Revolución industrial

Historia del mundo contemporáneo. Causas. Tecnología. Demografía. Agricultura. Capital. Mercado. Etapas. Desarrollo. Consecuencias

  • Enviado por: Rabex
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

TEMA 2: LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

  • Concepto

  • Causas de la Revolución Industrial

  • Innovaciones tecnológicas

  • Aumento demográfico

  • Desarrollo agrícola

  • Otras causas:

  • Capitales

  • Mercado

  • Rentabilidad capitalista

  • Estado

  • Etapas de la Revolución Industrial

  • Primera etapa

  • Segunda etapa (1870 - 1914)

  • Desarrollo

  • Fuentes de energía y materias primas

  • Industria textil

  • Industria siderúrgica

  • Industria química

  • Revolución de los transportes (ferrocarril)

  • Difusión de la Revolución Industrial

  • Mitad del Siglo XIX

  • Bélgica

  • Francia

  • Alemania

  • Finales del Siglo XIX

  • EE.UU.

  • Japón

  • Consecuencias

  • Demográficas - urbanas

  • Sociales

  • Concepto

  • Cambios que se produjeron en Gran Bretaña a mediados del Siglo XVIII que convierte a este país en el centro industrial y financiero del mundo.

  • Causas

  • Innovaciones tecnológicas

  • Una multiplicidad de cambios, dieron como resultado una economía y una sociedad completamente diferente. El elemento común de estas transformaciones fue la innovación.

    La máquina de vapor, inventada por Boulton y Watt, patentada en 1.769 permitió:

    • El uso de máquinas en sustitución del esfuerzo humano.

    • El reemplazo de las fuentes animadas de energía (trabajo humano o de animales) por las inanimadas (carbón).

    • Y la generalización del uso de los minerales como materia prima.

    Sin embargo, las máquinas de vapor existentes eran aún escasas.

    Estos cambios permitieron aumentar la productividad y posibilitaron la aparición y la integración en el mercado de nuevos productos de mayor calidad y menor precio.

    Estas innovaciones abarcaron el conjunto de la economía, desde la agricultura hasta las finanzas, pasando incluso por el comercio internacional.

  • Aumento demográfico

  • La población europea inició un proceso de crecimiento conocido como revolución demográfica. Ésta se debió al aumento de la producción de alimentos y, posteriormente, a las mejoras en la medicina (como la invención de la vacuna) y en la higiene La mejora de la alimentación permitió la desaparición de hambrunas.

    Este crecimiento demográfico espectacular se explica por una profunda modificación de la natalidad y de la mortalidad. La natalidad se incrementó, por otro lado, se produjo una reducción de la tasa de mortalidad.

    La esperanza de vida aumentó notablemente, tanto en Gran Bretaña como en la mayoría de países industrializados.

  • Desarrollo agrícola

  • La expansión demográfica hubiera sido imposible sin la ampliación de la oferta de alimentos, lo que exigió una profunda transformación agraria. El crecimiento de la oferta agraria se consignó, mediante el aumento de los rendimientos y la productividad.

    La mejora fue debida a dos hechos fundamentales: los cambios en el sistema de cultivo y la nueva estructura de la propiedad. Así como la difusión de la rotación cuadrienal de cultivos (sistema Norfolk), combinando cereales con nabos o trébol. Este sistema mejoró la fertilidad del suelo al aumentar la provisión de fertilizantes. Con este sistema se permitía alimentar a una cabaña ganadera, cuyo estiércol contribuía, a su vez, a mejorar la fertilidad de la tierra y a aumentar la producción de carne.

    A partir de las leyes aprobadas por el Parlamento, las tierras comunales pasaron a ser de propiedad privada, mejorando la productividad y aumentando la producción comercializable tanto de productos agrícolas como de carne, leche o lana. Desaparecieron los campos abiertos provocando que los propietarios más pobres perdieran sus tierras y se convirtieran en jornaleros. La especialización de determinados productos creó una serie de excedentes de mano de mano de obra que fueron emigrando hacia las ciudades (provenía del pequeño campesino).

    Los excedentes aumentaron pudiendo ser comercializable en el mercado y por lo tanto la tierra empezó a ser rentable.

    Los capitales se acumularon y por tanto, después se invertirán en la industria.

    La agricultura pasó a ser de alto rendimiento capaz de alimentar a mucha población que ya no trabajaba en el campo.

  • Otras causas

  • Existencia de capitales

  • Provienen de la agricultura, pero mayoritariamente proviene del comercio triangular del siglo anterior, pero más específicamente del comercio de esclavos. Consiguió grandes capitales.

  • Amplio mercado

  • Gran bretaña abstemia el mercado exterior con el dominio del comercio, pero también desarrolló un mercado interior.

    Al incrementar la población consiguió que ésta también incrementara su nivel de vida, esto influyó u propició el desarrollo del mercado nacional (o interior), además el Parlamento eliminó todas las barreras arancelarias (fronteras) propiciando el comercio en todo el territorio.

  • Rentabilidad capitalista

  • Existía un grupo de gente que estaba dispuesta a invertir sus capitales para obtener máximos beneficios, este grupo de gente estaba formado por nobles y burgueses.

  • Importancia del Estado

  • El Estado apoyó con nuevas medidas a los propietarios, comerciantes, industriales…Y fue partidario del libre comercio o libre cambio.

  • Etapas de la Revolución Industrial

  • Primera Rev. Industrial

    Segunda Rev. Industrial

    Fuentes de energía

    • Vapor

    • Carbón

    • Electricidad

    • Petróleo

    Nuevas máquinas

    • Máquinas de vapor

    • Industrial textil (Volante, Jenny…)

    • Motores eléctricos y de explosión

    • Convertidor de Bessemer

    Industria básica

    • Textil (algodón)

    • Siderurgia (hierro)

    • Eléctrica

    • Química

    • Siderurgia (acero)

    Medios de transporte

    • Ferrocarril

    • Navegación a vapor

    • Automóvil

    • Avión

    Mercados

    • Nacional

    • Internacional

    • Mundial (expansión colonial, imperialismo)

    Mano de obra

    • Trabajo en fábricas

    • Trabajadores desorganizados

    • Trabajo en fábrica

    • Proletariado organizado

  • Desarrollo de la Revolución Industrial

  • Fuentes de energía y materias primas

  • En la primera Revolución Industrial, al principio se utilizaba carbón vegetal (madera). Este carbón no tenía suficiente poder calórico, sin embargo el gran avance proviene del carbón mineral. El mejor tipo de este carbón era la “hulla” (este empezó a ser utilizado en Inglaterra) que poseía bastante poder calorífico. Gran Bretaña poseía gran cantidad de este recurso, pero era muy contaminante. Este carbón fue, sobretodo, utilizado en los altos hornos (industria siderurgia).

    Las grandes fábricas aparecieron junto a las bocas de las minas. En Alsacia - Lorena (sur de Alemania) surgieron grandes complejos industriales creando un paisaje de elevadas chimeneas que contaminaban la atmósfera con el polvo del carbón, esto ha dado lugar a lo que conocemos hoy en día como zonas negras.

    En la segunda Revolución Industrial, fue en un primer momento, la electricidad, pero será a partir del Siglo XIX cuando realmente los inventos funcionan, como la dínamo, los transformadores y la utilización de la fuerza de la caída del agua, denominada “hulla blanca”, de esta manera se consigue obtener una energía más limpia, más barata y transportarla a mayor distancia.

    Las primeras aplicaciones fue el alumbrado público, posteriormente los transportes públicos (tranvía) y finalmente el uso doméstico. Otro invento: el telégrafo o teléfono.

    El petróleo se utilizaba como alumbrado en los quinqués (una especie de lámparas). A partir de la década de 1.880, con el motor de explosión alemán, ya pasó a utilizarse para mover distancias, máquinas. En 1.892 el alemán Diesel, patentó el motor de aceites pesados, este motor se aplicaría a los medios de transportes.

    A partir de este momento, el petróleo se convierte como la principal fuente de energía, así nacieron las industrias de prospección, extracción y refinado, dando lugar a la creación de las grandes empresas multinacionales.

  • Industria textil

  • La principal materia prima en la industria textil era la lana, sin embrago, a partir del siglo XVIII se empezó a introducir nuevos tejidos proveniente de Asia (India), eran tejidos de algodón y estampados.

    Ante esta competencia, Gran Bretaña decide poner barreras proteccionistas a las materias Indias y por otro lado empezar a fabricar los tejidos de algodón en Gran Bretaña, para ello necesita importar la materia prima de los EE.UU. y de la India, pero se le crea otro problema, el no saber fabricar un hilo tan fino como el algodón.

    Para ello en 1.760 convocan un concurso para inventar una máquina que les permitiera fabricar mucho hilo de algodón en poco tiempo y que fuera de buena calidad. Así surge en 1.764 la primera hiladora mecánica (Spinning Jenny), esta máquina solo funciona con 8 usos, pero en 1.784 podía tener hasta 80 usos. Para moverla se necesitaba un hombre y dos o cuatro niños.

    En 1.769 se crea la Water Frame que crea hilo de mayor calidad, más fino y más resistente. El problema era que un solo hombre no podía moverla. Esta máquina se instalaría para que pueda utilizar la fuerza hidráulica de los ríos y a partir de 1.785 se le aplicaría la máquina de vapor.

    Las hiladoras y la abundancia de hilo, impulsó la creación de los telares. El primer telar fue la lanzadera volante de 1.733.

    En 1.785, cuando se construya el primer telar mecánico que será capaz de absorber el excedente de hilo, los primero telares eran movidos pro caballos, hasta que en 1.789 se le aplica la máquina de vapor.

    A lo largo de la primera mitad del Siglo XIX, las fábricas textiles de Gran Bretaña crecieron y abastecieron a una gran parte de los países europeos, pero sin embargo, la extensión de la Revolución Industrial a otros países europeos, ocasionó la disminución de su producción, aunque seguía proporcionando la mecanización de las máquinas necesarias para este tipo de industria.

    El desarrollo de esta industria provocó una serie de conflictos, pues había necesidad de exportar los excedentes que no se vendían en el propio país, dando lugar a enfrentamientos comerciales.

  • Industria siderúrgica

  • Esta industria se basa en la utilización del hierro. En el Siglo XVIII, el calentado del hierro se hacia en herrerías y utilizando el carbón vegetal. A consecuencia de poco poder calorífico se obtenía un hierro de mala calidad (hierro forjado o hierro dulce).

    A finales del Siglo XVIII se sustituyen las herrerías por los altos hornos y el carbón vegetal por el carbón mineral de la “hulla”. Sin embargo no se producía suficiente poder calorífico. La solución llegó con Darby en 1.737 cuando este utilizó un derivado de la hulla, el choque, y con el que obtiene mayor poder calorífico. La última solución será en 1.775 cuando se aplica la máquina de vapor en los altos hornos.

    Otro de los grandes problemas era el exceso de azufre que contenía el hierro, debido a esto, se producía un hierro frágil y de corta duración, fue en 1.784 cuando Henry Cirt, inventó la Pudelación, consistía en fundir el hierro en grandes “bañeras” y remover a gran velocidad. A partir de ese momento se eliminaba el azufre y se obtenía un hierro de mejor calidad, forjado y resistente.

    Pero será en el Siglo XIX cuando la industria siderúrgica llegue a su máximo esplendor y a partir de 1.855 cuando Bessemer creé su convertidor. A partir de este momento se desarrollan las grandes industrias metalúrgicas, incrementando la producción, abarrotando costes y desarrollando nuevos materiales.

  • Industria Química

  • La Industria Química nace en el Siglo XIX siendo muy variada. En un primer momento se utilizaba destilando hulla para obtener gas para el alumbrado y para blanquear los tejidos. Pero lo más importante fue los avances en el refinado del petróleo, para obtener la gasolina.

    Desarrolló la industria farmacéutica, en un primer momento obtenía los medicamentos de las plantas y después empezaron a sintetizar productos farmacéuticos.

  • Revolución de los transportes

  • La aplicación de la máquina de vapor a los barcos y la invención de la locomotora, provocaron una verdadera revolución en los transportes.

    El principal avance fue el desarrollo y extensión del ferrocarril. Se desarrolló en el primer tercio del Siglo XIX, cuando Stephenson en 1.829 inventó la locomotora movida por la máquina de vapor, obtuvo un transporte barato y de mayor capacidad de carga.

    Las primeras líneas aparecieron en Gran Bretaña (Liverpool - Manchester). En España la primera línea fue en 1.848 (Barcelona).

    La construcción de las redes ferroviarias provocó tanto en Gran Bretaña como en Europa, la reactivación de la industrialización y la gran movilización de capitales. Cambió la forma de vida.

  • Difusión de la Revolución Industrial

  • Mitad del Siglo XIX

  • La Revolución Industrial durante esta primera fase fue estrictamente regional. Como núcleos principales podemos distinguir: la zona en el norte de Francia y Bélgica, la zona occidental de Alemania entorno al eje del Rhin, también otras zonas que forman el triangulo entre Berlín, Praga y Cracovia, el norte de Italia en el Valle del Po, y por último en la Península Ibérica, en Cataluña.

    Pero los tres principales fueron, Francia, Bélgica y Alemania.

    • Bélgica:
      Fue el primer país gracias a su posición geográfica, a sus recursos mineros, a su tradición comercial y burguesía emprendida. Fue capaz de convertirse en una gran potencia industrial y competir con Gran Bretaña.

    • Francia:
      Poseía un gran mercado, pero, tenía escasos recursos carboníferos, esto le obligó a utilizar mayormente la energía hidráulica y a mantener una industria artesanal especializada en productos de lujo. Consiguió convertirse en una potencia colonial y exportadora de capitales.

    • Alemania:
      Se desarrolló tardíamente. Su primer avance fue en 1.834 con la creación del Zollverein. Con el Zollverein se inició la Unión Aduanera permitiendo el desarrollo del ferrocarril y la introducción de medidas proteccionistas.
      Pero será, a finales del Siglo XIX, tras la unificación y debido a la riqueza de materias primas, a su potencial demográfico y a su sistema educativo especializando en ramas técnicas, el primer competidor de Gran Bretaña.

    • Otros países:
      El Imperio Austriaco, España, Italia, Rusia y Países Escandinavos, tendrán una industrialización lenta e irregular.

  • Finales del Siglo XIX

  • La industrialización saldrá fuera del continente europeo y se dará en países como Estados Unidos y Japón.

    • EE.UU.:
      Tiene su despegue tras su independencia. Características:

      • Constante inmigración europea.

      • Rápida mecanización de la agricultura.

      • Amplísimo mercado interior que se formó desde el Atlántico al Pacífico unido por el ferrocarril.

      • Gran riqueza de materias primas

      • Políticas proteccionistas.

    • Todo ello hizo que a partir de 1.850, EE.UU. acabará convirtiéndose en la primera potencia mundial y en 1.914 fue el país más importante productor de acero y petróleo, el principal promotor de nuevas organizaciones empresariales.
      También es el país que más patentes e inventos registra cada año.
      Fue la nación que mayor éxito obtuvo con las nuevas técnicas de venta a plazo y publicidad.

    • Japón:
      Fue el único país de origen no europeo que se industrializó con éxito. Los cambios se realizaron a partir de 1.868 con la Revolución de Meiji. En ésta etapa se experimentó un proceso de occidentalización e industrialización. Desarrolló la Industria Pesada, Armamentística, y la creación de una gran flota. Sin embargo el problema de Japón es su falta de materias primas y fuentes de energía, esta situación impulsó al país a promover una política expansionista e imperialista.

  • Consecuencias

  • Demográficas - urbanas

  • La sociedad tradicional cedió paso a la sociedad industrial. A lo largo del siglo XIX, la sociedad pasó de ser mayoritariamente agraria y rural a ser industrial y urbana. Las ciudades se convirtieron en grandes metrópolis. La ciudad permitió el contacto entre clases sociales muy diferentes.

    El enorme crecimiento de las ciudades, originó una serie de graves problemas, en general, se produjo una fuerte segregación social por los barrios.

    La burguesía ocupó el centro de la ciudad o edificó confortables barrios residenciales.

    Los barrios obreros eran lugares insalubres e incómodos. La falta de espacio y de viviendas provocó el hacinamiento y el barraquismo de la gente.

    El tiempo libre, ganado por la progresiva reducción de la jornada laboral y el incremento del salario, permitió disfrutar de nuevas formas de ocio.

    En la ciudad, la familia se transformó profundamente. El viejo grupo familiar amplio (abuelos, padres, hijos, nietos, tíos, primos…) propio del campo y de las tareas agrícolas, fue dando paso a la familia nuclear (padres e hijos). Debido a las diminutas viviendas y los escasos salarios industriales, niños y ancianos se convirtieron en una carga y en más bocas que alimentar.

  • Sociales

  • La burguesía, se convirtió en la nueva clase dominante. La riqueza de la burguesía le permitió sustituir la aristocracia en la vida social. Las élites burguesas ostentaban asimismo el poder político y cultural

    Los burgueses era también la mayoría de los que accedían a la enseñanza secundaria y a la universidad. De este grupo social saldrían la inmensa mayoría de las elites científicas: los ingenieros, los jefes de las instituciones y de las empresas dando lugar a verdaderas dinastías familiares.

    El matrimonio era muy importante, así como la descendencia; y los hijos eran educados para asumir las responsabilidades familiares en el día de mañana. La casa familiar se transformó en símbolo de la prosperidad y el poder de la familia, llenas de lujos y comodidades.

    La industrialización dio lugar al nacimiento de una importante clase media. Aumentó el número de personas dedicadas a las tradicionales profesionales liberales (abogados, médicos, maestros, profesores…).

    Este nuevo grupo social, que no ejercía trabajo manual, buscaba distinguirse de los obreros y los campesinos (imitaba las formas burguesas). Muchos de ellos hacían estudiar a sus hijos como medio de ascenso social.

    Los asalariados fue el grupo social más desfavorecido y claramente explotado. El crecimiento de la producción tenía que aportar riqueza y bienestar para todos. Pero, mientras algunos se enriquecieron y mejoraron su nivel de vida material y cultural, los proletariados, se vieron obligados sobre todo hasta mediados del siglo XIX, a vivir en situaciones muy precarias.

    Las jornadas laborales eran muy largas (14-16 horas) y en condiciones ambientales muy deficientes.

    Los salarios escasos y en caso de enfermedad, accidente o vejez, el trabajador no cobraba. Se cobraba por jornada trabajada o por trabajo a destajo.

    Las viviendas eran muy pequeñas y se llegaban a hacinar 10 ó 12 personas en habitaciones insalubres.

    La fatiga, las enfermedades profesionales, la desnutrición y las epidemias de cólera acababan muy pronto con la vida de las familias obreras.

    También era corriente que niños y mujeres trabajasen en estas condiciones, tanto en las fábricas como en las minas.

    Las primeras leyes reguladoras de trabajo, reglamentaron la inspección de las condiciones de trabajo en la industria textil.

    Vídeos relacionados