a estos gobiernos, se oponían a la continuación de la guerra y exigían el reparto inmediato de las tierras.

    La Revolución de Octubre

    Lo que comenzó en febrero como una sublevación contra el absolutismo zarista, acabó en la primera revolución socialista del mundo. Rusia pasó de la autocracia al socialismo sin dar tiempo a la instauración de un régimen liberal.

    Los bolcheviques formaban un partido con pocos militantes pero su prestigio entre las clases populares aumentaba. Un mes después del derrocamiento del zar, su principal dirigente, Lenin, había regresado a Rusia. Alemania permitió su paso porque sabía que las posiciones pacifistas de los bolcheviques le podían beneficiar.

    Lenin quería una paz inmediata y la instauración de un gobierno de sóviets.

    El gobierno provisional acabó persiquiendo a los bolcheviques. Lenin huyó a Finlandia y muchos dirigentes fueron detenidos.

    Los bolcheviques pedían en su programa:

    • Fin de la Guerra.

    • Reparto de la tierra.

    • Control obrero sobre la producción y el comercio.

    • Nacionalización de la Banca y de la gran industria.

    Al final del verano, el general Kornilov, intentó un golpe de fuerza para constituir un nuevo gobierno que asegurase el orden, donde la ayuda de los bolcheviques fue decisiva.

    Lenin regresó clandestinamente del exilio y convenció al comité central de su partido de la oportunidad de una insurrección armada para derrocar a Kerensky y tomar el poder. La organización del golpe recayó en Trotski.

    La noche del 24 al 25 las tropas y las milicias bolcheviques ocuparon los puntos neurálgicos de Petrogrado. Los ministros fueron arrestados. Lenin, ofreció el poder al II Congreso de los Sóviets de Rusia. El congreso eligió el nuevo gobierno y a Lenin como su presidente.

  • El Nacimiento de la URSS

  • El gobierno bolchevique afrontó las principales reivindicaciones populares. La implantación de la Nueva Política Económica (NEP) consolidó el régimen comunista y produjo una mejora de la situación económica mediante concesiones parciales al capitalismo.

    El Nuevo Régimen: las primeras medidas

    Rusia carecía de experiencias previas sobre la construcción de una sociedad socialista.

    El Consejo de Comisarios del Pueblo promulgó una serie de decretos que pretendían satisfacer las principales reivindicaciones de las clases populares y conseguir su adhesión.

    En 1918, el Congreso de los Sóviets aprobó la primera constitución soviética, “el socialismo sin clases ni estado”, y se confirmaba a los Sóviets como la base del poder revolucionario.

    La paz se convirtió en el primer objetivo del nuevo gobierno. En 1917 se firmó un armisticio con Alemania y Austria-Hungría, y se abrieron negociaciones sobre la paz.

    Lenin defendía la necesidad de alcanzar la paz a cualquier precio como única forma de asegurar la pervivencia de la revolución.

    Trotski, se pronunciaba por la continuación de la guerra como forma de exportar la revolución a otros países.

    La presión del ejército alemán forzó al partido bolchevique y al Gobierno a aceptar las duras condiciones impuestas por Alemania. La paz se firmó en la ciudad de Brest-Litovsk el 3 de marzo. La Revolución se había salvado.

    La Guerra Civil y el Comunismo de Guerra

    En nuevo régimen se enfrentó a una guerra civil que asoló el país, promovida por las fuerzas antirrevolucionarias y por la intervención extrajera. El régimen comunista se consolidó con la creación de la URSS.

    Francia, Reino Unido y Japón querían frenar y castigar al nuevo régimen que había expropiado todas las grandes inversiones de capitales extranjeros y que se negaba a devolver los empréstitos de la época zarista. Estas grandes potencias aportaron capitales y armas a los ejércitos antirrevolucionarios, conocidos como los blancos, enfrentados a los revolucionarios del Ejército Rojo.

    La desorganización y el enfrentamiento en el bando anticomunista facilitaron la defensa del régimen revolucionario. El ejército rojo acabó con los ejércitos blancos a fines de 1919.

    La consolidación del poder soviético se vio refrentada por la creación de la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas. La guerra civil contribuyó a su radicalización y a la supresión de todo tipo de oposición política.

    La situación económica de Rusia se agravó durante la guerra civil. Millones de rusos murieron de hambre y enfermedades durante la guerra civil.

    La Nueva Política Económica

    La revolución había triunfado, pero el coste había sido enorme, el país estaba agotado. Lenin comprendió que el país necesitaba urgentemente una pausa.

    Entre 1921 y 1927, la Nueva Política Económica (NEP) significó un giro radical en la política económica y social de la URSS. La idea fundamental era reinstaurar un capitalismo limitado con el fin de reconstruir la economía.

    Consecuencias:

    • La economía se liberalizó en parte, pero el Estado siguió reservándose el control del crédito y de los sectores clave de la economía. Se introdujeron mejoras en la gestión de las empresas socializadas y se fomentó el cooperativismo en el comercio interior y en el campo.

    • La revitalización de la economía fue inmediata. La NEP trajo consigo problemas sociales, que dividieron al Partido Comunista ante el resurgimiento de una burguesía enriquecida. Pero el balance de la NEP fue positivo, porque restableció las bases económicas, mejoró la producción y las condiciones de vida.

  • El Período Estalinista

  • Stalin instauró una dictadura personal, consolidó el régimen soviético y convirtió la URSS en una gran potencia.

    La Sucesión de Lenin

    Lenin se retiró del poder a causa de una enfermedad en 1923 y un año después murió. Su sucesión quedó en manos del Comité Central del Partido. Los candidatos era dos: Trotski y Stalin. Pero Trotski tenia mucho meritos y quizá era demasiado brillante.

    Stalin ofrecía la imagen contraria. Bolchevique de primera hora, papel activo en la revolución de 1905. Fiel a Lenin en todo momento.

    Trotski tenia una idea de revolución mundial y Stalin tenia una idea del socialismo en un solo país.

    Desde la muerte de Lenin, Trotski fue detenido y deportado a Siberia, fue expulsado de la URSS en 1929 y acabó sus días en México, donde fue asesinado por un español, agente de Stalin.

    Socialización y Planificación

    El período comprendido entre 1927 y 1939 se caracterizó por la planificación de la economía y la colectivización del campo. La NEP fue oficialmente abandonada en abril de 1929, y la planificación estatal de la economía fue presentada como la respuesta de la economía socialista frente al liberalismo capitalista.

    El I Plan Quinquenal: sus objetivos eran la desaparición del sector privado, la autofinanciación de las grandes inversiones industriales, la formación de técnicos y mano de obra especializada, y el desarrollo de la industria pesada, incluyendo la construcción de gigantescas obras públicas.

    Para alcanzar estos objetivos se movilizó a la población de forma casi similar y se obtuvieron unos resultados espectaculares.

    El campo constituía uno de los principales problemas del gobierno estalinista, algunos campesinos, los kulaks, se habían enriquecido y podían ser un peligro por su creciente poder económico. Una serie de medidas pusieron en marcha el proceso de colectivización, que acabó en una guerra abierta con los propietarios agrarios.

    La colectivización acabó con los kulaks, pero con un coste enorme.

    El II Plan Quinquenal: el balance final fue igualmente espectacular, las condiciones de vida de la población mejoraron considerablemente y la sociedad soviética parecía caminar firme hacia su consolidación.

    El III Plan Quinquenal: tuvo que ser modificado para atender las necesidades de la guerra.

    La Dictadura de Stalin

    Instauró un régimen dictatorial mediante el empleo de métodos brutales y la eliminación de toda oposición.

    Superados los conflictos, la oposición había sido eliminada y el régimen parecía contar con el apoyo de la mayoría de la población.

    A partir de 1933, se llevaron a cabo depuraciones internas dentro del partido, motivadas por la enfermiza obsesión del dictador de conspiraciones contra él.

    Tres grandes oleadas definen la represión estalinista:

    • Las dos primeras depuraron el partido con la expulsión de una parte importante de sus militantes (1933-1934).

    • La tercera en la que fueron juzgados y ejecutados, acusados de los crímenes más absurdos, la mayoría de los antiguos dirigentes bolcheviques y otros muchos dirigentes del partido y oficiales del Ejército.

    Consecuencias:

    • Creación de un nuevo partido sometido a la voluntad de Stalin, Partido Comunista.

    • El poder soviético se había consolidado y el Parido Comunista dominaba todos los aspectos de la vida de la URSS.

    • El país se había industrializado y las ciudades habían crecido de forma considerable.

    • La URSS se convirtió en una potencia económica mundial.

    La III Internacional

    La división entre socialistas y comunistas se plasmó en la creación de la III Internacional.

    La III Internacional trajo consigo una nueva división del movimiento obrero entre revolucionarios y revisionistas. ( los socialistas adoptaron una posición crítica frente a la URSS denunciando la ausencia de libertades políticas y sindicales).

    Se creó en Moscú, conocida también como el Komintern o Internacional Comunista. Éste siguió siempre la política exterior soviética y mantuvo la expansión del modelo de la URSS por todo el mundo.

    Las discrepancias entre los dos sectores del movimiento obrero provocaron su debilitamiento. Los Frentes Populares se convertirían en un bloque de oposición importante en la segunda mitad de la década de los años treinta.

    La III Internacional fue voluntariamente disuelta por Stalin como muestra de buena voluntad ante sus aliados occidentales y para fortalecer la alianza frente al nazismo en plena Segunda Guerra Mundial.

    Vídeos relacionados