René; François-René de Chateaubriand

Literatura francesa del Siglo XIX. Novela renacentista. Autobiografía. Argumento. Personajes. Interlocutores. Tiempo. Espacio. Temas

  • Enviado por: AliEna
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
publicidad

Literatura Francesa II

NARRACIÓN

En la obra podemos observar dos voces narrativas:

- El primer narrador que interviene en la obra es un narrador en tercera persona. Se trata de un narrador omnisciente que nos sitúa en la historia. Aparece al principio de la obra para presentar a los personajes y luego nos lo encontramos de manera intermitente a lo largo de la historia.

“En arrivant chez les Natchez, René avait été obligé de prendre une épouse, pour se conformer aux moeurs des Indiens…”

En los momentos en los que René detiene su narración, el narrador en tercera persona la retoma para mantenerla ligada al espacio físico y temporal creado por su primera intervención.

“Ici la voix de René expira de nouveau, et le jeune homme pencha la tête sur sa poitrine. Chactas, étendant les bras dans l'ombre et prenant les bras de son fils, lui cria d'un ton ému: “Mon fils! Mon cher fils!”…”

Al final, recupera la narración y da la palabra a los interlocutores de René.

“Chactas pressait René dans ses bras; le vieillard pleurait. “Mon enfant, dit-il à son fils, je voudrais que le père Aubry fût ici…”

- Aparece también un narrador en primera persona, el propio René, protagonista de la obra. Cuenta de primera mano sus vivencias a través de las que ha llegado hasta su estado presente.

“Je ne puis, en commençant mon récit, me défendre d'un mouvement de honte. La paix de vos coeurs, respectables vieillards, et le calme…”

Se trata de una autobiografía novelada. En René, Chateaubriand cuenta acontecimientos de los que es autor y describe paisajes de los que ha sido espectador.

En esta obra, todos los paisajes descritos han sido visitados por el autor en algún momentote su vida. Chateaubriand visitó América en 1826 y quedó impresionado de tal manera por los paisajes de esta tierra que un gran número de sus novelas están situadas en este escenario, como es el caso de René.

“Quant à l'événement qui m'a déterminé á passer en Amérique, ajoutait-il je le dois ensevelir dans un éternel oubli…”

Otros lugares que visitó Chateaubriand y que también menciona en sus obras son Roma, Grecia, los montes de Escocia (Caledonia), etc.

“…je m'en allai, m'asseyant sur les débris de Rome et de la Grèce, pays de forte et d'ingénieuse mémoire…”

“Sur les monts de la Calédonie, le dernier barde qu'on ait ouï dans ces déserts me chanta les poèmes dont un héros consolait jadis sa vieillesse…”

El exilio es otro de los rasgos autobiográficos que se pueden observar en esta obra. El propio Chateaubriand sufrió el destierro en sus carnes al tener que huir a Inglaterra, al igual que René se exilia a América en la obra, aunque por razones diferentes a las que movieron a Chateaubriand.

La orfandad de René no es arbitraria. El autor también perdió a su madre siendo muy joven, en 1798, esta pérdida le sumió en un profundo dolor y poco después tuvo que afrontar otra muerte, la de su hermana, lo que es otra analogía con René que también pierde a su hermana, Amélie.

Chateaubriand y su hermana Lucile mantenían una relación muy parecida a la que René tenía con su hermana Amélie en la novela, aunque nada apunta a que su relación fuese incestuosa.

El autor proyecta sus sentimientos en René, y a través del personaje refleja la nostalgia que siente por la patria perdida con la revolución y por la idea de que el pasado no se puede recuperar.

Otro rasgo autobiográfico se encuentra en el nombre completo del propio autor, que es François René de Chateaubriand, por lo que vemos que utiliza su segundo nombre para el protagonista de la novela, René. Con esto, manifiesta abiertamente el carácter autobiográfico de la obra.

René muestra todavía influencias de la novela del siglo XVIII, ya que al final del relato, aparecen una serie de consejos a modo de lección moral.

Lo que también en típico de la novela del siglo XVIII es que se trata de un relato engastado dentro de una novela en tercera persona. Es, en definitiva, un relato dentro de otro.

PERSONAJES

René

Es el personaje principal de la obra. A lo largo del relato, René muestra sus sentimientos y las vivencias que los suscitan. Hace una especie de confesión ante sus interlocutores con una oculta búsqueda de la compasión.

“Combien vous auriez pitié de moi!”.

Desde su nacimiento se instaló en el dolor y la única felicidad en su vida, la que encuentra con su hermana Amélie, es fugaz e intermitente. Ni tan siquiera la infancia supone un reconfortante ante las desgracias que le acontecen a lo largo de su vida, ya que nace en el dolor, la culpa y la muerte.

“J'ai couté la vie de ma mère en venant au monde.”

El carácter de René es muy difícil de explicar porque oscila entre varios segmentos de las emociones humanas, como él mismo reconoce.

“Mon humeur était impétueuse, mon carácter inégal”

René es un personaje profundamente narcisista que se complace en el dolor y que busca en su narcisismo la compasión de todas las personas que lo rodean.

“Qu'un objet digne de votre pitié!”

“O mes amis! Je sus donc que c'était que de verser larmes pour un mal qui n'était point imaginaire!”

También a lo largo de la historia habla de él mismo en tercera persona

“Levez vous vite, orages désirés qui devez emporter René dans les espaces d'un autre vie!”

René es el prototipo del hombre inadaptado. Busca algo que no sabe qué es y que por consiguiente, no encuentra. Además es una persona solitaria, consecuencia directa de su inadaptación.

“Je me mis à sonder mon coeur, à me demander ce que je désirais. Je ne le savais pas”

“J'étais seul sur la terre!”

René proyecta sus sentimientos en la naturaleza. Por ejemplo, cuando sube a la cima del Etna toma consciencia de su aislamiento, su soledad y su abismo interior.

Tras el personaje de René se esconden numerosos datos autobiográficos de Chateaubriand que se sirve del personaje para mostrar sus propios conflictos y sentimientos; por ejemplo: La melancolía de René por épocas pasadas, la sensación de la patria perdida y el intento de buscar un lugar en el mundo que pueda constituir una nueva patria; incluso el propio Chateaubriand tuvo una relación muy especial con su hermana Lucile. Esta identificación alcanza su clímax con el propio nombre del héroe: René. Chateaubriand se llamaba René de segundo nombre.

Amélie

Es la hermana de René, aunque para él significa algo más que esto. En palabras de René, Amélie “c'était la seule personne au monde que j'eusse aimée, que tous mes sentiments se venaient confondre en elle avec la douceur des souvenirs de mon enfance. Je reçus donc Amélie dans une sorte d'extase de coeur. Il y avait si longtemps que je n'avais trouvé quelqu'un qui m'entendit et devant qui je pusse ouvrir mon âme!”

Amélie es una persona dulce e inocente cuya alma se ve atormentada por los deseos incestuosos que la unen a René. Ella luchará contra estos sentimientos, pero ante la imposibilidad de vencerlos, decidirá recluirse en un convento para no caer en la tentación y así poder salvar su alma y también la de René.

“Ce monastêre, bâti au bord de la mer, convient à la situation de mon âme…[……] je songerai à ses promenades que je faisais avec vous au milieu des bois, alors que nous croyions retrouver le bruit des mers dans la cime agitée des pins.”

Sin embargo, René no es consciente de la pasión y los sentimientos de Amélie hasta que ella se los confiesa antes de ingresar definitivamente en el convento.

“Dieu de miséricorde, fais que je ne me relève jamais de cette couche fúnebre, et comble de tes biens un frère qui n'a point partagé ma criminelle passion!”

Amélie es prácticamente idéntica a René, y es esta similitud la que los lleva a mantener una relación tan especial que Amélie confundirá con amor. Los dos se comprenden perfectamente, son casi almas gemelas, y además, lo único que tienen en la vida es el uno al otro. Por eso, es tan dolorosa la separación también para Amélie, no sólo por su propio sufrimiento, sino también por el sufrimiento que le causará a su hermano.

Se puede decir también que Amélie es el baluarte de la religión.

“Amélie m'entretenait souvent du bonheur de la vie religieuse…”

Esta idea se ve reforzada con el hecho de que Amélie anima a René en varias ocasiones a que acoja la vida religiosa, aunque él no lo hace.

“Je suis persuadée que vous-même, mon frère, vous trouveriez le repos dans ces retraites de la religión: la terre n'offre rien qui sois digne de vous.”

Los Interlocutores

Los oyentes de René se pueden dividir en dos grupos según la lección moral que le dan al final de su historia:

  • Los que le hablan desde el punto de vista de la sociedad (le père Souël)

  • Los que hablan desde el corazón (Chactas)

Aunque el padre Souël en el fondo de su corazón siente compasión y comprende a René, en su valoración del relato se pone del lado de la sociedad y muestra una conducta inflexible que condena e comportamiento de René. Es el elemento simbólico de la sociedad que oprime a René.

“Rien, dit-il au frère d'Amélie, rien ne merite dans cette histoire la pitié qu'on vous montre ici. Je vois un jeune homme entêté de chimères, à qui tout déplaît, et qui s'est soustrait aux charges de la société pour se livrer à d'inutiles rêverie. On n'est point, monsieur, un homme supérieur parce qu'on aperçoit le monde sous un jour odieux.”

La voz de Chactas es la del consuelo y la comprensión, aunque en cierta medida es también la voz de la turbación porque no acierta a ver las cosas claras. No en vano, la última imagen que se nos muestra de él es la de “ciego Sachen que busca su camino”. Su lección moral es metafórica, compara la vida con un río, el Meschacebé. Dice que la infancia es un límpido y feliz arroyo y que en la juventud es orgulloso y arrasa todo lo que tiene a su paso. En la conclusión, muestra que la vida cerrada en uno mismo conduce a la destrucción. No obstante, abraza a René y lo consuela.

“Un jour, le Meschacebé, encore assez près de sa source, se lassa de n'être qu'un limpide ruisseau. Il demande des neiges aux montagnes, des eaux aux torrents, des pluies aux tempêtes, il franchit ses rives, et désole ses bords charmants. L'orgueilleux ruisseau s'applaudit d'abord de sa puissance; mais, voyant que tout devenait desert sur son passage, qu'il coulait abandonné dans la solitude, que ses eaux étaient toujours troubles, il regretta l'humble lit que lui avait creusé la nature, les oiseaux, les fleurs, les arbres et les rousseaux, jadis modesties compagnons de son paisible cours.”

Tiempo

Sólo sabemos que el tiempo de la acción del relato se sitúa a lo largo de unos años que pueden ser calificados como “años de juventud”, ya que René es calificado de “joven” en varias ocasiones, como por ejemplo:

“Ici la voix de René expira de nouveau, et le jeune homme pencha la tête sur sa poitrine.”

No hay referencias explícitas al tiempo en el que está ambientada la obra. No obstante, hay algunos detalles que ayudan a situar el relato en un contexto: se alude a la muerte de Louis XIV :

“Tu sais que je vu la France et quels liens m'y ont attaché; j'aimerais à entendre de parler de ce grand chef…”

Esta cita demuestra la nostalgia que sienten René, y el propio autor, por el pasado.

Teniendo en cuenta estas alusiones, René podría haber nacido a finales del siglo XVII o principios del siglo XVIII, para haber vivido el final del reinado de Louis XIV y el principio del siglo de la Ilustración.

Aunque el año en el que René comienza a contar su relato no está bien definido, el día, el mes y el momento exacto del día quedan perfectamente acotados. El día es “le 21 de ce mois que les sauvages appellent la lune des fleurs…”. Todo parece apuntar que se trata del mes de Mayo. El momento del día lo podemos saber por dos datos: el relato comienza con la mañana ya avanzada “L'aurore se levait…”, y acaba antes del mediodía “annonçait un orage pour le milieu du jour…”.

Contrasta la precisión con la que se define el día en el que René cuenta su historia y la imprecisión a la hora de situar el relato en un contexto histórico.

Dada esta imprecisión, surge una ambigüedad que provoca que la historia se pueda desplazar de finales del siglo XVII a finales del siglo XVIII sin que resulte incoherente. Esta ambigüedad viene dada por dos razones:

  • Al hablar de la muerte del gran rey puede referirse tanto a Louis XIV como a Louis XVI.

  • Con el derrumbamiento de la patria puede referirse a la Regencia o la gran Revolución

Por todo esto, es muy difícil situar en un momento histórico concreto el relato de René.

ESPACIO

Ninguno de los espacios que aparecen en `René' es arbitrario ya que suponen una metáfora de los sentimientos del personaje. El propio Chateaubriand ha estado en estos espacios que aparecen en la novela, los cuales usa como símbolos en los que proyecta recuerdos y deseos.

`René' es una obra en la que el autor ha plasmado con maestría la identificación del personaje, que es típicamente romántico.

El espacio donde se desarrolla el relato es el desierto de Lousiana, en norte América, concretamente a las orillas del Meschacebé. No se observa en este paisaje ningún signo de desequilibrio, agresión o violencia: Los colores que predominan son azul, verde y dorado (muy suaves y armónicos); la redondez de las cabañas y los montes son las formas que ofrece este escenario a la vista. Además es un paisaje silencioso donde ni tan siquiera se escucha el ruido del fluir del río.

“Vers l'orient, aun fond de la perspective, le soleil commençait à paraître entre les sommets brisés des Appalaches, qui se dessinaient comme des caractères d'azur dans les hauteurs dorées du ciel; à l'orient le Meschacebé roulait ses ondes dans un silence magnifique et formait la bordue du tableau avec une inconcevable grandeur.”

Este paisaje viene a significar la calma de la naturaleza que se encuentra en directa oposición con la agitación interior del personaje.

“…le calme de la nature autour de moi me font rougir du trouble et de l'agitation de mon âme.”

Así pues el espacio del Nuevo Mundo pierde su categoría de salvaje y se contrapone al paisaje del mundo occidental que se convierte en la metáfora de un océano tumultuoso y agitado.

René realiza numerosos viajes en busca de una patria, ya que su patria propia, Francia, la considera perdida y destruida por la Revolución. En esa búsqueda visita la cuna de la civilización europea, Grecia y Roma, las cuales parecen representadas en un estado ruinoso y abandonado, e incluso en algunas ocasiones el pasado aparece olvidado.

“Je m'en allai, m'asseyant sur les débris de Rome et de la Grece, pays de forte et d'ingénieuse mémoire, oú les palais enseveils dans la poudre et les mausolées des ris cachés sous les ronces”

“Comme je me promenais un jour dans une grande cité, en pasant derrière un palais, dans une cour retirée et déserte, j'aperçcus une statue qui indiquait au doigt un lieu de ces Lieux; le vent seul gémissait autour du marbre tragique. Des manoeuvres étaient couchés avec indefférence au pied de la statue ou taillaient des pierres en siffilant. Je leur demandai ce que signigfiait ce monument: les uns purent à peine me le dire,les autres ignoraient la catastrophe qu'il retraçait”

La patria perdida de René se ve a través de una serie de espacios:

  • La muerte de su madre simboliza la muerte de la patria. Además su nacimiento es un nacimiento forzado.

“J'ai couté la vie de ma mère en venant au monde; j'ai été tiré de son sein avec le fer.”

  • La casa paterna.

“Il fallut quitter le toit paternal, devenu l'héritage de mon frère.”

Además la casa paterna se convertirá también en un espacio ruinoso. La naturaleza lo invade y lo destruye.

“Mon frère aîné avait vendu l'heritage paternal, et le nouveau propriétaire ne l'habitait pas. J'arrivai au château par la longue avenue de sapins; je la traversai à pied les couer désertes;je m'arrêtai à regardes les fenêtres fermées ou demi-brisées, le chardon qui croissait au pied des murs, les feuilles qui jonchaient le senil des portes, et ce perron solitaire oú j'avais vu si souvent mon père et ses fideles serviteurs. Les marches étaient déjà couvertes de mousses; le violier jaune crissait entre leurs pierres déjointes et tremblantes”

Todas esas plantas hacen referencia al abandono del que es presa la casa que se acentúa con la descripción del interior de la misma.

  • Occidente queda también reducido a ruinas en su dimensión histórica. En su dimensión presente pasa a ser un caos cuyas ciudades, que empiezan ya a estar muy pobladas, están descritas paradójicamente como “…vaste désert d'hommes…” o “…labyrinthe de rues solitaires”. La sociedad también puede reflejar una ausencia.

  • Todo esto lo lleva a sepultarse a los desiertos de la Louisiana.

“…par quel malheur un Europeen bien né avait été conduit à l'étrange résolution de s'ensevelir dans les déserts de la Louisiane”

La palabra desierto tiene aquí un valor de lugar abandonado del que René ha desertado. El mundo es un lugar abandonado del que René ha desertado. La narración es la historia de una continua y cada vez amplia deserción.

Cabe destacar la distinción que hace Chateaubriand entre el mundo espiritual, representado por el espacio de Dios, y el mundo de los hombres, que es el mundo exterior.

El mundo espiritual es como una muralla que protege un reducto interior (valle, celda, claustro) mientras que el espacio exterior de los hombres es un océano, una tormenta, cuya principal manifestación es el ruido. El ruido pertenece al mundo de los hombres y el silencio y la armonía forma parte de los dominios del mundo de Dios.

“Les Européens, incessamment agités, sont obliges de se bâtir des solitudes. Plus notre coeur est tumultueux et bruyant, plus le calme et le silence nous attirent. Ces hospices de mon pays, ouverts aux malhereux et aux faibles, sont souvent caches sans les vallons qui portent au coeur le vague sentiment de l'infortune et l'esperance d'un abri; quelquefois aussi on les découvre sur les hauts sites où l'âme , comme une plante des montagnes, semble s'élever vers le ciel pour lui offrir ses parfums”

“les sourdes clameurs qu'on entendait au dehors semblaient être les flots des passions et les orages du monde qui venaient expirer au pied du temple du Seigneur”

Frente a las armonias que Amélie escuchaba en su convento, René se sentará al pie de éste viendo como se estrellan contra roca y murallas “le bruit des vents”, “les coups de canon d'alarme”, “le rugissement des flots” y “les hommes brisés sur des écueils”. Hay una relación clara y directa entre la tempestad y el mar con el hombre.

Lo último que René ve cuando abandona Europa es el suave balanceo de los árboles y los pináculos del monasterio. Estos serán los dos únicos elementos positivos de la patria. Los árboles pertenecen a la patria física y los pináculos a la patria espiritual que René aspira a alcanzar algún día. Así pues, en el momento en que René regresa a la casa paterna solo encontrará consuelo en ese bosque que la rodea.

“Après avoir hesité un moment sur le parti que j'avais à prendre, je résolus d'aller a B… pour faire un dernier effort auprès ma soeur. La terreo ù j'avais été élevé se trouvait sur la route. Quand j'aperçus les bois où j'avais passé les seuls moments hereux de ma vie, je ne pus retenir mes larmes, et il me fut imposible de résister à la tentation de leur dire un dernier adieu.”

La montaña es un elemento paisajístico del que se sirve Chateaubriand para reflejar el abismo interior de René. El héroe sube a la cima del Etna y es allí donde toma conciencia de ese abismo interior. En esa cima se da cuenta de su aislamiento, ya que allí arriba está solo. Este sentimiento de aislamiento se ve marcado también por el hecho de que el Etna esté en una isla. Se podría decir que en este momento René es isla también. A la vez, al mirar hacia debajo de un precipicio que es una metáfora de su interior, se trata de un abismo en el que es muy fácil caer.

Al mismo tiempo el cráter del volcán evoca la propia vacuidad del espíritu de René. Supone una metáfora de la pasión inútil ya que durante toda su vida René busca algo que no sabe qué es. Su desazón es inútil y el sufrimiento que padece durante toda su vida también.

“Un jour j'étais monté au sommet de l'Etna, volcan qui brûle au milieu d'une île. Je vis le soleil lever dans l'immensité de l'horizon au-dessous de moi, la Sicile resserré comme un point à mes pieds et la mer dérroulée au loin dans les espaces. Dans cette vue perpendiculaire du tableau, les fleuves ne me semblaient plus que des lignes géographiques tracées sur une carte; mais tandis que d'un côté mon oeil aprecevait ces objets, de l'autre il plongeait dans le cratère de l'Etna, dont je découvrais les entrailles brûlantes entre les bouffées d'une noire vapeur.

Un jeune homme plein des passions, assis sur la bouche d'un volcan, et pleurant sur ls mortels dont à peine il voyait à ses pieds les demeures, n'esta sans doute, ô vieillards! Qu'un objet digne de votre pitié; mais, quoi que vous puissiez penser de René, ce tableau vous offre l'image de son caractère et de son existente: c'est ainsi que toute ma vie j'ai eu devant les yeux une création à la fois immense et un abîme ouvert à mes côtés.”

TEMAS

Amor

El amor en “René” aparecerá como un amor desgraciado en el que el héroe no encontrará ni la felicidad ni el consuelo a su existencia desdichada. Encontramos dos tipos de amor desgraciado en este relato:

  • Por un lado está el matrimonio de René avocado al fracaso en tanto que es un matrimonio forzado con una joven con la que no tiene nada en común.

“René avait été obligé de prendre une épouse pour se conformer aux moeurs des Indiens, mais il ne vivait point avec elle”

“Il retourna chez son épouse mais sans y trouver le bonheur”

Aquí se ve cómo una vez más la sociedad es causa de su mal por las imposiciones que le hace afrontar.

  • Por otra parte está el amor incestuoso que René con Amélie, y del que René parece no ser consciente. No llega a producirse ningún contacto real entre ellos pero ese deseo incestuoso corroe la conciencia de Amélie que se ve en la obligación de ingresar en un convento para huir de la tentación.

“Peut être trouveriez-vous dans le marriage un soulagement a vos ennuis […] tu croiras retrouver une soeur.”

Aquí Amélie muestra cómo esa relación que les une va más allá de una simple relación fraternal. Es una relación como la de dos esposos que se entienden y se aceptan.

“Quoi, cher et trop cher René, mon souvenir s'effacera-t-il si promptement de ton coeur? Si je m'arrache à vous dans le temps, c'est pour n'être pas séparée de vous dans l'eternité”

“O misère de ma vie! Une soeur craindre de parler à un frère et un frère craindre de faire entendre sa voix à une soeur!”

“Dieu de miséricorde, fais que je ne me reève jamais de cette couche fúnebre, et comble de tes biens un frèrequi n'a point partegé ma criminelle passion!”

Este dolor de perder a Amélie es muy fuerte y agudo. Para René es el mayor de los tormentos, no solo por perder a la única persona con la que se sentía a gusto, sino por hacerla sufrir a ella.

“On peut trouver des forces dans son âme contre un malheur personnel, mais devenir la cause involontaire du malheur d'un autre, cela est tout insupportable.”

Chateaubriand también tuvo una relación muy especial con su hermana Lucile, aunque no hay constancia de que esta relación tuviese algo de incestuoso

Exilio

El exilio es uno de los temas que se pueden considerar como autobiográficos en la novela. Chateaubriand se exilió a Inglaterra al igual que René se exilia a América en la obra. Aunque los motivos que obligaron al autor a exiliarse son diferentes de los que mueven a René, se considera el exilio como rasgo autobiográfico.

René se exiliará a los desiertos de la Louisiana como una manera de huir de la vida en Europa. Es una vía de escape de la sociedad occidental, una sociedad que ahoga a René. Además, la patria del protagonista ha sido destruida, y la única persona que le retenía allí, su hermana Amélie, ha ingresado en un convento y no podrá verla más. Por todo esto, René decidirá marcharse a América, a la búsqueda de una nueva patria, de un nuevo lugar en el mundo, aunque esta búsqueda no será satisfactoria para él.

“…par quel malheur un Européen bien né avait été conduit à l'étrange résolution de s'ensevelir dans les déserts de la Louisiane.”

“…je me déterminai à quitter l'Europe et à passer en Amérique.”

Soledad y aislamiento

A lo largo de toda la obra, René muestra un profundo sentimiento de soledad.

Ya desde su infancia, René es una persona solitaria: su madre muere al darle a luz y más tarde pierde también a su padre. Aunque esta es una soledad de alguna manera forzada, René también buscará el aislamiento por sí mismo, ya que desde pequeño le gustará estar solo en el bosque y se refugiará en la naturaleza.

Cuando Amélie ingresa en el convento es el momento en el que la soledad que siente René alcanza su mayor grado, porque se quedará completamente solo en el mundo, sin la única persona que había estado a su lado toda la vida, Amélie.

La decisión de su hermana de acoger la vida religiosa le afecta profundamente, agravando su sensación de soledad y abandono.

Ante esta soledad cada vez más presente en su vida, René decide marcharse a América, para disfrutar de lo que él llama “retiro campestre”, es decir, busca de nuevo el refugio en la naturaleza. En América se mantendrá alejado de los hombres, viviendo entre la naturaleza que lo rodea donde parece encontrar más felicidad y paz que en su propia patria.

“…je pris le parti de me retirer dans un faubourg pour y vivre totalement ignoré. Je trouvai d'abord assez de plaisir dans cette vie obscure et independent. Inconnu, je me mêlais à la foule: vaste desert d'hommes!”

“La solitude absolue, l'espectacle de la nature, me pongérent bientôt dans un état presque imposible à décrire. Sans parents, sans amis, pour ainsi dire, sur la terre, n'ayant point encore aimé, j'eétais accablé d'une surabondance de vie.”

“Repoussé par la société, abandonné d'Amélie quand la solitude vint à me manquer, que me restait-il?

Naturaleza

La naturaleza en la obra es muy importante en cuanto que es una analogía con el personaje de René, con sus sentimientos. Los espacios y los paisajes que aparecen en la novela no son al azar, ya que son símbolos que reflejan los sentimientos de René.

La naturaleza también supone un refugio para René.

Además, los paisajes descritos en la novela son lugares que el autor visitó realmente en algún momento de su vida, como por ejemplo América, Italia, Grecia… y de los que quedó impresionado.

“Un jour j'étais monté au sommet de l'Etna, volcan qui brûle au milieu d'une île. Je vis le soleil lever dans l'immensité de l'horizon au-dessous de moi, la Sicile resserré comme un point à mes pieds et la mer dérroulée au loin dans les espaces. Dans cette vue perpendiculaire du tableau, les fleuves ne me semblaient plus que des lignes géographiques tracées sur une carte; mais tandis que d'un côté mon oeil aprecevait ces objets, de l'autre il plongeait dans le cratère de l'Etna, dont je découvrais les entrailles brûlantes entre les bouffées d'une noire vapeur.

Un jeune homme plein des passions, assis sur la bouche d'un volcan, et pleurant sur ls mortels dont à peine il voyait à ses pieds les demeures, n'esta sans doute, ô vieillards! Qu'un objet digne de votre pitié; mais, quoi que vous puissiez penser de René, ce tableau vous offre l'image de son caractère et de son existente: c'est ainsi que toute ma vie j'ai eu devant les yeux une création à la fois immense et un abîme ouvert à mes côtés.”

Orfandad

René nunca llegará a conocer a su madre ya que ésta muere al darle a luz. Esta muerte tendrá además un valor simbólico añadido, la muerte de la patria tras la Revolución Francesa. René, tras un nacimiento forzado, llega a un mundo donde nunca encontrará su lugar. Esta orfandad de patria lo lleva a buscar una patria a su medida por diferentes países pero nunca la encontrará.

“J'ai coûté la vie de ma mère en venant au monde; j'avais été tiré de son sein avec le fer.”

Tras la muerte de la madre, René se vio sumido en una orfandad virtualmente total, aunque su padre estaba vivo, porque nunca se crió con él.

“Je fus élevé loin du toit paternel”

Esta orfandad no obstante fue muy pronto real y completa cuando aún siendo muy joven su padre murió.

“Mon père expira dans mes bras”

Chateaubriand también perdió a su madre cunado era joven y esta pérdida lo marcó profundamente.

Religión y Muerte

La religión y la muerte son dos temas íntimamente ligados en esta obra de Chateaubriand.

La religión se muestra como el único consuelo que se ofrece en la vida contra tanto dolor. Así pues Amélie abraza la vida monástica y se refugia en ella para huir de la tentación y el pecado que la hace sufrir profundamente. No obstante, René rechaza esta vida hasta en dos ocasiones y se consuela en la vida que encontrará tras la muerte donde hallará la felicidad. Así pues la muerte se ve desde una perspectiva religiosa y como un motivo de esperanza. Esta idea está muy presente a lo largo de toda la obra. De este modo podemos ver como René aspira a una eternidad que se ve muy ligada a su religiosidad. Tiene la esperanza de gozar de la Gloria Eterna y poder encontrar la felicidad en esa vida que se abre ante él tras la muerte.

“[…] mon père expira dans mes bras […] c'est la première fois que l'immortalité de l'âme s'est présentée clairement à mes yeux […] j'esperai me joindre un jour à l'esprit de mon père.”

“Les traits paternels avaient pris au cercueil quelque chose de sublime. Pourquoi cet étonnant mystère ne serait-il pas l'indice de notre immnortalité? Pourquoi la mort, qui sait tout, n'aurait-elle pas gravé sur la front de sa victime les secrets d'un autre univers? Pourquoi n'y aurait-il pas dans la tombe quelque grande vision d'éternité?”

Al margen de esta visión esperanzadora, la muerte está presente a lo largo de toda la obra, primero con la muerte de la madre y la patria, después con la muerte del padre y la simbólica muerte del hermano mayor que el fallecimiento del padre conlleva, y finalmente con el deceso de Amélie. El propio René, una vez abandonada la idea del suicidio, desea que su muerte llegue pronto para poder así encontrar una tregua eterna a su dolor.

Levez-vous vite, orages désirés qui devez emporter René dans les espaces d'une autre vie!”

La religión puede también tener connotaciones negativas en tanto que es elemento que separa a René de su única compañera, Amélie.

“La religión trionpha. […] L'oeil de la penitence étair attaché sur la poscierre du monde, et son âme était dans le ciel”

“Amélie prononce ses voeus pour mourir au monde”

Narcisismo y Gusto por las lágrimas

En “René” el narcisismo está presente a dos niveles:

  • A un nivel narratológico: Predomina la narración en primera persona frente a la narración de 3ª persona

.

  • A nivel temático: Todo gira en torno a René. Incluso el propio René habla de sí mismo en 3ª persona en un gesto de amplio narcisismo y egocentrismo por su parte. Además, la búsqueda de la compasión en sus oyentes, puede ser interpretado como un signo mas del narcisismo del personaje.

“René prit sa place au milieu d'eux…”

“Combien vous auriez pitié de moi! Que mes éternelles inquietudes vous paraîtrons misérables!”

“Combien vous auriez pitié de moi! […] que penserez-vous d'un jeune homme sans force et sans vertu, qui trouve en lui-même son tourment et ne peut gerre se plaindre que des maux qu'il se fair à lui-même? Ne le condamnez pas: el a été trop puni!”

Así pues, podemos decir que René es el ejemplo más acabado de narcisismo extremado, no sólo por lo anteriormente expuesto sino porque René se enamora de la única mujer que es casi igual que él mismo, su hermana Amélie.

René también parece recrearse en su propio sufrimiento, y encuentra, en cierto modo, placer en el dolor que le produce su desgraciada vida.

“Je trouve même une sorte de satisfaction inattendue dans la plénitude de mon chagrin, et je me aperçus, avec un secret mouvement de joie, que la douleur n'est pas une affection qu'on épuise comme le plaisir.”

Este gusto por las lágrimas que expresa René es tan fuerte que incluso manifiesta sus deseos de morir antes de seguir viviendo una vida que le parece tan desafortunadas.

“…je n'avais plus envie de mourir depuis que j'étais réellement malheureux.”

“Levez-vous vite, orages désirés qui devez emporter René dans les espaces d'une autre vie!”

Melancolía de las épocas pasadas.

La melancolía por las épocas pasadas es uno de los temas más presentes en la obra de Chateaubriand. En la novela, René manifiesta esta melancolía cuando se refiere a su patria, Francia, lo que es un rasgo en común con el propio autor. Chateaubriand expresa la nostalgia que siente del pasado a través del personaje de René y su busqueda de una nueva patria.

Es una melancolía por la Francia existente antes de la revolución. Chateaubriand añoraba esa época pasada que sabe que nunca podrá volver a vivir, lo que agrava su nostalgia y su deseo de recuperar el pasado y la patria perdida. Esta nostalgia por el pasado es muy común en los autores románticos, ya que la época tras la revolución era una época de desorden, de guerras y de desequilibrio social.

René también recuerda los momentos de su infancia con melancolía, ya que es la época que comparte con su hermana Amélie, lo que constituye uno de los pocos momentos felices de su vida. Además, la infancia de René coincide con el periodo antes de la revolución.

“O illusion de l'enfance et de la patrie, ne perdez-vous jamais vos douceurs!”

“Le matin de la vie est comme le matin du jour, plein de pureté, d'images et d'harmonies.”

“…le calme de la solitude, le charme de la religion et la délectable mélancolie des souvenirs de ma première enfance!”

“Tu nous as fait parcourir une patrie de l'Europe, fais nous connaître ta patrie. Tu sais que j'ai vu la France et quels liens m'y ont attaché; j'aimerais à entendre parler de ce grand chef qui n'est plus et dont j'ai visité la superbe cabane.”

“…je ne pourrai t'entretenir de ce grand siècle dont je n'ai vu que la fin dans mon enfance, et qui n'était plus lorsque je rentrait dans ma patrie. Jamais un changement plus étonnant et plus soudain ne s'est opera chez un peuple. De la hauteur du genie, du respect pour la religion, de la gravité des moeurs, tout était subitement descendu à la souplesse de l'esprit, à l'impieté, à la corruption.”

“…un roi qui craint de perdre sa couronne par une révolution subite ne ressent pas des angoisses plus vives que las miennes…”

“…je résolus d'aller à B… pour faire un dernier effort auprès de ma soeur. La terre où j'avais été élevé se trouvait sur la route. Quand j'aperçus les bois où j'avais passé les seuls moments heureux de ma vie, je ne pus retenir mes larmes, et il me fut impossible de résister à la tentation de leur dire un dernier adieu”

Ruinas

Las Ruinas están presentes en la obra como un espacio que simboliza la patria perdida, Francia, que en opinión del autor, ha sido destruida por la revolución.

En el momento en el que René visita la casa paterna y la descubre totalmente en ruinas es cuando podemos observar esta sensación de patria perdida, ya que la casa simboliza la patria, y sus ruinas son como las ruinas de lo que queda de un país tras la revolución.

“J'arrivai au château par la longue avenue de sapins; je traversai à pied les cours désertes; je m'arrêtai à regarder les fenêtres fermées ou demi-brisées, le chardon qui croissant au pied des murs, les feuilles qui jonchaien le seuil des portes, et ce perron solitaire où j'avais vu si mon père et ses fidèles serviteurs. […] les chambres étaient à peine éclairées par la faible lumière qui pénétrait entre les volets fermé[…] les salles étaient détendues, et l'araignée filait sa toile dans les couches abandonées.”

Inadaptación: Vague des Passions.

René es el prototipo de hombre inadaptado. Busca incesantemente un lugar en el mundo a medida de sus sentimientos. No encuentra este lugar ni tampoco el consuelo para paliar el sufrimiento que le causa la distancia que hay entre sus anhelos y las obligaciones que pretende imponerle la sociedad. Por ello René se aísla y se refugia en la naturaleza, aunque con esta conducta lo único que consigue es agravar su mal, le mal du siècle, que no tiene cura.

Además, el personaje, que se encuentra completamente solo sin amigos ni familia, a lo largo del relato busca algo pero no sable qué es. Como el mismo René describe, estaba lleno de pasiones que no sabía hacia dónde canalizar. René es el ejemplo de una pasión vana.

“Cette vie, qui m'avait d'abbord enchanté, ne tarda pas en devenir insupportable”

“Je me mis à sonder mon coeur, à me demander ce que je désirais. Je ne le savais pas”

“On m'accuse d'avoir des goûts inconstants[…] hélas! Je cherche un bien iconnu dont l'instinct me poursuit”

“La solitude absolue, le spectacle de la nature, me plogèrent bientôt dans un état presque imposible à décrire, sans parents, sans amis, pour ainsi dire, seul sur la terre, n'ayant point encore aimé, j'étais accablé d'un surabondance de vie.”

“Il me manquait quelque chose por remplir l'abîme de mon existente”

“Je luttai vuelque temps contre mon mal, mais avec indiférence et sans avoir la ferme résolution de le vaincre. En fin, ne pouvant trouver de rèmede à cette étrange blessure de mon coeur,qui n'était nulle part et qui était partout, je résolus quitter la vie”

“Mon âme, qu'aucune passion n'avait encore usée, cherchait un objetqui pût l'attacher”

“J'étais seul sur la terre!”

“Ce dégoût de la vie que j'avais resentí dès mon enfance revenait avec une force nouvelle”

Paso inexorable del tiempo

En René hay una reflexión de cómo el fluir del tiempo es inevitable. El pasado está lleno de ruinas y el presente se convertirá en ruinas en el futuro.

“Le passé et le présent sont deux statues incomplètes: l'une a été retirée toute mutilée du débris des âges, l'autre n'a pas encore reçu sa perfection de l'avenir.”

Rêverie

La ensoñación (rêverie), es uno de los temas más típicos del romanticismo. En la obra, René se sirve de esta ensoñación para evadirse del mundo que le rodea, un mundo que para él sólo es soledad y tristeza, sentimientos provocados por la ausencia de Amélie pero también por la condición de huérfano de René, quien se siente solo en la tierra.

La ensoñación es un medio de escape de la realidad que no agrada al personaje.

“En prononçant ces derniers mots, René se tut et tomba subitement dans la rêverie.”

“Tout se trouve dans les rêveries enchantées où nous plonge le bruit de la cloche natale: religion, famille, patrie, et le berceau et la tombe, et le passé et l'avenir.”

“Qu'il fallait peu de chose à ma rêverie!”

Pero René no es el único personaje que se deja llevar por la ensoñación. Amélie también se deja llevar por ella cuando recuerda los largos paseos que daba con René por el bosque en su infancia.

“…je songerai à ces promenades que je faisais avec vous au milieu des bois, alors que nous croyions retrouver le bruit des mers dans la cime agitée des pins.”

Salvaje contra civilización

En la obra hay una contraposición entre el mundo salvaje y el mundo civilizado. El mundo salvaje representa la felicidad de la que René va en busca cuando se va a América. La civilización representa la sociedad que oprime a René, representa todo lo que René detesta.

“Heureux sauvages! Oh! Que ne puis-je jouir de la paix qui vous accompagne toujours! Tandis qu'avec si peu de fruit je parcourais tant de contrées, vous assis tranquillement sous vos chênes, vous laissiez couler les jours sans les compter. Votre raison n'était que vos besoins, et vous arriviez mieux que moi au résultat de la sagesse, comme l'enfant, entre les jeux et le someil.”