Retrato del artista adolescente; James Joyce

Literatura inglesa del siglo XIX. Novela. Narrativa. Personajes. Argumento. Crítica e interpretación. Estudio de la obra

  • Enviado por: Piligoti
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

1. FICHA BIBLIOGRÁFICA:

Título: Retrato Del Artista Adolescente.

Autor: James Joyce.

Editorial: Editorial Lectorum.

País y año de edición: México, 2005.

2. ANÁLISIS:

a. Personajes:

    • ¿Cuáles son los rasgos del personaje protagónico?

    • ¿Corresponden la apariencia física con su realidad interior?

    • ¿Cómo evoluciona el protagonista a través de la historia?

b. Narrador:

    • ¿desde que posición son vistos y relatados los acontecimientos?

c. Espacio:

    • ¿influyen los lugares en los personajes?

    • ¿influyen los personajes en los lugares?

d. Trama:

  • ¿Cuál es el conflicto principal?

  • ¿Cómo se disponen los acontecimientos?

e. Tema:

  • ¿hay algún elemento que se repita con mayor intensidad?

  • ¿tiene relación a los temas plantados?

  • ¿Qué ideas (valores-creencias) se manifiestan como positivas a lo largo de la historia?

3. REFLEXIÓN:

  • en este apartado se debe incluir el punto de vista frente a lo narrado, a los personajes presentados, a la visión del mundo defendida.

DESARROLLO ÍTEM 2 Y 3.

a.

  • el personaje principal, llamado Stephen Dedalus, es un personaje llamativo por sus características sicológicas, en primer lugar es un joven muy sensible que siempre anda en busca de algo que le motive el alma. Además de ser sensible es un artista, siente cosas que los demás no sienten y se pregunta temas que los demás no quieren tocar, es algo temeroso y miedoso al principio de su infancia para luego formarse como un muchacho decidido en sus pensamientos, siempre meditando sobre lo que lo rodea, convirtiéndolo en la máquina de las respuestas para sus compañeros de universidad y colegio pues, Stephen, poseía una gran inteligencia para todos los ramos en especial para los filosóficos y los realistas, haciendo que hasta las preguntas más comunes pero más complicadas pudieran ser desarrolladas por él a través de su lengua.

“Todos rieron de nuevo. Stephen hizo el intento de reír con ellos….trató de pensar en la madre de Wells, pero no se atrevió a mirarlo a la cara” Pág 22.

“los zapatos del prefecto se alejaron… un largo escalofrío de miedo recorrió su cuerpo” Pág 26.

“todos se quedaron callados. Stephen estaba entre ellos y escuchaba, temeroso de hablar” Pág 47.

“-mira, Cranly -dijo- me preguntaste que haría y que no haría. No serviré a eso en lo que ya no creo, ya sea mi hogar, mi patria o mi religión” Pág 243.

“- yo soy un nacionalista Irlandés…. Tú naciste para burlarte de todo, Stevie” Pág 199

  • Bien, en el libro se muestra la apariencia física de Stephen como la de un chico común y corriente pero que sí llevaba algo un poco distinto que era el uso de lentes. Yo creo que por lo menos en este caso, su estilo que debió de ser de un chico intelectual, si concuerda con su personalidad pues, teniendo un físico promedio y la apariencia de los lentes que normalmente concuerda con los chicos inteligentes y estudiosos logra dar en el meollo del asunto, pues Stephen era casi lo que su físico podía expresar ante la vista: la de un chico sensible, inteligente, pensativo por naturaleza e innovador.

“le parecía que los muchachos se habían empequeñecido: era porque un ciclista lo había atropellado… y las gafas se le habían roto en tres pedazos” Pág 48.

“era injusto y cruel porque el médico le había dicho que no leyera sin gafas… además ¡llamarlo tramposo a él que siempre había sido el primero o el segundo de la clase…!” Pág 58.

  • El protagonista tiene un gran cambio pues lo podemos ver desde siendo un crío al cual lo mandan a una escuela de Jesuitas llamada Clongowes hasta el cambio de colegio por los problemas económicos y la ida a la universidad. Stephen parte siendo un niño tímido, algo temeroso de los demás y silencioso, esforzado en los ejercicios de matemática pero que tenía la capacidad de discernir si algo lo encontraba justo o no. Luego lo vemos crecer dentro de una metamorfosis sedosa de palabras. De pronto ya no es un niño, sino un joven y luego es un adolescente hasta llegar a ser un hombre joven que va a la universidad, deja de ser el ferviente católico como lo era de niño (incluso iba a terminar como sacerdote) para convertirse en un rebelde de lo establecido, un luchador por la verdad y por lo que su sano juicio le indica. Rompiendo los márgenes dados por un país cultivado por lo nacionalista para salirse de las líneas de lo que era la “única verdad” para ver por sus propios ojos este mundo y buscar la verdad dentro del arte.

“todos los chicos se burlarían de él y comentarían que el pequeño Dedalus habría ido al rector a quejarse del prefecto de estudios” Pág 60.

“y pidiéndole tímidamente a Dios que le perdonara su debilidad, se arrastró a la cama… había pecado tan gravemente contra el cielo y frente a Dios, que no era digno de ser llamado hijo de Dios” Pág 137.

b.

  • el relato está narrado desde un narrador por completo omnisciente que llega a sentir dentro de las mismas yemas de los dedos de Stephen. Además, el narrador presenta una evolución asombrosa durante la historia, incluso se llega a creer que pudo haber sido el mismo Dedalus escribiendo su historia sólo con una gran diferencia: haciéndolo en tercera persona. La historia parte mostrando a Stephen desde pequeño, haciendo que el narrador también sea un niño, con un lenguaje simple, con pensamientos de niño pero también con el ojo de un niño, como si un pequeño hubiese dictado su vida y se la hubieran escrito en las hojas en tercera persona. Luego Stephen crece y la lengua crece, ya no es la narración juguetona e inocente de antes sino que se amplía al igual que lo hace el protagonista, y comienza el miedo a lo divino, luego de haber errado, expresando lo mismo que el protagonista sintió en aquel momento de confusión y tormento para luego convertirse en un dialecto filosófico de un muchacho ya grande y con ideas distintas del mundo que lo rodean. Por lo cual, podemos decir que el narrador de esta obra es un narrador omnisciente (casi protagonista por un pelo) y que se vuelve narrador en primera persona al final del texto, y que se siente al igual que el protagonista y se desenvuelve en la letra al igual como lo hubiese echo Stephen si el libro hubiese sido escrito en primera persona todo el tiempo.

“cuando uno moja la cama, al principio siente algo cálido, pero después se enfría. Su madre ponía una sábana ahulada, que olía muy raro” Pág 15.

“su corazón temblaba…y un espíritu impetuoso traspasó sus miembros como si se elevara hacia el sol… su alma se remontaba a una atmósfera que estaba más allá del mundo y su cuerpo… había sido purificado de un soplo” Pág 167.

“Marzo 25, por la mañana. Noche turbada por pesadillas. Necesito apartarlas de mi pecho” Pág 246.

c.

  • absolutamente, y eso sucede en todas partes en especial en lugares cerrados y con poca libertad de expresión. Stephen se ve encerrado en un mundo repleto de personas que piensan lo mismo y que creen que lo que ellos sienten o les han obligado a creen es la ley de todo. Con eso podemos ver el régimen nacionalista que se vivía en Irlanda en ese entonces, el conflicto de que idioma (ingles o irlandés) se debía utilizar y además para encontrarnos con una Irlanda católica ferviente, repleta de colegios católicos como los colegio jesuitas a los cuales iban Stephen que hacían de todo (incluso golpear a un niño) en el nombre de Dios. Dublín, la cuidad en que vivía Stephen presenta todas esas características con las cuales Stephen emprende su lucha a través del corto camino que pudimos conocer de su vida. Haciendo que muchos personajes, como el padre de Stephen, su madre, sus amigos y sus profesores fueran manejados por las cuerdas de la sociedad en que vivían.

“el señor Casey era partidario de Irlanda y de Parnell, al igual que su padre” Pág 44.

“-pues que también recuerde… las palabras con que los sacerdotes… acongojaron a Parnell y lo persiguieron hasta la muerte” Pág 40.

  • Si un grupo de personas piensan lo mismo, o por lo menos una comenzó creyendo algo y obligó a rezar fe en eso a otras personas y se asientan en algún lugar es claro que eso va influir en su alrededor. El lugar se va a convertir en el pensamiento, y el pensamiento en el lugar, el hecho de que hubiera una gran cantidad de jesuitas, como los de los colegios de Stephen, y de que la iglesia gobernara gran parte de la política de Irlanda en esos entonces muestra como los lugares eran cambiados según el pensamiento de los humanos que lo habitaban.

“-¿no debemos amar a nuestro país? - preguntó el señor Casey - ¿y no hemos de seguir al hombre que nació para conducirnos?” Pág 45.

d.

  • El conflicto principal no está marcado en carne o en piel, no es algo visible como un dolor en la pierna o escapar de un bombardeo aéreo, sino que es más el hecho de querer escapar del pensamiento de una comunidad para poder dejar a su mente y sentimientos ser libres. Es la evolución de una mente, de ser la de un niño pequeño viviendo dentro de una cultura tal (catolicismo y nacionalismo) para convertirse en una mente madura y que desea salir de los márgenes y que descubre ser un artista y un pensador.

“ahora más que nunca su extraño nombre le parecía una profecía… ¿era una profecía del destino para el que había nacido…un símbolo del artista que forja de nuevo en su taller, con el barro inerte de la tierra un ser nuevo, alado, impalpable, imperecedero?” Pág 167.

  • Los acontecimientos se disponen en orden debido a como va creciendo Stephen y su mundo va cambiando para sus ojos. Comienzan siendo al principio situaciones más terrenales pues son pensadas por la mente de un niño al cual le llama más la atención un momento real, como el golpe de un profesor que ponerse a debatir consigo mismo o con otros que es la belleza para ir luego expandiéndose por los rincones de la mente, la situación de las creencias y lo que de verdad está correcto o es sólo parte de algo que ya se ha hecho rutina.

“su primer día, en el vestíbulo del castillo, cuando se despidieron, ella se levantó el velo para despedirlo… y le había dicho que escribiera a casa si necesitaba algo… y nunca delatara a un compañero” Pág 17.

“-¿has sentido alguna vez que tienes vocación?...

- es decir ¿alguna vez has sentido… el deseo de entrar en nuestra orden?” Pág 156.

“-existe el peligro de morir de inanición. Primero debe usted tener su título. Establezca eso como su meta principal” Pág 187.

c.

  • Uno de los elementos que se repite más en la historia es el tema de la religión, en realidad, es uno de los temas centrales por donde grandes pasajes de la historia giran alrededor de él. La moral, el bien y el mal, el infierno. Todos esos son puntos bastante vistos en el trayecto de la historia, por lo cual, dando como el elemento que hace girar con bastante velocidad a la vida de Stephen sería la religión.

“-Dios y la religión antes que todo... ¡Dios y la religión antes que el mundo!” Pág 45.

“pero el fuego de la tierra ha sido creado por Dios para beneficio del hombre… mientras que el fuego del infierno… ha sido creado para torturar y castigar al impenitente pecador” Pág 122.

  • pues sí, el elemento religión es bastante utilizado en el echo de que grandes pedazos de la historia está centrado en él, como es el caso de la extensa descripción del infierno, el supuesto pecado de Stephen y toda su mortificación por haber creído que había fallado en un punto que se debía respetar de su religión además de las discusiones, no sólo de Stephen sino anteriores a cuando él era niño y escuchaba a sus padres y tíos hablar de ella.

“-recordará todo cuando sea mayor… las palabras que oyó en su propia casa contra Dios, la religión y los sacerdotes” Pág 40.

“no era bastante el aliviar el alma con una lágrima y una oración. Tenía que arrodillarse frente al espíritu santo y contarles sus pecados con sinceridad y arrepentimiento” Pág 139.

  • Como positivas podían encontrarse la libertad de pensamiento la individualidad, pues, aunque Stephen vive en un lugar cerrado, en donde existe una verdad, él logra desenterrar lo que para él es lo correcto, lo que para él es lo ideal. En cierto punto, aunque hay algunas ideas que no están dentro de mis opiniones, la idea de la moralidad también podría considerarse como algo bueno, aunque claro, la manera de producirla (a través de la intimidación y el susto) no, pero el echo de que Stephen quiera comenzar una vida libre de tentaciones y con el alma, para decirlo de alguna manera, más limpia, podría considerarse como un buen camino a seguir el cual evoluciona en un Stephen más maduro, con sus propios ideales en donde los demás encuentran algo así como un vocero de la verdad.

“-no me importa… -señaló a Stephen - él es el único hombre… que tiene una mentalidad individual” Pág 198.

“me hablas de nacionalidad, de idioma, de religión. De esas redes intentaré escapar” Pág 201.

“cada día de la semana para uno de los siete dones… tres dones como sabiduría, entendimiento y ciencia” Pág 148.

3. REFLEXIÓN:

Bien, en esta sección me toca dar a exponer mi punto de vista, si es que no lo he hecho antes, pero tengo la oportunidad quizás de criticar más que de contestar preguntas. Empezaré por como es que está escrita esta historia y admito que al principio me confundió mucho y me aturdió, seguramente porque no estaba acostumbrada a esa manera de escribir algo desconectada al principio, con pensamientos que salían de la nada para luego convertirse en algo así como un libro de filosofía o de algún tema parecido con personajes para darle algo más de sabor al cuento. Mentiría si digo que amé el libro, que su manera de escribir m deslumbró y quedé con la boca abierta y cosas así pues es falso, me enredé y no me gustó, claro que lo encuentro creativo y difícil de llevar a cabo pero no es de mi gusto, quizás, en algunos años más, me de ganas de leerlo de nuevo y lo podré leer con ojos distintos, cambiados, quizás más maduros, no sé, pero por como vamos a hora su manera de ser narrada, aunque la encontré nueva, no me atrajo solo me complicó.

Hablando ahora acerca de los personajes narrados puedo decir que, aunque no me encanta Stephen Dedalus, tampoco me cae mal, en realidad no le pude tomar gusto a ninguno de los personajes pues no eran muy importantes, era como si sólo estuvieran ahí para darle sentido al sentimiento (espero que se entienda) Stephen representa al niño nacido en cierta sociedad (la Irlandesa) que presenta sus reglas y márgenes, hasta que crece y discierne entre lo que considera bien y mal por si sólo. Lo del pecado con la prostituta lo encontré igual, una excusa para dar una larga verborrea del infierno, que, para una agnóstica, no sabía si reírme o asustarme con lo que de verdad llegaban a creer en aquel lugar y en esos entonces.

Que Stephen halla sido un niño, en cierto sentido, novedoso no lo discuto, no por su físico, claro, sino por su manera de pensar, en especial de sentir y de idear, ante cualquier oyente, oraciones llenas de ideas precisas hasta bellas. Hablando de otros personajes no sé muy bien a quien nombrar, es que son poco relevantes a excepción a como hacen sentir a Stephen en ciertos momentos. Sé que podría nombrar a la mamá, al papá, a los amigos, a los profesores Jesuitas que se entretenían repartiendo golpes y que podría hablar de ellos pero igual es muy poco. Al hablar de los padres sólo podría decir que ella es católica ferviente y él es nacionalista ferviente. Quienes si me agradaron fueron Casey y Dante, me entretenían el grado de peleas que llegaban a tener pues, aunque yo encontraba ridículo lo que decían, ellos se lo tomaban tan a pecho.

Hiendo un poquito girando la dirección del tema comento ahora acerca de las visiones que están siendo defendidas y a la vez desterradas en este libro que son para mí más importantes que nada que son el nacionalismo y la religión (católica en este caso).

FIN.