Requiem por un campesino español; Ramón J Sender

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela realista y social. Contexto socio-cultural. Personajes. Tiempo narrativo e histórico. Trayectoria literaria

  • Enviado por: Sonia Sequi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

CONTEXTO SOCIO-CULTURAL DE LA NOVELA (1953)

CONTEXTO SOCIAL

Situación social refleja evolución de política económica del franquismo.

Aspectos sociales más relevantes:

__Años 40: Población sufre crisis económica, por guerra civil y régimen de autarquía.

Racionamiento, hambre, miseria, condiciones higiénicas deficitarias, alto índice de mortalidad.

__Años 50: Recuperación del nivel de vida anterior a la guerra.

Suprime racionamiento.

Alta burguesía, altos funcionarios y jerarquía eclesiástica = crece en poder.

__Años 60: Prosperidad económica = grandes desplazamientos migratorios de población y desequilibrio regional:

  • Éxodo rural marcha a ciudades industrializadas (Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, S. Sebastián) = chabolismo y marginación de barrios periféricos y mejora del nivel de vida en clase media.

  • Emigración de trabajadores Europa (Alemania, Bélgica y Francia) = disminución demográfica en determinadas zonas.

En esta década, resurgen los movimientos obreros y desarrollo industrial = aumento del número de huelgas.

CONTEXTO CULTURAL

Situación en posguerra = ruptura con período anterior y censura extrema que empobrece el panorama artístico.

Censura, zonas afectadas:

  • Pensamiento Difícil acceso a obras de filósofos europeos (Kant, Descartes y Rousseau) y novelistas renovadores (Proust, Joyce y Kafka)

  • Creación artística Libros, periódicos, revistas y películas controladas por el régimen.

Desarrollo de cultura española en el exilio, con pensadores de pensamiento liberal: Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén, Ramón J.Sender, Max Aub, Américo Castro y Severo Ochoa.

Acontecimientos que repercuten en la literatura:

__Creación de premios literarios como el Nadal (1944) Descubrimiento de nuevos novelistas.

__Aprobación de Ley de Prensa (1966) Con su promulgación se suprime censura previa e inicia período de mayor tolerancia.

__Publicación de revistas como El Escorial o El Ciervo intentan recuperar normalidad cultural.

__Introducción de corrientes filosóficas como existencialismo Creencia radical en libertad y desamparo del ser humano y convicción del sentido de su existencia.

__Renovación de sistema educativo Aprobación de la Ley General de Enseñanza (1970) = democratización de la enseñanza con la implantación de la EGB (enseñanza general básica) y el BUP (bachillerato Unificado Polivalente)

Mundo universitario = revolución estudiantil en Francia (mayo 68) = renovación de intereses en la vida cultural y social.

1950-1960

Novela

social

-Obras de crítica social por injusticia y desigualdad de clases. Quieren reflejar lo más fielmente posible la realidad y despertar solidaridad con clases menos favorecidas.

-Protagonistas: representan colectividad o la son (obreros, campesinos, mineros, habitantes suburbios...)

La colmena, Camilo J. Cela

El Jarama, Rafael Sánchez Ferlosio

Réquiem por un campesino español,

Ramón J.Sender.

TRAYECTORIA LITERARIA DE RAMÓN J. SENDER

Ramón José Sender Garcés (1901-1982). Nacido en la pequeña localidad de Chalamera (Huesca) el 3 de febrero de 1901, es Sender. En 1903 la familia -era Sender el segundo hijo de José Sender Chavanel y Andrea Garcés Laspalas- se traslada a la localidad vecina de Alcolea de Cinca. Ocho años después, en 1911, los Sender pasaron a Tauste, donde Pepe Garcés conocería a su Valentina. Para cursar el tercer curso de bachillerato, el joven Ramón fijó su residencia en Reus, exactamente en el internado del colegio de los religiosos de la Sagrada Familia. Ya en 1914 recalará en Zaragoza, ciudad en la que terminará sus estudios secundarios y en la que permanece hasta 1918. Todos estos años de infancia y adolescencia quedarán indeleble y magistralmente inventariados tanto en la deliciosa autobiografía novelada Crónica del alba (1965), en Monte Odina (1980).

Con apenas quince años comienza Sender su fase de aprendizaje literario a través de colaboraciones en la prensa del momento. Serán las planchas de la zaragozana La Crónica de Aragón, del alcañizano El Pueblo, de los madrileños España Nueva, El País, Béjar en Madrid y La Tribuna, y más tarde del oscense La Tierra. José Sender, por entonces secretario de la Cámara Agraria oscense, le llamó a capítulo y le hizo regresar a la capital de Huesca. Crónicas sentimentales, versos en alejandrinos y runflante rima, reportajes de excursiones pro patria pueden leerse en el periódico de la Cámara. Así, en abril de 1924 se convierte en redactor de El Sol, periódico en el que dejará excelentes muestras de sus progresos literarios en forma, también una vez más, de crónicas, cuentos -son de especial relevancia los publicados a la sazón en Lecturas- y reportajes. A diferencia de La Tierra, periódico católico donde Sender ofició de cronista sentimental para la juventud bien capitalina, en El Sol pudo respirar un ambiente profundamente liberal.

Queda otro fruto, por supuesto, la excelente novela Imán (1930), madurada años atrás y de éxito inmediato a su publicación. Las publicaciones se suceden vertiginosamente: El Verbo se hizo sexo (1931), O. P. (1931), La República y la cuestión religiosa (1932), Siete domingos rojos (1932), Teatro de masas (1932), Casas Viejas (1933), Madrid-Moscú (1934), La noche de las cien cabezas (1934), la exquisita Proclamación de la sonrisa (1934), Mr. Witt en el Cantón (1935, Premio Nacional de Literatura).

Atraído en primera instancia y después voluntaria y progresivamente apartado del movimiento comunista, Sender hubo de vivir unos especialmente trágicos momentos durante los primeros meses de la guerra civil. Por una parte sufrió persecución de manos de la derecha sublevada, que se ensañó con su hermano Manuel -ex alcalde de Huesca- y con su esposa, Amparo Barayón -con quien tuvo dos hijos, Ramón y Andrea-, pero por otra también de los mandos comunistas. Por esta última circunstancia, no dudó en aceptar la invitación del Gobierno para viajar a Estados Unidos en misión de propaganda (1938). Durante la confusión bélica escribe y publica Contraataque (1938), novela de contienda y ciertamente de propaganda.

Con el fin de la guerra se inicia el periodo de exilio americano de Sender. Primeramente recaló en Méjico; allí fundó la editorial Quetzal, de cuyos talleres saldrían Proverbio de la muerte (1939), la justamente afamada El lugar del hombre (1939), Hernán Cortés (1940) y Mexicayotl (1940). Con el tiempo, los tres primeros citados serían rescritos y retitulados como La esfera (1947), El lugar de un hombre (1958) y la primera narración de Crónica del alba (1942).

En 1946 pasa a los Estados Unidos de América y se nacionaliza norteamericano. Tras algunos meses vividos en Nueva York, se traslada a Alburquerque como profesor de Literatura Española Moderna de la Universidad de Nuevo Méjico. Colaboró en un buen puñado de publicaciones periódicas al tiempo que iba publicando libros de gran calado como El vado (1948), El rey y la reina (1949) y El verdugo afable (1952), y al tiempo que traducciones de sus novelas iban engrosando los catálogos de prestigiosas editoriales -no españolas, por descontado- como muestra del vertiginoso ascenso de la fama del escritor. De ese mismo año (1952) data la edición de Mosén Millán, cuyo título fue convertido en el más conocido de Réquiem por un campesino español en la edición bilingüe de 1960. Al, a no dudar, libro más célebre del escritor, sucedieron Hipogrifo violento (1954), Ariadna (1955), Bizancio (1956), Unamuno, Valle Inclán, Baroja y Santayana (1957) -con los años, aumentado en Examen de ingenios. Los noventa y ochos (1961), Las imágenes migratorias (poemario de 1960), La llave (1960), Novelas ejemplares de Cíbola (1961), La tesis de Nancy (1962; primera de la popular serie), La luna de los perros (1962), Los tontos de la Concepción (1963) , Carolus Rex (1963),Crónica del alba (1965) como del logro del premio Planeta (1969) con el relato En la vida de Ignacio Morel. Pero Sender en 1961 había aceptado una plaza como profesor en la Universidad de Los Ángeles. Jubilado, en 1963 pasó de Alburquerque a Manhattan Beach (California). Allí terminó la escritura de La aventura equinoccial de Lope de Aguirre (1964), Jubileo en el zócalo (1964), Valle Inclán o la dificultad de la tragedia (1965), El sosias y los delegados (1965), Tres novelas teresianas (1967), Las gallinas de Cervantes (1967), En la vida de Ignacio Morel (premio Planeta 1969), Relatos fronterizos (1970) y El fugitivo (1971).

En 1972 Sender traslada, por motivos de salud, su residencia de Los Ángeles a San Diego. En esta ciudad continuó su febril y prolífica actividad literaria, con títulos tales que Túpac Amaru (1973), Una virgen llama a tu puerta (1973), Libro armilar de poesía y memorias bisiestas (1974), Cronus y la señora con rabo (1974), Nancy, doctora en gitanería (1974), La mesa de las tres moiras (1974), Las tres sorores (1974), El futuro comenzó ayer (1975), Arlene y la gaya ciencia (1976), El pez de oro (1976), La efemérides (1976), Gloria y vejamen de Nancy (1977), El superviviente (1978), Adela y yo (1978), Solanar y lucernario aragonés (1978; compuesto de artículos aparecidos en el Heraldo de Aragón), La mirada inmóvil (1979), Por qué se suicidan las ballenas (1979; primero de los doce libros publicados en Destino referidos a los signos del Zodiaco. En 1974 y 1976 pudo Sender regresar fugazmente a España, recupereró, en 1980, la nacionalidad española. El 16 de enero de 1982 la muerte le sorprendió en su domicilio de San Diego.

Réquiem fue creada en los años cincuenta. Pero fue prohibida en España hasta los años sesenta ya que era contraria a todas las creencias franquistas.

El autor Ramón José Sender fue el creador de esta obra maestra de la literatura. Nació en 1901 y murió en 1982 dejando tras de sí una gran carrera literaria y una vida de persecución ya que participó en la guerra civil y posteriormente se adentro en el mundo de la política. Esto le acarreó severas consecuencias tales como refugiarse en Francia o el exilio a Estados Unidos donde murió.

El autor, Ramón J. Sender pertenecía a la corriente literaria conocida como La Generación Del 27.Él enfrenta a los dos polos que en ese momento estaban presentes. Por eso su novela fue censurada hasta algunos años después.

VALORACIÓN CRÍTICA DE LA OBRA

Este libro, como todo el que lo ha leído sabe, trata sobre una historia

ocurrida durante la guerra civil.

Es un libro muy breve pero muy directo, a la vez complicado y creo que ese

es su encanto, o por lo menos para mí. Eso es lo que más me ha gustado, su

simplicidad, lo cortito que es, pero a la vez largo, porque una vez lo acabas

da mucho que pensar.

Es complicado en el sentido que utiliza unas palabras un poco raras, o más

bien inusuales. A parte de eso cambia mucho de tiempo, es decir, juega

mucho con el presente y el pasado. Eso lo hace complicado pero una vez te

acostumbras a esos cambios el libro se hace más ligero y más fácil de leer.

Otra de las cosas que hacen el libro más liviano es que es muy breve y va al

grano, como quien dice. Describe las situaciones pero no con mucho detalle,

sino de manera justa para que nosotros podamos ponerle un poco de muestra

imaginación, pero sin llegar a inventárnosla. Eso a mi personalmente me

facilita la lectura, ya que un exceso de descripción se me hace eterno y

aburrido.

Otra de las cosas que me han gustado ha sido el romance que iba recitando

el monaguillo a lo largo del libro, aunque a veces no lo entendía mucho.

Hasta ahora he dicho las cosas que me gustaban del libro pero en el sentido

de cómo estaba hecho, pero las partes del libro, en cuanto a historia, que

más me han gustado han sido las de las continuas peleas entre Mosén Millán

y Jerónima y el zapatero y esta misma otra vez; la personalidad del

protagonista y sobre todo el final, que me parece muy triste pero me

encanta.

Me gustan las peleas en las cuales Mosén Millán y el zapatero se burlan de la

Jerónima (o al revés) porque se dicen lo que piensan a la cara sin pensar

como puede sentirse el adversario. Lo dicen con maldad pero a la vez con

gracia, ya que no intentan ofenderse el uno al otro sino que es como un ansia

de ver quien aguanta más o quien gana la guerrilla. Se refleja mucho el

orgullo, la rabia y la personalidad de los que discuten.

La razón por la que me gusta la personalidad del personaje es que defiende

lo que piensa y cree locamente en ello. Lucha para conseguir lo que se

propone y tiene un gran corazón, ya que siempre esta dispuesto a ayudar a

los demás y los trata a todos por igual, tengan o no tengan dinero. No se

rinde fácilmente, aunque a veces me da la impresión que se debilita, pero

rápidamente sabe remontar y afrontar la situación que se le presente, sea

como sea. Oculta todos sus sentimientos y sus fuerzas bajo una

personalidad seria, distante y un tanto alocada y dura, pero no deja de ser

cariñoso en las ocasiones que así lo merecen, o por lo menos desde mi punto

de vista.

Por todos estos motivos me encanta el personaje de Paco el del Molino, y es

una gran pena su trágico final.

En cuanto al final, como ya he dicho antes, me parece bastante triste y fría.

No es un final que te pille por sorpresa, porque desde el principio se sabe

que Paco el del Molino muere, pero lo que es chocante es la manera en que lo

narran, la manera en que Paco intenta salvar su vida y sobre todo la de sus

compañeros. Ahí es donde se refleja la bondad y el buen corazón de Paco, ya

que sufría más por la vida de sus amigos que por la de él.

Me desagrada la forma en que actúa Mosén Millán porque delata y traiciona

al un chico que lo quería como a un hijo, por sus creencias religiosas.

Todo esto me asombró pero lo que realmente me dejó de piedra y lo que

realmente me gustó del final, es la última frase del libro, con la que acaba.

Es una frase corta, simple pero con mucho significado, y es esa frase la que

me hizo pensar sobre todo lo que había leído.

Pienso que es un libro que refleja la dificultad y sobre todo la angustia y el

temor que vivía la gente durante la guerra civil. Refleja también la

incomprensión del pueblo, el no entender lo que está ocurriendo o no querer

entenderlo. Se puede ver que la gente esta distante y que ya nadie puede

fiarse de nadie, que todo el mundo intenta vivir su vida humildemente y

pasando desapercibido por temor a morir, aunque ya todos sabían que tarde

o temprano les iba a llegar la hora.

Pienso también que la iglesia tenia mucho poder en el sentido de que todo el

mundo la respetaba, excepto unos cuantos, como es normal.

Este libro me ha hecho entender mejor como vivía la gente en esas

circunstancias y en esos tiempos donde lo único que les quedaba era la

esperanza.

ANALISIS DE LA NOVELA

A/TEMA: nos presenta el tema del enfrentamiento de las dos españas de la época, por el choque de las ideologías a través de los personajes, por un lado el protagonista simbólico: Paco el del molino y el antagonista Mosén Millán.

Mosén Millán representa la ideología conservadora, confía en la fuerza y el respecto del ministerio que actuara en voluntad de los suyos; y Paco representa a los liberales que buscan un progreso y unas igualdades, con una postura transgresora.

B/CARACTERISTICAS DE LOS PERSONAJES:

-Mosén Millán: Es un hombre vacilante, indeciso y con una gran conciencia de culpabilidad que muestra con su forma de actuar. Era una pieza esencial del orden de siempre, que estaba trastocado por la llegada de la democracia. Se codeaba con la gente rica mayoritariamente y aunque también lo hacia con los pobres no con demasiado agrado.

-Paco: De pequeño tenia gran volumen y cuando se puso a crecer adquirió gravedad y solidez, tenía barba y cojeaba.

Representaba idealizadamente al pueblo español que buscaba el progreso pero que respetaba las tradiciones de sus mayores, era decidido y con un fuerte sentido de lo injusto y lo justo. No se sometía al poder arbitrario ni a la hipocresía. Su muerte representaba la muerte de la republica traicionada.

-Águeda: Era la esposa de Paco; se mostraba humilde y respetuosa, trabajadora. Al estar con Paco le daba una cierta inseguridad temerosa.

-El zapatero: Era pequeño y tenía anchas caderas. Le gustaba hacer reír a la gente.

Era indiferente a todos referente a verdaderas amistades y enemistades.

-La Jerónima: Era una mujer mayor, que estaba soltera.

-Don Valeriano: Tenía la frente estrecha, y el bigote le caía por los lados. Vestía como los señores de la ciudad. Perdió su fe en dios, porque le echaba la culpa de todo lo que había traído la República. Era uno de los más ricos del pueblo y el administrador del Duque.

-Don Gumersio: Era un hombre alto y rico. Solo veía acciones buenas en las suyas propias lo que le hacía algo egocéntrico.

-Don Cástulo: Apariencia simple, ojos fríos y escultadores.

Estaba siempre a dos bandas, mirando por su propia conveniencia.

-Los Señoritos: Rasurados, finos con vergas y pistolas. Partidarios del viejo orden, del orden de siempre.

Eran los asesinos de aquellos que eran contrarios a sus ideas.

C/TIEMPO NARRATIVO Y HISTORICO DE LA NOVELA

-El tiempo histórico de la novela es muy breve, desde que las campanas empiezan a sonar por la misa del entierro de Paco hasta que ésta da comienzo, más o menos unos 30min. Durante este periodo se narra la vida de Paco.

- El tiempo de la narración son nos veinticinco años, el período de la vida de Paco.

El punto de vista temporal fluctúa entre el pasado y el presente; el orden del tiempo no es lineal, hay retrospección, porque mientras Mosén Millán esta esperando para que de comienza el funeral, recuerda la vida de Paco y la suya alrededor de éste. Consigue narrar dos historias, la primera es un poco la vida y sentimientos del cura, y la segunda la historia de Paco.

Hay aceleración en varios momentos, en los cuales también hay elipsis narrativa: pasa rápido del bautizo a cuando tenia 6 años, desde que tenia 7 años a cuando se hace maduro, etc. Estos saltos en el tiempo narrativo crea una tensión interna al acentuar el interés en el centro absoluto de la novela.

El esquema imaginativo del cura sigue a sus intervenciones en la vida de Paco: El bautizo, la confirmación, cuando fue monaguillo, etc; Que marcaban los hitos de sus vidas.

Réquiem

Por

un Campesino

español

Realizado por: