Restauración

Historia de Europa siglo XIX. Clases sociales. Contexto europeo. Revoluciones liberales europeas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


TEMA 4

La Restauración

LA EUROPA DE LA RESTAURACIÓN

El Congreso de Viena

En septiembre de 1814 se reunieron en Viena representantes de todos los países europeos para reconstruir el mapa de Europa. Pese a ser la potencia agresora y haber sido derribada, Francia fue invitada a participar en el Congreso y desempeñó un importante papel como árbitro de los intereses contrapuestos de Rusia, Austria y Prusia en el este de Europa.

El Congreso se guió por dos grandes principios:

  • El principio de legitimidad se manifestó en la reposición en sus tronos de todos los monarcas depuestos por Napoleón.

  • El principio del equilibrio se concretó en un reparto proporcional de territorios entre las potencias vencedoras.

El resultado fue un nuevo mapa de Europa con el que se pretendía asegurar la paz y la estabilidad en el continente. Sólo tuvo que devolver los territorios conquistados desde 1789. Gran Bretaña se convirtió en la gran potencia.

La vuelta al absolutismo político

Los monarcas abolieron las Constituciones promulgadas por los revolucionarios y restablecieron el absolutismo. Sustituyeron el sistema de gobierno basado en la soberanía nacional y en la división de poderes por el sistema anterior, que se fundamentaba en el derecho divino de los reyes. Algunos monarcas promulgaron Cartas Otorgadas. El orden político absolutista de la época se llamó sistema Metternich.

Se mantuvo el dominio de la ley como reguladora de las relaciones sociales. La arbitrariedad no fue restaurada.

Esto sucedió en los países que habían sufrido algún cambio debido a la Revolución y al Imperio donde nada sustancial había cambiado entre 1789 y 1815.

Las alianzas internacionales

Conscientes de la fuerza que les daba la unión de las potencias europeas entre Rusia, Austria, Prusia y Gran Bretaña, decidieron formar la Cuádruple Alianza para defender el orden establecido en el Congreso de Viena y luchar contra una nueva revolución.

Al mismo tiempo se formó la Santa Alianza firmada inicialmente por Rusia, Austria y Prusia. En su origen tenía un carácter místico pero en manos del canciller Metternich se convirtió en un instrumento esencialmente conservador de las monarquías absolutas.

Ambas alianzas aumentaron sus miembros, incluyendo a Francia y España, además de otros países. A través de una serie de congresos celebrados durante los siguientes años los gobiernos de la Restauración pusieron en práctica sus objetivos.

La “guerra peninsular” que España mantuvo contra Napoleón debilitó extraordinariamente al emperador y fue una de las causas de su derrota. Pero España no fue incluida entre las potencias vencedoras. La incapacidad de los diplomáticos enviados al Congreso de Viena incrementó la marginación española. Es en estos momentos cuando España dejó de ser considerada una de las primeras potencias europeas y pasó a un segundo plano.

UNA NUEVA SOCIEDAD DE CLASES

Una nueva sociedad

Durante la Revolución francesa fueron suprimidos los privilegios de que disfrutaban la aristocracia y el clero. En la época de la Restauración esos privilegios no fueron restablecidos. La igualdad no alcanzó a las mujeres cuyos derechos no fueron reconocidos. En 1848 comenzó formalmente el movimiento feminista.

Los cambios económicos que se estaban produciendo al mismo tiempo reforzaban un modelo social que tenía su fundamento tanto en la igualdad como en la libertad económica y la propiedad privada.

Todos los hombres serían juzgados por los mismos tribunales, con las mismas leyes y según los mismos procedimientos; tendrían la posibilidad de ocupar cualquier puesto público y habrían de contribuir a los gastos del Estado. Este lugar era consecuencia de sus propiedades y de sus méritos.

Igualdad teórica, desigualdad real

La sociedad europea en la práctica continuó siendo profundamente desigual y llena de barreras. El principio de la propiedad privada se respetó y se hizo más absoluto al desaparecer las limitaciones respetadas antes por tradición. Los principales beneficiarios de la nueva situación fueron quienes por su riqueza pudieron aprovechar las oportunidades que el nuevo orden les brindaba.

La educación se mostró como la vía más importante de promoción social.

La sociedad blanca de los Estados Unidos en el siglo XIX fue más igualitaria. Las diferencias iniciales de riqueza entre los individuos quedaron paliadas por la abundancia de tierra y las grandes posibilidades que ofrecía un inmenso país en expansión.

Una sociedad de clases

Las clases sociales sustituyeron a los estamentos del Antiguo Régimen. Las diversas clases sociales se diferenciaban por su distinta capacidad económica, tenían una mentalidad y una cultura propias.

  • La clase alta estaba compuesta por la antigua aristocracia y la alta burguesía. La unión entre ambos grupos dio lugar a la aparición de una clase homogénea.

  • La clase media constituía un conjunto muy heterogéneo. Sus valores llegaron a ser predominantes en el conjunto de la sociedad; entre ellos destacaban el culto al trabajo, el ahorro, la sobriedad y la exaltación de la familia y el hogar.

  • La clase baja se caracterizaba por su carencia de propiedades y por la necesidad de trabajar a cambio de un salario para poder sobrevivir.

La clase alta ha sido siempre una minoría. A principios del siglo XIX, la clase baja era la más numerosa; desde mediados del siglo pasado, la clase media ha crecido progresivamente a costa de la clase baja.

LAS REVOLUCIONES DE 1820, 1830 Y 1848

Los factores revolucionarios

Las revoluciones brotaron espontáneamente en muchos países por tres motivos que los políticos de la Restauración no previeron y que fomentaron involuntariamente.

  • La oposición al absolutismo, al sistema Metternich, y la defensa de lo que se comenzó a llama liberalismo que no era sino la tradición revolucionaria a favor de un sistema político representativo, con libertades, y el reconocimiento de los derechos individuales.

  • La afirmación de los sentimientos nacionales despertados en Europa que habían sido completamente ignorados por los protagonistas de la Restauración al mezclar artificialmente distintas naciones en un mismo Estado, o no tratar de resolver los problemas planteados.

  • La protesta contra las condiciones económicas y la desigualdad social. La nueva organización capitalista dificultaron la vida de los campesinos. En las ciudades, muchos artesanos vieron amenazado y destruido su trabajo por la nueva organización industrial. Cada vez estudiaba más gente que después no veía satisfechas sus aspiraciones.

El liberalismo era defendido por las clases alta y media que buscaban una participación en el poder. Los sentimientos nacionales fueron compartidos por todas las clases sociales. Se manifestaron los más desfavorecidos que tenían dificultades para encontrar un sitio en la sociedad. Los militares tuvieron un protagonismo especial en la mayoría de los casos.

Las oleadas revolucionarias de 1820 y 1830

La primera se inició en España con el levantamiento de las tropas que restablecieron la Constitución de 1812 entre 1820 y 1823. En 1821 comenzó la sublevación de los griegos contra los turcos que culminó con la independencia de Grecia en 1830.

El ciclo revolucionario de 1830 se inició en Francia, donde la monarquía de Carlos X, de la dinastía de Borbón, fue sustituida por la de Luis Felipe, de la casa de Orleáns, después de las tres jornadas revolucionarias de julio en París. En Bruselas se produjo un levantamiento que dio como resultado la disolución del reino de los Países Bajos y la independencia de Bélgica. En 1831, Polonia se rebeló contra el dominio ejercido por el zar de Rusia al no cumplir éste las promesas de preservar la autonomía polaca.

Las revoluciones de 1848

Una grave crisis económica había tenido consecuencias negativas sobre las condiciones de vida de las clases populares. Los movimientos de protesta de carácter político contaron con el apoyo de grandes sectores de población que reclamaban mejoras sociales.

La monarquía de Luis Felipe de Orleáns fue derribada y se proclamó la II República. Metternich tuvo que dejar el gobierno y se decretó la abolición de la servidumbre campesina.

En Francia, Napoleón III proclamo el II Imperio. Las constituciones concedidas en muchos Estados fueron abolidas. Ninguna de las sublevaciones nacionalistas de Italia, Bohemia o Hungría consiguió triunfar.

LA EVOLUCIÓN DE GRAN BRETAÑA

El sistema político británico a comienzos del siglo XIX

Una monarquía parlamentaria con larga historia

Gran bretaña estaba gobernada por una monarquía parlamentaria. El parlamento continuó ejerciendo sus funciones y limitando el poder real.

La “gloriosa revolución” de 1688 confirmó esta división de poderes y sentó las bases para el desarrollo político del reino. A partir de entonces, ningún monarca británico se atrevió a recortar las atribuciones del Parlamento. El parlamento estaba compuesto por la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes.

El papel de la aristocracia

Tanto el gobierno local como el Parlamento reflejaban la preeminencia económica y social de la aristocracia y la gentry, o nobleza mayor, constituida por unas 12.000 ó 13.000 familias que poseían la mitad de la tierra británica.

La propiedad de la tierra era la base de la riqueza y del prestigio social. Una persona no podía llegar a alcanzar un puesto destacado sólo pos sus méritos.

La práctica política

El funcionamiento del sistema se asentaba en las relaciones personales que se manifestaban en:

  • El patronazgo se refería a que cualquier puesto era ocupado gracias a la recomendación de alguien, que se convertía en el patrón del protegido o cliente, a quien éste debía lealtad.

  • La deferencia consistía en el respeto hacia las jerarquías sociales establecidas, lo que se traducía en que el señor recibía los votos de los campesinos.

En los distritos urbanos predominaban distintas formas de corrupción.

Las reformas políticas

Gran Bretaña experimentó cambios fundamentales en todas sus instituciones políticas: la Monarquía, el Parlamento, el Gobierno, la Administración local y la Justicia.

Entre todas las reformas políticas destaca la Ley de reforma electoral de 1832 que dio mayor legitimidad y representatividad social al Parlamento. La Ley de 1832 modificó dos aspectos:

  • La cualificación requerida para tener derecho al voto. La ley estableció una norma común para todo el territorio: podían votar los varones que gozaban de una cierta independencia económica debido a la propiedad o el arrendamiento de tierras o casas.

  • La distribución de los distritos electorales. Los legisladores trataron de eliminar los anacronismos más acusados.

El Parlamento reformado adoptó una serie de medidas favorables a la mayoría de la población.

El cartismo

Al poco tiempo de la aprobación de la reforma electoral de 1832, surgió el cartismo que se desarrolló entre 1838 y 1848. El nombre del movimiento provenía de la Carta del Pueblo que contenía seis peticiones de carácter demográfico:

  • Sufragio universal, aunque exclusivamente masculino.

  • Voto secreto, en lugar del voto oral y público existente.

  • Distritos electorales iguales, en función de la población.

  • Elección anual del Parlamento.

  • Supresión del requisito de ser propietario para ser diputado.

  • Pago de dietas a los diputados, para que pudieran acceder al Parlamento personas sin riquezas, que necesitaban trabajar para vivir.

El movimiento estaba formado tanto por personas de clase media, como por trabajadores. El cartismo fue una de las primeras manifestaciones políticas del movimiento obrero, influyó en otras decisiones del Parlamento y fue un precedente del marxismo.

ACTIVIDADES

1. Hacer el mapa de Europa en 1815 y explicarlo.Restauración

Las pretensiones de Austria, Prusia y Rusia en el este europeo se resolvieron con la creación del pequeño reino de Polonia -bajo la soberanía del zar de Rusia- y el reparto de territorios entre Austria y Prusia. Austria recibió el norte de Italia, Bosnia y Montenegro, y Prusia amplió su territorio en Renania. Alrededor de Francia se crearon pequeños Estados: el reino de los Países Bajos, la Confederación Helvética y el reino de Piamonte - Cerdeña.

2. Explica las causas principales de las revoluciones de 1820, 1830 y 1848.

Las causas principales de las revoluciones fueron tres:

- La oposición al absolutismo y la defensa del liberalismo.

- La afirmación de los sentimientos nacionales ignorados completamente por los protagonistas de la Restauración.

- La protesta contra las condiciones económicas y la desigualdad social.

- ¿Qué clases sociales participaron en esos estallidos revolucionarios? ¿Por qué?

En las revoluciones participaron grandes masas de población que pertenecían a todas las clases sociales. El liberalismo era defendido, sobre todo, por las clases alta y media, que buscaban una participación en el poder. Los sentimientos nacionales fueron progresivamente compartidos por todas las clases sociales. En contra de la situación social se manifestaron los más desfavorecidos: los campesinos, los artesanos y aquellos grupos de las clases medias que tenían dificultades para encontrar un sitio en la sociedad. Los militares tuvieron un protagonismo especial en la mayoría de los casos.

-¿En qué países tuvo lugar la primera oleada revolucionaria? ¿Cuáles fueron sus efectos?

En España, Portugal e Italia. Se restableció la Constitución de 1812.

- ¿Qué repercusiones se derivaron de la revolución de 1830 en Francia y en los Países Bajos?

En Francia, la monarquía de Carlos X fue sustituida por la de Luis Felipe después de las tres jornadas revolucionarias de julio en París. En Bruselas se produjo un levantamiento que dió como resultado la disolución de los Países Bajos.

- ¿Qué importancia tuvo la revolución de 1848? ¿Por qué?

Tuvo mucha importancia ya que la monarquía de Luis Felipe fue derribada y se proclamó la II República. Mas tarde, Napoleón III proclamó el II Imperio.

3. Di qué son las ideologías y completa un cuadro sobre las principales corrientes ideológicas del siglo XIX.

Son teorías acerca de la organización económica, social y política que se diferencian de otras construcciones.

Ideologías

Ideólogos

Principales

Características

Conservadurismo

Edmund Burke y Joseph de Maistre

La sociedad está formada por grupos y el individuo forma partes de ellos.

Liberalismo

Benjamín Constant

Libertad del individuo y sus valores.

Democracia

Jules Michelet

Derechos universales, para todos.

Socialismo utópico

Friedrich Engels, Karl Marx, Robert Owen, Saint-Simon y Charles Fourier.

Las ideas y procesos revolucionarios habían estado bien pero se consideraban insuficientes.

Anarquismo

Pierre Joseph Proudhon y Mijail Bakunin

Rechazo de la sociedad resultante de las revoluciones.

Nacionalismo

Herder y Fichte

Una nueva forma de conciencia colectiva tanto favorable como contrario a las revoluciones.

6

Vídeos relacionados