Revolución francesa

Historia universal. Francia. Causas. Consecuencias. Constitución. Liberalismo. Asamblea Nacional. Toma de la Bastilla

  • Enviado por: María
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 7 páginas
publicidad

La Revolución Francesa

  • Causas

  • Políticas:

  • La existencia de un gobierno de tipo absolutista en Francia. No hay separación de poderes y mantiene la idea de que su poder proviene directamente de Dios.

  • Ideológicas:

  • La influencia de las ideas de la Ilustración. Las ideas de la Ilustración se desarrollaron en el siglo XVIII, y los pensadores que la representaban eran críticos del absolutismo francés. Voltaire (tolerancia), Rousseau (Soberanía popular), Montesquieu (separación de poderes).

  • Económicas:

  • Reyes débiles llevaron a Francia al borde de la quiebra:

  • Los problemas financieros de Francia comenzaron con el gasto excesivo de los reyes en los finales de 1600 y principios de 1700. Por las desigualdades en el sistema de impuestos, la situación financiera empeoró.

    • Desigualdades en el sistema de impuestos: De todas las desigualdades en la sociedad francesa, el más notorio fue el del sistema de impuestos. Por ley, los estados primero y segundo fueron excusados de la mayoría de las tributaciones, y muchos de los miembros más ricos del tercer estado pudieron comprar la suspensión de impuestos. La carga más pesada cayó sobre los miembros más pobres del tercer estado, que, por supuesto, había menos dinero.

    Este sistema de impuestos causó difíciles problemas financieros para el gobierno francés. Sólo una verdadera reforma tributaria (hacer el clero y la nobleza sujeta a impuestos) podría tener unos ingresos suficientes para cubrir los gastos del gobierno. Desafortunadamente, después de Luis XIV, Francia no promovió ningún rey con la habilidad política para impulsar las reformas necesarias.

    • Los fracasos fiscales de los reyes: Luis XV, quien reinó desde 1715 hasta 1774, era un monarca débil, que tenía poco interés en los asuntos de estado. Vio el malestar de su pueblo, y sabía de los problemas financieros que iban creciendo, pero sus intentos de reforma fueron a medias.

    Luis XV fue sucedido por Luis XVI, su nieto, que sólo tenía 20 años cuando tomó el trono en 1774. Luis XVI trató de gobernar con eficacia, pero carecía de personalidad fuerte y fuerza de voluntad necesaria para enfrentarse a las clases poderosas y privilegiadas que se oponían a la reforma.

    Durante el reinado de Luis XVI, la monarquía francesa se aproximaba rápidamente a la quiebra. La ayuda francesa a la Revolución Americana era muy costoso, y entre 1763 y 1789, la deuda pública del gobierno, más del doble. En la década de 1780 y principios de 1770, el gobierno francés trató de resolver su crisis financiera mediante la imposición de impuestos sobre las clases ricas. Esta táctica fracasó porque la nobleza insistió en que todos los nuevos impuestos requerían la aprobación de los Estados Generales, un órgano legislativo que incluía los representantes de cada uno de los tres estados de la sociedad francesa.

    • Concesiones de Luis XVI: Con la demanda de los nobles para una reunión de los Estados Generales, Luis XVI tuvo que hacer una desafortunada elección: ver su monarquía irse a la quiebra o compartir su poder con los Estados Generales, su elección fue trabajar con los Estados Generales.

    Cuando los Estados Generales se reunieron por última vez en 1614, surgieron discusiones sobre el procedimiento de votación. En ese momento, cada estado tenía un voto. El tercer estado fue siempre la minoría, ya que, los estados primero y segundo tendían a votar en contra del tercer estado. Muchas personas pensaron que el voto no debía ser por estado sino que por persona. Luis XVI agregó al caos general decretando que muchos de los delegados podían ser elegidos para el tercer estado como para el primer y segundo estado combinados. Esta confusión en las normas y procedimientos no se resolvió en el momento que los Estados Generales se reunieron en mayo de 1789.

  • Sociales:

  • Los estados generales:

  • La sociedad francesa antes de la revolución, que llegó a ser conocido como el Antiguo Régimen, fue en muchos aspectos una sociedad feudal. Por ley, cada persona pertenece a una de las tres clases de políticos, o "estados". El Primer Estado incluido el clero, el segundo mundo incluye la nobleza, y el Tercer incluye todos los demás, de la clase media alta a los pobres. La condición social de una persona, los derechos políticos, y todos los privilegios económicos dependían de su fortuna. Hay un resentimiento desarrollado entre estos estados.

    • Primer Estado: Todos los miembros del clero católico romano, de los más humildes frailes (monjes, religiosos) y curas de aldea a los arzobispos más ricos y poderosos, pertenecían al Primer Estado. Dado que la Iglesia era muy fuerte en Francia, el clero tenía mucha influencia. Los obispados y arzobispados fueron posiciones de riqueza, poder, prestigio y abierto sólo a los hombres de noble cuna. Esa restricción llevó al resentimiento entre los miembros del clero inferior, creando fricción en el Primer Estado.

    • Segundo Estado (la nobleza): Incluye diferentes niveles de riqueza y poder, de los terratenientes ricos a los agricultores pobres que poseían poco más que una pequeña parcela de tierra y los títulos de nobleza antes de sus nombres. Como en el primer estado, la diferencia de riquezas entre los miembros del segundo estado creó tensión. Todo el mundo resentía a la nobleza de nivel superior, que legalmente tenían derecho a los más altos cargos en el gobierno, los tribunales, el ejército y la Iglesia.

    El resentimiento también se desarrolló entre la baja nobleza. Para ganar dinero, muchos de los nobles más pobres tenían que vender sus títulos a los miembros del tercer estado, que estaban dispuestos a pagar grandes cantidades para obtener entrada al segundo estado. En la parte inferior de los nobles sus privilegios disminuyeron, estaban cada vez más furiosos por perder el poco poder y el prestigio de sus títulos conferidos.

    • Tercer Estado: Incluía el 99 por ciento de la población, los cuales tenían más graves divisiones internas. En su parte superior estaba la burguesía, entre ellos abogados, médicos, comerciantes y fabricantes. Los más pobres de la burguesía estaban sólo un poco mejor que sus mismos trabajadores. Los más ricos competían con la nobleza en cuanto a riqueza y poder.

    Debajo de la burguesía estaban los artesanos, empleados domésticos y trabajadores. Muchos de estos trabajadores vivían en viviendas insalubres y de hacinamiento. El desempleo era muy alto y había escasez de alimentos, lo cual llevó a muchos en la ciudad al borde del desfallecimiento. Cuando las condiciones de vida estaban en su peor momento, estos trabajadores podían convertirse en una ola enfurecida y violenta.

    La mayor parte del tercer estado, y el 80 por ciento de la población francés, estaba formada por los campesinos. También fueron los más pobres y los más oprimidos. Los campesinos se vieron agobiados por elevados alquileres y elevados impuestos. Además, se vieron obligados a pagar cuotas, en forma de dinero, cultivos, y trabajo libre, a los nobles y sacerdotes. Muchos vivían en las más elementales y más crueles viviendas.

    En una sociedad creada de manera desigual, casi ningún grupo estaba plenamente satisfecho con su posición. El creciente descontento entre los tres estados fue uno de los factores que condujeron a la revolución en Francia, otro eran las dificultades financieras del gobierno.

  • La Asamblea Nacional

  • La confusión sobre los procedimientos de votación condujo a una lucha de poder entre los tres grupos de los Estados Generales. El clero y la nobleza insistió en que la votación debería ser por estado, como lo había sido en el pasado. Los plebeyos, sin embargo, consideraron que los tres estados debían reunirse y votar por persona. El debate se prolongó por semanas.

    Finalmente, Luis XVI, se preocupó de que el tercer estado estuviera ganando el apoyo de los miembros pobres del clero y algunos nobles ilustrados, ordenó a sus soldados para bloquear el tercer estado fuera de su lugar habitual de reunión. El tercer estado se reunió en el interior de una cancha de tenis y se declararon la Asamblea Nacional.

    Todos los miembros hicieron un juramento en el que prometieron no separarse hasta que se hubiera escrito una Constitución para Francia. Debido a que la nueva Asamblea Nacional no estaba bajo la ley, esta declaración para cambiar el gobierno fue un acto de revolución. Sin embargo, esto no era sino un principio revolucionario modesto. La Asamblea Nacional no trató de derrocar al rey, sino ganar para la clase media una pequeña parte del poder político.

    Mientras tanto, los campesinos y los trabajadores sufrieron de una depresión económica y una cosecha muy mala. La comida era escasa, los precios eran altos, y el desempleo se había extendido. Ante la crisis económica y política, Luis XVI sentía perder el control. A principios de julio de 1789, trasladó a casi 20.000 soldados en la zona de París con el intento de intimidar a la Asamblea Nacional. La violencia aumentó, culminando en la toma de la Bastilla.

  • La toma de la Bastilla:

  • La Bastilla era una fortaleza construida en el año 1300 para proteger los muros de la ciudad alrededor de París. Se había llegado a ser utilizado como una prisión para las personas que el gobierno francés sintiera políticamente peligroso. La mayoría de los presos encerrados en la Bastilla, no tenían derechos y sólo podían ser liberados por orden del rey. Aunque sólo siete personas fueron encarceladas en la Bastilla, en julio de 1789, el Tercer Estado había considerado durante mucho tiempo la Bastilla un símbolo de la opresión política. Un rumor circulaba que la Bastilla contenía barriles de municiones, que el rey podría optar por utilizar en contra de la Asamblea Nacional y las turbas violentas de París.

    El 14 de julio, una multitud, incluyendo a miembros de la milicia local, asaltaron la Bastilla, matando violentamente a los guardias y a los administradores de la prisión capturando las municiones. Los manifestantes marcharon en el Ayuntamiento, asesinaron al alcalde de París y establecieron una nueva ciudad de gobierno, dirigido por miembros de las clases medias. Por último, consciente de la gravedad de la situación, Luis XVI ordenó a sus tropas ir fuera de París y aceptó el nuevo gobierno.

    La reunión de la Asamblea Nacional y de la toma de la Bastilla fueron unos de los primeros actos de la Revolución Francesa. En las dos semanas después de la caída de la Bastilla, una ola de violencia se extendió por toda Francia. Los campesinos se negaron a pagar los impuestos y quemaron algunas mansiones nobles. La propagación de la rebelión puso en manifiesto que la revolución era ya verdaderamente nacional, consumiendo no sólo París, sino también el corazón rural de Francia.

  • Creación de una monarquía constitucional:

  • Alarmado por la expansión de desorden, la Asamblea Nacional tomó la acción más dramática en la noche del 4 de agosto. Como una concesión a la continua violencia de campesinos, la nobleza y el clero francés, muchos de los cuales se habían unido a la Asamblea Nacional, renunciaron a sus derechos feudales, privilegios políticos y exenciones fiscales. En esa noche, el sistema feudal de siglos en Francia fue definitivamente destruido.

    La Asamblea Nacional de entonces, comenzó a crear un nuevo tipo de gobierno francés, comenzando por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada el 26 de agosto de 1789. Este documento se basó en las ideas de la Ilustración sobre la ley natural. La declaración proclamaba los "derechos personales" de libertad, propiedad, seguridad y la resistencia a la opresión. Declaraba la igualdad ante la ley de todos los hombres franceses, junto con la libertad de expresión, la religión, y la prensa. Estos principios de libertad, igualdad y los derechos naturales, se incorporaron en la nueva Constitución de Francia, que la Asamblea Nacional trabajó durante dos años después.

  • Primera Constitución de Francia:

  • La nueva Constitución abolió las clases privilegiadas del Antiguo Régimen, como el sistema de estados había llegado a ser conocido, y había entregado el poder político al cuerpo general de los ricos, independientemente del título o nacimiento. Los más pobres de un tercio de la población masculina y no a todas las mujeres se les dieron la votación, y sólo los propietarios ricos podían ser elegidos para el cuerpo de gobierno de Francia, la Asamblea Legislativa. El rey conservó muchos de sus poderes, pero su poder de veto se debilitó. El gobierno obtuvo el control del clero y se hizo cargo de todas las tierras de propiedad de la Iglesia Católica, una política que fue para voltear a la Iglesia y muchos religiosos católicos contra la Revolución.

    Luis XVI no le gustaba la nueva Constitución, pero no tenía más remedio que aceptarlo. Así, en 1791, Francia se convirtió en una monarquía constitucional. Sin embargo, el nuevo gobierno duró menos de un año, principalmente debido a la guerra con otros países.

  • Guerras extranjeras:

  • La Revolución Francesa alarmó a los monarcas de Europa, quienes pensaban que las ideas de libertad, igualdad y los derechos naturales se iban a propagar. Esto, temían, podría dar lugar a revoluciones y al colapso de su gobierno. Además, los emigrantes, los nobles franceses y oficiales del ejército que había salido de Francia en 1789, convencieron a los reyes de Austria y Prusia, que era su deber de ayudar a restaurar la monarquía francesa. Como resultado de sus actividades, en 1792 de la Asamblea Legislativa de Francia declaró la guerra a Austria y Prusia.

    Luis XVI había tratado de huir a través de la frontera, y muchos creyeron que había planeado dirigir los ejércitos extranjeros en Francia para destruir la Revolución. Los ciudadanos, furiosos, denunciaron al rey, la moderación de la Asamblea y la ineficacia del Ejército. Rodeado por radicales enojados, en agosto de 1792, la Asamblea Legislativa suspendió la monarquía, puso la familia real en la cárcel, y acordó disolver. Se designó entonces un gobierno provisional para formar un nuevo gobierno de Francia.

    Con esta suspensión de la Constitución francesa en primer lugar, la revolución se volvió más primordial. Ejércitos hostiles en las fronteras y el caos político en el país puso a la ciudad de París, en el pánico. En septiembre de 1792, el gobierno provisional respondió ordenando cerca de 2.000 royalistas ser ejecutada como enemigos de Francia.

  • Fases o Etapas

  • La Convención Nacional Constituyente:

  • A partir de septiembre de 1792, Francia fue gobernada por la Convención Nacional Constituyente, por lo general llamado la Convención. Fue elegido por sufragio universal masculino, la Convención declaró a Francia una república. El nuevo gobierno puso el ex rey en juicio. En enero de 1793, Luis XVI fue condenado a muerte en la guillotina, la máquina terrible en el que tantas personas fueron decapitados durante la Revolución.

    Mientras tanto, la Convención declaró que Francia había sido llamada para liberar a la raza humana de los tiranos, y se comprometió a derribar todos los tronos. Grandes ejércitos franceses abundaban a través de las fronteras en el sur de Alemania y la zona que ahora es Bélgica. En 1793 Francia estaba en guerra con casi toda Europa. Sin embargo, la guerra iba bien para Francia. Además, la escasez de tiempo de guerra causó dificultades para todo el país. La comida era escasa, causando que los altos precios se dispararan. En el oeste de Francia, los campesinos religiosos se rebelaron contra el gobierno revolucionario, que había aprobado leyes que disminuían el poder de la Iglesia Católica.

    En medio de estas crisis, la Convención votó a favor de arrestar a sus líderes más moderados, en junio de 1793. Los radicales de extrema se hicieron cargo, se establece un régimen de terror.

  • El Reino del terror:

  • Los radicales ponen un comité de 12 miembros, la Comisión de Seguridad Pública, a cargo del gobierno, con un joven abogado llamado Maximiliano de Robespierre a la cabeza. El Comité creó una dictadura violenta. Durante este reinado del terror, cualquier sospechoso que se opusiera a ellos en el poder era arrestado. De acuerdo con Robespierre, esta política dura era necesaria para salvar la revolución y la República de los enemigos en casa y en el extranjero.

    Entre agosto de 1793 y julio de 1794, más de 2.500 personas fueron ejecutadas como enemigos de Francia. La ex reina, María Antonieta, fue una de los primeros enviados a la guillotina. Incluso personas que no participaban en la política fueron condenadas a muerte si se sospechaba de críticas en contra de la Revolución.

    Mientras tanto, la guerra de Francia contra sus vecinos en ruinas. El Comité empezó un proyecto nacional y movilizó al país en la producción de alimentos, uniformes, armas y otros suministros para el ejército. Estos programas fueron los primeros intentos en los tiempos modernos para reunir todos los recursos de una nación para la guerra. Fue un éxito notable. En la primavera de 1794, Francia tenía el ejército más grande de Europa. Además, a diferencia de los ejércitos de sus enemigos, el ejército francés estaba compuesto por ciudadanos con fuertes sentimientos de patriotismo.

    En el verano de 1794, este ejército de ciudadanos ganó varias batallas importantes. El ejército estaba dirigido por oficiales jóvenes que habían subido de entre los rangos más bajos a causa de la fuga de oficiales de alto rango en el comienzo de la Revolución. Con Francia sin peligro inmediato, ya la mayoría de la gente pensaba que la rígida normativa de la Comisión de Seguridad Pública ya no tenía más propósito. Como Robespierre buscaba continuar con el terror, otros miembros de la Convención se unieron y le enviaron 20 de sus seguidores a la guillotina.

    Después de haber consumido casi la totalidad de sus propios líderes, el reinado del terror había terminado. Los miembros más moderados de la burguesía, una vez más llegaron al poder. Se escribió una nueva constitución y se estableció un cuerpo gobernante llamado el Directorio en octubre de 1795.

  • El Directorio:

  • No era monárquico, pero tampoco era democrática. Los líderes del nuevo Gobierno creían que Francia debería ser "gobernado por sus mejores ciudadanos, que se encuentran entre la clase propietaria". En consecuencia, el Directorio estaba dirigido por un consejo de cinco hombres llamados directores, quienes fueron elegidos por mayoría. El sufragio universal masculino de 1793 fue rechazado, y la votación se dio sólo a los hombres que pagaban impuestos. Mujeres y hombres pobres que no tenían propiedad, se les quitó voz en el nuevo gobierno.

    El poder político estaba en manos de las clases media alta y los nobles antiguos, quienes habían sido absueltos y devueltos del exilio. Desde que el Directorio excluyó gran parte de la población y todas las personas que tenían extrema opinión política, su base de poder era inestable desde el principio. En repetidas ocasiones, los directores tuvieron que violar la Constitución, eliminando los legisladores radicales, que habían sido elegidos legalmente. El nuevo gobierno fue corrupto e ineficiente y no pudo resolver los problemas del país ni lograr la unidad nacional. El momento era propicio para un líder fuerte que tomara el poder.