Republicanismo

Tendencias del siglo XIX y XX. Movimiento obrero. Socialistas. Anarquismo

  • Enviado por: Noemí Reina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

EL REPUBLICANISMO Y EL MOVIMIENTO OBRERO

Introducción:

Tras la radicalidad e inestabilidad del sexenio revolucionario la Restauración consiguió imponer el orden. Pero se consiguió adulterando el sistema democrático. Se utilizó el caciquismo como instrumento básico y marginando a las fuerzas políticas que no participaban en los partidos dinásticos.

Las fuerzas políticas extraparlamentarias fueron el carlismo (que perdió la tercera guerra carlista y Cánovas les quitó los fueros a navarros y vascos) el republicanismo, el movimiento obrero y los nacionalismos.

  • El republicanismo:

  • Fue el gran vencido del golpe militar de 1874. La desmotivación cundió entre sus seguidores, unido a una fuerte represión del gobierno y las divisiones internas, llevó al republicanismo a su perfil más bajo. Una fracción participó en el sistema electoral sacando algunos diputados y al final del periodo, el partido radical va a tener cierta trascendencia política.

    Ideológicamente se caracterizaban por un reformismo político-social que propugnaba la secularización, la ampliación de las bases sociales del régimen, las reformas sociales y la instrucción pública. Tenía sus bases sociales en las capas medias urbanas, aunque su crecimiento siguió condicionado por sus divisiones internas.

    Tendencias del siglo XIX

    Partido republicano progresista: Formado por los más radicales; los intransigentes dirigidos por Ruiz Zorrilla quien desde el exilio intentó derrocar al gobierno con pronunciamientos militares.

    Partido posibilista: Dirigido por Castelar, formado por los republicanos más conservadores, entraron a formar parte de del gobierno con Sagasta, se mostraban a favor de una democracia conservadora que no comprometiera la unidad nacional, ni el orden social.

    Republicanismo unitario: Un pequeño grupo dirigido por Salmerón, participaron en los procesos electorales, obteniendo algunos resultados positivos.

    Republicanismo federal: El grupo más numeroso siguió bajo la influencia de Pi y Margall. Se transformará a finales de siglo en partidos nacionalistas.

    Tendencias del siglo XX

    Partido radical: Fundado por Alejandro Lerroux en Barcelona. Posee dos grandes características; carácter populista anticlerical con un discurso formalmente revolucionario. El partido radical estuvo a punto de convertirse en un partido de masas. Tuvo gran protagonismo en la segunda república, donde se encaminó hacia posiciones más conservadoras.

    Partido reformista: Fundado por Melquíadez Álvarez y Gumersindo de Azcárate . Defendían reformas sociales y políticas que tienden a la renovación del sistema, en dirección de regeneración democrática. Estuvo muy relacionado con ámbitos intelectuales de la Institución Libre de Enseñanza.

  • El movimiento obrero:

  • Comenzó en el reinado de Isabel II. Tras la primera república, gran parte del movimiento obrero abandonó el partido progresista y republicano y se dirigió a las dos ideologías de gran importancia: el anarquismo y el socialismo.

    Con la Restauración, las organizaciones obreras conocieron una gran represión y tuvieron que refugiarse en la clandestinidad. Con el ascenso de los liberales, la represión se relajó y en 1887 promulgaron la ley de asociaciones que les devolvió la legalidad.

    • El movimiento obrero se fue radicalizando hasta convertirlo en uno de los más violentos y radicales de Europa, en las dificultades que tuvo en España la consolidación del Nuevo Régimen.

    LOS SOCIALISTAS

    Pablo Iglesias fundó clandestinamente en Madrid el PSOE, declarándose marxista y revolucionario. Su programa ideológico tenía tres aspectos fundamentales:

  • La posesión del poder político por la clase trabajadora. Se trataba de eliminar la propiedad privada y convertirla en colectiva, lo que Marx denominaba la dictadura del proletariado.

  • La consecución de la Sociedad sin clases, una vez conseguida la dictadura del proletariado.

  • Medidas políticas y económicas de inmediata realización para alcanzar el fin propuesto. Entre estas medidas destacaban la consecución del derecho de asociación y de reunión, la libertad de prensa, el sufragio universal, la jornada laboral de ocho horas, la educación para hombres y mujeres o la consecución de un salio igual para hombres y mujeres.

  • Quedó establecido como “un partido de clase”, exclusivamente obrero, que se enfrentaba con los partidos burgueses en la lucha por el poder a través de las elecciones.

    Al principio, el PSOE no tuvo mucha aceptación. A partir de 1886 se fundó el periódico el Socialista, que fue decisivo para su expansión y consolidación. En 1888 el partido creó el sindicato UGT, autónomo pero con muchos lazos de unión con el partido. Con la implantación del sufragio universal, el PSOE concentró sus esfuerzos en la política electoral. Aunque a nivel municipal los resultados fueron buenos, a nivel nacional no consiguieron escaños hasta 1910.

    En 1921 un grupo de militantes escindidos del PSOE fundaron el PCE, partidario del modelo revolucionario ruso. LA escisión fue motivada por la controversia en torno a la inclusión o no en la III Internacional comunista. Hasta la guerra civil no tuvo significación, pero su aparición consolidó la división tripartita del movimiento obrero.

    LAS TENDENCIAS ANARQUISTAS

    España, mayoritariamente rural, fue el país de Europa en que más éxito tuvo el anarquismo. Concretamente en Cataluña y Andalucía.

    Durante gran parte del siglo XIX se habían sucedido las revueltas campesinas. Las ideas anarquistas dotaron a los campesinos de un programa claro y sencillo, comprensible para una población analfabeta y recelosa. Frente a la participación política de los socialistas, los anarquistas promulgaban la acción directa a través de la huelga. La policía informó en 1883 del descubrimiento de la sociedad secreta “ La Mano Negra”, y aunque los anarquistas negaron cualquier relación con ella, las fuerzas de seguridad tuvieron una gran represión a los anarquistas. No se sabe si existió “La Mano Negra”.

    A finales de siglo XIX, el anarquismo se escindió en dos tendencias; los partidos de la acción pacífica y los de la propaganda por el hecho (terrorismo). Éstos causaron mucho daño al anarquismo. Se sucedieron los atentados a los personajes políticos (Cánovas o Martínez Campos), a la burguesía (bomba del Liceu) o la Iglesia (bomba en la procesión del Corpus Cristi). Los atentados fueron seguidos de una gran represión y provocaron una espiral de violencia, cuyo momento clave fueron los procesos de Montjuic de 1897 donde fueron condenados y ejecutados cinco anarquistas.

    Los partidarios de la acción sindical y de masas, contrarios al terrorismo, crearon en 1910 un sindicato que los agrupara: la CNT.