Requiem por un campesino español; Ramón J Sender

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela realista y social. Argumento. Personajes. Temas

  • Enviado por: Kuzco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

RESEÑA “RÉQUIEM POR UN CAMPESINO ESPAÑOL”

Réquiem por un campesino español escrita por Ramón J. Sender, editada la novena edición por la editorial destinolibro en Barcelona. El libro consta de 105 páginas, sin ningún capitulo, todo el texto va seguido.

Esta obra trata de la vida de un personaje, recordada a través de un cura en los momentos anteriores a su réquiem, habla de sus inquietudes, de sus convicciones y pensamientos, y de cómo vivió un pueblo rural el fin de la monarquía y el paso de la republica a la dictadura.

Esta obra es una pequeña novela, biográfica y critica.

El autor trabajo para periódicos radicales y se unió a actividades anarquistas en Madrid, que terminaron decepcionándole, por lo que se hizo comunista, en la guerra civil renegó de su condición comunista y se exilio a Francia. Por todo esto el autor de réquiem por un campesino español se pone de parte del protagonista, critica a la monarquía y nobleza de la época y presenta como asesinos a los fascistas de las ciudades.

Mosen Millan es un párroco de un pequeño pueblo catalán, el cura espera a que la gente del pueblo vaya llegando a la iglesia para el réquiem de Paco el del Molino, gran amigo del párroco. Mientras recuerda la vida del difunto desde su bautizo hasta su muerte , cuenta sus experiencias y lo especial que Paco era desde pequeño, su caridad y su afán por ayudar a los demás, el cura nos habla de cómo era la sociedad de la época bajo las ordenes de la monarquía, cuando Paco se desposa, el rey en Madrid es destituido y se coloca en el poder la republica, Paco se convierte en Alcalde del pueblo, revolucionario y comunista intenta cambiar las cosas, pero la dictadura acecha de cerca, hasta que un día empiezan a ser asesinados los concejales del pueblo, por su ideología, y los fascistas buscan por todos lados a Paco hasta que el párroco confiesa su paradero y es ejecutado.Esta muerte conmociona a todo el pueblo y todos los implicados en su muerte se arrepienten y acuden a su réquiem.

La historia ocurre en los años cuarenta entre la republica y los comienzos de la guerra civil, transcurre en un pequeño pueblo de Cataluña. El narrador es omnisciente y narra los recuerdos de Mosen Millan en tercera persona.

Los personajes principales son:

Paco: Pertenece a una familia con tierras aunque trabajaban de sol a sol. Siempre fue muy querido en el pueblo. A los siete años fue una especie de monaguillo suplente. De mayor tuvo fama de mozo atrevido. Decían que era el mozo mejor plantado del pueblo. La gente atribuía a Paco todas las arrogancias y desplantes a los que no se atrevían los demás. No era ni rico ni pobre, pero lo que tenía se lo debía a su esfuerzo. Quiso hacer justicia y resultó que, por intentar ayudar a los más desfavorecidos, fue asesinado por la dictadura.

Mosen Millan: Era el cura del pueblo, y se llevaba mejor con la gente de clase media y alta, que con la gente pobre, pero también los más pobres le aceptaban y respetaban más. Tras la restauración del viejo régimen, adquirió de nuevo todo su poder, arropado por los ricos del pueblo. Queria a Paco como si fuese su hijo y fue su amigo durante toda su vida.

Agueda: Era diligente y laboriosa. Le gustaba Paco, pero le daba una cierta inseguridad temerosa. Cuando se dieron palabra de matrimonio se mostró humilde y respetuosa, aunque no se entendían bien.

El zapatero: No era ni amigo ni enemigo de nadie, aunque con todos hablaba. Primero estaba contra el Rey, y luego en contra de los republicanos, cuando llegaron al ayuntamiento. Le atribuyeron ser espía de Rusia, aunque no sabían que país era ése.

La Jerónima: Era muy cotilla, y de todo lo que se enteraba exageraba al contarlo en el carasol. Era muy supersticiosa y confiaba mucho en los amuletos. Era parlanchina, alcahueta y grosera. Estaba soltera, pero decía que tuvo a todos los que se le antojó.

Don Valeriano: Se propuso ser conciliador y razonable cuando Paco fue a su casa a hablar del Duque. Le molestó las confianzas que se tomó Paco. Se irritó porque Paco dudo de que el Duque tuviera los papeles de los montes. Le atribuyó a Paco insultos y amenazas que no había hecho. La fe religiosa de don Valeriano se fue debilitando poco a poco, y culpaba a Dios de lo que pasaba y del desorden que había traído la república. Era uno de los más ricos del pueblo. Era el administrador del Duque y el antiguo alcalde y fue uno de los que más influyó en el desdichado fin de Paco. Los señoritos, tras quitar al alcalde elegido, le dieron de nuevo el puesto.

Don Gumesildo: Hablaba continuamente de su propia bondad, y de lo desagradecidos que eran los demás. Debido a su sentimiento de culpabilidad, quiso pagar la misa de Paco. Era rico y creído. Pensaba que hacía el bien y que los demás no se lo hacían a él, ni siquiera se lo agradecían.

Don Cástulo:

También quiso pagar la misa de Paco, para reconciliarse con su sentimiento de culpa. Estaba a dos bandas, según le parecía mejor, aunque quiso llevarse bien con Paco desde que era joven.

Los señoritos: Partidarios del viejo orden en el pueblo, de los derechos del Duque, y de la ley y el orden de siempre. Respetaron a los ricos y al cura, mataron a los cargos electos y a las mujeres del carasol. Don Valeriano, el nuevo alcalde puesto por ellos, era el que les decía a quién tenían que matar. No obstante, eran piadosos, porque eran capaces de llamar al cura para que diese los sacramentos antes de asesinarles. Actuaban sobretodo por la noche, sacando a los que creían contrarios a sus ideas y matándolos en los alrededores del pueblo.

Los temas son varios trata de la sociedad en esa época, de cómo pensaba la gente, de sus costumbres y su forma de vivir, También habla de las creencias religiosas y políticas ya que cada persona era de una manera y de una ideología diferente.Un tema importante es como influyo en el pueblo la manera de pensar de Paco y como quería ayudar a los mas pobres por encima de todas las cosas. También lo despiadados que eran los señoriítos y la forma de pensar de los fascistas y dictadores que el autor convierte en asesinos sin escrúpulos...

El lenguaje usado es normal y popular, pero con un vocabulario propio de la época en la cual fue escrito, usa un lenguaje muy sencillo y fácil de entender.

La historia me ha parecido interesante aunque desarrolla muy poco los hechos, cuenta una vida un poco aburrida y es demasiado ideológica. Nos habla de hechos sueltos y la estructura es un poco repetitiva, lo que la hace un poco pesada.