Relés de sobrecorriente

Protección en baja tensión. Sobrecarga. Tipos. Funcinamiento

  • Enviado por: Chis
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas

publicidad
publicidad

INACAP

Informe

de

Protección en Baja Tensión

Tema: Relés de Sobrecorriente

Fecha Entrega: 13 de Noviembre del 2003

Introducción

El trabajo a presentar consta fundamentalmente de el funcionamiento de los relés de sobrecarga, además de los tipos de estos. También este trabajo sirve para determinar el grado de protección que deben tener los circuitos y/o las instalaciones.

También ira incluida pero en lo que respecta a la exposición del tema curvas y algunas fotos donde se podrá distinguir la forma física de un relé de sobrecorriente.

Por nombrar algunos tipos de relés tenemos los: releas de sobrecarga con tiras bimetalicas, relé de sobrecorriente de tiempo inverso y relés residuales de sobrecorriente entre otros.

Protección de Sobrecorriente:

Como su nombre lo indica, la operación de este tipo de protección se basa en el aumento de corriente que provocan los cortocircuitos en la línea de distribución protegida.

Las magnitudes sobre las que se debe actuar para su aplicación son la corriente mínima de operación “pick-up” y la curva de operación “lever”.

El “pick-up” fija la sensibilidad de la protección, lo que permite detectar cualquier tipo de cortocircuito en su zona protegida, incluida la zona en que debe dar respaldo.

El “lever” nos permite seleccionar a curva de tiempo de operación del relé, de modo que sea selectivo con la operación de relés ubicados en zonas adyacentes.

Los relés de sobrecorriente se fabrican en versiones instantáneas (electromagnéticos), relés de tiempo inverso (inducción) y relés de tiempo definido

(instantáneo mas relé de tiempo.

Relés de sobrecorriente:

Este es un relé electromagnético sin retardo o instantáneo que reacciona ante una sobreintensidad de corriente, por ejemplo, un cortocircuito.

Mediante un contacto auxiliar del relé se produce una desconexión remota, por ejemplo, del interruptor automático correspondiente.

Relés de sobrecarga :

Relé con retardo dependiente de la intensidad de la corriente, que en caso de sobrecarga opera según una característica de tiempo-corriente y, de esta manera, protege ante sobrecargas a los aparatos de maniobra como también a los consumidores.

Los relés de sobrecorriente se emplean para proteger contra sobrecalentamientos admisibles de los equipos eléctricos, tales como motores y transformadores.

Un sobrecalentamiento en un motor puede provenir de una sobrecarga en su eje, de un consumo asimétrico de corriente, provocada por una asimetría de las tensiones de la red o la falta de una de las fases (sistema de alimentación de la red), e incluso por un bloqueo del rotor. En estos casos el relé de sobrecorriente supervisa la corriente consumida por todos los polos del consumidor.

Los relés de sobrecorriente trabajan, como medio de protección dependiente de la corriente, sobre la base de bimetales o de circuitos electrónicos.

TIPOS DE RELES

Relé de sobrecorriente de tiempo inverso:

El tiempo de operación varia en forma inversamente proporcional a la corriente de operación. Se fabrican con curvas de tiempo mas o menos inversas, que se designan por “tiempo inverso”, “tiempo muy inverso” y “tiempo extremadamente inverso”

Relés residuales de sobrecorriente:

En alimentadores, puede ocurrir que los cortocircuitos monofasicos que son los de mayor frecuencia de ocurrencia, no pueden ser detectados por los relés de sobrecorriente de fases si ellos ocurren con impedancia de falla. Ya que en estos casos la corriente de falla monofasica puede ser inferior a la corriente mínima de operación de los relés de fases.

Para solucionar este problema se utilizan relés residuales de sobrecorriente. Estos relés solo miden, por conexión, corriente de secuencia cero y son insensibles a las corrientes de carga, lo que permite que sus corrientes mínimas de operación se ajusten por debajo de los valores en que hay que ajustar los relés de fase.

Relés de sobrecarga con tiras bimetalicas:

Los relés de sobrecarga, con retardo térmico dependiente de la intensidad de la corriente, tiene, por lo general, tres tiras bimetalicas.Las resistencias calefactoras, por las que circula la corriente del motor,calientan indirectamente estas tiras.

Cuando las corrientes asignadas del motor son muy elevadas, deja de tener sentido el uso de estas resistencias calefactoras en forma directa, por lo tanto, para corrientes de mas 200A la corriente del motor circula por transformadores de medición. Así, el relé térmico de sobrecarga será caldeado por la corriente secundaria del transformador. De esta forma, se logran reducir las perdidas, y se aumenta la resistencia a los circuitos de los relés.

FUNCIONAMIENTO

Cuando las tiras bimetalicas se calientan debido a la corriente que circula a través de las resistencias calefactoras L1a L3, desplazan la corredera que actúa sobre el disparador a través de cintas de compensación de la temperatura ambiente y de la palanca de desconexión. En la posición de reposo el contacto NC (95-96) se encuentra cerrado y el contacto NA (97-98) abierto.

En el caso de una sobrecarga, la palanca de desconexión se desplaza tanto como para que el disparador cambie de posición abriendo el contacto NC, y cerrando el contacto NA. Un indicador de la posición de maniobra señaliza que el relé disparo.

Cuando el botón de desbloqueo “reset” se encuentra en la posición de reposición manual, el disparador pasa mas allá de su punto muerto (bloqueo de la reconexion).

Una vez que las tiras bimetalicas enfriaron en un determinado grado, podrá volverse el disparador a su posición inicial oprimiendo el botón de desbloqueo.

Cuando el botón de desbloqueo esta en la posición de reposición automática, en caso de sobrecarga también se abre el contacto NC y se cierra el contacto NA. Sin embargo, el disparador no pasa mas allá de su punto muerto. Después del enfriamiento de las tiras bimetalicas, el disparador regresa automáticamente a su posición de reposo.

Ajuste:

Los relés de sobrecarga están provistos de un botón rotativo, con el cual, dentro del margen de ajuste del relé, se puede regular en forma continua la corriente de ajuste (Ir).

El ajuste se podrá realizar girando la escala de ajuste hasta que la línea grabada coincida con el valor deseado o la palanca de ajuste coincida con ese valor de la escala. Cuando se utilizan transformadores de intensidad separados del relé, para regular este ultimo debe ajustarse en la marca puntual. Con esto se compensan las diferentes influencias térmicas de las dos formas de montaje.

Tiempo de reposición del servicio:

Los relés de sobrecarga con retardo térmico necesitan un tiempo determinado para que las tiras bimetalicas se enfríen después de un disparo.

Una vez transcurrido dicho tiempo es posible reponer el relé en la posición de trabajo, a este tiempo se le denomina tiempo de reposición.

Los tiempos dependen de la intensidad de la corriente que produce el disparo y de la curva característica de disparo del relé.

RELÉ DE SOBRECORRIENTE

Los relés de sobrecorriente son los tipos más simples de los relés de protección. Como su nombre lo indica, y como todo elemento de protección visto hasta el momento, tiene como finalidad operar cuando la corriente en la parte del sistema donde se ubica alcanza valores superiores a un valor predeterminado o mínimo de operación. Existen dos tipos básicos de relés de sobrecorriente: los de tipo de operación instantánea y los de tipo de operación retardada.

Los relés de sobrecorriente instantáneos operan sin retardo cuando la corriente excede de un valor preestablecido; sin embargo, el tiempo de operación de estos tipos de relés pueden variar significativamente (desde 0.016 a 0.1 seg.)

Los relés de sobrecorriente con retardo poseen características de operación tal que el tiempo varía inversamente con la magnitud de la corriente que detecta. La figura muestra características de los tipos de relés de sobrecorriente más comúnmente usados, y éstos son tres: inverso, muy inverso y extremadamente inverso.

Tanto los relés instantáneos como los de tipo inverso, son inherentemente no selectivos, dado que pueden detectar condiciones de sobrecorriente en sus zonas de protección como también en las zonas adyacentes. Sin embargo, en la práctica, esta selectividad se logra mediante una adecuada calibración de sus sensibilidades o mediante un retardo intencional, o bien, combinando estas dos alternativas. También puede obtenerse selectividad combinando sus relés direccionales, especialmente, en sistemas de distribución no radiales.

Cualquiera sea el tipo de relé, de inducción o estático, existen términos comunes que se definen a continuación y que son básicos para la comprensión del empleo y calibración de estos elementos.

Tap: este dispositivo permite variar la sensibilidad del relé permitiendo que opere a diferentes valores de corriente.

Corriente mínima de operación ( pick up): es aquella corriente mínima que produce el cambio de los contactos del relé de abierto a cerrado.

Corriente de partida: es el valor de corriente justa y necesaria que vence la inercia de las partes móviles.

Escala de tiempo (lever): en lo relés de inducción indica la posición de reposo del disco, por lo tanto, determina el recorrido del mismo hasta el cierre de los contactos, en general, tanto en los relés de inducción como estáticos, el lever permite variar el tiempo de operación para valores de corriente mínima de operación.

Sobrecarrera (overshoot): es el tiempo que puede seguir girando el disco, en los relés de inducción, debido a su inercia, luego que la falla ha sido desenergizada por otro sistema de protección, antes de cerrar sus contactos.

Es recomendable, para lograr un uso más efectivo de un relé de sobrecorriente de tiempo inverso, escoger una sensibilidad tal, que éste opere en la parte más inversa de la curva de operación para todo el rango de corriente de cortocircuito de su zona de protección, es decir, el valor mínimo de la corriente para la cual éste debe operar deberá ser igual o a lo menos superior a 1.5 veces la corriente mínima de operación (pick up), pero no mucho más.

También es altamente recomendable que su curva característica, en cuanto al grado de la pendiente de su curva de operación, sea lo más semejante posible a las correspondientes a las curvas de operación de los otros dispositivos de protección de sobrecorriente instalados en la misma parte del sistema que se debe proteger, de otra manera, el problema de obtener una adecuada selectividad en todo el rango de corriente de cortocircuito de la zona de proteger, puede convertirse en un problema muy difícil de resolver y a veces imposible.

El relé instantáneo se usa como un elemento complementario, combinando su característica de operación con otros dispositivos de protección, principalmente con relés de sobrecorriente de tiempo inverso. Pueden ser usados solamente cuando la corriente de cortocircuito es sustancialmente mayor que cualquier otra condición posible, por ejemplo, la corriente momentánea asociada a la energización de ciertos componentes del sistema, o bien, cuando existen líneas largas y/o transformadores cuyas impedancias son relativamente grandes comparadas con la impedancia del circuito; es decir, cuando existe una diferencia apreciable entre las corrientes del circuito. Estas magnitudes deben al menos estar en una razón de 2 a 3 veces. Por esta razón, frecuentemente sucede que éstos relés pueden ser utilizados en ciertas líneas y no en otra.

En este tipo de relé instantáneo, sólo es necesario ajustar su sensibilidad, de modo que ésta sea un 20% a un 30% superior a la máxima magnitud de corriente de falla que puede acontecer en el extremo más alejado, con respecto a su ubicación, en la línea a proteger. Con esta calibración a su sensibilidad, provee de aclaramiento instantáneo para todas aquellas fallas que puedan ocurrir aproximadamente, dentro del 80% a 70% de la longitud de la línea.

En general, en sistemas donde las magnitudes de las corrientes de cortocircuito dependen principalmente de la ubicación del punto del sistema donde ocurre la falla con respecto a la ubicación del relé, y no lo es tanto a la cantidad de generación en servicio, generalmente se puede lograr tiempos de aclaramiento bastante rápidos utilizando relés de sobrecorriente con características de operación muy inversas. Por otra parte, donde la magnitud depende significativamente de la cantidad de generación en servicio, en el instante de la ocurrencia de la falla, se obtiene resultados mucho mejores si se usan relés con características de operación inversa.

Además, en las zonas cercanas a los extremos de los circuitos de distribución primaria, es frecuente el uso de fusibles en lugar de relés de sobrecorriente; en la región donde ocurre esta transición, es conveniente usar relés de sobrecorriente que tengan características de operación extremadamente inversa. De tal manera que sea posible lograr una buena selectividad en combinación con las características de operación de los fusibles, como se menciona ya anteriormente en este mismo párrafo.

También, esta característica extremadamente inversa, se ha hallado que es bastante útil bajo ciertas condiciones, al permitir reconectar alimentadores que han estado fuera de servicio por un periodo prolongado ( con cargas tales como: sistemas de refrigeración, calefactores, bombas, ascensores, etc.) o con corriente de Inrush.

Protección Contra una Reconexión Indeseable

Los relés de sobrecarga Siemens están equipados con un bloqueo de reconexión ( reposición manual) para proteger contra reconexiones indebidas. Para que los contactos auxiliares retornen a su posición de reposo y posibiliten la conexión de los contactos correspondientes a los relés tiene que accionarse manualmente el botón de reposición “reset”.

Los relés de sobrecarga Siemens, además, tienen disparo libre, es decir, si se oprime el botón de reposición mientras ocurre una sobrecarga, no se impide el disparo.

La reposición del bloqueo de reposición pueden conmutarse entre manual y automática. De fábrica, los relés siempre se suministran en la posición de reposición manual.

Por motivos de seguridad, los relés de sobrecarga sólo deben emplearse con el botón en la reposición de automática cuando los contactores se operan con pulsadores.

Después de transcurrir en tiempo de reconexión, el NC de los contactos auxiliares del relé de sobrecarga retorna a su posición de reposo. Sin embargo, el circuito de comando permanece abierto a través del pulsador SI.

Los relés de sobrecarga con reposición manual podrán emplearse en circuitos con operación por medio de interruptor de mando de los contactores.

El contacto auxiliar NC del relé se sobrecarga y con ellos el circuito de comando queda abierto, aun cuando los otros elementos de mando, como controladores, interruptores de posición, presostatos, flotadores o termostatos permanezcan cerrados.

Se dispone de un módulo eléctrico para la reposición (“reset”) a distancia de los relés de sobrecarga, este módulo se puede montar sobre el relé.

Prueba de funcionamiento “test”

Con la corredera de prueba se puede verificar el funcionamiento de los contactos auxiliares de los relés de sobrecarga dispuestos para el servicio. Al accionar la corredera de prueba “test”, se simula la operación del relé. El contacto NC (95-96) se abre, y el contacto NA (97-98) se cierra. Esta operación permite comprobar el cableado de circuito de comando.

En servicio con reposición manual, después de realizada la prueba, el relé de sobrecarga permanece en la posición de “disparo”, por lo tanto, debe pulsarse el botón de reposición para que relé retorne a la posición de servicio.

En servicio con reposición automática, después de accionarse la corredera de prueba, el relé de sobrecarga se repone automáticamente a la posición de servicio.

Botón de parada “stop”:

Con el botón de parada se abre el contacto NC y permanece abierto hasta que se suelta dicho botón. Por este medio se puede desconectar el contactor correspondiente al relé y con éste el motor.

Curvas características de disparo:

Las curvas características indican la dependencia entre el tiempo de disparo y la corriente de disparo como múltiplo de la intensidad de la corriente ajustada. Estas curvas se representan para una carga simétrica tripolar y para una carga bipolar, ambas a partir del estado frío.

La menor corriente capaz de producir un disparo se denomina corriente de disparo

Carga monofásica:

Cuando se debe proteger consumidores monofásicos o de corriente continua con un relé de sobrecarga trifásico con retardo térmico, es necesario que el calentamiento comprenda las tres tiras bimetalicas del relé. Por lo tanto, todas las vías de corriente principales del relé tienen que conectarse en serie. En este caso, tendrá validez la curva característica.

Comportamiento con temperatura de servicio:

Un motor que trabaja con su temperatura de servicio tiene, sin lugar a duda, menores reservas térmicas que un motor en estado frío. El comportamiento de los relés de sobrecarga también tiene en cuenta este efecto. Los tiempos de disparo se reducen aproximadamente a la cuarta parte cuando el relé se carga en forma permanente con su corriente de ajuste.

Dispersión de los tiempos de disparo:

Las tolerancias de fabricación, de los materiales y de calibración, tiene como consecuencia una dispersión de los tiempos de disparo. Por ello, con cada margen de ajuste de un relé se correlaciona una banda de dispersión.

Compensación de temperatura:

La compensación de temperatura reduce la influencia de la temperatura ambiente en el comportamiento de disparo de relé.

Sensibilidad a la falta de fase:

La curva característica de disparo de un relé tripolar contra sobrecarga es válida, con al condición de que por las tres tiras bimetálicas circulen simultáneamente corrientes iguales. Cuando se interrumpe una de las tres fases que alimentan a un consumidor, sólo dos tiras bimetálicas se calientan, y éstas deben aportar toda la fuerza necesaria para el accionamiento del mecanismo de disparo. Para ello se necesita una corriente más elevada o tiempos de disparo más largos.

En caso del motor se cargue con estas corrientes más elevadas por tiempos prolongados, deben esperarse averías del motor. Para poder ofrecer protección contra sobrecargas del motor, incluso en los casos de asimetría de la red y cuando falta una de las fases, los relés de sobrecarga se prevén con una sensibilidad adicional a la falta de fases.

Relé de Sobrecarga Electrónico

En los relés de sobrecarga con retardo electrónico, la corriente momentánea de cada una de las fases se detecta mediante transformadores de intensidad integrados en el aparato. La intensidad de la corriente se transforma en una tensión proporcional, que se rectifica a través de un convertidor analógico-digital, se conduce a un microprocesador conectado a continuación. Este microprocesador procesa las señales en conformidad con el programa previsto y en caso de sobrecarga del motor, da una señal al relé de disparo. Los relés de sobrecarga electrónicos, con solo seis variantes del producto, cubren los alcances de la intensidad de la corriente que abarcan desde 0,25 hasta 820 A.

Ajuste:

El relé de sobrecarga electrónico se regula al valor deseado mediante una perilla giratoria. La escala de ajuste se tara en Amperios.

Se puede emplear un diodo luminiscente (LED)rojo indicador de sobrecargas “Overload” como ayuda para el ajuste. El LED comienza a parpadear, cuando la corriente de ajuste señala un inminente disparo. El disparo se señaliza mediante la iluminación permanente del LED:

Clase de disparo (Class):

Mediante una segunda perilla de ajuste de la clase de disparo (CLASS-Einstellung), se puede seleccionar una de las seis clases de disparo (CLASS 5/10/15/20/25/30).

Reposición (“RESET”) manual, a distancia y automática

La reposición del relé se implementa con la tecla “Test/Reset” (“prueba/reposición). La conexión de un pulsador externo a los bornes Y1 e Y2 del relé electrónico de sobrecarga permite realizar una reposición a distancia. Un puente entre los bornes Y1 e Y2 posibilita una reposición automática.

Función de prueba:

Con la tecla de función combinada “Test/Reset” (prueba/reposición), se puede comprobar la disponibilidad de funcionamiento de un relé dispuesto para el servicio. Si se oprime una tecla durante un período de hasta 2s, se realiza una prueba del hardware del aparato, de los LED, de la medición de la intensidad, de las entradas de termistores y del control de puesta a tierra. Cuando la tecla se pulsa durante 5s, se realiza una prueba de los transformadores de intensidad, de su carga y del microprocesador, sin desconectar la derivación hacia el motor. Si la tecla se pulsa más de 5s, desconectan los relés de salida, y de esa manera se comprueba completamente la electrónica del relé de sobrecarga. Cuando por el circuito principal no circula corriente, no se controlan los transformadores de intensidad ni su carga.

Tiempo de reposición:

Después de un disparo por sobrecarga se intercala una pausa o tiempo de reposición para que el motor pueda enfriar antes de retomar el servicio. Este tiempo es de 5 minutos y está fijado en el programa del microprocesador.

Curvas características del disparo:

Para la clase de disparo CLASS 10, éste se produce, en caso de carga tripular simétrica con 7,2 veces la intensidad de corriente ajustada a partir del estado frío, dentro de los 10 s; para CLASS 30, será dentro de los 30s.

La intensidad de la corriente límite de disparo está entre el 110% y el 120% del valor ajustado. La tolerancia de los tiempos de disparo en el rango de sobrecargas es, como máximo, de + 10%. Con ellos los relés electrónicos de sobrecarga cumplen no solo con las exigencias de la norma IEC 947, sino también con las correspondientes normas UL y CSA.

Cargas asimétricas:

Los motores asincrónicos trifásicos reaccionan frente a pequeñas asimetrías de la tensión de la red con una asimetría mayor en su consumo de corriente.

Las pérdidas así producidas debidas al campo antagónico que se forma, tienen como consecuencia un aumento de la temperatura en los devanados del rotor y del estator.

Los relés electrónicos también detectan este consumo asimétrico de la corriente del motor protegido.

En caso de una asimetría mayor del 40% en la corriente del motor, se efectúa un disparo adelantado de acuerdo con la curva característica para carga bipolar. Con esto se descarga una sobrecarga del motor, aun en caso que falte una fase.

Carga unipolar:

Los relés de sobrecarga electrónicos se diseñaron para proteger motores trifásicos asincrónicos. Si se desea emplear estos relés para la protección de motores monofásicos, debe asegurarse que el microprocesador solo considere una fase. Por eso, es necesario conectar las vías de corrientes principales a los transformadores de intensidad de acuerdo con lo indicado en las instrucciones de servicio del relé de sobrecarga electrónico.

Protección de motores mediante transmisores

Los relés de sobrecarga electrónicos ofrecen, además de la protección contra sobrecargas, la posibilidad de controlar la temperatura de los bobinados del motor mediante la conexión de un circuito de sondas de termistores del tipo PTC. De esta manera, se puede garantizar una “protección integral” de altas prestación contra, por ejemplo un bloqueo en la circulación del medio refrigerante o grandes variaciones de temperatura del motor.

La conexión de los termistores es del tipo “segura en caso de circuito abierto”, es decir, si se interrumpe el cableado de los sensores, el relé dispara.

Luego de una desconexión, el aparato queda disponible para una nueva conexión, cuando la temperatura del bobinado, en el lugar del montaje del sensor, es 5 K menor que su correspondiente temperatura de actuación asignada.

Control de efecto a tierra

Los relés de sobrecarga electrónicos también ofrecen las siguientes posibilidades de control de defecto a tierra:

  • Una detección interna permite reconocer corrientes de defecto > 30% del valor de la intensidad de la corriente ajustada en servicio nominal.

  • Una detección externa permite reconocer corrientes de defecto con valores < 0,3A. < 0,5A y < 1A por medio de transformadores de intensidad sumadores, los que se pueden conectar directamente al relé de sobrecarga electrónico.

Aviso de sobrecarga

Cuando la intensidad sobrepasa el rango límite, esta sobrecarga se señaliza directamente sobre el aparato mediante destellos de LED rojo “Overload”. Una variante del aparato permite la señalización externa del aviso de sobrecarga. Para ello dispone de un juego de contactos NA + NC que puede conectarse a una lámpara de señalización.

Comportamiento de los contactos auxiliares en caso de falla de tensión:

Los relés de sobrecarga electrónicos se diferencian entre sí, de acuerdo con su ejecución, en lo que respecta al comportamiento de los contactos auxiliares en caso de falla en la tensión de mando.

Se deben diferenciar los siguientes relés:

  • Relés de sobrecarga monoestables, los que, en caso de faltar la tensión de mando, adoptan la posición de “disparado” y, cuando el circuito vuelve a tener tensión, retornan a la posición que tenían antes de la falta. Una caída breve de tensión, cuya duración es inferior a 200ms, no provoca ningún cambio de la posición de los contactos auxiliares. Estos aparatos se emplean en instalaciones que no tienen una vigilancia especial de la tensión de mando.

  • Relés contra sobrecarga biestables, los cuales no modifican su posición de “disparado” o de no “disparado” en caso de faltar la tensión de mando. Solo en caso de una sobrecarga, y con la tensión de mando presente, conmutan los contactos auxiliares. Estos aparatos se emplean en instalaciones, cuya tensión de mando se vigila por separado.

Técnica de primario pasante:

En los relés de sobrecarga con alcance de regulación de hasta 100 A, los conductores de las vías principales de corriente no se conectan, sino que simplemente se pasan a través de las ventanas de los correspondientes transformadores de intensidad. De esta manera, no se presentan las pérdidas debidas a las conexiones en los terminales. Las ventanas están diseñadas de tal manera que permiten pasar todos los conductores de cobre aislados de uso habitual (hasta un valor de ajuste de 25 A, 10mm y hasta 100 A 15 mm de diámetro).

Detección de corriente insensible a las armónicas:

Los relés de sobrecarga electrónicos de la serie 3RB1 también protegen motores en derivaciones con arrancadores electrónicos para arranque suave, dado que su detección de corriente es insensible a las armónicas.

Rango de temperaturas:

Los relés de sobrecarga 3RB1 pueden emplearse, sin inconvenientes, con temperaturas ambiente de entre -25 ºC y + 70 ºC. Cuando se considera que la temperatura ambiente puede exceder este rango, solo se podrán utilizar relés de sobrecarga electrónicos si se asegura, mediante calefacción o refrigeración forzada, un servicio dentro de la gama de temperaturas admisibles.

Conclusión

Se puede concluir con la enseñanza de que los relés de sobrecorriente son los tipos de relés más simples de protección y que operan sin retardo cuando la corriente excede de un valor preestablecido.

También cabe destacar que en este informe hablamos de que el relé generalmente se usa como un elemento complementario, combinando sus características de operación con otros dispositivos de protección, principalmente con relés de sobrecorriente de tiempo inverso.

Al ir recorriendo cada hoja se podrá aclarar sobre algunos tipos de relés de sobretension y sobrecarga que existen, enseñando su funcionamiento y explicando sus curvas de corriente .