Relato de un náufrago; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

El patrimonio Etnográfico en la Isla de La Palma
UNED
El curso trata de poner en valor el patrimonio material e inmaterial de la isla de La Palma y repasar el estado actual...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Relato de un naufrago(RESUMEN)

La historia trata de un hombre, Luis Alejandro Velasco, que cuenta su historia de 10 días en el mar en 14 episodios que aquí están resumidos.

Episodio 1

El 22 de febrero les anunciaron a los tripulantes del A.R.C. Caldas que debían regresar a Cartagena (Colombia) después de estar casi 8 meses en Mobile (EE.UU.) por reparaciones del destructor.

Todos los tripulantes querían volver a su país y le habían comprado regalos a su familia como radios, televisores, etc.

Una semana anterior habían visto una película”El motín del caine” que se trataba de un desastre en el mar y a algunos les agarro temor sobre el viaje.

Un día antes de zarpar se fueron a una taberna y se pusieron borrachos. Hubo peleas y mas.

Después de que el barco zarpo algunos estaban medios mareados por el whisky.

Episodio 2

26 de febrero. Ya estaban en el golfo me México, el mar estaba sereno y el destructor seguía firme, la mayoría estaban mareados pero el no.

Ya a la noche el mar estaba medio movido, siguió así hasta el 27 a la noche que se puso peor.

A la madrugada del 28 se escucho por el parlante “toda la tripulación a babor”, eso significaba que el barco se estaba inclinando demasiado por las olas, pero lentamente volvió a su posición original. Después de un rato se escucho otra vez”todos a babor”, esta vez la ola fue mas fuerte.

Los tripulantes estaban esperando la orden de cortar las sogas de la carga.

Luego se escucho otra orden por el altavoces, todos pensaron que la orden era de soltar la carga pero dijeron”todos los tripulantes que estén en cubierta que se pongan salvavidas”.

En ese instante una ola tapo por completo al buque y los tripulantes cayeron al mar

Episodio 3

Luis Alejandro Velasco alcanzo una caja que todavía flotaba para sostenerse y no hundirse. Vio que a unos metros había 2 balsas, una desapareció y la otra se acerco a el, se subió y vio que 2 de sus compañeros estaban a menos de 4 metros, trato de alcanzarlos con el remo pero no pudo, lo mismo hizo con otro compañero pero desapareció en el mar, como había 6 balsas mas se quedo tranquilo pensando que las habrían alcanzado y empezó a leer unos anunciantes que tenia en el bolsillo. También se había hecho una herida como una medialuna en la rodilla.

Episodio 4

Luego de 2 horas empezó a hacer cálculos de donde estaba, estaba desorientado pero sabia que la balsa de movía rápidamente en línea recta.

Empezó a pensar que estaría haciendo el destructor ahora, seguro que habría tomado las coordenadas y lo estarían buscando con aviones y helicópteros.

El sol cayo y la noche apareció, no podía dejar de ver su reloj fluorescente, minuto a minuto y para no sentirse tan solo miro la osa menor toda la noche.

A las 7 empezó a sentir hambre y frió, entonces metió todo el cuerpo en el agua porque el agua estaba mas caliente que el aire.

Mas o menos al mediodía por el horizonte vio un punto negro que se le acercaba, venia hacia el, a medida que se acercaba lanzaba cegadores destellos metálicos, indudablemente era un avión que venia a rescatarlo.

Se quito la camisa y la empezó a agitar mientras escuchaba el ruido del motor.

Episodio 5

Agito la camisa desesperadamente durante 5 minutos pero el avión no venia en línea recta sino que paso lejos de el, dio la vuelta y volvió por el lugar que vino.

Acostado en la borda sintió la tortura de la sed, primero la saliva espesa y la sequedad de garganta, tomo agua del mar aunque sabia que le hacia mal.

Luego hoyo el ruido de otro avión mas grande, era negro, y venia justamente hacia el. Otra vez agitó la camisa. Paso tan cerca que le vio la cara al piloto, dio 1, 2,3 vueltas alrededor de el y se fue. Contento espero que lo vengan a rescatar, espero 1,2,3 horas pero no vinieron.

A las 5 p.m. estaba en la borda y salto hacia en centro de la balsa, una aleta de tiburón pasaba rozándola, vinieron mas, lo acompañaban hasta el anochecer. Todos los días llegaban a las 5 y se iban al anochecer.

A la noche vio un hombre que estaba junto a el en la balsa, era el marinero Jaime Manjares, que le mostraba con el dedo la dirección que estaba el puerto.

Empezaron a hablar y se hacia preguntas hasta que miro para otro lado y cuando volvió a mirarlo ya no estaba.

Episodio 6

Este era el 3 día a la deriva, ya había perdido las esperanzas de que lo rescataran. A las 5 lo tiburones venían y se comían los peces que estaban, había de todos los colores.

A la noche con el marinero hablábamos un rato y después nos fuimos a dormir, hasta un momento de que me dijo “mira” y me señaló un barco con unas fuertes luces, estaba como a 30 Km. de distancia pero no perdió las esperanzas y empezó a remar, primero desesperadamente, después lentamente pero el viento no lo dejaba mover, sin fuerzas dejo el remo y se acostó mientras el barco se alejaba por el horizonte.

Ya después de amanecer aparecieron 7 gaviotas, las gaviotas siguen a los barcos hasta las 200 millas náuticas, entonces pensó que estaba a 2 días hasta la costa. Se fueron todas, solo quedo una chiquita como su mano, se quedo quieto para agarrarla y comerla, estuvo mas de media hora quieto hasta que se poso sobre su pierna, entonces empezó a deslizar lentamente la mano.

Episodio 7

La gaviota quiso volar pero la agarro de una ala, se tiro al centro de la balsa y la despedazo, le dio un poco de asco porque estaba palpitando todavía su cabeza, arranco un poco de muslo y trato de comérselo pero parecía que era rana. Como pensó que no lo podía comer lo quería usar como carnada pero no tenia nada mas que unas llaves, el reloj, un anillo y las 3 tarjetas del almacén de Mobile y tiro a la gaviota al agua.

Esa noche salió por primera vez la luna, pero no fue Jaime Manjares.

A la mañana del día 6, estuvo en el fondo de la balsa como un muerto, ya no tenia esperanzas y estaba listo para morir, se amarro a la borda para que no se lo coman los tiburones y ahí se quedo.

Otra vez vio las 7 gaviotas pero no le importo, pensó que estaban perdidas y que cada vez estaba mas adentro del mar.

Entonces saco las tarjetas del bolsillo desechas por el agua y las empezó a masticar, Eso fue como un milagro porque la garganta se alivio un poco y la boca se lleno de saliva, lentamente se las iba comiendo y se las trago.

Luego de ese alivio quiso seguir comiendo y trato de comerse la suela de los zapatos, pero no pudo despegarla.

Episodio 8

Había peces de todos lo colores, trato de agarrar alguno pero tenían dientes y le lastimaron la mano.

De repente una ola tapa a la balsa y un pescado como de medio metro entro a la balsa, este era perseguido por un tiburón. Rápidamente agarro un remo y le pega en la cabeza, el pescado sigue moviéndose y le pega otra vez, sale sangre y lo tiburones se ponen locos pegándole a el bote hasta que no sale mas sangre y se tranquilizaron.

Era duro, pero lo desgarro y comió 2 bocados, le calmo la sed y estaba satisfecho, se saco la camisa para guardarlo para después, lo trato de lavar afuera de la balsa y un tiburón se lo agarró, lucharon pero se lo quito de la mano, furioso agarro un remo y le pego con todas sus fuerzas en el lomo, el tiburón enfurecido salto y de un mordisco se lo partió al medio.

Episodio 9

Era el día 7, le quedaban todavía 2 remos sanos, el anochecer fue frió y con amenaza de lluvia, se quito los zapatos y la camisa para agarrar agua potable pero hacia mucho frió y se los puso otra vez, el mar mas movido que cuando volcó el barco, una ola golpeo la balsa y se dio vuelta, el salió a la superficie y no la vio, estaba atrás de el, y se subió de nuevo, para que no se le escape otra vez se ato con el cinto a la balsa, paso un rato y otra ola grande lo golpeo dándole vuelta en campana otra vez, quedo abajo del agua y se ahogaba, se desato del cinto y salió a flote. Trato de subir al bote pero se le dio vuelta, había tragado agua y estaba cansado pero hizo un ultimo esfuerzo y subió, perdió los 2 remos sanos, solo le quedo el medio remo que partió el tiburón.

Si esto hubiese pasado a la tarde los tiburones lo hubiesen comido.

Si hubiese llovido no podría agarrar agua de lo cansado que estaba.

Así amaneció el octavo día en el mar, el agua no era azul, era mas verdosa, señal que estaba cerca de tierra, había muchas gaviotas que estaban volando, señal de que estaba muy cerca de tierra.

Episodio 10

Esa noche una gaviota grande y vieja lo acompaño, le picoteaba la cabeza suavemente, como acariciándolo, toda la noche.

A la mañana siguiente la gaviota seguía ahí, la agarro del cuello pero no la mato y la soltó, esta se reunió con la bandada y se fueron.

Esa era su noveno día en el mar, se dio cuenta de cómo estaba, la barba le llegaba hasta el cuello, las manos estaban en carne viva, la piel estaba toda quemada de la sal del agua entonces todas sus fuerzas se derrumbaron y decidió morir, se puso boca abajo sobre la balsa para morir, el sol ardía sobre su espalda y sabia que así a la noche ya estaría muerto y cerro los ojos. Recordaba que el estaba en Mobile con sus amigos tomando whisky y hablando, también que le compraban ropa fina al almacenero. Estuvo mucho tiempo recordando pero miro hacia el agua y vio una tortuga gigantesca, como de 4 metros de largo, que dio unas vueltas alrededor de la balsa y se fue.

Después de que se valla vio que en la balsa había una raíz de cómo 30 cm. De largo de color rojo y como tenia mucha hambre se la comió.

Ya sin esperanzase acostó en la balsa para morir y trato de decir en voz alta “ya no me levanto mas”, pero no pudo, entonces se puso en la boca la medalla de la virgen del carmen y se puso a rezar mentalmente.

Episodio 11

Su novena noche fue la mas larga de todas, se había acostado en la balsa y las olas rompían suavemente contra la borda, entonces empezó a recordar de vuelta, primero en el destructor, después la caída de sus compañeros, después sus 9 días a la deriva, etc. Esa noche no se amarro a la balsa, no tenia fuerzas.

Eran las 4 AM y desesperado por el dolor de su rodilla trato de cambiar de posición y vio en el horizonte una sombra con forma de cocoteros, como pensó que era otra de sus alucinaciones se quedo acostado. Mas tarde ya había amanecido y se sentía incomodo, cambio de posición otra vez y vio que la sombra ya tomaba color y forma, era una isla con cocoteros, entonces se puso contento y empezó a remar con el palo hasta que decidió que iba a nadar hasta la costa sino iba a chocar contra el barranco, todavía estaba a 2 Km. y se tiro al agua, no se veía la costa pero empezó a nadar pero, el cuerpo le dolía mucho, cuando se dio cuenta de que estaba lejos la balsa estaba muy lejos así que siguió nadando.

Episodio 12

Después de estar nadando durante mas de 15 minutos empezó a ver la tierra, aun estaba a mas de 1 Km. Después mucho tiempo llego a tierra firme, pero el cuerpo era mas pesado afuera del agua y solo aguanto hasta las rodillas hasta que se cayo, siguió arrastrándose hasta un cocotero y se quedo acostado como 10 minutos mientras recobraba sus sentidos, miro que había alambre de púa, cocos rotos y sanos y un sendero. Se arrastro con dolor hasta un coco y trato de buscarle el lugar blando para abrirlo, lo mismo que hizo con el pescado, pero no lo encontró y lo tiro enfurecido, después de un rato una negra delgada con una olla lo ve y sale corriendo, después viene un señor con una carabina al hombro, un burro que cargaba alambre y un perro. Cuando lo ve saca su carabina y la apoya al suelo.

_Seños, ayúdeme!! Le dijo.

El sin hablar lo sigue mirando.

_¡Ayúdeme! Le repitió.

_¿Qué le pasa? Le respondió

_Soy Luis Velasco, uno de los marineros que se cayeron el 28 de febrero del barco “Caldas”.

Entonces el hombre se puso la carabina en la espalda y le dijo “Voy a llevar un alambre hasta el puerto y vuelvo por usted”.

Entonces le pregunto ¿Qué país es este? y el señor le contesto Colombia.

Episodio 13

El hombre volvió, como lo había prometido, y regreso con el burro y con la negra, lo llevaron hasta su casa y lo dejaron en una cama, no le daban de comer por temor de que le pase algo pero le daban unas cucharaditas de agua de canela hervida para reconfortarse lentamente, el quería contar su historia pero le decían “después” y no la pudo contar.

El hombre fue hasta un cercano caserío de mulatos y regreso con varios agentes de policía, le contaron que yo pertenecía al destructor “CALDAS” y estos se fueron.

Antes del amanecer la casa estaba llena de gente de todo tipo y lo llevaron en una hamaca colgada de 2 largos palos. Lo llevaron hasta San Juan de Urabá, en donde 2 veces por semana llega una avioneta procedente de Montería. En Urabá un médico le hizo un examen y le dijo “La avioneta esta lista para llevarlo a Cartagena. Allí lo esta esperando su familia”.

Episodio 14

El nunca creyó que estar 10 días en el mar a la deriva soportando el hambre y la sed lo iba a convertir en un héroe.

Cuenta que cuando el estaba en el hospital naval un reportero que se hizo pasar por medico le hizo dibujar un barco y al otro día apareció el dibujo en los diarios. Y que por decir que uso esos zapatos le dieron $2.000 y por contar la historia en radio $5.000, etc.

El todos los días recibe cartas anónimas de todas partes del mundo.