Resíduos sólidos urbanos

Plan Nacional. Tasas de producción. Reciclaje. Papel. Vidrio. Renovables. Ecología. Medio Ambiente. Tóxicos. Reciclar. Materiales reutilizables. Vertidos. Contaminación. Leyes

  • Enviado por: The Alchimist
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 40 páginas
publicidad

LOS RSU EN LA REGIÓN DE MURCIA

INDICE:

INTRODUCION

COMUNIDAD DE MURCIA

QUE SON LOS RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS

PLAN NACIONAL DE RESIDUOS URBANOS

TASAS DE PRODUCCIÓN DE RSU EN MURCIA

RECICLADO DE PAPEL

RECICLADO DE VIDRIO

OTROS

INTRODUCCIÓN

Una de las consecuencias más importantes de la actividad humana es la generación de residuos, “Parte o porción que queda de un todo“, es decir, materiales a los que tras un uso determinado no se les da utilidad alguna, por lo que su último fin es deshacerse de los mismos.

La práctica habitual, ha sido hasta fechas muy recientes, el llevar y depositar estos materiales en algunos de los vertederos existentes de residuos sólidos urbanos en la Región.

Todo ello, ha dado lugar a que no existan posibilidades de reciclaje de los residuos, ni tampoco una separación selectiva de los mismos, con el agravante del daño medioambiental que se está produciendo. La nueva concienciación ambiental y las directrices Estatales, de la Comunidad Económica Europea y de la propia Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, imponen a nuestra sociedad un cambio de aptitud en este sentido, pues cada vez somos más y producimos más residuos.

Ante esta situación, la problemática de los residuos es compleja, por lo que hay que poner los medios para resolverla. Así, hay que pensar en REDUCIR en origen los residuos que se generan en la actualidad, dado que es la forma más eficaz de reducir su cantidad, el coste asociado a su manipulación y los impactos medioambientales asociados.

En segundo lugar, hay que pensar en el RECICLAJE, lo que implica la recogida selectiva, la separación y recogida de materiales residuales, y la preparación de estos materiales para la REUTILIZACIÓN, el reprocesamiento y transformación en nuevos productos.

En tercer lugar, hay que transformar los residuos mediante alteraciones físicas, químicas y biológicas que mejoren la eficacia de las operaciones y sistemas de gestión de residuos. En suma, es necesario establecer la adecuada planificación para una Gestión Integral de los Residuos.

COMUNIDAD AUTONOMA DE MURCIA

'Residuos Sólidos Hurbanos'
La Comunidad Autónoma de Murcia está situada en el sureste de la Península Ibérica. Ocupa una superficie total de 11.314 km2, lo que representa el 2,2% del territorio nacional. Ubicada en pleno Arco del Mediterráneo, limita al este con la provincia de Alicante; al oeste con Granada y Almería; al norte con Albacete y al sur con el mar Mediterráneo. La Comunidad Autónoma está conectada con otras regiones españolas por medio de una completa red de carreteras, y trenes.

La región de Murcia tiene una población de más de un millón de habitantes, con un gran crecimiento de población en los últimos años, (15%) que se mantiene, siendo una de las comunidades con mayor crecimiento en los últimos años.

'Residuos Sólidos Hurbanos'
En el tema de residuos sólidos urbanos (R.S.U.) la producción de los mismos en la Región puede estimarse en 1'014 Kg/hab. Día, en el año 2001 lo que se traduce a ciento trece mil toneladas al año. En todos los Municipios de la Región existe servicio de recogida de R.S.U. El grado de calidad del tratamiento es muy deficiente ya que existen 21 vertederos incontrolados en los que se arrojan los residuos de 25 municipios. La generación de residuos tóxicos y peligrosos puede situarse en torno a las 30.000 Tm/año, y a pesar de ello la región aun esta en fases iniciales de su gestión.

La comunidad autónoma, destacan como gestoras de residuos sólidos urbanos los municipios de Murcia (Capital de Comunidad) en la comarca de Huerta de Murcia, Lorca y Águilas en la comarca de Alto Guadalentín, , Alhama de Murcia en el Bajo Guadalentín, Cartagena en el campo de Cartagena, y Jumilla en el Altiplano.

¿Qué son los Residuos Sólidos Urbanos?

 

Todas las actividades humanas producen residuos:

  • La agricultura y ganadería

  • La explotación de los bosques

  • La industria

  • La actividad comercial

  • Los hogares

Sin embargo, la cantidad y naturaleza de los residuos son muy distintas dependiendo de su origen. Por eso, se suelen distinguir tres grandes grupos:

  • Los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) son las basuras que producimos diariamente en nuestras casas, tiendas, oficinas, mercados, restaurantes, calles, etc. También las fábricas producen algunos RSU, particularmente en las oficinas, almacenes o comedores (papel, cartón, envases y restos de alimentos...).

  • Residuos Tóxicos y Peligrosos (RTP) son los producidos en procesos industriales y que deben ser gestionados de forma especial. En nuestras casas también tenemos este tipo de residuos (lejía, pinturas, aerosoles, disolventes, pilas...). Se considera RTP tanto la sustancia como el recipiente que lo ha contenido.

  • Otros Residuos son aquellos que producimos en actividades industriales o de construcción y que no son Tóxicos ni RSU, es decir, no experimentan transformaciones físico- químicas o biológicas una vez vertidos (escombros, embalajes, escorias, etc.).

RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS.

1.- Definición.

De acuerdo con el R.D. 1160 del 13 de junio de 1986 se denomina residuo a cualquier sustancia u objeto del cual se desprende su poseedor o tenga la obligación de desprenderse en virtud de las disposiciones en vigor. Por tanto los residuos sólidos urbanos (R.S.U.) serán los residuos generados dentro de un área urbana.

2.- Clasificación.

La clasificación de los RSU puede hacerse según distintos criterios: fuente de producción, tipo de materiales, posibilidades de tratamiento, etc.

Según su procedencia los RSU los podemos clasificar en:

Residuos domiciliarios: procedentes de la actividad doméstica, como residuos de cocina, restos de alimentos, embalajes, etc. se incluyen dentro de este grupo los procedentes de domicilios colectivos como cuarteles, residencias, etc.

Residuos voluminosos: de origen doméstico, como grandes embalajes, muebles etc. que debido a sus dimensiones, no son adecuados para su recogida por los servicios municipales, pero que pueden ser eliminados junto a los residuos domésticos.

Residuos comerciales y de servicios: generados en actividades comerciales y del sector servicios dentro del área urbana. En este grupo, por sus características especiales, no se incluyen los residuos de hospitales ni los de mataderos.

Residuos de limpieza viaria: procedentes de la limpieza de calles y del arreglo de jardines y parques.

3. Composición y características.

El conocimiento de la composición de los residuos tiene gran importancia a la hora de tomar decisiones para la elección del sistema de tratamiento. La composición de los RSU es enormemente variable y en ella influyen una serie de factores muy diversos. Se puede decir que la composición de los RSU es consecuencia de:

Las características de la población: según sea urbana o rural, tenga principalmente áreas residenciales, sea turística o industrial, etc.

La época de producción de residuos: el clima y las estaciones influyen en la composición de los residuos.

El nivel social de la población.

Los hábitos de consumo de la población.

Las características principales de los RSU para tomar decisiones sobre el sistema de tratamiento son:

Densidad: la densidad de las basuras va descendiendo con el tiempo como consecuencia de los hábitos de consumo.

Humedad: el grado de humedad de los residuos, depende, además de los propios residuos, del clima y las estaciones anuales.

Poder calorífico: el poder calorífico de los residuos en España tiene valores en el rango entre 800 y 1600 kcal/kg.

Relación C:N, que indica la capacidad del residuo para ser utilizado para compostaje. El valor óptimo está entre 25 y30.

Composición porcentual en peso de los RSU en paises de la CEE (1985)

 

PVC

Plástico

Vidrio

Metales

M.O.

Otros

Alemania

17.9

5.4

9.2

3.2

40.8

23.5

Bélgica

35

5.8

8.2

5.1

16

29.9

España

15

6

6

2.5

52

18.5

Francia

27.5

4.5

7.5

6.5

37

17

Reino Unido

29

7

10

8

26.7

19.3

Portugal

19

3

3

3.5

53.3

18.2

4. Producción de RSU.

La cantidad de RSU producidos por un colectivo es muy variable y depende, entre otros factores, de los siguientes:

Nivel de vida de la población: la producción de RSU aumenta con el nivel de vida (ver tabla).

Epoca del año: generalmente es mínima en verano para la misma población.

Modo de vida de la población: rural o urbano.

 

Kg/h/día

 

Kg/h/día

Alemania

1.76

España

0.8

Dinamarca

1.5

Austria

0.78

Francia

1.09

Portugal

0.57

Los datos que actualmente se manejan en España son:

zonas rurales: de0.55-0.82 kg/h/día

zonas urbanas: 0.8-1.1 Kg/h/día

La producción de residuos está encabezada por Estados Unidos con 2.2 kg/h/día.

5. Efecto sobre el medio ambiente.

Las calles de las ciudades necesitan un cuidado especial en lo que concierne a su limpieza y eliminación de residuos. Todo ello tiene como objetivo mejorar la calidad de vida del hombre. Desde una época relativamente reciente, el volumen de desperdicios generados en las ciudades ha llegado a un volumen tal que se plantean problemas respecto a su recogida y eliminación. Este problema se agrava año tras año debido a cuatro causas principales:

El crecimiento demográfico

La concentración de la población en núcleos urbanos.

La mayor utilización de bienes de rápido envejecimiento.

El uso más generalizado de envases sin retorno fabricados con materiales no biodegradables.

Los problemas originados por los RSU cuya gestión no es correcta son los siguientes:

Deterioro paisajístico.

Producción de malos olores.

Riesgos de incendios: los residuos fermentables son fácilmente autoinflamables.

Posibilidad de contaminación de aguas superficiales y subterráneas.

Facilitan la presencia de roedores e insectos portadores de enfermedades.

6. Gestión de RSU.

Se entiende por gestión de RSU el conjunto de operaciones realizadas desde su generación hasta su destino final más adecuado desde el punto de vista ambiental y sanitario, de acuerdo con sus características de volumen procedencia, costes, posibilidades de recuperación y comercialización y directrices administrativas.

La gestión de residuos comprende las fases de pre-recogida, recogida y transporte y tratamiento de los mismos.

6.1. Pre-recogida.

El envasado de los residuos en su lugar de generación constituye el primer paso en el proceso de gestión. Existen diversos recipientes utilizados para la pre-recogida, siendo cada vez más generalizado el uso de contenedores con enganches normalizados y los contenedores de recogida selectiva.

6.2. Recogida.

Esta fase comprende el conjunto de operaciones que se realizan desde que los resudios son presentados hasta que son descargados en el centro de tratamiento. El coste de esta fase de gestión supone entre el 60 y el 80 % de los costes globales de gestión de RSU. El sistema de recogida más común es la descarga directa de los contenedores en camiones de transporte o bien la recogida directa de bolsas de basura. Actualmente está en fase de implantación la recogida selectiva de residuos, con el objeto del aprovechamiento de los mismos.

El transporte de los residuos hasta el centro de tratamiento puede realizarse en los propios camiones de basura o bien en otros camiones, realizando un trasvase previo. La ubicación de los centros de tratamiento de RSU cada vez más alejados delos centros urbanos hace conveniente separar la función de recogida de la de transporte. Así los camiones de recogida vacían los RSU en las denominadas estaciones de Transferencia, donde se trasvasan a camiones de mayor volumen optimizando de esta forma los rendimientos.

Las estaciones de transferencia pueden ser de distintos tipos, según el sistema de tratamiento que sufran en ellas los residuos para su posterior traslado:

estaciones de transferencia sin compactación: en ellas se realiza el trasvase directo de residuos de un camión a otro mediante palas. No se da en ellas ningún tipo de tratamiento.

Estaciones de transferencia con compactación: en este caso la parte esencial de las instalaciones son dispositivos mecánicos que permiten la compactación de los residuos en el contenedor. De esta forma se reducen los volúmenes de RSU a transportar.

Estaciones de transferencia mixtas.

6.3 Tratamiento.

Esta fase de gestión comprende el conjunto de operaciones tendentes a la eliminación delos residuos o al aprovechamiento de los recursos contenidos en los mismos. Se desarrolla con mayor extensión en los próximos apartados.

7. Sistemas de tratamiento de residuos urbanos.

Se entiende por tratamiento de residuos las distintas operaciones o métodos para deshacerse de las basuras. Los métodos de tratamiento más utilizados actualmente son:

Vertido controlado

Incineración

Producción de compost

Reciclado

Transformación o aprovechamiento por técnicas específicas.

Evolución del tratamiento de RSU en España (cifras en miles de toneladas)

SISTEMA DE TRATAMIENTO

1978

1986

1991

Vertido incontrolado

4972

3204

2555

Vertido controlado

1812

4780

6493

Compostaje

799

2042

2429

Incineración

510

542

557

-con recuperación de energía

191

296

369

-sin recuperación de energía

319

246

188

7.1. Vertido controlado.

La filosofía de este sistema consiste en enterrar el máximo volumen de residuos en un espacio mínimo.

Se denomina vertido controlado cuando se toman las medidas necesarias para evitar todo aquello que pueda resultar nocivo o molesto y pueda resultar en un deterioro del medio. En España todavía se eliminan en vertidos incontrolados el 21% de las basuras que se producen.

7.1.1. Vertido controlado simple.

En este tipo de tratamiento resulta fundamental la elección de un terreno desde el punto de vista hidrogeológico, con capacidad suficiente y buenas comunicaciones. Los vertederos controlados pueden ser de varios tipos según el tratamiento a que se sometan los residuos:

de baja densidad: En ellos los residuos se someten a una compactación ligera obteniendo una densidad media de 600 Kg/m3. Los residuos vertidos diariamente se cubren.

De media densidad: Los residuos son compactados hasta una densidad media de 750 Kg/m3, realizándose la cubrición con una mayor periodicidad.

De alta densidad: los residuos son tratados con maquinaria pesada que los tritura y compacta llegándose a obtener densidades medias de 1100 Kg/m3. En este tipo de vertederos no se necesita cubrición.

La elección de uno u otro tipo influyen varios factores, aunque muchas veces se supedita al volumen de residuos generados: así los de alta densidad se utilizan en pequeños vertederos de menos de130 T/día, los de media para vertederos que reciben entre 130 y 300 T/día y los de baja para más de 300 T/día.

Las ventajas que presentan los vertederos controlados frente a otro tipo de tratamientos son:

Es un sistema económico.

Capacidad para absorber variaciones en el volumen de RSU generados.

El terreno del vertedero es regenerable y recuperable.

La principal desventaja es la elección de un terreno adecuado para su ubicación.

7.1.2. Requisitos de un vertedero.

El lugar de depósito de los vertidos debe cumplir una serie de requisitos de los cuales destacamos los siguientes:

Necesidad de impermeabilización: con el fin de proteger las aguas subterráneas de filtraciones. La impermeabilización no es un requisito imprescindible: puede evitarse cuando se considere que el suelo de asiento sea impermeable o cuando no existan cauces de agua subterráneas en las proximidades. La impermeabilización se realiza mediante revestimientos bituminosos o de alquitrán o bien mediante materias sintéticas (telas plásticas).

Recogida de lixiviados: Los lixiviados se recogen a través de drenajes subterráneos para su posterior evacuación a colector o planta de tratamiento o para su tratamiento in situ.

Recogida de gases procedentes de las fermentaciones mediante tubos perforados introducidos en la capa de residuos. El gas recuperado (biogas) puede utilizarse para la generación de energía o no.

7.1.3. Tipos de vertido.

Hay distintos métodos para realizar la colocación de vertidos en los vertederos:

Vertido en superficies: es el método más usado, los residuos se extienden y compactan siendo cubiertos por material inerte (p.ej. arcilla).

Vertido en zanjas: los vertidos se depositan en zanjas previamente excavadas. Allí son cubiertas y compactadas. A veces se combina este método con el anterior.

7.1.4. Reacciones en el vertedero.

Formación de gases: como consecuencia de las fermentaciones anaerobias y aerobias que tienen lugar en los residuos de los vertederos tiene lugar la producción de gas. Este tiene una composición aproximada del 50% en metano y 50% de CO2. La formación de gas depende, entre otros factores del contenido en materia orgánica de los residuos, de la edad de los residuos, de la humedad de los mismos y del pH. El poder calorífico del gas generado tiene un valor medio de 4200 Kcal/m3.

Formación de lixiviados: El lixiviado es el residuo líquido generado en un vertedero. Su origen es doble:

Aguas de percolación: el agua de origen exterior, generalmente procedente de la lluvia, percola por el vertedero, dando como resultado la salida de aguas cargadas de contaminantes orgánicos e inorgánicos.

Aguas de generación: los procesos de fermentación que ocurren en el interior de los residuos producen la generación de aguas que percola de forma similar al caso anterior.

Se puede estimar que un 25 % de la precipitación media se convierte en lixiviado. Los lixiviados tiene como característica una fuerte carga contaminante. En la tabla se indica una composición aproximada de los lixiviados:

Parámetro

Mg/L

Parámetro

Mg/L

DQO total

3000-45000

Nitrógeno orgánico

10-600

DBO5

2000-30000

Fósforo total

1-70

Sólidos en suspensión

20-1000

pH

5.3-8.5

7.2. Incineración.

Durante años se ha considerado la incineración como la única solución realmente eficaz para la eliminación de RSU. Sin embargo, hay que considerar que la incineración no se hace otra cosa sino transformar un residuo sólido en uno gaseoso.

La incineración es un proceso de combustión controlada que transforma los RSU en materiales inertes (cenizas) y gases. En este proceso se efectúa una reducción de peso del 70% y en volumen del 80-90%. Esto unido a que necesita poco espacio para su ubicación explica la favorable acogida de este sistema.

Aunque existen instaladas plantas incineradoras sin aprovechamiento energético, hoy en día las instalaciones suelen acoplar la combustión de los RSU con la generación de energía.

Los factores que determinan o condicionan la implantación de un sistema de incineración son:

Volumen de residuos a incinerar.

Poder calorífico de residuos (PCI).

Costes de inversión y gastos de explotación.

En general se considera un volumen mínimo para la rentabilidad del proceso de 100 Tm/día de residuos con un poder calorífico mínimo de 1000 Kcal/kg.

7.2.1. fases en el proceso de incineración.

El proceso de incineración consta de las siguientes fases:

Alimentación: los residuos pueden alimentarse de forma directa al horno o sufrir un proceso previo de separación de materiales inertes. La alimentación además se puede realizar de forma discontinua o continua, siendo el modo discontinuo propio de instalaciones más obsoletas.

Cámara de combustión: donde tiene lugar la incineración de residuos en exceso de aire ya una temperatura entre los 800 y 1000ºC. en ella existen elementos de soporte y recogida de cenizas.

Cámara de postcombustión: su misión es la combustión completa de los gases de salida antes de que pasen al circuito de tratamiento de gases. A la salida de la cámara de postcombustión se permite el enfriamiento de los gases para evitar condensaciones.

Tratamiento de humos: los gases de salida, en la mayoría de los casos necesitan un tratamiento para eliminar contaminantes .

7.2.2. Productos resultantes de la combustión. Depuración de humos.

Tal y como se ha indicado, en el horno deben existir dispositivos para la recogidas y evacuación de cenizas, que son depositadas en el propio recinto de la planta incineradora o transportadas a vertederos.

En el enfriamiento de los humos tiene lugar el aprovechamiento energético normalmente en forma de vapor, que alimenta un grupo turbo alternador.

Los humos generados en la incineración deben ser depurados en función de su impacto sobre el medio ambiente. Los malos olores que pueden emanar los humos son normalmente destruidos al nivel térmico alcanzado en la cámara de combustión. Los principales contaminantes generados son CO2, CO, SO2 y ClH.

Tiene especial interés el ácido clorhídrico, procedente de la combustión de PVC así como dela reacción del ClNa procedente de residuos domiciliarios. El control de emisiones de este gas exige, a partir de un cierto porcentaje de PVC en las basuras, la depuración de los gases mediante lavado en agua.

En las partículas de los humos se hallan contenidos metales pesados, en concentraciones dependientes de la composición de las basuras. Su presencia exige, por tanto, una eliminación de partículas de los humos de salida.

La directiva 89/369 de la CEE impone unas condiciones determinadas en el caso de la incineración de residuos:

respecto a las condiciones de diseño se exige la permanencia de los gases de combustión, con un contenido mínimo de O2 de 6% la permanencia como mínimo de 2 segundos a 850ºC.

Además en los gases de combustión la concentración de CO no deberá exceder los 100 mg/m3 y los compuestos orgánicos en los gases los 20 mg/m3.

Además se fijan unos límites(en mg/m3), recogidos en la tabla adjunta, de contaminantes en los gases de emisión.

Partículas totales

30

Pb+Cr+Cu+Mn

5

Ni+As

1

Cd+Hg

0.2

ClH

50

HF

2

SO2

200

Para cumplir estos límites es necesario, en la mayoría de los casos, instalar un sistema de lavado de gases y un filtrado de partículas.

7.3. Compostaje.

El compostaje es un proceso de descomposición biológica de la materia orgánica contenida en los RSU que tiene como objeto su transformación en un producto orgánico utilizable para la mejora de suelos en agricultura. El compost no es un abono sino un acondicionador del terreno, aunque en la práctica suele sustituir a abonos orgánicos (estiercol) debido a su calidad superior.

Componente

compost

Estiercol

Humedad

30%

80%

M.O.

43%

17%

N

1%

0.5%

P

0.6%

0.3%

 

Este proceso requiere la separación previa de materiales no orgánicos de los RSU y la posterior fermentación de la materia orgánica. La fermentación puede tener lugar al aire libre o acelerada en digestores.

En el proceso de compostaje interviene diversos factores de los que cabe destacar los siguientes:

tamaño de residuos: los residuos han de ser previamente triturados para favorecer su descomposición biológica.

Humedad: el grado de humedad óptimo para el tratamiento biológico de los residuos está entre el 40 y 60%.

Aireación: en el caso de realizarse una fermentación (digestión) en condiciones aerobias, es necesaria la inyección de airea la masa de residuos.

Temperatura: las fermentaciones tiene lugar a temperaturas mesófilas (35ºC) o termófilas (50-60ºC).

Las ventajas de este tipo de tratamiento serían:

requieren poco espacio en instalaciones.

Permiten la recuperación de residuos y un aprovechamiento racional de la M.O. de los residuos.

Reduce hasta un 30% del volumen inicial los residuos a verter.

La venta del compost puede compensaren parte los gastos de las instalaciones.

Como inconvenientes tendríamos:

Altos costes de instalación y explotación.

El compost no siempre encuentra buena aceptación en el mercado.

Este tipo de tratamiento está en retroceso o estancado frente a los dos anteriores.

7.4. Procesos no convencionales para el tratamiento de residuos.

7.4.1. sistema de fermentación con gusanos: Vermicompost.

En este proceso unas lombrices ingieren decenas de veces la materia orgánica de los residuos transformándolos en un compost no contaminante que presenta características competitivas frente a los fertilizantes químicos tradicionales.

7.4.2. Pirólisis.

Es un proceso de descomposición de los residuos a altas temperaturas (1600-1700 ºC), en atmósfera deficiente en oxígeno, produciendo una mezcla de gases y líquidos combustibles y un residuo sólido final. El poder calorífico de los gases y líquidos generados es del orden de 1400 Kcal/m3.

Plan Nacional de Residuos Urbanos.
BOE 28, de 02-02-00

El Consejo de Ministros, en su reunión de 7 de enero de 2000, adoptó, entre otros, un Acuerdo por el que se aprueba el Plan Nacional de Residuos Urbanos.

La Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, establece en su artículo 5 que la Administración General del Estado elaborará diferentes planes nacionales de residuos, mediante «la integración de los respectivos planes autonómicos, en los que se fijarán los objetivos específicos de reducción, reutilización, reciclado y otras formas de valorización y eliminación». La misma obligación se deriva para España de la Directiva 91/156/CEE del Consejo, de 18 de marzo.

El Plan Nacional de Residuos Urbanos (en adelante, PNRU) se inspira en los principios recogidos en el artículo 1.1 de la Ley 10/1998, de Residuos, y tiene por objeto prevenir la producción de residuos, establecer sus sistemas de gestión y promover, por este orden, su reducción, reutilización, reciclado y otras formas de valorización.

El Plan se desarrolla, entre otros, a través de los siguientes objetivos específicos: Estabilizar, en términos absolutos, la producción nacional de residuos urbanos, lo que equivale a reducir la generación per cápita; implantar la recogida selectiva; reducir, recuperar, reutilizar y reciclar los residuos de envases; valorizar la materia orgánica de los RU, en particular mediante su compostaje, y eliminar de forma segura las fracciones no recuperables o valorizables de los mismos. Por otra parte el Plan contempla una serie de actuaciones, aplicadas mediante líneas o programas específicos, evaluándose el coste de las inversiones necesarias y su forma de financiación.

La participación social queda garantizada a través del Consejo Asesor de Medio Ambiente y de las organizaciones que lo integran.

El Plan incorpora las directrices, prioridades y criterios establecidos por la Unión Europea, y viene a dar respuesta a la obligación de establecer planes de gestión de residuos, tal y como se especifica en la Directiva 91/156/CEE, conocida como «Directiva marco» de residuos y que modifica la Directiva 75/442/CEE del Consejo, de 15 de julio, relativa a los residuos. Esta Directiva establece la obligatoriedad de los Estados miembros de fomentar el desarrollo de tecnologías limpias, la valorización de residuos mediante reutilización y reciclado, así como la utilización de los residuos como fuente de energía. Para conseguir estos objetivos las autoridades competentes deberán establecer planes de gestión de residuos.

Por tanto, este Plan Nacional, además de responder a esta obligación legal, queda encuadrado dentro del marco normativo vigente, tanto nacional como comunitario, tiene en cuenta la normativa y disposiciones recientemente aprobadas, como la Directiva del Consejo, 99/31/CE, de 26 de abril, relativa al vertido de residuos. Las reducciones en los volúmenes de residuos destinados a eliminación que se contemplan en este Plan permitirán cumplir con las exigencias de esta Directiva.

El Plan Nacional incorpora, además, otras recomendaciones y estrategias en la gestión de residuos, como son las establecidas en la Conferencia de Estocolmo de 1972, la Conferencia de Río de 1992, el V Programa de Acción de la Unión Europea «Hacia un Desarrollo Sostenible», y la Resolución del Consejo, de 24 de febrero de 1997, sobre una estrategia comunitaria de gestión de residuos.

Así, el V Programa de Acción de la Unión Europea «Hacia un Desarrollo Sostenible» establece una estrategia comunitaria de gestión de residuos hasta el año 2000 basada en la siguiente jerarquización de opciones para la gestión:

1. Prevención.

2. Reutilización.

3. Reciclado.

4. Valorización energética.

5. Eliminación en vertedero.

Esta jerarquización de opciones se ha venido incorporando a la legislación española y como tal aparece contemplada en la Ley 10/1998, de Residuos (Exposición de motivos de la Ley y en los artículos 1 y 6, entre otros).

Igualmente, la Resolución del Consejo, de 24 de febrero de 1997, sobre una estrategia comunitaria de gestión de residuos, recoge una serie de consideraciones, que han sido ya incorporadas en nuestro ordenamiento jurídico, sobre residuos, a través de la Ley 11/1997, 24 de abril, de Envases y Residuos de Envases y de la Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, y aplicadas en este Plan. Entre ellas podemos destacar las siguientes:

a) El problema del crecimiento en el volumen de residuos generados: En este Plan se incluyen objetivos y actuaciones para reducir esta tendencia, amén del principio de prevención que inspira tanto este Plan como la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases, y la Ley 10/1998, de Residuos.

b) Aplicación de una política comunitaria global de gestión integrada de residuos: En la medida en que esa política comunitaria existe y ha sido explicitada en Directivas, Reglamentos, Resoluciones o Decisiones, queda recogida en la legislación nacional básica, en particular en las dos leyes citadas. Este Plan pretende abordar el problema de los residuos urbanos en su integridad, con un enfoque holístico en el que se trata de combinar las soluciones parciales para cada caso particular de forma que se optimice la solución global.

c) Lograr un desarrollo sostenible con alto nivel de protección del medio ambiente: Este principio está recogido en el artículo 1.1 de la Ley 10/1998, de Residuos.

Por otra parte este Plan constituye un instrumento básico para hacer sostenible, en el tiempo, la gestión de residuos urbanos en España.

d) Disponer de estadísticas fiables en la planificación: En el artículo 7.d de la Ley 10/1998, de Residuos, se incluye la obligación de generar, elaborar y suministrar los datos básicos sobre residuos producidos o gestionados y en el artículo 15 del Reglamento de la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases (aprobado mediante Real Decreto 782/1998, de 30 de abril) se regula el procedimiento de información a las Administraciones públicas que deben observar los entes participantes en la gestión de estos residuos. En este Plan se contempla la elaboración de un Inventario Nacional o Sistema Estadístico de Información en materia de generación y gestión de residuos urbanos.

e) Todos los agentes económicos deben cargar con su parte específica de responsabilidad en la gestión (desde la concepción del producto a la eliminación del residuo), basándose en los principios de «quien contamina paga» y de responsabilidad compartida: Estos conceptos se recogen en la Ley 10/1998, de Residuos (artículo 7, entre otros) y en la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases (artículos 6 y 10, entre otros).

f) La prevención como primera prioridad en la jerarquía de actividades de gestión: Principio recogido en la Ley 10/1998, de Residuos (artículos 1.1 y 9.2, entre otros) y en la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases (artículo 3.c, en particular). En este Plan se establecen objetivos cuantificados, tanto totales como de reutilización.

g) Fijar objetivos cuantitativos para reducir la cantidad de residuos e incrementar los niveles de reutilización, reciclado y valorización: Tal y como se indican en el artículo 5 de Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases, y en los artículos 6 y 9.2 de la Ley 10/1998, de Residuos, complementados con los objetivos cuantitativos que se contemplan en este PNRU.

h) Fomento de la valorización de los residuos y reducción de la cantidad destinada a eliminación: Este Plan constituye un importante, más aún, decisivo instrumento para ello. Como se indica en el cuadro resumen final se reducirá en, al menos, un 53,1 por 100 el volumen total de residuos destinados a vertido final en el año 2006. Se pasará del 70,4 por 100 de los residuos urbanos totales vertidos en 1996, en su mayoría con poco o ningún control ambiental, al 33,1 por 100 en el 2006 depositados en vertederos que cumplirán la nueva Directiva de Vertido.

i) Los criterios de valorización tendrán en cuenta efectos medioambientales y económicos considerando preferibles la reutilización y valorización de materiales cuando éstas sean las mejores opciones ambientales:

Esto está incluido en el principio de jerarquía, uno de los básicos de la Ley 10/1998, de Residuos (artículo 1.1). En este Plan se respeta, promoviendo la prevención, la reutilización, el reciclaje y la valorización energética. La eliminación final en vertedero se contempla como la opción menos satisfactoria.

j) Fomentar sistemas de devolución, recogida y valorización: Ya en la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases, capítulo IV, se contempla este instrumento para los residuos de envases, que junto a los sistemas integrados de gestión, permitirán alcanzar los porcentajes de recuperación, reciclado y valorización establecidos. Estos objetivos se incluyen también en el presente Plan.

k) Fomento de mercados para los productos reciclados: En el presente Plan se contemplan líneas de ayuda de carácter económico para aquellos programas de I+D+I o desarrollo de ideas tendentes a abrir mercados a los productos o bienes fabricados con materiales reciclados, en especial para el plástico y el compost.

l) Aplicar normas adecuadas de emisión a todas las instalaciones para la gestión de residuos y en particular a las plantas de incineración. España ha sido el primer país europeo que ha impuesto a las incineradoras de residuos urbanos las mismas exigencias en materia de emisiones de dioxinas y furanos que a las incineradoras de residuos peligrosos, algo no exigido por la legislación europea (Real Decreto 1217/1997, de 18 de julio, sobre incineración de residuos peligrosos y de modificación del Real Decreto 1088/1992, de 11 de septiembre, relativo a las instalaciones de incineración de residuos municipales).

m) Respetar las normas comunitarias sobre emisiones a la atmósfera, agua y suelo procedentes de todas las instalaciones para la gestión de residuos y en particular las plantas de incineración. Respecto a estas últimas, todas las incineradoras que se contemplan en los planes de las Comunidades Autónomas, incluidas en este Plan, cumplirán los estándares y límites establecidos en la legislación de emisiones a la atmósfera, agua y suelo, y no sólo los exigidos por las normas comunitarias, sino también las nacionales españolas, más rigurosas en algunos casos.

n) Establecer una red integrada de instalaciones de eliminación de residuos, limitando el vertido a los casos en los que se efectúe bajo control y en condiciones adecuadas de seguridad: En este Plan se incluye el sellado, clausura y restauración ecológica de los casi 3.700 vertederos incontrolados abiertos aún existentes y su sustitución por unos ciento cincuenta vertederos, que cumplirán los requisitos exigidos por la nueva Directiva 99/31/CE, relativa al vertido de residuos. De ellos se estima que unos treinta resultarán de la adaptación de vertederos existentes a la nueva Directiva de Vertido.

Asimismo se sellarán y restaurarán los aproximadamente cinco mil vertederos incontrolados en desuso.

o) Cooperación en la lucha contra los traslados ilegales de residuos y contra los delitos ecológicos: Estos principios están ya en vigor en España (artículos 10, 29 y siguientes de la Ley 10/1998 de Residuos). En los sistemas estadísticos y base de datos que se contemplan en este Plan se incluirán códigos específicos con este fin.

p) Planificar la gestión de residuos a todos los niveles, incluidos el nivel local y el regional, estableciendo la cooperación entre Estados miembros de la Unión Europea: El presente Plan es una síntesis agregada de los planes o previsiones de las Comunidades Autónomas que disponen de ellos, complementado con objetivos nacionales.

q) Uso de todas las medidas precisas, incluidas las económicas, para alcanzar los objetivos estratégicos en materia de gestión de residuos: El presente Plan incluye un sistema de financiación en el que se establecen diversas medidas de carácter económico para el logro de los objetivos estratégicos. Asimismo, contempla la posibilidad de que ciertas metas se alcancen a través de acuerdos voluntarios.

r) Adoptar medidas de apoyo a la Pequeña y Mediana empresa (PYME) para incentivar medidas responsables de gestión de residuos: Se contemplan en este Plan ayudas especiales para las PYME.

Es necesario destacar que todas las Administraciones públicas han venido realizando durante los últimos años numerosas actuaciones encaminadas a la mejora de la gestión de los residuos urbanos y en línea con las directrices y principios emanados de la Unión Europea y contenidos en este Plan nacional.

Estas actuaciones han supuesto en los últimos años una gran mejora de la situación medioambiental al disminuir el impacto de la gestión de los residuos urbanos sobre nuestro entorno. Relevante importancia tiene, a este respecto, la publicación del Real Decreto 782/1998, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 11/1997, de Envases y Residuos de Envases.

En el presente Plan asume y respeta la actual distribución de competencias administrativas en materia de residuos, tanto las del propio Gobierno como las de las Comunidades Autónomas y de las entidades locales.

En consecuencia, las distintas iniciativas y acciones incluidas en el Plan deberán ser llevadas a cabo por las Administraciones competentes en cada una de las materias de que se trate y dentro de los límites que la vigente legislación reconoce a las tres Administraciones.

Asimismo, se tiene en cuenta lo establecido en la disposición adicional tercera de la Ley 10/1998, de Residuos, referente al traslado a la Península de residuos urbanos destinados a valorización.

2. Ámbito de aplicación

Quedan incluidos en este Plan todos los residuos urbanos o municipales comprendidos en la acepción dada en el artículo 3.b de la Ley 10/1998, de Residuos, esto es, los generados en los domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios, así como todos aquellos que no tengan la calificación de peligrosos y que, por su naturaleza o composición, puedan asimilarse a los producidos en los anteriores lugares o actividades.

A los efectos de este Plan tendrán también la consideración de residuos urbanos, quedando por tanto comprendidos dentro del ámbito de actuación del PNRU, los siguientes:

Residuos procedentes de la limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas.

Productos textiles y residuos de maderas de origen doméstico.

Otros residuos no peligrosos domésticos/comerciales (aceites y grasas vegetales y otros).

Quedan excluidos del ámbito de aplicación del PNRU los residuos que figuren en la lista de residuos peligrosos aprobada en el Real Decreto 952/1997 y, en los términos que a continuación se indican, los residuos peligrosos de origen doméstico, así como los recipientes y envases que los hayan contenido.

Para estos residuos peligrosos de origen doméstico, cuyas naturalezas física, química, toxicológica y jurídica justifiquen su separación del resto de los residuos urbanos y su gestión a través de circuitos diferenciados, se articulará una normativa específica, cuando las disposiciones comunitarias, al amparo de lo establecido en el artículo 1.5 de la Directiva 91/689/CEE, así lo prevean, que permitan aplicar a dichos residuos los nuevos principios de filosofía ecológica recogidos en la Ley 10/1998, de Residuos.

No obstante, y sin que ello afecte a la calificación jurídica que en cada caso proceda, el Plan impulsa la implantación de sistemas de gestión que garanticen la recogida selectiva y tratamiento adecuado de forma separada del resto de residuos urbanos, cuando las razones anteriormente apuntadas así lo aconsejen, de los siguientes residuos específicos domésticos, así como sus recipientes y materiales de envase:

Colas y adhesivos.

Pinturas, barnices y disolventes.

Insecticidas y antiparasitarios.

Aceites minerales de origen doméstico.

Aditivos y otros fluidos de automoción.

Medicamentos y productos de uso terapéutico.

Residuos eléctricos y electrónicos.

Igualmente, en este Plan se da una consideración especial a ciertos residuos que, si bien no se suelen considerar urbanos «strictu sensu», sí requieren soluciones específicas en razón de su propia peculiaridad. Son los siguientes:

Pilas y acumuladores usados.

Vehículos fuera de uso (VFU).

Neumáticos fuera de uso (NFU).

Residuos de construcción y demolición (RCD).

Residuos y despojos animales procedentes de mataderos, decomisos, subproductos cárnicos y animales muertos (RMDSAM).

Residuos voluminosos (muebles viejos, enseres y electrodomésticos usados, etc.) (RV).

Barros y lodos de depuradoras municipales (LD).

Los residuos voluminosos sí son residuos urbanos, de acuerdo con la Ley 10/1998, de Residuos.

Para el caso de las pilas y acumuladores usados ya se ha elaborado el Programa nacional de gestión de estos residuos exigido por la Directiva 91/157/CEE.

Dicho Programa no forma parte de este PNRU.

Para los otros seis tipos de residuos se ha elaborado un plan especial e individual para cada uno de ellos, planes que serán agrupados y en su conjunto constituirán el Plan Nacional de Residuos Especiales (PNRE).

El PNRU engloba todas las actuaciones que se realicen en relación con estos residuos dentro del territorio nacional, quedando integrados en él los planes autonómicos ya elaborados, y ello de una forma coordinada para la optimización de los logros ecológicos.

El horizonte temporal del PNRU abarca del año 2000 al año 2006, inclusive.

Producción de residuos domésticos en Murcia

Producción de residuos domésticos

1995

1996

1997

1998

1999

Región de Murcia

 

 

 

 

 

Kg./Habitantes/Día

1,0

1,0

1,0

1,0

1,1

Kg./Habitantes/Año

372,0

372,0

372,0

372,3

401,5

Población de Hecho

1.059.612,0

1.059.612,0

1.097.249,0

1.097.249,0

1.097.249,0

Toneladas/Año

394.494,0

394.494,0

408.506,0

408.506,0

440.545,0

%

2,8

2,6

2,4

2,3

2,4

España

 

 

 

 

 

Kg./Habitantes/Día

1,0

1,1

1,2

1,2

1,3

Kg./Habitantes/Año

378,2

388,0

433,0

436,6

459,2

Población de Hecho

39.433.942,0

39.433.942,0

39.669.394,0

39.669.394,0

39.669.394,0

Toneladas/Año

14.914.235,0

15.307.652,0

17.178.736,0

18.376.532,0

18.376.532,0

%

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos en Murcia

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

Municipios atendidos

REGIÓN DE MURCIA

Plantas de Compost

370.220

22

Vertederos de rechazo

332.068

 

Vertederos controlados

360.485

13

Estaciones de Transferencia

 

45

Plantas de separacion y reciclaje

34

 

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos. Plantas de compost en Murcia

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

Compost producidos (Tm/año)

Municipios atendidos

Plantas de Compost

Águilas

14.000

2.776

1

Alhama de Murcia

14.000

12.000

8

Cartagena

111.520

8.733

4

Jumilla

33.500

12.000

3

Lorca

38.310

5.465

2

Murcia

158.890

17.477

4

Compost y subproductos recuperados en plantas de compost.

2000

REGIÓN DE MURCIA

Compost y subproductos recuperados

Compost (Toneladas/Año)

58.451

SUBPRODUCTOS RECUPERADOS

 

Vidrio (Toneladas/Año)

96.242

Plástico (Toneladas/Año)

757

Papel-Cartón (Toneladas/Año)

5.703

Chatarra

 

Férrica

2.836

No Férrica

86

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos. Vertederos de rechazo de Murcia.

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

Vertederos de rechazo

Águilas

720

Alhama de Murcia

 

Cartagena

75.000

Jumilla

17.520

Lorca

14.993

Murcia

224.329

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos. Vertederos controlados de Murcia

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

R.S.U. recogidos(Tm/año)

Municipios atendidos

Vertederos controlados

Jumilla

83.500

 

3

Lorca

52.656

42.084

10

Murcia

224.329

64.349

4

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos. Estaciones de Transferencia de Murcia

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

Nº de compactadores

Municipios atendidos

Estaciones de Transferencia

Yecla

 

4

45

Instalaciones de gestión de residuos sólidos urbanos. Plantas de separación y reciclaje de Murcia

2000

R.S.U. tratados (Tm/año)

Plantas de separacion y reciclaje

Lorca

34

Recogida y tratamiento de residuos urbanos.

Recogida y tratamiento de residuos urbanos

1998

1999

2000

REGIÓN DE MURCIA

 

 

 

Residuos mezclados

510,0

529,0

553,0

Papel y cartón

5,9

5,7

12,6

Vidrio

3,7

3,9

10,2

Plásticos

0.0

2,5

1,9

ESPAÑA

 

 

 

Residuos mezclados

527,0

570,0

588,0

Papel y cartón

11,8

12,9

14,5

Vidrio

13,1

12,6

15,1

Plásticos

1,5

2,7

13,0

Cantidad total de residuos urbanos recogidos según su procedencia.


2000

REGIÓN DE MURCIA