Renacimiento y Reforma

Humanismo. Crisis religiosa. Protestantismo. Martín Lutero. Calvino. Monarquía de Carlos I y de Felipe II

  • Enviado por: Iris
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Renacimiento y Reforma

HUMANISMO Y CRISIS RELIGIOSA

HUMANISMO

Movimiento cultural que se extendió por Europa desde mediados del siglo XV y que centró su interés en el conocimiento de la Antigüedad grecorromana, la filosofía de Aristóteles y Platón, la dignificación del hombre y en un espíritu crítico que le llevó a cuestionar determinados aspectos religiosos.

Entre los grandes humanistas estacaron:

  • Países Bajos: Erasmo de Rotterdam: defendió una mayor educación del pueblo y criticó las estructuras eclesiásticas.

  • Inglaterra: Tomás Moro: con su obra Utopía defendió la creación de un Estado ideal donde no existiera la propiedad privada ni la economía monetaria.

  • Italia: Nicolás Maquiavelo (su obra El Príncipe alcanzó gran difusión) y Leonardo da Vinci (figura polifacética considerado prototipo de hombre renacentista).

CRISIS RELIGIOSA

En la sociedad de los siglos XV y XVI, lo religioso y lo político estaban muy unidos y era común que los altos cargos eclesiásticos fueran ocupados por miembros de la alta nobleza, por lo que muchas veces su comportamiento no era muy evangélico, ya que lo que buscaban era prestigio, poder o riquezas.

Sin embargo, las nuevas ideas humanistas desarrollaron una nueva sensibilidad religiosa que trataba de volver al Evangelio y al cristianismo más primitivo y puro, por lo que mantuvieron una actitud crítica frente a la Iglesia.

Se fue creando así un ambiente de necesidad de reforma de la Iglesia que terminaría originando dos movimientos reformistas enfrentados entre sí:

  • Reforma protestante (reforma de Lutero y Calvino): Recogía algunos ideales renacentistas (individualismo, primacía de la razón, valoración del trabajo) y, por otro, terminaría atacando importantes aspectos doctrinales de la Iglesia.

  • Reforma católica: en un principio buscaba una regeneración de la Iglesia, pero terminó siendo una reacción intransigente contra las ideas de Lutero, convirtiéndose en una contrarreforma.

LA REFORMA PROTESTANTE

  • Martín Lutero: representó la ruptura con la Iglesia, negó la autoridad del Papa, justificó la salvación de la fe, aceptó solo dos sacramentos y procedió a la reforma del clero.

La difusión del luteranismo fue muy rápida: contó con el apoyo de los príncipes alemanes, que se apropiaron de los bienes de la Iglesia y se enfrentaron a la autoridad del emperador católico Carlos V.

  • Calvino: combatió energéticamente muchos dogmas de la Iglesia católica y sus doctrinas sobre la predestinación se extendieron por Francia (hugonotes), Países Bajos, Suiza, Escocia (presbiterianos) e Inglaterra (puritanos).

  • Anglicanismo: se inició cuando el rey Enrique VIII de Inglaterra originó un cisma (división o separación de la unidad de la Iglesia) con la Iglesia romana al divorciarse de su mujer Catalina, hija de los Reyes Católicos.

LA EUROPA DE CARLOS V

En el siglo XVI sobresalen dos monarcas de la Casa de Austria, Carlos I y Felipe II, que centraron su interés en mantener la hegemonía española y la primacía del catolicismo.

PROBLEMAS INTERIORES

España pasó a ser una de las partes más importantes de imperio, suministrando dinero y hombres para los fines imperiales. Por ello tuvo que enfrentarse a los levantamientos de:

  • Las Comunidades de municipios castellanos: intentaron limitar el poder de la Corona. El movimiento fracasó y los jefes de la revolución comunera fueron ejecutados en Villamar, por lo que el poder de Carlos V se reforzó en Castilla.

  • Las Germanías, en Valencia y Mallorca: los plebeyos lucharon contra la dura dominación de los nobles, siendo vencidos finalmente por las tropas reales.

POLÍTICA INTERNACIONAL

El emperador Carlos V pretendió mantener unida a toda la Cristiandad frente a los avances de los turcos en el Mediterráneo y en Europa Central, y frente a los protestantes en el resto del continente. Su reinado estuvo lleno de guerras. Su política internacional se puede agrupar en tres fases:

  • Rivalidad con Francia: trató de recuperar la Borgoña, para lo que se enfrentó con Francisco I de Francia y, aunque este ducado no se recuperó, las tropas imperiales conquistaron grandes territorios en Italia que quedaron vinculados a España.

  • Luchas con los musulmanes: los corsarios y piratas, aliados de los turcos, saqueaban las costas mediterráneas de dominio español y dificultaban la navegación. El emperador Carlos V conquistó Túnez, liberando a muchos cautivos cristianos, pero fracasó en Argel. Consiguió también detener a Solimán el Magnífico en Viena.

  • Enfrentamientos de los protestantes: Carlos V intentó la conciliación entre protestantes y católicos y, cuando esto no fue posible, procuró mantener la unidad política, primero por la fuerza (batalla de Mühlberg) y luego por la vía diplomática (Paz de Augsburgo).

SOCIEDAD Y ECONOMÍA

Pese a los cambios del nuevo mundo renacentista, la sociedad siguió manteniendo la organización estamental:

  • La nobleza y el clero mantuvieron sus privilegios.

  • La burguesía fue convirtiéndose en una fuerza social y económica cada vez más importante.

  • Las capas más bajas de la sociedad se mantuvieron como antes.

La economía se benefició del comercio con América, que trajo productos muy preciados en toda Europa (cacao, tabaco, maderas preciosas, tintes…) y se produjo una auténtica invasión del oro y la plata americana originando una inflación que disparó los precios.

A pesar de esta entrada masiva de metales preciosos a España, la política imperial europea de Carlos V fue muy costosa de mantener y, por ello, tuvo que recurrir a continuos préstamos de banqueros alemanes e italianos, por lo que la plata salía fuera de España poco tiempo después de haber entrado.

LA MONARQUÍA HISPÁNICA DE FELIPE II

Felipe II no heredó de su padre la Corona de Austria ni el título imperial, pero sus dominios se ampliaron con nuevas conquistas americanas, e incluso las Filipinas, por lo que tras la unión de Portugal y su extenso imperio colonial, en sus dominios nunca se ponía el sol.

PROBLEMAS INTERNOS

Tras la derrota de las Comunidades y de las Germanías, se estableció una paz social en España que se vería rota por:

  • Sublevación de los moriscos: habían sido obligados a bautizarse y a comportarse como cristianos, aunque seguían practicando su religión musulmana y manteniendo sus costumbres y su lengua, gracias a la política tolerante del Carlos V. Pero una ley de Felipe II prohibió sus formas de vida, originando una sublevación en el reino de Granada. Tras ser sofocada, los moriscos fueron deportados y repartidos por varias regiones de Castilla.

  • Conflictos con Aragón: los reinos de la Corona de Aragón gozaban de una autonomía política, con sus propias instituciones y fueros, que los reyes respetaban. Antonio Pérez, secretario de Estado de Felipe II, había sido acusado de traición, por lo que fue apresado, pero consiguió escapar y se refugió en Aragón, acogiéndose a los fueros. Pese a ello, el rey mandó a las tropas castellanas invadir el territorio aragonés, lo que originó un duro enfrentamiento. No obstante, los fueros se mantuvieron.

Felipe II, que tenía los derechos a la Corona portuguesa, consiguió, tras la muerte del rey portugués, la unidad peninsular, siendo reconocido como rey de Portugal en las Cortes de Thomar en 1580, donde juró mantener sus fueros.

Su política centralista le llevó a establecer la Corte permanente en Madrid.

PROBLEMAS INTERNACIONALES

  • Las doctrinas protestantes se había extendido por los Países Bajos, por lo que Felipe II quiso asegurar el catolicismo y su autoridad implantando la Inquisición. El malestar creado tanto a los católicos, que pretendían mantener las libertades de su país, como a los calvinistas, que querían defender sus creencias, originó un levantamiento que fue duramente reprimido por las tropas españolas, los temidos e invencibles tercios.

La reina Isabel I de Inglaterra apoyó a las provincias protestantes del norte de los Países Majos, motivó por el que Felipe II envió una escuadra (Armada Invencible) a invadir Inglaterra, que terminó en un desastre para España.

  • Los turcos continuaban atacando ciudades cristianas por el Mediterráneo, por lo que se organizó la Liga Santa (España, el Papado y Venecia) con el fin de combatirlos. El enfrentamiento se produjo en Lepando, donde triunfó la flota cristiana, al mando de don Juan de Austria, hermano de Felipe II.

  • Las guerras de religión enfrentaron a católicos y protestantes en Francia a lo largo de la segunda mitad del siglo XVI. España se vio envuelta en ellas, triunfando sobre los franceses en la batalla de San Quintín.

PROBLEMAS ECONÓMICOS

Carlos V dejó a su sucesor muchas posesiones y muchas deudas económicas, equivalentes a los ingresos de la Corona en varios años. Felipe II tuvo que declarar en varias ocasiones la bancarrota pues, a pesar de la llegada de los metales preciosos indianos, las deudas acumuladas por el alto costo de la política internacional le impidieron hacer frente a los créditos.

CULTURAS PRECOLOMBINAS Y LA AMÉRICA HISPÁNICA

A lo largo de todo el siglo XVI, España conquistó la mayoría del continente americano, se extendió por el Pacífico hasta las Filipinas y dio la vuelta al mundo gracias al viaje de Magallanes y Elcano. El contacto de dos mundos tan distintos enfrentó al Indio, que solo trabajaba para subsistir, con el hombre del Renacimiento, que organizaba el trabajo con afán de lucro.

CULTURAS AUTÓCTOCAS AMERICANAS

Cuando se descubrió América se creía haber llegado a las Indias, por eso a la población que había en esas tierras se les llamó indios (“amerindios”). Sin embargo, existía una gran diversidad de grupos étnicos muy diferenciados entre sí, pero con características similares pues podría decirse que se encontraban en una etapa neolítica:

- desconocían la metalurgia

- solo utilizaban el oro y la plata como elementos decorativos

- la agricultura se basaba en el cultivo principalmente del maíz

- desconocían el uso del carro y la rueda

Las culturas más importantes a la llegada de los españoles eran:

- aztecas: México.

- mayas: península de Yucatán y Guatemala.

- incas: enorme territorio, con centro en Cuzco, siendo el más importante de América del Sur.

- araucanos: Chile.

- chibchas: Colombia.

- pieles rojas: praderas norteamericanas.

CONQUISTA Y COLONIZACIÓN

La conquista del continente americano tuvo como episodios más significativos la conquista del imperio azteca por Hernán Cortes y la del imperio inca por Francisco Pizarro.

Con la colonización se iniciaron una serie de cambios en la sociedad y en la organización política:

  • Descenso de la población muy acusado, debido a la introducción de enfermedades desconocidas en América (viruela, tifus), que constituyeron auténticas epidemias, y también debido al maltrato dado a los indios y al cambio ecológico y económico que sufrió la vida indígena. La importación de esclavos negros africanos como mano de obra trató de compensar, en parte, esta pérdida.

  • Mestizaje en toda la América hispano-portuguesa, situación que no se produjo en la América anglosajona.

  • Todos los territorios conquistados pertenecían a la Corona de Castilla, que los distribuyó entre los españoles mediante repartimientos. El trabajo de dichas tierras lo realizaban los indios y, como la Corona no permitía su esclavitud, se implantó la encomienda (concesión a un particular de un cierto número de indígenas para realizar trabajos en un determinado territorio). El encomendero se ocupaba de ello a cambio de su instrucción y evangelización, pero los abusos fueron numerosos, por lo que el dominico fray Bartolomé de las Casas escribió en defensa de los indígenas.

EL ARTE DEL RENACIMIENTO

En los pequeños Estados italianos surgió un movimiento intelectual que revolucionó el mundo occidental.

EL CUATTROCENTO

El siglo XV italiano, conocido como Quattrocento, supuso la vuelta a la Antigüedad grecorromana, siendo Florencia la capital artística del momento.

En Italia el deseo de ostentación de los grandes señores, junto a un ansia cultural y a la prosperidad económica, hizo surgir la figura del mecenas, protector de los artistas.

El culto humanista por el individuo trajo la personalización del artista (frente al anonimato de la Edad Media) y el interés por los temas paganos (sobre todo mitológicos), aunque siguieron cultivándose los temas religiosos.

  • Arquitectura: se utilizan los órdenes clásicos, el arco de medio punto y motivos decorativos clásicos (guirnaldas, medallones, grutescos, almohadillado…). Destaca Brunelleschi, que levantó la elegante cúpula de la catedral de Florencia y el palacio Pitti.

  • Escultura: se utilizaron los modelos del mundo clásico: mármol y bronce. Donatello consiguió el equilibrio, la proporción y la belleza en los arquetipos humanos de sus obras y Ghiberti esculpió en bronce los relieves de la puerta del Baptisterio de la catedral florentina.

  • Pintura: empleó la perspectiva como marco de referencia para la ubicación en el espacio de personas y objetos. Aparecen la temática religiosa, el paisaje, el desnudo o el retrato. Destacan Masaccio y Botticelli.

EL CINQUECENTO

En el siglo XVI, los Papas (Julio II y León X) disputaron el mecenazgo a la alta burguesía y a la nobleza, y engrandecieron Roma mediante la construcción de la nueva basílica de San Pedro y la reordenación urbanística de la ciudad. Esto hizo que se dieran cita en Roma los más grandes artistas del momento.

  • Arquitectura: utilizó la superposición de órdenes y plantas de cruz latina, cruz griega y cruz basilical. Los cruceros se abrieron con esbeltas cúpulas, como la que realizó Miguel Ángel en San Pedro del Vaticano.

  • Escultura: plasma el equilibrio y la belleza del ideal clásico. Destaca Miguel Ángel.

  • Pintura: llegará al más alto grado de perfección técnica. Destacan Leonardo da Vinci, Rafael y Miguel Ángel; se creará una escuela pictórica, veneciana, de brillante cromatismo, donde Tiziano dejará una profunda huella.

4