Retorno a los Presocráticos

Filosofía griega. Popper. Filosófos griegos. Teoría del conocimiento. Tales de Mileto. Anaximandro. Cosmología. Anaxímenes. Heráclito

  • Enviado por: Florencia
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad

Retorno a los Presocráticos- Popper

Quiero retornar a la racionalidad de los presocráticos. ¿en qué reside ésta racionalidad tan discutida?. La simplicidad y la intrepidez de sus interrogantes forman parte de ella, pero mi tesis es la de que el punto decisivo es la actitud crítica que surgió por primera vez en la escuela jónica.

Los interrogantes fueron de carácter cosmológico, pero había también interrogantes concernientes a la teoría del conocimiento. Hay un problema filosófico, el de comprender el mundo en el que vivimos y comprendernos a nosotros mismos y a nuestro conocimiento de él.

Toda ciencia es cosmología, y para mi el interés de la filosofía no menos que el de la ciencia, reside exclusivamente en su audaz intento de de enriquecer nuestro conocimiento del mundo.

Me ocuparé de las teorías cosmológicas de los presocráticos, pero sólo en la medida en que tengan relación con el desarrollo del problema del cambio y sólo en la medida en que sean necesarias para comprender el enfoque de los filósofos presocráticos del problema del conocimiento. Es importante considerar cómo su práctica y su teoría del conocimiento se vincula con las cuestiones cosmológicas y teológicas que se plantearon.

Su teoría del conocimiento partía de problemas de éste tipo: ¿cómo sabemos que el mundo está hecho de agua? O ¿cómo sabemos que el mundo está lleno de dioses? o ¿cómo podemos saber algo de los dioses?.

El mito baconiano de que toda ciencia parte de observaciones y luego avanza lenta y cautelosamente hasta llegar a las teorías ha influído profundamente en la epistemología empirista tradicional y en la historiografía tradicional de la ciencia.

El estudio de los primeros presocráticos muestra que sus ideas no tienen nada que ver con la observación.

Tales decía que la Tierra se apoya en el agua, sobre la cual flota como un barco y cuando decimos que hay un terremoto es porque la Tierra es sacudida por el movimiento del agua.

El objeto era explicar el sostén o la suspensión de la Tierra y de los terremotos y sus observaciones no podían ofrecerle ninguna base para ésta conjetura.

No debemos olvidar que la función del mito baconiano es explicar porqué los enunciados científicos son verdaderos, al señalar que la observación es la fuente verdadera de nuestro conocimiento científico.

Una vez que comprendemos que todos los enunciados científicos son hipótesis o presunciones o conjeturas y que la gran mayoría de esas conjeturas han resultado ser falsas el mito baconiano pierde su importancia.

La teoría de Tales se inspiraba en una analogía empírica u observacional.

Anaximandro, contrariando la observación decía que la Tierra no está sostenida por nada, sino que permanece inmóvil debido a que está a igual distancia de todas las otras cosas. Su forma es como la de un tambor. Nosotros caminamos sobre una de sus superficies planas, mientras que la otra se encuentra en el lado opuesto. Fue una anticipación de la idea newtoniana de las fuerzas gravitacionales inmateriales e invisibles.

¿Cómo llegó Anaximandro a ésta notable teoría?, por medio del razonamiento. Anaximandro llegó a su teoría criticando la teoría de Tales. Es probable que Anaximandro haya argumentado en contra de la teoría de Tales (según la cual la Tierra flota sobre el agua). Apela a la simetría interna o estructural del mundo, la cual asegura que no haya ninguna dirección preferida en la cual pueda producirse un derrumbe. Aplica el principio de que donde no hay diferencias no puede haber ningún cambio. De ésta manera explica la estabilidad de la Tierra por igualdad de sus distancias de todas las otras cosas.

¿Qué es lo que impidió a Anaximandro llegar a la teoría de que la Tierra es un globo y no un tambor?, fue la experiencia observacional, que le enseñaba que la superficie de la Tierra es, a lo largo y a lo ancho, plana.

Hay una objeción obvia a la teoría de la simetría sustentada por Anaximandro y según la cual la Tierra se halla a igual distancia de todas las otras cosas. Puede verse fácilmente la asimetría del universo en la existencia del sol y la luna, éstos no se hallan muy lejos el uno del otro, mientras que del otro lado no hay nada que los equilibre. Parece que Anaximandro respondió a ésta objeción con otra audaz teoría: la teoría de la naturaleza oculta del sol, la luna y los otros cuerpos celestes.

Supuso la existencia de dos enormes llantas que rotan alrededor de la Tierra y la otra de 18 veces su tamaño. Cada una de éstas llantas está llena de fuego, y cada una de ellas tiene un agujero a través del cual es visible el fuego. Son a éstos agujeros a los que llamamos el sol y la luna, respectivamente. Esto hace que Anaximandro sea el precursor de la teoría de las esferas.

No cabe duda de que las teorías de Anaximandro son críticas y especulativas más que empíricas.

Afirmo que la teoría de Anaximandro desbrozó el camino para las teorías de Aristarco, Copérnico, Kepler y Galileo.

Una teoría falsa puede ser una realización tan grande como una verdadera. Y muchas teorías falsas nos han ayudado más en nuestra búsqueda de la verdad que algunas teorías menos interesantes que aún se aceptan. Pues las teorías falsas pueden ser útiles de muchas maneras, pueden sugerir algunas modificaciones más o menos radicales y pueden estimular la crítica.

Así, la teoría de Tales de que la Tierra flota sobre el agua reapareció en Anaxímenes en forma modificada y en tiempos recientes, bajo la forma de la teoría de Wegener de la deriva continental.

La teoría de Anaximandro sugirió una teoría modificada: la teoría que considera a la Tierra como un globo libremente suspendido en el centro del universo y rodeado de esferas en las que se hallaban incrustados los cuerpos celestes. Y al estimular la crítica, también condujo a la teoría de que la Luna brilla con luz refleja, a la teoría pitagórica de un fuego central y al sistema heliocéntrico de Aristarco y Copérnico.

Creo que los milesios, quienes consideraban al mundo una tienda , también contemplaban al mundo como una especie de casa, el hogar de todas las criaturas, nuestro hogar. Había una necesidad de indagar en su arquitectura. Las cuestiones relativas a su estructura y esquema básico y el material del que está construído constituían los 3 problemas principales de la cosmología milesia.

En el mundo de Anaximandro se produce todo género de cambios. Había fuego que necesitaba aire y respiraderos que a veces se hallaban tapados de modo que el fuego se apagaba: tal era su teoría de los eclipses y de las fases de la luna. Había vientos que eran los responsables del cambio del tiempo, y había vapores resultantes del desecamiento del agua y del aire.

Encontramos aquí la primera alusión al problema general del cambio, que se convirtió en el problema central de la cosmología griega.

El problema del cambio es un problema filosófico.

Para Anaximandro nuestro propio mundo, sólo es uno en una infinidad de mundos. Pero era necesario explicar los cambios conocidos en nuestro mundo. Los cambios más evidentes - el día y la noche, los vientos y el tiempo, las estaciones, el crecimiento de las plantas, etc.- se hallaban vinculados con el contraste de temperaturas, con la oposición entre lo caliente y frío.

Anaxímenes desarrolló esas ideas, al igual que Anaximandro, se interesaba por las oposiciones entre lo caliente y lo frío, lo seco y lo húmedo y explicaba las transiciones entre éstos opuestos mediante una teoría de la calefacción y la rarefacción. Al igual que Anaximandro, creía en el movimiento eterno y la acción de los vientos, lo reemplazó por el aire, casi ilimitado y no sólo capaz de movimiento sino agente principal del movimiento y del cambio. Así, la Tierra está suspendida en el aire como la tapa de una olla sobre el vapor.

Los tres milesios consideraban al mundo como nuestro hogar, en el que había movimiento.

La casa estaba expuesta a los vientos pero era un hogar que suministraba seguridad y estabilidad. En cambio, para Heráclito, la casa estaba ardiendo.

En el mundo de Heráclito ya no había ninguna estabilidad. Todo fluye, nada está en reposo. Todas las cosas están en movimiento constante, aunque nuestros sentidos no se percaten de ello. No hay cuerpos sólidos. Las cosas no son realmente cosas, son procesos que fluyen. Todas las cosas son llamas , el mundo y la aparente estabilidad de las cosas se deben simplemente a las leyes, las medidas a las que están sujeto los procesos del mundo.

Pues todo cambio es el cambio de algo, el cambio presupone algo que cambia. Y aunque esté en proceso de cambio, esa cosa debe seguir siendo la misma. Para la idea de cambio es esencial que la cosa que cambia conserve su identidad mientras cambia.

Así, todo cambio es la transición de una cosa a otra que tiene cualidades opuestas. Tal es el problema del cambio que condujo a Heráclito a una teoría que distingue entre realidad y apariencia. La verdadera naturaleza de las cosas gusta ocultarse. Sólo en apariencia las cosas son opuestas, pero en verdad son lo mismo.

Para Heráclito nada es más real que el cambio, sin embargo, su doctrina acerca de la unidad del mundo conspira contra su doctrina de la realidad del cambio. Pues el cambio es la transición de un opuesto a otro y si los opuestos son idénticos, aunque parezcan diferentes, entonces el cambio mismo es sólo aparente.

La consecuencia anterior fue extraída por Parménides. Sostenía que el mundo real era uno y que siempre permanece en le mismo lugar, nunca se mueve. El mundo es un todo indiviso, sin partes, homogéneo e inmóvil: el mundo del cambio es una ilusión.

Parte de la premisa: lo que no es no es. Podemos deducir que la nada no existe, significa que el vacio no existe. Así el mundo consiste en un bloque indiviso puesto que toda división de partes pueden deberse a la separación de las partes por el vacío. La teoria de Parménides fue la primera teoría hipotético- deductiva del mundo.

La tarea de una escuela es la de transmitir la tradición, la doctrina de su fundador, a las generaciones siguientes. El gran ejemplo es la escuela es la fundada por Pitágoras. Comparada con la escuela jónica tenía el carácter de una orden religiosa, con una regla de vida característica y una doctrina secreta.

Las escuelas filosóficas griegar son diferentes de la escuela de tipo dogmático que hemos descrito. Se trata de un fenómeno único, estrechamente vinculado con una asombrosa libertad y creatividad de la filosofía griega.

Si buscamos los primeros indicios de es nueva actitud crítica, de esa nueva libertad de pensamiento, debemos remontarnos a la crítica de Anaximandro a Tales, que critica a su pariente y maestro, que es uno de los siete sabios y fundador de la escuela jónica.

Ello sugiere que Tales fundó la tradición de libertad y creó así un tipo de escuela diferente a la de Pitágoras. Tales parece haber sido capaz de tolerar la crítica y parece haber creado la tradición de que se debe tolerar la crítica.

Me parece más fácil suponer que el maestro estimuló la actitud crítica, después de haber quedado sorprendido por el tino de algunos interrogantes planteados por el discípulo sin ninguna intención crítica. La escuela jónica fue la primera en la cual los discípulos criticaron a sus maestros.

La tradición racionalista, la de discusión crítica, es el único camino viable para ampliar nuestro conocimiento, conjetural o hipotético.

No hay ningún camino que comience con la observación o la experimentación.

Sólo hay un elemento de racionalidad en nuestros intentos por conocer el mundo: es el examen crítico de nuestras teorías (falsacionismo).

Es por eso que la actitud crítica de los presocráticos preludió y preparó el racionalismo ético de Sócrates, su creencia de que la búsqueda de la verdad a través de la discución crítica es una forma de vida, para él la mejor.