René Descartes

Historia de la filosofía. Filosofía moderna. Racionalismo. Razón. Ideas. Sustancia. Dualismo. Separación de cuerpo y alma. Dios. Búsqueda de conocimiento y verdad. Sabiduría

  • Enviado por: Mesmerize
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Introducción

Descartes nació en el pueblecito francés de La Haye, una localidad de la Touraine, en el ámbito de una familia económicamente acomodada y socialmente prestigiosa, pues en ella había juristas y militares. En el año 1612 abandonó el colegio dedicándose al estudio de la ciencia y la filosofía con una marcada vocación hacia la matemática. En 1617 se alistó en el ejército de Mauricio de Nassau, en los descansos de las batallas aprovechó para meditar acerca de la filosofía. Al término de la guerra marchó a Holanda y años más tarde fue llamado por la reina Cristina de Suecia. Viajó a Estocolmo para vivir en la Corte y al poco tiempo murió a causa de una pulmonía.

Obra

Las publicaciones más importantes de Descartes, según el orden cronológico de su aparición fueron las siguientes:

1637: Discurso del Método

1641: Meditaciones metafísicas

1644: Los principios de la Filosofía

1649: Las pasiones del alma

Como obras póstumas:

Tratado del hombre

El mundo o tratado de la luz

Reglas para la dirección de la mente

Descartes puede ser considerado como el verdadero fundador de la filosofía Moderna, en el sentido de ser el primer pensador de gran categoría cuyas concepciones filosóficas están profundamente influidas por la nueva física y la nueva astronomía. La matemática fue investigada por él de manera independiente. Introdujo el esquema de las coordenadas cartesianas para limitar un plano a partir de las variables tiempo-espacio.

El objetivo fundamental del pensamiento cartesiano fue consolidar la filosofía como un saber autónomo, es decir, buscó establecer los presupuestos teóricos necesarios que permitieran considerar a la materia filosófica con un rigor similar al de las ciencias exactas y naturales. Descartes había estudiado con los jesuitas recibiendo una educación rígidamente escolástica. A pesar de que esta influencia se percibe en su obra, es patente el impulso de construir una nueva filosofía al margen de la vieja filosofía. Para ello, había que colocar unas nuevas bases que para él eran el Método.

Pág.1

  • Conocimiento (Método Cartesiano)

  • El método cartesiano fue expuesto por su autor en el Discurso del método, publicado en vida del filósofo como prólogo de una obra más extensa sobre geometría y astronomía. Consiste en descomponer los problemas complejos en partes progresivamente más sencillas hasta hallar sus elementos básicos, las ideas simples, que se presentan a la razón de un modo evidente, y a partir de ellas se reconstruye todo el complejo, exigiendo a cada nueva relación establecida entre ideas simples la misma evidencia de éstas.

    Los fundamentos de su física mecanicista, que hacía de la extensión la principal propiedad de los cuerpos materiales, los situó en la metafísica que expuso en 1641, donde enunció así mismo su demostración de la existencia y la perfección de Dios y de la inmortalidad del alma. El mecanicismo radical de las teorías físicas de Descartes, sin embargo, determinó que fuesen superadas más adelante.

  • El Ser Humano

  • Sujeto. Dualismo Cuerpo-Mente

  • El dualismo sustancial de Descartes tiene importantes consecuencias:

    1) Hace posible una explicación mecanicista del Cosmos, independiente por completo de la religión. La regularidad mecánica de los fenómenos naturales hace posible su conocimiento científico.

    2) Afirma la total libertad del pensamiento humano, ya que al ser la mente una sustancia totalmente distinta del cuerpo, no está sometida a las leyes mecánicas.

    3) Se hacía posible el estudio autónomo de la mente humana, ya que los fenómenos mentales no podían ser explicados como los fenómenos físicos y la introspección es el único acceso posible a los contenidos de la conciencia.

    Pero la separación radical entre mente y cuerpo que hacía posible la nueva ciencia introducía un problema de difícil solución: Si alma y cuerpo son dos sustancias enteramente distintas, ¿cómo las afecciones del cuerpo pueden producir las ideas de la mente y cómo las ideas de la mente pueden producir acciones del cuerpo?

    El problema de la relación entre la mente y el cuerpo sólo surge en los seres humanos, ya que, según Descartes, la única evidencia de que algo tiene mente es la posesión de lenguaje, por lo que ni los animales ni las máquinas tienen mente. pág.2

  • Duda Metódica

  • Método seguido por Descartes para la comprobación de la verdad de sus creencias y el descubrimiento de una verdad absolutamente indudable.

    Los rasgos básicos de la duda metódica son los siguientes:

    1. Es metódica: con ello se quiere decir que no hay que confundirla con las dudas del escepticismo como movimiento filosófico. Descartes emplea la duda para superar el escepticismo y tiene como objetivo encontrar una proposición que resista absolutamente cualquier duda imaginable.

    2. Es universal:  pone en cuestión absolutamente todos los conocimientos, tanto los de sentido común y los basados en la percepción como los que tienen su origen en la investigación científica, incluida la propia matemática. El único tipo de creencias que no cuestiona expresamente es el referente a las verdades religiosas: cuestiona la legitimidad de los sentidos y de la razón pero no trata explícitamente de la legitimidad de la fe y la revelación.

    3. Es hiperbólica o exagerada: con ello se quiere decir que es radical. Descartes no dice sólo que hay que dudar de aquello que, tras un examen o comprobación, veamos que es falso, su propuesta es mucho más radical: tenemos que dudar de aquello que vemos que es falso, pero también de aquello que podamos plantear alguna duda, incluso en el caso de que no podamos mostrar que es falso.

    4. Es una consecuencia de la primera regla del método: Se debe admitir como verdadero sólo aquello que se presente ante la mente con absoluta claridad y distinción y por lo tanto con evidencia. En este sentido, es una de las máximas expresiones de racionalismo: sólo se puede admitir como ciertas aquellas creencias que han sido revisadas y evaluadas por nuestra propia razón, y no por instancias ajenas a ella (la tradición, la autoridad, el prejuicio, ...).

    5. Tiene una vigencia en el tiempo: Descartes la utiliza como un recurso para llegar a proposiciones evidentes, a conocimiento verdadero. Tiene un comienzo, una serie de fases o etapas y un final, y lo que vale al principio no vale en el medio ni al final: en un momento de la duda Descartes considera que tal vez estemos dormidos cuando en realidad estamos despiertos, y en otro duda incluso de la matemática. Duda de la vigilia y de las matemáticas sólo en los momentos precisos del ejercicio de la duda metódica en donde los cuestiona, pero tras el descubrimiento de un primer principio (el cogito) y la demostración de la existencia de Dios y de su bondad, podrá revisar sus afirmaciones anteriores y superar la duda. Dudó de la matemática en un momento determinado pero al final consideró que es uno de los saberes más excelentes que nos cabe obtener.

    6. La duda propiamente no descubre verdades nuevas, verdades en las que no creyese al principio, antes de usar la duda metódica; antes de la duda creía en la autenticidad de la matemática, de los sentidos, creía en la existencia de Dios, en la existencia del alma y de su inmortalidad; después de la duda cree también en estas proposiciones. Con esto ha ganado evidencia. Antes creía en esos temas sin tener propiamente conocimiento, pero ahora cree en lo mismo pero con conocimiento absolutamente fundado, con conocimiento consecuencia del ejercicio pleno de su razón. Es preciso recordar también que sí hay algunas creencias que quedan modificadas: la no distinción clara entre alma y cuerpo, y las creencias relativas a ciertas cualidades sensibles: antes del ejercicio de la duda creía que las cosas tenían color, sabor, tamaño, movimiento. Ahora cree que alguna de estas propiedades existe realmente en los cuerpos mientras que otras no, pues son en cierto modo subjetivas.

    7. Es teorética, no práctica: pone en cuestión los conocimientos y tiene como objetivo encontrar un conocimiento firme, pero no debe extenderse a la vida práctica, a la conducta. En la vida práctica es inevitable seguir opiniones que son solamente probables.

    8. No se aplica a todas las creencias tomadas de una en una: dado que en nuestra mente tenemos miles de creencias y que nunca podríamos terminar de revisar todas, la duda se debe aplicar a los fundamentos de las creencias más que a las creencias mismas. Como todo lo que conocemos lo conocemos por los sentidos o por la razón, considera necesario examinar la legitimidad de ambos métodos de conocimiento. Si encontrásemos dudas razonables en cuanto a su legitimidad, todas las creencias fundamentadas en ellos quedarían en cuestión.

  • Certeza y criterio de Certeza.

  • No admitir como segura más que las ideas que aparecen claras e independientes en la mente humana. La evidencia subjetiva es el criterio que define si una opinión es verdadera o falsa. Lo cierto es aquello de lo que absolutamente no se puede dudar, es decir, lo verdadero, es lo indudable. Por ejemplo: las verdades de la matemática son evidentes, claras y distintas. Toda aquella persona capaz de entenderlas no podrá negar su validez, salvo que sea un necio.

    Pág.3

  • Dios (Sustancia Infinita)

  • Es la entidad a la que le conviene propiamente ser sustancia, pues es la única que de modo absoluto no necesita de otra cosa para existir. Todas sus propiedades son esenciales en él, luego son atributos, no modos. Sus atributos fundamentales son los de pensamiento, independencia, infinitud y bondad. Todos ellos son importantes de un modo u otro en la filosofía cartesiana:

    • la independencia: puesto que Dios es propiamente la sustancia, es el concepto límite en el grado de la sustancia;

    • el pensamiento: porque también a nosotros nos corresponde como “res cogitans”, lo que muestra el parentesco que guardamos con Dios;

    • el de ser necesario: porque lo utilizará en la prueba para la demostración de la existencia de Dios basada en la observación de la imperfección y dependencia de mi ser;

    • la infinitud: porque la utiliza en el argumento ontológico;

    • la bondad: pues le servirá como garantía del conocimiento humano y para la supe­ración de la duda metódica.

  • Pruebas de la existencia de Dios

  • Esta prueba es en cierto modo una mezcla de la prueba tomista basada en la existencia de distintos grados de perfecciones y de la relativa a la causalidad. Descartes no puede utilizar la observación de perfecciones en la realidad y la observación de vínculos causales entre las cosas. porque en el momento de la duda metódica en el que se incluye la prueba aún no sabe si existen cosas distintas a su propio pensamiento. Sólo puede mirar en su interior, ver si hay distintos niveles de perfección en sus ideas y reflexionar sobre la causa de la aparición en su mente de dichas ideas.

    Descartes estaba convencido de la imposibilidad de que un ser finito pudiera producir una idea tan perfecta como es la idea de Dios. Pero reconoció que ello era así, de lo cual puede inferirse que el mismo dios ha creado en el hombre la idea de una sustancia infinita. De este modo, la existencia de Dios queda demostrada por la simple existencia de su idea en Él.

    Pág.4

  • El Mundo ( Sustancia Extensa)

  • El atributo por el que conocemos esta sustancia, el que constituye su naturaleza y esencia, y del que dependen todas las demás, es la extensión en longitud, anchura y profundidad. El resto de características que podamos atribuir a los cuerpos (como la figura y el movimiento) presuponen la extensión. Descartes presenta con estas ideas una concepción geométrica o matemática de la realidad física, puesto que considerará como reales sólo aquellas propiedades físicas que se pueden describir matemáticamente. Los animales son pura extensión, no poseen mente alguna.  

    4.1.Paradigma mecanicista

    Doctrina filosófica para la cual la realidad puede explicarse a partir de la causalidad eficiente, es decir, sin referencia a ningún fin o propósito.

    Intenta explicar la realidad en términos de materia en movimiento, aunque también podemos encontrar teorías filosóficas que sin considerar a la mente en términos materialistas dan de ésta explicaciones mecanicistas.

    A partir de esto, Descartes considera a los cuerpos físicos como máquinas y autómatas. Todo fenómeno corpóreo ha de poder ser reducido a lo matemático-mecánico. Descartes no es plenamente consciente de hasta que punto separa radicalmente el espíritu y la materia al considerar que la primera fundamentalmente pensante y la segunda básicamente mecánica, con lo que hace prácticamente imposible su comunicación.

    Pág.5

    4.2.Leyes de la Física

    El filósofo francés Descartes, comienza con una intrepidez sin límites, al crear todo un sistema del mundo en el que la materia se identificaba con el espacio, y no había lugar para el vacío.

    La ley fundamental del sistema de Descartes es la conservación del movimiento. Afirmaba que siendo Dios la suma perfección y el hombre un ser imperfecto, lo mejor era que éste dejara de ocuparse de aquél, para no empañar su divinidad. Dios infundió al Universo cierta cantidad de movimiento, que continua inalterado. Para Descartes "movimiento" es momento, prescindiendo del carácter direccional de la velocidad. Puede haber transferencia de movimiento entre partículas que chocan, pero nunca puede ser creado ni destruido.

    La causalidad física se reduce a un principio puramente mecánico: todo cambio es movimiento y toda alteración del movimiento se debe al contacto entre los cuerpos. Para Descartes la cuestión clave de la Física, que nunca se había planteado hasta entonces, estribaba en las leyes de los choques entre los cuerpos, que él mismo formuló.

    5.La Acción

    5.1.Acciones y Pasiones

    En el tratado de Las Pasiones del Alma, Descartes distingue en el alma acciones y pasiones:

    Las acciones dependen de la voluntad; las pasiones son involuntarias y están constituidas por percepciones, sentimientos o emociones causadas en el alma por los espíritus vitales, esto es, las fuerzas mecánicas que actúan en el cuerpo. Evidentemente, la fuerza del alma consiste en vencer las pasiones y detener los movimientos del cuerpo; mientras que su debilidad consiste en dejarse dominar por las pasiones presentes, las cuales, siendo contrarias entre sí, solicitan al alma de un lado y, de otro, la hacen combatir contra sí misma, dejándola en el estado más deplorable. Esto no quiere decir que la pasiones sean dañinas; todas se relacionan con el cuerpo y se dan al alma; de modo que tienen la función natural de incitar al alma a consentir y contribuir a las acciones que sirven para conservar al cuerpo y hacerlo más perfecto. En este sentido, la tristeza y la alegría son las dos pasiones fundamentales. Por la primera, el alma se da cuenta de las cosas que dañan al cuerpo y por eso siente odio hacia lo que le causa tristeza y el deseo de librarse de ello. En cambio la alegría, advierte al alma sobre las cosas útiles al cuerpo, y de esta manera siente amor por ellas y el deseo de adquirirlas o conservarlas.

    A las pasiones acompaña un estado de servidumbre, del cual el hombre debe procurar librarse. Casi siempre hacen aparecer el bien y el mal que representan mucho más grandes e importantes de lo que son, por ello, nos incitan a huir del uno y buscar el otro con más ardor de lo que es conveniente. El hombre debe dejarse guiar, no por las pasiones, sino por la experiencia y por la razón, y sol así podrá distinguir en su justo valor el bien y el mal y evitar los excesos. En este dominio sobre las pasiones consiste la prudencia; y esta se obtiene extendiendo, a pesar de las pasiones, el dominio del pensamiento claro y distinto y separando este dominio en cuanto sea posible de los movimientos de la sangre y de los espíritus vitales de los que dependen las pasiones y con los cuales habitualmente está unido.

    5.2.La Moral de Descartes

    Descartes elabora una moral provisional con el fin de vivir con la mayor dicha posible. Existen cuatro máximas de la moral provisional:

    1ª. La primera máxima expresa una actitud de prudencia y cautela... Puesto que "no veía en el mundo ninguna cosa que permaneciera siempre en el mismo estado" decide obedecer las leyes y costumbres del país donde a uno le toca vivir, ser fiel a su religión y seguir las opiniones más aceptadas.

    2ª. La segunda es una regla de resolución y firmeza: una vez que se ha tomado una decisión, mantenerse firme en ella.

    3ª La tercera (de clara inspiración estoica): "Procurar vencerme a mí mismo antes que a la fortuna".

    4ª Pasar revista a todas las ocupaciones posibles para elegir la mejor. Descartes encuentra que la mejor es la filosofía, el cultivo de la razón.

    Como conclusión, la moral provisional de Descartes destaca la importancia de elegir la ocupación que se debe seguir en la vida y el concluye que lo mejor que podría hacer es continuar en la búsqueda de la verdad por medio de su método.

    Pág.6

    6.Comentario de texto

    Me doy cuenta de que existe una gran diferencia entre la mente y el cuerpo, por el hecho de que el cuerpo, por su naturaleza, es siempre divisible, la mente, en cambio, es claramente indivisible; y es que, realmente, cuando la considero -o bien me considero a mí mismo, en la medida en que soy sólo una cosa pensante- no puedo distinguir partes en mí, sino que entiendo que soy una cosa claramente una y entera, y aunque la mente entera parezca estar unida al cuerpo entero, con todo, cuando se ha amputado un pie o bien un brazo, o cualquier otra parte del cuerpo, a causa de esto no conozco en absoluto nada que se haya quitado de la mente y las facultades de querer, de sentir, entender, etc. tampoco no se pueden llamar “partes de la mente”, porque la mente que quiere, que siente, que entiende, es siempre una y la misma. Pero, en cambio, no puedo pensar ninguna cosa corporal o extensa sin dividirla fácilmente en partes en el pensamiento y sin entenderla, por esto mismo, como divisible. Esto sólo sería suficiente para enseñarme que la mente es totalmente diferente del cuerpo, si ya no lo supiera yo bastante por otro lado.

    DESCARTES: Meditaciones metafísicas.

  • Explica las ideas principales de Descartes en el texto.

  • Descartes nació en el pueblecito francés de La Haye, una localidad de la Touraine, en el ámbito de una familia económicamente acomodada y socialmente prestigiosa. En el año 1612 abandonó el colegio dedicándose al estudio de la ciencia y la filosofía con una marcada vocación hacia la matemática. Murió a causa de una pulmonía en 1650.

    Sus publicaciones más importantes fueron: Discurso del Método(1637), Meditaciones metafísicas(1641), Los principios de la Filosofía(1644), Las pasiones del alma(1649).

    Pág.7

    Descartes puede ser considerado como el verdadero fundador de la filosofía Moderna, en el sentido de ser el primer pensador de gran categoría cuyas concepciones filosóficas están profundamente influidas por la nueva física y la nueva astronomía. La matemática fue investigada por él de manera independiente. El objetivo fundamental del pensamiento cartesiano fue consolidar la filosofía como un saber autónomo, es decir, buscó establecer los presupuestos teóricos necesarios que permitieran considerar a la materia filosófica con un rigor similar al de las ciencias exactas y naturales.

    Estamos ante un fragmento de la obra Meditaciones metafísicas del filósofo Descartes. En él hace una clara distinción entre el cuerpo y la mente, son independientes e incapaces de interactuar entre sí, puesto que considera que el cuerpo es divisible y la mente indivisible. Con esto, Descartes nos quiere decir que la mente es independiente de lo que le suceda al cuerpo. Si se diera el caso de que un miembro fuera separado de nuestro cuerpo, indicaría que éste se divide en distintas partes, pero en cambio, la mente sigue siendo una unidad inseparable, con todos sus pensamientos y emociones.

    Pág.8

  • Define los siguientes términos: mecanicismo, sustancia e intuición.

  • Mecanicismo:

    Doctrina filosófica para la cual la realidad puede explicarse a partir de la causalidad eficiente, es decir, sin referencia a ningún fin o propósito. Intenta explicar la realidad en términos de materia en movimiento, aunque también podemos encontrar teorías filosóficas que sin considerar a la mente en términos materialistas dan de ésta explicaciones mecanicistas.

    Sustancia:

    Aquello que no necesita de otra cosa para existir. Según esta definición sólo Dios sería una sustancia, puesto que el resto de los seres necesitan de Dios para existir. Pero en un sentido derivado podemos utilizar dicho término para designar o referirnos a las naturalezas que sólo necesitan del concurso divino para existir, y de ese modo diferenciarlas de aquellas que no pueden existir más que descansando en otra naturaleza, como las cualidades o atributos de las substancias.

    La sustancia no se puede conocer directamente sino a través del rasgo fundamental o esencial que le conviene: en el caso de la sustancia corpórea la extensión en longitud y profundidad y en el caso de la sustancia pensante el pensamiento. Todas las demás propiedades son modificaciones de este rasgo fundamental (la figura y el movimiento, de los cuerpos; los diferentes modos de pensar como la imaginación, el sentimiento y la voluntad, de las mentes.

    Intuición:

    Acto de la mente por el cual vemos de forma inmediata, con claridad y distinción, la verdad de una proposición. Descartes nos dice que los dos actos de nuestra inteligencia o razón gracias a los cuales podemos llegar al conocimiento cierto son dos, la intuición y la deducción. Explica que la intuición no es el testimonio de los sentidos ni el juicio engañoso de la imaginación sino la concepción que nace o tiene su origen en las “solas luces de la razón”. Es más segura que la deducción y no deja lugar a dudas de aquello que comprendemos. Identifica la intuición con la luz natural.

    Pág.9

  • Relación con otros autores

  • A continuación vamos a relacionar las ideas de Descartes con la de otros filósofos.

    En primer lugar, podemos relacionar la teoría del conocimiento de Descartes con la de Locke y Hume. Descartes parte del racionalismo para explicar el conocimiento humano. Afirma que las ideas se producen intuitivamente de la manera más simple, de forma que cuanto más nos alejamos de la razón, más confuso es el conocimiento. El camino hacia éste es la intuición y la deducción. Por otro lado, Locke se basa en el empirismo, al igual que Hume. La diferencia entre el racionalismo cartesiano de Descartes y el empirismo de estos dos últimos autores está en el origen de las ideas. Locke y Hume creían que el origen del conocimiento estaba en la sensibilidad, mientras que Descartes pretende partir desde cero y romper con toda la filosofía anterior.

    También cabe destacar la manera de Descartes para demostrar la existencia de Dios y la manera de demostración de Santo Tomás de Aquino. Descartes pretende demostrar la existencia del Ser Supremo mediante la duda metódica, mientras que Santo Tomás se basa en las demostraciones “quia”, aquellas que por el efecto conocemos su causa. Sin embargo, coincidían en sus afirmaciones de que la existencia de Dios se debe a la existencia de un ser que alcanza el mayor grado de perfección y que es la primera causa de la existencia de todas las cosas buenas y nobles. Afirmaban que Dios es el principio único del movimiento, el primer motor que se mueve por si mismo y mueve a todo lo demás.

    Pág.10